Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

miércoles, 31 de diciembre de 2008

Feliz fin de año!

Australia ya festejaba esta mañana!

Muy feliz fin de año y un buen comienzo del nuevo año
les deseo a todos los lectores y amigos del blog y a sus familias!
Sinceras gracias por todas las visitas y comentarios del año que termina!
Nos vemos en el 2009!

Un cálido abrazo!
Ljudmila

Te Deum laudamus! Te damos gracias, Padre - 2004


de la ultima homilia de fin de año del Santo Padre Juan Pablo II

Viernes 31 de diciembre de 2004

1. Otro año termina. Con viva conciencia de la fugacidad del tiempo, nos encontramos reunidos esta tarde para dar gracias a Dios por todos los dones que nos ha concedido durante el 2004. Lo hacemos con el canto tradicional del Te Deum.


2. Te Deum laudamus! Te damos gracias, Padre, porque, en la plenitud de los tiempos, enviaste a tu Hijo (cf. Ga 4, 4), no para juzgar al mundo, sino para salvarlo con inmenso amor (cf. Jn 3, 17). Te damos gracias, Señor Jesús, nuestro Redentor, porque quisiste asumir de María, Madre siempre Virgen, nuestra naturaleza humana. En este Año de la Eucaristía, queremos agradecerte con fervor más intenso el don de tu Cuerpo y de tu Sangre en el Sacramento del altar. Te alabamos y te damos gracias, Espíritu Santo Paráclito, porque nos haces tomar conciencia de nuestra adopción filial (cf. Rm 8, 16) y nos enseñas a dirigirnos a Dios llamándolo Padre, "Abbá" (cf. Jn 4, 23-24; Ga 4, 6)

[...]


4. "Salvum fac populum tuum, Domine", "Salva a tu pueblo, Señor". Te lo pedimos esta tarde, por medio de María, al celebrar las primeras Vísperas de la fiesta de su Maternidad divina. Santa Madre del Redentor, acompáñanos en este paso al nuevo año. Obtén para Roma y para el mundo entero el don de la paz. Madre de Dios, ruega por nosotros.


Si para el mundo entero ... hoy en el ultimo dia del 2008, en especial por la paz en Tierra Santa donde a los dos dias de la vigilia de Navidad asistimos de nuevo a la guerra, para que venga la paz tan deseada a esta Tierra bendita,

Ten piedad Señor de los Santos Lugares
donde Juan Pablo II doblo su rodilla y calló....
y en en hondo sentir de su poesia mas tarde expresó:

Algo mio te quedara, tierra, te quedarà
mi silencio. Y mientras tanto,
te llevo dentro para ser como tu -
lugar de testimonio.
Me voy, me marcho como testigo,
me voy para atestiguar
lo que ha pasado a traves de los milenios...

(de "Identidades" Peregrinacion a los Santos Lugares)

Padre Pedro Opeka (2) La carta a su hermana

A su regreso a Madagascar despues de su viaje a Eslovenia y a Roma Pedro (el padre Pedro Opeka) le envió este correo a una de sus hermanas, que vive en Buenos aires:


Querida hermanita !
Mi regreso a Madagascar fue increíblemente hermoso !
Ya en el Aeropuerto los chicos me esperaban con ramos de flores!
Todos se echaron sobre mi, como queriéndome saludar todos al mismo tiempo !
Es cierto, los quiero a todos con el mismo amor y con la misma fuerza!
La gente que estaba allí miraba con gran sorpresa este espectáculo y se veía sus caras la alegría de ver algo tan sincero y espontáneo que venia del corazón de los chicos !

El viernes nos fuimos a dormir a las 2 de la madrugada! Ya el sábado me levanté tranquilamente sin imaginarme lo que me esperaba !
A las 8 menos algo me vienen a buscar Las señoritas Bao y Therese !
Ya oí que afuera había música , entonces pensé que me organizaron algo delante de la casa para saludarme !
Pero grande fue mi sorpresa cuando salí afuera, del patio a la calle ; ya había muchas mujeres que bailando me llevaron hacia el estadio donde me prepararon una acogida espectacular !
Te imaginas las 8 de la mañana el estadio estaba lleno de gente, había 10.000 personas !
Fue una fiesta que duro una hora y media!
Al final cuando todos los obreros y obreras hicieron su numero, baje de la tribuna y fui al campo y de repente ya estaba rodeado de cientos de personas,
baile con ellos como pude y sin que me de cuanta ya me tenían en andas llevándome por la cancha ! Era de novela!
Sentir esa proximidad, esa alegría , ese amor y esa relación tan profunda con este pueblo de Akamasoa, fue algo como tocar el Cielo !
Era inexplicable lo que estábamos viviendo en esos momentos una relación humana y espiritual que no se explica, solo se vive!

Esta manana vino a Akamasoa el Nuncio Apostólico con su secretario a presidir la misa !
El Nuncio es de Uganda y su secretario es de Pakistán ! La Iglesia no tiene fronteras!
La misa fue muy participada y se veía la alegría en todos los rostros!
El Nuncio nos dejo un mensaje muy fuerte y de mucho apoyo a nuestra Obra humanitaria y de desarrollo de Akamasoa !
Había un periodista de la televisión nacional que vino por primera vez , y dijo:" todavía no he visto una misa tan participada y tan alegre como en Akamasoa ! Aquí he visto a Cristo junto a su Pueblo "!
Los pobres que en otros tiempos fueron rechazados y excluidos son ahora los evangelizadores de los ricos !
Dichoso el que se confía y apoya en El Señor !

Querida hermanita vivimos dos días de una alegría inmensa que pasaran a los anales de Akamsoa!
Todo sea para mayor Gloria de Dios!

Aquí te envio algunas fotos del estadio del día sábado 20 de diciembre !
Recibe un fuerte abrazo.
Los quiero mucho!
Adiosito !
Pedro





martes, 30 de diciembre de 2008

Padre Pedro Opeka (1)

Un episodio cambiaría la historia de Pedro Opeka y de su obra. Cuando Juan Pablo II visitó Madagascar en marzo de 1989, una niña pobre con su hermanito atado con un lienzo a las espaldas se acercó al Papa en medio de una multitudinaria misa y este le dio un abrazo....fue como un guiño para que alguien comenzara a hacer algo por todos esos chicos, comentaba Pedro Opeka hace algunos años en un encuentro de jovenes en Lujan, Argentina.

Algún día saldaré mi deuda y escribiré algo propio y merecedor de este amigo de Jesús, padre de los pobres de Madagascar, “hermano de la Madre Teresa” que es el padre Pedro Opeka, misionero vicentino, argentino, de padres eslovenos. Hoy lo haré brevemente (si lo logro ;) en dos entradas : una introductoria y la otra con una carta de Pedro a su hermana (que reproduzco con permiso), contándole su jubiloso regreso a Madagascar..

Pedro! Como llamarlo a este casi vecino mío cuando vivía en casa de sus padres? Cualquier adjetivo superlativo le queda chico y además no le gustaría a él que ha encontrado el sentido de su vida en su vocación de servir a los mas pobres en Akamasoa, Madagascar y alli donde "Un pan se partía en veinte pedazos", su obra recuperó de los basurales a 10.000 niños, 9400 de los cuales concurren ahora a la escuela, en un país que se iba empobreciendo al mismo ritmo que enriquecía el primer mundo, prometiendo ayuda para los mas necesitados, para que finalmente solo le llegase ¼ de aquello que originalmente le fuera asignado.

