Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 29 de abril de 2011

Diario de Santa Faustina Kowalska – citas directas a la Coronilla (Rosario) de la Misericordia (5)

Diario de Santa Faustina Kowalska – citas directas a la Coronilla (Rosario) de la Misericordia (5)


“Al entrar en mi soledad, oí estas palabras:

Defenderé como Mi gloria a cada alma que rece esta coronilla en la hora de la muerte, o cuando los demás la recen junto al agonizante, quienes obtendrán el mismo perdón. Cuando (205) cerca del agonizante es rezada esta coronilla, se aplaca la ira divina y la insondable misericordia envuelve al alma y se conmueven las entrañas de Mi misericordia por la dolorosa Pasión de Mi Hijo.
Oh, si todos conocieran qué grande es la misericordia del Señor y cuánto todos nosotros necesitamos esta misericordia, especialmente en aquella hora decisiva
.”(811)


(de la Hoja Dominical eslovena “Oznanilo” (Anuncio) texto en español del Diario de Santa Faustina de Corazón católico)

jueves, 28 de abril de 2011

Me voy a Roma….



Me voy a Roma….pocas y sencillas palabras cargadas de emoción, alegría y profunda gratitud.

Me voy….


y prometo postear un diario detallado, tratando de contarles lo mejor posible los momentos tan especiales que viviremos y compartiremos estos días de fiesta espiritual con la


Beatificación del Siervo de Dios Juan Pablo II, el Domingo de la Misericordia Divina


unidos, desde Roma, a todos aquellos que en sus casas, en sus parroquias, en sus corazones compartan nuestro gozo.


Y aquellos que miran sin poder ver y no logran entender, quedan invitados… solo se pide : un corazón dispuesto a recibir la gracia.




- o -



Diario de Santa Faustina Kowalska – citas a la Coronilla (Rosario) de la Divina Misericordia (4)

Diario de Santa Faustina Kowalska – citas directas a la Coronilla (Rosario) de la Misericordia (4)



"Promesa del Señor:

A las almas que recen esta coronilla, Mi misericordia las envolverá en la vida y especialmente a la hora de la muerte. (754)"

(de la Hoja Dominical eslovena “Oznanilo” (Anuncio) texto en español del Diario de Santa Faustina de Corazón católico

miércoles, 27 de abril de 2011

Ceremonia de Beatificación del Siervo de Dios Juan Pablo II



En el Sitio de la Santa Sede ya se encuentra disponible la información para la ceremonia de beatificación del Domingo 1ro de Mayo (agradezco a Javier la pregunta, que me dio la idea del post)


· Vigilia de preparación para la beatificación de Juan Pablo II ( aún falta el enlace a la información)


Homenaje a Juan Pablo II en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum




El Relicario del Beato Juan Pablo II




EL Boletin Informativo de VIS / 20110427 (320) publica el comunicado emitido por la Oficina de Prensa de la Santa Sede con referencia a la reliquia del beato Juan Pablo II, que será expuesta en la ceremonia de beatificación el próximo 1 de mayo. Cito textualmente:

"La reliquia, que será expuesta a la veneración de los fieles, con ocasión de la beatificación del Papa Juan Pablo II, es una pequeña ampolla de sangre, insertada en el precioso relicario que la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice ha preparado expresamente con ese motivo. Es oportuno explicar brevemente, pero con precisión, el origen de esta reliquia.

En los últimos días de la enfermedad del Santo Padre, el personal médico encargado realizó extracciones de sangre, para ponerla a disposición del Centro de transfusiones del Hospital Bambino Gesú, en vista de una eventual transfusión. Este centro, dirigido por el profesor Isacchi, estaba efectivamente encargado de este servicio médico para el Papa.

Sin embargo, no se realizó ninguna transfusión y la sangre extraída quedó conservada en cuatro pequeños recipientes. Dos de los cuales quedaron a disposición del secretario particular del Papa Juan Pablo II, el cardenal Dziwisz; los otros dos permanecieron en el Bambino Gesú. devotamente custodiados por las religiosas de ese hospital. Con motivo de la beatificación, precisamente esos dos son los que han sido colocados en dos relicarios.

El primero será presentado a la veneración de los fieles, con motivo de la ceremonia de beatificación, del primero de mayo, y luego se conservará en el "Sagrario" a cargo de la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice, junto con otras importantes reliquias. El segundo se volverá a entregar al hospital Bambino Gesú, cuyas religiosas habían custodiado esta preciosa reliquia a lo largo de estos años.

La sangre se encuentra en estado líquido, circunstancia que se explica por la presencia de una sustancia anticoagulante, presente en las probetas en el momento de la extracción".
Fuente : VIS

Diario de Santa Faustina Kowalska – citas a la Coronilla (Rosario) de la Divina Misericordia (3)






Diario de Santa Faustina Kowalska – citas directas a la Coronilla (Rosario) de la Misericordia (3)




En una ocasión, mientras iba por el pasillo a la cocina, oí en el alma estas palabras: Reza incesantemente esta coronilla que te he ensenado. Quienquiera que la rece recibirá gran misericordia a la hora de la muerte. Los sacerdotes se la recomendarán a los pecadores como la ultima tabla de salvación. Hasta el pecador mas empedernido, si reza esta coronilla una sola vez, recibirá la gracia de Mi misericordia infinita. Deseo que el mundo entero conozca Mi misericordia; deseo conceder gracias inimaginables a las almas que confían en Mi misericordia

(de la Hoja Dominical eslovena “Oznanilo” (Anuncio) texto en español del Diario de Santa Faustina) de Corazón católico

martes, 26 de abril de 2011

Jornadas en homenaje a Juan Pablo II en la Universidad Austral



Ante la próxima beatificación del Papa Juan Pablo II el Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad Austral organiza unas jornadas en su homenaje, que tendrán lugar los próximos 27 y 28 de abril. Éstas consistirán en una jornada interreligiosa y una jornada académica, acompañada de testimonios sobre quien ocupó la sede San Pedro durante 27 años. Ambas jornadas tendrán lugar desde las 18 en el auditorio de la sede central de la Universidad.

(me disculpo por esta publicacion tardia, pero acabo de enterarme. Gracias Irene!)



PR O G R A M A


27 de abril: Jornada Interreligiosa
Apertura
Saludo del S. E. Jacek Bazanski, Embajador de la República de Polonia
Panel Interreligioso
Rabino Skorka (Rector del Seminario Rabínico Latino-Americano)
Ricardo Elía (Secretario de Cultura del Centro Islámico de la República Argentina)
Pbro. Dr. Víctor Manuel Fernández (a cargo del rectorado de la Universidad Católica Argentina)
Arzobispo Kissag Mouradian. Primado de la Iglesia Apostólica Armenia
Coordinador: Dr. Roberto Bosca

28 de abril: Jornada Académica
Primer panel
Ignacio Ibarzábal
Prof. Teresa Velasco Suárez
Segundo panel
Monseñor Mariano Fazio - Vicario del Opus Dei en Argentina
Dra. Ana María Sanguinetti
Lic. Alberto Fariña Videla
Dr. Gabriel F. Limodio (Decano de la Facultad de Derecho de UCA)
Coordinador
Dr. Alfonso Santiago


Cierre testimonial
Dra. Alejandra Vanney

Diario de Santa Faustina Kowalska – citas directas a la Coronilla (Rosario) de la Misericordia (2)


Diario de Santa Faustina Kowalska – citas directas a la Coronilla (Rosario) de la Misericordia (2)



“A la mañana siguiente cuando muy temprano entré en nuestra capilla escuché esta voz:


Cuantas veces entres en esta capilla reza enseguida la oración que te enseñe ayer. Cuando recé esta plegaria, oí en el alma estas palabras: Esta oración es para aplacar mi ira, la rezarás durante nueve días con un rosario común de la siguiente manera: primero rezarás una vez el Padre Nuestro y el Ave María y el Credo, después en las cuentas correspondientes al Padre nuestro, dirás las siguientes palabras, Padre eterno Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación por nuestros pecados y los del mundo entero; en las cuentas del Ave María dirás las siguientes palabras: Por su dolorosa Pasión ten misericordia de nosotros y del mundo entero. Para terminar dirás tres veces estas palabras: Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.”

