Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

miércoles, 30 de junio de 2010

Igualdad de derechos no es uniformidad de derechos


“El obispo de Posadas y presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Laico y Pastoral Familiar, monseñor Juan Rubén Martínez, ratificó hoy que "considerar al matrimonio que debe ser de varón y mujer, no implica ninguna discriminación”, al exponer la posición de la Iglesia católica frente al proyecto de ley que pretende modificar el Código Civil para permitir el casamiento entre personas del mismo sexo.

Al participar en el Congreso de una audiencia de consulta convocada por la Comisión de Legislación General del Senado de la Nación, que preside Liliana Negre de Alonso, el prelado subrayó que "el matrimonio es un don de la creación, no es una unión cualquiera entre personas porque tiene características propias que lo hacen la base de la familia y de la sociedad".
“Nosotros también planteamos la igualdad de los derechos, pero la igualdad de los derechos no es igual a la uniformidad de los derechos. Si busca la uniformidad, puede ser esta injusta. La igualdad de los derechos debe buscar siempre la equidad", aseveró.

En tanto, representantes de las Iglesias cristianas coincidieron con el obispo en rechazar el proyecto.

El único en expresarse a favor de la iniciativa, que puede ser votada en el Senado el próximo 14 de julio, fue el rabino Daniel Goldman, de la comunidad judía Bet-El.

El pastor Rubén Proietti, de la Alianza Cristina de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) y Rubén Salomone, de la Confraternidad Argentina Cristiana Evangélica, advirtieron sobre los “males” que conllevaría la aprobación del polémico proyecto.

En tanto, el obispo Gregory Venables, representante de la Iglesia Anglicana para el Cono Sur, aseguró que "el matrimonio entre hombre y mujer es el signo de la relación entre Cristo y la Iglesia” y subrayó que "cambiar esto puede ser negado, pero no es lo que Dios quiere, vamos a tener que vivir con las consecuencias".
A su turno, el arzobispo Kissag Mouradian, de la Iglesia Católica Armenia, dijo que "no se puede pensar que la familia es con dos hombres o con dos mujeres: la familia son marido y mujer, para criar a los hijos”.
Fuente: AICA

domingo, 27 de junio de 2010

Mis primeros pasos por la amada Cracovia en el 2005 (2 de 6)


“El dia siguiente, miércoles 17/4/2005 lo comencé mas ordenadamente desde el hotel por la calle Florianska (parte del antiguo camino real), yendo un poco mas allá de mi hotel, pasando por la puerta de San Florian (unica que queda en pie de las 8 originales de la muralla que rodeaba la Cracovia medieval) la Barbicana (parte de la antigua fortificación) y el monumento al soldado desconocido hasta llegar a la iglesia San Florián, sobre la calle Warszawska, donde asistí a misa.

Los orígenes de esta iglesia datan de 1184 cuando el príncipe Casimiro de Krakow obtuvo de Roma las reliquias de San Florián, muerto mártir durante la era del Emperador Diocleciano. Las reliquias fueron primero guardadas en la Catedral del Castillo de Wawel, y para que su devoción se extendiera se decidió construir una iglesia en la ciudad, la cual fue aparentemente incendiada en 1241 por invasores tártaros. Reconstruida luego en iglesia de tres naves, fue a partir del siglo XIV "puerta de honor de Krakow" y punto de recepción de visitantes ilustres a la capital de Polonia, desde donde proseguían hacia el Castillo de Wawel por el llamado "camino del rey". Cuando en 1528 un enorme incendio se propagó por Krakow, se dice que San Florián fue visto sosteniendo un enorme recipiente sobre la iglesia edificada en su nombre, apagando el incendio. A partir de allí San Florián es llamado el patrono contra los incendios. La iglesia sufrió atropellos y destrucciones y fue reconstruida en su forma actual en el siglo XVII y ampliada en el siglo XX. Las decoraciones son estilo barroco con el altar de San Florián pintado por Jan Tycjusz, pintor de la corte de Jan II Sobieski.

En el ala izquierda hay una placa con la imagen de Juan Pablo II y un recordatorio "En esta iglesia el Santo Padre Juan Pablo II, ejerció su ministerio como capellán de la parroquia entre los años 1949-1951. El interior esta en completa renovación y remozamiento (1) y se están haciendo también restauraciones en el exterior (techo, reloj y carrillones). Fue emocionante asistir a misa allí, todo paso me recordaba a él, cuantas caras que lo habrían conocido personalmente, quizás haber formado parte de los grupos estudiantiles bajo su guía, haber participado de los grupos clandestinos de esa época difícil para Polonia.

Luego, por mi propio camino, tan real como el de los tiempos históricos, por Florianska, regrese a la Basílica de la Virgen esta vez un poco de "turista" porque el hermoso retablo gótico se "abre" a mediodía para los turistas, (se cobra entrada). Es realmente bellísimo, obra del escultor del arte gótico Veit Stoss (1449/1533) que vivió y trabajó en Cracovia durante 19 años, 12 de los cuales los dedico a tallar su obra maestra de la basílica. Es la mayor escultura gótica del mundo, que comprende 200 esculturas. Hay que verla! Impresionante.”




sábado, 26 de junio de 2010

Juan Pablo II en la Argentina 1987 (10) – Tucumán


Bajo un sol abrasador (hasta el Papa bromeo sobre el calor!) una multitud (algunos medios decían 100.000) recibió al Santo Padre en el aeropuerto Internacional Benjamin Matienzo el miércoles 8 de abril de 1987. En el aeropuerto mismo fue levantado un altar presidido por una gran cruz de hierro.

“En la tarde del 8 de abril de 1987, arribó la aeronave que trasladaba al Papa Juan Pablo II proveniente de la ciudad de Córdoba. El Sumo Pontífice fue recibido con gran entusiasmo en el estacionamiento del aeropuerto, por unas 80.000 personas. La mayoría de las cuales llegaron a pie desde la ciudad de San Miguel de Tucumán. El aeropuerto se había transformado en un enorme palco sobre el que se alzaba una gran cruz de hierro. El encuentro revistió la forma de celebración de la Palabra. El arzobispo local, monseñor Horacio Bózzoli, dio la bienvenida al Papa y luego él pronunció su homilía sobre el amor de los cristianos a su Patria. Terminado el acto, la comitiva papal tomó el avión que lo trasladó a Salta, a 234 kilómetros”
asi recordaba el blog del Aeropuerto Internacional de Tucumán el pasado 8 de abril la visita de Juan Pablo II a la “cuna de la Independencia”.

En la Celebración de la Palabra, en el aeropuerto mismo, el Papa nos recordó en su homilía el valor de la libertad cristiana:
“Más allá de las iniciativas concretas que habéis de promover y que son de vuestra competencia, el Papa quiere recordaros –muy en consonancia con vuestra misma experiencia histórica las palabras del Salmista que hemos rezado, meditándolas, hace pocos momentos, y que nos llevan a poner la mirada y la esperanza en Dios:
“Si el Señor no construye la casa, / en vano se cansan los que la edifican; / si el Señor no guarda la ciudad, / en vano vigilan los centinelas” (Sal 127 [126], 1).
Argentinas y argentinos, comportaos de acuerdo con la “libertad con que nos liberó Cristo” (Ga 5, 1), que proporciona el sentido, la medida y la consistencia a cualquiera otra forma de libertad y de dignidad humanas, y amaréis así a vuestra patria y la serviréis con generosa entrega.
6. La libertad que nos ha dado Cristo, nos libra, como nos enseña San Pablo, de la esclavitud de los “elementos del mundo” (Ibíd., 4, 3); es decir, de la errónea elección del hombre que le lleva a servir y hacerse esclavo de “los que por naturaleza no son dioses”: (Ibíd., 4, 8) el egoísmo, la envidia, la sensualidad, la injusticia y el pecado en cualquiera de sus manifestaciones.
La libertad cristiana nos lleva a honrar a Dios Padre siguiendo el ejemplo de Cristo, el Hijo unigénito, que siendo “igual a Dios”, se hizo “semejante a los hombres; y en su condición de hombre, se humilló a Sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Flp 2, 6-8). El Salvador nos redimió obedeciendo al Padre por amor, y “fue escuchado por su piedad” (Hb 5, 7), Jesús llevó a cabo el designio salvífico del Padre movido por el Espíritu Santo. Y ese mismo Espíritu, que envió Dios a nuestros corazones, clama “Abba!” (cf. Ga 4, 6). Esta palabra “Abba” era el nombre familiar con el que un niño se dirigía a su padre en lengua hebrea; una palabra fonéticamente muy parecida a la que vosotros soléis emplear, y con la que incluso os dirigís a Dios Padre, llamándole Tata Dios, con tanta veneración y confianza.”
Terminada la Santa Misa el avión del Papa partió hacia Salta - el tercer aeropuerto de un día caluroso y agitado.

viernes, 25 de junio de 2010

25 de junio Fiesta nacional eslovena


Hoy Eslovenia está de fiesta recordando aquel 25 de junio de 1991 cuando hace 19 años durante el primer gobierno democrático esloveno - bajo la presidencia de Alojzij Peterle - se atrevió a declarar su independencia, un día antes de lo previsto, tomando así por sorpresa al gobierno federal yugoslavo.
La Plaza de la Republica en Ljubljana vibraba de emoción, una emoción que pronto se vio interrumpida – como era de esperar – por la guerra de los diez días. No obstante el 25 de octubre de 1991 se retiraba del territorio esloveno el último soldado yugoslavo.

Una independencia que no hubiese sido tan rápida si no hubiese estado en el gobierno DEMOS (Demokraticna opozicija Slovenije – oposición democrática eslovena) que habia surgido de una elite que comenzó a gestarse en los años ochenta, a reunirse, establecer uniones, comenzado a actuar públicamente. Había nacido la oposición y los jóvenes líderes – como expresara el Primer Presidente democrático esloveno Alojzij Peterle – supieron interpretar el “guiño de la historia”.

