Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Diciembre 2011



martes, 29 de noviembre de 2011

Reliquia del Beato Juan Pablo II “misionero polaco” en una parroquia miguelina en Morón (2), Buenos Aires. Llegada de la reliquia

Traté de estar bien temprano para presenciar los preparativos de la llegada….allí ya estaban los niños más pequeños con sus canastitas llenas de pétalos de rosas y un nutrido número de monaguillos (niños y niñas), vestidos de blanco, esperando la comitiva, presidida por el padre párroco, que llegaría con la reliquia del Beato Juan Pablo II. Los mayores emocionados y orgullosos – no era para menos es la primer parroquia en Buenos Aires, la privilegiada receptora de la reliquia - iban siguiendo el recorrido con celulares en mano, ya están por allí, ya están por allá, ya llegan….
Llego la comitiva, adornados los autos con banderas : la albiceleste argentina, la blanco amarilla del Papa y la rojiblanca polaca …todo el espacio se llenó del repique de campanas y las bocinas de los autos acercándose….los niños todos en sus puestos preparados abriendo el camino al padre párroco, Casimiro Lorencowicz de origen polaco que traía solemnemente el relicario para ser expuesto, entronizado y venerado en su parroquia: una gota de sangre del papa polaco, su compatriota, el papa misionero, para estar allí entre los fieles de la parroquia San Jose de la diócesis de Morón, Buenos Aires, abierta a todos quienes deseen acercarse. La reliquia fue recibida con un muy bien entonado Pescador de hombres - canción tan querida por Juan Pablo II - y colocada en un pequeño altar entre el Altar principal y el Altar de la Divina Misericordia (con una reliquia de Santa Faustina). Los fieles pudieron acercarse, pero no demasiado….si bien al término de la Misa – con esa libertad a la que nos tienen acostumbrados los polacos - se permito besar la reliquia.
La misa acompañada por un buen canto y una pequeña orquesta. Note algunas características indudablemente incentivadas por el padre párroco: la participación de los fieles en el canto, siempre bien entonado – algo que no ocurre en todas las parroquias - , el orden y la participación de los niños monaguillos, la voz fuerte y segura en el canto del padre párroco – según mi experiencia una característica polaca, pareciera que todos los sacerdotes saben cantar. Nunca pregunte pero imagino que en el Seminario tendrán practicas o escuela de canto;) como sucede hasta en los rincones mas escondidos en todos los pueblos eslavos donde la cultura del canto está profundamente enraizada y los coros abundan en pueblos pequeños y grandes, escuelas y ciudades.






En una ceremonia que fue más bien intima, pero a iglesia llena, dedicada a los fieles de la parroquia, participamos de la recepción de la reliquia, la celebración eucarística y la bendición especial con la reliquia. Al término de la ceremonia fue encendida la llama de la Misericordia. De alguna manera me sentí transportada al Santuario de la Divina Misericordia de Lagiewniki, con tantos recuerdos imborrables.
Al salir del templo me encontré con un día tremendamente caluroso, pero el sol brillaba por fuera y por dentro, uno de esos días que se siente algo especial y no hay palabras para expresarlo.



La entronización solemne de la reliquia tendrá lugar el próximo domingo 4 de diciembre y estará a cargo del señor Obispo de la Diócesis de Morón.



El programa es el siguiente:
8.30 recepción
9.30 prédica del padre Rocha
11.00 Santa Misa con la entronización de la reliquia del beato Juan pablo II, presidida por Mons. Luis Guillermo Eichhorn.







Invito visitar el sitio de la Diócesis de Moron con esta noticia y más fotografías.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Primer Domingo de Adviento "Angelus Domini nuntiavit Mariae, et concepit de Spiritu Sancto".


Primer Domingo de Adviento

"Angelus Domini nuntiavit Mariae, et concepit de Spiritu Sancto"



“Nos concentramos en el contenido de estas palabras, hoy, primer domingo de Adviento.
Con este domingo comienza el nuevo año litúrgico. Se abre de nuevo, ante nosotros, la perspectiva del tiempo que la Iglesia reverencia -año tras año- con la meditación del misterio divino, que actúa en la historia del hombre y del mundo. El año litúrgico es una abreviación y una síntesis de la historia de la salvación, desde su comienzo hasta el cumplimiento definitivo. Jesucristo, que es el culmen y el centro de esta misma historia, da pleno significado a cada una de las partes del tiempo litúrgico y les confiere el orden debido.
Él es ese Jesús, cuya venida anunció el Ángel del Señor a la Virgen María, y Ella lo concibió en su seno por obra del Espíritu Santo.
Por obra del Espíritu Santo fue consagrado al Padre, en Jesucristo, el tiempo del hombre y del mundo: pasado, presente y futuro.
Por obra del Espíritu Santo fue consagrado al Padre, en Jesucristo, ese tiempo de la Iglesia que hoy, según la naturaleza cíclica del tiempo humano, comienza juntamente con el primer domingo de Adviento.
¡Entremos en este nuevo año litúrgico con fe y esperanza! ¡Entremos en él con ese amor "que se ha derramado en nuestros corazones por virtud del Espíritu Santo, que nos ha sido dado!" (Rom. 5, 5)
Ha recibido este don más plenamente la Virgen de Nazaret, que por obra del Espíritu Santo se ha convertido en Madre de Dios.”

Beato Juan Pablo II - Ángelus 29 de noviembre de 1981

sábado, 26 de noviembre de 2011

Benedicto XVI : Regresar a la centralidad de Dios


"No tendríamos que cansarnos nunca de replantear esa pregunta, de recomenzar desde Dios para devolver al ser humano la totalidad de sus dimensiones, su dignidad plena [..]
De hecho, la mentalidad difusa en nuestro tiempo que renuncia a cualquier referencia a la trascendencia, se ha demostrado incapaz de comprender y preservar lo humano. La difusión de esta mentalidad ha engendrado la crisis que vivimos hoy, que es crisis de significado de valores, antes que económica y social […]
En este marco, la cuestión de Dios es, de alguna manera, 'la cuestión de las cuestiones'. Nos lleva a los interrogantes de fondo del ser humano, a los anhelos de verdad, de felicidad y libertad grabados en su corazón y que quieren cumplirse".