(de la Hoja Dominical eslovena “Oznanilo” (Anuncio) texto en español del Diario de Santa Faustina)

lunes, 25 de abril de 2011

Banco de fotografías de la beatificación del Venerable Juan Pablo II



El Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales publica una noticia extraordinaria, verdaderamente novedosa, una iniciativa fantástica: (ya hay disponibles 70 fotografías de la Capilla Sixtina!!)

“El Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, a través del Directorio Global de medios católicos de comunicación http://www.intermirifica.net/ ha puesto en marcha un banco de fotografías online donde se ofrecerán imágenes fotográficas de las ceremonias de beatificación del Papa Juan Pablo II.

Las fotos serán tomadas por dos sacerdotes fotógrafos durante la Vigilia de oración el 30 de abril, la ceremonia de beatificación el 1 de mayo y la misa de acción de gracias el 2 de mayo; y serán publicadas en estos sitios:

https://picasaweb.google.com/intermirifica.net

http://www.flickr.com/groups/intermirificanet

Se trata de un servicio gratuito pensado sobre todo para las publicaciones eclesiales, boletines, sitios web eclesiales y comisiones episcopales de comunicación que no podrán estar presentes físicamente en Roma”


(Información suministrada por el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales)

Encuentro de blogueros en Roma




Les comunico una gran alegría (con un poco de atraso ;) : que mi blog Pensamientos de Juan Pablo II ha sido invitado (o sorteado? no lo se porque algunos fueron sorteados) para participar personalmente en el Encuentro de blogueros, que se realizará el próximo lunes 2 de mayo en Roma. Fueron recibidas 750 solicitudes y según informaban del Pontificio Consejo de Comunicaciones Sociales ha sido una “difícil selección para ofrecer, en la medida de lo posible, un cuadro representativo y general de la “blogosfera

Es alentador analizar que realmente han sido invitados blogueros de las mas diversas procedencias cubriendo un amplísimo espectro de temas donde encontramos “algunos bloggers famosos y otros principiantes; algunos institucionales, otros personales; donde están aquellos que relatan historias personales y otros que narran hechos y sucesos locales e internacionales….. Ha sido emocionante sentirse involucrado en sus historias: las alegrías de la paternidad, las esperanzas de los jóvenes, el dolor de la muerte, el miedo al cambio; sin dejar de mencionar el entusiasmo y las campañas que llevan adelante para promover, en modo particular, la Nueva Evangelización. Para la primera selección se ha tenido que asegurar una presencia diversificada, mientras que para la selección final hemos realizado un sorteo numerando cada Blogger y extrayendo al azar algunos nombres

Indudablemente estoy entre los principiantes si analizamos algunos de los blogs con contenidos y análisis riquísimos, pero claro, en mi caso, el entusiasmo es lo que me lleva a propagar el pensamiento de Juan Pablo II y su mensaje que trascendió todas las fronteras entre creyentes y no creyentes.



Creo que no hace falta decir que publicaré mi “Diario” de la beatificación desde Roma en este blog principal, (como siempre sin fotografías – a mi regreso! - y sin acentos ;) de estos días tan especiales en Roma.

Diario de Santa Faustina Kowalska – citas a la Coronilla (Rosario) de la Divina Misericordia (1)




Diario de Santa Faustina Kowalska – citas directas a la Coronilla (Rosario) de la Misericordia (1)



“Cuando así rezaba vi la impotencia del ángel que no podía cumplir el justo castigo que correspondia por los pecados. Nunca antes habia rogado con tal potencia interior como entonces. Las palabras con las que suplicaba a Dios eran las siguientes: Padre Eterno, te ofrezco el Alma y la Divinidad de tu Amadisimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, por nuestros pecados y los del mundo entero. Por su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros.” (Diario de Santa Faustina Kowalska, 475)





(de la Hoja Dominical en idioma esloveno “Oznanilo” (Anuncio) texto en español del Diario de Santa Faustina)

Semana de homenaje a Juan Pablo II en Tucumán




Organizadas por Acción Católica Argentina, Humanitas Sapientia,
Cátedra Juan Pablo II, Ágape y el Arzobispado de Tucumán comienzan hoy en la sede de la Federación Económica Tucumán, San Martín 427, Tucumán, las jornadas de cuatro días dedicadas a Juan Pablo II.


La entrada es libre y gratuita y el inicio del programa es a las 21.00hs.

Las conferencias a presentar son las siguientes:

Hoy lunes 25 de abril: "Persona y Misterio en Juan Pablo II", a cargo de la Doctora en Filosofía Ruth Ramasco de Monzón.


Mañana martes 26 de abril: "Acercamiento a la teología de la Redención", por el Doctor en Petrología Pbro. Edgardo Morales.


El miércoles 27 de abril: "La Iglesia en la Visión de Juan Pablo II", por el arzobispo de Tucumán, Monseñor Luis Héctor Villalba.


El jueves 28 de abril: "Las familias tucumanas rinden honor a Juan Pablo II", en una jornada dedicada a actividades culturales con una concentración en la Plaza Independencia, concierto de la Banda de Música Municipal, proyección de videos y muestra fotogràfica en la FET.

domingo, 24 de abril de 2011

"No está aquí. Ha resucitado".



"No os asustéis. ¿Buscáis a Jesús el Nazareno, el crucificado? No está aquí. Ha resucitado" (Mc 16,6).


“Esta desconcertante noticia, destinada a cambiar el rumbo de la historia, desde entonces sigue resonando de generación en generación: anuncio antiguo y siempre nuevo. Ha resonado una vez más en esta Vigilia pascual, madre de todas las vigilias, y se está difundiendo en estas horas por toda la tierra.”
(Juan Pablo II Vigilia Pascual - Sábado, 19 de abril de 2003)


MUY FELIZ PASCUA DE RESURRECCION A TODOS!!!

sábado, 23 de abril de 2011

¡Oh sublime misterio de esta Noche Santa!




“¡Oh sublime misterio de esta Noche Santa!


Noche en la cual revivimos ¡el extraordinario acontecimiento de la Resurrección! Si Cristo hubiera quedado prisionero del sepulcro, la humanidad y toda la creación, en cierto modo, habrían perdido su sentido. Pero Tú, Cristo, ¡has resucitado verdaderamente!


Entonces se cumplen las Escrituras que hemos escuchado de nuevo en la liturgia de la Palabra, recorriendo las etapas de todo el designio salvífico. Al comienzo de la creación "Vio Dios todo lo que había hecho: y era muy bueno" (Gn 1,31). A Abrahán había prometido: "Todos los pueblos del mundo se bendecirán con tu descendencia" (Gn 22,18). Se ha repetido uno de los cantos más antiguos de la tradición hebrea, que expresa el significado del antiguo éxodo, cuando "el Señor salvó a Israel de las manos de Egipto" (Ex 14,30). Siguen cumpliéndose en nuestros días las promesas de los Profetas: "Os infundiré mi espíritu, y haré que caminéis..." (Ez 36,27).

En esta noche de Resurrección todo vuelve a empezar desde el "principio"; la creación recupera su auténtico significado en el plan de la salvación. Es como un nuevo comienzo de la historia y del cosmos, porque "Cristo ha resucitado, primicia de todos los que han muerto" (1 Co 15,20). Él, "el último Adán", se ha convertido en "un espíritu que da vida" (1 Co 15,45).


El mismo pecado de nuestros primeros padres es cantado en el Pregón pascual como "felix culpa", "¡feliz culpa que mereció tal Redentor!". Donde abundó el pecado, ahora sobreabundó la Gracia y "la piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular" (Salmo resp.) de un edificio espiritual indestructible.