«"Sabiamos lo que podia ocurrir y estabamos preparados – expreso Alojzij Peterle en sus palabras de ayer en Medvedjek, (lugar del primer encontronazo entre el ejercito territorial esloveno y el ejercito yugoslavo) Siento orgullo y alegria encontrarme hoy entre los defensores de la libertad eslovena. Entre personas que estaban preparadas a dar todo por nuestra libertad sin divisiones partidistas, unidos por la voluntad de brindarse por entero para que juntos podamos vivir en una Eslovenia independiente»

jueves, 24 de junio de 2010

¿Para qué sirve creer?


"¿Para qué sirve creer? ¿Acaso no es posible vivir una vida honesta, recta, sin tener que molestarse en tomar el Evangelio en serio?"
le pregunta Vittorio Messori en el capìtulo 29 de Cruzando el Umbral de la Esperanza al Papa Juan Pablo II, y el Santo Padre responde:

“A una pregunta semejante se podría responder muy brevemente: la utilidad de la fe no es comparable con bien alguno, ni siquiera con los bienes de naturaleza moral. La Iglesia no ha negado nunca que también un hombre no creyente pueda realizar acciones honestas y nobles. Cada uno, por otra parte, se convence fácilmente de eso. El valor de la fe no se puede explicar solamente con su utilidad para la moral humana, aunque la misma fe suponga la más profunda motivación de la moral. Por esta razón, muy a menudo hacemos referencia a la fe como tema. También yo he hecho eso en la Veritatis splendor, subrayando la importancia moral de la respuesta de Cristo «Cumple los mandamientos» (Mateo 19,17)- a la pregunta del joven sobre el correcto uso del don de la libertad. A pesar de eso, se puede decir que la fundamental utilidad de la fe está en el hecho mismo de haber creído y de haber confiado. María es, en el momento de la Anunciación, inimitable ejemplo y maravilloso modelo de una tal actitud; esto está extraordinariamente expresado en la obra poética de Rainer Maria Rilke, «Verkundigung» (Anunciación). Creyendo y confiando, damos una respuesta a la palabra de Dios: esa palabra no cae en el vacío, vuelve con su fruto a Aquel que la había pronunciado, como está dicho de modo tan eficaz en el libro del profeta Isaías (cfr. 55,11). Sin embargo Dios no quiere obligarnos en absoluto a una tal respuesta.
Bajo ese aspecto, el magisterio del último Concilio y, en su ámbito, especialmente la Declaración sobre la libertad religiosa, Dignitatis humanae, tienen una particular importancia. Valdría la pena traer aquí la Declaración entera y analizarla; pero quizá baste con citar algunas frases: «Y todos los seres humanos-leemos- están obligados a buscar la verdad, especialmente en orden a Dios y a su Iglesia, y están obligados a adherirse a la verdad a medida que la van conociendo y a rendirle homenaje» (n. 1).
Lo que el Concilio subraya aquí es, en primer lugar, la dignidad del hombre. El texto continúa: «Por razón de su dignidad todos los seres humanos, en cuanto que son personas, es decir, dotados de razón y de voluntad libre y, por eso, investidos de personal responsabilidad, están por su misma naturaleza y por deber moral obligados a buscar la verdad, en primer lugar la concerniente a la religión. Están obligados también a adherirse a la verdad conocida y a ordenar toda su vida según sus exigencias» (n. 2). «Ahora bien, la verdad debe buscarse de modo apropiado a la dignidad de la persona humana y a su naturaleza social, es decir, con una búsqueda que sea libre, con la ayuda de la enseñanza o de la educación, por medio de la comunicación y del diálogo» (n. 3).
Como se ve, el Concilio trata la libertad humana con toda seriedad y se refiere al imperativo interior de la conciencia para demostrar que la respuesta dada por el hombre a Dios y a Su palabra mediante la fe está estrechamente unida a su dignidad personal. El hombre no puede ser constreñido a aceptar la verdad. A ella es empujado solamente por su naturaleza, es decir, por su misma libertad, que lo mueve a buscarla sinceramente y, cuando la encuentra, a adherirse a ella, sea con su convicción sea con su comportamiento.”


(continúa en Cruzando el Umbral de la Esperanza, Plaza & Janes, 1994, Pág. 191-194)

miércoles, 23 de junio de 2010

Las “raices” judìas de Karol Wojtyla por Gian Franco Svidercoschi

Matura - terminada la escuela secundaria, Wadowice 1938

Es el Papa, el primer Papa después de dos mil años, que entra en una Sinagoga, cumpliendo así un gesto histórico de reparación y solidaridad hacia los «hermanos mayores». Es el Papa que pronuncia las palabras más fuertes, y en cierto aspecto, debemos decir, palabras definitivas, sobre el Holocausto, la exterminación del pueblo judío, y las crecientes formas de anti-semitismo «pecado contra Dios y contra el hombre». El Papa, que sancionó, también en el ambiente diplomático, la relación que existió durante un tiempo entre la Santa Sede y el Estado de Israel.

Pero sobre todo, es el Papa que mas hizo por la “purificación” de la enseñanza católica sobre el Judaísmo y los judíos. El Papa, que denuncio la tentación recurrente de separar, de hecho de poner en oposición Nuevo y Antiguo Testamento. Y en cambio, recordó que Jesús se hizo «autentico hijo de Israel, profundamente enraizado en la larga historia de su pueblo». Y por lo tanto, el cristiano, convencido de ello, no puede ya «aceptar que los Judíos, en cuanto a que son Judíos, sean despreciados o lo que es aun peor, menoscabados».
Pero puede todo esto, y aquello a lo cual Juan Pablo II le dio impulso decisivo en cuanto al proceso de acercamiento, y por lo tanto entendimiento reciproco, y por la colaboración entre católicos y judíos, o sea puede todo esto explicarse sencillamente como una evolución consecuente del Concilio Vaticano? Es como un paso, una obligación que sigue a la declaración Nostra Aetate, que había dado por terminada la acusación de deicidio, y repudiado la «enseñanza de desprecio» secular, y en cambio recordado y vuelto a proponer el «lazo espiritual» que une indeleblemente el cristianismo y el judaísmo.

En Cruzando el Umbral de la Esperanza el Papa escribe: «Detrás de las palabras de la Declaración del Concilio hay esperanza para muchos hombres, tanto judíos como cristianos. Además está mi experiencia personal de la primera etapa de mi vida en mi pueblo natal» Y resaltamos: por lo tanto debe significar algo – en el plano providencial y no solamente en el plano de las coincidencias – que el autor del giro de este dialogo de la Iglesia Católica con los hermanos de Israel fuese un Papa para quien la convivencia en su infancia y adolescencia con los judíos fuera parte de su vida diaria.

Wadowice, donde Karol Wojtyla nació y vivió hasta los 18 años de edad, era una ciudad de 10.000 habitantes de los cuales 3.000 eran judíos. Y vivían, católicos y judíos serenamente sin conflictos. Karol vivía en una casa, cuyo dueño , Balamut, era judío. Judía también era Ginka Beer, algo mayor que el, que vivía en el piso de arriba y quien introdujo a Karol al teatro. Muchos de sus amigos de la escuela también eran judíos. Jerzy Kluger, gran amigo de toda la vida y Zygmunt Selinger, Leopold Zweig: y Poldek Goldberger, que - al igual que Wojtyla - hacia de arquero, cuando jugaban al fútbol.

Así, que el futuro Papa conoció el Judaísmo por dentro. A través de la amistad diaria en total estima y tolerancia reciproca. Conociendo a mucha gente. Pero también a nivel religioso y espiritual. En la parroquia durante los servicios vespertinos, siempre le llamo la atención el Salmo 147 aquel de la invitación a Jerusalén a glorificar al Señor porque reforzó los cerrojos de sus puertas y bendijo a sus niños. Muchos años mas tarde, el Papa recordaría: «ambos grupos religiosos, católicos y judíos creo que estaban unidos por la conciencia de rezar al mismo Dios. No obstante la diferencia de la lengua, las oraciones en la Iglesia y en la Sinagoga se basaban en gran manera en los mismos textos »

Hay un segundo aspecto para explicar lo que llamamos las «raíces» judías de Karol Wojtyua. Y es a la luz de su primera historia personal, particularmente de sus primeros años. Es haber vivido cerca, aun sin haber podido conocer la verdadera realidad y las verdaderas dimensiones de la gran tragedia del pueblo judío, el Holocausto. En el origen de todo radicaba el horrible plan de Hitler. La «solución final» como fue llamado el plan para hacer desaparecer, a la nada, la raza judía sobre el entero continente europeo.

El Papa recuerda, en Cruzando el umbral de la esperanza, «Luego vino la Segunda Guerra Mundial, con los campos de concentración y
el exterminio programado. En primer lugar, lo sufrieron precisamente los hijos de la nación hebrea, solamente porque eran judíos. Quien viviera entonces en Polonia tenía, aunque sólo fuera indirectamente, contacto con esa realidad. Ésta fue, por tanto, también mi experiencia personal, una experiencia que he llevado dentro de mí hasta hoy»

Karol Wojtyla – quien en la hecatombe perdiera muchos amigos judíos – conocía por lo tanto directamente, en primera persona, hasta que punto puede llegar el odio, el desprecio por el hombre, en nombre de una ideología fanática y homicida. Conoció los abismos de la injusticia, la violencia de la opresión de todo un pueblo. Y esto puede explicar muchas cosas sobre un Papa que dedico su primera encíclica Redemptor Hominis a la causa del hombre, a su dignidad, a las amenazas contra el, a sus inalienables derechos. Un papa que, durante su primer viaje a Polonia, en junio de 1979, cuando llego a Auschwitz sintió la necesidad de decir «No podía dejar de venir aquí».

Solo un Papa como el, hijo de una nacion que también había vivenciado trágicamente la barbarie de la guerra y los campos de exterminación nazi, y quien de hecho estuviera unido al martirio del pueblo judío, a aquellos seis millones de muertos, solo un Papa como el, hablando del Holocausto, a los representantes de la Comunidad Judía polaca, en Varsovia podía decir que el tuvo «una particular relación con todo ello», porque junto a ellos «en cierto sentido» había «vivido todo, en esta tierra».

