Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

martes, 31 de marzo de 2009

Juan Pablo II y Uruguay 1987


Estoy cumpliendo una deuda con el blog…. la visita del Santo Padre Juan Pablo II a Uruguay, Chile y Argentina de 1987 cuando estuvo casi dos semanas en esta parte del cono sur.
Su paso por Uruguay fue muy breve (solo 19 horas),pero volvería en 1988 y ambas visitas “dejaron su profunda huella en el ser y sentir de los uruguayos”.
Ya el primer dia de su visita dejò rondando su promesa que volverìa “en otra oportunidad no lejana”. Era la primera vez que besaba tierra uruguaya en una visita “tan llena de interés y calidez” que quedará sin duda grabada en la memoria histórica de este pueblo como una de sus páginas más luminosas y esperanzadoras” decian los Obispos en su Mensaje emitido en Montevideo en abril de 1987En su mensaje de bienvenida en el aeropuerto de Montevideo el Santo Padre subrayo el papel de Uruguay por su contribución en favor de la paz y el apoyo prestado para la superación del diferendo entre Argentina y Chile sobre la zona austral y expresó que consideraba un deber conmemorar en Montevideo el feliz resultado de aquella mediación.
Esa misma tarde visito el Palacio Taranco, donde el 8 de enero de 1979 se había firmado el “Tratado de Montevideo” evitando una insensata guerra entre “dos países, hermanos por su origen y raíces históricas, por su fe, su lengua y su geografía” entre los cuales “existían antiguas diferencias, que les llevaron en el año 1978 al borde de un conflicto armado”
En su encuentro con sacerdotes, religiosos y religiosas en la Catedral de Montevideo el mismo 31 de marzo, les invito “Remad mar adentro y echad vuestras redes para pescar” (Lc 5, 4) , y predicad la palabra a "tiempo y a destiempo" (2Tm 4, 1-2).

La celebración de la Eucaristía en la Explanada «Tres Cruces» al dia siguiente fue acompañada por un coro de 100 voces que entonaron al principio el Himno de la alegría, de Beethoven, y al final el Aleluya, de Haendel. En la homilía, el Santo Padre recordó nuevamente los momentos de la amenaza de guerra cuando con toda prisa encomendó a su enviado el Cardenal Antonio Samorè el papel de mediador, intervención que llevo al feliz Acuerdo de Montevideo.
Juan José Arteaga, embajador e historiador opino que los viajes que el Papa realizó en 1987 y 1988 llevaron al fin de un histórico conflicto entre religión y laicismo en Uruguay, marcando definidamente dos etapas. Mientras en la primera el laicismo fue combativo y anticatólico, en la segunda se convirtió en un marco de respeto y tolerancia.
“¡Gracias, Uruguay, por tu hospitalidad! Me despido con el propósito de volver otra vez. ¡Que la paz de Cristo dé en ti frutos abundantes de justicia y amor en la libertad!”
Asi se despedia Juan Pablo II de Uruguay el 1ro de abril de 1987.
La promesa del Santo Padre que volveria a Uruguay fue confirmada ya el 14 de diciembre de ese mismo año por los Obispos uruguayos quienes con profunda alegria comunicaban que el Papa Juan Pablo II "estará entre nosotros el 7, 8 y 9 del mes de mayo próximo, conformando asi una visita en dos etapas.

Mirando hacia atrás sinceras gracias al pueblo uruguayo por su invaluable ayuda y por habernos prestado su sensatez para que nuestras riñas no llegasen a convertirse en una lucha sin sentido entre pueblos hermanos.
Gracias!
Invito visitar:

domingo, 29 de marzo de 2009

El don de la vida – derecho y desafío


Todo hombre tiene derecho al don de la vida.
2. El tiempo de Cuaresma exige de nosotros una profunda reflexión sobre los problemas de la vida y de la muerte. Cuanto más profundamente entramos en este período, cuando más nos acercamos al Triduum Sacrum, tanto más intensamente debemos concentrarnos sobre este problema: sobre el problema de la vida y de la muerte, en todos sus aspectos y en todas sus consecuencias.
[…]
…existe en nuestra época una amenaza creciente al valor de la vida. Esta amenaza que, sobre todo, se hace notar en las sociedades del progreso técnico, de la civilización material y del bienestar, plantea un interrogante a la misma autenticidad humana de ese progreso…..
[…]
Quitar la vida humana significa siempre que el hombre ha perdido la confianza en el valor de su existencia; que ha destruido en sí, en su conocimiento, en su conciencia y voluntad, ese valor primario y fundamental”….
3. El período de Cuaresma constituye un desafío. A la luz del misterio pascual, al que nos acercamos, penetrando cada vez más profundamente en la meditación de la pasión y de la muerte de Cristo, es necesario que se despierten las conciencias y asuman la gran causa del valor de la vida y de la responsabilidad por la vida, que es, al mismo tiempo, la responsabilidad por el hombre hasta las raíces mismas de su existencia y de su vocación. Y es necesario que aumente la oración, porque se trata de un problema de máximo nivel desde el punto de vista tanto de la dignidad del hombre, como del futuro digno de él”.


"Cuando pienso en la Patria"


I. Cuando yo pienso: Patria

Cuando yo pienso, cuando digo: Patria
Me estoy expresando a mi mismo, y me enraizo
Y el corazón me dice que ella es la frontera oculta
Que va de mí hacia los otros hombres
Para abrazarlos a todos en un pasado
Más antiguo que cada uno de nosotros…

Y de ese pasado – cuando yo pienso: Patria
Emerjo para guardarla en mí como un tesoro,
Y sin cesar me acucia el ansia
De cómo engrandecerla,
De cómo ensanchar el espacio
Que mi patria habita.


Karol Wojtyla: Poesías, Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, junio 1993

viernes, 27 de marzo de 2009

Cristo quiere hacer algo nuevo en nuestra Patria


Muchos escritos (homilias) del padre Mazza se relacionan con esta Argentina nuestra que no sabe? no puede? o no quiere? levantarse por encima de sus miserias.


Me hace pensar…
Siempre encontramos a quien echarle la culpa por dentro y fuera de nuestros limites geográficos y esta descarga fácil se viene arrastrando desde hace decenios. No se trata solamente de este gobierno, de este militar o aquel civil. No! se trata de nosotros como comunidad que durante tanto tiempo hemos sido testigos pasivos ante tanta corrupción e impunidad.
En este estado de cosas convertirnos individualmente ni siquiera seria suficiente; seria mas bien egoísta como decía nuestro obispo de San Justo, (Buenos Aires) Monseñor Martini,
en su mensaje para la cuaresma.


Debemos hacer más! Convertirnos como comunidad!
Tomar conciencia que “Cristo quiere hacer algo nuevo en nuestra Patria… paralizada en todos los aspectos de su vida como Nación. Dios se presenta a nosotros como lo hizo ante el pueblo de Israel a través de Isaías, y nos dice que como argentinos hemos roto la alianza con El…. y el Señor nos sigue diciendo “Yo quiero hacer algo nuevo” en la Argentina, pero necesito de ustedes.


Como argentinos, si queremos salvar a la Patria, debemos volver a lo que la unión con Cristo implica,…disponernos a que Cristo nos ilumine para cambiar este estado de postración…y volver al respeto de las leyes y de la Constitución…vivir honestamente sin miedo a las persecuciones de este mundo…no ceder a las fáciles ganancias que prometen los corruptos a sus seguidores …arriesgarnos por los ideales que enaltecen al hombre… Solo asi habra posibilidad de algo nuevo.” (de la homilía del padre Mazza “Yo estoy por hacer algo nuevo” (Is. 43,19))

“Europa, vuelve a encontrarte. Sé tú misma ”



Los Frailes Menores de Europa (UFME) invitan a los jóvenes europeos de 16 a 30 años a peregrinar a Santiago de Compostela para descubrir las raíces franciscanas del continente europeo. Ver pagina web con todos los detalles.

