Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 28 de febrero de 2010

Completar en nosotros lo que se ha realizado en Jesùs


"El Señor Jesucristo transformará nuestra condición humilde, según el modelo de su condición gloriosa" (Flp 3,21). Estas palabras de San Pablo que hemos escuchado en la segunda lectura de la liturgia de hoy, nos recuerdan que nuestra verdadera patria está en el cielo y que Jesús transfigurará nuestro cuerpo mortal en un cuerpo glorioso como el suyo. El Apóstol comenta así el misterio de la Transfiguración del Señor que la Iglesia proclama en este segundo domingo de Cuaresma. En efecto, Jesús quiso dar un signo y una profecía de su Resurrección gloriosa, en la cual nosotros estamos llamados también a participar. Lo que se ha realizado en Jesús, nuestra Cabeza, tiene que completarse también en nosotros, que somos su Cuerpo.
Éste es un gran misterio para la vida de la Iglesia, pues no se ha de pensar que la transfiguración se producirá sólo en el más allá, después de la muerte. La vida de los santos y el testimonio de los mártires nos enseñan que, si la transfiguración del cuerpo ocurrirá al final de los tiempos con la resurrección de la carne, la del corazón tiene lugar ya ahora en esta tierra, con la ayuda de la gracia.
Podemos preguntarnos: ¿Cómo son los hombres y mujeres "transfigurados"? La respuesta es muy hermosa: Son los que siguen a Cristo en su vida y en su muerte, se inspiran en Él y se dejan inundar por la gracia que Él nos da; son aquéllos cuyo alimento es cumplir la voluntad del Padre; los que se dejan llevar por el Espíritu; los que nada anteponen al Reino de Cristo; los que aman a los demás hasta derramar su sangre por ellos; los que están dispuestos a darlo todo sin exigir nada a cambio; los que -en pocas palabras- viven amando y mueren perdonando.”
(Homilía del Santo Padre Juan Pablo II en la Misa de beatificación de los Siervos de Dios José Aparicio Sanz y 232 compañeros mártires españoles – 11 de marzo de 2001)

sábado, 27 de febrero de 2010

Por nuestros hermanos chilenos


Por nuestros hermanos chilenos y en especial por mis queridos amigos del antiguo Foro Juan Pablo II: Faby, Paola, Viviana, Gabriel y Mauro, por sus familias, sus amigos y sus compatriotas.

Oh Trinidad Santa,
te damos gracias por haber concedido a la Iglesia
al Papa Juan Pablo II
y porque en él has reflejado
la ternura de tu paternidad,
la gloria de la cruz de Cristo
y el esplendor del Espíritu del amor.
Èl, confiando totalmente en tu infinita misericordia
y en la maternal intercesión de Maria,
nos ha mostrado una imagen viva de Jesús Buen Pastor
indicándonos la santidad,
alto grado de la vida cristiana ordinaria,
como camino para alcanzar la comunión eterna contigo.
Concédenos, por su intercesión, y si es tu voluntad,
el favor que imploramos,
Con la esperanza que sea pronto incluido
en el numero de tus santos.
Amen.

viernes, 26 de febrero de 2010

La Esencia de la Devoción a la Divina Misericordia


“La esencia y el fundamento de la devoción a la Divina Misericordia son la actitud de confianza en Dios Nuestro Señor y la misericordia al prójimo. Esta actitud hacia Dios y hacia el prójimo constituye al mismo tiempo una condición para acceder a las grandes promesas que el Señor Jesús asocia a la practica de las nuevas formas de devoción que nos fueron transmitidas por Santa Faustina.

La Confianza define nuestra actitud hacia Dios y abarca no solamente la virtud de la esperanza, sino también las virtudes de fe viva, amor, humildad, perseverancia y contrición por los pecados cometidos. Sencillamente es la actitud del niño quien en toda situación confía ilimitadamente en el amor misericordioso y la omnipotencia de nuestro Padre celestial.
La confianza constituye la esencia misma de la devoción a la Divina Misericordia hasta tal punto que sin ella, esta devoción no seria tal, porque la primera y mas importante expresión de devoción a la Divina Misericordia es precisamente el acto de confianza. La misma actitud de confianza de por si sola (sin la practica de otras formas de devoción) asegura al alma confiada las gracias de la Divina Misericordia. Yo quiero brindar gracias inimaginables a aquellas almas que confían en mi Misericordia – prometió el Señor Jesús (Diario 687). Dejadles que se acerquen a este mar de misericordia con gran confianza. Los pecadores obtendrán justificación, y el justo será confirmado en el bien. Todo aquel que deposite su confianza en Mi misericordia se llenara de mi divina paz a la hora de la muerte (Diario 1520)
La confianza no es solamente la esencia misma, el alma de esta devoción, sino que es ademas condición para obtener gracias. Las gracias de mi misericordia se obtienen mediante una ùnica vìa: la confianza. Cuanto mas confía un alma, mas recibirá. Las almas que confían ilimitadamente son para mi un gran consuelo, porque derramo sobre ellas todos los tesoros de mis gracias. Me regocijo que pidan màs, porque es mi deseo dar mucho, mucho mas (Diario 1578). El alma que confía en mi misericordia es muy afortunada, porque yo mismo cuido de ella (Diario 1273). Ningún alma que haya clamado por mi misericordia ha sido decepcionada o expuesta al mal. Me regocijo particularmente en el alma que deposita su confianza en mi bondad (Diario 1541)
La expresión externa de esta confianza es el cumplimiento de la voluntad de Dios comprendida en los mandamientos y obligaciones de los deberes cotidianos, como asì también en el reconocimiento de las inspiraciones del Espìritu Santo.

Misericordia – define nuestra actitud en relación a todo ser humano. El Señor Jesús le dijo a Sor Faustina: Yo reclamo (….) actos de misericordia, que sean expresión de amor hacia Mi. Habràs de demostrar misericordia hacia tu prójimo siempre y en todas partes. No deberás abstraerte, tratar de excusarte o evadirte de ello.. Te doy tres maneras de ejercitar la misericordia hacia el prójimo: la primera – mediante acciones, la segunda mediante la palabra, la tercera mediante la oración. En estos tres niveles esta contenida toda la misericordia y es prueba incuestionable de amor hacia Mi. Por estos medios el alma glorifica y reverencia mi misericordia (Diario 742)

La actitud de un amor real hacia el prójimo es también condición para recibir gracias. Si un alma no ejercita la misericordia de alguna u otra manera – el señor Jesús reitera el pensamiento evangélico – no obtendrá mi misericordia el día del juicio. O, si las almas solo supieran como acumular tesoros eternos para ellos, no serian juzgadas porque prevendrían mi juicio con su misericordia (Diario 1317)
El Señor Jesús quiere que sus adoradores lleven a cabo al menos un acto de misericordia durante el curso del dia, por amor hacia El. Hija mia - le dijo el Señore Jesús a Sor Faustina : sabed que mi corazón es todo misericordia. Desde este mar de misericordia fluyen las gracias sobre le mundo entero (….) y yo deseo que tu corazón sea honrado con mi misericordia. Deseo que esta misericordia fluya desde tu corazon hacia el mundo entero. No permitas que nadie que se acerque a ti parta sin confiar en mi misericordia que tan ardientemente deseo para las almas (Diario 1777)


jueves, 25 de febrero de 2010

España aprueba la ley del aborto

“Después de un año y medio de duras negociaciones y un enconado debate mediático, el Gobierno logró que su texto se aprobara tal cual había salido del Congreso de los Diputados. No prosperó ninguna de las 88 enmiendas presentadas. El resto del texto fue aprobado con 132 votos a favor, 126 en contra y una abstención. Sólo lo rechazaron el PP, UPN y el Partido Aragonés. Los representantes de Coalición Canaria y CiU, con libertad de voto, se dividieron.” El Pais


« Mi embrión tus ojos lo veían » (Sal 139 138, 16): el delito abominable del aborto

“58. Entre todos los delitos que el hombre puede cometer contra la vida, el aborto procurado presenta características que lo hacen particularmente grave e ignominioso. El Concilio Vaticano II lo define, junto con el infanticidio, como « crímenes nefandos ».54
(Enciclica Evangelium Vitae del Santo Padre Juan Pablo II)

Congreso Internacional Legado de Juan Pablo II El Magno (3)

(El cardenal Stanislaw Dziwisz en la Conferencia inaugural
a su lado el Dr. Bogdan Piotrowski, director del Congreso y quien tradujo las palabras inaugurales que el Cardenal Dziwisz dirigio en idioma polaco a sus conciudadanos)
Congreso Internacional: Legado de Juan Pablo II el Magno
Conferencia inaugural del cardenal Stanislaw Dziwisz
Bogotá, 19 de febrero de 2010