Solo un Papa como el, en cuya memoria de la historia, en el legado cultural de su Nacion, encontró inspiración para pronunciar palabras nuevas sobre el Judaísmo, palabras profundamente diferentes de aquellas dichas durante siglos por la Iglesia Católica, solo un Papa como el pudo haber escrito en los siguientes términos a los «amados hermanos judíos» con ocasión del 50 aniversario de la insurrección del ghetto de Varsovia: «Como podría no estar cerca de ustedes, para recordar en oración y en mediación tan doloroso aniversario? Quero que sepan que no están solos al cargar con el castigo de esta penosa memoria».

Por lo tanto, nadie quiere olvidar la historia que ha pasado. Pero no permitamos que el peso de esta historia impida el desarrollo del dialogo, y especialmente en encarar y resolver a nivel cultural pero ante todo en el plano religioso las «desacuerdos» mas sensibles que aun permanecen. Y ellos son por parte de los judíos, la presunción, tan difícil de quitar de la memoria colectiva, que de alguna manera fue el Cristianismo el que origino muchas de las tragedias que han debido soportar. Y por otro lado, el trauma del mundo cristiano, dividido entre las persecuciones de no haber tenido responsabilidad directa en el Holocausto y en la dramática admisión, hecha por el Episcopado Alemán y ahora por el francés, de no haber estado del lado del pueblo judío en el momento de su martirio.

Y por eso es que – como sostiene Juan Pablo II – ha llegado el momento para que judíos y cristianos redescubran y hagan fructificar su patrimonio espiritual común. Para poder caminar juntos. Y colaborar en defensa de los derechos del hombre por la justicia social y la paz. Y así ser capaces, día a día, de vivenciar lo que significa ser hermanos, miembros de una familia. Testimoniando, finalmente reconciliados, la misma esperanza a la espera del «Dios que viene».

Traducido de Tertium Millenium Nr 5 noviembre 1997 – Dossier: “Raíces del antijudaísmo en ambiente católico
Invito visitar el post “Nuestros hermanos mayores

martes, 22 de junio de 2010

Convocatoria nacional por el matrimonio entre hombre y mujer


Con el lema “Queremos mamá y papá para nuestros hijos”, el martes 13 de julio próximo, a partir de las 18.30, habrá una manifestación frente al Congreso de la Nación (Buenos Aires, Argentina) a favor del matrimonio entre hombre y mujer, en la víspera del tratamiento en el Senado Nacional del controvertido proyecto de ley de matrimonio entre personas del mismo sexo.
La convocatoria, efectuada por el Departamento de Laicos (DEPLAI) de la Conferencia Episcopal Argentina, tiene carácter nacional.

Así como el acto central se realizará en Buenos Aires en la Plaza de los Dos Congresos, se convoca a realizar un acto ciudadano por la familia en todas las ciudades capitales del país, ya sea en las plazas, frente a las legislaturas o gobernaciones, con banderas argentinas y consignas positivas para el matrimonio varón-mujer.

El doctor Justo Carbajales, director ejecutivo del DEPLAI, explicó que “así como el pasado 8 de mayo, en la celebración del Bicentenario de la Patria en Luján, pudimos demostrar nuestra unidad como laicos con el encendido de una vela y el rezo de una oración, sugerimos que también el martes 13 de julio nos unamos otra vez a las 18.30 en todo el país. El motivo de la convocatoria -señaló- es que los legisladores escuchen también nuestra voz un día antes de la votación del Proyecto de Ley que incluye el matrimonio de parejas conformadas por personas del mismo sexo."


Fuente: AICA

lunes, 21 de junio de 2010

Día de la bandera - la de los colores del cielo


En la Argentina celebramos hoy el Día de la Bandera, nuestro símbolo patrio. La fecha real es 20 de junio, día que muere - en 1820 - el General Manuel Belgrano, creador de la bandera argentina.

“Me emociona, asimismo, encontrarme dentro de este hermoso ambiente geográfico, bañado por el amplio Río Paraná, junto al Monumento nacional a la Bandera, que enarboló por primera vez el General Manuel Belgrano, dándole los colores del cielo: el color del manto sagrado de la Inmaculada Concepción.”
En la misma homilía, citando la Carta a los Efesios, resaltaba la “importancia fundamental de la vocación cristiana”:
“Os exhorto –escribe el Apóstol– a comportaros de una manera digna de la vocación que habéis recibido” (Ef 4, 1).
Esta “manera digna” está compuesta por las virtudes que hacen a cada uno semejante al modelo, esto es, a Cristo: “con toda humildad, mansedumbre y paciencia, ayudándoos mutuamente con amor” (Ibíd., 4, 2).
Igualmente, ese comportarse “de manera digna” significa “conservar la unidad del Espíritu, mediante el vinculo de la paz” (Ibíd., 4, 3).”

domingo, 20 de junio de 2010

El hombre esposo y padre


En la Argentina festejamos hoy el día del padre.
Calurosas felicitaciones a todos los padres!

Aprovecho para incluir unos párrafos de la Exhortación Apostólica Familiaris Consortio del Santo Padre Juan Pablo II, en el apartado titulado “El hombre esposo y padre”

“25. Dentro de la comunión-comunidad conyugal y familiar, el hombre está llamado a vivir su don y su función de esposo y padre.
Él ve en la esposa la realización del designio de Dios: «No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada»,(67) y hace suya la exclamación de Adán, el primer esposo: «Esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne».(68)
El auténtico amor conyugal supone y exige que el hombre tenga profundo respeto por la igual dignidad de la mujer: «No eres su amo —escribe san Ambrosio— sino su marido; no te ha sido dada como esclava, sino como mujer... Devuélvele sus atenciones hacia ti y sé para con ella agradecido por su amor».(69) El hombre debe vivir con la esposa «un tipo muy especial de amistad personal».(70) El cristiano además está llamado a desarrollar una actitud de amor nuevo, manifestando hacia la propia mujer la caridad delicada y fuerte que Cristo tiene a la Iglesia.(71)

El amor a la esposa madre y el amor a los hijos son para el hombre el camino natural para la comprensión y la realización de su paternidad. Sobre todo, donde las condiciones sociales y culturales inducen fácilmente al padre a un cierto desinterés respecto de la familia o bien a una presencia menor en la acción educativa, es necesario esforzarse para que se recupere socialmente la convicción de que el puesto y la función del padre en y por la familia son de una importancia única e insustituible.(72) Como la experiencia enseña, la ausencia del padre provoca desequilibrios psicológicos y morales, además de dificultades notables en las relaciones familiares, como también, en circunstancias opuestas, la presencia opresiva del padre, especialmente donde todavía vige el fenómeno del «machismo», o sea, la superioridad abusiva de las prerrogativas masculinas que humillan a la mujer e inhiben el desarrollo de sanas relaciones familiares.
Revelando y reviviendo en la tierra la misma paternidad de Dios,(73) el hombre está llamado a garantizar el desarrollo unitario de todos los miembros de la familia. Realizará esta tarea mediante una generosa responsabilidad por la vida concebida junto al corazón de la madre, un compromiso educativo más solícito y compartido con la propia esposa,(74) un trabajo que no disgregue nunca la familia, sino que la promueva en su cohesión y estabilidad, un testimonio de vida cristiana adulta, que introduzca más eficazmente a los hijos en la experiencia viva de Cristo y de la Iglesia.”

viernes, 18 de junio de 2010

Mis primeros pasos por la amada Cracovia en el 2005 (1 de 6)

(tomado de mi pagina web publicada en geocities, que dejo de prestar el servicio gratuito, y luego “recuperada” en oocities.

(me fue de gran ayuda inicial
el excelente sitio sobre Krakow (en inglés) con un especial “por las huellas de Juan Pablo II”, que recomiendo a quien esté planeando un viaje similar. Después fui descubriendo otros sitios, que incluiré al final de este diario (en el 6 de 6)

Llegué al aeropuerto Internacional Juan Pablo II, Balice, a 15 km al oeste de Krakow, la tarde gris, lluviosa y fría del martes 26 de abril de 2005. Lo que menos me importaba era el tiempo, había llegado a la querida Polonia de Juan Pablo II.

Me organicé, parte por mi cuenta, el resto con el hotel. El hotel, una joyita, me costó caro (para un presupuesto argentino) pero menos de la mitad del de Roma y este era hermoso - pequeño, familiar, mucha madera, alfombrado, con espacios generosos, personal muy atento y un desayuno espectacular.... no necesitaba comer al mediodía, así que no lo hice. Esa misma tarde me fui a investigar, a pesar de la lluvia. Krakow (Cracovia) recuerda a Juan Pablo II a cada paso. Llegado de su ciudad natal Wadowice a los 18 años (en 1938) permaneció en Krakow gran parte de su vida adulta, hasta que fuera elegido papa en 1978 y debiera dejar su amadísima Polonia. Me sentía caminando por las calles de una enorme Ljubljana (Slovenija - mi patria de origen), pero aquí todo mas grande, mas majestuoso, mas importante (dicen que hay cerca de 6000 lugares históricos para visitar solo en Krakow!) diria que me quedaron algunos por ver!!! Si algo me consta es que solo para visitar Polonia religiosa se necesita toda una vida: No obstante, creo que en los casi 5 días que estuve vi mucho mas de lo que puede llegar a soñar un turista común (turista yo? no! común? tampoco!). De algo estoy segura, camine mas, muuuucho mas. En Krakow no es fácil perderse, aun con mi poco sentido de orientación pues cada iglesia tiene su calle/cada calle su iglesia.

Fui a echar un primer vistazo a la Basilica de la Virgen Maria magnífico realce de la plaza mayor, (Rynek Glowny) con monumento a Adam Mickiewicz, el gran poeta polaco, en el centro; a admirar los edificios alrededor de la plaza y la pequeña iglesia de San Adalberto. Finalmente entre a “presentarme” a la basílica de la Virgen Maria (Bazylika Mariacka), uno de los preciosos monumentos góticos de Polonia, inicialmente, al igual que la Catedral de Wawel, construida en estilo románico. Al entrar a la basílica una enorme e impactante cruz colgada en la nave central, invita a mirar hacia arriba.
Atraída por una extraña fuerza entré a la pequeña capilla de la Virgen de Czestochowa, al costado derecho y me encontré con los 3 grandes amores de JP II : la Virgen de Czestochowa, la Eucaristía, y Jesús Misericordioso. Bien cerca, en el primer banco viví momentos muy especiales. Me quede allí un largo rato callada, emocionada, escuchando…se me saltaban las lagrimas...todavía estoy pensando en la señora arrodillada en mi mismo banco, que tenia ganas de hablarme, para consolarme? Oh, nunca podría haberlo hecho o no hubiera comprendido. Realmente era dicha lo que sentía, agradecida por poder estar allí. Al salir seguí caminando, paseándome alrededor de la plaza, mas bien deslizándome como sobre nubes hasta entrada la noche, y si se puede decir que uno es demasiado feliz para un solo día, aquel fue uno de esos días!

jueves, 17 de junio de 2010

¿Qué significa «salvar»?


“Para la fe, ¿qué significa «salvar»?”

le pregunta Vittorio Messori al Santo Padre Juan Pablo II en el capitulo 12 de Cruzando el umbral de la Esperanza.
Y el santo Padre responde:
(cito textualmente solo los primeros párrafos del capítulo)

“Salvar significa liberar del mal. Aquí no se trata solamente del mal social, como la injusticia, la opresión, la explotación; ni solamente de las enfermedades, de las catástrofes, de los cataclismos naturales y de todo lo que en la historia de la humanidad es calificado como desgracia.

Salvar quiere decir liberar del mal radical, definitivo. Semejante mal no es siquiera la muerte. No lo es si después viene la Resurrección. Y la Resurrección sucede por obra de Cristo. Por obra del Redentor la muerte cesa de ser un mal definitivo, está sometida al poder de la vida.

El mundo no tiene un poder semejante. El mundo, que puede perfeccionar
sus técnicas terapéuticas en tantos ámbitos, no tiene el poder de liberar al hombre de la muerte. Y por eso el mundo no puede ser fuente de salvación para el hombre. Solamente Dios salva, y salva a toda la humanidad en Cristo. El mismo nombre de Jesús, Jeshua -«Dios que salva»-, habla de esta salvación. En la historia llevaron este nombre muchos israelitas, pero se puede decir que sólo pertenecía a este Hijo de Israel, que tenía que confirmar Su verdad: «¿No soy yo el Señor? Fuera de mí no hay otro Dios; un Dios justo y salvador no lo hay fuera de mí» (cfr. Isaías 45,21).”

Juan Pablo II/Vittorio Messori: Cruzando el umbral de la Esperanza, Cap. 12, Plaza & Janes Editores S.A. 1994

miércoles, 16 de junio de 2010

Entrevista al eurodiputado Alojzij Peterle (2)

Entrevista al eurodiputado y ex Presidente del Gobierno de la República de Eslovenia (1990-1992) Alojzij Peterle en exclusiva para este blog

2da parte

Pregunta
Juan Pablo II en su visita al Parlamento Europeo en 1988 expreso: “es mi deber advertir que si el sustrato religioso y cristiano en su carácter de rol inspirador de ética y eficacia social de este continente fuese marginado, no se estaría negando tan solo la herencia del pasado sino que el futuro del hombre europeo – y pienso en todo hombre europeo creyente y no creyente – se vería gravemente comprometido”. Si bien esta visita ocurrió antes que usted formase parte del Parlamento Europeo, en su experiencia, cree usted que estas palabras encontraron eco mas profundo que un mero registro? La presencia de Juan Pablo II en el Parlamento Europeo significo algo mas que la visita de una personalidad?

Peterle
En el Parlamento Europeo Juan Pablo II uso palabras profundas y significativas – de notable actualidad - referidas a la identidad europea o sea a las raíces espirituales de Europa. El Parlamento las recibió a la europea - favorablemente en parte, en el espíritu de una lucha cultural vivificadora por la otra. La Unión Europea con un nuevo tratado, tibieza por la vida, frecuente debilidad de voluntad política para solucionar problemas, se encuentra ante una pregunta crucial: en qué fuentes se inspirara en la búsqueda de convivencia y su rol de actor global.

Pregunta
Con ocasión del 30 aniversario de la elección de Juan Pablo II se realizó en el edificio principal del Parlamento Europeo una exposición en su honor titulada: “Raíces comunes del espíritu europeo: Juan Pablo II a 30 años de su elección y 20 años de su visita al Parlamento Europeo”. Se ha leído que entonces el Presidente del Parlamento Europeo Hans Pert Poettering habló del Papa anterior como “uno de los grandes padres europeos”. Esta exposición tuvo algún significado mas profundo que un recuerdo, una memoria? Los parlamentarios (exceptuados los organizadores) le otorgaron importancia?

Peterle
Juan Pablo II merece por cierto el nombre de «Padre de Europa» Es más yo diría Padre de la Europa Unida. Porque los padres de Europa como lo fueron Adenauer, de Gasperi, Schuman, Monet, fueron los padres de los comienzos de la Europa moderna, que entonces se llamaba Comunidad Europea, pero lo que ocurrió después del año 2004 – ampliación histórica de la Union Europea suena más a una Europa Unida. En esta etapa Juan Pablo II jugo un rol protagónico como actor significativo en la caída del comunismo. El Presidente de la Union Europea que se entrevisto con el Papa varias veces sintió la necesidad de rendirle homenaje con una exposición especial de claro mensaje espiritual y político. No se trata solamente de un recuerdo, se trata ante todo de una pregunta sobre que bases construiremos el futuro de Europa.
Pregunta
En su Exhortación apostólica “Ecclesia in Europa” Juan Pablo II exhortaba Europa ¡No temas! El Evangelio no está contra ti, sino en tu favor. Hay algo de este espíritu en Europa? Donde esta mas vivo? La así llamada generación de Juan Pablo II tiene alguna influencia en el Parlamento?
Peterle
En el Parlamento Europeo hay un buen número de admiradores de Juan Pablo II y no solamente entre los parlamentarios polacos. Juan Pablo II marco a Europa con su fe y su pensamiento pero también con su poesía y su obra literaria. Fue un hombre que infundía esperanza, un hombre que tuvo experiencia directa con el comunismo. Sus palabras “No temáis” que expreso por primera vez en Polonia, tuvieron gran influencia. Recuerdo el eco en Eslovenia, Eslovaquia, Hungría y otros lugares. Este Papa relaciono la visión de Europa con sus raíces cristianas. Consideraba el cristianismo como algo propio a Europa, clave para su identidad espiritual, cultural, social y política. Creo que Juan Pablo II palpó perfectamente el estado del espíritu de Europa en ambos lados de la llamada cortina de hierro. Y se identifico con el espíritu que puede llevar adelante a Europa. Hoy seria difícil decir, que este espíritu predomina en el Parlamento Europeo, pero sin lugar a dudas no se lo puede pasar por alto. En el pensamiento de Juan Pablo II podemos encontrar numerosos estímulos e inspiraciones para trabajar por una Europa que sea solidaria, que continúe respetando la dignidad de la persona. Entre los desafíos de este milenio debemos repensar que significa hoy el respeto por la dignidad humana, que es la solidaridad, que es el método comunitario. En el Parlamento Europeo hay miembros, y no solamente en el grupo de parlamentarios del Partido Popular Europeo que en su trabajo se apoyan en el pensamiento de Juan Pablo II y quieren construir una Europa basada en los valores y principios por él sustentados. Pero por otro lado tenemos la izquierda política europea que busca imponer la secularización de manera claramente ideológica y polarizada.
Pregunta
En cuanto a la Union Europea y el prolífico trabajo que usted desarrolla como parlamentario de la Unión, como miembro de diversas comisiones y subcomisiones, además de miembro del Partido Popular Europeo - Demócratas europeos, cuales son en su opinión los desafíos más urgentes, más palpitantes para la Union Europea hoy, excluida la crisis económico/financiera.
Peterle
El primer interrogante para la Europa de hoy es su biología. Pienso en el tibio entusiasmo por la vida que Europa comparte con Rusia. En todas partes alrededor de Europa los niños son más bienvenidos. Y me preocupa también el retroceso en la salud de los europeos. Con más enfermos no podremos apuntalar nuestra competitividad. Por otra parte el tema de la identidad europea. No podemos construir más Europa con menos identidad.
Como tercer desafío está la pregunta de profundización y ampliación. La Union Europea fue ampliada pero esto no significa que ya tengamos una Europa verdaderamente unida. Esta ampliación - que trajo innumerables resultados positivos - aun no hemos terminado de digerirla. La verdadera unión sigue en curso, hay que continuarla, no solamente a nivel de elites políticas o sea europeos profesionales, sino con los ciudadanos. Europa no es solamente un proyecto de paz, político y económico, debe ser también un proyecto cultural. Y será exitoso si los ciudadanos europeos nos involucramos con entusiasmo .
Europa ahora opera basada en el Tratado de Lisboa. Pero el nuevo marco formal no asegura por si solo más voluntad política ni nuevas ampliaciones. Es necesaria una profundización política, debemos también terminar el proceso de unificación en la dirección de los Balcanes occidentales.
Otra pregunta clave es como responderemos conjuntamente a las causas y consecuencias de la crisis económica, que fortaleció la sensación de unión interna dentro de Europa y globalmente. Si la Unión Europa pretende hacer valer su influencia como actor global en el campo financiero y otros, primero tendrá que debatir sus propias reglas e instrumentarlas en casa. La crisis financiera de Grecia y los problemas de otros miembros del espacio europeo sin lugar a dudas llaman a una mayor coordinación de políticas económicas. Esta es la primera crisis de tanta envergadura que la Unión Europea debe afrontar y aquí se medirá su capacidad de decisión, ya sea en el plano comunitario como entre países. La Unión Europea progresó, siempre que encontró denominadores políticos comunes.