Santiago es el final de un camino, y el principio de una búsqueda, todo el que camina sueña que un día llegará, y todo el que llega sueña con volver a caminar, porque el caminar te transforma en buscador”

Del llamado del Papa Juan Pablo II, en el Acto Europeo en Santiago de Compostela el 9 de noviembre de 1982
Yo, Sucesor de Pedro en la Sede de Roma, una Sede que Cristo quiso colocar en Europa y que ama por su esfuerzo en la difusión del cristianismo en todo el mundo. Yo, Obispo de Roma y Pastor de la Iglesia universal, desde Santiago, te lanzo, vieja Europa, un grito lleno de amor: Vuelve a encontrarte. Sé tú misma. Descubre tus orígenes. Aviva tus raíces. Revive aquellos valores auténticos que hicieron gloriosa tu historia y benéfica tu presencia en los demás continentes. Reconstruye tu unidad espiritual, en un clima de pleno respeto a las otras religiones y a las genuinas libertades. Da al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. No te enorgullezcas por tus conquistas hasta olvidar sus posibles consecuencias negativas. No te deprimas por la pérdida cuantitativa de tu grandeza en el mundo o por las crisis sociales y culturales que te afectan ahora. Tú puedes ser todavía faro de civilización y estímulo de progreso para el mundo.

Los demás continentes te miran y esperan también de ti la misma respuesta que Santiago dio a Cristo: «lo puedo».”

jueves, 26 de marzo de 2009

"Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios"


Ayer 25 de marzo se cumplían 25 años de la consagración del mundo al Inmaculado Corazón de Maria hecha por el Papa Juan Pablo II en la Plaza San Pedro el 25 de marzo de 1984 en presencia de la Imagen de Nuestra Señora de Fátima, venerada en la Capilla de las Apariciones, traída especialmente para la ocasión a Roma por el Obispo de Leiria.
Durante la noche del 24 de marzo la Imagen permaneció en los aposentos pontificios. Dice Domenico del Rio en Karol, el Grande que el Santo Padre permanecio en vigilia de oracion durante toda aquella noche, que era la noche de clausura del año santo extraordinario.
A la mañana siguiente la Imagen fue traída en procesión a la Plaza San Pedro para la celebración del Jubileo de las Familias.

A la hora del Angelus delante de la imagen, el Papa repitió el acto de entrega que había hecho en Fátima el 13 de Mayo de 1982. En las últimas palabras del Acto de Entrega, Juan Pablo II rogó a Nuestra Señora:
« ¡Acoge, Madre de Cristo, este clamor cargado de sufrimiento de todos los hombres! ¡Cargado del sufrimiento de sociedades enteras! Ayúdanos, con la fuerza del Espíritu Santo, a vencer todos los pecados: el pecado del hombre y el “pecado del mundo”, en fin, el pecado en todas sus manifestaciones.Que se revele, una vez más, en la historia del mundo, la infinita potencia salvífica de la Redención: ¡la fuerza infinita del Amor Misericordioso! ¡Que él detenga el mal! ¡Que él transforme la conciencia! ¡Que se manifieste para todos, en Vuestro Corazón Inmaculado, la luz de la Esperanza

La tarde del 25 de marzo la Imagen fue llevada a la Basílica de San Juan de Letrán donde permaneció durante la noche para la vigilia de oración promovida por los movimientos marianos de Roma.

Juan Pablo II recordaba los 20 años de aquella Consagración en la Plaza San Pedro, en su Audiencia del 24 de marzo 2004:
“En la víspera de esta fiesta, a la vez cristológica y mariana, mi pensamiento va a algunos momentos significativos del inicio de mi pontificado: al 8 de diciembre de 1978, cuando, en Santa María la Mayor, consagré la Iglesia y el mundo a la Virgen; al 4 de junio del año siguiente, cuando renové esa consagración en el santuario de Jasna Góra. En particular, pienso en el 25 de marzo de 1984, Año santo de la Redención. Han transcurrido veinte años desde ese día, cuando, en la plaza de San Pedro, en unión espiritual con todos los obispos del mundo, "convocados" con anterioridad, quise consagrar la humanidad entera al Corazón inmaculado de María, respondiendo a lo que Nuestra Señora había pedido en Fátima”
Y en el Santuario de Fàtima ayer celebraban el aniversario con un programa idéntico al de las peregrinaciones los días 13, Rosario en la capilla y Eucaristía, procesión a la Iglesia de la Santísima Trinidad para la celebración de la Eucaristía y procesión de regreso a la Capelinha, donde se renovaba la consagración al Inmaculado Corazón de Maria.

miércoles, 25 de marzo de 2009

Juan Pablo II - Oración por la vida


Acompañando mi post La fiesta de la vida en Argentina y todos los blogs amigos que estos dias recuerdan al mundo el valor de la vida para que “sepan anunciar con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida

Oh María,
aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Madre, el número inmenso
de niños a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas
de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia
o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu Hijo
sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo
como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud
durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo
con solícita constancia, para construir,
junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.

De la Encíclica Evangelium Vitae , sobre el Valor y el Carácter Inviolable de la Vida Humana, “dada en Roma, junto a san Pedro, el 25 de marzo, solemnidad de la Anunciación del Señor, del año 1995, decimoséptimo de mi Pontificado” – Juan Pablo II.

martes, 24 de marzo de 2009

"Dios marca la diferencia"


“Los jóvenes angoleños han podido, por fin, encontrarse con Benedicto XVI esta tarde. Un encuentro festivo, en un gran estadio deportivo, al que, como ocurriera hace dos años en Brasil, sólo podían participar un número limitado de inscritos, representantes de todos los jóvenes de los diversos movimientos, parroquias y comunidades. Aún así, prácticamente lleno –las gradas completamente, y el campo dos tercios, tal y como está establecido por razones de seguridad en caso de un rápido desalojo- el estadio era un hervidero de alegría y de entusiasmo. Llevaban dos días concentrados, estos treinta mil jóvenes, preparándose para este momento, con una interesantísima catequesis sobre la misión del Sucesor de Pedro” comentario tomado de Dios es providente, que invito visitar. Interesantes y sabrosos comentarios sobre la visita del Santo Padre Benedicto a Camerún y Angola.”


(del blog Dios es providente) que invito visitar, por los interesantes comentarios sobre esta visita.

Dios marca la diferencia…Más aún, Dios nos hace diferentes, nos renueva. Ésta es la promesa que nos hizo Él mismo: «Ahora hago el universo nuevo» (Ap 21,5). Y es verdad. Lo afirma el Apóstol San Pablo: «El que es de Cristo es una creatura nueva: lo antiguo ha pasado, lo nuevo ha comenzado. Todo esto viene de Dios, que por medio de Cristo nos reconcilió consigo» (2 Co 5,17-18)….
…..vosotros sois una semilla que Dios ha sembrado en la tierra, que encierra en su interior una fuerza de lo Alto, la fuerza del Espíritu Santo. No obstante, para que la promesa de vida se convierta en fruto, el único camino posible es dar la vida por amor, es morir por amor. Lo dijo Jesús mismo: «Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero, si muere, da mucho fruto. El que se ama a sí mismo, se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se guardará para la vida eterna» (Jn 12,24-25)…..
…..semillas con la fuerza del mismo Espíritu Eterno, que han germinado al calor de la Eucaristía, en la que se realiza el testamento del Señor. Él se nos entrega y nosotros respondemos entregándonos a los otros por amor suyo. Éste es el camino de la vida; pero se podrá recorrer sólo con un diálogo constante con el Señor y en auténtico diálogo entre vosotros….
¡Ánimo! Atreveos a tomar decisiones definitivas, porque, en verdad, éstas son las únicas que no destruyen la libertad, sino que crean su correcta orientación, permitiendo avanzar y alcanzar algo grande en la vida. Sin duda, la vida tiene un valor sólo si tenéis el arrojo de la aventura, la confianza de que el Señor nunca os dejará solos

Del Santo Padre Benedicto XVI en el Encuentro con los jóvenes Estadio Dos Coqueiros – Luanda, Angola sabado 21 de marzo 2009-03-

La fiesta de la vida en la Argentina

Estamos en plena semana de la fiesta de la vida en la Argentina (nuestro pais fue el primero en oficializar esta celebracion;) Las diferentes actividades de este año comenzaron el pasado fin de semana y se extenderán al próximo 29 de marzo.
Hoy tendrá lugar la Adoración Eucarística organizada por el Foro de la Vida y la Familia.

