Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

martes, 30 de noviembre de 2010

La virginidad de Maria por Jean Guitton (2)


El voto de virginidad de María (II)
"Diríase que el hecho de consagrarse a la virginidad le daba a una joven judía la oportunidad de ser escogida para ser la madre del Mesías, que se creía debía nacer de una virgen, pero la verdad histórica es más bien lo contrario.

El famoso texto que leemos en Isaías: « He aquí que una virgen dará a luz", en el texto hebreo no iba seguido de ninguna precisión: alma podía traducirse por joven mujer como por virgen. Será la traducción griega de la Septante, en el siglo II antes de nuestra era, que tradujo alma por parthenos.

Por lo demás, si la Virgen María conocía el origen virginal, su pregunta al ángel no tendría su sentido pleno; « cómo se hará pues yo no conozco varón". Ella hubiese dicho lo contrario: "Cómo no se va realizar, puesto que yo no conozco varón."

Guardando la virginidad dentro del matrimonio, la Virgen se excluía más bien, según la concepción común en la época, de la dignidad de ser la madre del Mesías. Un pensamiento de ese género parece conforme a su carácter humilde, a su elección deliberada de ocupar el último puesto. Y podemos pensar, que si Dios la escogió, es porque ella no había hecho nada para suscitar esa elección."



Jean Guitton La Vierge Marie, p. 27-28 Editions Montaigne, 1949

lunes, 29 de noviembre de 2010

La virginidad de Maria por Jean Guitton (1)

El voto de virginidad de María (I)
"Muy poco sabemos sobre la adolescencia de la Virgen María, sólo una cosa, la cual basta para adivinar el resto: y es ese voto de virginidad que ella le recuerda primero al ángel en un tono que puede parecer altanero.

Para juzgar ese propósito de permanecer virgen, hay que recordar la mentalidad judía en relación con la virginidad. La primera ley del Creador había sido: « Creced y multiplicaos ». Y el primer instinto del pueblo elegido (que se confundía con su primer y principal deber) era el de mantenerse como pueblo, es decir de sobrevivir.

La mujer judía no conocía mayor oprobio que el de ser estéril, que es el signo de que Dios la menosprecia. Y, como no se concebía otra generación que la de la carne, el ser que no engendraba era un ser disminuido, privado de la inmortalidad temporal, al perder su misión."


Jean Guitton La Vierge Marie, p. 27-28 Editions Montaigne, 1949

domingo, 28 de noviembre de 2010

La alegría del Adviento


Qué alegría cuando me dijeron: vamos a la casa del Señor!"

En el Ángelus del Domingo 27 de noviembre de 1983 el Papa Juan Pablo II centraba su atención en la alegría del primer domingo de Adviento.
Hoy, primer domingo de Adviento – decía - hemos recitado la antífona del Salmo responsorial: "¡Qué alegría cuando me dijeron: vamos a la casa del Señor!". Queremos añadir: "¡Qué alegría cuando nos dijeron: con María vamos al encuentro del Señor!". Como nos exhortan los liturgistas y enseña Pablo VI, el Adviento es "un tiempo especialmente apto para el culto a la Madre del Señor" (Exhortación Apostólica Marialis cultus, 4) y para una catequesis apropiada. Orientación que deseo sea "acogida y seguida en todas partes" (ib.).
La alegría es un elemento fundamental del tiempo sagrado que comienza hoy. El Adviento es tiempo de vigilancia, de oración, de conversión; y lo es, además, de ferviente, gozosa espera. El motivo es claro: el Señor está cerca (cf. Flp 4, 5), el Señor está contigo o en medio de ti, como se le anunció a María (cf. Lc 1, 28) y a la hija de Sión (cf. Sof 3, 15).
La primera palabra que se le dirige a María en el Nuevo testamento es una invitación jubilosa: ¡Exulta, alégrate! Este saludo está vinculado a la venida del Salvador. A María, antes que a nadie, se le anuncia una alegría que luego se proclamará para todo el pueblo. María participa de esta alegría en manera y medida extraordinarias.
En ella se concentra y alcanza plenitud la alegría del antiguo Israel y explota incontenible la felicidad de los tiempos mesiánicos. La alegría de la Virgen es, en particular, la del "resto" de Israel, de los pobres que esperan la salvación de Dios y experimentan su fidelidad. Para participar en esta fiesta es preciso esperar con humildad y acoger con confianza al Salvador. "Los fieles, que viven con la liturgia el espíritu del Adviento, al considerar el inefable amor con que la Virgen María esperó al Hijo, se sentirán animados a tomarla como modelo y a prepararse 'vigilantes en la oración y jubilosos en la alabanza' para salir al encuentro del Salvador que viene" (Marialis cultus, 4).”

viernes, 26 de noviembre de 2010

Todos por la vida junto al Santo Padre Benedicto XVI

El Evangelio de la vida no es exclusivamente para los creyentes: es para todos.
El tema de la vida y de su defensa y promoción no es prerrogativa única de los cristianos. Aunque de la fe recibe luz y fuerza extraordinarias, pertenece a toda conciencia humana que aspira a la verdad y está atenta y preocupada por la suerte de la humanidad.”
Juan Pablo II Evangelium Vitae


Mañana sábado 27 de noviembre, a las 6 de la tarde, el Santo Padre Benedicto XVI presidirá las Vísperas del primer domingo de Adviento y una vigilia de oración por la vida naciente. Decía el Santo Padre en el Ángelus del pasado domingo 14 de noviembre que la iniciativa se realiza en común con las Iglesias particulares de todo el mundo, agregando que había “aconsejado su desarrollo también en parroquias, comunidades religiosas, asociaciones y movimientos. El tiempo de preparación a la santa Navidad es un momento propicio para invocar la protección divina sobre todo ser humano llamado a la existencia, también como agradecimiento a Dios por el don de la vida recibido de nuestros padres.”

La celebración en la Basílica de San Pedro incluirá lecturas, oraciones y cantos acerca de la vida naciente.

Acompañara la Iglesia desde todos los rincones del mundo. Aquí en Buenos Aires el cardenal Jorge Bergoglio, Arzobispo de Buenos Aires, hizo el llamado a una Vigilia por la vida naciente en todas las parroquias, iglesias y capillas y además recomendó que se organicen a lo largo del año momentos de reflexión y oración en torno al don de la vida con motivo del “Año de la Vida”, al que el Episcopado argentino convocó para el 2011.

Jasna Gora - breve historia


La ciudad de Czestochowa se encuentran junto al rio Warta sobre las colinas que se extienden desde Cracovia hasta Wielun. La “vieja” Czestochowa esta ubicada sobre una colina alta de 293 metros, lugar cedido a los monjes de San Pablo llegados de Hungría en 1382 llamados por el principle Wladislao de Opole. Recibieron una pequeña iglesia y alli depositaron el Icono de la Virgen que el principe habia traido de la ciudad de Belz. En ese lugar se levantó el conjunto de edificios del santuario y del monasterio, rodeado de murallas y parques, que lleva el nombre de Jasna Góra (Clarus Mons).



Entre las versiones en cuanto a la historia del cuadro de Jasna Góra la tradicional tiene sus orígenes por una parte en la leyenda y por otra parte basado en fundamentos históricos. Según esta versión tradicional el cuadro fué pintado por el evangelista Lucas sobre la mesa de la Sagrada Familia. El princípe Wladislao de Opole encontró el cuadro en el castillo de Belz, donde el icono era venerado como milagroso. Después de la victoria sobre los tártaros el príncipe trajo consigo el cuadro a Czestochowa y confió su custodia a los monjes Paulinos. La historia de Jasna Gora, lugar privilegiado de peregrinación, es tan compleja como la historia de Polonia pero la Virgen de Jasna Gora fue y sigue siendo el eje y punto de mira de una nacion que busco y consiguió ser libre. Cuando en 1920 (año del nacimiento de Juan Pablo II) se acercaba el flagelo del bolcheviquismo ruso, el Episcopado Polaco, reunido en Jasna Gora, proclamó de nuevo a Maria Reina de Polonia. En mayo de 1936 veinte mil estudiantes polacos se consagraron a Maria formulado el voto de edificar con Ella una Polonia nueva. Al comenzar la 2da guerra mundial una parte del monasterio fue invadida por las tropas nazis. Aunque las peregrinaciones organizadas estaban prohibidas, los polacos sabían como llegar hasta alli para escuchar palabras de consuelo y esperanza. Desde 1951 el régimen comunista lanzó un proyecto para "recubrir de hierba los caminos que conducían a Jasna Góra". Con este proyecto se pretendía la suspensión de todas las peregrinaciones a pie a excepción de la de Varsovia. A pesar de las dificultades, y con motivo de los "Votos de la Nación" pronunciados el 26 de agosto de 1956, afluyeron al santuario un millón de peregrinos.

