Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

martes, 6 de enero de 2009

"Hemos venido a adorarle" (Mt 2,2)

"Hemos venido a adorarle" (Mt 2,2)
(Lema de Juan Pablo II para su ultima JMJ – la XX celebrada en Colonia)

Celebramos hoy a Cristo, luz del mundo, y su manifestación a las naciones….Así, aquella luz, aun siendo pequeña cuando apareció en la tierra, se proyectaba con fuerza en los cielos. El nacimiento del Rey de los judíos había sido anunciado por una estrella que se podía ver desde muy lejos…” […].
"De Jacob avanza una estrella, un cetro surge de Israel" (Nm 24, 17), había anunciado el vidente pagano Balaam, llamado a maldecir al pueblo de Israel y que, al contrario, lo bendijo porque, como Dios le reveló, "ese pueblo es bendito" (Nm 22, 12). […]
La llegada de los Magos de Oriente a Belén, para adorar al Mesías recién nacido, es la señal de la manifestación del Rey universal a los pueblos y a todos los hombres que buscan la verdad. Es el inicio de un movimiento opuesto al de Babel: de la confusión a la comprensión, de la dispersión a la reconciliación. Por consiguiente, descubrimos un vínculo entre la Epifanía y Pentecostés: si el nacimiento de Cristo, la Cabeza, es también el nacimiento de la Iglesia, su cuerpo, en los Magos vemos a los pueblos que se agregan al resto de Israel, anunciando la gran señal de la "Iglesia políglota" realizada por el Espíritu Santo cincuenta días después de la Pascua. […].
"Espesa nube cubre a los pueblos" y nuestra historia. En efecto, no se puede decir que la globalización sea sinónimo de orden mundial; todo lo contrario. Los conflictos por la supremacía económica y el acaparamiento de los recursos energéticos e hídricos, y de las materias primas, dificultan el trabajo de quienes, en todos los niveles, se esfuerzan por construir un mundo justo y solidario.
Es necesaria una esperanza mayor, que permita preferir el bien común de todos al lujo de pocos y a la miseria de muchos.

"Esta gran esperanza sólo puede ser Dios, (...)

pero no cualquier dios, sino el Dios que tiene un rostro humano" (Spe salvi, 31), el Dios que se manifestó en el Niño de Belén y en el Crucificado Resucitado”.
(de la homilía del Santo Padre Benedicto XVI en la solemnidad de la Epifania del Señor 6 de enero 2008)

Invito visitar el muy interesante blog dedicado a la historia del arte del español Gonzalo Durán (de alli tome ;) la fotografia de la pintura de GENTILE DA FABRIANO. Adoración de los Magos (1423). Galería Uffizi, Florencia)
Invito tambien visitar mi entrada Mensaje de Juan Pablo II para la JMJ XX 2005 en Colonia..

No hay comentarios: