Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

lunes, 30 de junio de 2008

Juan Pablo II - Carta a las Mujeres

« Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó: varón y mujer los creó » (Gn 1, 27).

El 29 de junio de 1995 en la solemnidad de los santos Pedro y Pablo el Santo Padre Juan Pablo II, daba a conocer la Carta a las Mujeres. Lo hacia “con el objeto de compartir y manifestar gratitud” en la proximidad de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, que tendría lugar en Pekín el mes de septiembre.
Se dirigia a los organizadores pero sobre todo a la mujer y decía “El punto de partida de este diálogo ideal no es otro que dar gracias. « La Iglesia —escribía en la Carta apostólica Mulieris dignitatem— desea dar gracias a la Santísima Trinidad por el "misterio de la mujer" y por cada mujer, por lo que constituye la medida eterna de su dignidad femenina, por las "maravillas de Dios", que en la historia de la humanidad se han realizado en ella y por ella » (n. 31). Dar gracias al Señor por su designio sobre la vocación y la misión de la mujer en el mundo se convierte en un agradecimiento concreto y directo a las mujeres, a cada mujer, por lo que representan en la vida de la humanidad....

"Te doy gracias, mujer-madre, que te conviertes en seno del ser humano con la alegría y los dolores de parto de una experiencia única, la cual te hace sonrisa de Dios para el niño que viene a la luz y te hace guía de sus primeros pasos, apoyo de su crecimiento, punto de referencia en el posterior camino de la vida".
"Te doy gracias, mujer-esposa, que unes irrevocablemente tu destino al de un hombre, mediante una relación de recíproca entrega, al servicio de la comunión y de la vida".

"Te doy gracias, mujer-hija y mujer-hermana, que aportas al núcleo familiar y también al conjunto de la vida social las riquezas de tu sensibilidad, intuición, generosidad y constancia."

"Te doy gracias, mujer-trabajadora, que participas en todos los ámbitos de la vida social, económica, cultural, artística y política, mediante la indispensable aportación que das a la elaboración de una cultura capaz de conciliar razón y sentimiento, a una concepción de la vida siempre abierta al sentido del « misterio », a la edificación de estructuras económicas y políticas más ricas de humanidad." "Te doy gracias, mujer-consagrada que a ejemplo de la más grande de las mujeres, la Madre de Cristo, Verbo encarnado, te abres con docilidad y fidelidad al amor de Dios, ayudando a la Iglesia y a toda la humanidad a vivir para Dios una respuesta « esponsal », que expresa maravillosamente la comunión que El quiere establecer con su criatura".
"Te doy gracias, mujer, ¡por el hecho mismo de ser mujer! Con la intuición propia de tu femineidad enriqueces la comprensión del mundo y contribuyes a la plena verdad de las relaciones humanas".

"Pero dar gracias no basta, lo sé" – decía - agregando que “somos herederos de una historia de enormes condicionamientos que, en todos los tiempos y en cada lugar, han hecho difícil el camino de la mujer…..impedida de ser ella misma” …..hasta nos pedía perdón…. invitaba a "mirar con la valentía de la memoria, y reconociendo sinceramente las responsabilidades, la larga historia de la humanidad, a la que las mujeres han contribuido no menos que los hombres, y la mayor parte de las veces en condiciones bastante más adversas….. Y qué decir también de los obstáculos que, en tantas partes del mundo, impiden aún a las mujeres su plena inserción en la vida social, política y económica?” pensaba “en el don de la maternidad, al que la humanidad debe también su misma supervivencia. Ciertamente, aún queda mucho por hacer…”.

Un Papa que no tuvo problemas en tratar y exponer los temas mas delicados y problemáticos ante los cuales el mundo a menudo cierra los ojos o mira hacia otro lado, quiso hablar tambien de aquellos “aspectos más delicados de la situación femenina en el mundo …. la larga y humillante historia —a menudo « subterránea »— de abusos cometidos contra las mujeres en el campo de la sexualidad… A las puertas del tercer milenio – decía - no podemos permanecer impasibles y resignados ante este fenómeno –agregando. “Es hora de condenar con determinación, empleando los medios legislativos apropiados de defensa, las formas de violencia sexual que con frecuencia tienen por objeto a las mujeres. En nombre del respeto de la persona no podemos además no denunciar la difundida cultura hedonística y comercial que promueve la explotación sistemática de la sexualidad, induciendo a chicas incluso de muy joven edad a caer en los ambientes de la corrupción y hacer un uso mercenario de su cuerpo….”

Y más adelante en la Carta se refería también a las “mujeres que, con amor heroico por su criatura, llevan a término un embarazo derivado de la injusticia de relaciones sexuales impuestas con la fuerza; y esto no sólo en el conjunto de las atrocidades que por desgracia tienen lugar en contextos de guerra todavía tan frecuentes en el mundo, sino también en situaciones de bienestar y de paz, viciadas a menudo por una cultura de permisivismo hedonístico, en que prosperan también más fácilmente tendencias de machismo agresivo. En semejantes condiciones, la opción del aborto, que es siempre un pecado grave, antes de ser una responsabilidad de las mujeres, es un crimen imputable al hombre y a la complicidad del ambiente que lo rodea”

Su « gratitud » a las mujeres se convertía a su vez en una llamada apremiante, a fin de que por parte de todos, y en particular por parte de los Estados y de las instituciones internacionales, se haga lo necesario para devolver a las mujeres el pleno respeto de su dignidad y de su papel” sugiriendo que en la Conferencia se clarifique la plena verdad sobre la mujer. Que se dé verdaderamente su debido relieve al « genio de la mujer », teniendo en cuenta no sólo a las mujeres importantes y famosas del pasado o las contemporáneas, sino también a las sencillas, que expresan su talento femenino en el servicio de los demás en lo ordinario de cada día”

En la misma Carta invitaba a las comunidades eclesiales a aprovechar esa ocasión para una “sentida acción de gracias al Creador y al Redentor del mundo precisamente por el don de un bien tan grande como es el de la femineidad: ésta, en sus múltiples expresiones, pertenece al patrimonio constitutivo de la humanidad y de la misma Iglesia” y pedia a “Maria, Reina del amor, vele sobre las mujeres y sobre su misión al servicio de la humanidad, de la paz y de la extensión del Reino de Dios”.

domingo, 29 de junio de 2008

Año Paulino


Hoy celebramos el dia del Papa, de nuestro Santo Padre Benedicto XVI, que acaba de lanzar el Año Paulino 2008/2009 invitándonos a vivir y trabajar por Cristo como lo hizo san Pablo, es decir convertirnos en verdaderos apóstoles. Al celebrar ayer las Vísperas en la Basílica de San Pablo el Santo Padre nos presentó un desafió al expresar: “la acción de la Iglesia solo es creíble y eficaz en la medida en que quienes formen parte de ella estén dispuestos a pagar personalmente su fidelidad a Cristo, en cualquier circunstancia” Acompañemos al Santo Padre especialmente este Año Paulino por una eficaz evangelizacion, la comunion en la Iglesia y la union de todos los cristianos.
El Año Jubilar que fue organizado para celebrar el bimilenario del nacimiento de San Pablo, que se estima entre los años 7 y 10 DC, comienza hoy y su clausura será el 29 de junio del 2009. Este año jubilar tiene por intención principal inspirarnos en la figura y en las enseñanzas de san Pablo. Se han programado una serie de celebraciones litúrgicas, eventos culturales y ecuménicos, así como una serie de iniciativas pastorales y sociales, todas inspiradas en la espiritualidad paulina”

Hoy a las 9.30 se celebraba la eucaristía en la Basílica vaticana con la participación del patriarca ecuménico Bartolomé I. Concelebraban los nuevos arzobispos metropolitanos a quienes el Santo Padre imponía el palio, entre ellos estaba el argentino (de origen esloveno) Monseñor Andrés Stanovnik, O.F.M. Cap., arzobispo de Corrientes (Argentina). A pesar de que monseñor Agustín Radrizzani también fue designado en el mismo período, éste no recibió el palio porque la arquidiócesis de Mercedes-Luján no es una sede metropolitana, sino que depende directamente de la Santa Sede (AICA)
Invito visitar:

sábado, 28 de junio de 2008

Sesión de Apertura de la Investigación Diocesana Juan Pablo II


El pasado 13 de Mayo, día de la Virgen de Fátima, el Santo Padre Benedicto XVI en esta misma Basílica Lateranense, terminado su primer discurso al clero romano, anunciaba que había concedido la dispensa del tiempo de cinco años de espera después de la muerte del Siervo de Dios Juan Pablo II (Karol Wojtyła) y por lo tanto su Causa de Beatificación y Canonización podía comenzar de inmediato. Habían pasado sólo 41 días desde la muerte de Juan Pablo II y era el 24° aniversario del atentado que sufrió en la Plaza de San Pedro el 13 de Mayo de 1981”·

Asi comenzaba el Cardenal Camillo Ruini sus reflexiones conclusivas con motivo del solemne discurso de la Sesión de Apertura de la Investigación Diocesana sobre la vida, las virtudes y la reputación de santidad del Siervo de Dios Juan Pablo II (Karol Wojtyła) que tuvo lugar el 28 de junio del 2005 en la Basílica de San Juan de Letrán en Roma.