En 1957 el Papa Pío XII bendijo una copia de la imagen de Jasna Góra que fue llevada de modo itinerante de parroquia en parroquia por toda la nación. Este peregrinación duró 25 años y trajo preciosos frutos de conversión.

En los años siguientes, caracterizados por la "Gran Novena" para la preparación de la celebración del Milenio de Polonia (1966) y marcados por la impronta del Concilio Vaticano II, aumentan las peregrinaciones. Una decisiva contribución fue, entre otras, la persona y obra del Cardenal Wyszynski, que llamaba a los hijos de la Iglesia polaca a reunirse a los pies de la Virgen de Jasna Góra. En 1970 el número de peregrinos rondaba los dos millones.
Con ocasión del milenio de la conversión de Polonia al cristianismo, el 3 de Mayo de 1966, todo el episcopado hizo el acto de consagración de Polonia a Maria, Madre de la Iglesia, por la libertad de la Iglesia de Cristo. Para este acto solemne el Sumo Pontífice Pablo VI quiso ir a Jasna Góra deseando entre otras cosas honrar al Santuario con la donación de una rosa de oro. El gobierno comunista no se lo consintió.

El 4 de Junio de 1979 llegó a Jasna Góra el primer Papa polaco, Juan Pablo II, que empezó su peregrinación con estas palabras: "Se está realizando la voluntad de María: heme aquí... aquí estoy y recuerdo una vieja canción de los confederales de Bar: "somos servidores de María, siervos de María” ... El siervo llamado desde esta tierra, vuelve a los pies de Jasna Góra, donde a menudo me detenía como vosotros y que me ha visto de rodillas sobre la tierra desnuda como vosotros estáis a menudo durante horas y horas..." Durante los tres días de la estancia del Papa se encontraron con él unos tres millones y medio de fieles.
Juan Pablo II, pronunciando un acto de entrega de la Iglesia Universal, de la patria, de todos los hombres y de sí mismo a la Virgen, exclamó:
"Madre, soy todo tuyo y aquello que es mío es tuyo".
Le ofreció también una rosa de oro que fue colocada en el altar de la Madre de Dios.
(adaptado y abreviado de la pagina oficial de Jasna Gora)

jueves, 25 de noviembre de 2010

Mis primeros pasos por Wadowice, cuna y ciudad de Karol Wojtyla


(tomado de mi pagina web publicada en geocities, que dejo de prestar el servicio gratuito, y luego “recuperada” en oocities. Wadowice, moje Miasto (mi ciudad)
Jueves 28/4 - 2005 - 3er dia en Polonia – WADOWICE
ciudad natal de JP II (Papieskie Miasto Wadowice),
donde el 18 de mayo de 1920 nació Karol Wojtywa, comenzando un largo camino......

Si Krakow me atrapó, Wadowice despertó en mi un profundo cariño por ese polaquito, que "sin oro ni espada", esuchó la voz de quien "no ha buscado ni a sabios ni a ricos, tan solo quieres que yo te siga....sonriendo has dicho mi nombre"
Wadowice es una ciudad pequeña situada entre bosques al pie de las montañas Beskid Maly, en el pintoresco valle del rio Skawa. Los primeros registros datan de 1327 y Karol Wojtyla, su ciudadano mas ilustre ha estado intimamente ligado a ella. Durante su pontificado la visito en tres ocasiones en 1979, 1991 y 1999. Indudablemente esta pequeña ciudad ha entrado en el tercer milenio como la ciudad del papa. Todavia resuenen alli las cariñosas palabras con que saludara a sus conciudadanos durante su ultimo viaje en 1999 recordando su niñez y adolescencia "cuantas memorias me vienen a la mente.... Todo comenzo aqui, vida, escuela, teatro, vocacion", un "pre-seminario"...
El 18 de mayo de 1984 se inauguro el museo Dom Rodzinny Jana Pawla II en lo que fuera su casa natal. Ocupa lo que eran sus dos habitaciones y cocina, y otras habitaciones anexas. Emocionante estar alli donde nacio y vivio sus primeros años de vida.
Gracias doña Emilia y don Karol por este precioso regalo.
Hermoso lugar donde obviamente todo alrededor de su casa natal, de la parroquia y escuela que frecuentara, recuerda a JP II (hasta las dulces kremówki, en la cafeteria al lado de su casa que ahora llaman "papieskie kremówki", (una especie de masa hojaldrada mil hojas con crema pastelera, exquisitas y unicas, muy del mundo eslavo!
Tuve suerte en llegar temprano, y encontrarame solo con algunos grupos de las “procesiones” de alumnos polacos, que visitan la casa en perfecto orden, increiblemente interesados en los objetos que se exhiben. A la monjita que me invito a ponerne los enormes zapatones de tela (*) para resguardar el impecable piso, le llamo la atención que viniera de la Argentina y lo dejo registrado.
El acceso al pasillo hacia la parte alta, donde vivia JP II con su familia, esta adornado con macetas colgantes llenas de flores, todo monacalmente limpio y ordenado. No pude dejar de besar el ultimo escalon de entrada a su vivienda, recibido con una hermosa sonrisa y agradecimiento por parte de los demas visitantes (gran mayoria polacos, al menos a esa ahora) Entrar en la vivienda de quien viviera una vida santificada, divinamente diseñada desde siempre, es visitar un rinconcito del cielo. Solo hay que leer y meditar sobre su vida. Todo lo expuesto (algunos objetos personales y familiares, deportivos y religiosos) esta identificado, hay muchas fotografias (no solo era buen mozo, sino verdaderamente simpatico y fotogenico!) Me arrepiento de no haber tomado fotografias, pero no recuerdo si estaba permitido o no! Es un lugar que debe visitarse con tiempo, despacio, disfrutando de cada rinconcito, almacenando en la mente cada foto y objeto, recordando su historia...

En Wadowice (según los folletos “in this town everything started” aparte de su casa natal los lugares mas intimamente ligados con JP II son :Basílica de Nuestra Señora, Iglesia parroquial, “Presentacion de la Virgen Maria”, construida por etapas en varios periodos, la parte mas antigua es del siglo XV, tres cuerpos del siglo XVIII y parte del siglo XIX, fue nominada basílica en 1992. Tiene entrada por ambos costados (uno casi al frente de la casa de JPII) y al frente. Entrando por el frente hice una corta recorrida por ambos costados, asisti a misa (qué momentos! ) visité el altar a Jesús Misericordioso (que parece no faltar en ninguna iglesia polaca, pero aqui cobra especial fuerza) y luego el altar de la imagen del Perpetuo Socorro. Hay un lugar que realmente le da un significado especial a las palabras "todo comenzó aquí" y donde dió su primer paso en su camino hacia el pontificado : la pila bautismal (donde fue bautizado el 20 de junio de 1920). Otro es el Cristo de su niñez delante del cual tantas veces se arrodillara y hablara con el en su niñez y adolescencia.
La iglesia parece casi parte de la casa de JP II o la casa parte de la iglesia, tan cerca estan una de la otra, solo una angosta calle de por medio.

La visita se me hizo demasiado corta (me esperaba Jesus Misericordioso en Lagiewniki-Krakow) Llegada la hora de partida de su casa natal me lleve un precioso recuerdo “I impart my apostolic blessing to all those who visit the home of John Paul II in Wadowice” (Imparto mi bendicion apostolica a todos aquellos que visitan la casa natal de Juan Pablo II en Wadowice) y de su parroquia la sonrisa de un sacerdote polaco anonimo, sencillamente feliz y sonriente, que me bendijo los rosarios comprados y agrego otro pedacito del cielo de Wadowice a mi viaje.
(*) ya no los usan
(considerar que esto lo escribi en el 2005, despues de mi primer viaje a Polonia y fueron mis primerisimas impresiones - invito visitar posts etiquetados Wadowice)

miércoles, 24 de noviembre de 2010

El resplandor de la Cruz


“Hoy nosotros nos encontramos también en medio de una lucha dramática entre la « cultura de la muerte » y la « cultura de la vida ». Sin embargo, esta oscuridad no eclipsa el resplandor de la Cruz; al contrario, resalta aún más nítida y luminosa y se manifiesta como centro, sentido y fin de toda la historia y de cada vida humana.”

Juan Pablo II Evangelium Vitae, 50

martes, 23 de noviembre de 2010

Juan Pablo II recuerda su primer viaje a Eslovenia



una “visita muy esperada, la primera en la historia de Eslovenia”. Después de expresar su gratitud a todas las autoridades que habían hecho posible esta visita Juan Pablo II recordaba el “tañido ininterrumpido de las campanas de todo el país que puso de relieve el significado singular de este acontecimiento para la historia de la nación entera: una nación, encrucijada entre la martirizada región balcánica y el resto de Europa, a la que he querido animar en el camino de la plena libertad y de la paz” para luego comentar brevemente la historia del cristianismo del pueblo esloveno que “cuenta ya con 1.250 años. Su actual configuración de Estado se remonta a hace cinco años. Después de un período de formación estatal propia, Karantania, los eslovenos formaban parte de otras entidades estatales y en particular de la monarquía de los Habsburgo de Austria-Hungría. Al término de la primera guerra mundial se constituyó el Estado de los Eslavos del sur. Los eslovenos entraron en él, juntamente con los croatas, los serbios, los montenegrinos y Bosnia-Herzegovina, entre otros. También ellos experimentaron los sufrimientos de la segunda guerra mundial y, después del conflicto, quedaron incluidos junto con los demás pueblos en la Federación Yugoslava, sometidos al poder del sistema comunista. Sólo en la década de 1990 se rompió ese vínculo federativo, pero al precio de una guerra civil, que ha causado numerosas víctimas, aunque afortunadamente en tierra eslovena duró menos que en otros lugares.
3. Estos son los acontecimientos políticos más recientes, pero la historia del pueblo esloveno, surgido en los territorios que antes pertenecían al Imperio romano, es mucho más larga. Gracias al cristianismo, Eslovenia se forjó en su típica identidad cultural como, por lo demás, aconteció con numerosas naciones de Europa y del mundo. La Iglesia en Eslovenia recuerda aún los nombres de los que le llevaron la fe desde los centros vecinos de Salzburgo, Aquilea y Panonia: son los santos obispos Virgilio, Modesto, Paulino, y los santos Cirilo y Metodio. Se puede muy bien decir que el desarrollo de la cultura eslovena ha mantenido un estrecho vínculo con el cristianismo, comenzando precisamente por la lengua presente en documentos escritos del siglo X, que incluyen textos catequéticos y homiléticos. El cristianismo llegó a Eslovenia desde Roma y en la cultura eslovena los elementos occidentales prevalecen sobre los orientales. Lo subrayan los fuertes vínculos existentes, ya desde el inicio del proceso de formación de la vida eclesial y cultural, con los citados centros de Aquilea y Salzburgo. En el transcurso de mi visita destaqué todo esto, especialmente durante el encuentro con el mundo de la cultura y de la ciencia, en Maribor. La cultura eslovena es antigua, y tanto en el campo de las ciencias como en el de las tradiciones populares reviste un carácter occidental. Este carácter se manifestó claramente en las celebraciones litúrgicas; y cobró gran relieve en el inolvidable encuentro con la juventud, en Postojna. Los jóvenes, herederos de esta cultura, están llamados a transmitirla a las generaciones del tercer milenio.
Con respecto a la estructura eclesial el Papa comento que “el territorio de Eslovenia abarca una sede metropolitana, la de Liubliana, y dos diócesis sufragáneas: Maribor y Koper o Capodistria. La Conferencia episcopal cuenta actualmente con siete obispos. Es metropolita de Liubliana el arzobispo Alojzij Sustar, a quien una vez más saludo con afecto, al igual que a los demás prelados, a los presbíteros y a todos sus colaboradores. Los sacerdotes, los religiosos, las religiosas y los seminaristas eslovenos viven aún con el recuerdo y bajo el influjo espiritual del gran obispo de Maribor Antón Martín Slomsek que, en el siglo XIX, marcó profundamente no sólo la vida de la Iglesia y la evangelización, sino toda la cultura eslovena. Felizmente, ya está llegando a su conclusión el proceso de beatificación de este gran apóstol y, recientemente, se ha confirmado la heroicidad de sus virtudes. He querido señalar su ejemplo, junto con el de otros pastores y heroicos testigos de la fe, como el siervo de Dios Lojze Gozde, a toda la comunidad cristiana de Eslovenia, comprometida en la urgente tarea de la nueva evangelización.”
A continuación expresó que “La fe el pueblo esloveno, duramente probada a lo largo de este siglo, ha permanecido firme y por ello damos gracias a Dios. Ahora se siente la necesidad de un renovado impulso misionero, para el que hace falta apoyo espiritual, atenta vigilancia y discernimiento profético de los signos de los tiempos, especialmente por parte de las personas que están llamadas a consagrar toda su vida al Evangelio. En esta perspectiva, durante la solemne celebración vespertina del viernes 17 de mayo en Liubliana, quise alentar a los presbíteros a sentir cada vez más profundamente la alegría y la responsabilidad de su misión de comunión y de servicio; a los religiosos a abrazar sin titubeos las exigencias de una existencia transfigurada según el ideal evangélico; y a todos los creyentes a vivir con generosidad el compromiso de la nueva evangelización, encomendándose a María, Auxilio de los cristianos.”

Recordó también que la visita se realizaba en periodo pascual – había comenzado el viernes después de la Ascensión y concluyó el domingo por la tarde, días que la “Iglesia recuerda a los Apóstoles reunidos en el cenáculo en oración con María, después de la Ascensión de Cristo, mientras esperan la venida del Consolador, el Espíritu de la verdad. La Iglesia entera vive así anualmente la gran novena en honor del Espíritu Santo como preparación para el día de Pentecostés. Doy gracias a Dios porque, este año, he tenido la alegría de pasar al menos algunos días de esta novena en el cenáculo de la Iglesia que está en Eslovenia.”
“Mientras conservo aún en mi mente el recuerdo de las sugestivas y a veces conmovedoras imágenes de ese hermoso país y de su pueblo” expresaba el Papa “deseo nuevamente encomendar sus esperanzas y las expectativas a María santísima, para que, por la acción del Espíritu Santo, camine con generosidad hacia el tercer milenio, convirtiéndose cada vez más en tierra de fe, de santidad y de paz.”.

lunes, 22 de noviembre de 2010

El Pontificio Colegio Esloveno de Roma cumple 50 años

Fundado el 22 de noviembre de 1960, hoy el Pontificio Colegio Esloveno de Roma (Slovenski papeški zavod v Rimu), cuyo rector actual es Mons. Dr. Jožko P i r c, cumple 50 años, aunque la celebración principal tendrá lugar mañana con una Misa solemne a las 10.00 celebrada por el Cardenal Franc Rode, Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica. Por la tarde habrá un Acto solemne y a las 20.30 un concierto de órgano en la Capilla. El miércoles los visitantes y los “slovenikarji” (quienes se hospedan en el Colegio por estar siguiendo estudios en Roma) participarán de la Audiencia General con el Santo Padre Benedicto XVI.

En este aniversario se recordara especialmente a sus fundadores, colaboradores, bienhechores y todos aquellos que pusieron el hombro para que el Slovenik, tal como se conoce entre eslovenos y amigos, tomara forma y vida. Un aniversario que en años cumplidos quizás ni siquiera es tan importante - son pocos comparando con la larga vida de otros Colegios Pontificios en Roma que ya cuentan con varios siglos. Sin embargo, para los eslovenos este es un acontecimiento significativo si consideramos que su existencia comenzó en épocas nada fáciles, con enemigos al acecho por todos lados, y mentes cerradas hasta allí donde era menos de esperar. Y sin embargo el Colegio siguió su rumbo y cumplió y sigue cumpliendo un rol importantísimo al servicio de la Iglesia eslovena y también de otras Iglesias pues - a pedido - recibe sacerdotes visitantes no eslovenos. Muchos de los actuales profesores de teología y también obispos eslovenos encontraron en el Slovenik un verdadero hogar durante sus estudios en Roma. Y no solo quienes estudiaban en Roma, también los eslovenos que nos alojamos allí estando de visita pudimos gozar de la generosa hospitalidad de toda su gente y de la buena cocina de las hermanas ;) con el valiosísimo agregado de un sinfín de amenas charlas y debates.