martes, 15 de junio de 2010

Pedro Opeka en el Congreso Eucaristico en Eslovenia (3)

En el marco de los testimonios presentados en el Congreso Eucarístico en Eslovenia presento también su testimonio el padre Pedro Opeka, misionero en Madagascar.
He traducido algunos parrafos de su testimonio »La Eucaristía al servicio del hombre« El texto completo puede leerse en Testimonios RKC (solo en esloveno)

“El objetivo de los encuentros dominicales no es para que nos sintamos bien uno junto al otro, sino para que oremos uno para el otro, para todos, también para los hermanos y hermanas que no comparten nuestra fe y nuestra forma de pensar, que son diferentes a nosotros y que debido a la pobreza apenas subsisten. Lograremos esto si dejamos que Jesús nos conquiste con su espíritu y nos llene de su amor. La primera comunidad cristiana ponía todo su empeño en los pobres. Los pobres ocupaban un lugar importante entre ellos, que se reunían para partir el pan en el nombre de Jesús (prim. Apd 4,32)
Nuestro mundo coloca en primer lugar el ideal de competir y su consecuencia son los grandes desencuentros sociales, económicos y políticos. Marcados por el egoísmo, la violencia y las màs diversas formas de dependencia que debilitan nuestra disposición a la solidaridad y a la idea evangélica de servir. Es precisamente alli, en el servicio y la solidaridad que Jesús ve la realización del verdadero amor. Pero nuestro mundo consumista no valora a la persona por lo que es, sino por lo que posee. Mide al hombre por su fuerza, no por su solidaridad fraternal..
Los adelantos en ciencia y tecnología nunca fueron tan rápidos.. También la producción crece violenta y vertiginosamente. Sin embargo en los últimos siglos nadie se pregunta por el sentido de tanto avance y a quien sirve. Sus defensores lo han idolatrado como medida de humanidad. A la luz de los avances también el hombre se convirtió en numero, y la consecuencia de esta despersonalización son la apatía y la desesperación de nuestra sociedad. Pero el avance material – necesario y justificado sujeto al respeto de la naturaleza y su entorno – no es la última palabra. El hombre se desarrolla también en otros niveles, y el más profundo es su alma, su capacidad interior espiritual, la que le indica el sentido de su vida cotidiana. Por eso es tan necesaria la Eucaristía: porque llega hasta el alma. Podríamos debatir y hablar de ello largamente. Pero lo mas significativo es que estamos reunidos en nombre del Señor, que dijo: »Quien come de este pan, vivira eternamente« (Jn 6,58). El Espíritu Santo sabe convertir las diferencias y las divergencias para nuestro bien.
Hace veinte años que trabajo en los basureros, entre los más pobres y puedo decirles que alli soy testigo de los milagros que obra la eucaristía. Entre ellos he vivenciado una alegría celestial y una presencia divina, que no puedo explicar. Entre los pobres el espiritu eucarístico se vivencia como una gran fuerza, alegría y esperanza. Nuestras misas dominicales la integran cinco mil almas, hermanos y hermanas, que alaban al Señor, niños y jóvenes. Todos participan con su canto y su respuesta, con gestos y danzas. El alma tiene que revivir y abrirse a la gracia y al amor de Dios. . Y por otro lado – por medio de la eucaristía el Señor se integra a la cultura del pueblo entre quienes se ofrece. Todos estamos llamados, a revelar el amor de Dios, allí donde nos encontremos. Los pobres son amigos de Jesús y los más cercanos a Dios.
En una oportunidad durante una homilía les pedí a los fieles presentes que expresen que les significa la eucaristía. Se levantaron algunos, los que se atrevieron a testimoniarlo ante la multitud, porque testimoniar la intimidad espiritual no es fácil. Se presentaron seis adultos y una niña. Los adultos que hablaron eran considerados por el resto de la gente como “discapacitados” al menos así pensaban de ellos por lo bajo. Algunos en la Iglesia se sonrieron, pues que van a decir de inteligente estos »pobres y enfermos« Cada uno de ellos testimonio como lo había cambiado la Palabra de Dios y como le ayudaba la eucaristía en su sufrimiento y sus dificultades. Cuando uno a uno fueron testimoniando su fe y su convicción, como la Eucaristía de Jesús había cambiado su interior, que habían descubierto la alegría del trabajo y de la vida, toda la iglesia se unió en un fuerte aplauso, porque hablaban desde el corazón, con sencillez y profundidad. La ultima en hablar fue la niña que tuvo palabras profundas, con cuanto amor colaboran los niños en la eucaristía. Después de la misa me quede pensando quien era el mas »discapacitado«: si aquellos que se atrevieron a levantar su voz para declarar que había hecho la fuerza de Dios en ellos o aquellos que se consideraban normales, pero que no se atrevieron a expresar como viven la eucaristía. Los más pequeños y los más débiles nos dieron una lección de humildad y valor. Estoy convencido que los más postergados y los más débiles de nuestras comunidades cristianas están muy cerca de Dios.
Nos visitan turistas de todos los continentes que se acercan a nuestra eucaristía donde rezan los fieles más pobres. Los pobres convierten a los pudientes, que se van conmovidos y renovado su espíritu. En 2000 años de la historia de la Iglesia el evangelio de Jesús se propagó por todo el mundo y se puso al servicio del pobre. Defendió su igualdad con los demás hermanos y hermanas, y resaltó la verdad primordial que Dios creó los bienes para todos, no solo para algunos. Nuestra tierra es suficientemente rica, para alimentar los seis billones de personas en el mundo. Que hoy un billón de personas sufra hambre, es para el cristiano un gran desafío.
Hoy con tanta pobreza en el mundo, el llamado es aun más urgente para que vivamos y anunciemos el amor y la redención de Dios, destinados a todas las gentes. Vivamos el evangelio con respeto y humildad, con fe y decisión! Seamos la sal de la tierra, donde sea que vivamos y trabajemos. ! (Mt 5,13) Los misioneros que anunciamos el evangelio de Jesús entre diversos pueblos, nos damos cuenta cuan profundamente esta anclado Dios en el alma humana. Nos damos cuenta como Dios creo a los pueblos diferentes para que trabajen juntos y se amen según la ley de Jesús (Jn 13,31–35).
Hablo desde el centro mismo de los pobres. Soy consciente que la eucaristía cambia al hombre y lo libera de ídolos, le da vida y le regala nueva esperanza. Todo esto lo vivimos en cada eucaristía entre los pobres, entre quienes todo es tan sencillo y natural. Los misioneros celebramos la eucaristía entre otros pueblos, en sus lenguas, con tradiciones y costumbres diferentes. Vemos como llega el amor divino al corazón de estas gentes, que son hermanos y hermanas nuestros, nacidos en otras civilizaciones y tan cerca e Dios. Sin la eucaristía dominical nos faltaría algo. Es mas al mundo le faltaría algo, porque la eucaristía une a las personas de todos los rincones de la tierra en un solo pueblo de Dios. Al partir el pan nos damos cuenta, que también nosotros debemos compartir como Jesús entre los pobres. Todos los bienes del mundo están destinados a todos sin excepcion.. Y esta profunda verdad la vivimos cada vez que celebramos la eucaristía. Fuimos enviados para compartir con los pobres.
La Eucaristía es el sacramento de la redención y de la paz para toda persona, que busca el amor de Dios. No somos dueños de la eucaristía, sino que estamos al servicio de la eucaristía, que por si misma obra milagros en los corazones de los fieles. Deberíamos despertar y darnos cuenta cuan afortunados somos que Dios nos diera la fe en Jesucristo y que en su nombre vivimos la eucaristía en nuestras parroquias. Gracias a Dios por todos estos dones y las gracias, que hemos ido recibiendo a lo largo de los años y que deseamos dejar en herencia a las futuras generaciones. Que la Eucaristía siga iluminando nuestro camino. Los más pobres de nuestra sociedad son un ejemplo y nos llevan a la eucaristía.La eucaristía es la puerta para una ayuda fraterna más sincera, es esperanza sin límites para quienes se dejan invadir por el espíritu de las bienaventuranzas. La Eucaristía no es alejarnos de nuestras responsabilidades, no es encerrarse en si mismo en nuestras pequeñeces. La Eucaristía es el centro de la vida. Donde esta la Eucaristía allí esta Jesús, allí esta el amor y la bondad, allí la belleza y la sinceridad. Y finalmente en ella también esta la felicidad, aunque incompleta, porque en esta vida siempre estaremos limitados.”

Congreso Eucaristico Nacional en Eslovenia (2)

La asistencia al Congreso Eucarístico Esloveno (el primero después del realizado en 1935) supero las expectativas mas optimistas. Se esperaban unas 25.000 personas y el Congreso y la beatificación del primer mártir esloveno Alojzij Grozde congrego 32.000 fieles. Uno de los acontecimientos mas importantes en la historia eslovena reciente, comparable con las dos visitas del Papa Juan Pablo II decían los medios.
Los amigos eslovenos pueden leer toda la información de diferentes medios en los siguientes enlaces, donde también encontraran fotografías y videos.

http://aktualno.rkc.si/?id=10567
http://aktualno.rkc.si/?id=10568&fmod=13
http://24ur.com/novice/slovenija/v-celju-25-000-ljudi.html
http://www.rtvslo.si/slovenija/na-evharisticnem-kongresu-pogresali-predstavnike-drzave/232375
http://radio.ognjisce.si/sl/107/aktualno/1755/
http://www.siol.net/slovenija/novice/2010/06/v_celju_bo_slovenski_evharisticni_kongres.aspx

video: http://video.ognjisce.si/videos/617/slovenski-evharisti%C4?ni-kongres
http://www.missio.si/

lunes, 14 de junio de 2010

Estanislao Dziwisz "Juan Pablo II su legado espiritual"


La cátedra Juan Pablo II de la UCA conjuntamente con la Editorial Bonum han publicado un pequeño libro (111 páginas texto y 15 páginas apéndice fotográfico) compilado por el Lic. Marco Gallo, director de la Cátedra Juan Pablo II, con las intervenciones del Cardenal Stanislaw Dziwisz durante la visita que hiciera a la Argentina con motivo de haberle sido otorgado el Doctorado Honoris Causa.