Cuando Pedro llego a Madagascar el país registraba un 35% de población pobre, hoy la cifra alcanza un 75%, según expresara el mismo en un emotivo encuentro con la prensa eslovena en Ljubljana (Novinarska vprasanja Zvočni zapis) hace tan solo pocos dias, y

donde invitó al periodismo a ser valientes, aunque a veces fuese peligroso, ustedes – les decía - “pueden cambiar el mundo y con su fuerza obligar a los políticos a cumplir sus promesas”. En la conferencia de prensa agradeció la ayuda que recibe de varios países pero comentó que trata de concienciar a su gente que esta ayuda puede dejar de venir y que ellos deben prepararse; eso están haciendo pues cuentan ya con un equipo de 410 profesionales y técnicos malgaches que trabajan en la obra, con futuro asegurado en un centro de acogida por el cual ya han pasado mas de 200.000 personas.
A la pregunta porque Madagascar? Pedro comenta que podría haber sido África o India pero que necesitaban una mano en Madagascar y allí fue, a la tierra donde los vicentinos fueron pioneros, pues fue el santo patrono de su orden vicentina San Vicente de Paul quien envió allí los primeros misioneros. Por eso entre ellos y Madagascar hay un lazo histórico, casi sentimental. La gente allí es buena, dice Pedro, pero la pobreza es como una cárcel que los va minando, matándoles el espíritu, y se apresura en aclarar que de aquellos hombres y mujeres que eran considerados de descarte nacieron los mejores ciudadanos del país.
Su obra atrae al turista que de una simple curiosidad inicial termina con los ojos llenos de lágrimas al palpar las ganas de vivir y la alegría que emana de aquellas 6000 gargantas que asisten a la Misa, presenciada casi siempre por unos 100 turistas. Le preguntan al padre Pedro si le molesta la presencia de turistas (organizados para ver su obra) y responde que el visitante no tarda en captar la verdad y la unión que reina allí y se va enriquecido.
Venidos como observadores - dice el padre Pedro – “todos tienen corazón y yo se que lo que van a vivir en la Misa les conmoverá porque lo que es bueno, verdadero y hermoso siempre encuentra lugar en el corazón de cualquier cultura”.
Dedicado por entero a los mas pobres y los rechazados, fueron alimentándose recíprocamente sin grandes presupuestos ni encuentros sofisticados de especialistas internacionales en un proyecto que es obra del amor, inspirado en aquel Amor que todo lo puede, mientras el mundo sigue observando incrédulo y azorado tamaño proyecto nacido de la nada material, albergado en un discípulo generoso de aquel Amor que lo dio todo.

El padre Pedro ya ha recibido cantidades de premios y reconocimientos. El pasado 10 de diciembre recibió en el Vaticano uno que el mismo consideró especial : el Premio Van Thuân 2008, Solidaridad y Desarrollo, concedido por la Fundación San Mateo, en la Solemne Conmemoración del 60 Aniversario de la Declaración Universal de los derechos del hombre, organizada por el Instituto Pontificio de la Justicia y de la Paz. Y poder encontrarse con el Santo Padre a cuatro ojos ya es de por sí una bendición.

El 16 de diciembre la Conferencia Episcopal Eslovena le entregaba por manos del Arzobispo de Ljubljana Mons. Alojz Uran la distinción de los santos Cirilo y Metodio, el reconocimiento más distinguido que otorga la Iglesia eslovena, y también una donación para continuar con su obra.


Invito leer el comentario de la agencia AICA escrito por Jesús Maria Silveyra, escritor y periodista autor del libro “Un viaje a la esperanza”, subtitulado “Salir de la pobreza con trabajo y dignidad”, quien viajó a Madagascar para conocer personalmente la obra del Padre Pedro y recopiló con su familia en Ramos Mejía los datos de su biografía y también la dramática y apasionante vida de sus padres, inmigrantes eslovenos.

Invito también leer una historia breve escrita por un hijo de eslovenos en el diario local Pagina 12 durante la visita del padre Opeka a la Argentina el año 2003 .

Conversión de Vittorio Messori


No conocía la historia de la conversión de este escritor que “aquel dia de primavera recibió un imprevisto telefonazo del director general de la RAI”. Motivo? El Santo Padre Juan Pablo II – que cumplía 15 años de pontificado - había aceptado someterse a una entrevista televisiva propuesta por la RAI, entrevista que finalmente no pudo realizarse, como explica Messori mismo en el libro Cruzando el umbral de la esperanza, pero cuyos primeros pasos no fueron en vano, pues meses mas tarde recibiría otra llamada imprevista, - esta vez del Vaticano del director de la Sala de Prensa Joaquin Navarro-Valls - confirmando el deseo del Papa que con gusto respondería a las preguntas que le habían sido planteadas en preparación para aquella entrevista, que finalmente fueron la base para la publicación del libro-entrevista Cruzando el Umbral de la Esperanza, traducido a mas de 50 lenguas y con mas de 20 millones de ejemplares vendidos.

Invito visitar el blog Razones para creer con un muy interesante comentario reproducido de CatólicoDigital donde el vaticanista Andrea Tornielli cuenta la historia de la conversión de Vittorio Messori en el libro-entrevista “Por qué creo. Una vida para dar razón de la fe” (”Perché credo. Una vita per rendere ragione della fede”).

lunes, 29 de diciembre de 2008

Carta de Karol Wojtyla a Mieczyslaw Kotlarczyk - 28 de diciembre 1939

casa de la calle Tyniecka 10, Cracovia, donde vivia Karol Wojtyla con su padre.

Desde aquella Cracovia “que ya no parecía la misma, irreconocible, como si un pintor le hubiera dado una mano de gris oscuro” (Gian Franco Svidercoschi), el 28 de diciembre de 1939 Lolek (Karol Wojtyla) le escribia esta carta a su amigo Mieciu, (Mieczyslaw Kotlarczyk) bloqueado en Wadowice, y a quien el infausto " nuevo orden” había arrestado a dos hermanos:

Queridísimo Mieciu,

Aprovecho esta ocasión tan insólita para comentarte acerca de algunos hechos de mi vida durante estos dos últimos meses.

Ante todo quería decirte que estoy muy atareado. Hay quienes se mueren de aburrimiento. En cambio yo no. Me he rodeado de libros, aprovisionado de Arte y de Ciencia. Trabajo. Me creerás si te digo que casi me falta tiempo? Leo, escribo, estudio, pienso, oro y lucho por dentro. A veces siento un gran peso, una gran angustia y depresión, en fin un mal. Otras como si estuviese viendo el alba, la aurora, un gran claro. He escrito un drama, mejor dicho un poema dramático, David: mi héroe esta revestido en trajes bíblicos, del ropaje de lino de los Piast (*)…. He volcado en el muchas cosas, muchos sentimientos que llenan mi alma. Siento curiosidad por conocer tu opinión. Ya te he enviado los sonetos. Me gustaría mucho saber que te parecen. En resumen, no me basta la forma. David esta compuesto en prosa, poesía en rima y verso libre [….]

He leído casi toda la mística de Slowacki, después mucho Mickiewicz, ahora en cambio algo de Wyspianski. Además leo la Biblia. El Antiguo testamento. Ayer para la fiesta de San Juan Evangelista leímos juntos aquellas maravillosas lecturas, en las cuales Jesús saluda a sus discípulos en el cenáculo.

He pasado las fiestas muy triste. Pero quien podría estar alegre? Imagino que tu no. Aquello que nos hace ver la luz es sin embargo la religiosidad humana tan intensificada, fuerza reciproca.


Oro siempre por Wicek.

Carísimo amigo, comparto tu dolor, uno tu corazón al mio en tu esplendor. Y aprovecho la ocasión para mandarte mis sinceros deseos de Hermano [….]

Te saludo en nombre de Dios, mi Mieciu, hermano carísimo.
Lolek
Saludos de mi padre.

(*) Piast (entre 841-861) fundador de la primera dinastía real polaca

domingo, 28 de diciembre de 2008

El Belen de Peralta


He recibido esta invitación para la X ediciòn del Belen viviente de Peralta que se realiza hoy domingo 28 de diciembre, a partir de las 6 de la tarde en la parroquia de San Juan Evangelista de Peralta, Navarra.
Como me queda un poco lejos para estar alli me hago presente desde este blog.
Feliz aniversario a toda la comunidad!

Dia de la Sagrada Familia

Doblo mis rodillas ante el Padre del cual toma nombre toda paternidad y maternidad «para que os conceda... que seáis fortalecidos por la acción de su Espíritu en el hombre interior» (Ef 3, 16)” (de la Carta a las Familias del Santo Padre Juan Pablo II)


Familia cristiana ¡no aflojes!

Leo en nuestro pequeño periódico dominical El Domingo, hoy día de la Sagrada Familia de Jesús. Y continúa diciendo “la familia bombardeada por los medios y abandonada por las instituciones oficiales…. En una sociedad en la que molesta no sólo la Iglesia y los valores sino hasta la misma palabra Dios es importante recordar el plan del Creador”.

Por eso hoy nos hemos unido espiritualmente a nuestros amigos españoles que en la Plaza Colon de Madrid en su concentración "Por la familia cristiana", dieron testimonio que “Entre los numerosos caminos, la familia es el primero y el más importante” como decia Juan Pablo II en su Carta a las familias


En la concentración participó desde Roma en videoconferencia el Santo Padre Benedicto XVI alentando a todas las familias “Queridas familias, no dejéis que el amor, la apertura a la vida y los lazos incomparables que unen vuestro hogar se desvirtúen”.


