Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

jueves, 31 de enero de 2008

Visita "Ad limina "obispos eslovenos con el Santo Padre Benedicto XVI


Ciudad del Vaticano, 31 Ene. 08 (AICA El secularismo occidental es más insidioso que el marxista, aseveró Benedicto XVI ante los obispos de Eslovenia, que concluían su visita “ad limina”.

Según el Papa, el secularismo es “el principal reto que tiene que afrontar la Iglesia” en ese país, que tras la segunda guerra mundial vivió bajo el régimen comunista, y que en 1991 se independizó de Yugoslavia. “El secularismo de carácter occidental, diferente y quizá más insidioso que el marxista, presenta señales que no pueden dejar de preocuparnos”, explicó a los prelados eslovenos, y entre las manifestaciones del secularismo, el Papa se refirió, “por ejemplo, a la búsqueda desenfrenada de bienes materiales, la reducción de la natalidad y la caída de la práctica religiosa, que lleva aparejada la disminución de las vocaciones al sacerdocio y la vida consagrada”. En este contexto, hizo a Eslovenia el llamado que dirigió Moisés al pueblo de Israel cuando se disponía a entrar en la Tierra Prometida: “Escoge la vida”.Cada generación está llamada a renovar la elección entre la vida y la muerte, entre el bien y el mal. Y nosotros, como pastores, tenemos el deber de indicar a los cristianos el camino de la vida, para que ellos sean a su vez la sal y la luz de la sociedad”. Por ese motivo alentó a la Iglesia en Eslovenia “a responder a la cultura materialista y egoísta con una acción evangelizadora coherente que parta de las parroquias, porque más que de otras estructuras, es de las comunidades parroquiales de donde pueden y deben venir iniciativas y actos concretos de testimonio cristiano”.
Asi está mi querido pais de origen, pero junto a la Iglesia eslovena y sus pastores tenemos la firme esperanza que la sangre de los mártires, que los hubo muchos en toda Eslovenia, rendirá su fruto.
Sanguis martyrum semen Christianorum
Fuente: Agencia Informativa Católica Argentina (AICA).

Los indigenas del Ecuador con Juan Pablo II - 1985


El 31 de enero de 1985 desde una explanada cercana al aeropuerto de Latacunga, a 2.800 metros de altitud, Juan Pablo II presenció la concentración india más importante que entonces había conocido América Latina. Era una de sus cuatro reuniones con el pueblo ecuatoriano de ese dia y una parte difícil y delicada de su peregrinación.

Lo recibieron con "¡Viva nuestra Santidad!", "¡Viva el Papa que defiende la libertad y la dignidad del indio!". Estuvieron presentes representantes de todas las tribus indias. Muchos habian venido incluso a pie desde muy lejos.


En su alocución Juan Pablo II subrayó sus cualidades y sus esfuerzos por conservar sus valores y cultura, se refirió a sus aspiraciones de una “justa integración y convivencia legítima en la búsqueda de la preservación del propio espíritu en sus varías expresiones culturales”. Mencionó “sus problemas y el debilitamiento del sentido religioso, el alcoholismo, la desnutrición, el analfabetismo, la falta de vestido, de vivienda digna, de trabajo, la carencia de sanas distracciones; en una palabra, la marginación y lo que impide un horizonte de esperanza para la persona humana y el camino hacía su dignidad como tal”. Les habló de su anhelo que fueran “respetados como personas y como ciudadanos, aspiración que la Iglesia hace suya, que fuese respetada su cultura, sus tradiciones y costumbres y alentaba a los sacerdotes y religiosos a evangelizar, teniendo bien en la cultura indígena; y a acoger con alegría los elementos autóctonos de los que ellos mismos participan”.

Se refirió a la reforma agraria, “en la que ha tomado una digna parte la Iglesia en Ecuador,” al “irrenunciable respeto a vuestro medio ambiente” que “puede a veces entrar en conflicto con exigencias como la explotación de recursos” Admitió que lo haria inmensamente feliz que sus comunidades pudieran ser servidas por “misioneros y misioneras, por sacerdotes y Obispos de vuestra sangre, para que junto con los hermanos de otros pueblos, podáis adorar al único y verdadero Dios, cada cual con sus propias características, pero unidos todos en la misma fe y en un mismo amor.”

No debemos olvidar que las comunidades indígenas siguen estando marginadas, olvidadas, postergadas, incomprendidas en toda Latinoamérica, su dignidad menospreciada. La problemática es compleja y demasiado a menudo explotada políticamente dejando a las comunidades indefensas y desorientadas. Quien quiera profundizar a conciencia deberá hacerlo ante todo con respeto, con paciencia, con objetividad y leyendo y analizando críticamente la historia latinoamericana a la luz de las enseñanzas del Evangelio con amor y con pasión por la vida del hombre creado a imagen y semejanza de Dios (Gén 1,27).

Desde aquí recordamos esa inolvidable visita con el saludo de despedida de Juan Pablo II a los pueblos indígenas del Ecuador :

…Caminad unidos, para ser libres como hijos de Dios y como hermanos en Cristo (Tandanacúscka puringhícic chiscpiríscka cangápac Díuspac guaguacúna scína, Cristúpi uáuchipáni scína tucungápac)....

miércoles, 30 de enero de 2008

Juan Pablo II los niños y la paz


"Bienaventurados los que trabajan por la paz"
Quien no recuerda el vuelo de la paloma que quiso quedarse con él? Vuelo que presenciaron miles de niños reunidos en la plaza San Pedro, el 30 de enero de 2005 al término del Angelus durante el cual Juan Pablo II les habia recordado que tambien ellos podian trabajar por la paz. También ellos deben entrenarse en el diálogo y aprender a "vencer al mal con el bien" (cf. Rm 12,).
Este estilo de vida no se improvisa, sino que requiere educación desde la infancia” expresó.

Juan Pablo II en Ecuador con los jóvenes


El 30 de enero de 1985 tuvo lugar el encuentro de Juan Pablo II con los jóvenes ecuatorianos en el Estadio Olímpico que lleva el nombre del último joven Inca Atahualpa, con la presencia de jóvenes de todas las edades y orígenes, que fueron presentados por Mons. Antonio González Zumárraga, Arzobispo Coadjutor de Quito, quien admitió al Santo Padre que se habia proyectado y preparado el encuentro porque Vos, Beatísimo Padre, poseéis el carisma de atraer, de entusiasmar y de comprometer con Cristo a los jóvenes de todos los pueblos. Los jóvenes del Ecuador debían también experimentar la misteriosa fuerza de vuestra atracción y, como cristianos, tenían derecho a ser iluminados por el Mensaje que proclamáis como Misionero del mundo.

Los jóvenes se habian preparado para este cara a cara con el Santo Padre en el I Encuentro nacional de pastoral juvenil bajo el lema : «Cristo en el joven para una nueva sociedad».

A este encuentro se refirió Juan Pablo II en su reflexión, tomando las palabras del evangelista Lucas «Maestro bueno, ¿qué he de hacer para tener en herencia la vida eterna?» (Luc. 18, 18), y a las exigencias del Maestro que no alcanzaba con solo guardar los mandamientos. «Aún te falta una cosa. Todo cuanto tienes, véndelo y repártelo entre los pobres; luego ven y sígueme» Al respecto les recordó que la οpciόn por Cristo y por el hombre, visto a la luz de El, ha tenido valientes y esforzados seguidores entre la juventud ecuatoriana. En las breñas del cercano y majestuoso Pichincha, un joven héroe, Abdón Calderón, entregó su vida y conquistó para su pueblo el gran don de la libertad. En estos mismos lares, Mariana de Jesús, una joven santa, ofreció ejemplarmente su vida en plena juventud. El Santo Hermano Miguel, recientemente elevado a la gloria de los altares, entregó sin reservas su vida desde muy joven, para llevar a los niños a Cristo. Mercedes de Jesús Molina, a quien proclamaré Beata de la Iglesia, se dedicó también a las jóvenes pobres y abandonadas. Y así millares y millares de jóvenes, en el Ecuador y en el mundo, no dudaron en entregar su vida, permaneciendo muchas veces en el silencio y el anonimato, por amor a Cristo. El Papa quisiera encontrar en vosotros, jóvenes ecuatorianos, nuevas almas nobles y generosas de las que hoy nos habla San Juan en su primera Carta, cuando dice: «Jóvenes, os he escrito porque sois fuertes y la Palabra de Dios permanece en vosotros y habéis vencido al maligno» (Io. 2, 14).