"Si es verdad que no se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, la cuestión de Dios se despierta a través del encuentro con quienes tienen el don de la fe, una relación vital con el Señor […]
Aquí vuestro papel de fieles laicos es muy importante … Estáis llamados a ofrecer un testimonio transparente de la relevancia de la cuestión de Dios en todos los ámbitos del pensamiento y la acción. En la familia, en el trabajo, como en la política y en la economía, el ser humano contemporáneo necesita ver y sentir cómo con Dios o sin Dios cambia todo".

"Pero el reto de una mentalidad cerrada a la trascendencia obliga a los mismos cristianos a regresar a la centralidad de Dios. A veces se insiste para que la presencia de los cristianos en la sociedad, la política o la economía sea más incisiva sin preocuparse igualmente de la solidez de su fe, como si fuera un dato adquirido para siempre. En realidad los cristianos no viven en un planeta lejano, inmune de las 'enfermedades del mundo', sino que comparten la turbación, la desorientación y la dificultad de su época. Por eso también urge replantear la cuestión de Dios en el tejido eclesial. […] La primera respuesta al gran desafío de nuestro tiempo estriba, entonces, en la conversión profunda de nuestro corazón, para que el Bautismo que nos hizo luz del mundo y sal de la tierra nos transforme realmente"


viernes, 25 de noviembre de 2011

Hace 130 años nacía el niño Angelo Giuseppe Roncalli, el Papa Juan




“El viernes 25 de noviembre de 1881— abría los ojos a la vida en Sotto il Monte el niño Angelo Giuseppe Roncalli. Ese mismo día, al atardecer, se convertía en cristiano aquel que, en el curso de su larga vida, singularmente rica de gracia, sería después sacerdote, obispo y finalmente Sucesor de Pedro”. Son palabras con las cuales comenzaba su Audiencia General el Beato Juan Pablo II el miércoles 25 de noviembre de 1981. Entonces se cumplían 100 años del nacimiento del “Papa Juan, el Papa bueno, el Papa del Concilio, el Papa del ecumenismo, de las misiones.”
Hoy recordamos los 130 años de aquella “fecha tan significativa” del nacimiento de “aquel que, siguiendo el hilo de oro de la "buena Providencia" —como a él le gustaba llamarla—, dejaría un signo indeleble en la historia de la Iglesia de nuestro tiempo” “Quisiera, juntamente con vosotros,” resaltaba Juan Pablo II - fijar la atención en el significado, la importancia, la grandeza que ha tenido para la Iglesia y el mundo la presencia de ese hombre entre nosotros, ”



“El Papa Juan ha sido un gran don de Dios a la Iglesia, - continuaría en su Audiencia Juan Pablo II - . No sólo porque —y bastaría esto para hacer su recuerdo imperecedero— vinculó su nombre al acontecimiento más grande y transformador de nuestro siglo: la convocación del Concilio Ecuménico Vaticano II, intuido por él —así lo confesó— como por una misteriosa e irresistible inspiración del Espíritu Santo; no sólo porque celebró el Sínodo Romano y quiso comenzar la revisión del código de derecho canónico. Ha sido un gran don de Dios porque ha hecho sentir viva la Iglesia al hombre de hoy. Fue, como el Bautista, un precursor. Indicó los caminos de la renovación, en el gran surco de la Tradición, como he desarrollado ampliamente en mis discursos de Sotto il Monte y de Bérgamo. Quiso "ser voz" (Jn 1, 23) para preparar a Cristo un nuevo adviento en la Iglesia y en el mundo. En su mensaje de Pascua de 1962 dijo: "Es todavía Pedro, en su más reciente y humilde sucesor quien, rodeado de una inmensa corona de obispos se dispone, temeroso pero confiado, a hablar a las multitudes. Su palabra viene del fondo de 20 siglos, y no es suya: es de Jesucristo, Verbo del Padre y Redentor de todas las gentes, y es todavía El quien enseña a la humanidad los caminos maestros que llevan a la convivencia en la verdad y en la justicia" (21 de abril de 1962: Discorsi, IV, 221)
Esa voz sacudió al mundo. Por su sencillez y por lo directa que era, por su humildad y discreción, por su valentía y su fuerza. Por medio de esa voz se oyó netamente la Palabra de Cristo: en su llamada a la verdad, a la justicia, al amor y a la libertad, en las cuales habían de inspirarse las relaciones entre los hombres y entre los pueblos, según las líneas maestras de la gran Encíclica "Pacem in terris"; se oyó en el subrayado, tanto de los valores de la persona, núcleo único e irrepetible en el que se refleja directamente la gloria del rostro de Dios creador, redentor, como en los de la familia, núcleo social fundamental para la vida de la sociedad y de la Iglesia, a la que ofrece sus propios hijos como signo de esperanza y de promesa, especialmente en las vocaciones sacerdotales y religiosas; y se oyó al proponer de nuevo a los hombres los caminos de la oración y de la santidad. "Hubo un hombre enviado de Dios, de nombre Juan".”
Invito leer el texto completo de la Audiencia que emana un impresionante cariño, respeto y reconocimiento hacia su antecesor, pero ante todo agradecimiento por su optimismo, su anhelo de unidad, la “lozanía e intrepidez de sus iniciativas, la confianza en los jóvenes, “su anhelo misionero que le hacía abrazar al mundo con amor apasionado, que se transformaba en oración”.



