Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

jueves, 15 de noviembre de 2007

“DON Y MISTERIO”

El 15 de Noviembre de 1996 Los Arzobispos Darío Castrillón Hoyos y Crescenzio Sepe, respectivamente Pro-Prefecto y Secretario de la Congregación para el Clero presentaron el libro de carácter autobiográfico del Papa Juan Pablo II: Don y Misterio, En el quincuagésimo aniversario de mi sacerdocio.
Es interesante destacar que la fecha de publicación del libro coincide exactamente con el 50 aniversario de la partida de Karol Wojtyla desde Polonia hacia Roma comenzando un largo y fructifero peregrinar.

Don y misterio. Son dos palabras que describen muy bien el sacerdocio. Don de Dios, gratuito y amoroso, inmerecido. Misterio enraizado en la obra de salvación de Cristo, misterio de redención, misterio de fe, de amor y de esperanza.
Don y misterio. Con estas dos palabras ha definido el Santo Padre su sacerdocio. En ellas está la esencia de nuestra identidad, de nuestro ministerio. El sacerdocio es un don por su origen divino, y es un misterio por su clara naturaleza sobrenatural, trascendente…...
Don y misterio. El sacerdote es un don para los hombres. No vive para sí, vive para los demás: "ninguno de nosotros vive para sí mismo; como tampoco muere nadie para sí mismo". Cada sacerdote es un regalo de Dios a su Iglesia y al mismo tiempo es una ofrenda de la Iglesia al Dios del amor. El sacerdote es un misterio para sí mismo y para los hombres, un misterio donde se juntan pecado y santidad, grandeza y pequenez, humana flaqueza y divina misericordia.Don y misterio. Este es también el título del relato autobiográfico del Papa en el que describe su trayectoria espiritual, una vida marcada por el amor y el dolor, por la oración y la entrega. Una historia en la que los seglares tienen un papel importante en la orientación de su vida espiritual y en la que el sacerdocio del Papa aparece ligado a la comunidad, a la Iglesia, no como un hombre que simplemente desempeña una función, sino como "otro Cristo" en medio de ellos. La edición del libro se cierra con las letanías de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, unas invocaciones que el Papa rezaba cuando se preparaba para su ordenación......

De la Vigilia de los presbíteros - Introducción de las Letanías – S.Ex. Mons. Csaba Ternyák, Secretario de la Congregación para el Clero 17 de mayo 2000 – Jubileo de los Sacerdotes

2 comentarios:

icue dijo...

ljudmila:
Agradezco que recuerdes a Jan Tyranowsqui, que santificó su oficio de sastre, que decia que le hacia más facil su vida interior.
Ayudó mucho a los jovenes, además de con sus dotes organizativas, con su preocupación por la formación espiritual de estos.
Nuestro querido Juan Pablo, recibió una gran ayuda de este hombre.
Gracias por recordarmelo.

Ljudmila dijo...

Muchas gracias Icue por tu comentario. Le tengo gran cariño a este santo oculto que supo hacerse sencillo para ser maestro de lo profundo.