En esta Noche Santa ha nacido el nuevo pueblo con el cual Dios ha sellado una alianza eterna con la sangre del Verbo encarnado, crucificado y resucitado.”



Quien vive la fe sin amor no está preparado para la boda



“Jesús nos…. espera. Y nosotros…. sentimos en nuestro interior el impulso de ir a su encuentro? ¿Anhelamos su cercanía, ese ser uno con él, que se nos regala en la Eucaristía? ¿O somos, más bien, indiferentes, distraídos, ocupados totalmente en otras cosas?
Por las parábolas de Jesús sobre los banquetes, sabemos que él conoce la realidad de que hay puestos que quedan vacíos, la respuesta negativa, el desinterés por él y su cercanía. Los puestos vacíos en el banquete nupcial del Señor, con o sin excusas, son para nosotros, ya desde hace tiempo, no una parábola sino una realidad actual, precisamente en aquellos países en los que había mostrado su particular cercanía.
Jesús también tenía experiencia de aquellos invitados que vendrían, sí, pero sin ir vestidos con el traje de boda, sin alegría por su cercanía, como cumpliendo sólo una costumbre y con una orientación de sus vidas completamente diferente. San Gregorio Magno, en una de sus homilías se preguntaba: ¿Qué tipo de personas son aquellas que vienen sin el traje nupcial? ¿En qué consiste este traje y como se consigue? Su respuesta dice así: Los que han sido llamados y vienen, en cierto modo tienen fe. Es la fe la que les abre la puerta. Pero les falta el traje nupcial del amor. Quien vive la fe sin amor no está preparado para la boda y es arrojado fuera. La comunión eucarística exige la fe, pero la fe requiere el amor, de lo contrario también como fe está muerta.”


viernes, 22 de abril de 2011

La Hora de la Misericordia



“La hora de la agonía de Jesús, es decir, las tres de la tarde, es un tiempo muy especial en la devoción a la Divina Misericordia. En esta hora procuramos permanecer en espíritu al pie de la Cruz de Cristo, a fin de suplicar la misericordia para uno mismo y para el mundo entero en virtud de los méritos de su Pasión. Sobre esta hora de la Misericordia, el Señor dijo a Sor Faustina: A las tres, ruega por Mi misericordia, en especial para los pecadores y aunque sólo sea por un brevísimo momento, sumérgete en Mi Pasión, especialmente en Mi abandono en el momento de Mi agonía. Ésta es la hora de la gran misericordia para el mundo entero (Diario 1320). Cabe esclarecer aquí, que no se trata de una hora exacta de reloj (60 minutos), sino que se trata de tener presente el momento de la agonía de Jesús en la cruz, es decir, de acompañarle rezando a las tres de la tarde.



Jesús no propone una oración concreta para esta hora de las 3 de la tarde; más bien dijo que se podía, por ejemplo, rezar el Via Crucis, hacer la visita al Santísimo Sacramento, y si el tiempo no lo permite debido a las obligaciones, al menos, durante unos momentos, allí donde estemos, hay que tratar de unirse con Él cuando agoniza en la Cruz, aunque sólo sea por un breve momento. El objeto de esta oración es el misterio de la Pasión de Cristo. Esta oración en la Hora de la Misericordia debe cumplir ciertas condiciones.”

Novena a la Divina Misericordia

Sor Faustina escribió en su Diario


"El Señor me pidió que rezara este rosario (la coronilla) durante los nueve días que preceden a la Fiesta de la Misericordia, comenzando el día de Viernes Santo. Entonces, me dijo: Por esta novena concederé todas las gracias posibles a las almas (11, 197)




Tiene Indulgencia Plenaria, establecida por Juan Pablo II para toda la Iglesia el segundo Domingo de Pascua, tal como pidió Jesús en el Diario de Santa Faustina.


Hoy viernes Santo comienza la novena a la Divina Misericordia que se cumple rezando la “Coronilla” y agregando las oraciones que podemos tomar de la pagina de Corazones.org o la de EWTN).


En la pagina de la congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia puede seguirse el audio de la Coronilla que se reza en el Santuario de Lagiewniki (en polaco, pero generalmente se reza una decena en español, otra en ingles y una en italiano – la primera y la ultima en polaco)

Viernes Santo …..Jesús y nuestras cárceles externas e internas

Mt 25:35 “porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; 25:36 desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver”.




En el Ángelus del 9 de julio del 2000 Año jubilar el Papa Juan Pablo II comunicaba con alegría que aquella mañana se había encontrado con los detenidos de la cárcel "Regina Coeli" para celebrar con ellos el jubileo. “Ha sido un momento de oración y de humanidad muy emotivo” - decía el Papa y agregaba “ Leyendo en sus ojos, he tratado de intuir los sufrimientos, los anhelos y las esperanzas de cada uno. Sabía que en ellos encontraba a Cristo, que en el Evangelio se identificó con los detenidos hasta el punto de decir: "Estuve (...) en la cárcel y vinisteis a verme" (Mt 25, 36).

“"Estuve (...) en la cárcel..." (Mt 25, 35-36) - Estas palabras de Cristo ….- decia el Papa en la Homilia - nos traen a la mente la imagen de Cristo que estuvo efectivamente en la cárcel. Nos parece volverlo a ver en la tarde del Jueves santo en Getsemaní: él, la inocencia personificada, escoltado como un malhechor por los esbirros del Sanedrín, capturado y llevado ante el tribunal de Anás y Caifás. Siguen las largas horas de la noche a la espera del juicio ante el tribunal romano de Pilato. El juicio tiene lugar la mañana del Viernes santo en el pretorio: Jesús está de pie ante el procurador romano, que lo interroga. Sobre su cabeza pende la demanda de condena a muerte mediante el suplicio de la cruz. Lo vemos luego atado a un palo para la flagelación. Sucesivamente es coronado de espinas... "Ecce homo", "He aquí al hombre". Pilato pronunció esas palabras, tal vez esperando que se produjera una reacción de humanidad en los presentes. La respuesta fue: "¡Crucifícalo, crucifícalo!" (Lc 23, 21). Y cuando, por fin, le quitaron las cuerdas de las manos, fue para clavarlas en la cruz.

[…]

"Estuve (...) en la cárcel, y vinisteis a verme" (Mt 25, 35-36). Pide que lo vean en vosotros, como en muchas otras personas afectadas por diversas formas de sufrimiento humano: "Cuantas veces hicisteis eso a uno de estos mis hermanos menores, a mí me lo hicisteis" (Mt 25, 40). Se puede decir que estas palabras contienen el "programa" del jubileo en las cárceles, que hoy celebramos. Nos invitan a vivirlo como compromiso en favor de la dignidad de todos, la dignidad que brota del amor de Dios a toda persona humana.

[…]

En el centro de este jubileo está Cristo, el detenido; al mismo tiempo, está Cristo, el legislador. Él es el que establece la ley, la proclama y la consolida. Sin embargo, no lo hace con prepotencia, sino con mansedumbre y con amor. Cura lo que está enfermo, fortalece lo que está quebrado. Donde arde aún una tenue llama de bondad, la reaviva con el soplo de su amor. Proclama con fuerza el derecho, pero cura las heridas con el bálsamo de la misericordia.


"sacar de las cárceles a los presos" (Is 42, 7)…... La "cárcel" de la que el Señor viene a sacarnos es, en primer lugar, aquella en la que se encuentra encadenado el espíritu. La cárcel del espíritu es el pecado. ¡Cómo no recordar, a este respecto, aquellas profundas palabras de Jesús: "En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado"! (Jn 8, 34). Esta es la esclavitud de la que él vino en primer lugar a librarnos. En efecto, dijo: "Si permanecéis en mi palabra, seréis en verdad discípulos míos y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres" (Jn 8, 31).