Les dejó la inquietud de elevarse por encima de las cosas terrenas y mirar al mundo con visión crítica recordando las palabras del «Documento de Puebla», cuando al señalar los rostros concretos en los que debemos reconocer los rasgos de Cristo que sufre, señala los de ciertos «jóvenes desorientados por no encontrar su lugar en la sociedad; frustrados, sobre todo en zonas rurales y urbanas marginales, por falta de oportunidades de capacitación y ocupación» (Puebla, 33) agregando “Sabed que en vuestra lucha contra el mal y el desaliento no estáis solos. En medio de vosotros está Cristo y Cristo resucitado. El mismo que se convirtió en el ejemplo definitivo de todo joven al crecer en su hogar de Nazaret «en edad, en gracia y en sabiduría delante de Dios y de los hombres» (Luc. 2, 52».
¡Jóvenes ecuatorianos!
Les preguntó, y obtuvo la respuesta que esperaba:
—¿Queréis comprometeros delante del Papa a ser miembros vivos de la Iglesia de Cristo?
— ¿Os comprometéis a entregar incluso vuestra vida por el bien de los demás, en especial por los más pobres?
— ¿Queréis luchar contra el pecado, llevando siempre el amor de Cristo en vuestro corazón?
— ¿Queréis emplear vuestro vigor juvenil en construir una nueva sociedad según la voluntad de Dios?
— ¿Queréis renunciar a la violencia, construyendo fraternidad y no odio?
— ¿Queréis ser sembradores permanentes de justicia, de verdad, de amor y de paz?
— ¿Queréis llevar a Cristo a los demás jóvenes?
- ¿Queréis ser fieles a Cristo, aunque otros no lo sean?
Habéis contestado que sí. Si sois fieles a ese programa, con el Apóstol San Juan os repito: «Vosotros habéis vencido al maligno» (1 Io. 2, 14). Por eso al daros su bendición, el Papa os dice con inmenso afecto:
¡Jóvenes ecuatorianos!, de la mano con Cristo y acompañados por María, ¡marchad siempre adelante!

Juan Pablo II en Ecuador 1985


Había dejado atrás su peregrinación por Venezuela y el mismo dia 29 de enero de 1985 Juan Pablo II llegaba al aeropuerto de la ciudad de Quito, la reliquia de la historia de América, patrimonio histórico y cultural de la humanidad.

Se encontraba en el centro geográfico del mundo. Dias antes de partir de Roma habia enviado un mensaje radiotelevisivo al pueblo y episcopado ecuatoriano anticipando su visita “cuando se conmemoraban los 450 años de la primera predicación del Evangelio ypronto a cumplirse el V Centenario del descubrimiento y evangelización de América”.

Durante los activos cuatro días de su peregrinación, concentrada geográficamente en las ciudades de Quito, Latacunga, Cuenca y Guayaquil, se reunió con el episcopado en la Catedral de Quito, que se habia vestido de gala y donde tuvo lugar el acto de consagración oficial y pública de la Nación al Corazón divino del Redentor, con los jóvenes en el estadio olimpico “Atahualpa”, con las religiosas en la Basílica del Voto Nacional, con el mundo de la cultura en la iglesia de “La Compañia”, con los trabajadores en la plaza de San Francisco, con los indígenas en el aeropuerto de Latacunga y visitaria el Guasmo de Guayaquil. Presidiría la ceremonia de beatificación de la madre fundadora de las religiosas marianitas, Beata Mercedes de Jesús Molina y celebraría la Santa Misa en el 450 aniversario de la evangelizacion de Ecuador al dia siguiente de su llegada, y el 31 la Santa Misa en el parque Miraflores.

En su discurso a la llegada al aeropuerto de Quito expresó su alegria en pisar suelo ecuatoriano y puso en “las manos de la Virgen Santísima, Nuestra Madre, las intenciones de mí viaje apostólico, mientras ya desde ahora, a todos los ecuatorianos, del campo y de la ciudad, de la sierra, de la selva y de la costa, del Carchi a Macará, de las Islas Galápagos, imparto de corazón mi afectuosa Bendición Apostólica”

martes, 29 de enero de 2008

Juan Pablo II y Venezuela - 1985 con los jóvenes


«Te saludamos, amigo: bienvenido a casa»
Le dijeron al saludarlo, y él con gratitud les respondio
« bienvenidos a este encuentro».
En el Estadio Olímpico de la Ciudad Universitaria más de 40 mil jóvenes vibraron con su mensaje.
Atento a las inquietudes de los jóvenes y percibiendo sus “dudas y esperanzas” preguntaba: Los jóvenes venezolanos, ¿se dejarán abatir por las dificultades, o tendrán el valor de ser cristianos de verdad y construir una sociedad más justa, más fraterna, más acogedora y pacífica? La valiente respuesta sería «Queremos poder gritar con validez y sinceridad, que los jóvenes con Cristo somos fuerza que, desde el Evangelio e impulsados por el Espíritu, transforma al hombre, la sociedad y la Iglesia»
Vuestra presencia feliz y festiva, vuestra sed de verdad y de ideales nobles y elevados, me animan a seguir creyendo y esperando en los jóvenes les dijo y les invitó a reflexionar juntos sobre la encuesta que habia sido realizada entre la juventud venezolana. acerca de la Iglesia, la situación del país, sus propios temores y esperanzas, el sentido de la vida, lo que debia hacer la Iglesia frente a la situación del país, que pensaban del papa.
Juan Pablo II les recordó que la juventud no es pasivismo e indolencia, sino esfuerzo tenaz por alcanzar metas sublimes, aunque cueste; no es cerrar los ojos a la realidad, sino rechazar las hipocresías convencionales, y buscar y practicar apasionadamente la verdad; no es evasión o indiferentismo, sino compromiso solidario con todos, especialmente con los más necesitados; no es búsqueda del placer egoísta, sino impulso incesante de apertura y voluntad de servicio; no es violento torbellino revolucionario, sino dedicación y esfuerzo por construir con medios pacíficos una sociedad más humana, fraterna y participativa, pensando en los demás sin instalarse en el propio egoismo...
Y les planteó lo que guardaba más profundo en su corazón: ¿Qué significa Cristo en tu vida? . Cristo es la certeza de vuestra juventud y la fuente de vuestra alegría…..
Despidiéndose de ellos les recordó: el futuro de la Iglesia, de vuestro país, de América Latina, está en vuestras manos…… Cristo os inspire siempre con su palabra y con su ejemplo. Y que la Virgen Santísima, nuestra Señora y Madre de Coromoto, acompañe vuestro camino por la vida. Así sea.
“¡Juan Pablo, amigo, Venezuela está contigo!

Auschwitz 60º aniversario 27 de enero 2005


El cardenal Jean-Marie Lustiger (fallecido el 5 de agosto 2007) nacido judio, convertido al catolicismo, fue el enviado especial de Juan Pablo II para los actos del 27 de enero de 2005 conmemorando el 60º aniversario de la liberación de prisioneros de Auschwitz.
Se cumplian sesenta años de la liberación de los prisioneros del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau y Juan Pablo II se “inclinaba ante todos los que experimentaron aquella manifestación del mysterium iniquitatis” recordando que cuando visitó como peregrino el campo de Auschwitz-Birkenau en 1979.

A nadie le es lícito pasar delante de esta lápida con indiferencia" dijo reiterando lo ya dicho en su homilía del 7 de junio de 1979 durante su visita, al ir pasando de lápida en lápida escritas en distintas lenguas. “Aquel intento de destruir de modo programado a todo un pueblo se extiende como una sombra sobre Europa y sobre el mundo entero; es un crimen que mancha para siempre la historia de la humanidad. Que esto sirva, al menos hoy y en el futuro, como una advertencia: no se debe ceder ante las ideologías que justifican la posibilidad de pisotear la dignidad humana a causa de la diversidad de raza, de color de la piel, de lengua o de religión

Auschwitz (Oswiecim) y Birkenau (aldea de Brzezinka) fueron centros de terror y genocidio durante los 5 años que duro la II Guerra Mundial. Auschwitz (que debe su nombre a la ciudad polaca de Oswiecim), creado en 1940, en principio destinado a los prisioneros politicos polacos, se convirtió mas tarde en un campo internacional y ampliado a una red de campos I, II y III.

Como digo en mi pagina web de mi viaje del 2005 la entrada al lugar un lindo dia soleado parece sacada de un cuadro impresionista, pero les puedo asegurar que ir de barraca en barraca supera cualquier ficción o pintura más elocuente, lo supera completamente.
Visitar las barracas, ahora Museo, organizados en grandes “vidrieras” y mirar boquiabierto, horrorizado esas montañas de zapatos, anteojos, ropa de adultos, niños y bebés, cabello, cepillos, cacerolas y elementos de cocina pequeños, latas de gas Zyklon B.... etc y asociar cada elemento con un ser humano es sencillamente escalofriante. Ni hablar de los bloques de la muerte, el paredón de fusilamento, el crematorio, la cámara de gas dentro de este gran infierno detrás de una entrada sarcásticamente identificada en la frase “Arbeit macht frei” (El trabajo libera). No hay palabras para expresarlo. Solo queda inclinarse ante aquella manifestación del mysterium iniquitatis como lo hizo Juan Pablo II.