Los Pontificios Colegios en Roma están mayormente dedicados a facilitar la profundización del conocimiento teológico. Algunos reciben seminaristas que se preparan en Roma para la ordenación sacerdotal, muchos otros – tal es el caso del esloveno – están primordialmente dedicados a sacerdotes que, enviados por sus obispos, llegan a Roma a proseguir sus estudios, a especializarse en alguna disciplina teológica en las universidades pontificas, pero sus puertas también estàn abiertas a aquellos que visitan la ciudad eterna. Fue en noviembre de 1960 que maduro la idea y el deseo que los eslovenos tuviesen su propio Colegio en Roma, proyecto que se materializo merced a un esfuerzo mancomunado del obispo de Ljubljana Antón Vovk (1900-1963), el asistente jesuita para los países eslavos Rev. Antón Preseren (1883-1965) y algunos sacerdotes eslovenos que se encontraban en Roma. Mons. Dr. Maksimilijan Jezernik fue uno de sus pilares y a el se lo identifica como parte y vida del Colegio. El fue quien se encargó de centralizar y supervisar planes y planos con el apoyo de innumerables bienhechores fuera de las fronteras de la patria. Y el 9 de mayo de 1969 el Papa Pablo VI (1963-1978) bendijo la piedra angular, aunque los primeros 10 años el Colegio aun no contaba con instalaciones propias y los estudiantes debían alojarse en otras instituciones. Finalmente hubo un total cambio de planes pues al presentarse la opción de compra de una casa sobre la via Appia Nuova que cumplía los requisitos indispensables se opto por esta alternativa. Se refaccionaron las instalaciones, con la colaboración de artistas eslovenos, y fueron bendecidas el 20 de junio de 1973. En esa misma fecha el Papa Pablo VI incluyo el Colegio esloveno entre las instituciones pontificias.

El 22 de noviembre de 1990 al cumplir 30 años de existencia visitó el Colegio el Papa Juan Pablo II, sin dudas una fecha memorable para el Slovenik. Lo recibieron el Arzobispo metropolitano de Ljubljana el Dr. Alojzij Šuštar junto a otros obispos eslovenos, sacerdotes y estudiantes.
El Santo Padre expreso entonces su alegría en poder visitar al menos “un pedacito de tierra eslovena”, pues no estaban aun dadas las condiciones para su visita a Eslovenia. (Recién lo haría en 1996 y nuevamente en 1999)
En su homilía el Papa dijo, “vuestro Colegio se halla vecino a las catacumbas, podría decirse que vuestras instalaciones se encuentran en un terreno impregnado de sangre del glorioso sacrifico de los mártires, fieles testimonios de Cristo, pilares de nuestra fe a la Iglesia. Aun hoy siguen teniendo vigencia las palabras de Tertuliano: “Sanguis martyrum-semen christianorum” de la sangre de los mártires de la fe brotan, tal como de la semilla, los nuevos cristianos.”
Leyendo entre líneas me atrevo a decir que el Papa también pensaba en la sangre de los mártires que había sido derramada en la patria de Eslovenia misma siglos mas tarde, y no solo allí en las inmediaciones de esa pequeña porción de terruño esloveno en la ciudad eterna mucho antes.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo Rey del Universo



“En el calendario litúrgico postconciliar la solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo Rey del universo va unida al domingo último del año eclesiástico, explicaba Juan Pablo II en la homilía de la Misa para los laicos de Roma comprometidos con la pastoral, que celebraba en la Basílica de San Pedro, con ocasión de la Solemnidad de Cristo Rey, el 25 de noviembre de 197.
Y agregaba “Está bien así. Efectivamente, las verdades de la fe que queremos manifestar, el misterio que queremos vivir encierran, en cierto sentido, cada una de las dimensiones de la historia, cada una de las etapas del tiempo humano, y abren al mismo tiempo la perspectiva "de un cielo nuevo y de una tierra nueva" (Ap 21, 1), la perspectiva de un Reino que "no es de este mundo" (Jn 18, 36). Es posible que se entienda erróneamente el significado de las palabras sobre el "Reino", que pronunció Cristo ante Pilato, es decir sobre el Reino que no es de este mundo. Sin embargo, el contexto singular del acontecimiento, en cuyo ámbito fueron pronunciadas, no permite comprenderlas así. Debemos admitir que el Reino de Cristo, gracias al cual se abren ante el hombre las perspectivas extraterrestres, las perspectivas de la eternidad, se forma en el mundo y en la temporalidad. Se forma, pues, en el hombre mismo mediante "el testimonio de la verdad" (Jn 18, 37) que Cristo dio en ese momento dramático de su Misión mesiánica: ante Pilato, ante la muerte en cruz, que pidieron al juez sus acusadores. Así, pues, debe atraer nuestra atención no sólo el momento litúrgico de la solemnidad de hoy, sino también la sorprendente síntesis de verdad, que esta solemnidad expresa y proclama.”


Invito visitar mis posts:
Solemnidad de Cristo Rey

lunes, 15 de noviembre de 2010

Otra vez me ausento

Esta vez me mudo en serio;) aunque ya pensaba hacerlo hace dos meses….terribles estas mudanzas!!!
Estaré ausente por unos días (espero que solo por unos días) hasta que me acomode en el nuevo espacio y me organice tecnológicamente. Hasta entonces. Un abrazo. Ljudmila

domingo, 14 de noviembre de 2010

San Padre Pío y el rosario (II)



“Dormía sólo durante las horas escasas que se acordaba para el reposo y jamás sin rezar el rosario que llamaba “su arma”, “su espada”. Sin embargo, con frecuencia tuvo que enfrentarse a quienes él llamaba “los cosacos”, los demonios.

Fue, sin duda, para agradecerle tanto amor que la Virgen María curó a Padre Pío durante su visita de gracia a San Giovanni Rotondo. Todos recuerdan con emoción el rostro estático de Padre Pío, su mirada maravillosa fija sobre una estatuilla de la Virgen que un peregrino le presentó para que la bendijera. Él la tomó y con los ojos profundos y luminosos, llenos de lágrimas, depositó un beso prolongado sobre el Corazón maternal de María.

¿Qué vio a través de la materia inerte que sostenía en las manos? ¿Qué mundo misterioso el Espíritu Santo había construido en el alma del santo?

Murió con el rosario entre las manos, musitando hasta su último suspiro los dulces nombres de Jesús y María. Sus amores.”


sábado, 13 de noviembre de 2010

“Diario de una amistad” - Wanda Poltawska y Karol Wojtyla


Mi amiga italiana la Prof. Carmela Randone me cuenta que leyó “Diario de una amistad” y que le pareció un libro atrapante y fascinante. Como yo no lo he leido (espero ansiosamente la version en español que publicara San Pablo, según nos prometen en febrero de 2011) le pedi que me escribiera un breve comentario para el blog. Carmela accedió gustosamente a mi pedido, con la observación que era un libro para ser meditado… Carmela, gracias de todo corazón. Tu sabes que aprecio mucho tu amistad.


“Comentar sobre “Diario de una amistad” no es tarea fácil porque se trata de mucho mas que un simple libro, es mucho mas y muy diferente a un diario común.
Ante todo es necesario tratar de comprender la unión espiritual que algunos, en Italia, han querido comparar con aquella entre San Francisco y Santa Clara. Con las debidas diferencias naturalmente.

En las primeras paginas de su libro Wanda Poltawska narra su encuentro con Karol Wojtyla. La doctora Poltawska vivió una experiencia indecible, terrible, como ella misma nos cuenta en su libro “tuve miedo de los sueños”, un testimonio intenso, profundo, pero a su vez espeluznante.

En “Diario de una amistad” recordando como para ella el hombre es un enigma, escribe “el campo de concentración me mostró mejor aun aquella virilidad cruel, brutal, despiadada. Nunca podré olvidar los comentarios sarcásticos y las miradas de aquellos hombres que, a golpe de látigo empujaban a las mujeres desnudas. En letrinas comunes las obligaban a cumplir en público acciones tan intimas que todo se rebelaba en nuestro interior.” Liberada de aquel infierno, es fácil suponer, que no necesitaba de un sacerdote que le “sirviera” discursos, palabras, lecciones sobre el sentido del mal y del bien en la historia. Tenia, en cambio, una imperiosa necesidad de recuperar la confianza en la humanidad, recuperar confianza en la vida, en una palabra, tenía necesidad de volver a vivir: y eso solo era posible compartiendo humanidad y vida con alguien. Pero ese alguien también debía ser “especial”, no en el sentido que debiese estar dotado de cualidades intelectuales particulares, no, no era ese el punto. Dios quiso que un dia Wanda Poltawska se encontrase ante la Iglesia Mariana de Cracovia con un joven sacerdote que, como ningún otro sacerdote había hecho antes, le dijo: “Ven por la mañana a la misa, ven todos los días”.