"El aporte de Juan Pablo II en los cambios políticos y sociales del mundo"
Eminencias,
Excelencias
Magnificencias,
ilustrísimos participantes del Congreso
Antes que nada, quisiera agradecerles de todo corazón por la oportunidad de estar aquí, en el Congreso dedicado a la persona y a la labor de Su Santidad Juan Pablo II. Siento una gratitud especial por la memoria y la atención que se dedica a un hombre al que durante veintisiete años llamamos el Pedro de nuestros tiempos. Era Pastor de la Iglesia Universal. Era una autoridad moral incuestionable, no sólo para los católicos. Era un guía genuino por los caminos de la fe, de la esperanza y del amor. Han pasado ya cinco años desde que Juan Pablo II se marchó a la casa del Señora aquel memorable dos de abril de 2005. Es asombroso que su memoria siga tan viva. Para millones de cristianos del mundo entero, Juan Pablo II continua siendo maestro de la fe y compañero del camino.Personalmente creo que permanecer al lado de Karol Wojtyla, cuando era aún cardenal, y después en la época del pontificado, trabajando con él durante treintinueve años, fue el hecho más significativo de mi vida. Todo empezó un día de 1966, cuando Karol Wojtyla me pidió que fuese su secretario. Yo tenía entonces veintisiete años. Nunca hubiese supuesto que en las décadas siguientes, día tras día, sería testigo de la vida, del trabajo, de la oración y la santidad de un hombre que se convertiría en uno de los líderes espirituales del mundo contemporáneo.
2. He de hablar de la contribución de Juan Pablo II en las transformaciones políticas y sociales en el mundo. Una transformación puede ser promovida por un líder, o sea una persona que dispone, en primer lugar, de una adecuada experiencia, en segundo lugar, que tiene una visión clara de los objetivos, en tercer lugar, que sepa presentarla, convencer a los demás y motivarlos para la acción. Karol Wojtyla, Juan Pablo II era un líder de esa clase.Tenía una experiencia amplísima. Había conocido desde cerca el rostro de los sistemas totalitarios. Durante los seis años de la segunda guerra mundial fue testigo de la demente ideología del nacionalsocialismo, que en las tierras polacas, y también fuera de ellas, abocó a un mar de sangre y lágrimas derramadas. El campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, situado en la archidiócesis de Cracovia, en las cercanías del lugar de nacimiento del futuro Papa, fue su ominoso símbolo. Durante los sombríos años de la guerra, el joven Karol Wojtyla trabajó físicamente, conociendo la amargura del duro trabajo. En aquella época maduró en él la decisión de servir a Dios escogiendo el camino del sacerdocio. Como joven sacerdote, después obispo y cardenal, conoció la verdadera cara del comunismo, inspirado en el marxismo y leninismo. El comunismo no fue la libre elección de los polacos. Había sido impuesto por el Ejército Rojo que, liberando el país de la ocupación nazi, a la vez lo sometió al dominio y a las influencias de la Unión Soviética. Como saben, la ideología comunista germinó sobre el suelo de la oposición contra el salvaje capitalismo del XIX (diecinueve). Prometía justicia. Pero a la vez introducía antagonismos en la sociedad, construyendo sobre el concepto de la lucha de clases. Exaltando la colectividad, pisoteaba los derechos básicos de las personas, incluyendo el derecho de libertad. De esta manera, la cura resultaba peor que la enfermedad. En la Polonia comunista, la Iglesia era la única institución que ofreció resistencia a la dictadura. A pesar de lo que rezaba uno de los lemas oficiales, no era la dictadura del proletariado. Era una dictadura opresora de las personas y de la nación. En esas circunstancias la Iglesia se convirtió en un espacio de libertades incluso para los no creyentes.
3. Provisto de esa experiencia, Juan Pablo II ascendió al Trono de San Pedro el 16 de octubre de 1978 (dieciséis de octubre de mil novecientos setenta y ocho). Su pontificado comenzó en un mundo dividido en dos bloques: el Occidente y el Este. En ese mundo reinaba la tensión, la incertidumbre en cuanto a la suerte de la humanidad, puesto que los bloques enfrentados disponían de un arsenal de armas mortíferas, capaces de aniquilar el planeta. En ese mundo, se suponía que el así llamado equilibrio de fuerzas era garante de la paz. El Muro de Berlín simbolizaba la división y la desconfianza mutuas.Asimismo, existía la división entre el opulento Norte y el indigente Sur. No cesaba el clamor por el pan, por el acceso a bienes injustamente distribuidos, por las condiciones de vida dignas. Dicha situación ocasionaba también tensiones en el interior de la Iglesia que, como comunidad del Señor crucificado y resucitado, debía tomar parte de los necesitados. Debía levarles esperanza. Uno de los intentos de respuesta a esa situación de evidente injusticia fue la teología de la liberación. Quiero añadir que Juan Pablo II no estaba en contra de esa teología viva, deseosa de encontrar soluciones a los problemas más encarnados de la humanidad. Al contrario, firmemente abogaba por los pobres, puesto que son ellos los amigos de Jesús. Sin embargo Juan Pablo II, conociendo por dentro la ideología marxista, no podía aceptar que ésta se convirtieses en una fuente de inspiración para la reflexión teológica sobre la condición del mundo contemporáneo y sobre las posibilidades de solución de sus problemas básicos. Repito: el Papa sabía que la cura ofrecida por esa ideología era peor que las enfermedades que acosaban el mundo.
4. ¿Cuál era pues la visión que definió el inicio del pontificado de Juan Pablo II? Era la visión del mundo y de las personas acosadas por el miedo, pero en busca de las razones de vida y de esperanza. Fuentes de vida y de esperanza el Papa las buscó en el Cristo. Recordemos un fragmento clásico de la homilía inaugural del pontificado, que ha resultado profética y que nos acompaña desde hace más de treinta años: „¡No tengáis miedo de acoger a Cristo y de aceptar su potestad! ¡Ayudad al Papa y a todos los que quieren servir a Cristo y, con la potestad de Cristo, servir al hombre y a la humanidad entera! ¡No temáis! ¡Abrid, más todavía, abrid de par en par las puertas a Cristo! Abrid a su potestad salvadora los confines de los Estados, los sistemas económicos y los políticos, los extensos campos de la cultura. de la civilización y del desarrollo. ¡No tengáis miedo! Cristo conoce «lo que hay dentro del hombre». ¡Sólo El lo conoce! Con frecuencia el hombre actual no sabe lo que lleva dentro, en lo profundo de su ánimo, de su corazón. Muchas veces se siente inseguro sobre el sentido de su vida en este mundo. Se siente invadido por la duda que se transforma en desesperación. Permitid, pues, —os lo ruego, os lo imploro con humildad y con confianza— permitid que Cristo hable al hombre. ¡Sólo El tiene pala­bras de vida, sí, de vida eterna!” (22 X 1978, n. 5).¿Acaso es posible quedar indiferente frente a esas palabras, frente a una exhortación tan ardiente? Juan Pablo II hablaba a la mente y al corazón de las personas, es por lo que sus palabras eran recibidas con entusiasmo por la gente deseosa de la verdad y del sentido. Quería servir a la santa causa de la humanidad en su afán de sobrepasar las fronteras de lo terrenal. Por eso en el centro de su predicación estuvo siempre Jesucristo, "el mismo ayer y hoy, y siempre" (Hbr 13, 8). Por eso su primera encíclica estuvo dedicada al Redentor y a las importantes cuestiones de la humanidad en relación al Cristo. Escribió: “El hombre no puede vivir sin amor. Él permanece para sí mismo un ser incomprensible, su vida está privada de sentido si no se le revela el amor, si no se encuentra con el amor, si no lo experimenta y lo hace propio, si no participa en él vivamente. Por esto precisamente, Cristo Redentor (...) revela plenamente el hombre al mismo hombre. Tal es – si se puede expresar así – la dimensión humana del misterio de la Redención. (...) El hombre que quiere comprenderse hasta el fondo a sí mismo – no solamente según criterios y medidas del propio ser inmediatos, parciales, a veces superficiales e incluso aparentes – debe, con su inquietud, incertidumbre e incluso con su debilidad y pecaminosidad, con su vida y con su muerte, acercarse a Cristo. Debe, por decirlo así, entrar en Él con todo su ser” (Redemptor hominis, 10).
5. El Papa no era revolucionario. No era político. Tenía ambiciones mucho más amplias. Su enseñanza y su actividad tenían una dimensión religiosa. Quería conducir a las personas hacia Dios y lo hacía. Por eso predicaba un evangelio de la verdad y de la libertad. Predicaba la Buena Nueva sobre la dignidad de la persona, creada a la imagen y semejanza de Dios, por tanto libre y llamada a la vida en amor. Por supuesto hablar de la libertad de la persona tenía su dimensión política, ya que era peligroso para las dictaduras que sometían a los ciudadanos, privándolos de su soberanía y del derecho de decidir sobre su vida.Una de las características de su oficio sacerdotal eran los viajes apostólicos. Juan Pablo II sabía que era necesario llegar directamente a las Iglesias locales. Llegar directamente a las personas, allí donde viven, trabajan, donde padecen y guardan esperanza. Normalmente la preparación de cada viaje consumía bastante tiempo y una enorme cantidad de energía, pero los esfuerzos eran compensados por la reafirmación de la fe de naciones enteras, la restitución de la esperanza, y en perspectiva más larga, también cambios políticos y sociales. Como saben, en el primer viaje apostólico Juan Pablo II se dirigió a México. Después en repetidas ocasiones visitó la América Latina. Eso le ayudó a conocer de cerca los problemas de esta parte del globo. El segundo viaje lo llevó a su Patria, en junio del 1979 (mil novecientos setenta y nueve). Junto a la elección para la dignidad papal de un cardenal de un país comunista, ese viaje resultó crucial para la historia de Polonia. El pueblo recobró la conciencia de su dignidad y de sus derechos. Un año más tarde nacía la Solidaridad. Ese poderoso movimiento social y su impulso hacia la libertad creció de la enseñanza y de la labor de Juan Pablo II. En lugar de la lucha de clases, promovía la solidaridad. Solía decir: "Jamás los unos contra los otros. Siempre los unos con los otros". Al cabo de diez años Polonia recuperó la libertad y su transformación indudablemente ayudó a otros países de la Europa Central y del Este para sacudir el yugo de la dictadura comunista.
6. Juan Pablo II dedicó mucha atención a los problemas sociales. Les dedicó tres encíclicas: Laborem exercens (1981), Sollicitudo rei socialis (1987) y Centessimus annus (1991). En la última escribió: Hoy más que nunca, la Iglesia es consciente de que su mensaje social se hará creíble por el testimonio de las obras, antes que por su coherencia y lógica interna. De esta conciencia deriva también su opción preferencial por los pobres, la cual nunca es exclusiva ni discriminatoria de otros grupos. Se trata, en efecto, de una opción que no vale solamente para la pobreza material, pues es sabido que, especialmente en la sociedad moderna, se hallan muchas formas de pobreza no sólo económica, sino también cultural y religiosa. El amor de la Iglesia por los pobres, que es determinante y pertenece a su constante tradición, la impulsa a dirigirse al mundo en el cual, no obstante el progreso técnico-económico, la pobreza amenaza con alcanzar formas gigantescas. En los países occidentales existe la pobreza múltiple de los grupos marginados, de los ancianos y enfermos, de las víctimas del consumismo y, más aún, la de tantos prófugos y emigrados; en los países en vías de desarrollo se perfilan en el horizonte crisis dramáticas si no se toman a tiempo medidas coordinadas internacionalmente. El amor por el hombre y, en primer lugar, por el pobre, en el que la Iglesia ve a Cristo, se concreta en la promoción de la justicia” (nn. 57-58).Al tratar los problemas sociales y políticos del mundo contemporáneo, Juan Pablo II prestaba atención tanto a las cuestiones fundamentales, como a los retos nuevos. En la encíclica Veritatis splendor advertía: Después de la caída, en muchos países, de las ideologías que condicionaban la política a una concepción totalitaria del mundo —la primera entre ellas el marxismo—, existe hoy un riesgo no menos grave debido a la negación de los derechos fundamentales de la persona humana y a la absorción en la política de la misma inquietud religiosa que habita en el corazón de todo ser humano: es el riesgo de la alianza entre democracia y relativismo ético, que quita a la convivencia civil cualquier punto seguro de referencia moral, despojándola más radicalmente del reconocimiento de la verdad. En efecto, si no existe una verdad última – que guíe y oriente la acción política –, entonces las ideas y las convicciones humanas pueden ser instrumentalizadas fácilmente para fines de poder. Una democracia sin valores se convierte con facilidad en un totalitarismo visible o encubierto, como demuestra la historia” (n. 101).
7. Antes de terminar, me gustaría detenerme por un momento sobre una cuestión: ¿Cuál es el secreto de la influencia de Juan Pablo II en la Iglesia contemporánea, e incluso fuera de sus límites? A medida que nos alejamos del día de su muerte y del final de su oficio, en nuestra conciencia se refuerza cada vez más el convencimiento de su santidad. Era ése un hombre de Dios. Vivía con Dios y para Dios. Sin duda alguna era un místico sumergido en el Misterio. Desde la época más temprana tenía la costumbre de escribir sus textos más importantes en la capilla. La oración, la reflexión y el trabajo intelectual constituían un todo. Vivía con Dios, y Dios lo conducía hacia la personas. Era capaz de ocuparse por igual de todo tipo de asuntos, grandes o pequeños, que conllevaba su oficio. Le gustaba permanecer a solas con Dios, pero con igual entusiasmo se acercaba a la gente, tanto en Roma, como atravesando el mundo en sus viajes. Era un verdadero apóstol, enviado por Jesucristo al mundo contemporáneo. Podríamos decir que su misticismo era un misticismo de oficio. Un misticismo del servicio a las personas y a la Iglesia. Una persona santa tiene credibilidad. Una persona santa se convierte en la sal de la tierra. Se convierte en una luz que alumbra los caminos de la gente a la que acompaña. Así era el Siervo de Dios Juan Pablo II. Por eso le escuchábamos y seguimos atentos a sus palabras. Sin duda contribuyó al cambio político y social en nuestro planeta. Ahora sigue formando nuestra conciencia, aunque de otro modo. Retomamos el patrimonio de su pensamiento y de sus acciones, de su santidad y oficio. Nuestro Congreso Internacional Legado de Juan Pablo II el Magno surge de esa voluntad y sirve a ese propósito. Una vez más doy las gracias a los organizadores y participantes del Congreso. Les agradezco que la memoria de Juan Pablo II permanezca en sus corazones. Estoy convencido de que él mismo comparte mi gratitud y bendice al pueblo colombiano y a toda la América Latina.