Mañana miércoles 25 de marzo, en coincidencia con la solemnidad de la Anunciación del Señor, se celebra en toda la Argentina la fiesta de la vida el Día del “Niño por Nacer” con varios actos centrales en diferentes puntos del pais.


Se celebra tambien mañana un nuevo aniversario de la publicacion de la Enciclica Humanae Vitae del Papa Juan Pablo II, sobre el Valor y el Caracter Inviolable de la Vida Humana, dada a conocer el 25 de marzo de 1995.


3. No dudo en proclamar ante vosotros y ante todo el mundo que cada vida humana —desde el momento de su concepción y durante todas sus fases siguientes— es sagrada, porque la vida humana ha sido creada a imagen y semejanza de Dios. Nada supera la grandeza o la dignidad de la persona humana. La vida humana no es sólo una idea o una abstracción. La vida humana es la realidad concreta de un ser que vive, actúa, crece y se desarrolla; la vida humana es la realidad concreta de un ser capaz de amor y de servicio a la humanidad.
Permitidme repetir lo que dije durante mi peregrinación a mi patria: "Si se rompe el derecho del hombre a la vida en el momento en que comienza a ser concebido dentro del seno materno, se ataca indirectamente todo el orden moral que sirve para asegurar los bienes inviolables del hombre... La Iglesia defiende el derecho a la vida no sólo en consideración a la majestad del Creador, que es el primer Dador de la vida, sino también por respeto al bien esencial del hombre..." (
8 de junio de 1979).

(de la homilía de SS Juan Pablo II en la Misa en el “Capitol Mall” eldomingo 7 de octubre de 1979, durante su Viaje apostólico a los Estados Unidos de America

Invito visitar:
AICA con el cronograma completo de actos en los diferentes puntos del pais.

domingo, 22 de marzo de 2009

«tanto amó Dios al mundo, que le dio su unigénito Hijo». 4ª Domingo de Cuaresma


"EL REDENTOR DEL HOMBRE, Jesucristo, es el centro del cosmos y de la historia…….
¡Redentor del mundo! En Él se ha revelado de un modo nuevo y más admirable la verdad fundamental sobre la creación que testimonia el Libro del Génesis cuando repite varias veces: «Y Dios vio que era bueno».
38 El bien tiene su fuente en la Sabiduría y en el Amor. En Jesucristo, el mundo visible, creado por Dios para el hombre39 —el mundo que, al entrar el pecado quedó sujeto a la vanidad— 40 adquiere nuevamente el vínculo original con la misma fuente divina de la Sabiduría y del Amor. En efecto, «tanto amó Dios al mundo, que le dio su unigénito Hijo».41 Así como en el hombre-Adán este vínculo había quedado roto, así en el Hombre-Cristo quedó unido de nuevo.42"
(de la Encíclica Redemptor Hominis de Juan Pablo II)

En una breve exposición, - que él mismo nos daba a entender que estaba lejos de ser completa y exhaustiva - presentada con ocasión del Congreso “Juan Pablo II: 25 años de Pontificado. La Iglesia al servicio del hombre” el cardenal Joseph Ratzinger, expresaba con respecto a la Encíclica Redemptor Hominis:

La primera encíclica, Redemptor hominis, es la más personal, el punto de partida de todas las demás….. En ella Juan Pablo II resumió, por decirlo así, los frutos del camino recorrido hasta entonces en su calidad de pastor de la Iglesia y como pensador de nuestro tiempo. Esa primera encíclica gira en torno a la cuestión del hombre. La expresión: "el hombre es el camino primero y fundamental de la Iglesia" (ib., 14) se ha convertido casi en un lema. Pero, al citarla, a menudo nos olvidamos de que poco antes el Papa había dicho: "Jesucristo es el camino principal de la Iglesia. Él mismo es nuestro camino "hacia la casa del Padre" (cf. Jn 14, 1 ss) y es también el camino hacia cada hombre" (ib., 13). Por consiguiente, también la fórmula del hombre como primer camino de la Iglesia prosigue así: "camino trazado por Cristo mismo, camino que inmutablemente conduce a través del misterio de la Encarnación y de la Redención" (ib., 14). Para el Papa, antropología y cristología son inseparables. Precisamente Cristo nos ha revelado qué es el hombre y a dónde debe ir para encontrar la vida. Este Cristo no es sólo un modelo de existencia humana, un ejemplo de cómo se debe vivir, sino que "está unido, en cierto modo, a todo hombre" (ib.). Cristo nos toca en nuestro interior, en la raíz de nuestra existencia, transformándose así, desde el interior, en el camino para el hombre. Rompe el aislamiento del yo; es garantía de la dignidad indestructible de cada persona y, al mismo tiempo, es quien supera el individualismo en una comunicación a la que aspira toda la naturaleza del hombre. Para el Papa, el antropocentrismo es al mismo tiempo cristocentrismo, y viceversa. Contra la opinión según la cual sólo a través de las formas primitivas del ser humano (partiendo de abajo, por decirlo así) se puede explicar qué es el hombre, el Papa sostiene que solamente partiendo del hombre perfecto se puede comprender lo que es el hombre, y que desde este punto de vista se puede vislumbrar el camino del ser humano. A este respecto, habría podido referirse a Teilhard de Chardin, que decía: "La solución científica del problema humano no deriva exclusivamente del estudio de los fósiles, sino de una atenta observación de las características y de las posibilidades del hombre de hoy, que determinarán al hombre de mañana". Naturalmente, Juan Pablo II va mucho más allá de ese diagnóstico: en definitiva, sólo podemos comprender qué es el hombre mirando a Aquel que realiza plenamente la naturaleza del hombre, que es imagen de Dios, el Hijo de Dios, Dios de Dios y Luz de Luz. Así corresponde perfectamente a la orientación intrínseca de la primera encíclica, la cual, en la prosecución del Magisterio papal, se desarrolló formando, juntamente con otras dos encíclicas, el tríptico trinitario. La cuestión del hombre no se puede separar de la cuestión de Dios. La tesis de Guardini, según el cual sólo conoce al hombre quien conoce a Dios, encuentra una clara confirmación en esta fusión de la antropología con la cuestión de Dios”.

viernes, 20 de marzo de 2009

Oración para implorar favores por intercesión del Siervo de Dios el Papa Juan Pablo II


Oh Trinidad Santa,
te damos gracias por haber concedido a la Iglesia
al Papa Juan Pablo II
y porque en él has reflejado
la ternura de tu paternidad,
la gloria de la cruz de Cristo
y el esplendor del Espíritu del amor.
Èl, confiando totalmente en tu infinita misericordia
y en la maternal intercesión de Maria,
nos ha mostrado una imagen viva de Jesús Buen Pastor
indicándonos la santidad,
alto grado de la vida cristiana ordinaria,
como camino para alcanzar la comunión eterna contigo.
Concédenos, por su intercesión, y si es tu voluntad,
la gracia que imploramos,
Con la esperanza que sea pronto incluido
en el numero de tus santos.
Amen.