Leyendo las palabras de Juan Pablo II acerca de quien supo


mirar al futuro con esperanza inquebrantable; esperaba para la Iglesia y para el mundo la floración de una era nueva, confiada a la buena voluntad y a la recta intención de una nueva humanidad, más justa, más recta, más buena” y “El Concilio debía señalar una nueva primavera. cuando él solía repetir, debía ser un "nuevo Pentecostés"; una "nueva Pascua", esto es, "un gran despertar, una reanudación de camino más animoso" (Mensaje citado: Discorsi, IV, 221)”


me hace pensar que fue realmente el Papa Juan XXIII el iniciador de lo que Juan Pablo II llamó “nueva evangelización”, reconociendo en el Pablo VI el espíritu de ese “inicio”, que continúa el Santo Padre Benedicto XVI.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Reliquia del Beato Juan Pablo II “misionero polaco” en una parroquia miguelina en Morón (1)

Leemos en AICA que




“Una reliquia de primer grado –una gota de sangre- del beato Juan Pablo II llegará el domingo 27 de noviembre a la diócesis de Morón, Buenos Aires, para ser entronizada en la parroquia San José (avenida Félix Burgos 1100, Morón). Ese mismo día, a las 9, saldrá de la parroquia una caravana de automóviles hasta la localidad bonaerense de Martín Coronado, donde se iniciará el traslado de la reliquia, para regresar al templo alrededor de las 10.45. Allí habrá misa a las 11, 15 y 19, con bendición especial con la reliquia del beato Juan Pablo II. En la celebración eucarística de las 11 se encenderá la “Llama de la Misericordia” y a las 15.00 comenzara la adoración al Santísimo Sacramento con la Coronilla a Jesús Misericordioso cantada, y la veneración de la reliquia.”




Esta será – según creo – la primer parroquia en Buenos Aires en tener el privilegio de albergar en su casa una reliquia del beato Juan Pablo II, una reliquia del “misionero polaco” como lo llaman ellos en su página web.








Descubrir y leer la pagina de la Parroquia San Jose es descubrir un mundo – tan cercano y tan desconocido! A tan solo unos pocos kms de mi casa. Es maravillosa la obra misionera que los sacerdotes miguelinos (tampoco los conocía) Congregación de San Miguel Arcángel, dedicada al trabajo con niños y jóvenes en situación precaria, llevan haciendo en Paraguay y Argentina.
Al leer la noticia en AICA pensé que tener aquí una reliquia del Beato Juan Pablo II, sería un enorme privilegio, después de haberme internado un poco en el mundo del trabajo, profundamente misionero que han realizado y siguen haciendo estos sacerdotes polacos en la Argentina y en Paraguay, ya no solo lo considero un privilegio, sino un justo derecho.





Por ahora quedan todos invitados a participar en la celebración el próximo domingo. Espero poder dar más información y fotografías después de la celebración.




Las fotos son de la pagina de la Congregación de San Miguel Arcángel Canadá y la página oficial de la parroquia San Jose de Morón





martes, 22 de noviembre de 2011

“La pastoral sanitaria al servicio de la vida a la luz del magisterio del Beato Juan Pablo II”




Esta mañana, en rueda de prensa, se presentó la XXVI conferencia internacional que organiza el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios. La conferencia titulada “La pastoral sanitaria al servicio de la vida a la luz del magisterio del Beato Juan Pablo II” tendrá lugar del 24 al 26 de noviembre en el Vaticano. Se trataran “relaciones, testimonios y experiencias de carácter teológico-pastoral inspiradas en las enseñanzas del Beato sobre el valor cristiano del sufrimiento y el Evangelio de la Vida, desde una óptica interdisciplinar”. El primer día, se celebrará un solemne acto en honor de Juan Pablo II en el que actuarán como relatores los cardenales Fiorenzo Angelini, presidente emérito del Pontificio Consejo y Stanislaw Dziwisz, arzobispo de Cracovia y antiguo secretario del Papa.
Mons. Zygmunt Zimowski, presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios (Pastoral de la Salud), señaló que la conferencia se propone “que las enseñanzas del beato Juan Pablo II sobre el “Evangelio de la vida” y su traducción en la obra pastoral de la Iglesia sean un llamamiento al amor y al servicio a la vida - sobre todo de los débiles y de los que sufren - dirigido a los agentes pastorales y sanitarios, así como a todos los hombres de buena voluntad”. Mons. Zimowski expresó también el deseo de “celebrar una vez más la sacralidad de la vida y la dignidad de la persona, que se han de salvaguardar y defender siempre y en cualquier circunstancia”.
En la conferencia de prensa Mons. Zimowski explico que el título de la XXVI conferencia internacional está inspirado en el “profundo sentimiento de veneración” de los agentes sanitarios por Juan Pablo II, considerando que la preocupación del Papa Beato por los enfermos fue constante en todo su ministerio, tanto en sus palabras como en sus obras. Juan Pablo II instituyó el Pontificio Consejo para los Agentes Sanitarios, la Jornada Mundial del Enfermo
- que se celebra el 11 de febrero de cada año, memoria litúrgica de la Virgen de Lourdes y la fundación “El buen samaritano”.


Los tres días de la reunión internacional serán precedidos por el primer Encuentro de los obispos encargados de la Pastoral de la Salud (23 de noviembre), y un concierto “La cruz, la misericordia y la gloria”, organizado en honor del Papa Benedicto XVI y centrado en la figura del beato Juan Pablo II (25 de noviembre, en el Aula Pablo VI).
Fuente: VIS – leer noticia completa

Invito visitar mis posts Jornada Mundial del Enfermo

domingo, 20 de noviembre de 2011

"¿Eres Tú el rey de los judíos?" (Jn 18, 33)




Celebramos hoy la Fiesta de Cristo Rey, último Domingo del Año Litúrgico.