El Santo Padre a su vez recordó el VI Encuentro Mundial de las Familias que se celebrará en Ciudad de México del 14 al 18 de enero de 2009.

sábado, 27 de diciembre de 2008

Nuestra Señora y el Primado: Comienza la embestida soviética

Ayer celebramos la fiesta liturgica de San Esteban, mártir, santo patrono del Cardenal Stefan Wyszynski. En su honor y memoria continuo aqui con la ultima parte de los textos anteriores etiquetados Wyszinski y desde aqui a Agradezco nuevamente a los autores por el permiso otorgado para traducir el texto yutilizar las fotografias.

Instalado en Gniezno, el nuevo Arzobispo puso en marcha sus planes para renovar el espíritu nacional con vistas al aniversario del primer milenio de cristianismo polaco. Su centro seria la total confianza en Maria, empeñado por preservar la fe nacional en peligro.

Irradiando un tierno amor a Nuestra Señora, el Primado emprendió su tarea encendiendo un faro luminoso en la Polonia de la post guerra. Conciente que el pueblo polaco todo debía oponerse a la subyugación y al adoctrinamiento marxista de su país, el Arzobispo Wyszynski no dudo en encender una antorcha de fe, esperanza y amor para la nación.

Comenzó su misión procediendo a la reconstrucción de cincuenta iglesias en Varsovia, incluida la Catedral, que se hallaban en ruinas. Necesitaba a su vez cubrir la perdida de mas de tres mil sacerdotes en la guerra, de manera que le presto especial atención a los seminarios, dirigiendo retiros personalmente y estando presente en todas las fechas y festividades importantes.

Tratando de preservar lazos estrechos entre la iglesia y su gente, Wyszinski buscaba ejercer el liderazgo paterno en una nación privada de líderes independientes. Estando en dos o tres lugares prácticamente al mismo tiempo, confirmaba, inspeccionaba, se aparecía en iglesias parroquiales y monasterios; estaba en medio de su gente, y las parroquias no tardarian en crear más oportunidades para sus encuentros con el Primado.


A fin de fortalecer los lazos con el Episcopado polaco, el nuevo primado organizaba reuniones frecuentes con los obispos. Se encontraban cada dos meses, el primado estaba firmemente convencido que la unión y la fortaleza de la Iglesia serian la mejor manera de contrarrestar las amenazas del comunismo.

El regalo recibido en la primera parroquia que visitara presagiaba en cierta manera su futuro.
Le regalaron una pintura de Cristo Rey con las manos atadas y un soldado tomándolo de los hombros.. El Primado colgó el cuadro en su despacho en Gniezno, donde se convertiría en un símbolo de su suerte.

Nubes pesadas se cernían sobre el horizonte, pues mientras el Arzobispo Wyszinski asumía el liderazgo de la Iglesia polaca, el líder del Partido Comunista exigía la separación de la Iglesia y el estado, y la laicización de la educación.


Como expresara Adam Micewski, “el estalinismo totalitario articulaba concretamente en etapas harto peligrosas: el obligado colectivismo de la agricultura…la eliminación de la propiedad privada….la propagación del terror a las fuerzas de seguridad. La enseñanza, la cultura y los medios estaban bajo estricto control político y la versión más rígida de ortodoxia marxista. Todo obedecía al dictado económico y político del bloque del este…” (Micewski,p. 58-59).

En un intento por dividir la Iglesia, se creo una organización de “sacerdotes patriotas” amigos del gobierno para que pusieran en tela de juicio la autoridad de los obispos.

Además el 1 de enero de 1952, el Vaticano fue atacado por la prensa comunista polaca por su “actitud negativa hacia las necesidades de la Polonia contemporánea” y por ceder a la alianza de la NATO..

La respuesta del Arzobispo a este ataque de Año Nuevo fue un testimonio de coraje y fortaleza. “Cumpliré con todo lo que Dios ordene. Me da lo mismo si tengo que sembrar con palabras y ejemplos o con mi propia sangre, siempre y cuando Polonia continue en el Reino de Cristo” (Micewski,p. 73)

Esforzándose por dividir la iglesia, y tratando de dañar la unión de la gente hacia ella por medio del nuevo programa de “laicización de la educación” el gobierno también intentó golpear el corazón mismo de la moralidad polaca corrompiendo el sistema legal polaco. . Este primer ataque venia aparejado con cambios propuestos en el código penal dictando una pena menor para el aborto que por la destrucción de árboles.

Luego siguió una campaña inicua de presión progresiva sobre la iglesia con aumento de impuestos, cierre de jardines de infantes católicos y la toma de propiedades monásticas.
Es particularmente importante que se recuerde que a medida que la crisis de su país empeoraba, la unión del Arzobispo con el Santo Padre iba en aumento. Tal como lo expreso Micewski citando al Primado “Necesito de Roma como del aire, como de las gotas de agua los labios sedientos. Sufro de este anhelo insuperable. Rezo por el Santo Padre todo el día…” (Micewski, p. 82)

El ataque a la Iglesia continuaba. El 1 de julio de 1952, mientras el Arzobispo estaba de retiro en Jasna Gora con sacerdotes de Varsovia, se enteró que el gobierno estaba cerrando los seminarios menores.

En su afán de atacar a la Iglesia por todos lados, el gobierno intento destruir la prensa católica con la censura y saboteando la distribución. Como nos dice Micewski, “…. Huésped Dominical en Katowice fue suspendido por las autoridades, y Domingo en Czestochowa fue cercenado de 100.000 a 10.300 ejemplares. En Gorzow, los censores quitaban más del 60% de texto semanalmente en el Semanario Católico. Empleando estas tácticas las autoridades confiaban llevar las publicaciones a la bancarrota, pero el Primado se encargò de recordarles que por celo apostólico debían continuar existiendo, aunque fuese a pèrdida” (Micewski, p.96)

En medio de esta campaña sistemática por destruir la Iglesia instalando una nueva religión de ideología atea en la Nación, la Providencia fortalecería al Primado con un telegrama de Roma anunciando su nominación al Colegio de Cardenales en el consistorio del 12 de enero de 1952.

Pero mientras este telegrama conllevaba gran gozo se supo que el gobierno estaba intentando tomar el episcopado comenzando con la elección forzada de un “vicario capitular” que liderase la Diócesis de Katowice. No obstante el 30 de noviembre de 1952, el Primado informo al sacerdote elegido que esa elección forzada no tenia validez. Las autoridades, no obstante, seguían insistiendo con la elección de un “vicario capitular” en Cracovia, donde habían arrestado al personal de la curia – pues el gobierno quería que Katowice fuese un modelo para poder dominar a la Iglesia.

El 12 de diciembre el Primado hablo:
“Podemos tener el derecho de sacrificarnos nosotros mismos, pero no podemos sacrificar la diócesis, la Iglesia, los fieles. Donde los obispos y los sacerdotes desaparecen, desaparece también la Iglesia. Es nuestro deber defender el clero que ha sido diezmado por la guerra y los campos de concentración y hoy se encuentra mas proclive a llegar a un acuerdo con el gobierno que nunca…En este momento la nación polaca se apoya en el hombro material de la Iglesia. Debemos entonces actuar de tal manera que la nación no pierda el control del hombro “ (Micewski, p. 99)

Para el Arzobispo Wyszinski, los intentos del gobierno por controlar la diócesis mediante la expulsión de sus lideres por cargos infundados fue la ultima gota; el gobierno ya había barrido con la religión en las escuelas, abolido la prensa católica y creado grupos pseudos católicos. Los gobernantes polacos soñaban tener a la Iglesia bajo sus ordenes. Mientras los pseudos católicos no decían la verdad, el primado si lo hacia aunque era conciente que el precio a pagar seria elevado:

“De igual manera, si se nos ofrece optar por el sacrificio personal o a convertir a la administración de la iglesia en una herramienta de las autoridades civiles, no flaquearemos. Seguiremos la voz apostólica de nuestro llamado y conciencia sacerdotal, provistos de paz interior y concientes que no hemos suscitado ni la mas mínima razón para la persecución y que el sufrimiento seria parte de nuestra contribución en los asuntos de Cristo y la iglesia de Cristo. No podemos poner lo que le corresponde a Dios en el altar del Cesar. ¡Non possumus! (no podemos)”, Micewski, p. 116)

Para el Primado la Iglesia se mantendría del lado de la nación católica durante este periodo de sufrimientos y ataques. Finalmente las palabras proféticas ocuparon su lugar: “Elegiré la prisión sobre el privilegio, porque en prisión estaré al lado de los mas atormentados. El Privilegio podría ser señal de abandono del camino de la verdad y el amor” (Micewski, p. 129).