¡Muchas gracias!
Stanislaw Cardenal Dziwisz

- o -

Me he tomado la libertad de copiar el texto completo de las palabras del cardenal Dziwisz, directamente desde la pagina oficial de la Arquidiocesis de Cracovia

miércoles, 24 de febrero de 2010

Congreso Internacional Legado de Juan Pablo II El Magno (2)




Me disculpo por mi “ausencia” del blog que se debe a mi “presencia” en el magnifico Congreso Internacional Legado de Juan Pablo II el Magno organizado por la Universidad Sergio Arboleda de Bogotá (Colombia) por iniciativa del Dr. Bogdan Piotrowski, profesor, autor y traductor, entre otros, del Tríptico Romano de Juan Pablo II y Director del Congreso y también de la Red Internacional de Investigación Juan Pablo II el Magno que se lanzaba durante el Congreso. Una noticia muy importante para que el mundo hispano tenga acceso a más información en español.
Mi decisión fue de último momento. La noticia me llegó algo tarde. Sencillamente pensé que no podía faltar y viajé, aunque lamento tremendamente que una vez allá la altitud de la muy bonita ciudad de Bogotá (2600 msnm) me jugara una muy mala pasada y casi no pude asistir al Congreso. Un congreso, que no me caben dudas rendirá frutos, seguirá dando que hablar dentro y fuera de Colombia y será recordado durante largo tiempo tanto por organizadores como participantes y ponentes, al menos hasta el próximo encuentro, pues este es solamente el primero de los Congresos proyectados, que irán teniendo lugar en diferentes sedes. Aparentemente la próxima nada menos que Cracovia. En este Congreso se lanzaba la Red Internacional de Investigación Juan Pablo II El Magno en idioma español. Una gran noticia.
El Congreso: una organización fantástica, exquisito y dedicado cuidado del más mínimo detalle, que hace honor a los organizadores y a todos los colaboradores. No me caben dudas que también ellos habrán quedado inmensamente satisfechos, después de un arduo trabajo.
Para mi personalmente fue además una experiencia humana fascinante tanto por los contactos como por la atención que me brindaran. Lamentablemente las ponencias –casi todas - deberé leerlas en cuanto reciba los textos, textos que a su vez serán todos publicados en Internet para acceso universal. Prometo dar mas detalles en cuanto los posea.
No obstante mi problema de salud he podido hacer buenos contactos que espero se multipliquen para enriquecer este blog inclusive con algunas “entrevistas” electrónicas.
Terminado el Congreso tuvo lugar una Conferencia Internacional en la Universidad Sergio Arboleda misma, el lunes 22 de febrero, con la participación de Mons. Slawomir Oder y Monseñor Pawel Ptasznik , quienes volvieron a ofrecer sus ponencias.

Por otra parte el gobierno colombiano, en una ceremonia celebrada en la Casa de Nariño (sede del gobierno de Colombia) le concedió la Orden Nacional al Mérito en el Grado de Gran Cruz, al Cardenal Stanislaw Dziwisz, Arzobispo de Cracovia, por su ejemplo de vida como secretario de Juan Pablo II. El cardenal Dziwisz, al recibir la condecoración de manos del presidente Álvaro Uribe que la otorgaba "en señal de la admiración que le profesamos los colombianos y el respeto a su tarea pastoral, orientada a ayudar desde la fe a superar cualquier forma de opresión", expresó que la recibía como una muestra "de los profundos lazos y de estrechas relaciones entre Colombia y Polonia, especialmente con la Iglesia", recordando “con especial emoción su presencia en la Casa de Nariño, cuando acompañò a Su Santidad Juan Pablo II el 1 de julio de 1986", ,cuando Juan Pablo II invitó a construir una "civilización del amor".


Invito leer la entrevista concedida por el Cardenal Stanislaw Dziwisz a Diario El Tiempo de Bogota.

Y recuerdo el contenido del programa Prometo publicar más información acerca de las ponencias en cuanto sea disponible.

sábado, 20 de febrero de 2010

Juan Pablo II y los movimientos eclesiales

Foto de Mojpapiez.pl Oasis en Roma
Juan Pablo II contó desde siempre con la colaboración de los laicos. En ¡Levantaos! ¡Vamos! nos habla de su experiencia en Cracovia, su apoyo por las mas diversas iniciativas y su “gran cercanía espiritual” con los Focolares. Con otras realidades eclesiales como el Camino Neocatecumenal y el Opus Dei se encontró en Roma. Recuerda también en Levantaos, Vamos el movimiento Comunión y Liberación (Luigi Giussani) y El Arca (Jean Vanier)
En otro capitulo (3ª parte) habla con cariño del movimiento Oasis en su propia patria, con quienes estuvo vinculado estrechamente cuando era metropolitano de Cracovia. Con ellos - propagadores de “Barka” ("Tu has venido a la orilla" o "Pescador de hombres") canto tan querido a Juan Pablo II - y del “cual nunca me he separado” y los Oasis que fueron multiplicándose con el correr de los años, siguió manteniendo estrecho contacto como Papa.

.“¿Qué se entiende, hoy, por “movimiento”? preguntaba Juan Pablo II en su Mensaje para el Primer Congreso Internacional de movimientos eclesiales:
“El término se refiere con frecuencia a realidades diferentes entre sí, a veces, incluso por su configuración canónica. Si, por una parte, ésta no puede ciertamente agotar ni fijar la riqueza de las formas suscitadas por la creatividad vivificante del Espíritu de Cristo, por otra indica una realidad eclesial concreta en la que participan principalmente laicos, un itinerario de fe y de testimonio cristiano que basa su método pedagógico en un carisma preciso otorgado a la persona del fundador en circunstancias y modos determinados.
La originalidad propia del carisma que da vida a un movimiento no pretende, ni podría hacerlo, añadir algo a la riqueza del depositum fidei, conservado por la Iglesia con celosa fidelidad. Pero constituye un fuerte apoyo, una llamada sugestiva y convincente a vivir en plenitud, con inteligencia y creatividad, la experiencia cristiana. Este es el requisito para encontrar respuestas adecuadas a los desafíos y urgencias de los tiempos y de las circunstancias históricas siempre diversas.”.