“A la pregunta formal que le hizo Pilato: "¿Eres Tú el rey de los judíos?" (Jn 18, 33), Jesús responde explícitamente que su reino no es de este mundo y, ante la insistencia del procurador romano, afirma: "Tú dices que soy rey", añadiendo inmediatamente después: "Para esto he nacido y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad" (Jn 18, 37). De este modo declara cuál es la dimensión exacta de su realeza y la esfera en que se ejercita: es la dimensión espiritual que comprende, en primer lugar, la verdad que hay que anunciar y servir. Su reino, aun cuando comienza aquí abajo en la tierra, nada tiene, sin embargo, de terreno y trasciende toda limitación humana, puesto que tiende hacia la consumación más allá del tiempo, en la infinitud de la eternidad.

A este Reino nos ha llamado Cristo Señor, otorgándonos una vocación que es participación en esos poderes suyos…. Todos nosotros estamos al servicio del Reino y, al mismo tiempo, en virtud de la consagración bautismal, hemos sido investidos de una dignidad y de un oficio real, sacerdotal y profético, a fin de poder colaborar eficazmente en su crecimiento y en su difusión.”

(de la Homilía del Beato Juan Pablo II en la Misa para los laicos de la Diócesis de Roma - Solemnidad de Cristo Rey Domingo 23 de noviembre de 1980)

sábado, 19 de noviembre de 2011

Benedicto XVI : África una reserva de vida y vitalidad



El mismo Santo Padre Benedicto XVI nos explicaba el motivo de su visita a la Republica de Benin - país de África occidental que limita al oeste con Togo y Burkina Faso, al este con Nigeria y al norte con Níger - en su entrevista con los periodistas durante el vuelo hacia Benin:



Porque ha pensado que sería precisamente Benin el país indicado para lanzar un mensaje a la África de hoy y del futuro? Le preguntaba el Padre Lombardi y

el Santo Padre respondía:
Son varias las razones.

La primera es que Benín es un país en paz: interna y externa. Las instituciones democráticas funcionan en un clima de libertad y responsabilidad avalando la justicia y el trabajo por el bien común, garantizados por el funcionamiento del sistema democrático y el sentido de responsabilidad en libertad.
La segunda es que, tal como ocurre en la mayor parte de los países africanos, tenemos una presencia de diversas religiones que conviven pacíficamente entre ellas. Están los cristianos en su diversidad, no siempre fácil, hay musulmanes y además tenemos las religiones tradicionales, y todas estas diversas religiones conviven en respeto reciproco y en común responsabilidad por la paz, por la reconciliación interna y externa. Creo que esta convivencia entre religiones, el dialogo interreligioso como factor de paz y de libertad es un aspecto importante, también en la Exhortación apostólica post-sinodal.


Y la tercera razón se debe a que es el país de mi querido amigo, el cardenal Bernardin Gantin : siempre tuve el deseo de poder rezar ante su tumba. Para mí fue un verdadero amigo y por ello visitar el país del Cardenal Gantin, como un gran representante de la África católica y de la África humana y civil, era para mi uno de los motivos de visitar el país.


El padre Lombardi además le pregunta:
En la apertura del Sínodo Africano en Roma usted hablo de África como de un gran “pulmón espiritual para la humanidad en crisis de fe y de esperanza” Pensando en los grandes problemas de África, esta expresión pareciera casi desconcertante. En qué sentido piensa usted que África pueda brindar fe y esperanza para el mundo? Piensa que África también cumple un rol en la evangelización del resto del mundo?

El Santo Padre responde:

Naturalmente África tiene grandes problemas y dificultades, como toda la humanidad tiene grandes problemas. Si yo pienso en mi juventud era un mundo totalmente diferente al de hoy. A veces pienso que vivo en otro planeta respecto a mi niñez. La humanidad se encuentra en un proceso cada vez más veloz y rápido de transformación. Para África este proceso de los últimos 50-60 años – partiendo de la independencia, después el colonialismo, hasta llegar a los días de hoy – ha sido un proceso muy exigente, naturalmente también muy difícil, con grandes dificultades y problemas que aun no han sido superados. Sin embargo, esta lozanía del sí a la vida que existe en África, esta juventud, llena de entusiasmo y de esperanza, también de humor y alegría, que nos muestra que existe una reserva humana, que hay una lozanía del sentido religioso y de la esperanza: que hay una percepción de la realidad metafísica, de la realidad total en Dios: no esta reducción al positivismo, que limita nuestra vida y la torna árida y además apaga la esperanza. Por lo tanto diría un humanismo lozano que se encuentra en el alma joven de África, no obstante todos los problemas que existen y que seguirán existiendo, nos muestra que hay una reserva de vida y de vitalidad para el futuro, con la cual podemos contar.

Juan Pablo II “La lucha por el alma del mundo contemporáneo” (2)

Fotografía del musical “Credo” representado por el grupo Cenacolo – Cracovia 2011



Juan Pablo II, al analizar los desafíos actuales para la nueva evangelización, expresaba que “la Iglesia renueva cada día, contra el espíritu de este mundo, una lucha que no es otra cosa que la «lucha por el alma de este mundo»”, donde, (...), por un lado, en él están presentes el Evangelio y la evangelización, por el otro hay una poderosa antievangelización, que dispone de medios y de programas, y se opone con gran fuerza al evangelio y a la evangelización. La lucha por el alma del mundo contemporáneo es enorme allí donde el espíritu de este mundo parece más poderoso” (...) los “modernos areópagos, es decir, (...) los “nuevos púlpitos”, son hoy “el mundo de la ciencia, de la cultura, de los medios de comunicación; son los ambientes en que se crean las elites intelectuales...”. Para Juan Pablo II, la cultura es el areópago moderno, el campo de batalla por el alma del mundo. En este desafío se involucra lo que Benedicto XVI ha calificado como urgente necesidad de reafirmar “la obediencia a la verdad”. Para ello, el humanismo tomista se evidencia como una auténtica respuesta para esa exigida «lucha por el alma del mundo»”, con una modernidad que aparece configurada por un hombre que, convencido plenamente de su autonomía, no admite otro límite que su propia voluntad. La visión de Santo Tomás, como filósofo y teólogo cristiano se configura así, en un instrumento imprescindible para la salvaguarda del hombre. Al demostrarnos la necesaria compatibilidad y complementariedad entre la reflexión filosófica, el estudio teológico y el desarrollo moderno de la ciencia en todos los terrenos, evidencia el tomismo la necesidad de eludir los reduccionismos que terminan implicando la conformación de ideologías. Es allí, en el campo concreto de “la lucha por el alma del mundo”, que no es otra cosa que la lucha por el alma de los hombres, donde se evidencia la ineludible necesidad de recurrir a Santo Tomás de Aquino como guía insuperable para el logro de la victoria sobre los enemigos de Cristo, que por serlos, son ineludiblemente, enemigos de los hombres.