El libro contiene los siguientes capítulos:
Introducción – Lic. Marco Gallo
Palabras inaugurales del Cardenal Jorge Mario Bergoglio
Bienvenida a cargo del Rector de la Pontificia Universidad Católica Argentina Mons. Alfredo H. Zecca
Laudatio pronunciada por el Lic. Marco Gallo
Intervención del Cardenal Dziwisz en la UCA “Todo comenzó muy prosaicamente”
Desde hoy Buenos Aires es también mi cuidad” palabras del Cardenal Dziwisz al ser declarado “Visitante ilustre de la Ciudad de Buenos Aires”
Juan Pablo II profeta de la paz” encuentro del Cardenal Stanislaw Dziwisz con seminaristas, estudiantes de Teología y público abierto.
Los jóvenes centinelas del mañana” Cardenal Stanislaw Dziwisz encuentro con los jóvenes de la Pastoral Universitaria de la Arquidiócesis de Buenos Aires, de la comunidad de Sant Egidio y otros movimientos eclesiales.
Palabras desde la casa de Nuestra Madre” Cardenal Stanislaw Dziwisz en la Basílica de Lujan
Conferencia de prensa en la Nunciatura Apostólica
Apéndice Frases y anécdotas para no olvidar
Apéndice fotográfico

No se si el libro esta disponible en cualquier librería, pero seguro se encuentra en EDUCA o en Editorial Bonum y cuesta $ 28.00

Beatificación de Alojzij Grozde, mártir esloveno (2)

En el Ángelus de ayer domingo 13 de junio el Santo Padre Benedicto XVI mencionó al nuevo beato mártir esloveno.
Decía el Santo Padre:
“Esta mañana en Eslovenia mi Delegado el Cardenal Bertone, presidio la celebración conclusiva del Congreso Eucarístico Nacional, durante el cual fue proclamado beato el joven mártir Lojze Grozde quien era particularmente devoto de la Eucaristía, que alimentaba su fe inquebrantable, su capacidad de sacrificio por la salvación de las almas, su apostolado en la Acción Católica para llevar a los demás jóvenes a Cristo"

domingo, 13 de junio de 2010

Beatificación de Alojzij (Lojze) Grozde, mártir esloveno

vitral de Marko Jerman Cuanta belleza en la soledad
Aunque nadie sepa de ti,
Nadie siquiera te ame.
Solo el Señor de los cielos
Vela sobre ti.
El canto del silencio – el más bello,
reflejo de belleza divina
su eco encuentra en el alma mía.
Nada tengo y sin embargo lo tengo todo.
(de la epoca escolar de Lojze Grozde)
Hoy domingo 13 de junio 2010 en el marco del Congreso Eucarístico Nacional de Eslovenia será beatificado Alojzij (Lojze) Grozde, primer beato mártir esloveno.
El proceso para la causa de beatificación comenzó en 1992 y en el 2003 fue entregada toda la documentación para la “Positio”. El sábado 27 de marzo pasado el Santo Padre Benedicto XVI recibió en audiencia al arzobispo Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y durante la audiencia autorizó al dicasterio a promulgar el decreto concerniente al martirio del Siervo de Dios del primer mártir esloveno Alojzij (Lojze) Grozde, laico, miembro de la Acción Católica, asesinado por odio a la fe (in odium fidei) en Mirna (Eslovenia) el 1 de enero de 1943 durante el régimen comunista en Eslovenia.

Grozde nació el 27 de mayo de 1923 en Zgornje Vodale y como hijo ilegitimo vivió una infancia y sus primeros años de adolescencia difícil. Su madre se casó cuando el tenia cuatro años. A Lojze no se le permitió asistir ir al casamiento y le fue negado el acceso a su madre, marginado quedó a cargo de su tía. Mas tarde le fue dado estudiar en Ljubljana, fue excelente alumno y se distinguió por la fortaleza de su fe, su constante oración y su vida de apostolado. Pronto tambien se distinguio como un escritor creativo. Miembro de la Acción Católica y de la Congregación Mariana, dejó pensamientos profundos que se leen en sus numerosos escritos y poesías. Durante sus últimos años de estudio, con Eslovenia en plena guerra civil, el movimiento de personas de un lugar a otro era casi prohibitivo. No obstante. Grozde queriendo visitar a sus familiares en Dolenjska consiguió permiso de viaje, viaje que terminaría a las puertas de su pueblo donde fue interceptado por un partisano. Acusado y detenido de propaganda contra el comunismo fue cruelmente torturado y su cadáver encontrado accidentalmente por unos escolares en los bosques cercanos a Mirna, con los signos mas increíbles de suplicio.

Durante su visita apostólica a Eslovenia en 1996 (en la homilía de la Santa Misa celebrada en Ljubljana el 18 de mayo) el Santo Padre Juan Pablo II decía: “En el curso de la historia vuestra comunidad cristiana ha estado sujeta a pruebas graves, y mas recientemente los horrores de dos guerras mundiales. Como olvidar además la violenta revolución comunista? Al sufrimiento causado por la ocupación extranjera se agrego el flagelo de la guerra civil, hermanos alzando la mano contra hermanos. El siervo de Dios Lojze Grozde es solo uno de las innumerables victimas inocentes, que elevan a lo alto la palma de su martirio como indeleble recuerdo y amonestación. Obispos, sacerdotes, religiosas y religiosos y laicos han debido sufrir durante o después de la guerra, prisiones, torturas, deportaciones y muerte violenta. Ellos imploran ahora a Dios reconciliación, paz y concordia para todos los miembros de la Nacion.”

La beatificación del primer mártir esloveno es un signo fuerte de la Iglesia en reconocer el doloroso Calvario de la nacion eslovena. Grozde es solo uno de los cientos de mártires que han sembrado nuestra bendita tierra eslovena aquellos años de terror, de persecuciones, prisiones, asesinatos y torturas por parte del régimen comunista que no dejó pueblo sin victimas. Una historia dolorosa no tan lejana, cuando el espíritu del mal pareció apoderarse de mi primera patria, que literalmente echó de su terruño a una cuarta parte de la población, una historia dura que sigue clamando por un perdonamos y pedimos perdón. Quizás este Congreso Eucarístico sea ocasión para que Eslovenia comience a vivir una nueva primavera, una nueva etapa de cristianismo bañada y fecundada con la sangre de tantos mártires. Sanguis martyrum, semen christianorum! ¡La sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos! (Tertuliano, Apol., 50,13: CCL 1,171).

Eslovenia “encuéntrate a ti misma”!

sábado, 12 de junio de 2010

Congreso Eucarístico Nacional en Eslovenia


Concluyendo el Año Eucarístico en Eslovenia, durante el cual se llevaron a cabo numerosas manifestaciones de fe, encuentros y un triduo preparatorio, esta semana iniciaron los preparativos propios al Congreso Eucarístico que se celebra mañana domingo 13 de junio 2010 en la ciudad eslovena de Celje. El objetivo del Congreso es fortalecer la vida espiritual junto al misterio eucarístico »fuente y culmen de la vida cristiana«.
"El Congreso Eucarístico no es y no debe ser tan solo una manifestación externa – decía el Obispo de Celje Mons. Stanislav Lipovšek - sino ante todo un testimonio de fe en Jesucristo, su obra redentora y su presencia entre nosotros bajo la especie del pan en el misterio de la Santa Eucaristía. El Congreso desea ser expresión de nuestra alegría y nuestro agradecimiento que no estamos solos sino que el Señor esta con nosotros, para que tengamos vida y la tengamos en abundancia” (Jn, 10,10).
Durante la ceremonia será beatificado el joven “testigo de la verdad y el amor, el estudiante Alojzij Grozde asesinado el 1 de enero de 1943 en Mirna na Doljenskem por su fidelidad a Jesucristo y su evangelio, y quien pocos días antes de morir escribió “la eucaristía es el sol de mi vida.” (Lipovsek)
El programa oficial de la celebración comienza mañana a las 9.00 y en la ceremonia participara el misionero Pedro Opeka de Madagascar. A las 11.00 se celebrará la Santa Misa presidida por el Delegado Pontificio Cardenal Tarcisio Bertone, quien proclamara el martirio de Alojzij Grozde.
En el Congreso estará presente la imagen de Nuestra Señora de Brezje,
que el jueves pasado comenzó su peregrinación con una celebración eucarística de despedida de su Santuario en Brezje y que después de pasar con toda solemnidad acompañada por el tipico repique de campanas por las parroquias de Naklo, Senčur, Nevlje, Ljubno (ob Savinji), Šmartno (ob Paki) y Polzela, llegaba hoy, solemnidad del Sagrado Corazón de Maria, a Vojnik para proseguir a Šentjur y ser recibida en la Iglesia parroquial del Espíritu Santo en Celje hoy por la tarde.
Hoy también comenzaba la peregrinación de jóvenes que partían desde Teharje hacia Celje, donde se encontraban para la Vigilia de oración para dirigirse luego hacia Celje y acompañar a la imagen hacia el estadio de la celebración (Arena Petrol Celje)

Los amigos eslovenos pueden encontrar generosa información en estos sitios de la Iglesia católica eslovena (en esloveno)

viernes, 11 de junio de 2010

11 y 12 de junio de 1982 Juan Pablo II con nosotros


Hoy recordamos el viaje de Juan Pablo II a la Argentina en momentos difíciles, fuera de programa pero la Providencia hizo lo suyo.
Teniendo programado su viaje a Gran Bretaña en momentos tan delicados y de conflicto el Pastor de la Iglesia Universal no quiso dejar de visitarnos. Venia “en nombre de la paz en momentos dolorosos de vuestra historia”
Llego el 11 de junio de 1982 y partiría al día siguiente 12 de junio, pero nos dejo recuerdos imborrables, que nunca olvidaremos.
Y nos dejo su lema emblemático
“No tengáis miedo
profundamente grabado en nuestros corazones.
Gracias Juan Pablo II, padre, maestro, pastor y amigo!