Y El santo Padre Benedicto XVI en su Mensaje a los participantes del II Congreso Mundial de los Movimientos Eclesiales en el 2006 decía:
“Los Movimientos eclesiales y las nuevas comunidades son hoy signo luminoso de la belleza de Cristo y de la Iglesia, su Esposa. Vosotros pertenecéis a la estructura viva de la Iglesia. La Iglesia os agradece vuestro compromiso misionero, la acción formativa que realizáis de modo creciente en las familias cristianas, la promoción de las vocaciones al sacerdocio ministerial y a la vida consagrada que lleváis a cabo en vuestro interior. También os agradece la disponibilidad que mostráis para acoger las indicaciones operativas no sólo del Sucesor de Pedro, sino también de los obispos de las diversas Iglesias locales, que son, juntamente con el Papa, custodios de la verdad y de la caridad en la unidad.” Decía el Santo Padre Benedicto XVI en su Mensaje a los participantes en el II Congreso Mundial de los Movimientos Eclesiales y de las nuevas comunidades el 22 de mayo de 2006 para el Encuentro que se realizaría en la vigilia de la Solemnidad de Pentecostés el 3 de junio de 2006.

viernes, 19 de febrero de 2010

Himnos de las Jornadas Mundiales de la Juventud


A veces cuesta encontrarlos aun en la página de la Santa Sede, aunque allí - algo escondidos - están todos los himnos hasta el año 2000.

Faltan solamente los siguientes:

miércoles, 17 de febrero de 2010

"Arrepentíos y creed en el Evangelio" (Mc 1, 15).


“Hemos inclinado la cabeza para recibir la ceniza: "Acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás" (Gén 3, 19), expresión ésta de nuestra mortalidad, y al mismo tiempo signo de nuestra disposición a la penitencia y a la conversión: "Arrepentíos y creed en el Evangelio" (Mc 1, 15).
La inclinación de la cabeza puede ser interpretada como un gesto de humillación y de resignación. La inclinación de la cabeza ante Dios es signo de humildad. Pero la humildad no se identifica con la humillación o resignación. No es igual que la pusilanimidad. Todo lo contrario. La humildad es sumisión creativa a la fuerza de la verdad y del amor. La humildad es rechazo de las apariencias y de la superficialidad; es la expresión de la profundidad del espíritu humano; es condición de su grandeza.”

martes, 16 de febrero de 2010

La pastoral de los niños


“…siempre he procurado y procuro encontrar tiempo par reunirme con los niños. Nunca he cesado de exhortar a los sacerdotes que les dediquen con generosidad su tempo en el confesionario. Es particularmente importante formar bien la conciencia de los niños y de los jóvenes. Recientemente he hablado del deber de recibir dignamente la Sagrada Comunión (Ecclesia de Eucaristía, 37); esta disposición comienza a formarse ya desde la confesión que precede a la Primera Comunión. Es probable que cada uno de nosotros recuerde con emoción su primera confesión de niño.
Un testimonio conmovedor de amor pastoral por los niños lo dio mi predecesor san Pío X con su decisión sobre la Primera Comunión. No solamente redujo la edad necesaria para acercarse a la Mesa del Señor, de lo que yo mismo me aproveché en mayo de 1929, sino que dio la posibilidad de recibir la comunión incluso antes de haber cumplido los siete años si el niño muestra tener suficiente discernimiento. La Sagrada Comunión anticipada fue una decisión pastoral que merece ser recordada y alabada. Ha producido muchos frutos de santidad y de apostolado entre los niños, favoreciendo que surgieran vocaciones sacerdotales.
He estado siempre convencido que sin la oración no conseguiremos educar bien a los niños. Como obispo he procurado mimar a las familias y a las comunidades parroquiales a que susciten en los niños el deseo de encontrar a Dios en la oración personal. En ese espíritu he escrito recientemente:«Rezar el Rosario por los hijos, y mejor aún con los hijos […] es una ayuda espiritual que no se debe minimizar» (Rosarium Virginis Mariae, 42)
Obviamente la pastoral de los niños debe continuar en la adolescencia. La confesiòn ffrecuente y la direcciòn espiritual ayudan a los jòvens a discernir su vocaciòn y evitan que se pierdan cuando entran en la vida adulta.”
(Juan Pablo II ¡Levantaos! ¡Vamos!, p. 96-97 Editorial Sudamericana Buenos aires, 2004

lunes, 15 de febrero de 2010

Invitación de los amigos de Pier Giorgio Frassati


“Los amigos de Pier Giorgio nos encontramos todas las noches, cada cual donde esté, rezando la oración oficial; y todos los días haciendo un acto de caridad, con el ejemplo de nuestro amigo Beato.¿te querés sumar?... Envíanos tu nombre y apellido, localidad, país y una foto tuya en el e-mail.
(Si no podés enviar el mail desde esta página web, envialo desde tu casilla personal pacto@pgfrassati.com.ar )
Oración Oficial
Oh, Padre, tú has dado al joven Pier Giorgio Frassati la dicha de encontrar a Cristo y de vivir con coherencia su fe al servicio de los pobres y enfermos; por su intercesión haz que también nosotros subamos, como él, por los senderos de las bienaventuranzas evangélicas y que imitemos su generosidad, para difundir en la sociedad el espíritu del Evangelio. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.”
(de la pagina de Agrupación Pier Giorgio Frassati)

“El secreto de su celo apostólico y de su santidad hay que buscarlo en el itinerario ascético y espiritual que recorrió; en la oración, en la perseverante adoración, incluso nocturna, del Santísimo Sacramento, en su sed de la palabra de Dios, escrutada en los textos bíblicos; en la serena aceptación de las dificultades de la vida, incluida la familiar, en la castidad vivida como disciplina alegre y sin compromisos; en la predilección diaria del silencio y la "normalidad de la vida".

domingo, 14 de febrero de 2010

Monasterio de Chevetogne, respirar la unidad entre silencio y oración


“Hay un lugar en la provincia belga de Namur, a medio camino entre Bruselas y Luxemburgo, donde cada día se trabaja en silencio para unir a los cristianos: es el monasterio de Chevetogne.


Rasgo peculiar de la comunidad es de hecho la apertura a las grandes tradiciones de oración litúrgica de Oriente y de Occidente, aunque al sonido de las campanas que llaman a la oración, ortodoxos y católicos entren cada grupo en una iglesia distinta unos en la latina de paredes desnudas y otros en la bizantina profusamente pintada al fresco. Gestos que se repiten desde la recitación matutina de laudes a las vísperas de la tarde, para terminar, entrada la noche, con la oración de completas. Gestos que, sin embargo, no hablan de separación. Simplemente los monjes de esta congregación de rito eslavo son contrarios al proselitismo: su objetivo s eliminar toda hostilidad, mientras se sigue siendo lo que es. […]Estructuras separadas, pero con el único objetivo del abrazo ecuménico, reconocido por el Concilio como una de las principales metas (Unitatis redintegratio) “un camino irreversible” según dijo Juan Pablo II en la encíclica Ut unum sint.


Todo comenzó en los años veinte, cuando en l Colegio Pontificio San Anselmo de Roma, el padre Lambert Beaudoin, monje de la abadía de Mont Cesar de Lovaina, atraído por la espiritualidad del Oriente cristiano, pensó en crear un monasterio que tuviese como objetivo la aproximación de las Iglesias.. […] Cuarenta años de diálogo… que no obtuvieron su reconocimiento hasta 1965. En esa fecha, el Concilio ofreció al mundo los documentos en los que se entregaba a la causa del ecumenismo, y éstos dieron relieve al compromiso del padre Beaudoin, aquel que, anticipándose había sabido ver lejos, creyendo posible la unificación el pueblo de Dios.”

(tomado del articulo Chevetogne, respirar la unidad entre silencio y oración de Mariaelena Finessi, publicado en la la revista Totus Tuus Nro 5 sept/oct 2009




sábado, 13 de febrero de 2010

“No temáis” Conversación de André Frossard con Juan Pablo II

foto Arturo Mari
Este ha sido un mes privilegiado para mi biblioteca enriquecida con tres “nuevos” libros:
El pensamiento de Karol Wojtyla” de Rocco Buttiglione (Karol Wojtyla: the thought of the man who became Pope John Paul II)
Porque es santo” (Perché e santo – il vero Giovanni Paolo II raccontato dal postulatore della causa di beatificazione Slawomir Oder con Saverio Gaeta)
Y hace dos días y por fin!
No temáis (Be not afraid) Conversación de André Frossard con Juan Pablo II

que estuve buscando desde el 2005 sin éxito. Ni siquiera en una biblioteca. En una librería católica;) llegaron a decirme que es un libro viejo!! Nunca pude entender como en el Sitio de la Santa Sede ni siquiera se menciona entre los libros. Pero bueno aquí lo tengo, solo que en ingles y usado (en perfectas condiciones porque cuando Amazon dice que esta en buenas condiciones lo está)
Tanto me costó conseguirlo, que me siento tentada a traducirlo y publicarlo completo (naturalmente en partes!)
En la contratapa del libro el autor Frossard describe brevemente el contenido del libro:
“Este libro se origina en una conversación con Juan Pablo II.
En una serie de encuentros con el en Roma y en Castel Gandolfo, se me permitió plantearle más de 70 preguntas: en todas trate de ser interprete de las inquietudes espirituales, morales y políticas compartidas de tantos otros cristianos, creyentes o no.
Hablamos sobre:
Su persona (juventud, padres, vocación, elección, el concepto de “un papa de Polonia”;
La fe comenzando por la pregunta que le fuera planteada por un joven ateo una tarde en Parc des Princes en Paris, que entonces quedó sin responder:
La Moral: y los problemas morales que deben afrontar las conciencias cristianas de hoy.
La Iglesia: su situación en el mundo contemporáneo, el rol del sacerdote, ecumenismo etc.
El mundo: las tensiones y la violencia, esperanzas y contradicciones.
Finalmente en el ultimo capitulo recopile el testimonio de su secretario privado y de los médicos que lo atendieron después del intento de asesinato el 13 de mayo de 1981.
El resultado de esta larga conversación es en parte un resumen autobiográfico, en parte confesión de fe y exposición de su doctrina en todo lo cual un papa, dice por primera vez “Yo” y explica sus propias creencias”
André Frossard

viernes, 12 de febrero de 2010

Las apariciones de María en Lourdes (I)