Hugo Alberto Verdera




Hugo Alberto Verdera Abogado y Doctor en Derecho y Ciencias Sociales, por la Universidad Nacional de Córdoba. Realizó estudios superiores de Filosofía, Teología y de Doctrina Social de la Iglesia, en la Universidad Católica de Córdoba. Profesor Pro-titular de “Filosofía del Derecho y Derecho Natural” y de “ética Profesional”; Ex Profesor Adjunto de Teología III (Doctrina Social de la Iglesia), en las Facultades de Derecho y Ciencias Políticas, de Ciencias Económicas y Sociales, de la Pontificia Universidad Católica Argentina “Santa María de los Buenos Aires. Profesor Titular de “Filosofía del Derecho” y de Teología II (Cristología) y Teología III (Ecleseología) en la Universidad Católica de La Plata (Subsede San Martín). Miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Tomista Argentina. Correo electrónico:hugoverdera@hotmail.com

viernes, 18 de noviembre de 2011

Juan Pablo II : EL reto de la Nueva Evangelizacion (1 de 2) “La lucha por el alma del mundo contemporáneo”

(Fotografía del musical “Credo” representado por el grupo Cenacolo – Cracovia 2011)




En el capitulo 18 de Cruzando el Umbral de la Esperanza, bajo el titulo "El reto de la nueva evangelización", Vittorio Messori le pide a Juan Pablo II que explique dos términos que aparecen con frecuencia en sus enseñanzas: “evangelización” y “nueva evangelización”.
El Papa responde extensamente explicando los términos y habla de la historia de la evangelización, las diferentes misiones y la vitalidad de la Iglesia, hasta llegar a la actualidad. Entonces comenta alentador, esperanzador:



“La Iglesia renueva cada día, contra el espíritu de este mundo, una lucha que
no es otra cosa que la lucha por el alma de este mundo. Si de hecho, por un lado, en él están presentes el Evangelio y la evangelización, por el otro hay
una poderosa antievangelización, que dispone de medios y de programas, y
se opone con gran fuerza al Evangelio y a la evangelización. La lucha por el
alma del mundo contemporáneo es enorme allí donde el espíritu de este
mundo parece más poderoso. En este sentido, la Redemptoris missio habla
de modernos areópagos, es decir, de nuevos púlpitos. Estos areópagos son
hoy el mundo de la ciencia, de la cultura, de los medios de comunicación;
son los ambientes en que se crean las elites intelectuales, los ambientes de
los escritores y de los artistas.

La evangelización renueva su encuentro con el hombre, está unida al
cambio generacional
. Mientras pasan las generaciones que se han alejado
de Cristo y de la Iglesia, que han aceptado el modelo laicista de pensar y de
vivir, o a las que ese modelo les ha sido impuesto, la Iglesia mira siempre
hacia el futuro; sale, sin detenerse nunca, al encuentro de las nuevas
generaciones
. Y se muestra con toda claridad que las nuevas generaciones
acogen con entusiasmo lo que sus padres parecían rechazar.

¿Qué significa esto? Significa que Cristo es siempre joven. Significa que el
Espíritu Santo obra incesantemente. ¡Qué elocuentes son las palabras de
Cristo!: «Mi Padre obra siempre y yo también obro!» (Juan 5,17). El Padre y
el Hijo obran en el Espíritu Santo, que es el Espíritu de verdad, y la verdad
no cesa de ser fascinante para el hombre, especialmente para los corazones
jóvenes. No nos podemos detener, pues, en las meras estadísticas. Para
Cristo lo importante son las obras de caridad. La Iglesia, a pesar de todas
las pérdidas que sufre, no cesa de mirar con esperanza hacia el futuro. Tal
esperanza es un signo de la fuerza de Cristo. Y la potencia del Espiritu
siempre se mide con el metro de estas palabras apostólicas
: «¡Ay de mi si
no predicase el Evangelio.l» (1 Corintios 9,16).

jueves, 17 de noviembre de 2011

Congreso de la Divina Misericordia – “Esta es tu casa” - José me cuenta como encontró la fe




En el Congreso de la Divina Misericordia cada grupo lingüístico tenía reservado su lugar (que se respeto los primeros días, después nos fuimos mezclando) y como además había actividades diferenciadas por grupos nos conocimos mas entre los grupos de habla hispana. En el grupo me encontré con Jose con una historia fascinante y me pareció interesante pedirle un testimonio para el blog, aunque no es un testimonio del Congreso mismo, pero está íntimamente relacionado pues es un testimonio sobre el increíble don de la fe, como le fue donada la gracia, sin haberla siquiera buscado. Jose tuvo la amabilidad de responderme y escribirme algunas líneas como fue el comienzo de su camino hacia la fe, como cambio su vida y como la vive hoy:
Me decía que el no es de esas personas que creen en milagritos, fenómenos anormales… tampoco es muy “carismático”, él prefiere “una vida más en silencio” y me prometió contarme más. Para el cambia todo a partir de su primer viaje a Medjugorje en el 2008 con ocasión de la Fiesta de la Juventud. Dice que fue como un “chispazo” en su vida y me cuenta: acababa de perder a mi familia con una traumática separación y mi vida iba mal, pero fue la primera vez en mis 57 años que me senti querido de una forma especial. Había tenido familia padres y hermanos, esposa, hijos, amigos … pero nunca como aquella experiencia que es algo por lo que merece la pena dar la vida. Como es lógico desde aquel momento mi vida cambió buscando al Señor al que deseo amar por encima de todas las cosas a pesar de estar rodeado de miserias. Y cómo cambió todo? pues yendo a misa cada día, rezando el rosario cada día, haciendo una hora de oración todos los días, leyendo la biblia todos los días, ofrecimiento especial todos los viernes con rezo del viacrucis y ayunando de algunas cosas.....e intentando tener presencia de Dios para todo.”