Karol Wojtyla era un sacerdote joven “en camino”, un sacerdote que “vivia”, un sacerdote que no le tenía miedo a la vida, un sacerdote que no tenía miedo del ser humano. Dios se encarno, asumió nuestra humanidad, y precisamente en razón de esta inequívoca Verdad, para Karol Wojtyla la expresión que Cristo abraza toda nuestra vida, no era una mera teoría teológica o académica!
Amaba a Dios a causa del hombre y amaba al hombre a causa de Dios, asi describía el carisma de Juan Pablo II el difunto padre Styczen, amigo y discípulo de Karol Wojtyla. Desde aquí debemos partir si queremos comprender la actuación de un hombre que, a partir de sus años de sacerdocio, ha querido involucrarse con quien se encontraba compartiendo la existencia, verdadera y totalmente. Lo hizo con sus jóvenes, lo hizo de manera especial con Wanda, para quien, quizás precisamente por el drama vivido, la necesidad era mayor.

En base a premisas similares se entiende porque, tal como la misma doctora Poltawska escribe, la respuesta a tantas y tan inquietantes preguntas no podía obtenerse sino como resultado de tantas horas de oración y de meditación, durante los paseos veraniegos con el pastor de almas, don Karol. Y la respuesta procede de ella magistralmente sintetizada de esta manera: el hombre puede comprenderse a si mismo y a los demás solamente en Cristo.

“Diario de una amistad” es entonces el testimonio de un encuentro entre dos personalidades extraordinarias, y si podemos decirlo de esta manera, fuera de lo común y no obstante tan cercano a nosotros en su cotidianidad: es el testimonio de una verdadera amistad, atenta a las necesidades del otro, a sus dudas, a sus esfuerzos, una amistad que no humilla, que no anula al otro, sino que valora la riqueza con miras a un enriquecimiento reciproco. Todo guiado por la gratuidad, y donde hay gratuidad esta el Amor de Dios. Ella misma, además ha podido confiarle a su amigo Karol: Aquello que surgía de mi debilidad no me alejaba nunca de ti, al contrario, despertaba en ti aun mayor bondad y afecto, y siempre cuanto mas difícil me resultaba algo, cuanto mas débil y pobre me sentía, tanto mas tratabas de ayudarme.

“Diario de una amistad” no es un simple “vuelco” de pensamientos o quizás un dialogo continuo e interrumpido entre dos “almas”: el sacerdote y amigo Karol Wojtyla y Wanda Poltawska. Como lectores se nos da participar de esa amistad, misteriosamente nos damos cuenta que literalmente vamos siendo guiados a unos verdaderos ejercicios espirituales. En algunas páginas, además, el lector puede reconocer sus propias inquietudes, sus preguntas, sus dudas, hasta sus momentos de aridez. Puede reconocer los esfuerzos cotidianos de la vida, los miedos a la enfermedad, a un trabajo desafiante, pero encontrar también una respuesta que le dará sentido y plenitud a su vida. Y además, como ha dicho la autora, “Diario de una amistad” se nos presenta como una “narración que invita a orar”, invita a cambiar. Un libro para leer y releer, para meditar, un libro que interroga e involucra. Las reflexiones, los pensamientos, las palabras de Karol Wojtyla y de Wanda Poltawska son como una fuerte lección, son bálsamo para el alma, provocan y sacuden de aquella pérdida de sensibilidad que pareciera aniquilar una humanidad cada vez mas confundida y sola.
Podemos sacar una ultima conclusión de la lectura de “Diario de una amistad”, ultima pero no por eso menos importante. De las cartas, de las notas mismas, del testimonio de su amiga Wanda, emergen las características peculiares de un sacerdote, Karol Wojtyla, fuera de lo común, o mejor dicho, “santo”. En el en perfecta sinfonía, se conjuga aquella profunda y aguda sabiduría que podemos encontrar en los grandes directores espirituales, sea el afecto de un hermano, la paternidad de un padre, que con delicadeza y ternura, manifiesta preocupación sincera por sus propios “hijos”, por los amigos, por las personas que Dios le ha confiado. Un padre que no impone sus variables, que no se impone a si mismo o su voluntad, sino que viviendo una amistad verdadera y concreta, ayuda, sostiene, acompaña y solo dentro de esta relación, señala sus principios.

Conmueve la urgencia por la salud de la “hermana Dusia” y la ternura hacia sus hijas (Tu salud es muy necesaria para muchos, sobretodo para tus seres mas queridos. . Entre ellos también estoy yo….los dibujos y los recuerdos de las pequeñas me han causado un enorme gozo); impacta también la humildad de un hombre que no teme comprometerse, de manifestar siempre, en cualquier circunstancia, aun en la mas insignificante, su agradecimiento a Dios y a las personas. (Oro por ti. Enseguida ayer he comenzado, tanto en cuanto soy capaz, y como no soy muy capaz, entonces pido y pediré a otros hacerlo… Lo que has escrito también me ayudara a revivir aquel día en que el Señor Dios me concedió una gracia tan grande (*); le habla a la mente y al corazón del testimonio de fe de un hombre, de un sacerdote que vive de oración, en la oración y para la oración (Más importante que la reflexión es la oración)”
(*) De una carta que le escribió Wanda Poltawska a Karol y en la cual recordaba su Consagración Episcopal.

Recomiendo leer: Renzo Allegri : Un hermano llamado Karol Wojtyla – la doctora Poltawska cuenta la historia del oven sacerdote que sanó su alma.
Y naturalmente ;) mis dos posts etiquetados Poltawska

viernes, 12 de noviembre de 2010

San Padre Pío y el rosario (I)


Rezaba tantos rosarios diariamente que se le llegó a llamar “Rosario viviente”. Era, en el sentido estricto del término, “el hombre hecho oración”. Jamás se cansaba de rezar. Es más, en sus cartas a sus directores espirituales, se quejaba de no disponer de tiempo para la oración.
Una vez dijo: « Yo quisiera que los días tuvieran cuarenta horas” Rezaba todo el tiempo, en el altar, en el confesionario, en la basílica, donde se le veía levantar su rosario para mostrarlo a los fieles, que desde abajo lo miraban y rezaban con él y gracias a él.
Rezaba en las escaleras, en los corredores, en su celda, el día y la noche, excepto durante algunas breves y raras horas del sueño.


Padre Jean Derobert

miércoles, 10 de noviembre de 2010

A 21 años de aquel impresionante 9 de noviembre de 1989

Que nadie se pierda el video en el post de Marta “A 21 años de la caída... de que el pueblo derribara el Muro de Berlín”. Nadie en ninguna parte del mundo debe olvidar aquellos momentos de jubilo y de asombro!
“En estos días de profundos cambios en vuestra patria me siento profundamente unido a vosotros y a toda la población de vuestro País en cristiana solidaridad.
Oro con vosotros a Dios para que, por intercesión de la Madre del Señor, puedan realizarse las esperanzas de humanidad en justicia, en libertad, en paz interna y externa.
Haced todo lo posible, no obstante ser una grey pequeña, por renovar la faz de la tierra de vuestro país, con la fuerza del Espíritu de Dios, junto a todos los hombres de buena voluntad, unidos sobre todo a los cristianos evangélicos”

Vaticano, 13 de noviembre de 1989
Invito visitar mis posts Caida del Muro
Aunque lo he descubierto tarde (o quizas ya lo habia mencionado) no quiero dejar pasar de incluir este enlace al post del Prof. Noblejas con otros dos enlaces imperdibles.)

Benedicto XVI “peregrino entre peregrinos”



En la Audiencia de hoy miércoles 10 de noviembre 2010 el Santo Padre Benedicto XVI dibujo en brevísimas palabras, cargadas de significado, el objetivo de su visita apostólica a España, “abrazando a "la humanidad entera"” según Sandro Magíster.