Juan Pablo II y Venezuela, 1985 Oración a Nuestra Señora de Coromoto


A Ti, Madre Santísima, que has sido la protectora de la fe del pueblo venezolano, te confío hoy la fe de este pueblo. Defiéndela contra los peligros del laicismo, de los ataques que la amenazan, del consumismo, de la visión horizontalista de la vida que atenta contra su vigor.
En tus manos, oh María, Madre de Cristo y nuestra, pongo las alegrías y las tristezas, las esperanzas y sufrimientos, los desvelos y necesidades de todas las familias venezolanas. Cuida en ellas la vida, aun la no nacida, protege a sus niños y jóvenes, conforta a sus enfermos y ancianos, aumenta el amor de los esposos, para que caminen siempre en la luz de tu Hijo y busquen la estabilidad de su unión en el sacramento. Asiste asimismo a las familias emigrantes, especialmente a las venidas de Cuba, de la República Dominicana, de Colombia, del Ecuador y de Europa, que son las más numerosas.
Te encomiendo, oh María, Madre de la Iglesia, a los ministros de tu Hijo, a las almas consagradas, a los que sintieron la llamada a su servicio y al de sus hermanos. Alienta sus anhelos apostólicos, afianza su fidelidad, inspírales deseos de santidad, acompaña su generosa entrega eclesial. Te confío también el problema de la escasez de vocaciones.
Inspira a esta Iglesia para que redoble su vitalidad, suscitando en su seno abundantes y selectas vocaciones. Bendice a cuantos con su trabajo honrado procuran el bienestar de los hermanos: al campesino y al obrero, al empresario y al artesano, a los profesionales y a quienes tienen responsabilidades de dirección en la sociedad. Ayúdales a ejercer su misión con gran sentido de honradez, diligencia y moralidad, escuchando el fuerte clamor de justicia que brota de tantos corazones.
Virgen Santa de Coromoto, en unión colegial con mis hermanos obispos de Venezuela, te pido: ilumina los destinos de Venezuela; guía esta noble nación, por los caminos de la paz y del progreso cristiano; ayuda a todos sus hijos, para que de la mano con Cristo, nuestro Señor y Hermano, caminen hacia el Padre común en la unidad del Espíritu Santo. Amén.

Juan Pablo II y Venezuela, Viaje apostólico 1985

Según la tradición en el año 1651 la Santisima Virgen se le apareció al cacique de los Coromotos – el 1º de mayo de 1942 fue declarada Patrona de Venezuela por el Episcopado Nacional. Foto Templo Votivo y Santuario Nacional consagrado por S. S. el papa Juan Pablo II en 1996 y nombrado Basílica Menor por S. S. el papa Benedicto XVI en 2007

En otro viaje a Latinoamérica Juan Pablo II visitaría Venezuela, Ecuador, Perú, Trinidad y Tobago en 1985En la ceremonia de bienvenida en el Aeropuerto de Caracas el sábado 26 de enero de 1985 expresaba su alegria que la Divina Providencia le permitiera volver a tierras latinoamericanas. Iniciaba su viaje en suelo venezolano, para continuarlo en Ecuador, Peru y Trinidad-Tobago.

Se encontraba otra vez en esta bendita tierra…. en la que viendo el caudal inmenso del Orinoco, Colón creyó hallarse ante «otro mundo de donde puede ser tan acrecentada nuestra fe» (Carta a los Reyes Católicos sobre su tercer viaje), la tierra de Simón Bolivar, cuyo anhelo fue construir en este continente una gran nación, menos por su extensión y riqueza que por su libertad y gloria (Carta de Bolívar, Kingston, septiembre de 1815).


Lo traía un “objetivo bien preciso: tratar de consolidar aquella primera siembra evangélica que se operó en las playas de Cumaná, y que halló pronto expresión visible en la primera diócesis, la de Coro, declarada Ciudad Pontificia por uno de mis predecesores, que según él debía ser «seminario espiritual» para todo su territorio” y lo relacionaba con una proyección concreta sobre los objetivos que habia marcado en su reciente visita a República Dominicana, como preparación al V centenario de la evangelización de América, al que quería dar su aporte personal. Queria «renovar el país por la conversión del corazón». Y agregaba “En este importante y delicado momento de la historia latinoamericana y venezolana, querría impulsar con mi presencia esos objetivos de renovación, que se traduzcan en nuevas metas de recuperación de la integridad familiar, en términos de mayor justicia social, en una búsqueda de nuevas iniciativas en campo de educación de trabajo y de convivencia cívica. No podemos, sin embargo, olvidar que la primera meta a perseguir es la del mayor enriquecimiento interior de la persona, para que con fe en su espíritu y con iluminada conciencia de su vocación temporal y eterna, adopte ante Dios y frente a la realidad humana actitudes coherentes. Actitudes que van mucho más allá de horizontes meramente materialistas. Encomendaba a Nuestra Madre y Señora de Coromoto, patrona de Venezuela, todas esas intenciones y cada uno de los pasos de su viaje.

Venezuela está viviendo un momento difícil. En nombre de la “verdad y la dignidad del pueblo latinoamericano” se propagan sentimientos de odio y rencor entre hermanos internamente y hacia el exterior. Ante esta situación Venezuela “reclama a gritos, por boca de sus niños y jóvenes, que se termine con los odios, los insultos y las descalificaciones y que sus hijos e hijas se reconcilien, se respeten y vivan en paz” (Arzobispos y Obispos de Venezuela –julio 2007)
Al volver a leer las palabras proféticas de total actualidad de Juan Pablo II «renovar el país por la conversión del corazón» suplicamos a Nuestra Señora de Coromoto su proteccion para que Venezuela pueda ser toda suya y que “proteja a Venezuela y la “siga guiando y acompañando en este peregrinar hacia un futuro siempre mejor y nos aliente en el compromiso de hacer realidad las aspiraciones de una Venezuela más humana y más cristiana, para que Jesucristo sea para todos “el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn 14, 6)” . Mensaje de los Arzobispos y Obispos de Venezuela
Invito visitar:

Juan Pablo II y México - Puebla, 28 de enero 1979

Su Continente de la Esperanza, una foto que dió la vuelta al mundo y fué grabada en el corazon de la Iglesia latinoamericana.
Como dice la pagina de la Arquidiócesis de Puebla "La Iglesia Católica que peregrina en Puebla es la primera Diócesis de México. Fue en 1518 cuando el Papa León X, mediante la Bula “Sacri apostolatus ministerio”, por petición del Rey Carlos V, erigió la primera Diócesis de la Nueva España, llamada Carolense en honor al Rey, en tierras de Yucatán. Entre los grandes acontecimientos de la historia de la Arquidiócesis de Puebla se encuentra la visita de Su Santidad el Papa Juan Pablo II el 28 de Enero de 1979 para inaugurar, en las instalaciones del Seminario Palafoxiano, la III Conferencia del Episcopado Latino Americano que reunió a más de 400 participantes, entre cardenales, obispos y presbíteros del 27 de Enero al 12 de Febrero"

La historia de la III Conferencia General del Episcopado lLatinoamericano de Puebla es larga y compleja, pues habia sido convocada por Pablo VI, luego confirmada por Juan Pablo I, para ser reconfirmada por Juan Pablo II como uno de los primeros actos de su pontificado, conectada estrechamente con la II Conferencia de Medellín, cuyo décimo aniversario se conmemoraba. No habia entonces relaciones diplomáticas con Mexico, donde la Iglesia no era reconocida y su presencia en Puebla no era considerada aconsejable. No obstante el 28 de enero de 1979 Puebla convertida en “nuevo cenaculo” era mencionada a lo largo de America y de todo el mundo. El nuevo pontífice Juan Pablo II venia a fortalecer la esperanza, a invitarnos a ser una verdadera Iglesia doméstica, invitaba al banquete de la vida y a abrirnos a los demás.


Su extenso discurso del 28 de enero constaba de los siguientes capítulos:


I. Maestros de la Verdad, (Verdad sobre Jesucristo, Verdad sobre la misión de la Iglesia, Verdad sobre el hombre
II.Signos y constructores de la unidad (Unidad entre los obispos, Unidad con los sacerdotes, religiosos, pueblo fiel)
III. Defensores y promotores de la dignidad (La dignidad humana. Valor evangélico. La promoción eclesial de la dignidad humana. La enseñanza de la Iglesia sobre la propiedad. La primacía de lo espiritual. Las violaciones de los derechos humanos. Recta concepción cristiana de la liberación. La doctrina social de la Iglesia,
IV Algunas tareas prioritarias, La familia, las vocaciones sacerdotales y religiosas, la juventud

Concluyó con estas palabras su discurso a sus hermanos en el episcopado:
El futuro está en manos de Dios, pero, en cierta manera, ese futuro de un nuevo impulso evangelizador, Dios lo pone también en las vuestras. “Id, pues, enseñad a todas las gentes” (Mt. 28,19)

lunes, 28 de enero de 2008

Santo Tomas de Aquino y Juan Pablo II


Hoy celebramos la fiesta del «Doctor humanitatis» como llamó Juan Pablo II a Santo Tomas de Aquino, “porque siempre estaba dispuesto a acoger los valores de todas las culturas

La fe y la razón (Fides et ratio) son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad. Dios ha puesto en el corazón del hombre el deseo de conocer la verdad y, en definitiva, de conocerle a Él para que, conociéndolo y amándolo, pueda alcanzar también la plena verdad sobre sí mismo (cf. Ex 33, 18; Sal 27 [26], 8-9; 63 [62], 2-3; Jn 14, 8; 1 Jn 3, 2).