El precio que el Primado habría de pagar por su fidelidad a la Iglesia y a la nación polaca seria signo preclaro tanto para la nación como para el mundo de un buen pastor que permanece firme en defensa de su grey.

El pastor heroico pasaría los próximos tres años en prisión.

(Las referencias son del libro Cardinal Wyszynski: A Biography. Andrzej Micewski. San Diego: Harcourt Brace Jovanovich, 1984, 496 pp.)
Agradezco nuevamente a los autores por el permiso otrogado en utilizar textos y fotografias.

viernes, 26 de diciembre de 2008

San Esteban protomártir


Angelus - Santo Padre Juan Pablo II - Viernes 26 de diciembre de 2003

Amadísimos hermanos y hermanas:
1. En el clima alegre de la Navidad, celebramos hoy la fiesta de San Esteban, uno de los primeros diáconos de la Iglesia. También se le suele llamar "protomártir", porque fue el primer discípulo de Cristo que derramó su sangre por él. Fue lapidado por falsas acusaciones, semejantes a las que dirigieron contra Jesús mismo y, como el Maestro, murió perdonando a los que lo mataban.


2. La Iglesia llama dies natalis al día del martirio. En efecto, la muerte del mártir es un nacimiento para el cielo, en virtud de la muerte y la resurrección de Cristo. Precisamente por eso es tan significativo celebrar al primer mártir al día siguiente de la Navidad: el mismo Jesús que nació en Belén dio su vida por nosotros, para que también nosotros, habiendo renacido "de lo alto" por la fe y el bautismo, estemos dispuestos a sacrificar la nuestra por amor a nuestros hermanos. Hoy deseo recordar de manera especial a las comunidades cristianas perseguidas, y a todos los fieles que sufren por la fe. Que el Señor les dé la fuerza de la perseverancia y la capacidad de amar incluso a los que les hacen sufrir.

3. María, Madre y discípula de su Hijo Jesús, acompaña el camino de todo cristiano, desde la pila bautismal hasta la hora de la muerte. Que ella, la Reina de los mártires, nos ayude a ser también nosotros en toda ocasión "mártires", es decir, testigos del amor de Cristo, al que en estos días contemplamos Niño en el pesebre

jueves, 25 de diciembre de 2008

Navidad vida « nueva » y « eterna »

En la aurora de la salvación, el nacimiento de un niño es proclamado como gozosa noticia:

« Os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor » (Lc 2, 10-11).

El nacimiento del Salvador produce ciertamente esta « gran alegría »; pero la Navidad pone también de manifiesto el sentido profundo de todo nacimiento humano, y la alegría mesiánica constituye así el fundamento y realización de la alegría por cada niño que nace (cf. Jn 16, 21)

Presentando el núcleo central de su misión redentora, Jesús dice: « Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia » (Jn 10, 10). Se refiere a aquella vida « nueva » y « eterna », que consiste en la comunión con el Padre, a la que todo hombre está llamado gratuitamente en el Hijo por obra del Espíritu Santificador. Y es precisamente en esa « vida » donde encuentran pleno significado todos los aspectos y momentos de la vida del hombre.”
(Evangelium vitae).
FELIZ Y SANTA NAVIDAD A TODOS LOS AMIGOS DEL BLOG!

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Vigilia de Navidad el cardenal Dziwisz recuerda...


Cada vigilia de Navidad con el santo Padre Juan Pablo II era siempre una emoción irrepetible. Esta singularidad provenía de su tradición polaca y familiar. Sobre la mesa siempre se encontraba heno traído de Polonia y un plato de más para el huésped inesperado. La cena se desarrollaba en un ambiente muy cálido e intimo. Siempre comenzaba con el intercambio de saludos. El Santo Padre partía la hostia navideña con cada uno de los presentes. El clima navideño se fortalecía con el árbol de Navidad, adornado e iluminado. Durante la cena se cantaban villancicos. A Juan Pablo II le encantaban y nosotros, sus colaboradores, participábamos del canto festivo con alegría. El Papa entonaba su canción preferida : “Wsrod nocnej ciszy…” (“En medio del silencio de la noche…”). Terminada la cena, orábamos juntos y después comenzaban los preparativos para la Santa Misa de medianoche…”

Juan Pablo II y la Navidad de aquellos que sufren



«Suplo en mi carne – dice el apóstol Pablo, indicando el valor salvífico del sufrimiento – lo que falta a las tribulaciones de Cristo por su cuerpo, que es la Iglesia»

comenzaria la Carta Apostólica Salvifici Doloris que el Santo Padre dirigía a los fieles sobre el sentido cristiano del sufrimiento humano.
Juan Pablo II quien “hasta en los momentos de dolor supo afrontar la vida con la alegría que debe distinguir a los cristianos ….y fue un claro ejemplo de cómo se debe morir y cómo se puede y se debe convivir con el sufrimiento” (Joaquin Navarro-Valls), en el Angelus dominical previo a las fiestas navideñas de 1981, el año del atentado, acompañaba y alentaba a aquellos que sufren :


Quiero en estas fiestas navideñas, dirigir los pensamientos y los corazones de todos hacia los que, en estas fiestas, se encontrarán bajo el sufrimiento: en los hospitales, en las cárceles, en los campos de concentración, en el exilio, lejos de sus seres queridos... ¡Cuántos modos diversos de sufrimiento prueban el alma y el cuerpo del hombre, de nuestro hermano y de nuestra hermana! Es difícil recordarlos todos.
Desde el corazón de la Iglesia fluyen las palabras de esperanza del Adviento: ¡El Señor está cerca!
Deseo compartir hoy esta esperanza con los que tienen más necesidad de ella. Que, tras las palabras, venga la Luz e ilumine la oscuridad de la existencia humana, incluso de la más difícil. Que venga la Gracia y revele la dignidad humana, que se deriva del misterio del nacimiento de Dios. Que cada uno de los hombres se levante de cualquier depresión en que se encuentre
.”

Alma Redemptoris Mater! Succurre
(fotografias de Totus Tuus Nr 2 febrero 2007

martes, 23 de diciembre de 2008

Canción sobre el Dios oculto


Si el amor es mayor cuanto mas
sencillo,
y más sencillo el deseo cuanto más
grande el amor;
no te extrañe que deseara Dios
ser aceptado por los más sencillos
y humildes,
cuyas almas son siempre puras
y no encuentran palabras para
expresar su amor.

El mismo, cuando de nosotros se
enamora,
nos encanta con su sencillez,
con su pobreza, con el heno de Belèn –
María mecía tiernamente al Niño
y con su toquilla le protegía del frío.

¡Oh milagro, milagro, milagro!
Cuando a Dios protejo con mi
humanidad,
El me protege con su amor
y su martirio

Karol Wojtyla
Canción sobre el Dios oculto II,6
POESIAS, Biblioteca de autores Cristianos, Madrid 1993

Navidad y Jánuca


«Ved qué dulzura, qué delicia, convivir los hermanos unidos» «Hinneh ma tov u-ma na‘im, shevet akhim gam yakhad!» (Salmo 133 [132], 1).

Este año la Navidad coincide con la tradicional fiesta judía Jánuca, la fiesta de la “reinauguración y consagración de la casa” de “nuestros hermanos mayores”, como los llamo Juan Pablo II.

Hemos recorrido juntos mucho camino desde aquel 13 de abril de 1986, cuando, por primera vez, después del apóstol Pedro, os visitó el Obispo de Roma: fue el abrazo de los hermanos que se habían reencontrado después de largo tiempo, en el que no faltaron incomprensiones, rechazo y sufrimientos. La Iglesia católica, con el concilio ecuménico Vaticano II, inaugurado por el beato Juan XXIII, en particular después de la declaración Nostra aetate (28 de octubre de 1965), os ha abierto sus brazos, recordando que "Jesús es judío y lo es para siempre" (Comisión para las relaciones religiosas con el judaísmo, Notas y sugerencias [1985]: III, 12).”

decia Juan Pablo II en su Mensaje al Rabino Jefe de Roma con ocasión del centenario del Templo Mayor

lunes, 22 de diciembre de 2008

30 años de la mediación papal en el Canal de Beagle.