“El 11 de febrero de 1858, hacía frío en el "calabozo", la pieza donde había encontrado refugio la familia Soubirous con sus nueve niños: Bernardita iba con algunas amigas a buscar leña seca a la gruta de Massabielle, en las orillas del río Gave. De repente vio en el hueco de la roca a una señora bellísima. De estatura media y aspecto muy joven, el óvalo de su rostro era de una gracia celestial y sus ojos azules de una dulzura que harían derretirse el corazón de cualquiera. Sus labios respiraban bondad y mansedumbre divinas Presa de un estremecimiento sobrenatural y llena de alegría, Bernardita no se atreve a acercarse, con la Señora reza el rosario y luego ella desaparece. Cuando sale del éxtasis, presionada por sus compañeras deja escapar el secreto que hubiese querido guardar sólo para ella. La madre de Bernardita se enteró y creyendo que era una ilusión de su hija le prohíbe volver a la roca de Massabielle. Pero el domingo siguiente Bernardita se deja llevar por sus amigas y va con ellas a la gruta. Al llegar la niña exclama: ¡"Ahí está!, se le acerca y le lanza un poco de agua bendita diciéndole "si usted viene de parte de Dios, quédese si no váyase: La Señora se puso a reír, cuenta Bernardita, "y cuanto más agua bendita le echaba, más sonreía".
Dom Antoine Marie osb, Abad de Claraval


(seguir leyendo en Marie de Nazareth)

jueves, 11 de febrero de 2010

Lourdes símbolo de esperanza y de gracia


“Así como escogí el 11 febrero de 1984 para publicar la carta apostólica Salvifici doloris acerca del significado cristiano del sufrimiento humano ….considero significativo fijar esa misma fecha para la celebración de la Jornada mundial del enfermo. En efecto, "con María, Madre de Cristo, que estaba junto a la cruz, nos detenemos ante todas las cruces del hombre de hoy" (Salvifici doloris, 31). Y Lourdes, uno de los santuarios marianos más queridos para el pueblo cristiano, es lugar y, a la vez, símbolo de esperanza y de gracia en el sentido de la aceptación y el ofrecimiento del sufrimiento salvífico” escribía el Venerable Juan Pablo II en su carta al Cardenal Fiorenzo Angelini, Presidente del Consejo Pontificio para la pastoral de los agentes sanitarios, con ocasión de la institución de la Jornada Mundial del Enfermo el 13 de mayo de 1992.

miércoles, 10 de febrero de 2010

"Y tu quien crees que soy yo?" responde el cardenal Roger Etchegaray


Suyo, es el primer paso en al amor
Suyo, es el primer paso en el perdón

“Quien es Jesucristo para mi? A decir verdad durante mis largos años de sacerdote y obispo, esta pregunta me fue planteada en innumerables oportunidades, generalmente por gente joven, sin vueltas. Y debo admitir que cada vez que se me plantea me encuentro algo confundido porque de alguna manera es mi misterio personal... y me siento tentado de responder ve y pregúntale a Cristo tu mismo! Fue el quien se apodero de mi, yo solamente le deje hacerlo…solo puedo afirmar que es siempre El quien da el primer paso, es suyo el primer paso en el amor, es suyo el primer paso en el perdón.
A esta pregunta singular yo respondería en plural o sea con las palabras de la Iglesia que son las del Credo de todos los cristianos. El es “verdadero Dios y verdadero hombre”. Yo solo, james hubiese sido capaz de imaginarlo. El es el icono del Dios invisible y en su luz vemos la Luz. El es el hombre que dijo que sabe lo que hay en el hombre y puedo asegurar que el sabe que hay en mi…pobre pecador brincando de gozo al darle la bienvenida a su perdón. . Es más tengo la impresión que Dios mismo participa en la danza porque sencillamente ama perdonar, porque por otro lado el no puede amarnos de otra forma sino pecadores tales como somos.
Pero Jesucristo no es solo para mi, el me proyecta fuera de mi para buscarle…y lo encuentro en el rostro de cada ser humano, particularmente en el pobre, en el enfermo, el oprimido..... el Papa Juan Pablo II me llamo desde Marsella a su lado, y lo hizo para que pudiera viajar por el mundo en búsqueda de justicia y paz. Debo confesar que ahora comprendo mejor hasta que punto la religión de Cristo es la religión de rostros.. En esta civilización en carrera y portando máscaras nos perdemos la mejor oportunidad que tenemos, la de tomarnos el tiempo para mirar al otro. Que sentido tiene si el hombre viaja por todo el universo pero no encuentra a su hermano? Uno de mis grandes gozos es tomarme el tiempo para sentarme al lado de otra persona, escucharlos, amarlos con todas sus diferencias y descubrir en ellos el rostro de Cristo.”.

«Tertium Millennium»N.1/ Marzo 1997
(Indice Tertium Millennium)

martes, 9 de febrero de 2010

“Porque es santo” (3)


En la 2da parte del Prólogo Mons. Oder resume brevemente momentos de su vida – hitos - a partir de octubre de 1978 y lo hace por medio de algunas anécdotas risueñas, otras más profundas.
Nacido en Chelmza (Torun), cuenta que en octubre de 1978 acababa de terminar sus estudios secundarios y estaba a punto de entrar en el seminario y sin embargo – y paradójicamente - la elección del Papa polaco demoro aquella decisión por un tiempo. En momentos que todo era entusiasmo no quería – dice – “tomar una decisión vinculante de por vida en medio de aquella euforia colectiva”. Humanamente - admite - tenia miedo y de acuerdo con su director espiritual se inscribió en la Facultad de Economía y Comercio en la Universidad de Gdansk, donde fue testigo del nacimiento del movimiento Solidarnosc. El 10 de diciembre de 1981 viajo a Argelia para pasar las vacaciones y la Navidad junto a su padre, que trabajaba allí. Proclamada la ley marcial en Polonia durante el gobierno del general Jaruzelski y cerradas las fronteras debió permanecer en Argelia durante seis meses. Aquel fue un tiempo – dice – “de ejercicios espirituales, largos e intensos en profundo silencio”. De regreso a Polonia en mayo de 1982 entro finalmente en el seminario sin dejar de cursar la carrera de Economía. Finalmente fue enviado a Roma a la Pontificia Universidad Lateranense donde completo sus estudios de Derecho Canónico para trabajar luego en el Vicariato de Roma. . Desde septiembre de 2001 es Vicario Judicial del Tribunal de Apelación del Vicariato de Roma.
Cuenta que la primera vez que se encontró con Wojtyla fue en diciembre de 1985 apenas llegado a Roma. Su primera anécdota: Elegido para llevar el micrófono al momento de la homilía del Santo Padre no sabia si moverlo completo con todo el pedestal y en esa confusión se desengancho el cable. “Mi primer encuentro con el Santo Padre”. Afortunadamente el maestro de ceremonial soluciono el inconveniente.
Un tiempo después, se presentó una “una segunda oportunidad” en la cual “se jugaba mi carrera” El Santo Padre visitaría el Seminario donde estudiaba y el Rector le pidio que preparase un saludo de bienvenida. En aquel discurso en vez de tratarlo de usted al Santo Padre lo tuteó ante la asombrada mirada del Rector: “Necesitamos tu fe Santo Padre” dijo.
Algunos años mas tarde cuando vino a Roma el obispo de su diócesis de Polonia lo llevo con el para una audiencia con el Santo Padre, - conocido por tener muy buena memoria – cuando fue presentado como “Don Slawek” el santo Padre respondió “pero ya no llevas barba como cuando estabas en el Seminario”
Y la última, la mas significativa de las anécdotas que cita Don Oder: en una oportunidad Don Stanislaw Dziwisz lo llamo porque “tenia que decirle algo”. Al presentarse allí completó el mensaje invitándolo a quedarse para la cena. Una cena con el Santo Padre y él como único huésped con la sola presencia de sus dos secretarios!
Ahora Don Oder reflexiona sobre esta visita premonitoria y comenta que hoy tiene la impresión que Juan Pablo II quería encontrarse con el para conocer un poco mas a fondo al hombre que se convertiría en su “representante” ante la Congregación para las causas de los santos.

Finalmente el 13 de mayo del 2005 cuando el Santo Padre Benedicto XVI anunció la dispensa del tiempo de espera para el inicio de la causa de Juan Pablo II el cardenal Ruini ni siquiera le dio tiempo para reaccionar cuando le dijo “me alegro que seas tu el postulador y te agradezco que hayas aceptado”
Y termina el Prólogo comentando que algunos meses mas tarde en un encuentro con Benedicto XVI el Santo Padre le dijo “hacedlo rápido, pero bien, irreprochable”. ” Sus palabras de recomendación, han sido para mi la clave que me acompañó durante todo el proceso, finaliza diciendo Mons. Oder.

lunes, 8 de febrero de 2010

Karol Wojtyla visto desde el enigmático Vistula (Wisła)

(extraigo solo una pequeña parte del primer capitulo del libro de Rocco Buttiglione The thought of the man who became pope John Paul II (William Eerdmans Publishing Co. (El pensamiento de Karol Wojtyla, Encuentro, Madrid 1992) Desconozco la “historia” de este libro, pero tambien ésta parece interesante. Esta vrsion lleva una introducción de Michael Novak de 1996 y un prefacio de Buttiglione mismo fechado 16 de octubre de 1978 donde en tres páginas brinda valiosísima información y bibliografía (para seguir investigando) que prometo ofrecer en otro post). Mi texto está traducido del inglés porque no he podido conseguir la versión española)

“Stanislaw Grygiel fue amigo y estrecho colaborador de Karol Wojtyla desde que Wojtyla era profesor universitario y arzobispo de Cracovia. Grygiel escribió un libro titulado “Hombre visto desde el Vistula”. Quizás no fuese un muy buen titulo, pero es de profundo significado. No se es visto igual cuando se es visto desde el extremo de Europa occidental o desde los territorios que se extienden a lo largo del Vistula, en las grandes planicies delimitadas por el Oder, el Mar Báltico, y las montañas Tatra, limitando por el este con las repúblicas bálticas, Belarus, y Ucrania, Grygiel me dijo en una oportunidad que el río Vistula separa y a la vez – paradójicamente - une el este con el oeste.
Aunque a veces pensemos distinto, Polonia pertenece a Europa Occidental: cuando nació la identidad nacional Polonia eligió la iglesia católica y la liturgia latina. Pagó cara esta elección pero nunca titubeó. Por otro lado, esta ubicada en el borde del Este y comparte con éste la herencia étnica y la lingüística eslava.. Precisamente debido a su ubicación el pueblo de Polonia habla el lenguaje de dos mundos espirituales, uniéndolos. . La geografía misma de Polonia le permite una catolicidad particular – una apertura a la universalidad a la cual puede permanecer fiel solamente profundizando, antes que negando, su elección romana. Mirada “desde el Vistula” se levante ante nosotros una idea totalmente diferente de Oeste y del Este, con sus diferencias y sus uniones, sus significados peculiares y destinos comunes..
Hay una manera particular de considerar la historia mundial que surge de la experiencia especifica de la nacion polaca y su cultura, profundamente arraigada en la mente y el pensamiento de Karol Wojtyla. En su caso, no es un mero estado de ánimo sino un profundo y concienzudo análisis, a veces explícitamente expresado, siempre acompañando, como premisa implícita su propio enfoque a los mas diversos temas éticos, religiosos, teológicos y filosóficos. ..