Jose ya planea pasar fin de año en Medjugorje porque – dice “es muy reconfortante para mi saber - como me dijo un sacerdote mexicano de tijuana - que la Gospa me tiene en sus brazos arropado cada vez que voy.......” y agrega que para él “ lo importante es el fruto, no tanto el tema de los videntes y toda la parafernalia que se organiza allí no me interesa nada; es más el sol, la luna que se muevan, que giren eso no alimenta para nada mi fe.”
Y finalmente me cuenta como fue aquel comienzo de su primer “encuentro” justamente en Medjugorje:



“Era mayo de 2008. Una amiga me enviaba correos y me llamaba invitándome que fuera a Medjugorje. Yo desconocía el lugar y no tenía el más mínimo interés en ir, más cuando era por un motivo de unas supuestas apariciones en un pueblo perdido de Bosnia Hercegovina.
Yo consideraba a esta amiga muy pesada, pero fue tal su insistencia que consiguió que me apuntara. Mi vida por entonces era realmente aburrida. Ya llevaba dos años separado de mi familia y mi verano lo pasaba absolutamente solo en un chalet en la playa. Así que me presente en Madrid para tomar el autobús y me encontré un público variopinto, que eran mayoría padres y madres de familia con niños, algunas chicas y chicos jóvenes, un matrimonio mayor, varias monjas de la orden Guadalupana y un sacerdote. Quedé absolutamente horrorizado. No sabía si volverme o seguir. Me sentía realmente mal allí. Encima, antes de salir, se organizo una Misa con todo tipo de cánticos y yo seguía pensando todo el tiempo como escapar de allí!
Por fin arranco el autobús en dirección a los Pirineos. Paramos en el Santuario del Pilar y por la noche llegamos a un camping en Albanya, un pueblo en los Pirineos. Rápidamente a montar las tiendas de campaña y a dormir. Las familias llevaban comida. Yo nada. Era angustiante. En el camping todo estaba cerrado cuando llegamos. Era la primer noche en mi vida años que dormía en una tienda de campaña y pude dormir - a pesar de las piedras que eran muchísimas - pero al menos no estaban rezando todo el día como en el autobús. El segundo día de viaje al anochecer acampamos en un prado, junto a un lago precioso en Francia. Hacia frio y el viento casi se llevaba las tiendas, pero al menos me sentí tranquilo. Visitamos los santuarios de La Salette y Nuestra Señora de Laus. Más tarde en Turin visitaríamos la Iglesia con la Sabana Santa y la Iglesia donde se encuentra el cuerpo incorrupto de San Juan Bosco. Al salir de esta Iglesia de repente pensé que un sacerdote podría dirigir mi vida espiritual, cosa que jamás hubiera deseado.
El tercer día llegamos a Padova en Italia y como era muy tarde nos facilitaron habitaciones y por fin dormimos en camas de verdad. Fue estupendo.
El cuarto día atravesamos la frontera por Trieste y entramos en Eslovenia, verde y preciosa, cruzamos la frontera de Croacia y todo el tiempo por autovía hasta Split. Paramos a mitad de camino y en un aparcamiento de carretera celebraron la Misa. Me parecía todo tan absurdo, que ni asistí a la Misa y me dedique a pasear por los alrededores. A la 01,00 de la madrugada llegamos a Medjugorje y tras el reparto de habitaciones me encontré con la sorpresa que compartía habitación con un chico joven y no estaba dispuesto hacerlo. Al organizador le dije de todo, incluso que me iba a un banco y dormiría en la calle. Los pobres no sabían que hacer conmigo pero no había solución pues en el hotel no había ningún sitio… Al final cerca de las tres de la madrugada entre en la habitación y al pobre chico lo asuste de tal forma que ni asomaba la cabeza de debajo de las sabanas. A la mañana siguiente no se qué paso, pero me levante y pedí perdón al organizador y al compañero de cuarto. No era justo mantener esa actitud. Después de pedir perdón, aceptar y compartir por primera vez en todo el viaje me sentí bien. Era la primera vez que compartía algo en muchísimos años.
Al dia siguiente, a medida que comienzo a subir el monte de las apariciones noté algo especial. Era como si estuviera muy a gusto, muy protegido y todos los músculos se aflojaron. Mi resistencia a todo aquello empezaba a caer. Rezaba sin parar y aun lloraba. Es más recuerdo que me preguntaba por aquellos montes si estaba cuerdo, si me habían contagiado con tantos rezos y no dejaba de hacerme preguntas y preguntas….toda mi vida anterior pasaba por mi mente, como algo absolutamente doloroso, pero a la vez esos llantos que me ahogaban me llenaban de paz. La semana entera transcurrió igual. Me tenía que esconder para que nadie me viera llorar pero conseguí una paz impresionante como no existe aquí en la tierra y me notaba lleno, abrazado por la Gospa en todo momento. Es algo poco creíble, tampoco yo me lo creía. Pero siempre digo que por esos ratos de felicidad daría absolutamente toda mi vida, nunca en mi vida había sentido de esa manera que algo muy grande me protegía y me daba paz.