Con aprobación eclesiástica
Card. Camillo Ruini
Vicario General de Su Santidad
Para la Diócesis de Roma

Para comunicación de favores por intercesión del Siervo de Dios:
Postulazione del Servo di Dio Giovanni Paolo II

Piazza S. Giovanni in Laterano, 6/a – 00184 Roma


A ELLOS TAMBIEN SE LES PUEDE PEDIR UNA ESTAMPA CON LA RELIQUIA DE JUAN PABLO II


XXIV Jornada Mundial de la Juventud Domingo de Ramos


Juan Pablo II - Cuarto aniversario


jueves, 19 de marzo de 2009

La consigna de la santidad



1. La consigna principal que el Vaticano II ha dado a todos los hijos e hijas de la Iglesia es la santidad. No es una consigna de carácter simplemente exhortativo, esta profundamente enraizada en la índole de la Iglesia, Cuerpo místico de Cristo, cuyos miembros no pueden ser extraños a la linfa santa y santificadora que lo impregna.
A este tema basilar, el Concilio dedica un capítulo de la
Lumen gentium ―el quinto― que se titula "Vocación universal a la santidad". Está construido sobre los fundamentos bíblicos y teológicos de la santidad de Dios, de Cristo, de la Iglesia. Se ramifica en las multiforme dimensiones del ejercicio de la santidad. Se fija en las distintas categorías de los componentes del organismo eclesial, como sujeto de vocación tan grande.
Los fieles laicos están incluidos plenamente por razón de su misma dignidad. "Todos los fieles, de cualquier estado o condición, están llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad" (
Lumen gentium, 40). "Quedan, pues, invitados y aun obligados todos los fieles cristianos a buscar intrínsecamente la santidad y la perfección dentro de su propio estado" (ib., 42)....

Invito visitar mis otros posts:

Hoy que celebramos la festividad de San Jose, invito especialmente visitar el blog Ser sal de la tierra con una preciosa oracion a San Jose del Beato Ángelo Roncalli - S.S. Juan XXIII
y tambien en el blog De todos los dias el muy bonito texto de San Jose de los silencios

miércoles, 18 de marzo de 2009

San José el secreto de una humanidad que vive en presencia del misterio



“.., os invito a dirigir la mirada a San José. Cuando María recibió la visita del Ángel en la Anunciación, ella ya estaba prometida con José. Puesto que se dirige personalmente a María, el Señor asocia ya íntimamente a José al misterio de la Encarnación. Él aceptó unirse a esta historia que Dios había comenzado a escribir en el seno de su esposa. Por tanto, tomó consigo a María. Acogió el misterio que había en ella y el misterio que era ella misma. La amó con ese gran respeto que es el sello del amor auténtico. San José nos enseña que se puede amar sin poseer. Al contemplarle, cualquier hombre o mujer, con la gracia de Dios, puede ser llevado a la superación de sus dificultades afectivas, a condición de que entre en el proyecto que Dios ha comenzado a realizar ya en los que están cerca de Él, como José entró en la obra de la redención a través de la figura de María y gracias a lo que Dios ya había hecho en ella. Que vosotros, queridos hermanas y hermanos comprometidos en los movimientos eclesiales estéis atentos a los que os circundan y mostréis el rostro amoroso de Dios a los más humildes, especialmente mediante la práctica de las obras de misericordia, la educación humana y cristiana de la juventud, el servicio de promoción de la mujer y de tantos otros modos”.


“….José nos desvela el secreto de una humanidad que vive en presencia del misterio, abierta a él mediante los detalles más concretos de la existencia. En él no hay separación entre fe y acción. Su fe orienta de manera decisiva su acción. Paradójicamente, es actuando, asumiendo por tanto las propias responsabilidades, como mejor se aparta él, para dejar a Dios la libertad de llevar a cabo su obra, sin interponer obstáculos. José es un «hombre justo» (Mt 1,19), porque su vida está «ajustada» a la Palabra de Dios…”.

Tras los pasos del Papa Benedicto XVI en su viaje a África


Para seguir los pasos del Santo Padre Benedicto XVI en su viaje a Africa sugiero visitar:
El Vaticano en You Tube Radio Vaticana
Ecclesia Digital

Aceprensa El blog de Joan Lewis de EWTN

martes, 17 de marzo de 2009

El Papa Benedicto XVI en Africa

“Vosotros sois la sal de la tierra, vosotros sois la luz del mundo”.


Hoy es un gran día para África.
Ha llegado a Camerún el Santo Padre Benedicto XVI en su primer viaje apostólico a Africa, (17-23 de marzo de 2009 – Camerún y Angola) al “mundo del dolor y la esperanza” adonde “lleva a Cristo y a la Buena Nueva de su Cruz misterio de amor supremo, de amor divino que vence toda resistencia humana y hace posible hasta el perdón y el amor por los enemigos”, el Santo Padre Benedicto XVI fue recibido hoy en Camerún donde entregará el "Instrumento de trabajo" de la Segunda Asamblea Especial para África del Sínodo de los Obispos que se celebrará en octubre en el Vaticano.” VIS 090316 (400)

Con esta visita –decia el Santo Padre en el Angelus del domingo pasado - quiero abrazar idealmente todo el continente africano: sus mil diferencias y su profunda alma religiosa; sus antiguas culturas y su trabajoso camino de desarrollo y reconciliación; sus graves problemas, sus dolorosas heridas y sus enormes potenciales y esperanzas. Quiero confirmar a los católicos en la fe, alentar a los cristianos en el compromiso ecuménico, llevar a todos el anuncio de paz que el Señor resucitado confío a su Iglesia" (VIS 090316 -400)

El Papa confía a San José, que tuvo que escapar con María a Egipto, en África, para salvar a Jesús, a todas las poblaciones del continente, "con los retos que las marcan y las esperanzas que las animan”. Según programa el dia de la festividad de San José celebrará la Santa Misa en el estadio Amadou de Yaundé y hará entrega del Instrumentum Laboris de la II Asamblea especial para África del Sínodo de los Obispos.

Al dia siguiente partirà hacia Angola donde “esperan con ansiedad sus palabras de paz y reconciliación

El primer Sinodo de Africa tuvo lugar durante el pontificado de Juan Pablo II en 1994 bajo el lema “La Iglesia en África hacia el Tercer Milenio”. Había sido anunciado en el Ángelus del 6 de enero de 1989.

lunes, 16 de marzo de 2009

San José - La fe, sostenida por la oración

Nos acercamos a la fiesta de San José, Custodio del Redentor, y aprovecho para citar unas palabras de Juan Pablo II en su Exhortación Apostólica Redemptoris Custos sobre la figura y la misión de San José en la vida de Cristo y de la Iglesia

“…La gran discreción con que José desempeñó la función que Dios le encomendó hace resaltar aún más su fe, que consistió en ponerse siempre a la escucha del Señor, tratando de comprender su voluntad, para cumplirla con todo su corazón y con todas sus fuerzas. Por eso, el Evangelio lo define hombre "justo" (Mt 1, 19). En efecto, el justo es una persona que ora, vive de fe y procura hacer el bien en todas las circunstancias concretas de la vida.
La fe, sostenida por la oración: este es el tesoro más valioso que san José nos transmite. Han seguido sus huellas generaciones de padres que, con el ejemplo de una vida sencilla y laboriosa, han impreso en el alma de sus hijos el valor inestimable de la fe, sin el cual cualquier otro bien corre el riesgo de resultar vano. Desde ahora deseo asegurar una oración especial por todos los padres, en el día dedicado a ellos: pido a Dios que sean hombres de intensa vida interior, para cumplir de modo ejemplar su misión en la familia y en la sociedad…”.

sábado, 14 de marzo de 2009

“El auténtico desarrollo humano”




Del Capitulo IV de la Encíclica
del Papa Juan Pablo II

(recurso de meditación para la Cuaresma)

“…. Pero al mismo tiempo ha entrado en crisis la misma concepción « económica » o « economicista » vinculada a la palabra desarrollo. En efecto, hoy se comprende mejor que la mera acumulación de bienes y servicios, incluso en favor de una mayoría, no basta para proporcionar la felicidad humana. Ni, por consiguiente, la disponibilidad de múltiples beneficios reales, aportados en los tiempos recientes por la ciencia y la técnica, incluida la informática, traen consigo la liberación de cualquier forma de esclavitud. Al contrario, la experiencia de los últimos años demuestra que si toda esta considerable masa de recursos y potencialidades, puestas a disposición del hombre, no es regida por un objetivo moral y por una orientación que vaya dirigida al verdadero bien del género humano, se vuelve fácilmente contra él para oprimirlo.