Gracias Juan Pablo II!“Dios te bendiga Mensajero de la paz!”


"Los obispos de la Argentina y Chile, a treinta años de aquellos acontecimientos, unirán nuevamente a los pueblos con una triple finalidad: Agradecer a Dios por la mediación papal, recordar, con memoria agradecida la intervención de la Iglesia, y renovar el valor de la paz en el ámbito internacional y nacional.
El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Jorge Mario Bergoglio, presidirá hoy a las 19 en la basílica de Luján una misa concelebrada por numerosos obispos, por los 30 años del inicio de la mediación papal que evitó una guerra entre la Argentina y Chile, celebración eucarística que se replicará en el santuario chileno de Maipú, y a la que fueron invitados el pueblo y los representantes de los tres poderes de ambas naciones. La homilía será predicada por el obispo de San Isidro, monseñor Jorge Casaretto, en su carácter de asesor de la Comisión Nacional de Justicia y Paz, a cargo de la organización de la celebración eucarística que llevará por lema "Queremos la paz, eduquemos para el diálogo". La presidenta Cristina Fernández de Kirchner dirigirá un mensaje en el acto cívico posterior". (fuente: AICA)

Invito visitar mi entrada anterior: Frutos de la paz

domingo, 21 de diciembre de 2008

La Navidad ya está cerca


1. La Navidad ya está cerca... es preciso preparar el corazón para vivir intensamente este gran misterio de la fe. En los últimos días del Adviento, la liturgia pone de relieve en particular a la figura de María. En su corazón, con su "He aquí" lleno de fe, como respuesta a la llamada divina, comenzó la encarnación del Redentor. Por eso, si queremos comprender el significado auténtico de la Navidad, debemos mirarla e invocarla a ella.

2. María, la Madre por excelencia, nos ayuda a comprender las palabras clave del misterio del nacimiento de su Hijo divino:
humildad, silencio, asombro y alegría.
Nos exhorta, ante todo, a la humildad, para que Dios encuentre espacio en nuestro corazón, no oscurecido por el orgullo y la soberbia.
Nos indica el valor del silencio, que sabe escuchar el canto de los ángeles y el llanto del Niño, sin ahogarlos con el alboroto y la confusión.
Junto a ella nos presentaremos ante el belén con íntimo asombro,
saboreando la alegría sencilla y pura que este Niño trae a la humanidad.
3. En la Noche santa, el astro naciente, "esplendor de la luz eterna, sol de justicia" (cf. Antífona del Magníficat, 21 de diciembre), vendrá a iluminar a quienes yacen en las tinieblas y en las sombras de la muerte. Guiados por la liturgia de hoy, hagamos nuestros los sentimientos de la Virgen y esperemos conmovidos el nacimiento de Cristo.

sábado, 20 de diciembre de 2008

El árbol de Navidad – como lo veìa Juan Pablo II

del Santo Padre Juan Pablo II en el Angelus del domingo 19 de diciembre de 2004

La fiesta de Navidad, quizá la más querida por la tradición popular, está llena de símbolos, vinculados a las diversas culturas. Entre todos, el más importante es ciertamente el belén…

Junto al belén, como en esta plaza de San Pedro, encontramos el tradicional "árbol de Navidad".
Se trata de una costumbre igualmente antigua, que exalta el valor de la vida, porque en la estación invernal el abeto siempre verde se convierte en signo de la vida que no muere. Por lo general, en el árbol adornado y en su base se ponen los regalos navideños. Así, el símbolo se hace elocuente también en sentido típicamente cristiano: nos recuerda el "árbol de la vida" (cf. Gn 2, 9), figura de Cristo, don supremo de Dios a la humanidad.

Por tanto, el mensaje del árbol de Navidad es que la vida permanece "siempre verde" si se convierte en don: no tanto de cosas materiales, cuanto de sí mismos: en la amistad y en el afecto sincero, en la ayuda fraterna y en el perdón, en el tiempo compartido y en la escucha recíproca. Que María nos ayude a vivir la Navidad como ocasión para gustar la alegría de entregarnos a nosotros mismos a los hermanos, especialmente a los más necesitados.


Invito visitar mi entrada del año pasado: Árbol de Navidad – Árbol de la vida

Mi oración ante el Pesebre

"El reino de Dios está cerca. Estad seguros: no tardará".
(De SS Juan Pablo II Audiencia 17 de diciembre 2003)
Jesús, aquí estoy ante Ti, - ante casi el mismísimo pesebre de todos los años – de corazón casi tan niña como cuando lo era, con el mismo deseo sencillo de ser buena; ya no te traigo “pajitas” por mis buenas obras y me cuesta mas hacerlas. Pero me arrodillo ante Ti inmensamente agradecida, Niño bueno, como no habría de estarlo? Si he recibido mucho más de lo que soy capaz de comprender pues me has llevado por caminos insospechados, nunca soñados. Este debiera ser un agradecimiento inspirado en el Sermón de la Montaña , "Buscad, pues, primero el reino y su justicia, y todo eso se os dará por añadidura" (Mt 6, 33; también Lc 12, 31) Sin embargo, como agradecer aquello que no se ha buscado y le fue donado? Pues todo me fue dado por añadidura! Gracias!

Aquí estoy Jesús Niño, te contemplo en silencio y te pido por todos aquellos que han recibido menos o que necesitan más y por quienes no saben, no pueden o no han sabido pedir. Ayúdame a ser verdadero apóstol y mensajera de tu Palabra, haz que a imagen de San Francisco no busque tanto ser amada como amar, ser comprendida como comprender y confunde mis suplicas en un abrazo fraterno a todos mis hermanos.

Entre mis otras suplicas de hoy Te pido por toda la Iglesia, en especial por quienes se empeñan en sembrar tu Palabra, por quienes a veces con esfuerzos y robando tiempo a sus tiempos no dudan en seguirte, acompañarte y darte a conocer. Y te pido también por todos aquellos que sufren y aquellos que se sienten solos para que en Ti encuentren Paz y Amor y el consuelo que necesitan.
Desde este rincón de la Argentina te pido también por esta patria nuestra, Niño Dios,
por la paz y la unión aquí y en todo el mundo.
Para que seamos capaces de crear al menos un pequeño remanso de tu Reino en esta tierra nuestra y caminemos cada vez mas unidos hacia Ti y que
- inspirados en el misterio de tu Amor -

viernes, 19 de diciembre de 2008

Carta a los niños


En diciembre de 1994, cuando ya terminaba el Año de la Familia el Santo Padre Juan Pablo II le dirigió una Carta a los niños del mundo entero preparándolos para la “Navidad, que es la fiesta de un Niño, de un recién nacido”.

Imaginando a los niños en sus preparativos en el periodo navideño, recordaba su propia niñez:
Queridos niños – decía - os escribo acordándome de cuando, hace muchos años, yo era un niño como vosotros. Entonces yo vivía también la atmósfera serena de la Navidad, y al ver brillar la estrella de Belén corría al nacimiento con mis amigos para recordar lo que sucedió en Palestina hace 2000 años. Los niños manifestábamos nuestra alegría ante todo con cantos. ¡Qué bellos y emotivos son los villancicos, que en la tradición de cada pueblo se cantan en torno al nacimiento! ¡Qué profundos sentimientos contienen y, sobre todo, cuánta alegría y ternura expresan hacia el divino Niño venido al mundo en la Nochebuena!”

Y “Este Niño ahora recién nacido, cuando sea grande, como Maestro de la Verdad divina, mostrará un afecto extraordinario por los niños. Dirá a los Apóstoles: « Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis », y añadirá: « Porque de los que son como éstos es el Reino de Dios » (Mc 10, 14). Otra vez, estando los Apóstoles discutiendo sobre quién era el más grande, pondrá en medio de ellos a un niño y dirá: « Si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los cielos » (Mt 18, 3).

Como siempre lo hacia hablándole a los mayores, también a los niños les recordaba que debían pensar en todos aquéllos niños que “sufren o son amenazados... padecen hambre y miseria, mueren a causa de las enfermedades y de la desnutrición, perecen víctimas de la guerra, son abandonados por sus padres y condenados a vivir sin hogar, privados del calor de una familia propia, soportan muchas formas de violencia y de abuso por parte de los adultos. ? Cómo es posible permanecer indiferente ante al sufrimiento de tantos niños, sobre todo cuando es causado de algún modo por los adultos?”