En el Corazón de Cristo el amor de Dios salió al encuentro de la humanidad entera.


“La solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús es una fiesta litúrgica que irradia una peculiar tonalidad espiritual sobre todo el mes de junio. Es importante que en los fieles siga viva la sensibilidad ante el mensaje que de ella brota: en el Corazón de Cristo el amor de Dios salió al encuentro de la humanidad entera.
Se trata de un mensaje que, en nuestros días, cobra una actualidad extraordinaria. En efecto, el hombre contemporáneo se encuentra a menudo trastornado, dividido, casi privado de un principio interior que genere unidad y armonía en su ser y en su obrar. Modelos de comportamiento bastante difundidos, por desgracia, exasperan su dimensión racional-tecnológica o, al contrario, su dimensión instintiva, mientras que el centro de la persona no es ni la pura razón, ni el puro instinto. El centro de la persona es lo que la Biblia llama «el corazón».
Al final del siglo XX, parece ya superada la incredulidad de corte iluminista, que dominó durante mucho tiempo. Las personas, experimentan una gran nostalgia de Dios, pero dan la impresión de haber perdido el camino del santuario interior en donde es preciso acoger su presencia: ese santuario es precisamente el corazón, donde la libertad y la inteligencia se encuentran con el amor del Padre que está en los cielos.
El Corazón de Cristo es la sede universal de la comunión con Dios Padre, es la sede del Espíritu Santo. Para conocer a Dios, es preciso conocer a Jesús y vivir en sintonía con su Corazón, amando, como él, a Dios y al prójimo.
2. La devoción al Sagrado Corazón, tal como se desarrolló en la Europa de hace dos siglos, bajo el impulso de las experiencias místicas de santa Margarita María Alacoque, fue la respuesta al rigorismo jansenista, que había acabado por desconocer la infinita misericordia de Dios. Hoy, a la humanidad reducida a una sola dimensión o, incluso, tentada de ceder a formas de nihilismo, si no teórico por lo menos práctico, la devoción al Corazón de Jesús le ofrece una propuesta de auténtica y armoniosa plenitud en la perspectiva de la esperanza que no defrauda.”

(Juan Pablo II Audiencia General 8 de junio de 1994)
Invito visitar
y

miércoles, 9 de junio de 2010

Clausura del Año Sacerdotal


Comienzan hoy (y se extenderán hasta el viernes 11) los encuentros que se celebran en Roma al concluir el Año Sacerdotal, convocado por el Santo Padre Benedicto XVI con motivo del 150 aniversario de la muerte del Santo Cura de Ars.


Al encuentro, cuyo tema es: "Fidelidad de Cristo, fidelidad del sacerdote", promovido por la Congregación para el Clero, han sido invitados todos los presbíteros del mundo.



Hoy y mañana se ofrecerán meditaciones en la Basílica de San Pablo Extramuros y en la Basílica San Juan de Letrán, seguido de adoración eucarística y celebración eucarística en ambas Basílicas.



Mañana jueves tendrá lugar la vigilia en la Plaza de San Pedro que se celebrara en dos tiempos: el primero a cargo de la Congregación para el Clero y el segundo presidido por el Santo Padre. Además de testimonios ofrecidos por algunos sacerdotes, están previstas conexiones televisivas con Ars, el cenáculo de Jerusalén, barrios pobres de Buenos Aires y Hollywood, así como un diálogo entre el pontífice y los sacerdotes y adoración y bendición eucarística.


El viernes 11, a las 10,00, solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, se clausurará el Año Sacerdotal con una concelebración eucarística presidida por el Santo Padre en la Plaza de San Pedro. Se trata de la celebración Eucarística con el mayor numero de concelebrantes jamás vista en Roma. Se esperan cerca de 15.000 sacerdotes. El Santo Padre usara en la celebración el cáliz que le perteneció a San Juan Maria Vianney hoy conservado en la parroquia de Ars. Durante la misa, los presbíteros renovarán sus promesas y el Papa proclamará al Santo Cura de Ars patrono de todos los sacerdotes.

Benedicto XVI convoco el Año Sacerdotal invitando a los sacerdotes a la perfección espiritual, “de la cual depende sobre todo la eficacia de su ministerio”
En su Carta para la Convocación, el Santo Padre Benedicto XVI explicaba que que “Este año desea contribuir a promover el compromiso de renovación interior de todos los sacerdotes, para que su testimonio evangélico en el mundo de hoy sea más intenso e incisivo.
“El Sacerdocio es el amor del corazón de Jesús”, repetía con frecuencia el Santo Cura de Ars[2]. Llegó a Ars, una pequeña aldea de 230 habitantes, advertido por el Obispo sobre la precaria situación religiosa: “No hay mucho amor de Dios en esa parroquia; usted lo pondrá”. “viviendo” incluso materialmente en su Iglesia parroquial: “En cuanto llegó, consideró la Iglesia como su casa… Entraba en la Iglesia antes de la aurora y no salía hasta después del Ángelus de la tarde. Si alguno tenía necesidad de él, allí lo podía encontrar”, se lee en su primera biografía[8]. “La contemplación es mirada de fe, fijada en Jesús. ‘Yo le miro y él me mira’, decía a su santo cura un campesino de Ars que oraba ante el Sagrario”: Catecismo de la Iglesia católica, n. 2715.
“No hay necesidad de hablar mucho para orar bien”, les enseñaba el Cura de Ars. “Sabemos que Jesús está allí, en el sagrario: abrámosle nuestro corazón, alegrémonos de su presencia. Ésta es la mejor oración”[13].”

martes, 8 de junio de 2010

La religiosidad de los musulmanes merece respeto

“Cualquiera que conociendo el Antiguo y el Nuevo Testamento, lee el Corán, ve con claridad el proceso de reducción de la Divina Revelación que en él se lleva a cabo. Es imposible no advertir el alejamiento de lo que Dios ha dicho de Sí mismo, primero en el Antiguo Testamento por medio de los profetas y luego de modo definitivo en el Nuevo Testamento por medio de Su Hijo. Toda esa riqueza de la autorrevelación de Dios, que constituye el patrimonio del Antiguo y del Nuevo Testamento, en el islamismo ha sido de hecho abandonada.

Al Dios del Corán se le dan unos nombres que están entre los más bellos que conoce el lenguaje humano, pero en definitiva es un Dios que está fuera del mundo, un Dios que es sólo Majestad, nunca el Emmanuel, Dios-con-nosotros. El islamismo no es una religión de redención. No hay sitio en él para la Cruz y la Resurrección. Jesús es mencionado, pero sólo como profeta preparador del último profeta, Mahoma. También María es recordada, su Madre virginal: pero está completamente ausente el drama de la Redención. Por eso, no solamente la teología, sino también la antropología del Islam, están muy lejos de la cristiana.


Sin embargo, la religiosidad de los musulmanes merece respeto. No se puede dejar de admirar, por ejemplo, su fidelidad a la oración. La imagen del creyente en Alá, que, sin preocuparse ni del tiempo ni del sitio, se postra de rodillas y se sume en la oración, es un modelo para los confesores del verdadero Dios, en particular para aquellos cristianos que, desertando de sus maravillosas catedrales, rezan poco o no rezan en absoluto”.

Juan Pablo II en Cruzando el umbral de la Esperanza, Cáp. 15, p.106, Plaza & Janés, 1994
Invito visitar: El Corán en Aciprensa

lunes, 7 de junio de 2010

Juan Pablo II y la oración (3) – La Liturgia de las Horas (2) oración de la Iglesia

"orar sin cesar"

Antes de comenzar el comentario de los salmos y cánticos de las Laudes, en la Catequesis del 4 de abril de 2001 el Santo Padre Juan Pablo II completaba la reflexión introductoria iniciada en la catequesis anterior, resaltando la importancia y presencia del Espíritu Santo. Además de la presencia del Espíritu Santo – expresa el Santo Padre - “otra dimensión importante es la de la acción sacerdotal que Cristo realiza en esta oración, asociando a sí a la Iglesia su esposa” y destaca que los discípulos de Jesús descubrieron algunos salmos particularmente adecuados para determinados momentos del día, de la semana o del año, viendo en ellos un sentido profundo en relación con el misterio cristiano. A este respecto cita luego palabras de san Cipriano "Es necesario orar al inicio del día para celebrar con la oración de la mañana la resurrección del Señor. Eso corresponde a lo que una vez el Espíritu Santo indicó en los Salmos con estas palabras: "Rey mío y Dios mío. A ti te suplico, Señor, por la mañana escucharás mi voz, por la mañana te expongo mi causa y me quedo aguardando" (Sal 5, 3-4). (...) Luego, cuando se pone el sol y declina el día, es preciso hacer nuevamente oración. En efecto, dado que Cristo es el verdadero sol y el verdadero día, en el momento en que declinan el sol y el día del mundo, pidiendo en la oración que vuelva a brillar sobre nosotros la luz, invocamos que Cristo nos traiga de nuevo la gracia de la luz eterna" (De oratione dominica, 35: PL 39, 655).
Y continúa enfatizando y explicando la importancia y el sentido de la oración en cualquier momento del dia: “La oración cristiana nace, se alimenta y se desarrolla en torno al evento por excelencia de la fe: el misterio pascual de Cristo. De esta forma, por la mañana y por la tarde, al salir y al ponerse el sol, se recordaba la Pascua, el paso del Señor de la muerte a la vida. El símbolo de Cristo "luz del mundo" es la lámpara encendida durante la oración de Vísperas, que por eso se llama también lucernario. Las horas del día remiten, a su vez al relato de la pasión del Señor, y la hora Tertia también a la venida del Espíritu Santo en Pentecostés. Por último, la oración de la noche tiene carácter escatológico, pues evoca la vigilancia recomendada por Jesús en la espera de su vuelta (cf. Mc 13, 35-37). Al hacer su oración con esta cadencia, los cristianos respondieron al mandato del Señor de "orar sin cesar" (cf. Lc 18, 1; 21, 36; 1 Ts 5, 17; Ef 6, 18), pero sin olvidar que, de algún modo, toda la vida debe convertirse en oración. A este respecto escribe Orígenes: "Ora sin cesar quien une oración a las obras y obras a la oración" (Sobre la oración XII, 2: PG 11, 452 c).”

domingo, 6 de junio de 2010

Karol Wojtyla - Cracovia, fiesta del Corpus Domini 1976


Palabras del Cardenal Karol Wojtyla, previas a la procesión de Corpus Christi en Cracovia, 1976.