Es conocido el profundo cariño y admiración del Cardenal Ruini por Juan Pablo II y en ese emotivo discurso habló “del corazón” y esperaba “encontrar una feliz correspondencia en el de cada uno de los presentes

Después de presentar una síntesis de la biografìa de Karol Woytyla desde sus primeros años en Wadowice hasta aquel 16 de octubre de 1978 cuando “según el proyecto de la Providencia de Dios, Karol Wojtyła fue elegido Obispo de Roma y Pastor universal de la Iglesia” hablo de sus cualidades de Pastor, de sus extraordinarias iniciativas pastorales, de los Sínodos, del Gran Jubileo, las Jornadas Mundiales de la Juventud, su amor y diligencia para con la humanidad toda, la riqueza de su magisterio y su infatigable acción apostólica y terminaba agradeciendo el amor y la atención que tuvo no sólo por Roma sino por toda su "segunda patria", Italia. Agradeció también “desde lo más profundo de mi alma a la Iglesia hermana de Cracovia y a toda la querida nación polaca, en la que Karol Wojtyła recibió la vida, la fe y su admirable riqueza cristiana y humana, para ser regalado a Roma y a todo el mundo

En el Editorial del nro. 5 - mayo 2007 de “Totus Tuus” - Boletin mensual de la Postulacion - decia Mons. Slawomir Oder, postulador de la Causa de beatificación y canonización:
“Hoy vemos la vida del Siervo de Dios Juan Pablo II como un capitulo completo de una historia muy reciente. Sin embargo, no es un capìtulo cerrado. Su mensaje está vivo e inspira….hoy nosotros sentimos su presencia tan viva y actual porque su vida revela y esconde el anhelo de Eternidad en el donarse con amor. …La herencia espiritual de Juan Pablo II, aquella realidad colmada de amor nos alienta, nos impulsa, nos inquieta. No es tiempo de reposo, es el tiempo de una incansable búsqueda de ir ampliando el horizonte del amor vivido. En los Santos esta búsqueda confluye con la Eternidad. Nosotros estamos en camino….”

y Leer la revista “Totus Tuus el Boletin Mensual de la Postulacion de la Causa.

viernes, 27 de junio de 2008

El tercer secreto de Fátima y el 13 de mayo


“La decisión del Santo Padre Juan Pablo II de hacer pública la tercera parte del « secreto » de Fátima cierra una página de historia, marcada por la trágica voluntad humana de poder y de iniquidad, pero impregnada del amor misericordioso de Dios y de la atenta premura de la Madre de Jesús y de la Iglesia” decía Tarcisio Bertone, SDB, hoy cardenal en el documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre el Mensaje de Fátima.


El tercer secreto de Fátima. Un tema fuerte acerca del cual hemos escuchado todo tipo de especulaciones. La Iglesia se ha expedido y comentado sobre el misterio que comprenden las apariciones de la Virgen de Fátima a los pequeños pastorcitos de Cova de Iría Lucía de Jesús, Francisco Marto y Jacinta Marto, beatificados (Francisco y Jacinta) por el Santo Padre Juan Pablo II el 13 de mayo del 2000 en presencia de Lucia) en el santuario de Fátima.



Para profundizar en el misterio de las apariciones y los secretos es necesario ir a las fuentes y leer con cuidado la palabra de la Iglesia en el extenso informe emitido por la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre el Mensaje de Fatima, dado a conocer el 26 de junio del 2000. En el tránsito del segundo al tercer milenio, Juan Pablo II había decidido hacer público el texto de la tercera parte del « secreto de Fátima» cuya presentación está firmada por el entonces Cardenal Joseph Ratzinger, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, documento que nos anima a estar alerta ante las adversidades y amparados por el fiat de Maria, vivir en la confianza que el mal no tiene ni tendrá la ultima palabra. El documento concluye con estas palabras:

“Quisiera al final volver aún sobre otra palabra clave del « secreto », que con razón se ha hecho famosa: « mi Corazón Inmaculado triunfará ». ¿Qué quiere decir esto? Que el corazón abierto a Dios, purificado por la contemplación de Dios, es más fuerte que los fusiles y que cualquier tipo de arma. El fiat de María, la palabra de su corazón, ha cambiado la historia del mundo, porque ella ha introducido en el mundo al Salvador, porque gracias a este « sí » Dios pudo hacerse hombre en nuestro mundo y así permanece ahora y para siempre. El maligno tiene poder en este mundo, lo vemos y lo experimentamos continuamente; él tiene poder porque nuestra libertad se deja alejar continuamente de Dios. Pero desde que Dios mismo tiene un corazón humano y de ese modo ha dirigido la libertad del hombre hacia el bien, hacia Dios, la libertad hacia el mal ya no tiene la última palabra. Desde aquel momento cobran todo su valor las palabras de Jesús: « padeceréis tribulaciones en el mundo, pero tened confianza; yo he vencido al mundo » (Jn 16,33). El mensaje de Fátima nos invita a confiar en esta promesa.

Juan Pablo II vio una relación entre ese tercer secreto de Fátima y el atentado sufrido el 13 de mayo de 1981 antes de esa Audiencia General que no se realizó pues a las 5 de la tarde, la plaza de San Pedro inundada de fieles fue testigo del atentado después que el Papa en su “jeep” blanco apenas terminaba la primera vuelta.
En su primera Audiencia General después de aquel terrible evento del 13 de mayo, el 7 de octubre de 1981, el Santo Padre dio su primera explicación del atentado, "Misericordiae Domini, quia non sumus consumpti" (Lam 3, 22) Estas son las palabras del Pueblo de Dios, que manifiesta a su Señor la gratitud por la salvación, y alaba mediante ellas a la Misericordia Divina….. este evento, que tuvo lugar en la plaza de San Pedro el día 13 de mayo, a las 17:17 horas, ha inspirado a tantos corazones para la oración común.¿Podría olvidar que el evento tuvo lugar el día y a la hora en que, hace más de 60 años, se recuerda en Fátima, Portugal, la primera aparición de la Madre de Cristo a los pobres niños campesinos? …. en todo lo que me ha sucedido precisamente ese día, he notado la extraordinaria materna protección y solicitud, que se ha manifestado más fuerte que el proyectil mortífero” Era el dia de la Madre del Santo Rosario.
Continuó refiriéndose al atentado en la audiencia del 14 de octubre siguiente en la cual hablo de la prueba divina, de la gracia y del sufrimiento para hablar en la siguiente el 21 de octubre del perdon. “perdonar “hasta setenta veces siete” (Mt 8, 22) El perdón es una gracia, en la que se debe pensar con humildad y gratitud profundas. Es un misterio del corazón humano.
Invito visitar

Joseph Ratzinger cardenal



El 27 de junio de 1977, en el VI Consistorio del Santo Padre Pablo VI, era creado cardenal Joseph Ratzinger, hoy Santo Padre Benedicto XVI, junto a los cardenales Giovanni Benelli, Bernardin Gantin, y Mario Luigi Ciappi.

En 1978, el Cardenal Ratzinger participó en el Cónclave celebrado del 25 al 26 de agosto, que eligió a Juan Pablo I y en el mes de octubre del mismo año, participó en el Cónclave que eligió a Juan Pablo II. El 25 de noviembre de 1981 Juan Pablo II lo nombró Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y Presidente de la Pontificia Comisión Bíblica y de la Comisión Teológica Internacional. Fue Presidente de la Comisión para la preparación del Catecismo de la Iglesia católica, que, después de seis años de trabajo (1986-1992), presentó al Papa el nuevo Catecismo.
El 6 de noviembre de 1998 Juan Pablo II, aprobó la elección del cardenal Ratzinger como Vicedecano del Colegio cardenalicio, realizada por los Cardenales del Orden de los Obispos. Y el 30 de noviembre de 2002, aprobó su elección como Decano.



En la segunda jornada del conclave en abril del 2005 el cardenal Ratzinger se convirtió en el Papa 265º y eligio el nombre de Benedicto XVI.

jueves, 26 de junio de 2008

Una visión? Un signo?


Roma. Era la Pascua del 2007. Habia querido estar alli para el 2 de abril y me quede durante la semana de Pascua. Estaba alojada en una residencia a 15 minutos de la Plaza San Pedro, pero para los dias del triduo pascual me mude mas cerca por los horarios.

Mis preciosos dias en Roma llegaban a su fin. Tenia que empacar pues partía al dia siguiente pero no pude…. Sali al balcón desde donde se veía la parte superior de la cúpula de la Basílica de San Pedro. Observando, veo algo extraño…como un circulo perfecto, un aro brillante alrededor de la linterna, la torrecilla circular que corona la cúpula de la Basílica de San Pedro. Un circulo perfecto de palomas? No, demasiado perfecto para ser palomas… Algo asi como un aro blanco, brillante, suspendido alrededor de la linterna. Algo normal? Algo que sucede? Me quede un rato observando y seguía allí! Una iluminación especial? Estaban filmando algo? No pude resistir. Bajé casi corriendo, pues estaba a tan solo 150 mts de la Plaza San Pedro. Necesitaba ir a ver que ocurría. Llego y nada…ni nadie… en realidad muy poca gente…En ese momento ni siquiera me pareció importante o extraño, pero luego volviendo atrás …pensando… recapacitando me di cuenta. Habia sido un regalo de Juan Pablo II. Si un regalo de despedida, aunque parezca increíble. Saben que hay debajo de la cupula en la cripta? La tumba de San Pedro y a pocos pasos la de Juan Pablo II.
Hermosa noche, 8 de abril de 2007. Era Domingo de Pascua. Aniversario de la Misa de Exequias de Juan Pablo II.
Estuve averiguando si alguien vio algo parecido en algún momento, hasta con personas importantes que viven cerca de alli, sin éxito. Le pregunté a un sacerdote americano que le parecía y me respondio “you see what you see” ;) (uno ve lo que ve)

Claro, no tengo ni foto ni filmación, son esas cosas que pasan, pero que importancia tiene. Me ocurrió y lo guardo en mi corazón, pero me gustaría saber si alguien tuvo alguna vivencia similar. Yo creo en esas visiones, en esos signos. Si, porque me permito pensar que fue una visión o un signo. Si lo merezco? Seguramente no! Como se puede ser merecedor de semejante regalo de despedida?