Un aspecto del carácter tan distintivo de su pensamiento puede captarse en la manera que Juan Pablo II mencionara en varias oportunidades, especialmente durante su viaje a Polonia, al significado providencial de su elección como papa polaco en las vísperas de concluirse el segundo milenio de evangelización. En su homilía para la Misa celebrada en la Plaza de la Victoria en Varsovia fue explícito:

Mi peregrinación a la patria, en el año en que la Iglesia en Polonia celebra el IX centenario de la muerte de San Estanislao, ¿no es quizá un signo concreto de nuestra peregrinación polaca a través de la historia de la Iglesia: no sólo a través de los caminos de nuestra patria, sino también a través de los de Europa y del mundo? Dejo ahora aparte mi persona, pero no obstante debo junto con todos vosotros hacerme la pregunta sobre el motivo por el cual precisamente en el año 1978 (después de tantos siglos de una tradición muy estable en este campo) ha sido llamado a la Cátedra de San Pedro un hijo de la nación polaca, de la tierra polaca. De Pedro, corno de los demás Apóstoles, Cristo exigía que fueran sus "testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta el extremo de la tierra" (Act 1. 8). Con referencia, pues, a estas palabras de Cristo, ¿no tenemos quizá el derecho de pensar que Polonia ha llegado a ser, en nuestros tiempos, tierra de un testimonio especialmente responsable? ¿Que precisamente de aquí —de Varsovia y también de Gniezno, de Jasna Góra, de Cracovia, de todo este itinerario histórico que tantas veces he recorrido en mi vida, y que en estos días aprovecho la ocasión para recorrerlo de nuevo— hay que anunciar a Cristo con gran humildad, pero también con convicción? ¿Que precisamente es necesario venir aquí, a esta tierra, siguiendo este itinerario, para captar de nuevo el testimonio de su cruz y de su resurrección? Pero, si aceptamos todo lo que en este momento me he atrevido a afirmar, ¡qué grandes deberes y obligaciones nacen de ello! ¿Seremos capaces?”

domingo, 7 de febrero de 2010

Echar las redes mar adentro


El Evangelio de hoy (Lc 5, 1-11 me trajo a la memoria la homilía del Santo Padre Benedicto XVI en el solemne inicio del Ministerio petrino como Obispo de Roma el domingo 24 de abril de 2005 y quería compartir parte de esa preciosa homilía cuando nos explicaba que no necesitaba “presentar un programa de gobierno” y que su “verdadero programa de gobierno es no hacer mi voluntad, no seguir mis propias ideas, sino de ponerme, junto con toda la Iglesia, a la escucha de la palabra y de la voluntad del Señor y dejarme conducir por Él, de tal modo que sea él mismo quien conduzca a la Iglesia en esta hora de nuestra historia”

“.La llamada de Pedro a ser pastor, que hemos oído en el Evangelio, viene después de la narración de una pesca abundante; después de una noche en la que echaron las redes sin éxito, los discípulos vieron en la orilla al Señor resucitado. Él les manda volver a pescar otra vez, y he aquí que la red se llena tanto que no tenían fuerzas para sacarla; había 153 peces grandes y, “aunque eran tantos, no se rompió la red” (Jn 21, 11). Este relato al final del camino terrenal de Jesús con sus discípulos, se corresponde con uno del principio: tampoco entonces los discípulos habían pescado nada durante toda la noche; también entonces Jesús invitó a Simón a remar mar adentro. Y Simón, que todavía no se llamaba Pedro, dio aquella admirable respuesta: “Maestro, por tu palabra echaré las redes”. Se le confió entonces la misión: “No temas, desde ahora serás pescador de hombres” (Lc 5, 1.11). También hoy se dice a la Iglesia y a los sucesores de los apóstoles que se adentren en el mar de la historia y echen las redes, para conquistar a los hombres para el Evangelio, para Dios, para Cristo, para la vida verdadera.. La red del Evangelio nos rescata de las aguas de la muerte y nos lleva al resplandor de la luz de Dios, en la vida verdadera. Así es, efectivamente: en la misión de pescador de hombres, siguiendo a Cristo, hace falta sacar a los hombres del mar salado por todas las alienaciones y llevarlo a la tierra de la vida, a la luz de Dios. Así es, en verdad: nosotros existimos para enseñar Dios a los hombres. Y únicamente donde se ve a Dios, comienza realmente la vida. Sólo cuando encontramos en Cristo al Dios vivo, conocemos lo que es la vida. No somos el producto casual y sin sentido de la evolución. Cada uno de nosotros es el fruto de un pensamiento de Dios. Cada uno de nosotros es querido, cada uno es amado, cada uno es necesario”

El valor de la vida de la mano de Maria


Italia celebra hoy la 32º Jornada por la Vida. En Roma con una celebración eucarística en mi parroquia romana tan querida Santa Maria in Traspontina de los carmelitas descalzos.

Durante el Ángelus del 7 de febrero de 1988, dia que se celebraba la Jornada, el Santo Padre Juan Pablo II decìa:

“El valor de la vida es tan esencial que lo pueden comprender hasta los hombres más desatentos y menos motivados. Pues bien, nuestro tiempo, que parece haber alcanzado el culmen del progreso en muchos campos, ve ese valor acechado por una cultura multiforme y una práctica de la violencia que se ensaña de modo especial con los más débiles e indefensos, como son los niños en el seno materno y los ancianos, a quienes a menudo se deja solos y con el corazón lleno de tristeza.
[…]
En este Año Mariano la Conferencia Episcopal Italiana ha elegido acertadamente como tema de la Jornada en favor de la vida la expresión evangélica: "Bendito el fruto de tu vientre". Estas palabras de Isabel a María, al mismo tiempo que evocan en los creyentes el inicio de la salvación de la humanidad, revelan también qué don del Señor "son los hijos" (Sal 126, 3). Si María es bendita entre todas las mujeres, cada madre de la tierra es bendita, porque cada fruto de su vientre es bendición.
[…]
Decir sí a la vida como María Santísima, en el momento de la Anunciación, admirable e histórico para la humanidad entera; dar gracias a Dios que nos ha dado la vida por medio de nuestros queridos padres, alegrarnos y ser solidarios con quienes están llamados a darla y protegerla: Es lo que hoy quiero repetir a cada uno de vosotros.”

sábado, 6 de febrero de 2010

Diálogo con el pensamiento contemporáneo


“Gracias a los encuentros y coloquios con naturalistas, físicos, biólogos y también con historiadores, he aprendido a apreciar la importancia de las otras ramas del saber relativas a las materias científicas, desde las cuales se puede llegar a la verdad partiendo de perspectivas diversas. Es preciso, pues, que el esplendor de la verdad -Veritatis Splendor- las acompañe continuamente, permitiendo a los hombres encontrarse, intercambiar las reflexiones y enriquecerse recíprocamente. He traído conmigo desde Cracovia a Roma la tradición de encuentros ínterdisciplinarios periódicos, que tienen lugar de modo regular durante el verano en Castel Gandolfo. Trato de ser fiel a esta buena costumbre.
"Labia sacerdotum scientiam custodiant..." (cf. Ml 2, 7). (los labios del sacerdote han de guardar la sabiduría) Me gusta recordar estas palabras del profeta Malaquías, citadas en las Letanías a Cristo Sacerdote y Víctima, porque tienen una especie de valor programático para quien está llamado a ser ministro de la Palabra. Este debe ser verdaderamente hombre de ciencia en el sentido más alto y religioso del término. Debe poseer y transmitir la "ciencia de Dios" que no es sólo un depósito de verdades doctrinales, sino experiencia personal y viva del Misterio, en el sentido indicado por el Evangelio de Juan en la gran oración sacerdotal: "Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y al que tú has enviado, Jesucristo" (17, 3).”

Juan Pablo II Don y Misterio

viernes, 5 de febrero de 2010

El Obispo y la cultura

(El cardenal Wojtyla en reunion con historiadores en la cripta de Wawel)

“Es sabido que no todos los obispos se muestran especialmente interesados en el dialogo con los intelectuales. Muchos anteponen las tareas pastorales, en el más amplio sentido de la palabra, al contacto con los hombres de ciencia. A mi juicio, sin embargo, vale la pena que los miembros del clero, sacerdotes y obispos, tengan una relación personal con el mundo de la ciencia y con sus protagonistas. En concreto, el obispo debería ocuparse de sus ateneos católicos. Y no solamente eso. Debería también mantener un estrecho contacto con toda la vida universitaria: leer, reunirse, discutir, informarse sobre todo lo que sucede en ese ámbito. Es obvio que un obispo, como tal, no está llamado a ser un científico, sino un pastor. No obstante, como obispo, no puede desinteresarse de esta componente de su grey y tiene la responsabilidad de recordar a los intelectuales el deber de servir a la verdad y de promover así el bien común.”

Juan Pablo II ¡Levantaos, Vamos! (p. 86-87)
Sudamericana Buenos Aires, 2004

jueves, 4 de febrero de 2010

Las canteras de Zakrzówek

Invito visitar en el blog de Marta:
Gracias Marta por alentar a compartir !