Al termino de la carta les recordaba la palabras del salmo ¡Laudate pueri Dominum! ¡Alabad niños al Señor, alabad el nombre del Señor. Bendito sea el nombre del Señor, ahora y por siempre. De la salida del sol hasta su ocaso, sea loado el nombre del Señor! (cf. Sal 113112, 1-3), “palabras – decía – que siempre me han emocionado

¡Alabad el nombre del Señor! Los niños de todos los continentes, en la noche de Belén.


¡Levanta tu mano, divino Niño,
y bendice a estos pequeños amigos tuyos,
bendice a los niños de toda la tierra!
Vaticano, 13 de diciembre de 1994.

jueves, 18 de diciembre de 2008

San Francisco de Asis y la Navidad


“Nosotros que hemos vivido con el bienaventurado Francisco y hemos escrito estas cosas sobre él, damos testimonio de que muchas veces le oímos decir:

«Si yo hablase al emperador (10), le suplicaría que, por amor de Dios y en atención a mi ruego, firmara un decreto ordenando que ningún hombre capture a las hermanas alondras ni les haga daño alguno; que todas las autoridades de las ciudades y los señores de los castros y de las villas deban obligar a que, en la Navidad del Señor de cada año, los hombres derramen trigo y otros granos por los caminos fuera de las ciudades y castillos, para que, en día de tanta solemnidad, todas las aves, y particularmente las hermanas alondras, tengan qué comer; que, por respeto al Hijo de Dios, a quien tal noche la bienaventurada Virgen María, su madre, reclinó en un pesebre entre el asno y el buey, estén obligados todos a dar esa noche a nuestros hermanos bueyes y asnos abundante pienso; y, por último, que en este día de Navidad todos los pobres sean saciados por los ricos». El bienaventurado Francisco, efectivamente, celebraba la fiesta de Navidad con mayor reverencia que cualquier otra fiesta del Señor, porque, si bien en las otras solemnidades el Señor ha obrado nuestra salvación, sin embargo, como él decía, comenzamos a ser salvos desde el día en que nació el Señor. Por eso quería que en ese día todo cristiano se alegrase en el Señor y que, por amor de Aquel que se nos dio a sí mismo, todo hombre fuese alegremente dadivoso no sólo con los pobres, sino también con los animales y las aves”.


Texto tomado de Leyenda de Perusa (LP) del Directorio franciscano

Primera representación plástica del Nacimiento


El 17 de diciembre de 1978, primer año de su pontificado, el Santo Padre Juan Pablo II recibía con alegría a los niños romanos quienes - cada uno con su imagen del Niño Jesús - se habían congregado en la Plaza San Pedro con ocasion del Angelus, para que el Papa bendijera sus imagenes, antes de ser colocada en el Nacimiento que tenían preparado en sus casas.

El Papa les habló del origen de la “primera representación plástica del Nacimiento” que se debía a la “genial intuición de San Francisco de Asís quien profundamente impresionado y conmovido por la humildad de la Encarnación, en la noche de Navidad de 1223, hizo preparar en Greccio,
a un fiel y piadoso amigo llamado Juan, todo lo necesario: paja, heno, un pesebre, y hasta un buey y un borriquillo de carne y hueso. Dijo el Santo: "Querría representar al Niño Jesús nacido en Belén, y ver, en cierto modo, con los ojos corporales las incomodidades en que se encontró por falta de lo más necesario para un recién nacido, cómo fue acostado en un pesebre y cómo yacía en el heno entre el buey y el borriquillo" (Tommaso da Celano, Vita prima, núm. 84). Vinieron al lugar varios hermanos; llegaron jubilosos hombres y mujeres de los caseríos de la región, trayendo cirios y antorchas para iluminar aquella noche, en la que hace notar también el biógrafo, "se encendió espléndida en el cielo la Estrella que iluminó todos los días y todos los tiempos". Un sacerdote celebró la Eucaristía, y Francisco de Asís, que era diácono, cantó el santo Evangelio con su voz fuerte y dulce, clara y sonora” y continuaba explicándoles como esa bella costumbre se difundió muy pronto por toda Italia, por Europa y por el mundo entero, “conservando intacto, entre las diversas expresiones de la cultura y el folklore, el mensaje fundamental, auténticamente evangélico, que Francisco quería llegase a las almas por la contemplación del Nacimiento, escuela de sencillez, de pobreza, de humildad
”.

Tres dias mas tarde en la audiencia general Juan Pablo II recordaba su propia niñez en Polonia y decía que “La alegría mayor de esta espera del Adviento es la que viven los niños. Recuerdo que precisamente ellos iban de prisa, muy contentos a las parroquias de mi patria para las Misas de la Aurora (llamadas “Rorate...” por la palabra con que se abre la liturgia: Rorate coeli, gotead, cielos, desde arriba, Is 45, 8). Ellos contaban día tras día los “peldaños” que todavía quedaban en la “escalera celeste” por la que Jesús bajaría a la tierra, para poderlo encontrar en la Noche Buena sobre el pesebre de Belén”.
Invito visitar: El belen que vino en barco (Belèn de Jesús en La Sangre) muy interesante historia de su llegada a Palma de Mallorca

martes, 16 de diciembre de 2008

Se acerca la Navidad


Se acerca la Navidad, la fiesta más familiar del año litúrgico…Vienen a mi mente los recuerdos de la Navidad vivida en mi casa, en Polonia…el clima solemne y festivo, el canturreo de mi madre atareada en la cocina, el aire misterioso con que papá preparaba el árbol de Navidad, el Nacimiento, y los regalos envueltos en papel de colores. La impaciencia de los niños, que esperan la primera estrella para sentarse a la mesa para la cena de Nochebuena (la vigilia), la mesa decorada de Navidad con un sitio de más, libre… y el pedazo de pan ácimo para partirlo al principio de la cena, mientras nos deseábamos felicidades. La silla vacía tiene un profundo significado en la tradición polaca: es un lugar vacío para recordar a los que ya no están entre nosotros porque han partido hacia la casa del Padre; es un sitio libre para el visitante inesperado que podría pasar por allí y llamar a la puerta, encontrando hospitalidad; es el asiento de alguien querido que está lejos de casa. Es el lugar, finalmente y sobre todo, de Aquel que viene esa noche a traernos la Salvación.
El pan ácimo, símbolo de Jesús, nacido en Belén, casa del pan, que toma la carne humana para convertirse en alimento nuestro, en nuestro pan. Para permanecer en el pan Eucarístico que ofrecen las manos de sus sacerdotes.
Es la fiesta de la familia, la fiesta de la acogida.
¡En el misterio de la Navidad la familia humana acoge a Dios!

Mons. Slawomir Oder, Postulador de la Causa de beatificación y Canonización del Siervo de Dios S.S. Juan Pablo II

Texto completo en la revista oficial de la Postulación Totus Tuus nov/dic.2007

Musica y cantos para el Adviento


No se pierdan estos dos sitios de la Santa Sede con melodías, música y cantos para el Adviento (y otros tiempos litúrgicos).

Disfruten de este tiempo precioso de
Adviento : tiempo de esperanza por lo que vendrá y afirmación de lo que ya aconteció y que se sigue realizando cada día, el misterio de la presencia entre nosotros del Hijo de Dios hecho hombre”. (del blog del padre Ricardo Mazza)

domingo, 14 de diciembre de 2008

Carta de Mons. Wojtyla al Padre Pio


Don Francesco Castelli comenta en su articulo La tercera carta de Mons. Wojtyla al Padre Pio, publicado en el Nro 3-marzo 2008 de Totus Tuus que “durante la cuidadosa investigación archivistica de recopilación de la documentación del Siervo de Dios Juan Pablo II se ha descubierto en el Archivo de la Curia de Cracovia, una copia de una carta fechada 14 de diciembre de 1963 de Mons. Wojtyla al padre Pio, escrita durante la permanencia de Mons. Wojtyla en Roma, probablemente al término de la II sesión del Concilio Vaticano II.
En la carta se lee:

Vuestra paternidad se acordará ciertamente que ya algunas veces en el pasado me he permitido recomendar a Sus oraciones casos particularmente dramáticos y dignos de atención.
Quisiera, por lo tanto, agradecerle vivamente también en nombre de los interesados, por Sus oraciones a favor de una señora medico católica, enferma de cáncer, y el hijo de un abogado de Cracovia, gravemente enfermo desde su nacimiento. Ambos ya están bien, gracias a Dios.
Me permito por otra parte, Padre Reverendísimo, encomendar a Sus oraciones una señora paralizada de nuestra Arquidiócesis.
Y al mismo tiempo me permito recomendarle las ingentes dificultades pastorales que mi pobre obra encuentra en la presente situación.
Hago propicia la ocasión para reiterarle mi inmensa gratitud


Firmaba Carlo Wojtyla, Vescovo tit. di Ombi, Vicario Capitolare di Cracovia (la carta esta escrita en italiano) .