De esta esclavitud viene a librarnos el Espíritu de Dios. Él, que es el Don por excelencia que nos obtuvo Cristo, "viene en ayuda de nuestra flaqueza, (...) abogando por nosotros con gemidos inenarrables" (Rm 8, 26). Si seguimos sus inspiraciones, produce nuestra salvación integral, "la adopción, la redención de nuestro cuerpo" (Rm 8, 23).


Así pues, es preciso que sea él, el Espíritu de Jesucristo, quien actúe en vuestro corazón, queridos hermanos y hermanas detenidos. Es necesario que el Espíritu Santo penetre totalmente en esta cárcel en la que nos encontramos y en todas las prisiones del mundo. Cristo, el Hijo de Dios, quiso ser detenido, dejó que le ataran las manos y luego las clavaran en la cruz, precisamente para que el Espíritu pudiera llegar al corazón de todo hombre. También donde los hombres están encerrados con los cerrojos de las cárceles, según la lógica de una justicia humana, por lo demás necesaria, es preciso que sople el Espíritu de Cristo, Redentor del mundo…. “

jueves, 21 de abril de 2011

“No permitas que nos convirtamos en no-pueblo”

Los que antes erais no-pueblo, ahora sois pueblo de Dios, los que antes erais no compadecidos. ahora sois objeto de compasión.” (1 P 2, 9-10).



“El Bautismo y la Confirmación constituyen el ingreso en el Pueblo de Dios, que abraza todo el mundo; la unción en el Bautismo y en la Confirmación es una unción que introduce en ese ministerio sacerdotal para la humanidad. Los cristianos son un pueblo sacerdotal para el mundo. Deberían hacer visible en el mundo al Dios vivo, testimoniarlo y llevarle a Él. Cuando hablamos de nuestra tarea común, como bautizados, no hay razón para alardear. Eso es más bien una cuestión que nos alegra y, al mismo tiempo, nos inquieta: ¿Somos verdaderamente el santuario de Dios en el mundo y para el mundo? ¿Abrimos a los hombres el acceso a Dios o, por el contrario, se lo escondemos? Nosotros –el Pueblo de Dios– ¿acaso no nos hemos convertido en un pueblo de incredulidad y de lejanía de Dios? ¿No es verdad que el Occidente, que los países centrales del cristianismo están cansados de su fe y, aburridos de su propia historia y cultura, ya no quieren conocer la fe en Jesucristo? Tenemos motivos para gritar en esta hora a Dios: “No permitas que nos convirtamos en no-pueblo..” Haz que te reconozcamos de nuevo. Sí, nos has ungido con tu amor, has infundido tu Espíritu Santo sobre nosotros. Haz que la fuerza de tu Espíritu se haga nuevamente eficaz en nosotros, para que demos testimonio de tu mensaje con alegría.”



Novena pre-beatificación del Venerable Juan Pablo II (9)



Inspirada en la pagina web de la Fundación Juan Pablo II


9º dia
Tema “La Eucaristía

“La Eucaristía nació la noche del Jueves Santo en el contexto de la cena pascual. Por tanto, conlleva en su estructura el sentido del convite: «Tomad, comed... Tomó luego una copa y... se la dio diciendo: Bebed de ella todos...» (Mt 26,26.27).

La Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del misterio de la Iglesia. Ésta experimenta con alegría cómo se realiza continuamente, en múltiples formas, la promesa del Señor: « He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo » (Mt 28, 20); en la sagrada Eucaristía, por la transformación del pan y el vino en el cuerpo y en la sangre del Señor, se alegra de esta presencia con una intensidad única.

Cuando la Iglesia celebra la Eucaristía, memorial de la muerte y resurrección de su Señor, se hace realmente presente este acontecimiento central de salvación y « se realiza la obra de nuestra redención ».(11) Este sacrificio es tan decisivo para la salvación del género humano, que Jesucristo lo ha realizado y ha vuelto al Padre sólo después de habernos dejado el medio para participar de él, como si hubiéramos estado presentes.

Deseo, una vez más, llamar la atención sobre esta verdad, poniéndome con vosotros, mis queridos hermanos y hermanas, en adoración delante de este Misterio: Misterio grande, Misterio de misericordia. ¿Qué más podía hacer Jesús por nosotros? Verdaderamente, en la Eucaristía nos muestra un amor que llega « hasta el extremo » (Jn 13, 1), un amor que no conoce medida.
(Juan Pablo II Encíclica Ecclesia de Eucharistia 17 de abril 2003)


Oración

Mane nobiscum, Domine! Como los dos discípulos del Evangelio, te imploramos, Señor Jesús: quédate con nosotros.
Ampáranos en el cansancio, perdona nuestros pecados, orienta nuestros pasos por la vía del bien.
Bendice a los niños, a los jóvenes, a los ancianos, a las familias y particularmente a los enfermos. Bendice a los sacerdotes y a las personas consagradas. Bendice a toda la humanidad.
En la Eucaristía te has hecho "remedio de inmortalidad": danos el gusto de una vida plena, que nos ayude a caminar sobre esta tierra como peregrinos seguros y alegres, mirando siempre hacia la meta de la vida sin fin.
Quédate con nosotros, Señor! Quédate con nosotros! Amén

(Juan Pablo II celebración de la Santa Misa, Homilía con ocasión del comienzo del Año de la Eucaristía - Domingo 17 de octubre de 2004)

Padre nuestro, Ave Maria, Gloria
Letanías a Jesús Misericordioso

miércoles, 20 de abril de 2011

Novena pre-beatificación del Venerable Juan Pablo II (8)


Plan de la novena : Santa Misa, homilía, Adoración, Novena, Proyección de película
Inspirada en la pagina web de la Fundación Juan Pablo II

8º dia
Tema “Maria”

Nostras deprecationes ne despicias in necessitatibus, sed a periculis cunctis libera nos semper, Virgo gloriosa et benedicta.

(«No deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos siempre de todo peligro, oh Virgen gloriosa y bendita»).


¡Madre de la Iglesia de Monteclaro! Una vez más me consagro a Ti "en tu materna esclavitud de amor: Totus tuus! ¡Soy todo tuyo! Te consagro la Iglesia entera, en todas partes, hasta los confines de la tierra. Te consagro la humanidad; te consagro los hombres, mis hermanos. Todos los pueblos y naciones. Te consagro Europa y todos los continentes. Te consagro Roma y Polonia unidas, a través de tu siervo, por un nuevo vínculo de amor.
Madre, ¡acepta!
Madre, ¡no nos abandones!
Madre, ¡guíanos Tú!


PEREGRINACIÓN APOSTÓLICA A POLONIA
(Alocución del Papa Juan Pablo II en su despedida del Santuario de Jasna Gora el Miércoles 6 de junio de 1979)


Oración
Madre de la Sabiduría, enséñanos a crear una cultura y una civilización que, basándose en las leyes de Dios, sepan servir al hombre. Enséñanos el espíritu de reconciliación y perdón. Haz que no escapemos ante las nuevas tareas. Toda la realidad contemporánea espera la evangelización plena. Deseamos ser, cada uno a su modo, misioneros de esta obra junto con Cristo, santificador y transformador de este mundo.
Guíanos hacia tu Hijo, reconcílianos con él, encomiéndanos a él y devuélvenos a él.
Amén.

martes, 19 de abril de 2011

Coronilla a la Divina Misericordia

De la pagina de la Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia.
CORONILLA A LA DIVINA MISERICORDIA


(se reza con las cuentas del rosario)


Al comienzo:

Padre nuestro, que estás en el cielo, santifica- do sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros per- donamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.



Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.


Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, La Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.



Al comienzo de cada decena (1 vez):

Padre Eterno, Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero.



En cada cuenta de la decena (10 veces):

Por Su dolorosa Pasión,ten misericordia de nosotrosy del mundo entero.