Congreso Internacional Legado de Juan Pablo II El Magno


La Prof. Graciela M. Palau, autora de "La autorrealización según el personalismo de Karol Wojtyla" (Educa - Editorial de la Pontificia Universidad Catolica Argentina), y de "El arte de dialogar" me acaba de enviar el programa de este impresionante Congreso a realizarse en Bogotá (viernes 19 – sábado 20 de febrero de 2010).
Quien se anima?

CONGRESO INTERNACIONAL
LEGADO DE JUAN PABLO II EL MAGNO

Bogotá, viernes 19 – sábado 20 de febrero de 2010
Universidad Sergio Arboleda
Escuela de Comunicación Social y Periodismo, Cátedra Juan Pablo II el Magno y la Red Internacional de Investigación Juan Pablo II el Magno

con el apoyo de la Fundación Juan Pablo II y del Centro de Estudios y Documentación del Pontificado Juan Pablo II en Roma,
Centro Juan Pablo II en Cracovia

Sede del Congreso: Club del Nogal, Cra. 7 No. 78 – 95, Bogotá

COMITÉ DE HONOR

Su Eminencia Stanislaw Cardenal Dziwisz, Arzobispo de Cracovia
Su Eminencia Pedro Cardenal Rubiano Sáenz, Arzobispo de Bogotá
Su Eminencia Zenon Cardenal Grocholewski, Prefecto de la Congregación para la Educación Católica
Su Eminencia Stanislaw Cardenal Rylko, Presidente Fundación Juan Pablo II en Roma
Su Excelencia Belisario Betancur, Expresidente de la República de Colombia
Su Excelencia Aldo Cavalli, Nuncio Apostólico de Su Santidad
Su Excelencia Rubén Salazar G., Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia
Doctor Rodrigo Noguera Calderón, Rector de la Universidad Sergio Arboleda
Doctor Gabriel Melo Guevara, Presidente del Consejo Directivo de la Universidad Sergio Arboleda
Doctor Jaime Posada, Rector de la Universidad de América, Presidente del Colegio Máximo de las Academias en Colombia
Doctor Obdulio Velásquez P., Rector de la Universidad de La Sabana
Doctor Jorge Cárdenas G., Director de la Fundación Instituto de Estudios Juan Pablo II
Doctora Diana Sofía Giraldo, Decana de la Escuela de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Sergio Arboleda
Alfonso Coronel de Palma, Presidente Cadena COPE, España

COMITÉ CIENTÍFICO

Prof. Dr. Juan Manuel Burgos, Presidente de la Asociación Española de Personalismo
Su Excelencia Luis Augusto Castro, Arzobispo de Tunja
Dr. Piotr Dardziński, Director del Centro de Pensamiento de Juan Pablo II en Varsovia
Pbro. Dr. Andrzej Dobrzyński, Director del Centro de Documentación del Pontificado de Juan Pablo II en Roma
Prof. Dra. Pilar Ferrer, Profesora titular de la Universidad Católica de Valencia
Prof. Dr. Rodrigo Guerra López, Centro de Investigación Social Avanzada, México
Prof. Dr. Jaroslaw Kupczak, Director del Instituto Juan Pablo II de la Pontificia Universidad Juan Pablo II en Cracovia
Prof. Dr. Bogdan Piotrowski, Director del Congreso y de la Red Internacional de Investigación Juan Pablo II el Magno
Monseñor Pawel Ptasznik, Director Sección Polaca de la Secretaría de Estado del Vaticano
Prof. Dr. Marek A. Rostkowski OMI, Director Biblioteca Pontificia Universidad Urbaniana en Roma
Prof. Dr. Josef Seifert, Academia Internacional de Filosofía, Chile
Prof. Dr. Alfred Marek Wierzbicki, Director Instituto Juan Pablo II, Universidad Católica de Lublin


JUSTIFICACIÓN

El Congreso Legado de Juan Pablo el Magno responde a las necesidades sociales, especialmente del mundo hispano, a la misión de la Cátedra Juan Pablo II el Magno de la Universidad Sergio Arboleda y de la Red Internacional de Investigación Juan Pablo II el Magno de investigar y divulgar el pensamiento del Papa de Polonia. La humanidad entera reconoce su liderazgo mundial y divisa en sus enseñanzas la fuente inagotable de soluciones y de propuestas para superar la crisis política, social y cultural que caracteriza nuestro tiempo.

Su Santidad Juan Pablo II introdujo el mundo al III Milenio. Su excepcional genio y su titánica labor permitieron cimentar la propuesta de Nuevo Humanismo. La genial versatilidad de su actuación en distintos campos y, al mismo tiempo, la riqueza conceptual de las enseñanzas referentes a la filosofía, antropología, teología, cultura, arte, teatro, literatura, historia, sociología, política, derecho, psicología, educación, comunicación, etc. que transmitía Juan Pablo II, permiten conocer un modelo de vida ejemplar, lleno de valores y coherencia excepcional, así como interpretar de manera constructiva la realidad del mundo de hoy. El ejemplo de su vida recalca que la santidad es alcanzable también en actualidad. Los fieles del mundo entero aclamaron la santidad de Juan Pablo II el Magno y esperan que pronto sea llevado a los altares.

El evento aspira a crear un nuevo espacio de intercambio de ideas y de diálogo, fomentar los ricos valores espirituales de la milenaria cultura cristiana. El Congreso facilitará los lazos entre los representantes de diferentes instituciones culturales, religiosas y académicas que podrán socializar sus labores y emprender conjuntamente nuevas investigaciones. Las luces de personalidades internacionales versadas en el pensamiento de Juan Pablo el Magno, así como un diálogo abierto y fructífero de todos sus participantes, pretenden buscar soluciones que permitan superar la crisis actual.


OBJETIVOS
GENERAL: Avivar la divulgación y fortalecer la investigación sobre la figura, el pensamiento y las enseñanzas de Juan Pablo II el Magno, como un modelo social y cultural que permite superar la crisis que atraviesa la sociedad contemporánea.
ESPECÍFICOS:
-Consolidar las labores académicas de la Red Internacional de Investigación Juan Pablo II el Magno
- Fomentar las ideas fundamentales del pensamiento de Juan Pablo II el Magno y la importancia de sus propuestas para el mundo actual.
- Promover la concepción de persona y la visión de cultura acorde con la dignidad del hombre, según las enseñanzas de Juan Pablo II.
- Esclarecer la relación entre los derechos y los deberes del hombre frente a la sociedad democrática, relacionada con el legado humanista de Juan Pablo II el Magno.

METODOLOGÍA

El programa del Congreso contempla varios tipos de actividades académicas y culturales:
1. Conferencias: la inaugural y las centrales a cargo de conferencistas internacionales y colombianos
2. Sesiones de ponencias, agrupadas por lazos temáticos, presentadas por participantes internacionales y nacionales
3. Otras: Asamblea de la Red Internacional de Investigación Juan Pablo II el Magno, presentaciones de libros y actos culturales.

PROGRAMA DE ACTIVIDADES

VIERNES 19 de febrero

8.00 AM Inscripciones
9.00 AM Inauguración
Dr. Rodrigo Noguera, Rector de la Universidad Sergio Arboleda: Palabras de apertura
Su Excelencia Belisario Betancur, Expresidente de la República de Colombia, Presidente de la Fundación Instituto de Estudios Sociales Juan Pablo II: Salutación
Su Eminencia Pedro Cardenal Rubiano Sáenz, Arzobispo de Bogotá: Palabras de bienvenida
Su Excelencia Rubén Salazar G., Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia:
Un testimonio personal
Prof. Dr. Bogdan Piotrowski, Director del Congreso: ¿Por qué Juan Pablo el Magno?
Dr. Gabriel Melo, Presidente del Consejo Directivo de la Universidad Sergio Arboleda: Un camino a la luz
Conferencia inaugural:
Su Eminencia Stanislaw Cardenal Dziwisz, Arzobispo de Cracovia: El aporte de Juan Pablo II en los cambios políticos y sociales del mundo

11.00 AM Café

11.15 Ponencias

Prof. Dr. Jaroslaw Kupczak, Pontificia Universidad Juan Pablo II en Cracovia: John Paul II as the interpreter of the Second Vatican Council
Gran Rabino Alfredo Goldschmidt, Bogotá: Contribuciones de S. S. Juan Pablo II a las relaciones de la Iglesia Católica y la Comunidad Judía
Dr. Piotr Dardziñski, Centro de Pensamiento de Juan Pablo II, The critics of materialism in the teachings and activities of Karol Wojtyla – John Paul II
Monseñor Hollman Lara Mayorga, Obispo de la Comunidad Luterana de Colombia, Juan Pablo II en diálogo ecuménico
Dr. Dariusz Karlowicz, revista Teología Política, Varsovia: La Misericordia y la Solidaridad, reflexiones sobre la teología política de la solidaridad en las enseñanzas de Juan Pablo II

12.30 Almuerzo

2.30 PM Conferencia central:
Prof. Dr. Bruno Rosario Candelier, Director de la Academia Dominicana de la Lengua Trascendencia simbólica y mística en la lírica de Karol Wojtyla

3.00 – 4.30 PM Ponencias:
Prof. Dr. Alfred Marek Wierzbicki, Universidad Católica de Lublin: Unexpected encounter of poetry, philosophy and faith in John Paul II Roman Tryptich
Dra. Agnieszka Kurnik, Jesuit University of Philosophy and Education Ignatianum, Cracow: The Call to Holiness in Karol Wojtyla’s Drama Works
Prof. Helena Ospina, Universidad Nacional de Costa Rica: Mousike y Cantata a las artes
Lic. Erika Chinchilla Ramírez, Universidad de Costa Rica, TRÍPTICO ROMANO, Último poemario de Juan Pablo II. Un Proyecto Interdisciplinar de las Artes
Gloriana Alán, Escuela Nacional de Ballet, Cuba La Mulieris Dignitatem de Juan Pablo II en los escenarios europeos
Prof. Dr. Bogdan Piotrowski, Universidad Sergio Arboleda, Universidad de La Sabana, Bogotá: La solidaridad en la vida y en la creación de Karol Wojtyla y Juan Pablo II