Para hacer realidad los deseos manifestados en su carta encíclica, Juan Pablo II expresó que le “ha habia parecido oportuno renovar los Estatutos de la Academia Pontificia de Santo Tomás, a fin de que sea instrumento eficaz para bien de la Iglesia y de la humanidad entera” y como resultado de ello el 28 de enero de 1999 se dio a conocer la Carta Apostólica Inter Munera Academiarum sobre las dos Academias Teologicas Pontificias la Academia Pontificia Teológica Romana y de la Academia Pontificia de Santo Tomás de Aquino “a fin de que sean más aptas para lo que exige nuestro tiempo. La misión principal de la teología, hoy, consiste en promover el diálogo entre la Revelación y la doctrina de la fe…” decía y exponia claramente su “aprecio por el pensamiento de santo Tomás de Aquino, reconociendo su perenne novedad..” (cf. nn. 43-44)
G.K. Chesterton dice en su libro “Saint Thomas Aquinasla obra de Santo Thomas posee una cualidad constructiva ausente en casi todos los sistemas cósmicos que le siguieron. Porque el ya está construyendo una casa, cuando los nuevos especuladores continúan testeando los peldaños de la escalera, verificado el componente del ladrillo mal horneado…. y discutiendo si son capaces de fabricar las herramientas que les permitirán levantar una casa.. Aquinas les lleva una eternidad y en el sentido cronológico está adelantado a su epoca: adelantado siglos a nuestra era"...
Será por eso que le fascinaba a Karol Wojtyla y en sus estudios en Roma se dedicó a profundizar la Summa Theologiae de Santo Tomas?
Invito visitar:
James Schall, S.J. profesor de filosofia politica en Georgetown University, ver 11
Santo Tomas de Aquino pagina de Esteban Trento

domingo, 27 de enero de 2008

Juan Pablo II y Mexico 1979 – Saludo a la colonia polaca


El 27 de enero de 1979 antes de celebrar la Santa Misa en el Santuario de Guadalupe, Juan Pablo II saludó a la colonia polaca. Fueron sus primeras palabras como papa a una colonia polaca fuera de su patria y estaban cargadas con toda la emoción de su profundo amor a Polonia, a sus compatriotas y a su querida Madre de Czestochowa (Jasna Gora) . Sentía revivir sus peregrinaciones a la Madre de Dios de Jasna Gora y estaba viviendo los mismos sentimentos a la espera de encontrarse con la Madre de Dios de Guadalupe.

Para los polacos en todas partes del mundo eran momentos especiales y por eso tambien este “Papa polaco” se sentia responsable y por extensión hacia participe de su responsabilidad a sus compatriotas para que como polacos sintieran sus deberes particulares por haber llegado “al corazon de la Iglesia” exhortándolos a ser cada vez aun más “Iglesia”, estar más con la Iglesia.

Consideraba un hecho providencial que sus primeros pasos fuera de Italia, lo hubiesen llevado propiamente a México, una tierra donde sus habitantes cristianos y católicos, habian sufrido tanto por Cristo; "esto nos une con ellos” decía.

A sus compatriotas les admitió que emprender este viaje a Mexico en los primeres meses de su pontificado era una labor difícil pero la había encaraba guiado por la confianza en la Madre de Dios y que asi como le ayudo en Cracovia, Polonia, lo haria ahora en Mexico. Hubiese querido escuchar a cada uno de los presentes, saber mas de las razones de su llegada a estas tierras del Nuevo Mundo y les dedicó palabras de cariño y comprensión y toda la espontaneidad que lo caracterizaba, que era aún más palpable en sus encuentros con sus compatriotas.
Fuente: Mensaje a la Iglesia de Latinoamérica Juan Pablo II, Biblioteca de Autores Cristianos, 1979

Juan Pablo II y México 1979 Santuario de la Virgen de Guadalupe


El 27 de enero de 1979 con la celebración de la Santa Misa en la la basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, Juan Pablo II dejó inaugurada la III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano - Puebla 1979. Las sesiones de trabajo se centrarían en “La Evangelización en el presente y en el futuro de América Latina”.

Venía no tanto para examinar el trabajo hecho después de la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano Medellin 1968, sino para “revisarlo en modo nuevo, en lugar nuevo y en nuevo momento histórico” y “en base de les experiencias de los últimos 10 años… dar un justo y necesario paso adelante”.

La homilía que fue un bellisimo canto de alabanza, súplica, ofrenda y agradecimiento a la Virgen en nombre de los mexicanos, del Continente y de todas las naciones, también fue un recordatorio a los alli congregados de la gesta evangelizadora en el Nuevo Mundo por parte de los primeros misioneros llegados a América, provenientes de tierras de eminente tradición mariana.

Con su corazon firmemente anclado en la imagen de su Jasna Gora de Polonia le cantaba a “ la Morenita ”
¡ Salve, Madre de México!

sábado, 26 de enero de 2008

Juan Pablo II y México 1999 despedida

El 26 de enero de 1999 concluía en México el Sinodo de Obispos para America.

Asi como habia tomado contacto con México por primera vez un 26 de enero (1979) otro 26 de enero (de 1999) se despedía en su cuarto adios al México siempre fiel, oportunidad en la cual habia participado en la clausura del Sinodo de Obispos para America (ver blog)

En sus palabras de despedida en 1999 volcaba todo su corazón, y reiteraba su cariño y sus buenos deseos por su querido pueblo mexicano:

Las densas y emotivas jornadas con el Pueblo de Dios que peregrina en tierras mexicanas han dejado en mí profunda huella. Me llevo grabados los rostros de tantas personas encontradas durante estos días. Estoy muy agradecido a todos por su cordial hospitalidad, expresión genuina del alma mexicana

Dios te bendiga, México!, por la fidelidad y amor de tus hijos a la Iglesia. Los hombres y mujeres que componen el rico mosaico de tus diversas y fecundas culturas encuentran en Cristo la fuerza para superar antiguos o recientes antagonismos y sentirse hijos de un mismo Padre.

¡Dios te bendiga, México!, que cuentas con numerosos pueblos indígenas, cuyo progreso y respeto quieres promover. Ellos conservan ricos valores humanos y religiosos y quieren trabajar juntos para construir un futuro mejor...

Dios te bendiga, México!, que te esfuerzas en desterrar para siempre las luchas que dividieron a tus hijos mediante un diálogo fecundo y constructivo. Un diálogo en el que nadie quede excluido…

¡Dios te bendiga, México!, que sigues extrañando a tus hijos emigrantes en busca de pan y trabajo. Ellos han contribuido también a propagar la fe católica en sus nuevos ambientes y a construir una América que, como manifestaron los Obispos en el Sínodo, quiere ser solidaria y fraterna.

¡Dios te bendiga, México!, por la libertad religiosa que vas reconociendo para quienes lo adoran dentro de tus fronteras. Esta libertad, garantía de estabilidad, da pleno sentido a las demás libertades y derechos fundamentales.

¡Dios te bendiga México!, por la Iglesia que está presente en tu suelo….
Y como siempre lo hiciera se despidió también de Ella, Nuestra Señora de Guadalupe.
Para Ella mi última mirada y mi último saludo antes de dejar por cuarta vez esta bendita tierra mexicana. A Ella confío a todos y cada uno de sus hijos mexicanos, cuyo recuerdo llevo en mi corazón.


¡Virgen de Guadalupe, vela sobre México! ¡vela sobre todo el querido Continente americano!
Juan Pablo II - Ceremonia de despedida México 26 de Enero de 1999

Juan Pablo II y México 1979


El 26 de enero de 1979 Juan Pablo II besaba por primera vez con honda emoción esa bendita tierra y descubría México, mientras los mexicanos se descubrian a si mismos y quedaban marcados para siempre. Lo esperaba un México siempre fiel antes que el los identificase con ese nombre. Era la primer visita de las cinco realizadas (1979, 1990, 1993, 1999, 2002), y dejaría sus huellas aún en aquellos que no profesaban el catolicismo.

A las voces que lo invitaban a la prudencia, el Santo Padre decidió aceptar la invitación de los obispos a participar de la III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y analizar in situ los dramáticos problemas que habian aflorado con el complicado tema de la teologia de la liberación. Era tambien su prueba de fuego, visitando un pais anticlerical, como podrian luego negarle la visita como papa a su propio pais Polonia?
La extraordinaria respuesta de los mexicanos explotó ni bien llegado. Un mar de gente por las calles al son de las palabras que hicieron historia luego en todos los paises de habla hispana Juan Pablo II te quiere todo el mundo. Juan Pablo II feliz, se embriagó de ese cariño hasta hablar y dialogar con la gente en una lengua que no era la suya, pero que el habia adoptado con cariño desde su juventud adentrándose en los escritos de san Juan de la Cruz.

Era el comienzo de la visita de un papa que después fue llamado tercermundista, integralista, pero como aclara su fiel secretario, ahora Cardenal Stanislaw Dziwisz, en su libro Una Vida con Karol, Juan Pablo II jamás se dejó llevar o condicionar por las críticas sino que se abandonaba a la oración y alimentándose de los Evangelios sabia cual era el camino a tomar para conducir la Iglesia. Imitaba a Cristo y buscaba ser buen pastor de su grey. Era un hombre libre, interiormente libre y eso le brindaba gran tranquilidad.