[…] junto a las miserias del subdesarrollo, que son intolerables, nos encontramos con una especie de superdesarrollo, igualmente inaceptable porque, como el primero, es contrario al bien y a la felicidad auténtica. En efecto, este superdesarrollo, consistente en la excesiva disponibilidad de toda clase de bienes materiales para algunas categorías sociales, fácilmente hace a los hombres esclavos de la « posesión » y del goce inmediato, sin otro horizonte que la multiplicación o la continua sustitución de los objetos que se poseen por otros todavía más perfectos. Es la llamada civilización del « consumo » o consumismo, que comporta tantos « desechos » o « basuras ». Un objeto poseído, y ya superado por otro más perfecto, es descartado simplemente, sin tener en cuenta su posible valor permanente para uno mismo o para otro ser humano más pobre.

Todos somos testigos de los tristes efectos de esta ciega sumisión al mero consumo: en primer término, una forma de materialismo craso, y al mismo tiempo una radical insatisfacción, porque se comprende rápidamente que, —si no se está prevenido contra la inundación de mensajes publicitarios y la oferta incesante y tentadora de productos— cuanto más se posee más se desea, mientras las aspiraciones más profundas quedan sin satisfacer, y quizás incluso sofocadas.

La Encíclica del Papa Pablo VI señalaba esta diferencia, hoy tan frecuentemente acentuada, entre el « tener » y el « ser »,
51 que el Concilio Vaticano II había expresado con palabras precisas.52 « Tener » objetos y bienes no perfecciona de por sí al sujeto, si no contribuye a la maduración y enriquecimiento de su « ser », es decir, a la realización de la vocación humana como tal.

Ciertamente, la diferencia entre « ser » y « tener », y el peligro inherente a una mera multiplicación o sustitución de cosas poseídas respecto al valor del « ser », no debe transformarse necesariamente en una antinomia. Una de las mayores injusticias del mundo contemporáneo consiste precisamente en esto: en que son relativamente pocos los que poseen mucho, y muchos los que no poseen casi nada. Es la injusticia de la mala distribución de los bienes y servicios destinados originariamente a todos.

Este es pues el cuadro: están aquéllos —los pocos que poseen mucho— que no llegan verdaderamente a « ser », porque, por una inversión de la jerarquía de los valores, se encuentran impedidos por el culto del « tener »; y están los otros —los muchos que poseen poco o nada— los cuales no consiguen realizar su vocación humana fundamental al carecer de los bienes indispensables.

El mal no consiste en el « tener » como tal, sino en el poseer que no respeta la calidad y la ordenada jerarquía de los bienes que se tienen. Calidad y jerarquía que derivan de la subordinación de los bienes y de su disponibilidad al « ser » del hombre y a su verdadera vocación.

Con esto se demuestra que si el desarrollo tiene una necesaria dimensión económica, puesto que debe procurar al mayor número posible de habitantes del mundo la disponibilidad de bienes indispensables para « ser », sin embargo no se agota con esta dimensión. En cambio, si se limita a ésta, el desarrollo se vuelve contra aquéllos mismos a quienes se desea beneficiar
”.

JMJ 2011 - WYD 2011 Madrid


Para seguir paso a paso las distintas etapas preparatorias para la Jornada Mundial de la Juventud 2011 en Madrid invito visitar

Arzobispado de Madrid



viernes, 13 de marzo de 2009

La carta del Papa Benedicto XVI


Seguramente ya andarán varios posts en este mundo nuestro comentando la valiosísima Carta del Papa Benedicto XVI – una carta para la historia. Me quedo con el post del profesor JJ Noblejas “Carta de Benedicto XVI a los obispos – Amor herido que no esconde su amargura y soledad”, quien con la claridad y firmeza de siempre nos regala un comentario que no tiene desperdicio, nos hace pensar y repensar. Es como un examen de conciencia y no hay que desaprovecharlo en este tiempo de Cuaresma.
“Se ha producido como un silencio, lleno de estupor y expectativas, tras la publicación” …Conviene leerla: no es larga, ni el lenguaje abrupto. Al contrario, lo que quizá abruma es la breve concisión y claridad con que se dice lo que se dice” nos dice el post.
Comenta que dan ganas de escribirle al Papa y sugiere hacerlo a las direcciones de correo de Benedicto XVI, que se hicieron públicas en 2005.

Esta de mas que me dedique a citar el contenido, les invito leerlo. Vale la pena. No se lo pierdan. Invito también a escribirle al Papa como dice JJN “unas frases personales (con nombre y apellidos: no anónimas), bien de respeto, de admiración, bien de apoyo, de afecto, bien de cariño filial... de corazón a corazón.

jueves, 12 de marzo de 2009

Benedicto XVI "hacer presente a Dios y abrir a los hombres el acceso a Dios"

Queriendo compartir algunas impresiones personales un amigo me manda el mail que transcribo refiriéndose a la carta del Santo Padre Benedicto XVI publicada hoy “sobre la Remisión de la excomunión de los cuatro obispos consagrados por el Arzobispo Lefebvre”.
Debo admitir que recién después de haber recibido su mail leí la carta del Papa. Impresionada y muda quedé por la humildad, la sinceridad, la generosidad, la integridad de este sucesor de San Pedro que en su dolor de Pastor nos abre el corazón, como dice mi amigo. En el tiempo de Cuaresma una carta para la historia, una carta que nadie, - repito nadie - debería dejar de leer.

Dice mi amigo:
Una carta pública así, en la que el Papa explica detalladamente las motivaciones de una acción suya y en la que, con un tono tan personal, presenta no sólo sus pensamientos sino también sus sentimientos, es algo inusual. Debemos valorar este gesto: el Papa abre su corazón …y lo hace con el fin de “contribuir de este modo a la paz en la Iglesia”.
El Papa reconoce que ha habido errores de comunicación pero no se arrepiente de la acción por la que tantas críticas ha recibido (el levantar las excomuniones a los obispos “lefebvristas”) sino que explica las razones de dicha acción… y explica que lo que él ha hecho responde solamente a la misión que Jesús le encomendó a San Pedro y a sus sucesores. Luego de algunos párrafos de lectura difícil en las que, con un lenguaje “técnico”, habla de algunas cuestiones canónicas y disciplinares, hace una reflexión sobre la responsabilidad de buscar la paz y la reconciliación en la Iglesia en la que llega a decir: “Ahora me pregunto: ¿Era y es realmente una equivocación, también en este caso, salir al encuentro del hermano que «tiene quejas contra ti» (cf. Mt 5,23s) y buscar la reconciliación?”… ¿Debemos realmente dejarlos tranquilamente ir a la deriva lejos de la Iglesia?”.
Ante las injustas y salvajes críticas que ha recibido, el Papa no se muestra furioso o enojado. Se muestra dolido. Esa impresión es la que más me impactó: se muestra como un padre que sufre porque sus hijos lo han lastimado. En ese dolor afirma: “Me ha entristecido el hecho de que también los católicos, que en el fondo hubieran podido saber mejor cómo están las cosas, hayan pensado deberme herir con una hostilidad dispuesta al ataque” y con más firmeza todavía: “A veces se tiene la impresión de que nuestra sociedad tenga necesidad de un grupo al menos con el cual no tener tolerancia alguna; contra el cual pueda tranquilamente arremeter con odio. Y si alguno intenta acercársele –en este caso el Papa- también él pierde el derecho a la tolerancia y puede también ser tratado con odio, sin temor ni reservas”. A mí me vino a la mente el reproche de Jesús a Jerusalén en el Evangelio, un reproche no de enojo sino de dolor (de hecho, Jesús llora sobre la ciudad): “¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como la gallina reúne bajo sus alas a los pollitos, y tú no quisiste!” (Mt. 23, 37).
Además de desmentir rotundamente aquellas acusaciones de que él quisiera frenar el diálogo con los judíos o retroceder hasta antes del Concilio Vaticano II, el Papa deja bien en claro cuál es su postura, la de la Iglesia, frente a los excesos de ambos lados. A unos, los “lefebvristas”, les dice que “No se puede congelar la autoridad magisterial de la Iglesia al año 1962”. Pero a otros, con la misma firmeza, les dice que “a algunos de los que se muestran como grandes defensores del Concilio se les debe recordar también que el Vaticano II lleva consigo toda la historia doctrinal de la Iglesia. Quien quiere ser obediente al Concilio, debe aceptar la fe profesada en el curso de los siglos y no puede cortar las raíces de las que el árbol vive
”.