Porque cuento esto hoy? Porque buscando la foto de las rosas (del mismo viaje) para la entrada de san Josemaria, por equivocación casi coloco esta foto de la cupula de San Pedro.

Josemaria Escrivá partia a la casa del Padre



Hoy jueves 26 de junio se conmemoran 33 años de la partida a la casa del Padre de San Josemaria Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, una prelatura personal de la Iglesia católica.
Fundado en Madrid el 2 de octubre de 1928, en la actualidad, forman parte de la prelatura más de 84.000 personas de los cinco continentes. La sede —con la iglesia prelaticia— se encuentra en Roma.

“…Cinco años antes, durante su estancia en México, había contemplado con especial devoción una pintura antigua en la que la Virgen de Guadalupe da una rosa a san Juan Diego. —Así quisiera morir —musitó—: mirando a la Santísima Virgen, y que ella me dé una flor.Dios le concedió aquel deseo y los ojos sonrientes y maternales de la Virgen de Guadalupe, ante la que había rezado tantas veces, recibieron su última mirada en esta tierra”



Josemaría Escrivá fue beatificado por Juan Pablo II el 17 de mayo de 1992 y canonizado el 6 de octubre de 2002.

"Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios" (Rm 8, 14)….. Él se dejó guiar dócilmente por el Espíritu, convencido de que sólo así se puede cumplir plenamente la voluntad de Dios…..Esta verdad cristiana fundamental era un tema recurrente de su predicación. En efecto, no dejaba de invitar a sus hijos espirituales a invocar al Espíritu Santo para hacer que la vida interior, es decir, la vida de relación con Dios y la vida familiar, profesional y social, plena de pequeñas realidades terrenas, no estuvieran separadas, sino que constituyeran una sola existencia "santa y llena de Dios". "A ese Dios invisible -escribió- lo encontramos en las cosas más visibles y materiales" (Conversaciones con monseñor Escrivá de Balaguer, n. 114). (de la homilía de Juan Pablo II el dia de su canonización)

Un cálido saludo a todos mis amigos de la Obra.
Invito visitar:

miércoles, 25 de junio de 2008

Juan Pablo II en Polonia 1983 - 2


Hito histórico
Maciej Lukasiewicz, entonces editor en jefe del diario Rzeczpospolita escribia el 16 de octubre de 2003 recordando asi la visita de Juan Pablo II de 1983 a su patria Polonia.

Ocurrió el 17 de junio de 1983. Cuesta creer que hayan pasado 20 años. En el rincón más secreto de mi corazon creo que ese fue el momento que hizo colapsar al sistema.

Aun estábamos sumergidos en la represión de la ley marcial, nuestra ley post-marcial. Pacificados ciertamente pero desgastados, seguíamos esperanzados pero dudosos del valor de una resistencia dura; rodeados de un mar de malicia y audacia por parte de las autoridades; profunda desazón y pasividad creciente en la sociedad.
Digo “nosotros” – los de la entonces clandestinidad existente parte de las estructuras conspirativas, perseguidos por las fuerzas de seguridad, a menudo detenidos, liberados y encerrados nuevamente.

De repente ocurrió algo increíble. Las autoridades otorgaron permiso para la visita de Juan Pablo II. Hoy podemos preguntarnos porque ocurrió, y pensar en varias respuestas igualmente posibles, sumergiéndonos en un análisis psicológico y político para tratar de desenmarañar y captar el estado de ánimo del Gen. [Wojciech] Jaruzelski, sus colegas y sus adversarios políticos. Hoy, todos ellos (con excepción del (ex vocero del gobierno) Jerzy Urban) no dudan en profesar que solo eran patriotas polacos, aplastados por la bota soviética, y que admiraban de todo corazón a este gran polaco, y que fue esa la razón de extender esa invitación para aquel memorable junio de 1983 y darle la bienvenida en su patria con los brazos abiertos.

Yo, sin embargo, tengo mi propia verdad. Yo estuve allí, junto a mis amigos de la resistencia, en el Estadio del Décimo Aniversario. Nosotros y un millón más. Por primera vez, vi un mar de gente con mis propios ojos. Entonces comprendimos, nosotros y el resto – los “proscriptos” y los “instigadores” de la nación – que no estábamos solos, que teníamos un propósito, que no todo había terminado, y que nadie nos había doblegado, a nosotros, el pueblo polaco.

El papa bendijo a Polonia, su patria, y hablo firme, si bien diplomáticamente acerca de la esencia de la verdad, del amor al hermano, de la necesidad de la libertad en todo el sentido de la palabra como valor supremo del hombre, imposible de obtener sin “solidaridad”. Todos entendimos el pleno sentido de esta última palabra, sin equivocaciones, todos nosotros, el millón de personas. Comprendimos el simbolismo de las comillas, y el código para emprender el camino.

Terminado el discurso un estruendo de aplausos, cantos y exclamaciones de buenos deseos cubrió el cielo de Varsovia. La mayoría de los rostros cubiertos de lagrimas y los corazones que latían oprimidos por la emoción. No solamente porque habían comprendido que necesitaban vivir libremente, sino porque necesitaban vivir mas sabiamente y mejor, necesitaban iniciar la comunicación entre ellos, entre el pueblo polaco.

Cientos de miles de personas abandonaron el Estadio y marcharon hacia el Puente Poniatowski en la margen izquierda de Varsovia. Sonrientes, mas fuertes, con una fe renovada en la lucha. Caía la tarde cuando el grueso de la columna llegaba al edificio del Comité Central de Trabajadores Unidos de Polonia, donde mas tarde se instalaría la Bolsa de Comercio Polaca.
El clima era pacifico y gozoso, sin la màs mínima nota de agresión.
Muchos hacian señas hacia “el otro lado” pero con gesto amigable, si bien al comenzar la marcha los estandartes de Solidaridad y los slogans se habian desplegado ya al salir del Estadio.
Se escuchaban gritos “Ven, únete a nosotros” pero no se obtuvo respuesta. El edificio a oscuras, ni el más mínimo rastro de luz se filtraba por las ventanas. Pero debían estar allí observando el flujo del rio humano bajo sus ventanas. Estábamos separados por un cordón de ZOMO (policía armada) apoyada por carros de asalto y fuerzas preparadas a intervenir. Pero no fue necesario.

Aunque creo que nos tuvieron miedo ya desde agosto de 1980 (comienzo del movimiento de trabajadores Solidaridad) y no dejaron de tenernos miedo después del 13 de diciembre de 1981 (comienzo de la ley marcial) en aquel momento se sentian verdaderamente atemorizados, subrepticiamente ocultos detràs de las cortinas de aquella “Casa Blanca” dándose cuenta que estaban solos y no eran bienvenidos. Quizás también comprendieron entonces que habia llegado la hora de unirse a nosotros. Como fue el desarrollo de este proceso es parte de otra historia.
Fue aquel día, 17 de junio de 1983 que derrotamos al sistema – por primera vez en Polonia. Después la revolución tomo impulso, como una tormenta.
Sin el, sin nuestro Papa polaco, y la fortaleza que nos infundió entonces, probablemente nos hubiese tomado varios años mas. Como lo manejó y como fue posible es una pregunta que no dejarè de plantearme durante el resto de mi vida

lunes, 23 de junio de 2008

Oremos por la union de la Iglesia


Hoy pido nos unamos en oración junto al Santo Padre Benedicto XVI y la Iglesia toda para "Que todos sean uno, como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, para que también ellos sean en nosotros y el mundo crea que tú me has enviado" (Jn 17, 21)

Un amigo me invita a reflexionar y me sugiere visitar el blog de Francesco donde nos recuerda que “ entre las relaciones entre la Santa Sede y los Lefebvristas la cuenta regresiva ha comenzado: el 28 de junio, la Fraternidad de San Pío X, fundada por el Arzobispo francés que no aceptó la reforma litúrgica postconciliar, tendrá que decidir si acepta las cinco condiciones propuestas por el Vaticano para reingresar en la plena comunión con Roma” y mas adelante dice que “El proceso de acercamiento comenzó en el 2000, cuando los Lefebvristas hicieron una peregrinación a Roma por el Año Santo. Esto fue seguido por una breve audiencia dada por el Papa Wojtyla a Monseñor Fellay y marcó el comienzo de largas y laboriosas negociaciones con el Cardenal Castrillón”

En enero del año 2002 la Comunidad de fieles brasileños simpatizantes del arzobispo francés Marcel Lefebvre volvía al seno de la Iglesia, después de 20 años de separación. El único grupo cismático del continente americano estaba formado por el obispo, Licinio Rangel, 26 sacerdotes y numerosos fieles y laicos, que se encontraban en su mayoría en el estado de Río de Janeiro, y que volvian a la plena comunión con la Iglesia católica, apostólica y romana…. En su carta fechada 25 de diciembre del 2001 el Papa Juan Pablo II expresaba su inmensa alegría a Licinio Rangel y a los hijos de la Unión de San Juan Maria Vianney de Brasil, por haber renovado la propia profesión de fe declarando la plena comunión con la cátedra de Pedro. "Con suma alegría hemos recibido vuestra carta del pasado 15 de agosto – decía - con la que toda la Unión ha renovado su profesión de fe católica, declarando su comunión plena con la Cátedra de Pedro, reconociendo "su primado y gobierno sobre la Iglesia universal, sobre los pastores y sobre los fieles", y declarando asimismo que "por nada del mundo queremos separarnos de la Piedra sobre la que Jesucristo fundó su Iglesia".