En el año 2008 aun se frecuentaba una capilla cerca del Cenáculo en la que yo pasaba horas y horas ante el Santísimo. Allí una mañana cerca de las 12.00 note que alguien me tocaba en mi hombro y me decía con voz potente: “Esta es tu casa”. Giraba mi cabeza y allí no había nadie. Ocurrió tres veces, pero pensé que eran cosas de mi imaginación, que ya estaba desbordada. Sin embargo, cuando regrese a mi ciudad pude comprender que significaban aquellas palabras, pues siempre que entraba en una Iglesia no podía aguantar mucho tiempo. Me ponía nervioso y no resistía muchos minutos pues todo me parecía pesado y me aburría. A mi vuelta de Medjugorje, pude observar con sorpresa, que podía estar horas en la Iglesia y ya nada me hacia huir hacia fuera.
Al regresar - otros cuatro días para volver en autobús y con las tiendas de campana - visitamos San Giovanni Rotondo donde rece al Padre Pio que me hizo un gran milagro. Pude ver junto a su tumba, en la que estaba expuesto el cuerpo incorrupto, a mi padre sonriente y feliz, que hacía ya más de un año que no estaba con nosotros. Recuerdo que lloraba y preguntaba porque a mí me pasa todo esto? Pero me dio paz. En Roma visitamos la tumba de Juan Pablo II, en Asís a San Francisco. Todo había cambiado en mi interior y ahora sin querer ni esperarlo me sentía muy bien con las cosas de Dios. En Lourdes pedía por una hermana con un cáncer terminal.. al poco tiempo mi hermana ya estaba en el cielo….
Acabando os cuento que ya de regreso a mi ciudad, después de muchos días de viaje y cruzando una plaza con las maletas con la primer persona que me encuentro es el sacerdote en el que había pensado en Turín…hoy sigue siendo mi Director Espiritual.
Durante dos o tres meses me sentí muy bien, tan bien que un sacerdote me dijo que estaba viviendo las Bienaventuranzas en vida y que eso era un regalo que Dios me estaba dando. Transcurrido este periodo todo, poco a poco, fue desapareciendo y quedo la practica continua de los sacramentos y el adorar a Dios cada día. Es cierto que soy de barro, pero después de todo lo que acabo de contar “yo quiero ir al cielo” cueste lo que cueste. “





miércoles, 16 de noviembre de 2011

Pedro Opeka, sembrador de esperanza en Akamasoa, Madagascar

El padre Pedro le escribe a su familia en Buenos Aires:


Aquí en Akamasoa este domingo 13 de noviembre fue nuevamente un día de fiesta !
Los chicos y las familias de Akamasoa me han recibido con una euforia muy grande al regreso de mi viaje a Australia, porque con este viaje he hecho la vuelta del mundo , es decir he visitado los 5 continentes de nuestro Planeta buscando ayuda para los más pobres! Los chicos se dan cuenta de este trabajo que hago en su favor y me quisieron agradecer también exteriormente con mucha alegría y espontaneidad!
Una niña , Natalia de 12 anos me ha saludado en nombre de todos los niños de Akamasoa , con una tranquilidad , con una seguridad y sobre todo con un cariño sorprendente frente a 8.000 personas !
Yo la abracé y le di un beso de agradecimiento por su coraje y su espontaneidad!






La Liturgia fue muy intensa y la gente participo mas todavía como de costumbre! Cantos, danzas y sobre todo un canto y una danza que se levanto toda la Iglesia y fue algo espectacular
Había 70 turistas en la misa, eran de varios países , de Francia , Bélgica , La Reunión , Alemania , Eslovenia, Grecia , España , Chile , este domingo todos estuvieron conmovidos hasta las entrañas y no vieron pasar las 3 horas de misa !









Luego fuera de la Iglesia saludos con toda la gente, todos querían estrecharte la mano y con que alegría!
Durante unas horas nos hemos creído estar viviendo en otro planeta donde reina la alegría , la solidaridad y la paz !
Mañana es lunes y el trabajo difícil continuara, pero sabiendo que tenemos fe y una gran alegría en el corazón que nos dice que estamos ganando la batalla de la dignidad y estamos preparando el futuro de miles y miles de niños !
las fotos dirán lo que no pude escribir !
Reciban un fuerte abrazo!
Pedro

Invito visitar la pagina web Amigos del Padre Pedro (donde se pueden ver mas fotografías).
y mis posts etiquetados Opeka para saber un poco más de la maravillosa obra de este sembrador de esperanza.



martes, 15 de noviembre de 2011

Juan Pablo II en la Parroquia Nuestra Señora de Czestochowa en Roma




Continuando con sus visitas a las parroquias romanas el Domingo 25 de febrero de 1979 el Papa Juan Pablo II visitaba “con gran alegría” la parroquia dedicada a Nuestra Señora de Czestochowa, ubicada en el barrio La Rústica en Tor Sapienza, 8ª zona de Roma. Era el comienzo de una visita canónica que después completaría el obispo mons. Salimei.


Su alegría era aun mas grande – decía el Papa – porque conservaba “el recuerdo tan vivo en mi mente y en mi corazón del día en que vine aquí junto con el cardenal Stefan Wyszynski y otros obispos polacos, que participaban en las últimas sesiones del Concilio Vaticano II en 1965. A la vez se acercaba el jubileo del primer milenio del bautismo de Polonia, y el Papa Pablo VI decidió resaltar también en Roma aquel gran acontecimiento del pueblo y de la Iglesia polaca. Precisamente por esto dispuso que fuera construida una iglesia dedicada a la Virgen de Czestochowa en el territorio de la parroquia que en aquellos meses se proyectaba para salir al encuentro de las exigencias espirituales y pastorales de esta zona, que entonces estaba marginada de la ciudad…y recién iban apareciendo las primeras casas en esos “campos espaciosos”. Juan Pablo II expresaba su emoción por hacer esa visita por “vez primera como sucesor de Pablo VI y, al mismo tiempo, como testigo de los orígenes de vuestra querida parroquia.”