El Papa también agradece “de corazón a todos los numerosos Obispos que en este tiempo me han dado pruebas conmovedoras de confianza y afecto” pero alerta que el “morder y devorar existe también hoy en la Iglesia como expresión de una libertad mal interpretada” y se pregunta “debemos aprender nuevamente el justo uso de la libertad…una y otra vez aprender la prioridad suprema: el amor?”
En fin palabras fuertísimas para un profundo examen de conciencia y reflexión en tiempo de Cuaresma. Y sincera y ferviente oracion por el Papa y toda la Iglesia.

martes, 10 de marzo de 2009

Escritos del cardenal Joseph Ratzinger


He descubierto casi de casualidad un listado muy completo de los escritos del entonces cardenal Joseph Ratzinger (nuestro Santo Padre Benedicto XVI); el listado fue compilado por Juan Manuel Diaz Sánchez del Instituto Social León XIII de Madrid.

También contiene algunos comentarios interesantes.

Y este otro en inglés. Para más visitar Ratzinger fan club.

lunes, 9 de marzo de 2009

La canción de Bernardette (2da parte del prefacio al libro)


(continuación de 1 – prefacio al libro escrito por el autor mismo)

Fueron momentos, repito, de miedo muy intenso. Pero también de significativa importancia para mí, porque llegue a conocer la maravillosa historia de la niña Bernardette Soubirous y los asombrosos hechos que se referían a las curaciones en Lourdes. Un día en medio de mi angustia hice una promesa. Prometí que si lograba huir de aquella situación desesperante y llegaba a las costas seguras de América, dejaría de lado todo otro compromiso, y cantaría, lo mejor que pudiese un canto a Bernardette.
El libro es el cumplimiento de mi promesa. En nuestros tiempos un poema épico solo puede aspirar al género de la novela. La canción de Bernardette es una novela pero no es una obra de ficción. Al leer los hechos aquí descriptos, el lector escéptico se preguntara con mayor razón que cuando se refiere a narraciones épicas históricas: “Que hay de verdad?” “Que ha sido inventado?” Mi respuesta es la siguiente: todos los hechos importantes que constituyen el corazón de esta obra tuvieron lugar en el mundo real. Considerando que la fecha es bastante cercana - 80 años (1) la historia misma arroja luz sobre los hechos y es confirmada por amigos y enemigos y observadores objetivos a través de testimonios fehacientes. Mi historia no ha cambiado en nada esta parte de la verdad.
Me he permitido, en cambio, cierta libertad creativa solo en aquellas partes donde lo escrito, como obra de arte, exigía ciertos compendios cronológicos o donde hacía falta encender una chispa de la sustancia misma.
Me he permitido cantar el canto a Bernardette, aunque no soy católico sino judío, y he extraído coraje para esta empresa de una promesa inconciente mucho mas antigua que la mía. Ya cuando escribí mis primeros versos prometí que siempre y en todas partes en todo lo que escribiese recordaría y ensalzaría el misterio divino y la sacralidad del hombre – sin tener en cuenta aquel periodo pasado de desprecios, odios e indiferencia en cuanto a los valores ulteriores de la mortalidad de nuestro ser
”.
Franz Werfel
Los Angeles, Mayo 1941

(1) escrito en 1941.

(traducido de Ignatius Insight - tengo el libro en esloveno y sé que lo tengo en español, pero no lo puedo encontrar ;)

“Hija humilde de Albania” ejemplo de mujer


Después de rezar el Ángelus, en la Plaza San Pedro, el Santo Padre Benedicto XVI se refirió ayer al Día Internacional de la Mujer, invitándonos a

“reflexionar sobre la condición de la mujer y a renovar el compromiso para que siempre y en cualquier lugar todas las mujeres puedan vivir y manifestar en plenitud sus propias capacidades, obteniendo pleno respeto por su dignidad".
“En este sentido –dijo- , se expresaron el Concilio Vaticano II y el magisterio pontificio, en particular la Carta apostólica "Mulieris dignitatem" del siervo de Dios Juan Pablo II (15 agosto 1988).
Sin embargo, valen más los testimonios de los santos que los documentos; y nuestra época ha tenido la de Madre Teresa de Calcuta: "hija humilde de Albania, que por la gracia de Dios ha llegado a ser un ejemplo para todo el mundo en el ejercicio de la caridad y en el servicio a la promoción humana".

"¡Cuántas otras mujeres trabajan todos los das, pasando desapercibidas, por el bien de la humanidad y por el Reino de Dios!", agregó asegurando que hoy (por ayer) rezaba "por todas las mujeres, para que sean cada vez más respetadas en su dignidad y se valoren sus potencialidades positivas".

(de VIS 090309(230)

domingo, 8 de marzo de 2009

Pedro Opeka entre nosotros:

No lo esperábamos tan pronto….
Sin embargo hoy nuestra parroquia Maria Auxiliadora de Ramos Mejia estuvo de fiesta.
La misa de las 11.00 fue celebrada por el padre Pedro Opeka, misionero vicentino, nuestro querido “vecino” a quien la Divina Providencia, el amor por el prójimo, por los más pobres y los más abandonados se lo llevaron de esta patria chica a misionar a Madagascar y allí su gran corazón supo ganarse el de los malgaches.
Pero hoy se ganó también el nuestro.
Más de una lágrima de emoción se dejo caer durante su sermón…con sus brazos abiertos nos abrazaba a todos y nos recordaba que alli ante Jesús todos somos hermanos….despojados de todas nuestras apariencias y adornos exteriores….
al escucharle hablar con entusiasmo de su trabajo, de la alegría de vivir y la esperanza sin medida de quienes nada tienen, de quienes ganan menos de un dólar por día y sin embargo llenan la iglesia hasta colmarla….unas 6.000/7000 personas cantando y rezando, contagiando esas ganas de vivir y dejando perplejos a los turistas que entre 50 y 100 siempre participan simplemente para “ver” que ocurre alli ….y después escuchar de sus bocas – y ya son numerosos los casos nos decía – de las bocas de esos “señores ateos” (por edad y convencimiento) y “ateitos” (por los jóvenes) decirle “padre yo soy ateo, pero hoy algo ha pasado en mi…..y no se lo pueden explicar….deben ser experiencias muy fuertes.
Con cariño nos saludo a todas las mujeres en nuestro día, las mujeres de aquí y de alla…de su tierra adoptiva, de toda América Latina y de todo el mundo.
También nosotros queríamos decir con Pedro apostol “Maestro, que bien estamos aquí! Hagamos tres carpas….porque algo especial estaba ocurriendo alli….algo que ocurre en todas las celebraciones de la Eucaristía pero en esta estabamos en presencia de un celebrante especial, un hombre santo y si bien todos estamos llamados a ser santos algunos están mas cerca que otros…no me caben dudas, algunos ya son santos y otros humildemente nos limitamos a hablar de ellos…..
Que Dios lo bendiga y el Espiritu Santo le siga fortaleciendo en su maravillosa obra!