Era un primer paso concreto…. oremos acompañando al Santo Padre Benedicto XVI para que esa herida en nuestra Iglesia sane pronto y definitivamente.


(Gracias Sebastián por recordarmelo)

Pax vobis, Paz a ti Polonia! Patria mia! Juan Pablo II 2do viaje a Polonia 1.

Pax vobis, Paz a ti Polonia! Patria mia!


Entre el 16 y el 23 de junio de 1983 el Santo Padre Juan Pablo II visito su patria Polonia por segunda vez. A su llegada a Varsovia la acostumbrada “primera palabra dicha en silencio y de rodillas: besar este suelo, mi suelo natal”, costumbre que había tomado de Pablo VI. “Pero el beso que deposito en este suelo polaco, - decía - tiene para mi un significado especial. Es como besar la mano de la madre, porque la Patria es nuestra madre terrena. Polonia es una madre particular. Su historia no es fácil, especialmente en el espacio de los últimos siglos. Es una madre que ha sufrido mucho, siempre sufriendo nuevamente. Por eso también tiene derecho a un amor especial”.

Hubiese querido venir para el Jubileo del 600 aniversario de Jasna Gora en agosto de 1982, pero no fue posible debido a la ley marcial. Ahora venía en peregrinación hacia la venerada imagen de Jasna Gora para celebrar alli el Jubileo como lo habían estado haciendo millones de polacos durante ese año. Quería orar con ellos, administrar el servicio de la Palabra de Dios y de la Eucaristía y meditar juntos las grandes obras de Dios, y las obras humanas, las obras polacas en un momento difícil. Y en sus intenciones incluía la pacificación del espíritu no de los polacos sino del régimen.


Los primeros pasos de su viaje se dirigian directamente a la catedral de Varsovia, a la tumba del gran Primado del milenio, el cardenal Stefan Wyszynski. No habia podido asistir a su funeral el 31 de mayo de 1981, debido al atentado. Allí en la Catedral celebro la primera Santa Misa de ese viaje en tierra polaca por su alma y en agradecimiento a la Divina Providencia por haber donado a su patria este “incansable heraldo de la dignidad del hombre y del buen nombre de Polonia entre las Naciones de Europa y del mundo, hombre “fuerte en su fe en Cristo, piedra angular de la salvación del hombre, de la humanidad, de las naciones”. En esta Misa de la Santa Cruz quería celebrar, junto a la Iglesia de Polonia, el Año Santo de La Redención, que había comenzado el 25 de marzo de 1983.

Juan Pablo II venia a una Polonia distinta, la chispa encendida en su viaje de 1979 se bahía expandido, ya no había vuelta atrás, pero el régimen seguía poniendo trabas y la ley marcial seguía vigente (formalmente levantada en julio de 1983, después de su visita). La economía se habia deteriorado y la vida vuelto más dura. Por convicción y necesidad –dice George Weigel – la Iglesia en Polonia había adoptado una estrategia de resistencia por medio de la “independencia cultural” no muy distinta de la adoptada en tiempos aun peores de la ocupación nazi, una “extraterritorialidad moral”. Pero también había diferencia de opiniones en la Iglesia polaca acerca del origen y membresía de Solidarnosc, tampoco esa situación estaba en su mejor momento. Le habían vetado visitar Gdansk y Solidarnosc estaba prohibida. Pero se encontraría con Lech Walesa a solas durante 40 minutos en las montañas Tatra y el comunismo en Europa comenzaba a resquebrajarse. Lo que al principio aparentaba seria una visita “triste” según habría expresado un cronista citado por Weigel en Testigo de Esperanza finalmente sería una nueva afirmación de fe del pueblo polaco y otro paso hacia una mayor apertura. Juan Pablo II había venido para estar alli “al pie de la cruz de Cristo con todos sus compatriotas”. La visita produjo una catarsis, aunque no había sido esa su intención ni probablemente hubiese pensado que finalmente resultaría tan fructífera.

El mismo día de su llegada también mantuvo un encuentro con las religiosas en la Iglesia de los jesuitas en Varsovia. Agradecía sus servicios y con ellas pedía clemencia a Aquella que se había donado y se dona constantemente, para los “días venideros” de su estadía en su Patria para que ese fuese un buen comienzo de su peregrinación.

Emotivo adios al Cardenal Ruini!


Desde este blog le enviamos un cordial y sincero saludo acompañado de un profundo agradecimiento por su tarea al mando de la diócesis de Roma desde 1991.
Le agradecemos la sabiduría, el coraje y el incondicional servicio con que acompañó a Juan Pablo II y después a Benedicto XVI desde ese lugar en la Iglesia italiana, deseandole que pueda verse beneficiada durante muchos años mas con su fructifero trabajo en otro espacio.

Agradecemos enormemente también su entusiasmo y el compromiso personal puesto en la causa de beatificación y canonización del Siervo de Dios Juan Pablo II.

La emotiva despedida, acompañada por numerosos sacerdotes, hombres y mujeres y personalidades políticas, fue anticipada el sábado 21 de junio en la Basílica de San Juan de Letrán, con ocasión del 25° aniversario de su ordenación episcopal y los jubileos de los sacerdotes en servicio pastoral en la diócesis. Durante el curso de la solemne Concelebración Eucarística presidida por el mismo cardenal Ruini fue leída la carta que le enviara el Santo Padre Benedicto XVI agradeciéndole “las etapas de Su fructuoso ministerio episcopal” a partir de aquel 17 de enero de 1991 cuando el Siervo de Dios Juan Pablo II lo llamó a suceder al Cardenal Ugo Poletti”. Recuerda en esa carta el Santo Padre Benedicto XVI sus empeños "al servicio directo del Obispo de Roma, la preparación y la celebración de la misión ciudadana en preparación para el Gran Jubileo del 2000", cuyo "momento culminante fue la XX Jornada Mundial de la Juventud".
El cardenal Ruini terminaba oficialmente su servicio de Cardenal Vicario y agradecía ese “don grandisimo” que había recibido del papa Wojtyla y le fuera luego confirmado por el papa Ratzinger. Le dejaba a la diócesis y también a Italia un pequeño “testamento” llamando a la fortaleza, coraje y unidad con el Papa en su lucha ante tantos desafíos.

Gracias Cardenal Ruini por su “gran admiración” por Juan Pablo II, a quien conociera personalmente ya en el otoño de 1984 cuando usted era obispo auxiliar de Regio Emilia-Guastalla y Vicepresidente del Comité preparatorio del Convenio de la Iglesia italiana que iba a tener lugar en Loreto. Leyendo sus escritos (Alla sequela di Cristo, Edizioni Cantagalli 2007,) recordamos que el Papa entonces lo invito a cenar para informarse de los preparativos y su “fuerte emoción y extraordinaria experiencia” y tambien que “le habian llamado especialmente su atención la profundidad de su pensamiento y la calidad de sus análisis, la sencillez de su forma de ser, su apertura y la voluntad de escuchar, advirtiendo al mismo tiempo que su mirada y su vida se proyectaban hacia Dios.

Otra vez Cardenal Ruini
GRACIAS
y que Dios, Nuestro Señor se lo pague con creces!

domingo, 22 de junio de 2008

Angelus del Papa 22 de junio 1986 Sagrado Corazon de Jesus


Seguimos en el mes del Sagrado Corazón de Jesús. Parece por tanto oportuno incluir el texto del Angelus del Papa Juan Pablo II del domingo 22 de junio de 1986 invitandonos a la devocion al Corazón de Jesús pocos meses antes de su viaje apostolico a Francia, durante el cual, el 5 de octubre visitó Paray-le-Monial, lugar donde el 16 de junio de 1675 Jesús se le apareció a Santa Margarita María de Alacoque.

1. Corazón de Jesús, en quien el Padre halló sus complacencias.
Rezando así, particularmente ahora, en el mes de junio, meditamos en aquella complacencia eterna que el Padre tiene en el Hijo: Dios en Dios, Luz en Luz.
Esa complacencia significa también Amor: este Amor al que todo lo que existe le debe su vida: sin Él, sin Amor, y sin el Verbo-Hijo, no se hizo nada de cuanto se ha hecho. (Jn 1, 3).
Esta complacencia del Padre encontró su manifestación en la obra de la creación, en particular en la del hombre, cuando Dios "vio lo que había hecho y he aquí que era bueno... era muy bueno" (cf. Gén 1, 31).
¿No es, pues, el Corazón de Jesús ese "punto" en el que también el hombre puede volver a encontrar plena confianza en todo lo creado? Ve los valores, ve el orden y la belleza del mundo. Ve el sentido de la vida.
2. Corazón de Jesús, en quien el Padre halló sus complacencias.
Nos dirigimos a la orilla del Jordán.
Nos dirigimos al monte Tabor.
En ambos acontecimientos descritos por los Evangelistas se oye la voz del Dios invisible, y es la voz del Padre:
"Este es mi Hijo amado, en quien tengo mi complacencia. Escuchadle" (Mt 17, 5).
La eterna complacencia del Padre acompaña al Hijo, cuando Él se hizo hombre, cuando acogió la misión mesiánica a desarrollar en el mundo, cuando decía que su comida era cumplir la voluntad del Padre.
Al final Cristo cumplió esta voluntad haciéndose obediente hasta la muerte de cruz, y entonces esa eterna complacencia del Padre en el Hijo, que pertenece al íntimo misterio del Dios-Trino, se hizo parte de la historia del hombre. En efecto, el Hijo mismo se hizo hombre y en cuanto tal tuvo un corazón de hombre, con el que amó y respondió al amor. Antes que nada al amor del Padre.
Y por eso en este corazón, en el Corazón de Jesús, se concentró la complacencia del Padre.
Es la complacencia salvífica. En efecto, el Padre abraza con ella ―en el corazón de su Hijo― a todos aquellos por los que este Hijo se hizo hombre. Todos aquellos por los que tiene el corazón. Todos aquellos por los que murió y resucitó.
En el Corazón de Jesús el hombre y el mundo vuelven a encontrar la complacencia del Padre. Este es el corazón de nuestro Redentor. Es el corazón del Redentor del mundo.
3. En nuestro rezo del Ángelus Domini unámonos a María. Unámonos a Ella, de la que el Hijo de Dios tomó un corazón humano. Pidámosle que nos acerque a Él. Pidamos a Ella, en el corazón del Hijo, acerque al hombre y al mundo la complacencia del Padre, el Amor del Padre, la misericordia de Dios.