“Quisiera hoy recordar con vosotros el Viaje Apostólico a Santiago de Compostela y Barcelona, que realicé el fin de semana pasado.
Me dirigí allí para confirmar en la fe a mis hermanos. En este Año Santo, quise visitar la Casa del Apóstol Santiago, como peregrino entre los peregrinos, para confiarle los trabajos y anhelos de todos los hijos de la Iglesia en España y Europa. Al día siguiente viajé a Barcelona, donde tuve la alegría de dedicar el templo de la Sagrada Familia, al que quise, además, declarar Basílica menor. Esa obra del genial arquitecto Antoni Gaudí es una alabanza a Dios hecha en piedra. Por la tarde, visité la Obra benéfico-social del Nen Déu, iniciativa eclesial donde se pone de manifiesto que la caridad es el distintivo de la condición cristiana.”

Tres actitudes clave en la vida del cristiano: orar, alabar, practicar la caridad, que el Papa expreso en tres momentos precisos: orar con humildad “peregrino entre peregrinos”, alabar a Dios apreciando la belleza del genio humano que nos invita a alzar nuestra mirada hacia el ”absoluto de la luz y de Aquel que es la Luz, la Altura y la Belleza misma” (*) sin olvidar el imperativo de la caridad “poniendo de manifiesto que, para el cristiano, todo hombre es un verdadero santuario de Dios, que ha de ser tratado con sumo respeto y cariño, sobre todo cuando se encuentra en necesidad.”
(*) significativamente en el Templo de la Sagrada Familia. “Fe, arte y familia” eran los temas que marcaban esta visita eminentemente apostólica decía el padre Lombardi.

martes, 9 de noviembre de 2010

La Virgen de la Almudena y la JMJ 2011


Anoche en la víspera de la fiesta de la Madre del Señor, la patrona de la diócesis de Madrid, bajo la advocación de la Almudena, fue estrenada la “banda sonora de la JMJ”.
Leo en la página oficial de la JMJ 2011 que “Firmes en la fe”, título de la obra, ha sido interpretado por la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid (JORCAM) y por el coro de la Escolanía de El Escorial. Ambos grupos han participado también en la grabación del himno, que se distribuirá a partir del próximo 19 de noviembre. Este himno acompañará a los jóvenes en la preparación y en la celebración de la JMJ de Madrid, y se basa en un texto del Apóstol san Pablo, “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe”, elegido por el Papa como tema de la JMJ Madrid 2011.

El himno tiene seis estrofas, y el estribillo dice así:
Firmes en la fe,
caminamos en Cristo,
Nuestro Amigo, nuestro Señor.
¡Gloria siempre a Él! ¡Gloria siempre a Él!
Caminamos en Cristo firmes en la fe.

En honor a la Virgen de la Almudena recordemos algunas palabras del Papa Juan Pablo II cuando 15 de junio de 1993, durante su viaje apostólico a España consagró la Catedral de la Almudena:
“¡no dañéis ese templo! No entristezcáis al Espíritu Santo de Dios con el que habéis sido marcados (cf Ef 4, 30), al contrario, cuidad la unidad de la fe y la comunión en todo: en el sentir y en el obrar, en torno a vuestro Pastor”
“La Iglesia española, - decía el Santo Padre - fiel a la riqueza espiritual que la ha caracterizado a través de su historia, ha de ser en la hora presente fermento del Evangelio para la animación y transformación de las realidades temporales, con el dinamismo de la esperanza y la fuerza del amor cristiano. En una sociedad pluralista como la vuestra, se hace necesaria una mayor y más incisiva presencia católica, individual y asociada, en los diversos campos de la vida pública. Es por ello inaceptable, como contrario al Evangelio, la pretensión de reducir la religión al ámbito de lo estrictamente privado, olvidando paradójicamente la dimensión esencialmente pública y social de la persona humana. ¡Salid, pues, a la calle, vivid vuestra fe con alegría, aportad a los hombres la salvación de Cristo que debe penetrar en la familia, en la escuela, en la cultura y en la vida política! Éste es el culto y el testimonio de fe a que nos invita también la presente ceremonia de la dedicación de la catedral de Madrid.”
Salve Señora, de tez morena,
Virgen y Madre del Redentor
Santa Maria de la Almudena
Reina del cielo, madre de amor.
Santa Maria de la Almudena
Reina del cielo, madre de amor.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Homenaje a Jutta Burggraf : Juan Pablo II y las mujeres

foto Unav

Psicóloga, teóloga, estudiosa, modelo de mujer, buscadora de la verdad.
Por eso quiero rendirle este humilde homenaje publicando un trozo del tema “Juan Pablo II y las mujeres” que ella desarrolló en el Coloquio Teológico Internacional organizado por la Cátedra Juan Pablo II de la Universidad Católica Argentina, y cuyos textos fueron publicados por EDUCA bajo el titulo Nuevo Feminismo LA MUJER EN JUAN PABLO II, Identidad – Dignidad – Misión.

“3) Un “sí” personal a las mujeres

“Sin duda, Juan Pablo II era un gran filósofo y teólogo; pero antes que nada, era un hombre que ha vivido en el mundo real. Antes de llegar a ser un famoso profesor universitario, trabajó en una fábrica e hizo teatro. Así conoció el mundo del trabajo y del arte. Desde cerca, experimentó las necesidades de las mujeres durante el comunismo, “con ojos atentos y un corazón nada frío”.
Desde su juventud, Karol Wojtyla admiró todo lo que las mujeres polacas habían logrado, en el ámbito de la familia, la cultura y la sociedad en general. Habían logrado mucho, pese a que la ideología de la igualdad de los sexos conducía a la mujer, muchas veces, al agotamiento físico.
Tal vez por ello, el Papa aprecia tanto a las mujeres. En la Carta a las mujeres les agradece su compromiso “en todos los ámbitos de la vida social, económica, cultural, artística y política”. Quizás, por esta razón, en sus innumerables viajes por el mundo, se muestra solidario con las mujeres de todos los países y continentes, especialmente con aquellas que son humilladas y rebajadas, que son objeto de la violencia y dominación masculinas.
Hay escenas conmovedoras: p. ej. En Kisangani, una pobre mujer negra, temblando en sus harapos, apareció de pronto frente al Papa. Juan Pablo II comprendió de inmediato todo su sufrimiento, y la abrazó espontáneamente. Este es sólo un ejemplo entre muchos.

No sólo en África Juan Pablo II ha roto con las convenciones y el protocolo, cuando se trata de estar más cerca de las mujeres. En Suecia, en 1990, aceptó una invitación a “cenar sólo con mujeres”. Lo habían solicitado las prioras de diferentes congregaciones. Entonces ellas tuvieron la oportunidad de conversar con è, en un ambiente familiar y relajado, como comentarían después. Las monjas quedaron impresionadas de lo “alegre y bien informado” que está el Papa.
No es de extrañar “la gran apertura hacia el mundo femenino” del Papa. Juan Pablo II rechaza toda clase de discriminación y de prejuicios frente a las mujeres. Rompe no sólo con el protocolo, sino con una antigua tradición, que creía comprobar la inferioridad moral y espiritual de la mujer, y por esta razón, le impedía adoptar decisiones importantes, y exigía que la esposa se sometiera incondicionalmente a su marido y señor.
Estas disposiciones restringían la libertad de la mujer, y podrían ofender mucho. No obstante, también afectaban al varón: porque, en cuanto éste se sujetaba a tales normas, renunciaba a una auténtica amistad y colaboración con la mujer. En vez de amiga, tenia una esclava. Juan Pablo II pone de manifiesto que la injusticia que sufre la mujer, hiere y daña profundamente, no sólo a ella misma, sino también al varón.
Por supuesto, hay que tener en cuenta que en tiempos pasados existía una mentalidad diferente a la actual. Pero el Papa no duda en reconocer con humildad, junto a todos los avances, también los errores que ha cometido la Iglesia en lo que respecta a la mujer.
Juan Pablo II ha sido reconocido como un “pionero” de los derechos humanos como un “innovador”. “Emancipación” significa par él, abandono de las tradiciones represivas, de clichés y de prejuicios: y, sobre todo, de formas de vida que se han vuelto estrangulantes.
Para el Papa, varón y mujer siempre han sido de igual rango y dignidad. Lo ha expresado claramente, p. ej. En su obra de teatro “El taller del orfebre”. En esta obra, hay una escena que me gusta especialmente: una de las protagonistas, Teresa, recuerda, cómo su marido Andrzej, al pedirle que se casara con él, le preguntó: «¿Quieres ser la compañera de mi vida? Lo dijo así. No dijo: quieres ser mi mujer, sino: la compañera de mi vida. Lo que iba a decirme pues era premeditado». Teresa entiende el sentido de sus palabras y consigue zapatos de boda con un tacón muy alto, para hacer ver externamente, que ella es tan alta como él.
Con la proclamación del valor de la mujer, el Santo Padre no intenta ser “original”. Fundamenta sus enseñanzas en los relato sde la Biblia.”