En su primera homilía en la catedral metropolitana de Mexico, el 26 de enero de 1979 invitó a los mexicanos a buscar el rostro del Señor, a aceptar el misterio, a ser coherentes y vivir de acuerdo con lo que se cree, a ser constantes, a ser un México siempre fiel, a vivir en la Iglesia, pertenecer a la Iglesia, y a hacerlo cada dia con mayor fervor e intensidad, pidiendo a la Virgen fiel, la Madre de Guadalupe, ayuda con su intercesión para contraer ese compromiso de por vida.
Ese mismo dia también tuvo lugar su encuentro con el cuerpo diplomático exhortando a cada uno de sus miembros, y por medio de ellos a todos los responsables de las naciones que representaban, a eliminar el miedo y la desconfianza, y a sustituirlos por la confianza mutua, por la vigilancia acogedora, y por la colaboración fraterna.

Todas las homilías y discursos de la visita de Juan Pablo II a México en Enero 1979

viernes, 25 de enero de 2008

Juan Pablo II en la Republica Dominicana 1979

América, abre de par en par las puertas a Cristo! Deja que la semilla plantada hace cinco siglos fecunde tu vida. ¡Adelante América Latina! Ten valor, Continente de la esperanza!

El 25 de enero de 1979 Juan Pablo II, un papa eslavo, en la primera peregrinación apostólica a tan solo tres meses después de su elección como Pontifice, pisaba suelo americano. Su primer escala : Santo Domingo, en un viaje que duraría una semana : del 25 al 31 de enero de 1979. El papa queria estar cercano a esta Iglesia evangelizadora para alentar su esfuerzo, para traerle nueva esperanza en su esperanza... para que cada vez sea más fiel a su misión . Y besaba por primera vez este continente americano.

Realizaba su viaje por la ruta del descubrimiento del Continente, por la ruta que trazaron los primeros evangelizadores, para asistir a la III Conferencia del Episcopado Latinoamericano en Puebla. Muchos años después, Juan Pablo II le confesaría a un periodista del diario italiano L’Observattore: Siempre he sentido una especial fascinación por América Latina, y República Dominicana fue una vez su puerta.

Este viaje tenia algo de especial, algo único, eran los primeros pasos de Juan Pablo II por su querido “continente de la esperanza”. Más de 300.00 personas, entre dominicanos y turistas se congregaron en la Plaza Independencia para verle y participar de la misa que alli celebró. Dios bendiga a este pueblo, primado de América, repitió el Papa en cada lugar que visitó. Sería su “prueba de fuego” su primer vivencia de la calidez latinoamericana, que no habria de olvidar jamás. Seria su primer beso, su primer abrazo a todos y a cada uno de quienes habitamos esta bendita tierra americana, abriendo sus brazos y proclamando: Vengo hasta estas tierras americanas como peregrino de paz y esperanza, para participar en un acontecimiento eclesial de evangelización, acuciado a mi vez por las palabras del Apóstol Pablo: “Si evangelizo, no es para mí motivo de gloria, sino que se me impone por necesidad. ¡Ay de mí si no evangelizara!” (1Co 9, 16).

En su discurso al Presidente de la República Dominicana expresó:
Desde este evocador lugar del Continente, tierra de férvido amor a la Virgen María y de ininterrumpida devoción al Sucesor de Pedro, el Papa quiere reservar su recuerdo y saludo más entrañable a los pobres, a los campesinos, a los enfermos y marginados, que sienten cercana a la Iglesia, que la amen, que siguen a Cristo aun en medio de obstáculos y que con admirable sentido humano ponen en práctica la solidaridad, la hospitalidad, la alegría honesta y esperanzada, a la que Dios prepara su premio.

Y en la homilía en la Plaza Independencia ese mismo dia recordó a los grandes hombres y a las ordenes religiosas que hicieron árbol frondoso lo que había brotado de tenues raíces. que hicieron la nacion.

Y les pidió a los hijos de la nacion dominicana y a todos los presentes que no se contentaran con que el mundo fuese mas humano. Les exhortó a hacer un mundo explícitamente más divino, más según Dios, regido por fe y en el que ésta inspire el progreso moral, religioso y social del hombre. No perdáis de vista la orientación vertical de la evangelización. Ella tiene fuerza para liberar al hombre, porque es la revelación del amor. El amor del Padre por los hombres, por todos y cada uno de los hombres, amor revelado en Jesucristo. “Porque tanto amó Dios al mundo, que le dio su unigénito Hijo, para que todo el que crea en El no perezca, sino que tenga la vide eterna” (Jn 3, 16
Partiría al dia siguiente hacia México y luego Bahamas llevandose recuerdos imborrables que continuarán haciéndome presente les hermosas jornadas vividas en esta cuna del catolicismo en el Nuevo Mundo.
Fuentes:

Carta Apostólica El Rápido Desarrollo 24 de enero 2005


En memoria de san Francisco de Sales, patrono de los periodistas, “el gran comunicador” Juan Pablo II dirigió a los responsables de las comunicaciones sociales su última Carta Apostólica El Rápido Desarrollo, promulgada el 24 de enero de 2005 .

Habian transcurrido más de cuarenta años desde la publicación del Decreto "Inter mirifica" y se hacia “oportuno volver a reflexionar sobre los “desafíos” que las comunicaciones sociales plantean a la Iglesia, la cual, como indicó Pablo VI, “se sentiría culpable ante Dios si no utilizara estos medios tan poderosos”. La Iglesia, de hecho, no está llamada solamente a usar los medios de comunicación para difundir el Evangelio sino, sobre todo hoy más que nunca, a integrar el mensaje de salvación en la “nueva cultura” que estos poderosos medios crean y amplifican…y forman parte de su propia misión en el tercer milenio

En la Carta Juan Pablo II nos decía que…..“valorizar los medios de comunicación no es sólo tarea de los “entendidos” del sector, sino también de toda la comunidad eclesial y nos alentaba diciendo que “muchos cristianos ya están utilizando este nuevo instrumento de modo creativo, explorando las potencialidades para la evangelización”…

Para todos los que hacemos uso de las nuevas tecnologías es casi imposible no sentirnos identificados con el mensaje de Juan Pablo II en esa Carta Apostólica. Pero este maravilloso mundo que nos fue dado generosamente como una herramienta útil para comunicarnos y comunicar nos recuerda que además “Como Iglesia todos estamos llamados a utilizar las maravillas de las nuevas tecnologías con responsabilidad madura …. los medios de comunicación pueden y deben promover la justicia y la solidaridad, refiriendo con verdad y cuidado los acontecimientos, analizando en modo completo las situaciones y los problemas, y dando voz a las diversas opiniones”

En su entusiasmo por la posibilidad que nos brindan los medios para la nueva evangelización Juan Pablo II nos alentaba a proseguir sin temor la tarea comenzada:
…”No tengáis miedo a las nuevas tecnologías!, ya que están “entre las cosas maravillosas” –“Inter mirifica”– que Dios ha puesto a nuestra disposición para descubrir, usar, dar a conocer la verdad, incluso la verdad sobre nuestra dignidad y nuestro destino de hijos suyos, herederos del Reino eterno.

¡No tengáis miedo a la oposición del mundo! Jesús nos ha asegurado “Yo he vencido al mundo” (Jn 16,33).

No tengáis miedo a vuestra debilidad y a vuestra incapacidad! El divino Maestro ha dicho: “Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28,20). Comunicad el mensaje de esperanza, de gracia y de amor de Cristo, manteniendo siempre viva, en este mundo que pasa, la perspectiva eterna del cielo, perspectiva que ningún medio de comunicación podrá nunca alcanzar directamente: “Lo que ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni al corazón del hombre llegó, lo que Dios preparó para los que le aman. ” (1Cor 2, 9)…”.

jueves, 24 de enero de 2008

Decálogo de Asís para la paz

Decálogo de Asís para la paz
Jornada para la Paz 2002
Habiendo proclamado en el Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz que No hay paz sin justicia, no hay justicia sin perdón, Juan Pablo II llamaba a los representantes de las religiones del mundo a acudir a Asís , la ciudad de san Francisco, el 24 de enero de 2002 para orar por la paz pidiendo a Dios Omnipotente — según la expresión atribuida al mismo san Francisco — que haga de nosotros instrumentos de su paz. De ese profundo deseo emanaba, clausurada la Jornada, este Decálogo que Juan Pablo II hizo llegar un mes más tarde junto a una carta a todos los Jefes de Estado o de Gobierno.

1. Nos comprometemos a proclamar nuestra firme convicción de que la violencia y el terrorismo se oponen al auténtico espíritu religioso, y, condenando todo recurso a la violencia y a la guerra en nombre de Dios o de la religión, nos comprometemos a hacer todo lo posible por erradicar las causas del terrorismo.

2. Nos comprometemos a educar a las personas en el respeto y la estima recíprocos, a fin de que se llegue a una convivencia pacífica y solidaria entre los miembros de etnias, culturas y religiones diversas.

3. Nos comprometemos a promover la cultura del diálogo, para que aumenten la comprensión y la confianza recíprocas entre las personas y entre los pueblos, pues estas son las condiciones de una paz auténtica.

4. Nos comprometemos a defender el derecho de toda persona humana a vivir una existencia digna según su identidad cultural y a formar libremente su propia familia.

5. Nos comprometemos a dialogar con sinceridad y paciencia, sin considerar lo que nos diferencia como un muro insuperable, sino, al contrario, reconociendo que la confrontación con la diversidad de los demás puede convertirse en ocasión de mayor comprensión recíproca.