Al terminar (3 veces):

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.
______________________


Imprimatur:

Franciszek cardenal Macharski, Cracovia, 1 de Agosto de 1994

Novena pre-beatificación del Venerable Juan Pablo II (7)




Plan de la novena : Santa Misa, homilía, Adoración, Novena, Proyección de película
Inspirada en la pagina web de la Fundación Juan Pablo II

7º dia
Tema La Misericordia

Queremos dar gracias al Señor por su amor, que es más fuerte que la muerte y que el pecado. Ese amor se revela y se realiza como misericordia en nuestra existencia diaria, e impulsa a todo hombre a tener, a su vez, "misericordia" hacia el Crucificado. ¿No es precisamente amar a Dios y amar al próximo, e incluso a los "enemigos", siguiendo el ejemplo de Jesús, el programa de vida de todo bautizado y de la Iglesia entera?
(de la homilía de la Celebración eucarística del Papa Juan Pablo II el Domingo de la Misericordia Divina 22 de abril de 2001)

“El hombre —todo hombre— es este hijo pródigo: hechizado por la tentación de separarse del Padre para vivir independientemente la propia existencia; caído en la tentación; desilusionado por el vacío que, como espejismo, lo había fascinado; solo, deshonrado, explotado mientras buscaba construirse un mundo todo para sí; atormentado incluso desde el fondo de la propia miseria por el deseo de volver a la comunión con el Padre. Como el padre de la parábola, Dios anhela el regreso del hijo, lo abraza a su llegada y adereza la mesa para el banquete del nuevo encuentro, con el que se festeja la reconciliación.”
Juan Pablo II, Exhortación Apostólica Reconciliatio et paenitentia, 02 de diciembre 1984


Oración:
"Jesús, en ti confío". Esta jaculatoria, que rezan numerosos devotos, expresa muy bien la actitud con la que también nosotros queremos abandonarnos con confianza en tus manos, oh Señor, nuestro único Salvador. Tú ardes del deseo de ser amado, y el que sintoniza con los sentimientos de tu corazón aprende a ser constructor de la nueva civilización del amor. Un simple acto de abandono basta para romper las barreras de la oscuridad y la tristeza, de la duda y la desesperación. Los rayos de tu misericordia divina devuelven la esperanza, de modo especial, al que se siente oprimido por el peso del pecado. .(...)
María, Madre de misericordia, haz que mantengamos siempre viva esta confianza en tu Hijo, nuestro Redentor. Ayúdanos también tú, santa Faustina, que hoy recordamos con particular afecto. Fijando nuestra débil mirada en el rostro del Salvador divino, queremos repetir contigo: "Jesús, en ti confío". Hoy y siempre. Amén.





Padre nuestro, Ave Maria, Gloria
Letanías a Jesús Misericordioso

lunes, 18 de abril de 2011

La Fiesta de la Misericordia - breve historia de sus comienzos



La fiesta de la Misericordia que se celebra el primer domingo después de Pascua, segundo domingo de Pascua, y que actualmente se conoce como el Domingo de la Divina Misericordia, la inscribió en el calendario litúrgico el cardenal Francisco Macharski sucesor del Arzobispo Karol Wojtyla, para la Arquidiócesis de Cracovia (1985) y a continuación algunos obispos polacos lo hicieron en sus diócesis. A petición del Episcopado de Polonia, el Papa Juan Pablo II, en 1995, instituyó esta fiesta en todas las diócesis de Polonia y el día de la canonización de Sor Faustina, el 30 de abril de 2000, el Papa la instituyó esta fiesta para toda la Iglesia:



La inspiración que condujo a la institución de esta fiesta en la Iglesia procedía del deseo que Jesús había comunicado a Sor Faustina. Jesús le dijo: Deseo que el primer domingo después de la Pascua de Resurrección sea la Fiesta de la Misericordia (Diario 299). Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea refugio y amparo para todas las almas y, especialmente, para los pobres pecadores. Ese día están abiertas las entrañas de Mi misericordia. Derramo todo un mar de gracias sobre las almas que se acercan al manantial de Mi misericordia. El alma que se confiese y reciba la Santa Comunión obtendrá el perdón total de las culpas y de las penas. En ese día están abiertas todas las compuertas divinas a través de las cuales fluyen las gracias (Diario 699). En diversas apariciones, el Señor reveló, no sólo cuándo había que celebrarse la fiesta en el calendario litúrgico de la Iglesia, sino también el motivo y el propósito de su institución, cómo preparar la fiesta, cómo debía ser su celebración y habló también de las grandes promesas asociadas con la fiesta”

domingo, 17 de abril de 2011

¿Quién es Jesucristo?

Fotografia de Wikipedia - Giotto di Bondone (1267-1337), Cappella Scrovegni a Padova, Vida de Cristo, Entrada a Jerusalen


“Aquellos que al ver a Jesús preguntaban: “¿Quién es éste?”, sólo hallarán una respuesta completa si siguen sus pasos durante los días decisivos de su muerte y resurrección. También vosotros, jóvenes, alcanzaréis la comprensión plena del significado de vuestra vida, de vuestra vocación, mirando a Cristo muerto y resucitado. Añadid, pues, al natural atractivo que Cristo despierta en vuestros corazones –y que aquellos jóvenes de Jerusalén expresaron con el entusiasmo de su Hosanna– la consideración atenta y reposada de los acontecimientos de la Semana Santa. […]


¿Quién es Jesucristo?

podríamos preguntarnos de nuevo, como aquellos que lo vieron entrar en Jerusalén.

Jesucristo, “siendo de naturaleza divina, no consideró como presa codiciada el ser igual a Dios. Por el contrario, se anonadó a Sí mismo tomando la forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres” (Flp 2, 6-7).

Jesucristo es por tanto verdadero Dios, Hijo de Dios, el cual, habiendo asumido la naturaleza humana, se hizo hombre. Vivió sobre esta tierra como Hijo del hombre. Y en El, precisamente en cuanto Hijo del hombre, tuvo cumplimiento la figura del Siervo de Yavé, anunciado por Isaías.

Mientras Jesús hace su entrada en Jerusalén montado sobre un borrico, nosotros nos seguimos preguntando, como lo haría seguramente aquella muchedumbre que le rodeaba: ¿Qué ha hecho Jesucristo en su vida?

Vienen entonces a nuestra memoria aquellas síntesis de su actividad misionera, densas en su brevedad, que nos ofrecen los textos inspirados: “Hacía y enseñaba” (cf. Hch 1, 1); “Pasó haciendo el bien... a todos...” (cf. Ibíd., 10, 38); “¡Jamás un hombre ha hablado como habla este hombre!” (Jn 7, 46). Y no obstante, todas nuestras respuestas sobre Jesús serían incompletas, si no habláramos de su muerte en la cruz. En la cruz la vida de Cristo cobra todo su sentido: la muerte es el acto fundamental de la vida de Cristo. Por eso, el texto de San Pablo responde bien a la pregunta antes formulada:

“Mostrándose igual que los demás hombres, se humilló a Sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte y muerte de cruz” (Flp 2, 7-8).

El centro de toda la vida de Cristo es su muerte en la cruz: ése es el acto fundamental y definitivo de su misión mesiánica. En esta muerte se cumple “su hora” (cf. Jn 18, 37). Cristo toma nuestra carne, nace y vive entre los hombres, para morir por nosotros.

Es importante subrayar la afirmación paulina: Cristo “se humilló a Sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte”. No es lícito medir la muerte de Cristo con la medida corriente de la debilidad y limitación humanas. Debe mirarse con la verdadera medida de la obediencia salvífica. Su muerte no es sólo el término de la vida. Cristo se hace libremente obediente hasta la muerte de cruz, para dar con su muerte un nuevo inicio a la vida: “Ya que así como la muerte vino por un hombre, también por un hombre debe venir la resurrección de los muertos. Y así como en Adán mueren todos, así también todos serán vivificados en Cristo” (1Co 15, 21-22).

sábado, 16 de abril de 2011

Novena pre-beatificación del Venerable Juan Pablo II (6)




Inspirada en la pagina web de la Fundación Juan Pablo II


6to dia

Tema “El pecado” El mayor sufrimiento de la humanidad y de cada persona en particular es el pecado. No es posible imaginar un dolor mayor para el alma que sumergirla en un pecado grave.