Según los comentarios de Don Francesco Castelli surgen interrogantes , no obstante conocerse algunos detalles, por ejemplo que la enferma curada de cancer es Wanda Poltawska, pero se desconoce quien es el hijo de abogado curado como asimismo y de quien se trata cuando pide por la señora paralizada.
En esta carta –comenta Don Castelli – es la primera vez que Wojtyla pide algo para si mismo hablando de las dificultades pastorales - y explica la situación: a mitades de 1962 había muerto Mons. Baziak, se estaban proponiendo nombres para su sucesor y “ante la casi inadvertida propuesta del Partido Comunista Wojtyla se convierte en titular de la sede de Cracovia convirtiéndose con tan solo algo mas de cuarenta años en administrador apostólico de una diócesis de la importancia y el prestigio de Cracovia”. Se desconoce, a su vez, si la carta fue efectivamente recibida por el padre Pio y nos hallamos en el campo de la hipótesis, pero sin embargo, afirma Castelli, “Mons. Wojtyla sabia como hacer para que sus peticiones llegasen al destinatario”.

“Maestro en el camino de la fe”

cubierta de la version en idioma esloveno de "Noche oscura"
El 14 de diciembre, fiesta de san Juan de la Cruz, doctor de la Iglesia, del año 1990, el Santo Padre Juan Pablo II firma Carta Apostólica Maestro en la Fe, dirigida a l orden de los Hermanos Descalzos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo con ocasión del IV Centenario de la muerte de san Juan de la Cruz, doctor de la Iglesia.

San Juan de la Cruz, “ enamorado de Dios”, “Maestro en la fe y testigo del Dios vivo” nos dice Juan Pablo II - invita a contemplar el misterio de la cruz de Cristo. “Teólogo y místico, hizo del misterio trinitario y de los misterios del Verbo Encarnado el eje de la vida espiritual y el cántico de su poesía”.

Yo mismo me he sentido atraído especialmente por la experiencia y enseñanzas del santo de Fontiveros” - comentaba al principio de la Carta - Desde los primeros años de mi formación sacerdotal encontré en él un guía seguro en los senderos de la fe. Este aspecto de su doctrina me pareció de importancia vital para todo cristiano, particularmente en una época como la nuestra, exploradora de nuevos caminos, pero también expuesta a riesgos y tentaciones en el ámbito de la fe. Mientras continuaba aún vivo el clima espiritual suscitado por la celebración del IV Centenario del nacimiento del santo carmelita (1542-1942) y Europa renacía de sus cenizas, tras haber experimentado la noche oscura de la guerra, elaboré en Roma mi tesis doctoral en Teología acerca de La fe según san Juan de la Cruz [1] . En ella analizaba y destacaba la afirmación central del doctor místico: la fe es el medio único, próximo y proporcionado para la comunión con Dios. Ya entonces intuía que la síntesis de san Juan de la Cruz contiene no solamente una sólida doctrina teológica sino, sobre todo, una exposición de la vida cristiana en sus aspectos básicos como son la comunión con Dios, la dimensión contemplativa de la oración, la fuerza teologal de la misión apostólica, la tensión de la esperanza cristiana”.
“Como maestro en el camino de la fe, su figura y escritos iluminan a cuantos buscan la experiencia de Dios por medio de la contemplación y del abnegado servicio a los hermanos. En su elevada producción poética, en sus tratados doctrinales -Subida del Monte Carmelo, Noche Oscura, Cántico Espiritual, y Llama de Amor viva-, así como en sus escritos breves y enjundiosos -Dichos de luz y amor, Avisos y Cartas-, el santo nos ha dejado una gran síntesis de espiritualidad y de experiencia mística cristiana. Sin embargo, entre tanta riqueza de temas y contenidos, quiero fijar la atención en su mensaje central: la fe viva, guía del cristiano, única luz en las noches oscuras de la prueba, llama ardiente alimentada por el Espíritu”.
Con gozo constata que San Juan de la Cruz es “Guía para los que buscan a Dios” considerando “la multitud de personas que, desde las más variadas perspectivas, se acercan a sus escritos: místicos y poetas, filósofos y psicólogos, representantes de otros credos religiosos, hombres de cultura y gente sencilla”

Finaliza la Carta con un Mensaje de proyección universal, un mensaje especial para España, patria de San Juan de la Cruz y otro para los hijos e hijas del Carmelo.


En su Carta a las Carmelitas Descalzas, con motivo de la aprobación de sus códigos fundamentales, el Santo Padre les recordaba que en esa Carta Apostólica, l2 “ exhortaba a orientar vuestra vida hacia la adquisición del “puro amor” de la intimidad con Dios que, según el Doctor Místico, es ese bien precioso que fecunda desde la soledad contemplativa la misión de la Iglesia (cf. Maestro en la fe, 20; San Juan de la Cruz, Cántico espiritual, 29, 2-3)”

sábado, 13 de diciembre de 2008

Tercer domingo de Adviento "Gaudete".


Angelus del Santo Padre Juan Pablo II Domingo 14 de diciembre de 2003

“1. "Estad siempre alegres en el Señor... El Señor está cerca" (Flp 4, 4-5). Con estas palabras del apóstol san Pablo la liturgia nos invita a la alegría. Es el tercer domingo de Adviento, llamado precisamente por eso domingo "Gaudete". Son las palabras con las que el siervo de Dios Papa Pablo VI quiso titular, en 1975, su memorable exhortación apostólica sobre la alegría cristiana: "Gaudete in Domino!"

. 2. El Adviento es tiempo de alegría, porque hace revivir la espera del acontecimiento más feliz de la historia: el nacimiento del Hijo de Dios de la Virgen María. Saber que Dios no está lejos, sino cerca, que no es indiferente, sino compasivo, que no es extraño, sino Padre misericordioso que nos sigue amorosamente respetando nuestra libertad: todo esto es motivo de una alegría profunda, que los alternos acontecimientos diarios no pueden ofuscar.


3. Una característica inconfundible de la alegría cristiana es que puede convivir con el sufrimiento, porque está totalmente basada en el amor. En efecto, el Señor, que "está cerca" de nosotros hasta el punto de hacerse hombre, viene a infundirnos su alegría, la alegría de amar. Sólo así se comprende la serena alegría de los mártires incluso en medio de las pruebas, o la sonrisa de los santos de la caridad en presencia de quienes sufren: una sonrisa que no ofende, sino que consuela. "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo" (Lc 1, 28). El anuncio del ángel a María es una invitación a la alegría. Pidamos a la Virgen santísima el don de la alegría cristiana.”

Presencia de María en el Concilio Vaticano II


de la Catequesis del Santo Padre Juan Pablo II 13 de diciembre 1995

“1. Quisiera detenerme hoy a reflexionar sobre la presencia especial de la Madre de la Iglesia en un evento eclesial que es seguramente el más importante de nuestro siglo: el concilio ecuménico Vaticano II, que inició el Papa Juan XXIII, la mañana del 11 de octubre de 1962, y concluyó Pablo VI el 8 de diciembre de 1965.

En efecto, la Asamblea conciliar se caracterizó, desde su convocación, por una singular dimensión mariana. Ya en la carta apostólica Celebrandi concilii oecumenici, mi venerado predecesor el siervo de Dios Juan XXIII había recomendado el recurrir a la poderosa intercesión de María, «Madre de la gracia y patrona celestial del Concilio» (11 de abril de 1961: AAS 53 [1961] 242).

Posteriormente, en 1962, en la fiesta de la Purificación de María, el Papa Juan fijaba la apertura del Concilio para el 11 de octubre, explicando que había escogido esa fecha en recuerdo del gran concilio de Éfeso, que precisamente en esa fecha había proclamado a María Theotókos, Madre de Dios (motu proprio Concilium: AAS 54 [1962] 67-68). A la que es «Auxilio de los cristianos, Auxilio de los obispos», el Papa en el discurso de apertura encomendaba el Concilio mismo, implorando su asistencia maternal para la feliz realización de los trabajos conciliares (AAS 54 [1962] 795).