El padre Pedro Opeka proseguirá con sus compromisos y viaja a Chile, pero regresará a Buenos Aires y dará dos charlas:

El 25 de marzo a las 19.00 en el Teatro Globo, M.T. de Alvear 1155, Capital Federal (Buenos Aires) – charla dedicada especialmente a los jóvenes - sobre el tema “Construir la Esperanza

El 26 de marzo a las 19.00 en la Sociedad de distribuidores de diarios y revistas, Av. Belgrano 1732, Capital Federal (Buenos Aires) “Salir de la pobreza” para el público en general.

(prometo insertar fotos a la brevedad)

Hermana mía…. para el Día Internacional de la Mujer


[…]
2.
No nace el hombre con los caminos de su vida
preparados.
Nace entre malezas, que pueden arder,
como la zarza de Moisés.
o secarse y morir.
Hay que desbrozar el camino sin descanso
- acecha la maleza –
gastar la vida en allanar collados
y enderezar sendas
con la sencilla plenitud de cada instante,
porque cada momento se abre a la totalidad del tiempo,
se trasciende a si mismo
y esconde en su seno simiente de eternidad.

3
Hermana mía, así me gusta llamarte.
Pienso entonces que todo encuentro
No es sólo latido en el tiempo, instante pleno,
Es también semilla cierta de eternidad.

La Verónica” - II La Hermana, POESIAS de Karol Wojtyla (Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 1993)

sábado, 7 de marzo de 2009

Dignidad matrimonial: una vocación (3)


Dignidad matrimonial: una vocación
Mensaje cuaresmal del Cardenal Karol Wojtyla en Cracovia, 1978 (3ra y ultima parte)
(cont de 1 y 2)

Nuestro tiempo, marcado por el signo de la duda respecto a valores fundamentales, necesita que todos nos dediquemos a buscar toda vía posible que apunte a custodiar la fidelidad, el amor y la integridad conyugal. «Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre» (Mc 10,9): el hombre es capaz de observar el sexto mandamiento, solo debe colaborar con la gracia de Dios que nunca le es negada a aquel que la busca sinceramente.
La colaboración requiere ante todo oración personal, y acto seguido de la vigilancia sobre uno mismo, la lucha contra las tentaciones, del aprendizaje, en fin de la verdad acerca del cuerpo y del sexo, tal como es anunciada por el Evangelio y recogida por nosotros de la tradición moral y cultural. Pero el hombre vive en medio de otros; entonces para crear un clima de pureza es necesario el compromiso de todos, para que ante todo la juventud no tenga dudas sobre los valores de pureza y fidelidad conyugal y encuentre un terreno propicio para comprometerse totalmente al servicio del amor y de la vida en un matrimonio indisoluble dándole sentido cabal a su vida..

Ante aquello que en el ambiente de hoy impide tal compromiso es necesaria una minuciosa preparación al sacramento, recordando que éste se halla ante el umbral, no solo de una pareja, sino de toda la comunidad humana; de la Nación, de la Iglesia.

Si durante esta preparación que – que será siempre iniciación catequística – dejamos hablar a Dios y al conocimiento humano, los novios aprenderán a distinguir el amor, la fidelidad y la honestidad conyugal de sus opositores.

Acompañemos esas palabras con la oración ferviente, para que la gracia les ayude a perseverar en ese bien que Dios mismo nos ha confiado con el mandamiento y con el sacramento.

Durante la Cuaresma nos acercamos a Dios dispuestos a escuchar sus enseñanzas. Entre ellas aparece el mandamiento «no cometerás adulterio». Busquemos de nuevo la verdad y la fuerza del vínculo. Démosle derecho de plena ciudadanía a nuestra conciencia, en nuestra vida personal y en la pública. Seámosle fieles.

Es cierto que el mandamiento le presenta al hombre muchas exigencias, pero tan bien es cierto que le ayuda a actuar bien y toda acción correcta lleva consigo exigencias. Que la Cuaresma sea para todos nosotros el periodo por excelencia durante el cual a través de la escucha de la Palabra la oración y la memoria de la pasión de nuestro Redentor, nos sea posible reencontrar nuestras almas de acuerdo con las palabras de Cristo «el que pierda su vida por mí, la encontrará» Mt, 10,39. Oren los unos por los otros, y «llevad los unos las cargas de los otros» (Gal 6,2) para que a todos les sea concedido gozar en la alegría de la resurrección del Señor
.

Muchas gracias a Carmela, que me hizo llegar el texto.

(Cuando habia terminado de traducir, encontre que este mensaje esta incluido en El don del Amor: escritos sobre la Familia, que forma parte de la trilogia publicada por Ediciones Palabra -los otros dos titulos son: Mi vision del hombre: hacia una nueva etica y El hombre y su destino: ensayos de antropologia)

jueves, 5 de marzo de 2009

Dignidad matrimonial: una vocación (2da parte)


Dignidad matrimonial: una vocación
Mensaje cuaresmal del Cardenal Karol Wojtyla en Cracovia, 1978 (2da parte)
(Su última Cuaresma en Cracovia)

(cont de 1)
Intentaremos ahora comprender en su plenitud el amor que ha movido a Dios a ordenar «no cometerás adulterio», y a la luz de estas palabras sencillas pero fuertes, trataremos de analizar nuestros pensamientos, actitudes y palabras. Intentemos considerar también el reverso del sexto mandamiento – fundamental ley moral – según las palabras de Cristo: «Por sus frutos conoceréis…no puede un árbol bueno dar frutos malos»(Mt 7,17-17.
Preguntémonos ahora: si ignoramos este mandamiento le prestamos un servicio al hombre, a la familia, al pueblo o les hacemos daño? Sabemos la respuesta – no obstante cualquier pretensión que intentase filtrarse - desgastan los valores fundamentales en el hombre: abusos, intereses, libertinajes avasallan el amor y la honestidad, y en todo ello se pone en juego el autentico valor del hombre.
Es verdad que Cristo se puso del lado de la mujer adúltera…«quien se halle sin pecado, que tire la primera piedra…» pero también es cierto que después le dijo: « ve y de ahora en adelante no peques mas» (Jn 8,11).
Haciendo así quiso salvar al ser humano de la vergüenza y del desprecio, para reclamarle luego el respeto de su propio valor y de la propia dignidad.
Situemos ahora la elocuencia de estas palabras en nuestra época, y recordemos que todo aquello que no responde al sexto mandamiento es amenaza latente para la dignidad del hombre.
Se equivocan quienes aseguran: «a quien ama todo le es permitido», no es verdad: el verdadero amor – al obrar bajo su influencia positiva – no permite que se lo separe del profundo sentido de responsabilidad por todo aquello que comporta. Y es siempre responsabilidad con respecto al cónyuge. Y por consiguiente de los derechos de los hijos en depositar su confianza en los padres, y en la reciproca fidelidad matrimonial que ellos se deben.
Los padres, y con ellos todos los adultos, deben merecer esta confianza, sin la cual llegan a destruirse lazos tan sagrados: la confianza se convierte en desconfianza, la seguridad en amenaza latente, creando a menudo una atmósfera de cinismo.
Pero estas son solo algunas, si bien no menos dolorosas consecuencias que conllevan ignorar el sexto mandamiento. Las palabras de Jesús a la mujer adultera «ve y de ahora en adelante no peques mas» (Jn 8,11) y a la samaritana «aquel que tienes ahora no es tu marido…..porque has tenido cinco»" (Jn 4,17-18), tienen profundo sentido también hoy que tenemos tantos divorcios.
Cambiar con facilidad de mujer o marido es síntoma de disolución social, y no estamos pagando con ello la inobservancia del sexto mandamiento? Esta relajación se anida con facilidad en los corazones de los jóvenes; la falta de respeto por la pureza matrimonial a menudo no tarda en conducirlos a epílogos trágicos. Ahora los jóvenes menores, entran en “su” vida, destruyendo aquella que han traído del regazo materno. No vemos, en tales resultados, la supresión de la voz del Amor eterno, con la cual Dios ha ordenado «no cometerás adulterio»? « Por sus frutos los conoceréis»”

miércoles, 4 de marzo de 2009

Jornada Mundial de la Juventud 2009


«Hemos puesto nuestra esperanza en el Dios vivo» (1 Tm 4,10)

Hoy fue publicado el Mensaje del santo Padre Benedicto XVI para la XXIV Jornada Mundial de la Juventud 2009 que se realiza en Roma el próximo 5 de abril, Domingo de Ramos,
día que los jóvenes españoles recibirán la Cruz y el Icono de las Jornadas para llevarlas a España donde en Madrid se celebrara el próximo encuentro internacional de jóvenes en 2011.