El pecado no termina en los límites de la conciencia humana, no se cierra en ella. Por definición intrínseca implica una referencia: la referencia a Dios. Sin embargo, esta referencia es salvífica. Significa que yo ―hombre― no quedo solo con mi culpa. Y Dios, que en cierto sentido es testigo "ocular" de mi pecado (ocular aunque invisible), está cerca de mi no sólo para juzgar. ¡Ciertamente, me juzga! Me juzga con el mismo juicio interior de mi conciencia (si ésta no se ha vuelto sorda o deformada). Sin embargo, el mismo juicio ya es salvífico. Mediante el hecho de llamar al mal con su verdadero nombre, rompo, en cierto sentido, con él, lo mantengo a cierta distancia de mí, aun cuando al mismo tiempo sé que este mal, el pecado, no deja de ser mi pecado. Pero aun cuando mi pecado es contra Dios, Dios no está contra mí. En el momento de la tensión interior de la conciencia humana, Dios no proclama su sentencia. No condena. Dios espera a que yo me vuelva a Él como a la justicia amorosa, como al Padre, del modo que enseña la parábola del hijo pródigo. Para que le "descubra" el pecado. Y me confíe a Él. De este modo, desde el examen de conciencia pasamos a lo que constituye la sustancia misma de la conversión y de la reconciliación con Dios.” Juan Pablo II, Angelus, 23 de febrero 1986

Oremos

Dios nuestro Padre, el pecado es el aguijón que hiere y mata la vida de gracia. Sin embargo, si el hombre confiesa su pecado, Tu justicia salvífica está dispuesta a purificarlo radicalmente. Sabemos que el sufrimiento es el camino hacia Ti. Tu hijo que atravesó el sufrimiento voluntario y muerte en la cruz tomo sobre si todos los males del pecado para darle un nuevo sentido al sufrimiento y mostrarnos el camino hacia el Amor. En nombre de ese Amor te suplicamos la elevación a los altares del Siervo de Dios Juan Pablo II y que por su intercesión nos concedas la gracia de ………Por Cristo Nuestro Señor. Amen


Padre nuestro, Ave Maria, Gloria Letanías a Jesús Misericordioso

Feliz cumpleaños Santo Padre Benedicto XVI


Joseph Aloysius Ratzinger, nombre de pila de Benedicto XVI nació en Marktl am Inn (Baviera, Alemania), el 16 de abril de 1927.



Un año más de su vida que nos dona la Divina Providencia. Y cuente con nuestras oraciones para que sean muchos más, con salud, energía y bendición para que nos siga regalando sus sabias palabras de maestro, Maestro de verdad, con mayúscula por el valor de su mensaje.


Recordamos con emoción algunas de sus primeras palabras en la Sede de Pedro: “… esta íntima gratitud por el don de la misericordia divina prevalece en mi corazón, a pesar de todo”… “A pesar de todo…” dijo Usted…cuanto peso adicional se le venia encima!!! Sin haberlo esperado o si? al menos intuido? después que el Papa Juan Pablo II le dijera "No es preciso que escriba la carta, pues yo quiero seguir teniéndolo conmigo hasta el final", porque no quería que usted se alejara demasiado del centro del corazón de la Iglesia, de aquellos pasillos…. de aquel entorno complejo que usted conocía tan bien……..

Cuantas miradas y pensamientos sin expresar habrá compartido con su “amado” predecesor? a quien usted seguía sintiendo tan cercano, enfrentado después con tamaña responsabilidad: “Me parece sentir su mano fuerte que estrecha la mía; me parece ver sus ojos sonrientes y escuchar sus palabras, dirigidas en este momento particularmente a mí: "¡No tengas miedo!"” teniendo ante sus ojos el testimonio del Papa Juan Pablo II que dejaba “una Iglesia más valiente, más libre, más joven. Una Iglesia que, según su doctrina y su ejemplo, mira con serenidad al pasado y no tiene miedo al futuro” ; compartiendo su profunda fe y esperanza en el Señor : Mane nobiscum, Domine! ¡Quédate con nosotros, Señor! Esta invocación, que constituye el tema principal de la carta apostólica de Juan Pablo II para el Año de la Eucaristía, es la oración que brota de modo espontáneo de mi corazón, mientras me dispongo a iniciar el ministerio al que me ha llamado Cristo…..”


Era el Año de la Eucaristía! cuando despedíamos a nuestro querido Juan Pablo II y usted seguía sus pasos con su misma confianza en el Señor reiterando algunas de sus inolvidables palabras : “ ¡No tengáis miedo de Cristo! Él no quita nada, y lo da todo. Quien se da a él, recibe el ciento por uno. Sí, abrid, abrid de par en par las puertas a Cristo, y encontraréis la verdadera vida”, en una homilía de la cual es difícil extraer o seleccionar algo, tanto sentido y riqueza tiene todo, absolutamente todo su contenido!


Feliz día Santo Padre y bendiciones!

viernes, 15 de abril de 2011

Novena pre-beatificación del Venerable Juan Pablo II (5)



Inspirada en la pagina web de la Fundación Juan Pablo II


5to día

Tema “Los jóvenes”


“Jesús es un amigo exigente que indica metas altas, pide salir de uno mismo para ir a su encuentro, entregándole toda la vida: «quien pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará» (Mc 8,35). Esta propuesta puede parecer difícil y en algunos casos incluso puede dar miedo. Pero – os pregunto – ¿es mejor resignarse a una vida sin ideales, a un mundo construido a la propia imagen y semejanza, o más bien buscar con generosidad la verdad, el bien, la justicia, trabajar por un mundo que refleje la belleza de Dios, incluso a costa de tener que afrontar las pruebas que esto conlleva?”



“Puesto que el hombre no puede vivir ni ser comprendido sin amor, quiero invitaros a todos a crecer en humanidad, a poner como prioridad absoluta los valores del espíritu, a transformaros en “hombres nuevos”, reconociendo y aceptando cada vez más la presencia de Dios en vuestras vidas, la presencia de un Dios que es Amor; un Padre que nos ama a cada uno desde toda la eternidad, que nos ha creado por amor y que tanto nos ha amado hasta entregar a su Hijo Unigénito para perdonar nuestros pecados, para reconciliarnos con El, para vivir con El una comunión de amor que no terminará jamás. La Jornada Mundial de la Juventud tiene, pues, que disponernos a todos a acoger ese don del amor de Dios, que nos configura y que nos salva. El mundo espera con ansia nuestro testimonio de amor. Un testimonio nacido de una profunda convicción personal y de un sincero acto de amor y de fe en Cristo Resucitado. Esto significa conocer el amor y crecer en él.”


Oremos

Señor Jesucristo, conserva a todos los jóvenes en tu amor.Haz que oigan tu voz y crean en lo que dices, porque sólo tú tienes palabras de vida eterna. Enséñales cómo profesar su fe, cómo dar su amor, cómo comunicar su esperanza a los demás. Hazlos testigos convincentes de tu Evangelio, como lo fuera Juan Pablo II. Haz de ellos el nuevo pueblo de las Bienaventuranzas, para que sean la sal de la tierra y la luz del mundo. Te lo pedimos por intercesión del Papa de las Jornadas y por su intermedio te pedimos la gracia…... Por Cristo Nuestro Señor. Amen.


Padre nuestro, Ave Maria, Gloria


jueves, 14 de abril de 2011

Acción Católica Argentina 80 años


Felicitaciones a la Acción Católica Argentina en sus 80 años de servicio a la personas, a las parroquias, a las comunidades, enriqueciendo con su presencia y servicio la tarea de la Iglesia, fortaleciéndose mutuamente. Felicitaciones por estar y por perseverar en tiempos cada vez más difíciles, cada vez más desafiantes que claman por encontrar su rumbo. Es por ello que su existencia cobra cada vez mas valor.