A María dirigen expresamente su pensamiento también los padres del Concilio que, en el mensaje al mundo, durante la apertura de las sesiones conciliares, afirman: «Nosotros, sucesores de los Apóstoles, que formamos un solo cuerpo apostólico, nos hemos reunido aquí en oración unánime con María, Madre de Jesús» (Acta synodalia, 1, 1, 254), vinculándose de este modo, en la comunión con María, a la Iglesia primitiva que esperaba la venida del Espíritu Santo (cf. Hch 1, 14))” .

Texto completo de la catequesis

viernes, 12 de diciembre de 2008

Oración de Juan Pablo II a la Virgen de Guadalupe


foto de "mi" Virgen de Guadalupe, a pasos del lugar de reposo de Juan Pablo II en la cripta bajo la Basilica de San Pedro

¡Oh Virgen Inmaculada
Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia!
Tú, que desde este lugar manifiestas tu clemencia y tu compasióna todos los que solicitan tu amparo; escucha la oración que con filial confianza te dirigimos, y preséntala ante tu Hijo Jesús, único Redentor nuestro.
Madre de misericordia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso, a Ti, que sales al encuentro de nosotros, los pecadores, te consagramos en este día todo nuestro ser y todo nuestro amor.
Te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos, nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores.
Da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos; ya que todo lo que tenemos y somos lo ponernos bajo tu cuidado, Señora y Madre nuestra.
Queremos ser totalmente tuyos y recorrer contigo el camino de una plena fidelidad a Jesucristo en su Iglesia: no nos sueltes de tu mano amorosa.
Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te pedimos por todos los obispos, para que conduzcan a los fieles por senderos de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios y a las almas.
Contempla esta inmensa mies, e intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y otorgue abundantes vocaciones de sacerdotes y religiosos, fuertes en la fe y celosos dispensadores de los misterios de Dios.
Concede a nuestros hogares la gracia de amar y de respetar la vida que comienza con el mismo amor con el que concebiste en tu seno la vida del Hijo de Dios.
Virgen Santa María, Madre del Amor Hermoso, protege a nuestras familias, para que estén siempre muy unidas, y bendice la educación de nuestros hijos.
Esperanza nuestra, míranos con compasión, enséñanos a ir continuamente a Jesús y, si caemos, ayúdanos a levantarnos, a volver a El, mediante la confesión de nuestras culpas y pecados en el sacramento de la penitencia, que trae sosiego al alma.
Te suplicamos que nos concedas un amor muy grande a todos los santos sacramentos que son como las huellas que tu Hijo nos dejó en la tierra.
Así, Madre Santísima, con la paz de Dios en la conciencia, con nuestros corazones libres de mal y de odios, podremos llevar a todos la verdadera alegría y la verdadera paz, que vienen de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo,que con Dios Padre y con el Espíritu Santo, vive v reina por los siglos de los siglos.
Amén.
México, enero de 1979.

Rosas para Ella.


Invito visitar mis entradas anteriores:

jueves, 11 de diciembre de 2008

El Adviento y las vocaciones en Juan Pablo II


En el tiempo de Adviento, cuando nuestra mente capta con más profundidad la verdad revelada por Dios, y nuestros corazones se purifican para la venida del Señor, la Iglesia recuerda a todos el problema de las vocaciones para el servicio exclusivo de Dios. Las vocaciones son, en todas partes y siempre, un criterio de la fecundidad espiritual. El campo de la Iglesia las hace nacer en los corazones, igual que la tierra fértil da el fruto a su tiempo. Desde este punto de vista, consideramos el período de Adviento como el tiempo particularmente privilegiado, como el tiempo de la gracia y de la visitación, y por esto, pedimos mucho más encarecidamente que no falten al Pueblo de Dios, en ningún lugar, los administradores de los misterios divinos; que no falten tampoco las personas ―hombres y mujeres― que, viviendo según los consejos evangélicos, den testimonio del "reino futuro", al cual nos prepara toda la historia de la Iglesia y del mundo mediante un Adviento incesante. Es necesario que esta oración se intensifique, especialmente allí donde las vocaciones faltan más
Angelus 20 de diciembre 1981


“Durante el Adviento, queremos "presentar a Dios en la oración" el problema de las vocaciones sacerdotales y religiosas….Y puesto que el Apóstol recomienda unir súplicas y acción de gracias, agradezco, ante todo, las vocaciones que la Iglesia ha recibido de Dios en este año. Toda vocación es un don precioso en el que el Señor se acerca y sale al encuentro de toda la comunidad del Pueblo de Dios. Es, pues, como un signo particular de Adviento. Por esto, durante este período litúrgico, damos gracias y, a la vez, pedimos por ellas. Y sobre todo nos alegramos con cada vocación, que el Señor envía a su Iglesia, con esa alegría a la que nos invita la liturgia de este domingo: "Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estad alegres" (Flp 4, 4).”
Angelus domingo 12 de diciembre de 1982


La Iglesia ora siempre, y especialmente en el tiempo del Adviento, también por las vocaciones sacerdotales y religiosas. Efectivamente, son ellas una expresión particular de la visita de Dios, la expresión del Adviento de Dios. Son un fruto de la gracia operante en las almas, sobre todo en las almas jóvenes, son también una comprobación de la madurez espiritual de la Iglesia misma
Angelus domingo 15 de diciembre 1985.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Oracion del Papa Benedicto XVI a la Virgen de Loreto



María,
Madre del sí, tú escuchaste a Jesús y conoces el timbre de su voz y el latido de su corazón.
Estrella de la mañana, háblanos de él y descríbenos tu camino para seguirlo por la senda de la fe.
María,
que en Nazaret habitaste con Jesús, imprime en nuestra vida tus sentimientos, tu docilidad, tu silencio que escucha y hace florecer la Palabra en opciones de auténtica libertad.
María,
háblanos de Jesús, para que el frescor de nuestra fe brille en nuestros ojos y caliente el corazón de aquellos con quienes nos encontremos, como tú hiciste al visitar a Isabel, que en su vejez se alegró contigo por el don de la vida.

María,
Virgen del Magníficat ayúdanos a llevar la alegría al mundo y, como en Caná, impulsa a todos los jóvenes comprometidos en el servicio a los hermanos a hacer sólo lo que Jesús les diga.
María,
dirige tu mirada al ágora de los jóvenes, para que sea el terreno fecundo de la Iglesia italiana. Ora para que Jesús, muerto y resucitado, renazca en nosotros y nos transforme en una noche llena de luz, llena de él.
María,
Virgen de Loreto, puerta del cielo, ayúdanos a elevar nuestra mirada a las alturas. Queremos ver a Jesús, hablar con él y anunciar a todos su amor.

La casa de la Sagrada Familia


Hoy celebramos la fiesta de Nuestra Señora de Loreto y recordamos la primera peregrinación del Santo Padre Juan Pablo II a ese Santuario.

Venia a Loreto como “humilde peregrino” por primera vez como Sumo Pontifice, en peregrinación a “la casa de la humildad, de la caridad, de la obediencia”, al “ lugar de la vida oculta del Mesías; la casa de la Sagrada Familia, que fue el primer templo, la primera iglesia, en la que la Madre de Dios irradió su luz con su Maternidad. La irradió con su luz procedente del gran misterio de la encarnación; del misterio de su Hijo.”
Era el dia que se celebraba la Fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María, su nacimiento, el Sábado 8 de septiembre de 1979.

Venia a “orar por toda la humanidad… por la Iglesia de Dios, difundida por todo el mundo, para que sea siempre fiel a la misión de anunciar a Cristo”. Venia a “conocer y abrazar a los hijos de la region y orar por Italia y por toda la Iglesia de Dios".

Aun no había cumplido un año de pontificado, frescas aun las vivencias de su primer peregrinación a su patria Polonia en junio, en su homilía en el Santuario de Loreto no pudo dejar “pasar por alto el hecho de que en las cercanías del santuario se encuentra el cementerio en el que descansan los cuerpos de mis compatriotas soldados polacos…que durante la segunda guerra mundial cayeron en combate sobre esta tierra, luchando por "nuestra y vuestra libertad", como dice el antiguo lema polaco. Cayeron aquí, y pueden descansar cerca del santuario de la Virgen María, el misterio de cuyo nacimiento difunde su luz en la Iglesia en tierra polaca y en tierra italiana. También ellos participan, de modo invisible, en esta peregrinación”.

Invito visitar mi entrada anterior: El Papa y los jovenes en Loreto