sábado, 21 de junio de 2008

Casa natal de Juan Pablo II


Cuando estuve en Wadowice me comentaron que el Museo-casa natal de Juan Pablo II cerraría en junio 2008 por reformas y no se sabía con exactitud por cuanto tiempo. Me dio pena por todos aquellos que se perderían la visita de ese pequeño santuario. Pero aparentemente se ha reconsiderado la decisión y permanecerá abierto durante los proximos meses de verano/vacaciones (2008) del hemisferio norte.

Durante el año 2006 hubo ciertas especulaciones acerca del destino de la casa de Koscielna 7, que habia sido puesta en venta por los herederos de la familia judía Balamuth. La Curia de Cracovia había querido comprarla pero no disponía de fondos. (la casa estaba tasada en alrededor de un millón de dólares, un precio que excedía el valor de una propiedad de esas características)

Finalmente la casa fue comprada a fines de 2006 sin que los vendedores ofrecieran mayores detalles y recién a principios del 2007 se supo que había sido comprada por Ryszard Krauze, un empresario polaco, por un monto que no se dio a conocer, y donada a la Curia de Cracovia.

Finalizados los estudios y concluido el proyecto para realizar las reformas y ampliaciones necesarias (400.000 visitas el año pasado) y crear un nuevo espacio acorde a las necesidades, en algún momento había que comenzar con los trabajos de obra.

El proyecto para la remodelación ha sido preparado por el Estudio liderado por Jarosław Kłaput, quien formó parte del grupo que diseñó el Museo del Levantamiento de Varsovia.
La parte alta del edificio de comienzos del siglo XX será reconstruida, la parte baja y el ático ampliados y el fondo (que supongo debe ser el hall de la entrada?) cubierto con techo transparente. El museo cumplirá con todos los standards internacionales. Se agregarán ascensores para quienes lo necesiten y en la planta baja se incorporará un salón multimedia donde se exhibirán videos y películas de todas las etapas de la “peregrinación” de Juan Pablo II comenzando por su Wadowice natal y siguiendo el trayecto de su vida hasta el papado.
La reconstrucción de la parte alta - corazón del santuario - donde precisamente vivía la familia Wojtyla, será refaccionada respetando todos los ambientes y se tratará de dotar al espacio de un aire que transmita la intima atmósfera familiar que reinaba en el hogar de los Wojtyla.

viernes, 20 de junio de 2008

Karol Jozef Wojtyla 20 de junio 1920


El 20 de junio de 1920 en la Iglesia parroquial del Ofrecimiento de la Santa Virgen Maria (ahora basílica), de Wadowice, era acogido en la comunidad cristiana el niño Karol Jozef Wojtyla. Hijo de Karol Wojtyla y Emilia Kaczorowska había nacido el 18 de mayo anterior alli en la pequeña ciudad de Wadowice, region de Malopolska, a 50 kms de Cracovia.

El sacramento del bautismo le fue administrado por el sacerdote Franciszek Zak, capellán del ejército) . Los padrinos de Karol fueron Jozef Kuczmierczyk, cuñado de la madre y Maria Wiadrowska, hermana de su madre. Era el más pequeño de los tres hijos de Karol y Emilia, hermano de Edmund (médico) y Olga, su hermana, que murió antes que naciera él.

Nos cuenta Franco Svidercoschi en Historia de Karol (Eiunsa, Madrid, 2003):

“Corría el año 1920…. Cracovia recibía como un vencedor al mariscal Jozef Pilsudski, que regresaba de la campaña militar en Ucrania. Después de un siglo de esclavitud, Polonia acababa de reconquistar su libertad… Los Wojtyla vivian en un apartamento, modesto pero digno, en el número 2 de la calle Koscielna, en un edificio propiedad del señor Balamuth, un judío que en la plaza tenia además una tienda de motos y bicicletas. Desde el patio se subía por la escalera de hierro. En el primer piso corría una galería. En la entrada, un pequeño recipiente de loza para el agua bendita, luego la cocina, el dormitorio y el salón cuarto de estar. Muchos libros, y en las paredes, fotografías e imágenes sagradas. La señora Emilia tenía todo en orden. Una mujer pequeña, hermosa, con profundos ojos negros, muy vivaces e irónicos. Aunque no disfrutaba de una salud robusta, había retomado su antiguo oficio de bordadora para redondear los ingresos. Edmundo, el hijo mayor, iba a trasladarse a Cracovia para estudiar medicina, de modo que ahora que había nacido Karol, aunque quedaba más sitio en casa, pero hacia falta mas dinero. El señor Wojtyla era un caballero de los de antes…(ver mi entrada anterior). Todos lo conocían como “señor Capitan”.
“…Karol había venido al mundo en un ambiente sereno, tranquilo, impregnado de religiosidad y patriotismo. Perteneció a la primera generación nacida y crecida en libertad, tras ciento veinte años en los que Polonia había sido sometida, oprimida….”
“…Pasaron los años y Karol empezó el colegio….murió su madre cuando el tenia tan solo 9 años y su padre debió hacer de padre y madre…..siempre cerca de él, le ayudó en los estudios…le enseño a vivir y a rezar, a contemplar el misterio de Dios…Juntos leian la Biblia, rezaban el rosario….o leían poesías de Norwid…Karol fue monaguillo… jugaba al fútbol, pero era mas reservado que sus compañeros, tenia una vida religiosa mas intensa…..a los pocos años de morir su madre le esperaba otra desgracia: con apenas 26 años murió su unico hermano Edmund a quien Karol adoraba….y se refugió en la pasion por el teatro…leia a los padres del romanticismo polaco desde Sienkiewicz a Slowacki, desde Mickiewicz a Krasinski….- el que mas le gustaba era Cyprian Norwid - despues apareció Mieczyslaw Kotlarczyk, un profesor de literatura polaca y bajo su guia Karol se formo como actor y director….antes de partir con su padre a Cracovia Wadowice recibio la visita del Arzobispo Sapieha para administrar las confirmaciones – fue su primer contacto con él - despuès llegaron tiempos difíciles: Cracovia ya no parecia la misma…. Los polacos y su cultura eran perseguidos en su propia tierra….y le toco a los judíos – tantos de sus amigos - paso por la experiencia obrera y otro sufrimiento profundo: la muerte de su padre…..se habia quedado solo…..entre sus amigos se decidió por el arma de la palabra y conoció otros amigos…. entre ellos a Jan Tyranowski que le abrió un mundo nuevo, más profundo aún y comenzó a devorar libros… finalmente tiempos de reflexion y decision “quiero ser sacerdote”.
Aquel pequeño Lolek, Karol, monaguillo, alumno, actor, estudiante, deportista, profesor y amigo, comenzaba su camino hacia la Iglesia universal para llegar a ser Juan Pablo II, Obispo de Roma.

Ya como Juan Pablo II en su primera visita a Wadowice, su pueblo natal, enclave de su “seminario doméstico” decia en su Iglesia parroquial :

"En esta fuente bautismal, el 20 de junio de 1920, me fue concedida la gracia de convertirme en hijo de Dios, junto con la fe de mi Redentor y fui acogido en la comunidad eclesial. Ya besé una vez solemnemente esta fuente bautismal, el año del milenario del bautismo de Polonia, cuando era arzobispo de Cracovia. Luego lo hice una vez más (...) en el 50° aniversario de mi bautismo, cuando era cardenal, y hoy he besado esta fuente bautismal por tercera vez, llegando de Roma como Sucesor de san Pedro" (Discurso del 7 de junio de 1979: L'Osservatore Romano, edición en lengua española, 17 de junio de 1979, p. 12).

Y en su visita el 16 de junio de 1999 “ Con profunda veneración beso también el umbral de la casa de Dios, de la iglesia parroquial de Wadowice, y en ella el baptisterio, en el que fui unido a Cristo y acogido en la comunidad de su Iglesia.”
Invito visitar:

jueves, 19 de junio de 2008

Canonizacion 117 martires vietnamitas

Sanguis martyrum, semen christianorum”


Hace 20 años, el 19 de junio de 1988, el Santo Padre Juan Pablo II celebraba la ceremonia de canonización de los 117 mártires vietnamitas (sacerdotes, religiosos y laicos) que se habian negado a pisotear la cruz de Cristo o a admitir la falsedad de su fe, en los siglos XVII y XIX . Habian sido beatificados en distintas fechas durante los pontificados de León XIII, Pío X y Pío XII.