Para este aniversario el Santo Padre Benedicto XVI hizo llegar su mensaje invitando a a intensificar el compromiso formativo “los laicos necesitan una sólida formación doctrinal, pastoral, espiritual y un adecuado acompañamiento-(documento aparecida, 212), para que, siguiendo a Cristo por el camino de la santidad y en estrecha unión con los pastores, lleven el fermento del evangelio a todos los corazones y ámbitos de la sociedad, del Mundo del Trabajo, de la Política, la Cultura y las Familias.”


Nancy Botta, Vice 2da de la Institución, en su discurso ante el XXIII Simposio Cultura y Fe “Que todos sean uno” confirma la influencia del Papa misionero Juan Pablo II en el fortalecimiento de su identidad y la toma de conciencia del valor del trabajo de los laicos, expresa: “Nuestro Papa, fiel discípulo de Jesús, misionero. Este carácter misionero de Juan Pablo, interpela nuestro estilo y ha sido y es para nosotros un ejemplo, que nos marca claramente cómo debe ser nuestro encuentro con los hombres, en cuanto a la actitud de salir al encuentro de los otros tantas veces como sea necesario, y desde el corazón. A la Acción Católica, principalmente, nos fortaleció en dos hechos bien marcados. Por un lado su propuesta de la Nueva Evangelización , llamando a renovarnos en el ardor, en los métodos y en la expresión, le significó un cambio profundo, fruto de un largo trabajo de reflexión y debate, con el objeto de insertar más dinámicamente la espiritualidad y la vida de la Institución en los desafíos de esta Nueva Evangelización. Este proceso quedó plasmado modificando el Estatuto y desarrollando nuestro Proyecto Institucional, en cuatro temas esenciales a nuestra identidad, a nuestra vocación y misión: comunión eclesial, evangelización, formación y organización, a fin de canalizar mejor, el nuevo ardor, los nuevos métodos y la nueva expresión.... Este cambio, que venía ya gestándose fue confirmado por el Santo Padre a partir de la importancia que destacó de la vocación y misión de los laicos en la vida de la Iglesia y del mundo. Juan Pablo II ha perfilado nuestra identidad de siempre aggiornada a la realidad eclesiológica de hoy, donde han florecido innumerables movimientos laicales, que en la diversidad testimonian la riqueza que suscita el Espíritu Santo.”


Yo solo agregaría que no solamente “aggiornada” sino purificada, como la mayoría de las organizaciones eclesiales, no obstante las crisis, los contratiempos y los obstáculos diarios, la Iglesia y sus comunidades continúan su camino porque “Yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo” (Mt, 28,20)

22 de octubre, memoria del Beato Juan Pablo II





22 de octubre …… recordando aquel año de 1978, cuando la Iglesia celebraba su "Jornada Misionera mundial” y un Obispo que no era romano, un Obispo hijo de Polonia daba comienzo a su pontificado. Un obispo que renunciaba a la tiara, a la cual también ya había renunciado el Papa Luciani. “Nuestro tiempo” – decía “nos invita, nos impulsa y nos obliga a mirar al Señor y a sumergirnos en una meditación humilde y devota sobre el misterio de la suprema potestad del mismo Cristo. El que nació de María Virgen, el Hijo del carpintero —como se le consideraba—, el Hijo del Dios vivo, como confesó Pedro, vino para hacer de todos nosotros «un reino de sacerdotes».


Y el lo fue! Entera y plenamente sacerdote, “un don que supera infinitamente al hombre”, "servidor de Cristo y administrador de los misterios de Dios, sacerdote mariano inmerso en la oración y la Eucaristía, un sacerdote polaco que había comenzado sus estudios abrazando la filología polaca, y quedaba prendado del “misterio de la palabra” como primer eslabón hacia el misterio de la Palabra, “esa Palabra a la cual nos referimos cada día en la oración del Ángelus”. La trágica historia de su patria interrumpió los estudios, para llevarlo a conocer el mundo del trabajo duro como obrero en una cantera de piedra, y supo entonces valorar la piedra, esa piedra que lo llevo a comprender que “ la grandeza del trabajo bien hecho es grandeza del hombre...''”(La cantera: I; Materia, I) Allí mismo se enfrento nuevamente con el sufrimiento por la muerte de un obrero, muerte que dejó esculpida en versos:
"Levantaron el cuerpo, en silencio avanzaban. Abatidos, sentían en todos el agravio..." (La cantera: IV; En memoria de un compañero de trabajo, 2.3)


Fueron años de pasión por el teatro para después descubrir que en realidad, no era esa su vocación. “La fábrica fue para mí” dice en Don y Misterio “un verdadero seminario….fue en aquellos años cuando maduró mi decisión definitiva… la tragedia de la guerra dio un tinte particular al proceso de maduración de mi opción de vida.”


Y en el otoño de 1942 dio el paso decisivo entrando al seminario, que por entonces era clandestino. Así lo explicaba: “Un día lo percibí con mucha claridad: era como una iluminación interior que traía consigo la alegría y la seguridad de una nueva vocación. Y esta conciencia me llenó de gran paz interior.”

Ordenado sacerdote el 1ro de noviembre - día de todos los Santos - de 1946 en la capilla privada de los Arzobispos de Cracovia, por quien lo había “descubierto” en los ya entonces lejanos años de Wadowice, el Príncipe Adam Sapieha, Arzobispo de Cracovia, celebro su Primera Misa otro día inusual el Día de todos los Difuntos. Mi "primera" Misa tuvo por tanto -por así decir- un carácter triple .. Celebré las tres Santas Misas en la cripta de San Leonardo, en la catedral del Wawel, en Cracovia, “impregnada, más que cualquier otro templo de Polonia, de significado histórico” …. “Al elegirla como el lugar de mis primeras Misas quise expresar un vínculo espiritual particular con los que reposan en esa catedral que, por su misma historia, es un monumento sin igual”
A un escaso mes de su ordenación dejaba por primera vez las fronteras de su patria con destino a Roma. Seria la primera lección de “Aprender Roma” de este sacerdote polaco que después de una larga y rica historia un 22 de octubre de 1978 dirigía al mundo estas palabras que ahora, mas que nunca, quedan marcadas a fuego en la historia de la Iglesia y del mundo para que las recordemos todos los días del año:


“¡No tengáis miedo de acoger a Cristo y de aceptar su potestad!
¡¡No temáis! ¡Abrid, más todavía, abrid de par en par las puertas a Cristo!
Abrid a su potestad salvadora los confines de los Estados, los sistemas económicos y los políticos, los extensos campos de la cultura. de la civilización y del desarrollo.



¡No tengáis miedo!


Cristo conoce «lo que hay dentro del hombre». ¡Sólo El lo conoce!”

miércoles, 13 de abril de 2011

Benedicto XVI Reflexión sobre la santidad


En la Audiencia General de hoy, miércoles 13 de abril 2011, el Santo Padre Benedicto XVI, al terminar una serie de catequesis sobre santos y santas, nos explicaba de qué se trata la santidad, a la cual estamos llamados todos.

“Ésta no consiste en realizar acciones extraordinarias – decía el Santo Padre - , sino en unirse a Cristo, en vivir sus misterios, en hacer propias sus actitudes, sus pensamientos y sus comportamientos. Una vida santa no es sólo fruto de un esfuerzo personal, sino también de la acción del Espíritu del Señor Resucitado, que desde el interior comunica y transforma. La raíz última de la santidad cristiana está en la gracia bautismal con la que se comunica la vida del Resucitado; no es otra cosa que la caridad vivida plenamente. Pero para que esta caridad crezca en el alma y fructifique en cada fiel se debe escuchar con gusto la palabra de Dios y, con la ayuda de su gracia, cumplir su voluntad, participar con frecuencia de los sacramentos, apoyándose en la oración, en el abnegado servicio a los hermanos y en la práctica de cada una de las virtudes. Todos estamos llamados a la santidad: ésta es la medida misma de la vida cristiana.”