6. Nos comprometemos a perdonarnos mutuamente los errores y los prejuicios del pasado y del presente, y a sostenernos en el esfuerzo común por vencer el egoísmo y el abuso, el odio y la violencia, y por aprender del pasado que la paz sin justicia no es verdadera paz.

7. Nos comprometemos a estar al lado de quienes sufren la miseria y el abandono, convirtiéndonos en voz de quienes no tienen voz y trabajando concretamente para superar esas situaciones, con la convicción de que nadie puede ser feliz solo.

8. Nos comprometemos a hacer nuestro el grito de quienes no se resignan a la violencia y al mal, y queremos contribuir con todas nuestras fuerzas a dar a la humanidad de nuestro tiempo una esperanza real de justicia y de paz.

9. Nos comprometemos a apoyar cualquier iniciativa que promueva la amistad entre los pueblos, convencidos de que el progreso tecnológico, cuando falta un entendimiento sólido entre los pueblos, expone al mundo a riesgos crecientes de destrucción y de muerte.

10. Nos comprometemos a solicitar a los responsables de las naciones que hagan todo lo posible para que, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, se construya y se consolide un mundo de solidaridad y de paz fundado en la justicia.

24 de enero de 2002

Jornada de Oración por la paz del mundo





El 24 de enero de 2002 se celebró en Asís, Italia la Segunda Jornada de Oración por la Paz del Mundo presidida por el Santo Padre Juan Pablo II.


Francisco ve y repara mi Iglesia
Dice la tradición que así le habló el Cristo del célebre Crucifijo de la iglesia de San Damian a San Francisco el dia de su conversión.

Preguntado por la Revista Totus Tuus acerca de la diferencia entre la primera (1986) y la segunda Jornada de Oracion por la Paz, el Custodio del Sacro Convento de Asís el padre Vincenzo Coli respondió: "La primera fue proféticamente preparada al menos 9 meses antes, respondiendo a la necesidad de un diálogo ecuménico e interreligioso, una contribución a la paz. La segunda en cambio…fue una respuesta inmediata al trágico atentado terrorista a las Torres Gemelas el 11 de septiembre. El objetivo comun: la paz, don supremo, que debe ser asumido y vivido con compromiso, agregando que la enseñanza ecuménica más significativa dejada por la participación en las jornadas de oración por la paz ha sido la toma de conciencia de la necesidad de reconciliación entre los cristianos".



El 24 de enero de 2002 (en la Semana de Oración que se celebra entre la fiesta de la Cátedra de San Pedro y la conversión de San Pablo) se llevo a cabo en Asis, esta 2da Jornada de Oración por la paz del mundo, que fuera anunciada por Juan Pablo II en el Angelus del domingo 28 de noviembre de 2001.



Fue un denso programa con la participación de un nutrido numero de representantes de las más diveras Iglesias "acogidas todas con alegria" por Juan Pablo II y reunidas en comunión con el deseo que “broten los frutos de paz para el mundo entero que todos deseamos de corazón” y el compromiso de

Que nunca más haya violencia,
Nunca más guerra,
Nunca más terrorismo
Que todas las religiones del mundo
En el nombre de Dios
Puedan consolidar en la tierra
Justicia y paz,
Perdon, vida y amor!



miércoles, 23 de enero de 2008

Juan Pablo II y Cuba - 10 años - Mensaje a los jóvenes

(fotos gentileza de Iglesia Cubana)
“…¡escuchen la voz de Cristo! En su vida está pasando Cristo y les dice: «Síganme». No se cierren a su amor. No pasen de largo. Acojan su palabra. Cada uno ha recibido de Él un llamado. Él conoce el nombre de cada uno. Déjense guiar por Cristo en la búsqueda de lo que les puede ayudar a realizarse plenamente. Abran las puertas de su corazón y de su existencia a Jesús, «el verdadero héroe, humilde y sabio, el profeta de la verdad y del amor, el compañero y el amigo de la juventud» (Mensaje del Concilio Vaticano II a los jóvenes)”….

“…Con jóvenes virtuosos un País se hace grande. Por eso, y porque el futuro de Cuba depende de Ustedes, de cómo formen su carácter, de cómo vivan su voluntad de compromiso en la transformación de la realidad, les digo: ¡Afronten con fortaleza y templanza, con justicia y prudencia los grandes desafíos del momento presente; vuelvan a las raíces cubanas y cristianas, y hagan cuanto esté en sus manos para construir un futuro cada vez más digno y más libre! No olviden que la responsabilidad forma parte de la libertad. Más aún, la persona se define principalmente por su responsabilidad hacia los demás y ante la historia (cf. Const. past. Gaudium et spes, 55)”…

“…El compromiso es la respuesta valiente de quienes no quieren malgastar su vida sino que desean ser protagonistas de la historia personal y social...” …“No hay verdadero compromiso con la Patria sin el cumplimiento de los propios deberes y obligaciones…” …”No puede haber compromiso con la fe sin una presencia activa y audaz en todos los ambientes de la sociedad en los que Cristo y la Iglesia se encarnan. Los cristianos deben pasar de la sola presencia a la animación de esos ambientes, desde dentro, con la fuerza renovadora del Espíritu Santo…”

“la Iglesia confía en Ustedes y cuenta con Ustedes


(del Mensaje de Juan Pablo II a los jovenes cubanos, Camagüey 23 de enero de 1998)

martes, 22 de enero de 2008

Oración de Juan Pablo II a Jesucristo por las familias de América


"Al concluir esta Exhortación Apostólica, con la que he recogido las propuestas de los Padres sinodales, acojo gustoso su sugerencia de redactar una oración por las familias en América. Invito a cada uno, a las comunidades y grupos eclesiales, donde dos o más se reúnen en nombre del Señor, para que a través de la oración se refuerce el lazo espiritual de unión entre todos los católicos americanos. Que todos se unan a la súplica del Sucesor de Pedro, invocando a Jesucristo, « camino para la conversión, la comunión y la solidaridad en América »"

Señor Jesucristo, te agradecemos
que el Evangelio del Amor del Padre,
con el que Tú viniste a salvar al mundo,
haya sido proclamado ampliamente en América
como don del Espíritu Santo
que hace florecer nuestra alegría.
Te damos gracias por la ofrenda de tu vida,
que nos entregaste amándonos hasta el extremo,
y nos hace hijos de Dios
y hermanos entre nosotros.
Aumenta, Señor, nuestra fe y amor a ti,
que estás presente
en tantos sagrarios del Continente
Concédenos ser fieles testigos de tu Resurrección
ante las nuevas generaciones de América,
para que conociéndote te sigan y
encuentren en ti su paz y su alegría.
Sólo así podrán sentirse hermanos
de todos los hijos de Dios dispersos por el mundo.
Tú, que al hacerte hombre
quisiste ser miembro de una familia humana,
enseña a las familias
las virtudes que resplandecieron
en la casa de Nazaret.
Haz que permanezcan unidas,
como Tú y el Padre sois Uno,
y sean vivo testimonio de amor,
de justicia y solidaridad;
que sean escuela de respeto,
de perdón y mutua ayuda,
para que el mundo crea;
que sean fuente de vocaciones al sacerdocio,
a la vida consagrada
y a las demás formas
de intenso compromiso cristiano.
Protege a tu Iglesia y al Sucesor de Pedro,
a quien Tú, Buen Pastor, has confiado
la misión de apacentar todo tu rebaño.
Haz que tu Iglesia florezca en América
y multiplique sus frutos de santidad.

Enséñanos a amar a tu Madre, María,
como la amaste Tú.
Danos fuerza para anunciar con valentía tu Palabra
en la tarea de la nueva evangelización,
para corroborar la esperanza en el mundo.

¡Nuestra Señora de Guadalupe,
Madre de América,
ruega por nosotros!

Dado en Ciudad de México, el 22 de enero del año 1999, vigésimo primero de mi Pontificado

Ecclesia en America (1) - Exhortación Apostólica - 4a visita de Juan Pablo II - México 1999



En la tarde del 22 de enero de 1999 las campanas de todas las iglesias de la ciudad de Mexico volvieron a repicar a todo vuelo y los habitantes detuvieron sus actividades para entonar otra vez el cálido saludo “Juan Pablo II te quiere todo el mundo” o “Se ve, se siente el Papa está presente” Después de 20 años de su primer visita, era la cuarta vez que el Santo Padre Juan Pablo II se encontraba en la querida tierra de la "Morenita del Tepeyac”. La primera fue en 1979; la segunda en 1990 y la tercera en 1993.