(de la reflexión Nro 3 Jutta Burggraf: “Juan Pablo II y las mujeres” Coloquio Teológico Internacional - Cátedra Juan Pablo II, Universidad Católica Argentina, publicado por EDUCA

domingo, 7 de noviembre de 2010

Benedicto XVI en el templo de la Sagrada Familia, Barcelona


En ese majestuoso y enigmático templo de la Sagrada Familia que hoy consagraba y honraba con el titulo de Basílica menor el Santo Padre Benedicto XVI nos invitaba a recorrer el camino desde los orígenes que fueron los pilares de la imaginación del genial Gaudi quien “quiso unir la inspiración que le llegaba de los tres grandes libros en los que se alimentaba como hombre, como creyente y como arquitecto: el libro de la naturaleza, el libro de la Sagrada Escritura y el libro de la Liturgia. Así unió – decìa el Santo Padre - la realidad del mundo y la historia de la salvación, tal como nos es narrada en la Biblia y actualizada en la Liturgia. Introdujo piedras, árboles y vida humana dentro del templo, para que toda la creación convergiera en la alabanza divina, pero al mismo tiempo sacó los retablos afuera, para poner ante los hombres el misterio de Dios revelado en el nacimiento, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. De este modo, colaboró genialmente a la edificación de la conciencia humana anclada en el mundo, abierta a Dios, iluminada y santificada por Cristo. E hizo algo que es una de las tareas más importantes hoy: superar la escisión entre conciencia humana y conciencia cristiana, entre existencia en este mundo temporal y apertura a una vida eterna, entre belleza de las cosas y Dios como Belleza.
Y en preciosas palabras engarzando lo divino con la belleza de la obra del hombre para gloria de Dios, agregaba el Santo Padre
“Esto lo realizó Antoni Gaudí no con palabras sino con piedras, trazos, planos y cumbres. Y es que la belleza es la gran necesidad del hombre; es la raíz de la que brota el tronco de nuestra paz y los frutos de nuestra esperanza. La belleza es también reveladora de Dios porque, como Él, la obra bella es pura gratuidad, invita a la libertad y arranca del egoísmo…. pienso que la dedicación de este templo de la Sagrada Familia, en una época en la que el hombre pretende edificar su vida de espaldas a Dios, como si ya no tuviera nada que decirle, resulta un hecho de gran significado. Gaudí, con su obra, nos muestra que Dios es la verdadera medida del hombre. Que el secreto de la auténtica originalidad está, como decía él, en volver al origen que es Dios. Él mismo, abriendo así su espíritu a Dios ha sido capaz de crear en esta ciudad un espacio de belleza, de fe y de esperanza, que lleva al hombre al encuentro con quien es la Verdad y la Belleza misma. Así expresaba el arquitecto sus sentimientos: «Un templo [es] la única cosa digna de representar el sentir de un pueblo, ya que la religión es la cosa más elevada en el hombre».”

sábado, 6 de noviembre de 2010

Benedicto XVI en Santiago de Compostela


En este Año Santo Compostelano hoy es un gran día para Santiago de Compostela! Entre los peregrinos a la "Casa del Señor Santiago, que se apresta a celebrar el ochocientos aniversario de su consagración" una visita privilegiada: el Santo Padre Benedicto XVI, quien viene a España a fortalecerla en la fe - y desde allí invitar a Europa que se abra a Dios, que salga a su encuentro sin miedo - queriendo unirse “a esa larga hilera de hombres y mujeres que, a lo largo de los siglos, han llegado a Compostela desde todos los rincones… para ponerse a los pies de Santiago y dejarse transformar por el testimonio de su fe” resaltando que “En lo más íntimo de su ser, el hombre está siempre en camino, está en busca de la verdad….entre verdad y libertad hay una relación estrecha y necesaria. La búsqueda honesta de la verdad, la aspiración a ella, es la condición para una auténtica libertad. No se puede vivir una sin otra.”

En la homilía en la catedral de Santiago el Santo Padre invito a
Reflexionar sobre el espíritu del peregrino
“quien peregrina a Santiago, en el fondo, lo hace para encontrarse sobre todo con Dios que, reflejado en la majestad de Cristo, lo acoge y bendice al llegar al Pórtico de la Gloria”
Reflexionar sobre la cruz
“Esa cruz, supremo signo del amor llevado hasta el extremo, y por eso don y perdón al mismo tiempo, debe ser nuestra estrella orientadora en la noche del tiempo. Cruz y amor, cruz y luz han sido sinónimos en nuestra historia, porque Cristo se dejó clavar en ella para darnos el supremo testimonio de su amor, para invitarnos al perdón y la reconciliación, para enseñarnos a vencer el mal con el bien. No dejéis de aprender las lecciones de ese Cristo de las encrucijadas de los caminos y de la vida, en el que nos sale al encuentro Dios como amigo, padre y guía. ¡Oh Cruz bendita, brilla siempre en tierras de Europa!.”
Reflexionar sobre Europa
“La Europa de la ciencia y de las tecnologías, la Europa de la civilización y de la cultura, tiene que ser a la vez la Europa abierta a la trascendencia y a la fraternidad con otros continentes, al Dios vivo y verdadero desde el hombre vivo y verdadero..”
Y hacia el final nos hizo llegar una invitacion a todos:
“A nosotros, queridos hermanos, nos toca hoy seguir el ejemplo de los apóstoles”

viernes, 5 de noviembre de 2010

Un centro Juan Pablo II inspirado en las JMJ 2011


La Cruz de las JMJ y el Icono de Maria siguen sembrando la buena Nueva en tierra española.
Con motivo de su paso por la Diócesis de Astorga en la ciudad de Ponferrada se acaba de inaugurar el Centro de Pastoral Juvenil "Juan Pablo II", que tendrá como sede la Iglesia de San Andrés, muy cerca de la Basílica de Ntra. Sra. de la Encina, patrona del Bierzo.
Se descubrió con este motivo una placa en honor al Venerable Juan Pablo II y el dia de su inauguración, se proyecto un audiovisual en homenaje al Papa, con emocionantes tomas de momentos memorables de las JMJ y algunas expresiones de Juan Pablo II a los jóvenes:
No tengáis miedo de hablar de Él”
“Si sientes la llamada de Dios no la acalles!”
“Vale la pena dedicarse a la causa de Cristo
!”

El corto video termina con la melodía del inolvidable Jesus Christ, you are my life,alleluia, alleluia de Marco Frisina.

jueves, 4 de noviembre de 2010

San Carlos Borromeo, celoso obispo

Reliquia guardada en el Altar del corazón de San Carlos, sito en el deambulatorio (*) detrás del altar mayor de la Basílica de los Santos Ambrosio y Carlos en Roma.

Fue donada por el Arzobispo de Milano en señal de gratitud por la construcción de la Iglesia, cuya piedra fundamental fue colocada el 29 de enero de 1612.

Hoy conmemoramos a San Carlos Borromeo, “celoso obispo, reformador de la Iglesia después del concilio de Trento, un gran bienhechor de los pobres”, santo patrono de Karol Wojtyla.

En la Audiencia del 4 de noviembre de 1981 decía el Papa Juan Pablo II:
“Cuando, algunas veces en mi vida, he tenido ocasión de celebrar el Santísimo Sacrificio en la cripta de la catedral de Milán, donde descansa el cuerpo de San Carlos, se me presentaba ante los ojos toda su actividad pastoral dedicada hasta el fin al pueblo al que había sido enviado. Concluyó esta vida el año 1584, a la edad de 46 años, después de haber prestado un heroico servicio pastoral a las víctimas de la peste que habla afligido a Milán.