“Te reconozco Padre, Señor del cielo y de la tierra”. Palabras que pronuncio Jesucristo. Y con estas palabras hoy nosotros junto a Cristo en el Sacramento de la Eucaristía, bajo la especie del pan, salimos a las calles de Cracovia para proclamar a Dios. “Te reconozco Padre, Señor del cielo y de la tierra!”
Esta proclamación es un deber nuestro particular, pero también es una necesidad particular de nuestro espíritu. Vivimos en tiempos en que se olvida a Dios, en tiempos que no se lo reconoce, que se le quita lugar en publicaciones, libros y vida pública. Un mundo privado de Dios, privado de principio y de fin: un mundo que ha extirpado a su Creador, es esta la imagen, esta la ideología que se busca inculcar de diferentes maneras al hombre de hoy: un mundo sin Dios.
Y precisamente debido a estos proyectos nace la necesidad de nuestro encuentro con Cristo que dice “Te reconozco, Padre, Señor del cielo y de la tierra!”. La necesidad de proclamar a Dios es un signo peculiar de los tiempos que vivimos, de estos tiempos en que se intenta borrar el nombre de Dios en lo más profundo del alma humana. Y esto es algo terrible desde el punto de vista de nuestro sentido cristiano de la realidad. Dios de hecho significa Creador y Padre. Arrancarse del Creador, anular a Dios: que le queda a la criatura? Que queda del hombre?
Y es precisamente en el ámbito de esta lucha por la presencia de Dios en nuestra vida que adquiere particular significado que nosotros salgamos junto a Cristo por las calles de Cracovia y junto a El digamos “Te reconozco Padre, Señor del cielo y de la tierra!”. Reconozco! Cristo es el primer testimonio del Dios vivo y Cristo es también el Maestro de todos sus discípulos. El llama al hombre a ser discípulo. No puede ser un hombre tibio, neutro: debe ser confesor, porque en la profesión de fe se expresa la relación plena con la verdad, con Dios que es la verdad.
Nuestros tiempos tienen especial necesidad de confesores y crean confesores. Citare un ejemplo que ha llegado a mis manos en estas últimas semanas y que se encuentra entre las actas de la Curia Metropolitana. Se trata de un hecho doloroso pero por otro lado extremadamente constructivo.
Un joven que asistía a la escuela profesional llevaba como la mayoría de los cristianos, jóvenes o ancianos, una cruz sobre el pecho. Le fue ordenado quitarse la cruz y no asistir mas a la escuela con aquella cruz, no presentarse a las clases con ella. El joven respondió que no. Fue expulsado de la escuela y se convoco a la madre. Al presentarse la madre se trato de convencerla que el comportamiento de su hijo era inapropiado y ella respondió: estoy orgullosa de mi hijo!
Recordamos también el caso de los niños polacos en Wrzesnia que eran perseguidos y expulsados de la escuela porque rezaban en polaco!
Hace falta poner un freno. Estamos en presencia de una clase de personas que buscan construir su propia carrera violando la libertad de conciencia y de religión. Hace falta poner un freno. Tenemos una constitución que hoy como en el pasado se expresa sobre este tema de manera inequívoca y que prevé sanciones para aquellos que ofenden los sentimientos religiosos y buscan impedir la practica religiosa. Portar una cruz es una práctica religiosa y nadie puede prohibirla.
Si por un lado este episodio suscita pensamientos dolorosos, por el otro sin embargo es edificante. No vivimos solamente en una época de oportunistas, vivimos también una época de confesores, madres e hijos, padres e hijos.
Al hablar de esto querido hermanos y hermanas, pienso en todos los niños que al fin del año escolar se irán de vacaciones, a una colonia, a un campamento. Pensamos con angustia si también le arrancaran las cruces del pecho. Si les prohibirán ir a la iglesia. Es necesario que madres y padres apoyen a sus hijos, como aquella madre que exclamo: Estoy orgullosa de mi hijo!
Y otro ejemplo: en una gran ciudad fuera de Cracovia, se construyo un nuevo barrio. Junto al barrio se sintió la necesidad de contar con un espacio para catequesis. Obviamente la Curia metropolitana, los párrocos, en estos casos hacemos lo imposible para conseguir un lugar para el servicio divino, para el catecismo, para la iglesia. Estad seguros que siempre lo hacemos siguiendo los caminos legítimos. Pero nuestros esfuerzos quedan sin respuesta.
Entonces en la ciudad que mencionaba, había una pequeña casa particular que contaba con una habitación libre porque los jóvenes de la familia residían en otra parte. Por lo tanto la dueña de casa, de acuerdo con el esposo, la ofreció como espacio para catequesis. Y al ser convocada y amenazada con ser castigada declaró: El Señor Dios no me abandonara. Si me suspenden iré a limpiar. Y la habitación finalmente tuvo su uso. Tenemos necesidad de este testimonio de fe viva, de la fe valiente de esta mujer intrépida y de su marido y de sus hijos porque en aquel lugar en aquel nuevo barrio y recordémoslo, en todo nuestro país nacen nuevos barrios con la intención de ser lugares sin Dios y que no existan lugares para la catequesis donde los niños junto a su sacerdote y por su intermedio junto a Cristo puedan decir “Te reconozco, Padre, Señor del cielo y de la tierra!”.
“…estas palabras fueron reveladas a los humildes…”
Y quizás en este ultimo caso se confirma otro paso de las palabras de Cristo “Haz revelado estas palabras a los humildes”. Una mujer humilde, una mujer pequeña ha tenido una visión esplendida, digna de los grandes genios, de la verdad sobre Dios! Y lo ha testimoniado tal como lo habían hecho el niño y su madre.
Hermanos y hermanas, vivimos en una época de confesores. En otras épocas la Iglesia registraba estos hechos en el libro de los mártires, Acta Martyrum. Mártir es una palabra que nos viene del griego y significa testimonio, confesor delante de todos. También hoy es necesario escribir estas Actas Martyrum contemporáneas, documentos de confesores, para alentarnos mutuamente, para saber unos de otros, para que una repentina injusticia hacia alguien debido a sus convicciones, o por motivos de su fe o de su conciencia se convierta también en un asunto nuestro. A veces se enfadan conmigo porque digo estas cosas. Pero como podría no hablar? Como podría no escribir? Y como podría no intervenir? Cada caso, de cada niño, de cada madre, de cada uno de nosotros, modesto o culto, profesor universitario o estudiante, cada caso es algo que atañe a todos nosotros. Y yo obispo debo ser el primero en ponerme al servicio de esta causa! De esta gran causa del hombre! Porque la causa de la libertad espiritual del hombre, la causa de la libertad de conciencia, de la libertad de religión, es la gran causa del hombre! Del hombre de todos los tiempos, del hombre de nuestros tiempos!
Hermanos y hermanas, mientras permanecemos aquí por la gracia de Dios reunidos alrededor de Cristo, en torno a la Eucaristía, mientras junto a el nos congregamos en la unidad de la profesión de fe, pensemos en todos nuestros hermanos y hermanas en cualquier parte del mundo que comparten nuestra comunión de fe pero no tienen la posibilidad de confesarla públicamente y son perseguidos y maltratados por este motivo. Pensemos en toda la humanidad, en todo el mundo, porque Cristo esta en el centro de la entera familia humana y en nombre de toda la familia humana le dice a Dios ”Te reconozco Padre, Señor del cielo y de la tierra”.

La confesión de fe necesidad de este momento
La confesión de la fe es una necesidad peculiar de nuestros tiempos. El reconocimiento de Dios es la fuente de la libertad del hombre. Satanás, el príncipe de las tinieblas ha tratado desde el comienzo mismo de erradicar a Dios del hombre. Desde el principio el príncipe de las tinieblas se ha empeñado en satisfacer al hombre con el espíritu de este mundo como si este mundo pudiese bastarle al hombre. El corazón del hombre no tiene paz hasta que no descansa en Ti exclamo San Agustín. Esta es la gran verdad sobre el hombre. Este es el gran fundamento de la libertad cuya fuente se halla en Dios.
Queridos hermanas y hermanos, no permitamos que nos quiten a Dios! No permitamos que a ningún costo se le quite Dios a nuestros niños, a nuestros jóvenes cualquiera fuese el precio. Seamos testimonios de Jesucristo. Sea El nuestro alimento..
El sale en procesión con nosotros bajo la especie del pan para decirnos ante todo que es nuestro alimento. Quiere ser el alimento de cada hombre envuelto en la tempestad, en las vicisitudes del mundo, que no logra encontrar a Dios, que lo ha perdido de vista, que piensa que el mundo le puede bastar, que pueden satisfacerle autos y construcciones, fabricas y grandes empresas industriales, conquistas espaciales y otros adelantos: que piensa que todo esto le basta….
Cristo es el alimento de nuestras almas, para que seamos confesores de Dios, testimonios de Dios y de El mismo. Es el quien ha dicho: “Al que me reconozca ante los hombres, Yo lo reconoceré ante mi Padre” También ha dicho “cualquiera que me negare delante de los hombres, le negaré yo también delante de mi Padre”.
Durante esta procesión oremos para que crezca una generación de confesores, que no se llegue a renegar de Dios y de Cristro en nuestra nacion que desde hace siglos esta unida al Verbo de la Vida, a la Luz del mundo, a Jesucristo, a nuestro maestro y pan eucarístico. Amen.”
Cracovia, fiesta del Corpus Domini, 1976