En su discurso de bienvenida anunció que llegaba a un país “cuya historia recorren, como ríos a veces ocultos y siempre caudalosos, tres realidades que unas veces se encuentran y otras revelan sus diferencias complementarias, sin jamás confundirse del todo: la antigua y rica sensibilidad de los pueblos indígenas que amaron Juan de Zumárraga y Vasco de Quiroga, a quienes muchos de esos pueblos siguen llamando padres; el cristianismo arraigado en el alma de los mexicanos; y la moderna racionalidad, de corte europeo, que tanto ha querido enaltecer la independencia y la libertad”


Recordó que venia “para estar junto a los obispos de todo el Continente americano a quienes les presentaria al dia siguiente en la Basílica de Guadalupe los frutos del Sinodo que se habia celebrado en Roma hacia un año" : la Exhortación Apostólica Postsinodal Ecclesia in America , para que la Iglesia pueda “a través de la nueva evangelización revelar mejor su identidad: estar más próxima a Cristo y a su Palabra; manifestarse auténtica y libre de condicionamientos mundanos; ser mejor servidora del hombre desde una perspectiva evangélica; ser fermento de unidad y no de división de la humanidad que se abre a nuevos, dilatados y aún no bien perfilados horizontes…”


En la perspectiva del Gran Jubileo del año 2000 se trataba de uno de los Sínodos Especiales de los Obispos celebrados para cada uno de los cinco continentes : África (1994), América (1997), Asia (1998) , Oceanía (1998), y ese mismo año 1999 Europa.


¡México siempre fiel y siempre presente!



Juan Pablo II y Cuba - 10 años - entrevistas


El boletin de Zenit de ayer 21 de enero me ha llevado a buscar el original de la entrevista al cardenal Jaime Ortega. Pues está disponible en Espacio Laical Digital junto a la entrevista al politólogo Aurelio Alonso. Obviamente desde opticas distintas, ambas son enriquecedoras. No se las pierdan.

- "La Iglesia Católica está ahí, está viva, junto a su pueblo"(Entrevista exclusiva concedida por Su Eminencia el cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana.)

- "El Papa nos dejó un desafío de diálogo"(Entrevista exclusiva concedida por el politólogo Aurelio Alonso

lunes, 21 de enero de 2008

Juan Pablo II y Cuba - 10 años

( fotos gentileza de Iglesia cubana)

Se cumplen 10 años de la visita de Juan Pablo II (21 al 25 de enero 1998) a la isla de Cuba «la más hermosa que ojos humanos han visto». Venía “como peregrino del amor, de la verdad y de la esperanza, con el deseo de dar un nuevo impulso a la labor evangelizadora”…. pidiendo “Que Cuba se abra con todas sus magníficas posibilidades al mundo y que el mundo se abra a Cuba, para que este pueblo, que como todo hombre y nación busca la verdad, que trabaja por salir adelante, que anhela la concordia y la paz, pueda mirar el futuro con esperanza


La visita de Juan Pablo II a Cuba fue uno de sus viajes que segui con más interés, casi con pasión, mucho antes de ver con los ojos que veo hoy. Recuerdo la inmensa alegria de la gente, ese espiritu que parecia abrazar a todos los que estaban mas alla de la pantalla. Era como un terremoto, una explosión de fe y esperanza , que removió espiritus y corazones …. han pasado 10 años y los tan ansiados cambios son lentos, si bien no se puede decir que no existen. Cuba sigue aislada y prevalecen mayormente los intereses económicos de unos y otros, pero lo que más duele es que a nosotros nos está dado darnos cuenta de ello y quizás muchos cubanos, cansados de tanto andar, ni siquiera sienten la necesidad de seguir buscando la verdad...
La transición de regimenes de tantos años en el poder es un proceso largo y complejo, pero posible...lo fué en Polonia y también en otros muchos países que despues de tantos años bajo dominio comunista han encontrado su camino...si bien no de repente es verdad, y aun siguen perfeccionando la senda. Porque no habría de lograr este miramiento aún imperfecto tambien Cuba, sin odios ni rencores hacia su propio pasado y el ajeno, uniendo las fuerzas internas y externas con la humildad de un pueblo sufrido, furzas conjuntas que dotadas de comprensión y amplitud de espíritu posibilitaran la realización de tantos sueños postergados...en su propio terruño, su hogar... sin dejar atrás el pasado sino aprendiendo de él.


Juan Pablo II habia compartido con los cubanos intensos momentos de oración y de reflexión y al partir se llevaba un recuerdo imborrable de esos días y una gran confianza en el futuro de su Patria. Les pedia que lo construyeran con ilusión, guiados por la luz de la fe, con el vigor de la esperanza y la generosidad del amor fraterno, creando un ambiente de mayor libertad y pluralismo, con la certeza de que Dios los alma intensamente y permanece fiel a sus promesas. En efecto, «si nos fatigamos y luchamos es porque tenemos puesta la esperanza en Dios vivo, que es el Salvador de todos los hombres» (1Tm 4, 10).

Llovía cuando partía y esa lluvia queria él que pudiese significar un nuevo Adviento….toda la Iglesia está llamada a rezar para que así sea.
Invito visitar:

domingo, 20 de enero de 2008

Benedicto XVI y Sapienza, Universidad de Roma


Estaba armando un pequeño comentario para hacer referencia a la no-visita del Papa Benedicto XVI a la Universidad Sapienza de Roma, y me encuentro con este excelente sitio del profesor Juan José García-Noblejas, que invito visitar . Soy incapaz de agregar nada.
En la pagina web de la Universidad Sapienza se puede leer el discurso original completo (en italiano) que iba a pronunciar Benedicto XVI como Obispo de Roma para la inauguración del año Académico 2007-2008. El texto fué recibido por la Universidad, distribuido impreso y leido en el Aula Magna.

Italia es única y así fué demostrado hoy en la Plaza San Pedro, donde italianos de todas las edades, estratos sociales y colores se han reunido en solidaridad con Benedicto XVI para el Angelus de hoy.

sábado, 19 de enero de 2008

Solidarność 2.


(continuación de Solidarność 1)

..."Aunque hacia tiempo que se vislumbraba algún tipo de crisis importante en Polonia , nadie había previsto con exactitud el curso que finalmente tomarían los acontecimientos. Pocos adivinaron que no seria la Iglesia la que tomaria la iniciativa politica, ni lo harian los malhumorados reformistas, ni los intelectuales disidentes, sino la clase trabajadora polaca por medio de un brote totalmente nuevo de activistas proletarios. Pocos comentaristas hubiesen contado con una confrontación ordenada entre la masa opositora y el aparato de seguridad del Estado. De hecho, antes que un total desconocido, exigiendo sindicatos independientes, emergiese en el verano de 1980, nadie en el mundo había siquiera oído hablar de ello. Cuando fue entrevistado en Junio, el “promotor” de este “grupo de discusión”, un electricista desempleado de Gdansk, no tenia la menor idea acerca de los resultados concretos a producirse. Todo lo que sabia, pocas semanas antes que estallara, era que la causa valía la pena de ser defendida"..."
Continuará en Solidarność 3.
Fuente: Davies, Norman, God´s Playground – a History of Poland, vol. II, cap. 24-282 Columbia University Press, New York

Jesuitas 35º Congregación General


Después de cuatro días dedicados a la oración, la reflexión y el intercambio de información, los 217 electores de la Congregación General 35 eligen hoy al nuevo Superior General.

“...estoy persuadido que la Compañía advierte la importancia histórica de esta Congregación General y, guiada por el Espíritu Santo, quiere una vez más, como decía el amado Juan Pablo II en enero de 1995, reafirmar, «sin equívocos y sin dudas, su específico camino hacia Dios, como lo trazó San Ignacio en la Formula Instituti: la fidelidad amorosa a vuestro carisma será fuente segura de renovada fecundidad» (Insegnamenti, vol. XVIII/1, 1995, p. 26)”
Santo Padre Benedicto XVI, Vaticano 10 enero 2008

viernes, 18 de enero de 2008

Semana de oración por la unidad de los cristianos


No ceséis de orar (1 Tes 5,17)

Comienza hoy la Semana de oración para la unidad de los cristianos 2008 y se cumple el centenario del comienzo del “Octavario por la unidad de la Iglesia”.
Hace cien años, el Padre Paul Wattson, sacerdote episcopal (anglicano) y cofundador de la Sociedad del Atonement de Graymoor (Garrisson, en el Estado de Nueva York), inauguraba un Octavario de oración por la unidad de los cristianos que se celebró por primera vez del 18 al 25 de enero de 1908” Los materiales para la Semana de Oración 2008 bajo el lema citado fueron preparados conjuntamente por el Consejo Pontificio para la promoción de la unidad de los cristianos y la Comisión Fe y Constitución del Consejo Mundial de Iglesias.

Como referenciadas en retrospectiva al lema actual leemos las palabras de Juan Pablo II en su audiencia del 19 de enero de 2005
“Dado que la reconciliación entre los cristianos "excede las fuerzas y la capacidad humanas" (ib., 24), la oración manifiesta la esperanza que no defrauda, la confianza en el Señor, que lo renueva todo (cf. Rm 5, 5; Ap 21, 5). Pero la oración debe ir acompañada de la purificación de la mente, de los sentimientos y de la memoria. Así se transforma en expresión de la "conversión interior", sin la cual no hay auténtico ecumenismo (cf. ib., 7). En definitiva, la unidad es don de Dios, don que es preciso implorar sin cesar con humildad y verdad”

Benedicto XVI - 1000 dias de pontificado


Ayer se cumplian 1000 dias del pontificado de Benedicto XVI, una bendición para la Iglesia. que Dios lo guarde por muchos años.
Me lo señala el blog Pro Vida , que no puedo dejar de volver a recomendar. No se lo pierdan. Es una llamada de atención, un estar siempre alerto, un recordatorio diario de lo que también ocurre en nuestro mundo y no siempre publican otros medios.

jueves, 17 de enero de 2008

Karol Wojtyla y la toma de Cracovia

Polonia no fué borrada del mapa, como hubiesen deseado los ocupantes alemanes, y la "liberacion" no tuvo mejores intenciones...pero esta historia como parte de aquella merece ser conocida pues no es una mera anécdota en la vida de Karol Wojtyla; nos habla además del entorno en el cual le tocó vivir.