4.30 PM – 4.45 PM Café

4.45 PM – 6.00 PM Ponencias:
Prof. Dr. Josef Seifert, Academia Internacional de Filosofía: La filosofía personalista del cuerpo y del amor esponsal – una gran contribución de Karol Wojtyìa/Papa Juan Pablo el Grande
Prof. Dr. Juan Manuel Burgos, Asociación Española de Personalismo: Karol Wojtyla: una antropología para el tercer milenio
Prof. Dr. Rodrigo Guerra López, Centro de Investigación Social Avanzada, México:
Persona y comunión. El carácter personalista del amor humano
Prof. Dra. Pilar Ferrer, Universidad Católica de Valencia: El asombro, clave del pensamiento de Karol Wojtyla-Juan Pablo II
Dr. Miroslaw Harciarek, Czestochowa University of Technology: Wojtyla’s anthropology as a base of scientific psychology

6.30 PM Lanzamiento de la estampilla en homenaje a Juan Pablo el Magno


Sábado 20 de febrero de 2010

9-00 AM Conferencia central:
Monseñor Pawel Ptasznik, Director Sección Polaca de la Secretaría de Estado del Vaticano: Juan Pablo II, el Maestro del diálogo en la era mediática

9.30 Ponencias:
Prof. Dr. Marek A. Rostkowski OMI, Pontificia Universidad Urbaniana: Giovanni Paolo II sulla cooperazione dei laici all’attività missionaria della Chiesa
Ks. Dr. Andrzej Dobrzyński, Centro de Estudios y Documentación del Pontificado Juan Pablo II en Roma: La libertad religiosa en las enseñanzas de Juan Pablo II sobre los Derechos Humanos
Prof. Dra. Ana María Araújo Universidad de La Sabana, Bogotá: Propuesta feminista de Juan Pablo II
Prof. Dr. Stanislaw Lupinski, Akademia Polonijna en Czestochowa, El Papa Juan Pablo II, Gran Legislador de la Iglesia

10.30 Café

10.45 Ponencias:
Dr. Alejandro Leal, Universidad de Costa Rica, La dignidad humana como clave del Evangelium Vitae
Prof. Clara Tamayo de Serrano, Universidad de la Sabana: El Arte en el Pensamiento del Santo Padre Juan Pablo II
Dr. Paweł Gierech, Centro de Pensamiento de Juan Pablo II, The society of John Paul II. Pope’s influence on the values and identities of Poles during the political and economical system transformation
Prof. Ricardo Visbal Sierra, Universidad de La Sabana La esperanza en la poesía de San Juan de la Cruz y su influencia en la vida del joven Karol Wojtyla
Prof. Dr. Piotr Jaroszynski, Universidad Católica de Lublin, Polonia: Juan Pablo el Magno ante las ideologías totalitaristas: comunismo, socialismo, liberalismo

12.00 M Conferencia central:
Monseñor Slawomir Oder, Postulador de la Causa de Beatificación de Juan Pablo II: Redemptor hominis” como la encíclica programática para todo el pontificado

12. 30 Acto de Clausura
Su Excelencia Aldo Cavalli, Nuncio Apostólico de Su Santidad: Abrid las puertas a Cristo
Su Excelencia Jacek Perlin, Embajador de la República de Polonia: El rol de Juan Pablo II en la política del mundo
Doctor Jorge Cárdenas G., Director de la Fundación Instituto de Estudios Juan Pablo II: La misión del Instituto Juan Pablo II y la promoción de la Doctrina de la Iglesia
Prof. Dr. Bogdan Piotrowski, Director del Congreso: Sobre la Red Internacional de Investigación Juan Pablo II el Magno

5.30 PM Concierto Música de Federico Chopin, ejecutado por la Maestra Aleksandra Szymczak, C ompensar,

Comunicación
Se ruega dirigir toda la correspondencia al Director del Congreso, Prof. Dr. Bogdan Piotrowski, emails:
bogdan.piotrowski@unisabana.edu.copiotrowski8@hotmail.com

29. I. 2010

miércoles, 3 de febrero de 2010

Cracovia y Roma: Dos Iglesias hermanas (8)


Cracovia y Roma: Dos Iglesias hermanas (8)
7 de 10 “capítulos” de la ponencia de Mons. Stanislaw Rylko / Presidente del Consejo Pontificio para los Laicos

“Unos días antes del Conclave - estando en Roma - Karol Wojtyla escribió su última poesía firmada con su nombre propio titulada Estanislao. Como si lo hubiese presentido a pocos días de sus elecciones se “despide” de su amada Iglesia de Cracovia. Dice entre otros, la poesía:

Deseo describir mi Iglesia –
Mi Iglesia
[,,,]
Que siempre me ha sobrevivido…
Mi Iglesia: raíz por la que me ahondo,
en el pasado y en el futuro en simultáneo
Sacramento de mi existencia en Dios que es Padre.

Deseo describir mi Iglesia –
Mi Iglesia tan unida con mi tierra

[,,,]
Deseo describir mi Iglesia
En la figura de un hombre
Al que llamaron Estanislao
Un nombre que fue escrito en las crónicas mas antiguas por la espada del rey Boleslao
El trazó ese nombre sobre el pavimento
De allí vertían ríos de sangre.

Deseo describir mi Iglesia con el nombre
Por quien mi nacion fue bautizada por segunda vez
Un bautismo de sangre, para ser sometida luego a las pruebas mas diversas

[,,,]

Si la Palabra no logra convertir, sera la Sangre la que convierta –
No hubo tiempo para el obispo de pensar
¡aparta de mi este caliz!

Es un testimonio emocionante de la profunda relación de Karol Wojtyla con la Iglesia de Cracovia y con su patrono, san Estanislao. Los últimos versos, releídos a la luz del atentado en la Plaza San Pedro el 13 de mayo de 1981, suenan a profecía: “Si la Palabra no logra convertir, será la Sangre la que convierta»” Después de su elección, el Papa le regalo el manuscrito de la poesía a su sucesor, el cardenal Franciszek Macharski, que lo conserva con veneración.

Tal como no fue fácil para Karol Wojtyla dejar Cracovia, tampoco fue fácil para la Iglesia de Cracovia despedirse de un Pastor tan amado. El alejamiento siempre genera dolor, después nostalgia. Pero para la Iglesia de Cracovia despedirse de su Arzobispo significó al mismo tiempo saludarlo gozosamente como Obispo de Roma y Pastor de la iglesia universal. Y significo a su vez experimentar con estupor que en los designios divinos, había sido elegida para forjar al futuro Papa Juan Pablo II durante todos aquellos años. Significó también acercarse a la vivencia que había hecho exclamar a los discípulos de Emaus: : ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras? (Lc 24,32)

martes, 2 de febrero de 2010

"Porque es santo?" (2) - «el sello de Dios»


Se me había olvidado comentar que el libro – casi naturalmente - comienza (antes del Prólogo) con la Oración para implorar gracias por intercesión de Juan Pablo II)

Aclara Mons. Oder en el Prologo que “para la Iglesia no es suficiente la así llamada “fama de santidad” o sea el convencimiento general de los fieles acerca de los méritos de un candidato, por mas que estos fuesen abiertamente manifestados,, como en el caso de Juan Pablo II aquellos intensos días del emocionante «Santo Súbito» que todos recordamos, durante los funerales... También debe existir un milagro «el sello de Dios» que es como una 2da etapa una vez que la opinión de consultores teólogos, el consenso de cardinales y obispos y la convalidación del Papa han ratificado el grado heroico de virtudes cristianas, estudio al cual se llega después de un meticuloso trabajo de investigación llevado a cabo por el tribunal eclesiástico, trabajo que no se limita a recopilar expresiones de estima y veneración .sino que realiza exhaustivos interrogatorios, busca pruebas concretas, descripciones precisas y documentos que demuestran la credibilidad de las declaraciones emitidas. En este trabajo el Postulador es una especie de “abogado defensor” - dice Mons. Oder - que recopila los episodios más sobresalientes y constata la realidad de los hechos, hechos que a menudo son poco conocidos y salen a luz durante los testimonios. De esta manera el Postulador se convierte en una especie de depositario de un caudal de informaciones que una vez “ensambladas, presentan una imagen inédita del candidato”. Y esto – intuyo - es precisamente lo que podremos descubrir en este libro escrito por quien “le ha tocado el privilegio de asumir este rol en la causa de beatificación de Juan Pablo II “ .

Slawomir Oder con Saverio Gaeta “Perchè e santo” Rizzoli, 2010
(tambièn en Libreria Internazionale Giovanni Paolo II
Piazza San Pietro (lunes-sabado 8.00-18.45)VaticanoTel. 06 698 83345 / 698 85442
Fax 06 698 85326
e-mail: libreriainternazionale@lev.va

lunes, 1 de febrero de 2010

"Porque es Santo"? (1) - “Yo también estoy preocupado por mi santidad”

Tengo mi propio ejemplar del libro del Postulador de la Causa de Beatificación y Canonización de Juan Pablo II: Don Slawomir Oder!
Perche e santo
Rizzoli, 2010

A primera vista Don Oder se “confiesa” - obviamente dentro de los cánones permitidos - poniendo ante nuestros ojos “el rostro oculto de Juan Pablo II”. Dentro de la seriedad del tema y su privilegiada misión eclesial responde a nuestras inquietudes. y lo hace comenzando con cierto humorismo – heredado de Juan Pablo II? - pues inicia el prologo con la anécdota de Papa que haciéndose eco de la preocupación de una religiosa por Su Santidad le respondiera “también yo estoy preocupado por mi santidad” ;), anécdota que, sin embargo, comenta don Oder - ahora que “el camino de la causa por la beatificación de Karol Wojtyla se acerca a su conclusión - se ha demostrado infundada, pues sus virtudes fe, esperanza, caridad, pero también prudencia, justicia fortaleza y templanza: y además castidad, pobreza y obediencia emergen en toda su esplendorosa plenitud de los testimonios de quienes han sido entrevistados para el proceso canónico.
Prometo leerlo con extrema dedicación y compartir lo que vaya leyendo.