(de la Audiencia General del Santo Padre Benedicto XVI en la Plaza de San Pedro, Miércoles 13 de abril de 2011)

martes, 12 de abril de 2011

Novena pre-beatificación del Venerable Juan Pablo II (4)



Inspirada en la pagina web de la Fundación Juan Pablo II

4to día

Tema “La familia”

La familia constituye uno de los bienes más preciosos de la humanidad. Entre los numerosos caminos, la familia es el primero y el más importante. Es un camino común, aunque particular, único e irrepetible, como irrepetible es todo hombre; un camino del cual no puede alejarse el ser humano. En efecto, él viene al mundo en el seno de una familia, por lo cual puede decirse que debe a ella el hecho mismo de existir como hombre. Cuando falta la familia, se crea en la persona que viene al mundo una carencia preocupante y dolorosa que pesará posteriormente durante toda la vida. La Iglesia, con afectuosa solicitud, está junto a quienes viven semejantes situaciones, porque conoce bien el papel fundamental que la familia está llamada a desempeñar.


La familia tiene su origen en el mismo amor con que el Creador abraza al mundo creado, como está expresado «al principio», en el libro del Génesis (1, 1). Jesús ofrece una prueba suprema de ello en el evangelio: «Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único» (Jn 3, 16). El Hijo unigénito, consustancial al Padre,«Dios de Dios, Luz de Luz», entró en la historia de los hombres a través de una familia: «El Hijo de Dios, con su encarnación, se ha unido, en cierto modo, con todo hombre. Trabajó con manos de hombre, ...amó con corazón de hombre. Nacido de la Virgen María, se hizo verdaderamente uno de nosotros, en todo semejante a nosotros excepto en el pecado»3. Por tanto, si Cristo «manifiesta plenamente el hombre al propio hombre»4, lo hace empezando por la familia en la que eligió nacer y crecer. Se sabe que el Redentor pasó gran parte de su vida oculta en Nazaret: «sujeto» (Lc 2, 51) como «Hijo del hombre» a María, su Madre, y a José, el carpintero. Se sabe que el Redentor pasó gran parte de su vida oculta en Nazaret: «sujeto» (Lc 2, 51) como «Hijo del hombre» a María, su Madre, y a José, el carpintero. Esta «obediencia» filial, ?no es ya la primera expresión de aquella obediencia suya al Padre «hasta la muerte» (Flp 2, 8), mediante la cual redimió al mundo?



Oración

Oh Dios, de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra; Padre, que eres Amor y Vida, haz que cada familia humana sobre la tierra se convierta, por medio de tu Hijo Jesucristo, "nacido de mujer", y mediante el Espíritu Santo, fuente de caridad divina, en verdadero santuario de la vida y del amor para las generaciones que siempre se renuevan. Te lo pedimos humildemente por intercesión de tu Siervo el Papa Juan Pablo II, infatigable defensor de los derechos de la familia, por nuestro Señor Jesucristo. Amen Padre nuestro, Ave Maria, Gloria Letanías a Jesús Misericordioso

Zenit entrevista a Mons. Slawomir Oder


Invito leer la larga y muy completa entrevista de Zenit a Mons. Slawomir Oder, publicada en tres partes, donde Mons. Oder habla de su “bellísima aventura” como Postulador de la Causa de beatificación y canonización de Juan Pablo II, de los detalles del proceso, de la vida del Papa, de su pontificado, del sufrimiento, de su sufrimiento, su testimonio de “no avergonzarse” cuando ya no podía hablar….


Zenit entrevista Mons. Oder 1ra parte

Zenit entrevista a Mons. Oder 2da parte

Zenit entrevista a Mons. Oder 3ra arte

Entrevista a Mons. Slawomir Oder – “ser Postulador fue un regalo de la Providencia”


Invito leer esta entrevista a Mons. Slawomir Oder que publica el sitio de Opus Dei y ver el corto video, que tiene un interés particular pues además de los comentarios y el fondo histórico con etapas conocidas en la vida de Karol Wojtyla vemos al Papa y escuchamos su voz hablándole a un grupo de jóvenes de su vida, su vocación, su vida de seminarista y obrero.


Hay algunas respuestas que me encantan, entr ellas esta: "Una de las cosas que más me ha sorprendido es que no me ha sorprendido casi nada. Es decir, Juan Pablo II fue transparente con su vida. No escondía nada: tal y como le veíamos, así era."

lunes, 11 de abril de 2011

«Tampoco yo te condeno. Vete, y en adelante no peques más».

Leon Wyczółkowski Crucifijo de Wawel

“Detengámonos a contemplar esta escena, donde se encuentran frente a frente la miseria del hombre y la misericordia divina, una mujer acusada de un gran pecado y Aquel que, aun sin tener pecado, cargó con nuestros pecados, con los pecados del mundo entero. Él, que se había puesto a escribir en la tierra, alza ahora los ojos y encuentra los de la mujer. No pide explicaciones. No es irónico cuando le pregunta: "Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te ha condenado?" (Jn 8, 10). Y su respuesta es conmovedora: "Tampoco yo te condeno. Vete, y en adelante no peques más" (Jn 8, 11). San Agustín, en su comentario, observa: "El Señor condena el pecado, no al pecador. En efecto, si hubiera tolerado el pecado, habría dicho: "Tampoco yo te condeno; vete y vive como quieras... Por grandes que sean tus pecados, yo te libraré de todo castigo y de todo sufrimiento". Pero no dijo eso" (In Io. Ev. tract. 33, 6). Dice: "Vete y no peques más". […]


Jesús no entabla con sus interlocutores una discusión teórica sobre el pasaje de la ley de Moisés: no le interesa ganar una disputa académica a propósito de una interpretación de la ley mosaica; su objetivo es salvar un alma y revelar que la salvación sólo se encuentra en el amor de Dios. Para esto vino a la tierra, por esto morirá en la cruz y el Padre lo resucitará al tercer día. Jesús vino para decirnos que quiere que todos vayamos al paraíso, y que el infierno, del que se habla poco en nuestro tiempo, existe y es eterno para los que cierran el corazón a su amor.


Por tanto, también en este episodio comprendemos que nuestro verdadero enemigo es el apego al pecado, que puede llevarnos al fracaso de nuestra existencia. Jesús despide a la mujer adúltera con esta consigna: "Vete, y en adelante no peques más". Le concede el perdón, para que "en adelante" no peque más. En un episodio análogo, el de la pecadora arrepentida, que encontramos en el evangelio de san Lucas (cf. Lc 7, 36-50), acoge y dice "vete en paz" a una mujer que se había arrepentido. Aquí, en cambio, la adúltera recibe simplemente el perdón de modo incondicional. En ambos casos —el de la pecadora arrepentida y el de la adúltera— el mensaje es único. En un caso se subraya que no hay perdón sin arrepentimiento, sin deseo del perdón, sin apertura de corazón al perdón. Aquí se pone de relieve que sólo el perdón divino y su amor recibido con corazón abierto y sincero nos dan la fuerza para resistir al mal y "no pecar más", para dejarnos conquistar por el amor de Dios, que se convierte en nuestra fuerza. De este modo, la actitud de Jesús se transforma en un modelo a seguir por toda comunidad, llamada a hacer del amor y del perdón el corazón palpitante de su vida. […]


en el camino cuaresmal que estamos recorriendo y que se acerca rápidamente a su fin, nos debe acompañar la certeza de que Dios no nos abandona jamás y que su amor es manantial de alegría y de paz; es la fuerza que nos impulsa poderosamente por el camino de la santidad y, si es necesario, también hasta el martirio”.