(de la entrevista exclusiva del periodico Famiglia Cristiana a Vasily Sirotenko, oficial de la Armada Roja que en 1945 salvó la vida de Karol Wojtyla. La fuga de los alemanes y la llegada de los rusos. Los protagonistas : un mayor, apasionado por la historia de la antigua Roma, y un seminarista que llegaria a ser Papa…. Uno de ellos salvará del gulag al joven Karol Wojtyla. Armavir, Rusia, abril 2001)
Aquel muchacho no irá a Siberia de Fulvio Scaglione

Alli en Cernigov, a 70 kms del tristemente famoso Chernobyl, nació en 1961 Vasilyi Sirotenko, en la Ucrania occidental, la que durante siglos fue testigo del ir y venir de rusos y polacos, tierra de ortodoxos y católicos, de rito oriental. Sirotenko, joven muchacho de la URSS sobrevive a la hambruna provocada por Stalin para eliminar del campo a los campesinos “ricos” (4 millones de muertos solo en Ucrania) estudia y se gradúa de profesor en historia medieval. “Tenia 23 años y todo el mundo por delante” dice el profesor Sirotenko en su casa de Armavir, bordeando el Caucaso, alli donde viven en la cresta de la ola de una larga vida. . «como no iba a ser feliz? Al poco tiempo conocí tambien a Olga, era todo un sueño»
….que estaba cambiando. El 15 de junio de 1940 llega la orden de alistarse y Sirotenko de profesor se transforma en subteniente de infantería. El deber para con la Patria no parecia dificil: la division tenía su sede en la misma Cernigov, el año anterior la URSS y Alemania habian firmado un pacto de no agresión. «Hasta podia continuar estudiando», dice Sirotenko, «el servicio no parecia amenazante».
El servicio no, pero la guerra que se desató de improviso en junio de 1941, si. Sirotenko se encuentra de pronto en un frente, donde los alemanes se arriesgan a todo. Combate a Gomel, «...con fusiles enfrentamos a los panzer de Hitler. Toda una masacre. Pasado un mes, solo quedamos vivos 150 hombres de una division de 10.000.».
Y los riesgos son cada vez mayores... la esquirla de una bomba le atraviesa la espalda y termina internado durante un mes en el hospital militar de Siberia. Vuelve a ser herido en la pierna izquierda frente a Leningrado (1943); persiguiendo a los alemanes hacia el oeste sufre un trauma por una explosión (del cañon) produciéndole graves daños a la vista.
Entre batallas y heridas Sirotenko asciende a mayor, de la guerra ha visto casi todo. Por eso ni se asombra cuando, en enero de 1945, a su brigada, la 59 del general Konev, le llega la orden de tomar Cracovia sin cobertura aérea ni artillería. Stalin (quien en Yalta recibirá Polonia de regalo de un Roosevelt enfermo) quiere la ciudad intacta, y así avanzan los carros de asalto de la infantería. «Entonces ya estabamos bien preparados, eramos todos combatientes expertos. Con fusiles, metralletas y granadas y armas ligeras para echar a los alemanes casa por casa. Pero la resistencia no fue grande, en dos dias tomamos la ciudad, el 17 de enero ya habia gente festejando en las calles. Descubrimos que los alemanes estaban por volar la catedral y el castillo. Y si de algo estoy orgulloso es que a Cracovia la salvamos nosotros».

Si el 17 de enero! El 18 la división de Sirotenko ocupa una cantera de piedra, asociada a la industria quimica Solvay, a una cincuenta de kilómetros de la ciudad. «Tambien alli los alemanes se rindieron y escaparon casi enseguida. Los obreros polacos se habian escondido y les comenzamos a gritar: son libres, salgan, son libres. Al contar encontramos que habia 80. Poco después descubrimos que 18 de ellos eran seminaristas».

Tal como la revolución de Lenin, tampoco la guerra de Stalin era una cena de gala. Los soldados se llevaban todo lo que encontraban. Dinero, relojes, vestidos... los primeros rusos en entrar en Cracovia en realidad solo buscaban alimento. De Sirotenko se reían porque ál buscaba libros: en latin (que habia aprendido para enseñar historia medieval) y en aleman (lengua de guerra).

«También encontré en Cracovia», dice, «por eso considero una fortuna haberme cruzado con aquellos seminaristas. Le pregunte a uno si quería traducir del latin y del italiano. Me respondio que esas materias no eran su fuerte, que las habia estudiado poco. Estaba asustado y rápidamente agregó que tenia un compañero muy inteligente y que tenia facilidad para los idiomas. Un cierto Karol Wojtyla. Entonces, dice Sirotenko, «imparti la orden que me encontraran aquel Karol».
Un jovenzuelo alto de cabellos oscuros y ojos azules, asi describe Sirotenko al aspirante a sacerdote de entonces. Que a los casi 25 años era un poco mas joven que el y le resultó muy útil. Descubrí que se las arreglaba también con el ruso porque su madre era una una russin’ka, o sea una ukrain’ka con alguna ascendencia rusa. Entonces también le hice traducir del ruso al polaco»

Ese primer encuentro debio haber sido un espectáculo. Un joven seminarista que era vicepresidente de Bratnia Pomoc, Socorro fraternal, la organización universitaria de solidaridad, y un endurecido joven oficial de la Armada más Roja y comesacerdotes de la historia. Sirotenko recuerda haberle encarado y preguntado «Puedes recomendarme algún libro sobre el fin del imperio romano?».

El estupor del joven Wojtyla
Es logico imaginarse a un Wojtyla perplejo. Por otra parte, quien podria imaginarse que el mayor Sirotenko tuviese precisamente esa pasión? … que no estaba convencido de la versión oficial de la historiografia staliniana, que decía que el imperio habia caido por el impulso de los esclavos en aliarse a los barbaros? Y aquel desafiante Sirotenko se habia adaptado a esa vida moviendose de una universidad a otra, Kiev, Veronezh, Novosibirsk, Armavir, vapuleado por uno y otro jefe de la URSS, acusado en 1953 por “propaganda anti-Stalin”, una identificación mortal minimizada solo por la realidad que Stalin fue más mortal y en marzo de aquel año “decidio irse”.

Sea como fuere, Karol traduce documentos y libros y Vasily lo frecuenta con gusto. Pronto es convocado por el comisario politico Lebedev. «Compañero mayor, que quiere hacer con aquel seminarista? Ha decidido ignorar las ordenes de Stalin? No le convence la disposicion del 23 de agosto de 1940 que se refiere a oficiales, maestros y seminaristas polacos?». «No puedo fusilarlo, es muy útil, conoce tanto las lenguas como la ciudad. El comisario sabia que era verdad pero no queria correr riesgos y me respondió que era de mi total resonsabilidad»
En Lublin, el comité polaco de liberación nacional, reconocido por Stalin, ya comenzaba a gobernar. Aparecían las primeras pruebas. De las fosas de Katyn, ahora no se sabia nada. Pero tambien desde Cracovia partian ahora hacia el este, hacia los gulag de Siberia. Los primeros carros de prisioneros, gente que no habria de regresar jamás. Tambien los seminaristas de la cantera Solvay terminaron en la lista. Para sacarlo del apuro, en realidad para salvarle la vida, está Sirotenko. Por esa sola razon, habria dicho Lebedev, y con esa unica excusa.

Entonces él calla, se hace un poco el modesto, no le gusta decir claramente que sabia exactamente que les ocurria a aquellos que partían. «En breve, emiti una orden de servicio», concluye «mediante la cual, por exigencias relacionadas con las operaciones militares en curso en Cracovia, Wojtyla y los otros no debían ser deportados».

Y asi ellos se quedan y el se va, porque la Armada se mueve hacia el oeste para el golpe de gracia a Hitler. Sirotenko llega finalmente a Graz, luego retorna a su patria. Alli será licenciado en 1946, libre al fin de casarse con su amada Olga. Regresa a la universidad, sigue investigando como cae el imperio romano, retoma otra vez su peregrinar de una ciudad a otra, siempre estudiando, yendo contra la corriente. Escribe libros y le dicen “tus investigaciones no van a la par de la ciencia sovietica” «Después la ciencia soviética cambio y me encontré a la vanguardia». Sonrie.
La guerra ya lejana llega aquel 1978: el 16 de octubre en Roma es nombrado un papa de nombre Karol, será ese “mismo” Karol? Sirotenko era el unico en Rusia, excluida la KGB, a quien el nombre le decia algo. Y era el unico en Rusia, la KGB incluida, a quien el Papa le habia enviado para sus 85 años sus saludos y bendiciones. En la lejana Armavir, el viejo profesor guarda la carta y dice «Bueno, los dos hemos tenido una vida intensa ».
Fulvio Scaglione (con la colaboración de Svetlana Turjalaj)