De sus lágrimas brotó aquella semilla del Evangelio y de la gracia, de la cual emana el don de la fe: “si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto” (Jn 12, 24) citaba el Santo Padre y decìa en su homilia . “Los martires vietnamitas sembrando entre lágrimas en realidad iniciaron un dialogo profundo y liberador con la población y la cultura de su nación, proclamando ante todo la verdad y la universalidad de la fe en Dios, proponiendo además una jerarquía de valores y de deberes particularmente apropiada a la cultura religiosa de todo el mundo oriental”

Sanguis martyrum, semen christianorum”. “Semen christianorum”. “A la par de los miles de fieles, que en los siglos pasados, han caminado en pos de las huellas de Cristo, lo son tan bien aquellos que trabajan abnegadamente, quizás en medio de la angustia, con la sola ambición de poder perseverar en la viña del Señor…”

“Semen christianorum”, “son también todos aquellos que hoy, en medio de su pueblo y por la causa de Dios, se esfuerzan por comprender el sentido del Evangelio de Cristo y de su cruz, con el deber que ello comporta de trabajar y orar por la venida del Reino de nuestro Padre en todas las almas, particularmente en el lugar donde el Señor los ha llamado a estar…”

Cuando fueron canonizados los 117 mártires vietnamitas; ni el Cardenal ni ningún otro obispo de Vietnam estuvo presente en la ceremonia celebrada en san Pedro, pero Juan Pablo II comenzò su homilía saludando a ellos y todos aquellos que – aunque distantes geográficamente - estaban unidos espiritualmente con la Iglesia en la plaza San Pedro.

Leemos en RIAAL “Que se temía que la ceremonia de canonización resultara algo pobre porque el gobierno vietnamita, comunista irreductible, había negado la salida a cualquier peregrino: no podía haber católicos de Vietnam en esa celebración de Roma. Pero las cosas resultaron al revés y se veían caras vietnamitas por todas partes, sin que nadie supiera cómo se las habían arreglado aquellos valientes católicos para asistir a la glorificación de sus antecesores en la fe”

Han pasado ya muchos años desde entonces y la Santa Sede no ha cesado de trabajar para restablecer las relaciones. Cito a 30 giorni, “En marzo de 2007 una delegación de la Santa Sede viajó a Vietnam. Era el viaje número catorce. La serie de visitas fue inaugurada en 1989 por el cardenal Roger Etchegaray...”.

Hace muy pocos dias una nueva delegación de la Santa Sede, encabezada por el subsecretario para las Relaciones con los Estados, monseñor Pietro Parolin, (autor del articulo de 30 giorni) visitó nuevamente Vietnam realizando una serie de encuentros con el gobierno y con la comunidad católica.

miércoles, 18 de junio de 2008

Carta a los artistas

Carta del Santo Padre Juan Pablo II a los Artistas
A los que con apasionada entrega buscan nuevas « epifanías » de la belleza para ofrecerlas al mundo a través de la creación artística

Juan Pablo II, según Mons. Marco Frisina (Totus Tuus Nr 9, sept 2007), “ha plasmado en su propia vida, en sus palabras, en sus gestos, aquella obra maestra de la que hablaba en la Carta a los Artistas

“Quien percibe en sí mismo esta especie de destello divino que es la vocación artística —de poeta, escritor, pintor, escultor, arquitecto, músico, actor, etc.— advierte al mismo tiempo la obligación de no malgastar ese talento, sino de desarrollarlo para ponerlo al servicio del prójimo y de toda la humanidad decia Juan Pablo II en esa Carta.

“Queridos artistas – agregaba - , sabéis muy bien que hay muchos estímulos, interiores y exteriores, que pueden inspirar vuestro talento. No obstante, en toda inspiración auténtica hay una cierta vibración de aquel « soplo » con el que el Espíritu creador impregnaba desde el principio la obra de la creación. Presidiendo sobre las misteriosas leyes que gobiernan el universo, el soplo divino del Espíritu creador se encuentra con el genio del hombre, impulsando su capacidad creativa. Lo alcanza con una especie de iluminación interior, que une al mismo tiempo la tendencia al bien y a lo bello, despertando en él las energías de la mente y del corazón, y haciéndolo así apto para concebir la idea y darle forma en la obra de arte. Se habla justamente entonces, si bien de manera análoga, de «momentos de gracia», porque el ser humano es capaz de tener una cierta experiencia del Absoluto que le transciende”.

Al regalarnos esa preciosa carta pensando en los artistas “geniales constructores de belleza” que pueden “intuir algo del pathos con el que Dios, en el alba de la creación, contempló la obra de sus manos” quiso, en cierta manera, incluirnos a todos:

“No todos están llamados a ser artistas en el sentido específico de la palabra. Sin embargo, según la expresión del Génesis, a cada hombre se le confía la tarea de ser artífice de la propia vida; en cierto modo, debe hacer de ella una obra de arte, una obra maestra”… La sociedad, en efecto, tiene necesidad de artistas, del mismo modo que tiene necesidad de científicos, técnicos, trabajadores, profesionales, así como de testigos de la fe, maestros, padres y madres, que garanticen el crecimiento de la persona y el desarrollo de la comunidad por medio de ese arte eminente que es el «arte de educar».

Y supo mostrarnos el camino hacia la belleza del más allà: “La belleza es clave del misterio y llamada a lo trascendente. Es una invitación a gustar la vida y a soñar el futuro. Por eso la belleza de las cosas creadas no puede saciar del todo y suscita esa arcana nostalgia de Dios que un enamorado de la belleza como san Agustín ha sabido interpretar de manera inigualable: «¡Tarde te amé, belleza tan antigua y tan nueva, tarde te amé!»[26].

Terminaba la Carta a los Artistas citando a su compatriota “«Surge del caos el mundo del espíritu». Las palabras que Adam Michiewicz escribía en un momento de gran prueba para la patria polaca[28], me sugieren un auspicio para vosotros: que vuestro arte contribuya a la consolidación de una auténtica belleza que, casi como un destello del Espíritu de Dios, transfigure la materia, abriendo las almas al sentido de lo eterno”.
Invito visitar:
Entrevista a Maria Antonia Labrada – La belleza que salva. Comentarios a la “Carta a los artistas de Juan Pablo II”
Comentarios a la Carta a los artistas de Juan Pablo II – J.J. Noblejas

martes, 17 de junio de 2008

Padre Pio de Pietrelcina – canonización





El 16 de junio de 2002 el Santo Padre Juan Pablo II canonizó al Padre Pio de Pietrelcina de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos que solia repetir: "Soy un pobre fraile que ora", convencido de que "la oración es la mejor arma que tenemos, una llave que abre el Corazón de Dios" Este dignísimo seguidor de San Francisco de Asís nació el 25 de mayo de 1887 en Pietrelcina, archidiócesis de Benevento, hijo de Grazio Forgione y de María Giuseppa De Nuncio, y fue beatificado por Juan Pablo II el 2 de mayo de 1999.





A la ceremonia de la canonización asistieron mas de 300.000 personas desbordando la Plaza San Pedro y colmando los alrededores. Entre los presentes tambien se encontraban los protagonistas de los dos milagros del fraile: Consiglia de Martino, que se curó en 1992 de manera inexplicable de una rotura de un vaso linfático que la llevaba irremediablemente a la muerte, y el niño Matteo Colella, que al momento de la canonización tenia casi diez años y que dos años antes había entrado en coma irreversible por una meningitis fulminante. Tambièn estaba alli la profesora polaca Wanda Poltawska que habia “recibido la gracia de la curación por intercesión del Padre Pío” a pedido de Karol Wojtyla, cuando era vicario capitular de Cracovia.



En la homilía el Santo Padre afirmo que las palabras de Jesús a sus discípulos "Mi yugo es suave y mi carga ligera" son "una magnífica síntesis de toda la existencia del Padre Pío de Pietrelcina, hoy proclamado santo. La imagen evangélica del 'yugo' evoca las numerosas pruebas que el humilde capuchino de San Giovanni Rotondo tuvo que afrontar. (...) este hombre santo quien “en toda su existencia buscó una identificación cada vez mayor con Cristo crucificado …” acompañándolo desde su humilde celda en San Giovanni Rotondo.





El Santo Padre puso de relieve que "la raíz profunda de tanta fecundidad espiritual del nuevo santo se encuentra en aquella íntima y constante unión con Dios de la que eran testimonios elocuentes las largas horas pasadas en oración. (...) Esta característica fundamental de su espiritualidad sigue en los 'Grupos de Oración' fundados por él, que ofrecen a la Iglesia y a la sociedad la formidable contribución de una oración incesante y confiada. El Padre Pío unía a la oración una intensa actividad caritativa de la que es una expresión extraordinaria la 'Casa del Alivio del Sufrimiento'. Oración y caridad -concluyó-, una síntesis concreta de la enseñanza del Padre Pío, que hoy vuelve a ser propuesta a todos".