Interior de la Basilica de los Santos Ambrosio y Carlos, Roma


3. He aquí algunas palabras pronunciadas por San Carlos, indicativas de esa total entrega a Cristo y a la Iglesia, que inflamó el corazón y toda la obra pastoral del Santo. Dirigiéndose a los obispos de la región lombarda, durante el IV Concilio Provincial de 1576, les exhortaba así: "Estas son las almas para cuya salvación Dios envió a su único Hijo Jesucristo... El nos indicó también a cada uno de los obispos, que hemos sido llamados a participar en la obra de la salvación, el motivo más sublime de nuestro ministerio y enseñó que, sobre todo, el amor debe ser el maestro de nuestro apostolado, el amor que El (Jesús) quiere expresar por medio de nosotros, a los fieles que nos han sido confiados, con la predicación frecuente, con la saludable administración de los sacramentos, con los ejemplos de una vida santa... con un celo incesante" (cf. Sancti Caroli Borromei Orationes XII, Romae 1963. Oratio IV).”

(*) Deambulatorio: En las catedrales y otras iglesias, espacio transitable situado detrás del presbiterio que da ingreso a otras capillas situadas en el ábside. (RAE)
Invito visitar posts:

martes, 2 de noviembre de 2010

El suelo – “el profundo significado de la postración litúrgica”


“Quien se dispone a recibir la sagrada Ordenación se postra totalmente y apoya la frente sobre el suelo del templo, manifestando así su completa disponibilidad para asumir el ministerio que le es confiado. Este rito ha marcado profundamente mi existencia sacerdotal. Años más tarde, en la Basílica de San Pedro -estábamos al principio del Concilio- recordando el momento de la Ordenación sacerdotal, escribí una poesía de la cual quiero citar aquí un fragmento:

Eres tú, Pedro. Quieres ser aquí el Suelo sobre el que caminan los otros... para llegar allá donde guías sus pasos...Quieres ser Aquél que sostiene los pasos, como la roca sostiene el caminar ruidoso de un rebaño: Roca es también el suelo de un templo gigantesco. Y el pasto es la Cruz.

(Iglesia: Los Pastores y las Fuentes. Basílica de San Pedro, otoño de 1962: 11.X - 8.XII, El Suelo)

Al escribir estas palabras pensaba tanto en Pedro como en toda la realidad del sacerdocio ministerial, tratando de subrayar el profundo significado de esta postración litúrgica. En ese yacer por tierra en forma de Cruz antes de la Ordenación, acogiendo en la propia vida -como Pedro- la Cruz de Cristo y haciéndose con el Apóstol "suelo" para los hermanos, está el sentido más profundo de toda la espiritualidad sacerdotal.”
(Juan Pablo II : Don y Misterio)


Invito visitar mis posts anteriores en homenaje a la Primera Misa del novel sacerdote Karol Wojtyla, quien quiso celebrar su primera ofrenda en las profundas “entrañas” de la historia de su patria, en la sencilla, pelada y desnuda pero inmensamente rica cripta románica San Leonardo de la catedral de Wawel, que carga sobre sus pilares el peso majestuoso de la historia toda de su amada patria.
Era un 2 de noviembre - día que recordamos a nuestros difuntos - del año 1946, solo 24 horas después que Monseñor Sapieha le impusiera las manos sobre su cabeza, consagrándolo sacerdote para siempre. Comenzaba una nueva vida enriqueciendo la historia contemporánea de Polonia y del mundo.


Invito visitar La postración litúrgica
Y mis posts anteriores
Juan Pablo II habla de su Primera Misa
Karol Wojtyla “administrador de los «misterios de Dios»

Recordando la Primera Misa de Karol Wojtyla
Primera Misa de Karol Wojtyla

“Nuestros difuntos viven en Cristo”

(familias Wojtyla y Kaczorowski – cementerio de Rakowicki, Cracovia)


“Así, en este cementerio de la “Almudena” —como sucede hoy, día de los Difuntos, en los otros cementerios cristianos de cualquier parte del mundo— se forma una admirable asamblea, en la que los vivos encuentran a sus difuntos, y con ellos consolidan los vínculos de una comunión que la muerte no ha podido romper.
Comunión real, no ilusoria. Garantizada por Cristo, el cual ha querido vivir en su carne la experiencia de nuestra muerte, para triunfar sobre ella, incluso con ventaja para nosotros, con el acontecimiento prodigioso de la resurrección. “¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí; ha resucitado”. El anuncio de los Ángeles, proclamado en aquella mañana de Pascua junto al sepulcro vacío, ha llegado a través de los siglos hasta nosotros. Ese anuncio nos propone, también en esta asamblea litúrgica, el motivo esencial de nuestra esperanza. En efecto, “si hemos muerto con Cristo —nos recuerda San Pablo, aludiendo a lo que ha tenido lugar en el bautismo— creemos que también viviremos con El”.
Corroborados en esta certeza, elevamos al cielo —aun entre las tumbas de un cementerio— el canto gozoso del Aleluya, que es el canto de la victoria. Nuestros difuntos “viven con Cristo”, después de haber sido sepultados con El en la muerte. Para ellos el tiempo de la prueba ha terminado, dejando el puesto al tiempo de la recompensa. Por esto —a pesar de la sombra de tristeza provocada por la nostalgia de su presencia visible— nos alegramos al saber que han llegado ya a la serenidad de la “patria”.
Sin embargo, como también ellos han sido partícipes de la fragilidad propia de todo ser humano, sentimos el deber —que es a la vez una necesidad del corazón— de ofrecerles la ayuda afectuosa de nuestra oración, a fin de que cualquier eventual residuo de debilidad humana, que todavía pudiera retrasar su encuentro feliz con Dios, sea definitivamente borrado.”


lunes, 1 de noviembre de 2010

Karol Wojtyla “En los comienzos….. ¡El misterio!”

la capilla privada de la calle Franciskanska, donde fue ordenado sacerdote el joven Karol Wojtyla. Asi se ve hoy, gracias a mi amiga Carmela.

(recordando la ordenación sacerdotal de Karol Wojtyla el 1ro de noviembre de 1946)

“¿Cuál es la historia de mi vocación sacerdotal? La conoce sobre todo Dios. En su dimensión más profunda, toda vocación sacerdotal es un gran misterio, es un don que supera infinitamente al hombre. Cada uno de nosotros sacerdotes lo experimenta claramente durante toda la vida. Ante la grandeza de este don sentimos cuan indignos somos de ello.
La vocación es el misterio de la elección divina: "No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca" (Jn 15, 16). "Y nadie se arroga tal dignidad, sino el llamado por Dios, lo mismo que Aarón'' (Hb 5, 4). "Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes que nacieses, te tenía consagrado: yo profeta de las naciones te constituí" (Jr 1, 5). Estas palabras inspiradas estremecen profundamente toda alma sacerdotal.
Por eso, cuando en las más diversas circunstancias -por ejemplo, con ocasión de los Jubileos sacerdotales- hablamos del sacerdocio y damos testimonio del mismo, debemos hacerlo con gran humildad, conscientes de que Dios "nos ha llamado con una vocación santa, no por nuestras obras, sino por su propia determinación y por su gracia" (2 Tm 1, 9). Al mismo tiempo, nos damos cuenta de que las palabras humanas no son capaces de abarcar la magnitud del misterio que el sacerdocio tiene en sí mismo.”
Juan Pablo II Don y Misterio

“Todo cristiano esta llamado a la santidad.”


“Celebramos hoy la solemnidad de Todos los Santos. En la luz de Dios recordamos a todos los que han dado testimonio de Cristo durante su vida terrena, esforzándose por poner en práctica sus enseñanzas. Nos alegramos con estos hermanos y hermanas nuestros que nos han precedido, recorriendo nuestro mismo camino, y que ahora, en la gloria del cielo, gozan del premio merecido.
Estos son los que, según la expresión del Apocalipsis, "vienen de la gran tribulación: han lavado y blanqueado sus vestiduras en la sangre del Cordero" (Ap 7, 14). Han sabido ir contra corriente, acogiendo el "sermón de la montaña" como norma inspiradora de su vida: pobreza de espíritu y sencillez de vida; mansedumbre y no violencia; arrepentimiento de los pecados propios y expiación de los ajenos; hambre y sed de justicia; misericordia y compasión; pureza de corazón; compromiso en favor de la paz; y sacrificio por la justicia (cf. Mt 5, 3-10).
Todo cristiano está llamado a la santidad, es decir, a vivir las bienaventuranzas. Como ejemplo para todos, la Iglesia indica a los hermanos y hermanas que se han distinguido en las virtudes y han sido instrumentos de la gracia divina. Hoy los celebramos a todos juntos, para que con su ayuda crezcamos en el amor a Dios y seamos "sal de la tierra y luz del mundo" (Mt 5, 13-14).”

(de la homilía del Papa Juan Pablo II el 1ro de noviembre de 2001)