Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 4 de octubre de 2009

La conversión de San Francisco


"Francisco era muy alegre y generoso, dedicado a los juegos y a los cantos; vagaba por la ciudad de Asís día y noche con amigos de su mismo estilo; era tan generoso en los gastos, que en comidas y otras cosas dilapidaba todo lo que podía tener o ganar" (3 Comp 1, 2: FF 1396) … “más bien vanidoso, le gustaba vestir con elegancia y buscaba la originalidad (cf. 3 Comp 1, 2: FF 1396)”... “lo que impresionaba a los contemporáneos de Francisco era también su ambición, su sed de gloria y de aventura. Esto fue lo que lo llevó al campo de batalla, acabando prisionero durante un año en Perusa. Una vez libre, esa misma sed de gloria lo habría llevado a Pulla, en una nueva expedición militar, pero precisamente en esa circunstancia, en Espoleto, el Señor se hizo presente en su corazón, lo indujo a volver sobre sus pasos, y a ponerse seriamente a la escucha de su Palabra…”el Señor conquistó a Francisco cogiéndole las vueltas, su deseo de afirmación, para señalarle el camino de una santa ambición, proyectada hacia el infinito: "¿Quién puede serte más útil, el señor o el siervo?" (3 Comp 2, 6: FF 1401), fue la pregunta que sintió resonar en su corazón.”
Su conversión sucedió cuando estaba en la plenitud de su vitalidad, de sus experiencias, de sus sueños. Tocado por la gracia en Rivotorto donde, según la tradición, se hallaban segregados los leprosos —los últimos, los marginados—, con respecto a los cuales Francisco sentía una repugnancia irresistible. les abrió su corazón. Y no sólo lo hizo con un gesto piadoso de limosna, pues hubiera sido demasiado poco, sino también besándolos y sirviéndolos. Él mismo confiesa que lo que antes le resultaba amargo, se transformó para él en "dulzura de alma y de cuerpo" (2 Test 3: FF 110). …..la gracia comienza a modelar a Francisco. Se fue haciendo cada vez más capaz de fijar su mirada en el rostro de Cristo y de escuchar su voz. Fue entonces cuando el Crucifijo de San Damián le dirigió la palabra, invitándolo a una valiente misión:
"Ve, Francisco, repara mi casa, que, como ves, está totalmente en ruinas" (2 Cel I, 6, 10: FF 593).

Invto visitar:
Santa Maria de los Ángeles
Mi post anterior y los anlaces allictados
y

3 comentarios:

marian dijo...

Te felicito por tu blog, y por tu apostolado, he estado buscando la oracion para pedir intercesion de Juan Pablo II, y gracias a ti la he encontrado. Hablas tambien de una estampa, donde la puedo conseguir,me gustaria tenerla.
Un saludo
Marian

Ljudmila dijo...

Muchas gracias por la visita Marian.
Si me envias tu direccion a mi mail hribarmila@speedy.com.ar
te puedo enviar una estampa. Pero tambien la puedes pedir a las Oficinas de la Postulacion. postulazione.segreteria@vicariatusurbis.org
Un abrazo.

Ljudmila dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.