Queridos amigos: - decía el Santo Padre Benedicto XVI al comenzar su Mensaje:
El próximo domingo de Ramos celebraremos en el ámbito diocesano la XXIV Jornada Mundial de la Juventud. Mientras nos preparamos a esta celebración anual, recuerdo con enorme gratitud al Señor el encuentro que tuvimos en Sydney, en julio del año pasado. Un encuentro inolvidable, durante el cual el Espíritu Santo renovó la vida de tantos jóvenes que acudieron desde todos los lugares del mundo. La alegría de la fiesta y el entusiasmo espiritual experimentados en esos días, fueron un signo elocuente de la presencia del Espíritu de Cristo. Ahora nos encaminamos hacia el encuentro internacional programado para 2011 en Madrid y que tendrá como tema las palabras del apóstol Pablo: «Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe» (cf. Col 2,7). Teniendo en cuenta esta cita mundial de jóvenes, queremos hacer juntos un camino formativo, reflexionando en 2009 sobre la afirmación de san Pablo: «Hemos puesto nuestra esperanza en el Dios vivo» (1 Tm 4,10), y en 2010 sobre la pregunta del joven rico a Jesús: «Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?» (Mc 10,17) (continuar)

Invito visitar:
Delegacion Diocesana de Infancia y Juventud del Arzobispado de Madrid

martes, 3 de marzo de 2009

Dignidad matrimonial: una vocación


Dignidad matrimonial: una vocación
Mensaje cuaresmal del Cardenal Karol Wojtyla en Cracovia, 1978 (1ra parte)

La Cuaresma, en el marco del jubileo enlazado con el 900 ° aniversario del servicio episcopal de San Estanislao, apunta nuestra reflexión a los mandamientos. Al hacerlo así buscamos dirigir nuestra mirada a las raíces mismas del orden moral, cuyo particular interprete y custodio en tierra polaca fue San Estanislao.
Este año queremos dedicar este mensaje cuaresmal al sexto mandamiento del Decálogo: «No cometerás adulterio», temática esta que fue indirectamente tratada en el Mensaje anual del Episcopado con ocasión de la solemnidad de la Sagrada Familia y que nosotros retomamos en la exposición – unitaria y continua – de la ley moral, formulada en los Mandamientos. Y lo hacemos concientes que es ella, en cierto sentido, la raíz a partir de la cual se desarrollara el árbol de la moral, en sentido humano y cristiano conjuntamente.
El antiguo testamento expresaba en forma lapidaria los Mandamientos que se refieren a la esfera de la convivencia humana: los «no» dictados por Dios: «no mataras», «no cometerás adulterio», «no robaras», «no darás falso testimonio» poseen toda la fuerza expresiva de la prohibición divina.
« No cometerás adulterio» en referencia directa al matrimonio, unión – en la eterna ley divina – indisoluble y sacramental entre mujer y marido…« dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y serán una sola carne» (Gen, 2,24)
Esa unión a que se refiere el mandamiento, es la misma que en las costumbres de algunos pueblos y culturas se concretiza en la unión de la casa y del lecho familiar. « No cometerás adulterio» quiere decir: no destruirás esta unión, presérvala, defiéndela, como bien fundamental de orden humano, social y moral.
Este bien es realzado en toda la simplicidad y profundidad que le son propias, en el juramento prestado por los esposos, que consagran en la Iglesia su matrimonio. Amor, fidelidad, honestidad matrimonial hasta la muerte. Estas son las palabras que confirman el bien a pleno y que el sexto mandamiento intenta salvaguardar. Y si bien la forma de prohibición « No cometerás adulterio» primordialmente indica al hombre el mal que habrá de evitar, conlleva al mismo tiempo, con autoridad de mandamiento, el bien primario que Dios mismo defiende.
De aquel goza ante todo la pareja, para convertirse mas tarde en patrimonio de los hijos, y finalmente de toda la sociedad, cuyo bienestar y fuerza moral dependen del amor, de la fidelidad y de la integridad de cada unión matrimonial.
EL mandamiento se refiere directamente a los cónyuges, señalándoles cual forma de convivencia marital, a esta comunión fundamental que en el juramento de fidelidad, fortalecido por la bendición divina, se proyecta a la aceptación y educación de los hijos e indirectamente a todos, imponiendo al hombre y a la mujer respetarse mutuamente. En sentido mas amplio aun, exige el respeto de la sexualidad humana, en el profundo significado del termino, en cuanto ella se halla en estrecha relación con la dignidad de la persona y con la responsabilidad de los padres.
« No cometerás adulterio» requiere por lo tanto pureza interior y publica, y a su vez la condena de todo aquello que la viola o amenaza. Contrasta por lo tanto, con todo aquello que en las costumbres, en el arte, en los espectáculos tiende a la destrucción del clima de candor o presenta peligro para el bien querido por Dios: como Creador haber hecho al hombre «en alma y cuerpo» a su imagen y semejanza, como Redentor indicándole el camino de la vida en la verdad y en el amor.

domingo, 1 de marzo de 2009

Convertirnos en Cuaresma


El miércoles pasado, con el significativo rito de la ceniza, hemos entrado en el tiempo litúrgico de la Cuaresma. Hoy, el evangelio vuelve a proponer el pasaje en que Cristo, en el desierto, afronta al tentador y, al término de cuarenta días de ayuno y oración, lo vence con su firme obediencia a la voluntad de Dios Padre. De este modo, Jesús muestra el camino para derrotar el pecado: el camino de la penitencia. No sólo; él mismo, que es «el Justo», camina delante de nosotros, pecadores, como Cordero que carga sobre sí el pecado del mundo.
Jesucristo nos precede, pero también nos llama a seguirlo. «Convertíos» es la primera palabra de su predicación (cf. Mc 1, 15)
[… ]
Por tanto, en este primer domingo de Cuaresma, hago mía la exhortación del apóstol Pablo: «En nombre de Cristo os suplicamos: reconciliaos con Dios» (2 Co 5, 20), no dejéis pasar en vano este tiempo favorable. Es necesario reaccionar frente a la indiferencia y las distracciones del mundo, y escuchar la voz de Dios, que resuena en la Iglesia e, incluso antes, en la conciencia de cada uno.

«El examen de conciencia es uno de los momentos más determinantes de la existencia personal. En efecto, en él todo hombre se pone ante la verdad de su propia vida, descubriendo así la distancia que separa sus acciones del ideal que se ha propuesto» (Incarnationis mysterium, 11).

La Cuaresma, por su naturaleza…ayuda al hombre a «recuperar lo que no podría alcanzar sólo con sus fuerzas: la amistad de Dios, su gracia y la vida sobrenatural, la única en la que pueden resolverse las aspiraciones más profundas del corazón humano» (ib., 2)”.