En el Angelus el Santo Padre anunció que la memoria litúrgica de este santo, singular confesor, aparentemente duro, pero “generoso dispensador de la misericordia divina , siempre dispuesto a la dirección espiritual y a la administración del sacramento de la penitencia” la Iglesia lo recordaría el 23 de septiembre, día de su nacimiento al cielo”



El lunes 17 de junio de 2002 en su discurso a los peregrinos que habian participado en la canonización del padre Pio de Pietrelcina, “Juan Pablo II saludó con particular afecto a todos los frailes capuchinos, a los Grupos de oración Padre Pío y a los representantes de la familia de la "Casa de alivio del sufrimiento”. ”Este santo,“humilde capuchino de San Giovanni Rotondo… autentico modelo de espiritualidad y de humanidad… que solia unir la gloria del Tabor al misterio de la Pasión…. – decía el Santo Padre - … recorrió este camino de exigente ascesis espiritual en profunda comunión con la Iglesia. Algunas incomprensiones momentáneas con diversas autoridades eclesiales no alteraron su actitud de filial obediencia. El padre Pío fue, de igual modo, fiel y valiente hijo de la Iglesia, siguiendo también en esto el luminoso ejemplo del Poverello de Asís”….. La santa misa era el centro y la fuente de toda su espiritualidad: "En la misa -solía decir- está todo el Calvario". Los fieles, que se congregaban en torno a su altar, quedaban profundamente impresionados por la intensidad de su "inmersión" en el Misterio, y percibían que "el padre" participaba personalmente en los sufrimientos del Redentor….. San Pío de Pietrelcina se presenta así ante todos -sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos- como un testigo creíble de Cristo y de su Evangelio. Su ejemplo y su intercesión impulsan a cada uno a un amor cada vez mayor a Dios y a la solidaridad concreta con el prójimo, especialmente con el más necesitado”.


Invito visitar:





lunes, 16 de junio de 2008

Juan Pablo II y los pobres

El concilio Vaticano II subraya una dimensión específica de la caridad, que nos lleva, a ejemplo de Cristo, a salir al encuentro sobre todo de los más pobres: «como Cristo fue enviado por el Padre a "anunciar la buena nueva a los pobres, a sanar a los de corazón destrozado" (Lc 4, 18), "a buscar y salvar lo que estaba perdido" (Lc 9, 10), así también la Iglesia abraza con amor a todos los que sufren bajo el peso de la debilidad humana; más aún, descubre en los pobres y en los que sufren la imagen de su Fundador, pobre y sufriente, se preocupa de aliviar su miseria y busca servir a Cristo en ellos» (Lumen Gentium, 8).(catequesis del 27 de octubre de 1999)

Hace falta también hoy «devolver la esperanza a los pobres», porque acogiéndolos y sirviéndolos, se acoge y se sirve a Cristo mismo (cf. Mt 25, 40). Los desafíos que en este ámbito interpelan a los creyentes en Europa son muchos. Pobres son hoy tantas categorías de personas, entre ellas los desempleados, los enfermos, los ancianos solos o abandonados, los que no tienen una vivienda, los jóvenes marginados, los inmigrantes y los prófugos. (Angelus del 10 de agosto 2003)



El jueves 15 de junio, dentro del marco de los encuentros para el Jubileo del año 2000 Juan Pablo II se encontró con los pobres de Roma, los marginados, los sin techo, los inmigrantes. "El Aula Pablo VI del Vaticano se habia transformado en un gran salon comedor, donde los huespedes de honor eran aquellos que en su vida diaria son los ultimos, los desconocidos, los abandonados, los invisibles a nuestros ojos...la señora Adelina que tiene 83 años y ha vivido toda su vida en casas de Caritas... estuvo sentada justo al lado de Juan Pablo II... "(Totus Tuus Nr 3 marzo 2007 "Mil expresiones de la pobreza"

En esa ocasión el Santo Padre se dirigio a sus huespedes diciendo:
Entre las numerosas citas del jubileo, esta es para mí seguramente una de las más sentidas y significativas. He querido encontrarme con vosotros, he querido comer con vosotros para deciros que estáis en el corazón del Papa. Os abrazo con gran afecto a cada uno, amigos muy queridos…. Mientras os veo uno a uno, pienso en los que en Roma, y en todas partes del mundo, atraviesan momentos de prueba y dificultad. Quisiera acercarme a cada uno para decirle: no te sientas solo, porque Dios te ama. Amadísimos hermanos, el Papa os quiere, y, junto con él, la Iglesia entera os abre los brazos de la acogida y de la fraternidad.Gracias a todos por haber aceptado mi invitación y por haber venido en gran número a este encuentro….. pocos días antes del Congreso eucarístico internacional en Roma. Nuestra comida, en su sencillez, representa una significativa preparación para ese acontecimiento espiritual, que constituye el centro del Año jubilar. En efecto, hoy nos encontramos en torno a la mesa material; juntos y en mayor número nos acercaremos la próxima semana a la mesa espiritual, al banquete de la Eucaristía, para celebrar el amor de Dios, que nos hace hermanos, solidarios unos con otros. Preparémonos bien para ese extraordinario acontecimiento….Gracias, una vez más, por vuestra presencia; gracias a los que han organizado y preparado la comida, así como a los que nos han alegrado con música y cantos, haciendo que fuera un momento de serenidad y alegría. A todos os imparto de corazón mi bendición.

domingo, 15 de junio de 2008

Eugeniusz Baziak, Arzobispo de Krakow


EL 15 de junio de 1962 murió Eugeniusz Baziak, Arzobispo de Krakow (sus restos descansan en la catedral de Wawel, Krakow) – aquel Arzobispo que “heredó” del cardenal Sapieha la “preparación” de Karol Wojtyla y que fue “el eslabón que me unía a la sucesión apostólica” como decía Juan Pablo II mismo en Levantaos! Vamos!


El arzobispo Baziak, nacido el 8 de marzo de 1890, metropolitano de rito latino de Lvov, había compartido el destino de todos los que llamaban evacuados: había tenido que dejar Lvov y se había afincado en Lubaczów, esa franja de la archidiócesis de Lvov que, después de los acuerdos de Yalta, quedó dentro de los límites de la República Popular de Polonia. El príncipe Sapieha, arzobispo de Cracovia, un año antes de su muerte, había pedido que el arzobispo Baziak, obligado a abandonar por la fuerza su propia archidiócesis, fuera nombrado su coadjutor. Así pues, mi episcopado empalma cronológicamente con la persona de este prelado que tanto había sufrido (Levantaos! Vamos!)


Durante las vacaciones de 1951, después de dos años de trabajo en la parroquia de San Florián, el Arzobispo Eugeniusz Baziak, que había sucedido en el gobierno de la Archidiócesis de Cracovia al Cardenal Sapieha, me orientó hacia la labor científica. Debí prepararme para la habilitación a la enseñanza pública de la ética y de la teología moral. Esto supuso una reducción del trabajo pastoral, tan querido por mí. Me costó, pero desde entonces me preocupé de que la dedicación al estudio científico de la teología y de la filosofía no me indujera a "olvidarme'' de ser sacerdote; mas bien debía ayudarme a serlo cada vez más. (Juan Pablo II Don y Misterio)


Fue el arzobispo Baziak quien consagró la primera cruz de madera en el año 1957 allí donde más tarde se levantaría «Arka Pana»: la iglesia de la Madre de Dios, Reina de Polonia objeto tambien de la primera gran prueba para Karol Wojtyla- como dice el cardenal Stanislaw Dziwisz en Mi vida con Karol - pues al enfermar gravemente el Arzobispo Baziak el joven Monseñor Wojtyla debio enfrentar el desafio a solas, tratando por un lado de resolver el problema y por otro cuidar de no provocar mayores conflictos (entre otros las autoridades retiraron el permiso que le habian acordado al Arzobispo Baziak para la construccion de la Iglesia, permiso que finalmente fue otorgado el 13 de octubre de 1967 despues de años de luchas y desafios)

Como anécdota en “Levantaos, Vamos” Juan Pablo II recuerda que después de haber sido nombrado obispo auxiliar del arzobispado de Cracovia el 4 de julio de 1958 se apresuró a viajar a Cracovia para presentarse ante su ordinario el Arzobispo Eugeniusz Baziak en la calle Franciscanska 3 para entregarle la carta del primado. Entonces - dice Juan Pablo II - “recuerdo como si fuera hoy que el arzobispo me tomó del brazo y me llevó a la sala de espera, donde estaban sentados algunos sacerdotes, y dijo palabras “profeticas” “Habemus papam”…

sábado, 14 de junio de 2008

Continente de la esperanza?


La peor pobreza es la falta de esperanza advirtió el Santo Padre Benedicto XVI el 14 de junio del año pasado (2007) en un discurso dirigido a los miembros de la Fundación Populorum Progressio, creada por el Papa Juan Pablo II para brindar asistencia a proyectos de desarrollo y promoción en América Latina y el Caribe, y recordó el amor de su predecesor por el “Continente de la esperanza”…. “La Fundación –prosiguió el Santo Padre– es fruto de la gran sensibilidad que Juan Pablo II demostraba por los hombres y mujeres que más sufren en nuestra sociedad. Este trabajo, emprendido hace quince años, debe continuar siguiendo los principios que han distinguido su empeño en favor de la dignidad de todo ser humano y de la lucha contra la pobreza”. (Aciprensa)
Seguimos siendo parte de ese continente de la esperanza que Juan Pablo II vio en nosotros? Hoy puede preciarse de ese nombre esta patria nuestra que podria dar de comer al hambriento y de beber al sediento y sin embargo tiene hambre y sed de justicia? Sin apelar a estadísticas que las hay a montones, verdaderas y engañosas, profesionales y aventureras hoy, definitivamente, no le hacemos honor a ese nombre. Que la Argentina la “fàbrica de alimentos” que podria alimentar a millones hoy ni siquiera sea capaz de morigerar el hambre de muchos argentinos, es inaudito. Aguien en algún momento habrá de rendir cuentas ante Dios y ante el prójimo tambien.
Cuando hay vastas zonas del mundo donde la gente se muere de hambre, asi con todo el sentido de la palabra, aquí en mi patria argentina en nuestro conflicto campo-gobierno hace 100 dias que estamos jugando a unitarios y federales, esquivando el dialogo, reflejándonos en voluntades y situaciones ajenas que no son tales, dedicados a la discusión etimológica del origen de las palabras, sentido uso y desuso, trabando inversiones, producción y exportación nada menos que de alimentos. Por más motivos que existan – y existen – es un escándalo sacrílego...

En su discurso a los participantes en la cumbre de la FAO celebrada en Roma el 2 de junio pasado el Santo Padre Benedicto XVI decía:
”¿cómo es posible permanecer insensibles a los llamamientos de quienes, en los diversos continentes, no logran alimentarse suficientemente para vivir? La pobreza y la desnutrición no son una mera fatalidad, provocada por situaciones ambientales adversas o por calamidades naturales desastrosas. Por otra parte, las consideraciones de carácter exclusivamente técnico o económico no deben prevalecer sobre los deberes de justicia con respecto a los que padecen hambre”
Argentinos reflexionemos!
sepamos leer y entender.

14 de junio 1987 Juan Pablo II - 3er viaje de Juan Pablo II a Polonia


El 14 de junio de 1987 en el 9° año de su pontificado, el Santo Padre Juan Pablo II finaliza su tercer viaje a Polonia, a esa “tierra polaca…donde vive la nación que es mi nación…..aqui viven los hombres que nacen del mismo tronco histórico del cual me ha sido dado nacer. Oh! tierra polaca, tierra duramente probada, tierra mía, bendita seas” decía este papa polaco enamorado de su tierra.
Escribe George Weigel en Testigo de esperanza que la visita de 1979 fue una peregrinación que encendió la chispa de la revolución polaca, la de 1983 la revivió, y la de 1987 preparaba los tiempos para la victoria identificando las realidades que una Polonia libre enfrentaría en el futuro.
El gobierno le volvía a negar la visita a la ciudad prohibida de Gdansk (ya lo habían hecho en 1983) ante lo cual Juan Pablo II insistió que era condición de su viaje. El contexto pastoral de este viaje de Juan Pablo II era el Congreso Eucarístico Nacional, que clausuraba el 14 de junio antes de su regreso a Roma.
Dentro del marco del Congreso eucarístico ordenó sacerdotes en Lublin; en Tarnow beatificó a Carolina Kozka, una joven campesina asesinada por resistirse a ser violada por un soldado ruso en 1914, y beatificó al obispo Michal Kozal en Varsovia, que en el campo de concentración de Dachau dio testimonio de Cristo con su vida y con su muerte; presencio la renovación de promesas matrimoniales en Szcaecin, el sacramento de la unciòn de los enfermos en Gdansk y la primera comunión de niños en Lodz. No ahorró palabras para hablar de la verdad… “el hombre le debe verdad al mundo….Servid a la verdad…Sirviendo a la verdad servirán también a la libertad. La libertad del hombre y de la nación. Servid a la vida.!” .”El Visla testigo silencioso durante tantas generaciones de vida polaca…”.
A los hombres del mar les dijo “es una realidad importante que el termino solidaridad haya sido “acuñado” aquí frente al mar polaco….por eso también yo la pronuncio hoy porque es una parte esencial del mensaje de Cristo….si solidaridad purifica los esfuerzos…..solidaridad implica otro y si hay una carga entonces esa carga es llevada en conjunto, en comunidad
El general Jaruzelski se impacientaba….pero ese viaje de junio de 1987 ya presagiaba quien seria el perdedor.
Se encontró también con hombres del mundo de la ciencia en Lublin, con los agricultores en Tarnow, con el mundo del trabajo en Gdansk, y en una fábrica de Lodz con obreras textiles….”la mujer, como enseña la experiencia, es sobre todo el corazón de la comunidad familiar. Ella es la que da la vida, y la primera educadora…. Se sabe, sin embargo, que el organismo humano deja de vivir cuando deja de funcionar el corazón. La analogía es bastante transparente. No puede faltar en la familia la que hace las veces de corazón”

El encuentro con los representantes de la cultura y del arte nacional fue en la iglesia de la Santa Cruz en Varsovia y antes de ese ese encuentro, y fuera de programa, casi en un desvio de su viaje no podia faltar su encuentro con los jóvenes en Cracovia.” Sois una nueva generación de polacos de frente al problema de la libertad. Y creo que esta bien. Escribi una vez que la libertad jamás puede ser poseida. Es muy peligroso poseerla. La libertad siempre debe ser conquistada. La libertad es una caracteristica del hombre. Dios lo ha creado libre. Lo ha creado libre y le ha dotado de una voluntad libre …. El hombre ha empleado mal la libertad que Dios le diò, pero Dios lo creo libre y no renuncia a ello. Ha pagado por su don, el mismo, ha pagado por su don.”
Además de otros actos importantes, como recordar la celebración de los 600 años de bautismo de Lituania con una Misa en la catedral de Wawel y la Misa en Jasna Gora, visito las tumbas del cardenal Stefan Wyszynski y la del sacerdote Jerzy Popielusko, y las cruces de Gdansk, que recuerdan las victimas de 1970. Tembièn sostuvo un encuentro con la comunidad judía y con Lech Walesa.
Pero fue en la península de Westerplatte, sobre el mar Bàltico donde sus palabras calaron más hondo en los jóvenes…”aqui en este lugar, en Westerplatte, en septiembre de 1939, un grupo de jovenes polacos, soldados al mando del mayor Henryk Sucharski, resistieron con noble obstinación, empeñandose en una lucha desigual contra el invasor. Una lucha heroica. Que ha quedado en el recuerdo de la nacion como símbolo elocuente. Es necesario que este símbolo continúe hablando, que constituya un desafio para los hombres nuevos y para las generaciones siempre nuevas de polacos. Tambien cada uno de vosotros, jóvenes amigos, encuentra en su vida una “Westerplatte”. Unas obligaciones que debe asumir y cumplir. Una causa justa, por la que se debe combatir.. Un deber, una obligación a la cual uno no debe sustraerse. De la cual no es posible desertar. En fin, hay que mantener y defender un cierto orden de verdades y de valores dentro de si mismo y en su entorno”.. Palabras que tambien cita en “Levantaos! Vamos!”
Y se despidió de su querida tierra polaca citando los cuatro derechos fundamentales del hombre que componen la base de una verdadera paz en la tierra:
el derecho a la verdad
el derecho a la libertad
el derecho a la justicia
y el derecho al amor.

viernes, 13 de junio de 2008

Juan Pablo II recordando su visita a la Argentina 1982


El domingo 13 de junio de 1982, a su regreso del breve viaje apostólico a la Argentina el Santo Padre Juan Pablo II nos recordaba en el Angelus:

1. En la carta que dirigí, el 25 del pasado mes de mayo, a los queridísimos hijos e hijas de Argentina, les decía: "Es bien conocida mi predilección por vuestro país y por toda América Latina... Hondamente preocupado por la causa de la paz y movido por el amor a vosotros... desearía dirigirme incluso directamente desde Gran Bretaña a Argentina, y allí, entre vosotros y con vosotros, elevar la misma plegaria por la victoria de la justa paz sobre la guerra. Abrigo la esperanza de que pronto os uniréis al Papa en el santuario de la Madre de Dios en Luján, consagrando vuestras familias y vuestra patria católica al Corazón maternal de la Madre de Dios" (n. 4).
2. Hoy, en la oración del "Ángelus", deseo, juntamente con vosotros, presentes en la plaza de San Pedro, dar gracias a la Providencia Divina, porque me ha permitido realizar la promesa hecha en la carta a la nación argentina, escrita antes del viaje apostólico a Inglaterra, Escocia y Gales…...
…..La participación jubilosa y, a la vez, profunda en las celebraciones litúrgicas ha demostrado la sensibilidad cristiana con que el pueblo argentino ha sabido captar mis intenciones, igual que sucedió también durante mi visita pastoral a Gran Bretaña.
3. La breve visita a Argentina se ha centrado era torno a la liturgia del Corpus Christi, que, en este caso, se celebró ayer (sábado) en Buenos Aires. La Misa celebrada la tarde del día anterior, en el santuario de la Madre de Dios en Luján, fue una preparación para esta liturgia eucarística.
Dios ha elevado al hombre en la cruz de su Hijo, y le fortifica en los caminos de la vida ―incluso cuando esos caminos son los más difíciles y estar; llenos de sufrimiento― mediante el Sacramento de la Nueva y Eterna Alianza, esto es, con el manjar de su Cuerpo y de su Sangre.
Hemos meditado sobre esta verdad juntamente con nuestros hermanos y hermanas en Argentina, juntamente con el clero y el Episcopado, tanto de la misma Argentina, como también de varios países de América Latina, ante todo en el santuario mariano de Luján y, luego, en Buenos Aires, en el mismo lugar donde, el año 1934, se celebró el Congreso Eucarístico Internacional, presidido por el Legado Pontificio, cardenal Eugenio Pacelli, que llegó a ser después Papa Pío XII…...
….4. "La Iglesia, aun conservando el amor hacia cada nación particular, no puede menos de tutelar la unidad universal, la paz y la comprensión mutua... La Iglesia no deja de testimoniar la unidad de la gran familia humana y busca los caminos que ponen de manifiesto tal unidad, por encima de divisiones trágicas. Son los caminos que conducen a la justicia, al amor y a la paz" (Carta a la nación argentina, n. 5).