La parroquia recuerda aquella visita en su página web con este texto:
El 25 de febrero de 1979 tuvimos el gran honor y gozo de recibir al Papa que venía a visitar la parroquia: el cardenal Wojtyla ya era conocido aquí, había hecho varias visitas: estuvo presente en la inauguración de nuestra Iglesia junto al cardenal Wyszyhnski y también en otras ocasiones, pero acogerle como Vicario de Cristo era completamente diferente. Tuvimos un intenso periodo de preparación, toda la parroquia estremecida en la espera del deseado encuentro. El llego puntualmente a las 4 de la tarde. El primer encuentro fue con los niños y sus padres, luego tuvo lugar la celebración eucarística y la visita a los diferentes grupos parroquiales. Tal como estaba programado, también visitó el Instituto para discapacitados ubicado dentro del predio de la parroquia. Al despedirse del párroco el Papa le dijo: “Gracias padre, me ha hecho pasar una tarde magnifica”!

De la pagina oficial de los monjes benedictinos silvestrinos, a cargo de la parroquia se extrae un poco de historia del lugar y los datos del nacimiento de la parroquia:“La Rustica” es un barrio en la periferia este de Roma, entre via Tiburtina y Prenestina, desarrollado en los años ’50. Su nombre se debe a la familia de los nobles “De Rusticis”. A fines del siglo XIV, la tenencia pasa a los príncipes Borghese que venden la propiedad, que luego pasa a la sociedad “Campos y huertos familiares” para ser mas tarde loteada según requerimientos particulares que se dedican al cultivo de verdura para proveer a la ciudad de Roma. En 1929 aparecen las primeras casas. Los ancianos de la parroquia cuentan que el primer lugar de culto era un estable adaptado que se encontraba en la actual plazoleta de via della Rustica con el servicio de sacerdotes que venían de de Tor Sapienza para la celebración de la Santa Misa festiva. En los años ’60 se construye una iglesia dedicada a San Maximo, luego demolida para dejarle espacio a una nueva. En 1962 la parroquia cuenta con unos 2000 habitantes. El primer párroco fue D. Ugo De Santis, del clero diocesano. En los años ’70 con el aumento de la población y la necesidad de una iglesia mas amplia nace ésta dedicada a N.S. de Czestochowa. Esta nueva Iglesia es un deseo expreso del Card. Wyszynski, Primado de Polonia, quien con motivo del Milenio de la Polonia cristiana, le pide al Papa Pablo VI en una audiencia privada, que hubiese en Roma, centro de la cristiandad, una iglesia dedicada a Nuestra Señora, reina de Polonia. Y asi es escogida la iglesia proyectada para La Rustica y la parroquia de S. Maximo cambia entonces de nombre llamándose parroquia de N. S. De Czestochowa. En octubre de 1974, la parroquia le es encomendada a los mojes benedictinos silvestrinos y se constituye allí la comunidad monástica de N.S. de Czestochowa, formada por cinco monjes. La comunidad parroquial contaba entonces ya con 8.000 fieles. La guía pastoral de los monjes y su lema “ora et labora” ha rendido ya sus frutos: la “flor de la Rustica” como llaman a la Sierva de Dios Sierva de Dios Lorena D´Alessandro.



lunes, 14 de noviembre de 2011

Plegaria del Beato Juan Pablo II por la nueva evangelización de América Latina



María Santísima, Madre de nuestra América,

por la predicación del Evangelio

nuestros pueblos conocen que son hermanos

y que Tú eres la Inmaculada y llena de gracia.

Con certeza filial sabemos

que en tu oído está el anuncio del ángel,

en tus labios, el cántico de alabanza,

en tus brazos, Dios hecho Niño,

en tu corazón, la cruz del Gólgota,

en tu frente, la luz y fuego del Espíritu Santo,

y bajo tus pies, la serpiente derrotada.


Madre nuestra Santísima,

en esta hora de Nueva Evangelización,

ruega por nosotros al Redentor del hombre;

que Él nos rescate del pecado

y de cuanto nos esclaviza;

que nos una con el vínculo de la fidelidad

a la Iglesia y a los Pastores que la guían.


Muestra tu amor de Madre a los pobres,

a los que sufren y a cuantos buscan el reino de tu Hijo.

Alienta nuestros esfuerzos por construir

el continente de la esperanza solidaria,

en la verdad, la justicia y el amor.


Agradecemos profundamente el don de la fe

y glorificamos contigo al Padre de las misericordias,

por tu Hijo Jesús, en el Espíritu Santo.
Amén.

sábado, 12 de noviembre de 2011

“La Teología del Cuerpo” de Juan Pablo II en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum



El Ateneo Pontificio Regina Apostolorum acaba de realizar ( 9 al 11 de noviembre 2011) un Seminario sobre la “Teología del Cuerpo” de Juan Pablo II, presentado por destacados panelistas en apartados temáticos :
«Aspectos teóricos de la teología del cuerpo»
«Recorrido filosófico»
«Recorrido teológico»
Experiencias y testimonios sobre la teología del cuerpo
«Aspectos morales, pastorales y culturales»
«Recorrido pastoral y cultural»
«Recorrido bioético-moral»
Y una sesión final a cargo de los Prof. Guido Traversa, Mario Morcellini y Michael Waldstein.

Agradecemos a los organizadores por la generosidad en publicar las ponencias, pues casi todas (con la excepción de unas pocas) ya están disponibles en la página web, en el idioma original de presentación. Allí también se puede consultar el programa completo en idioma italiano e inglés.

Juan Pablo II - Santuario Nacional de Aparecida





Continuando con sus peregrinaciones espirituales a los Santuarios marianos del mundo - durante el Año Mariano 1987-1988 - en el Ángelus del 21 de febrero de 1988 el Santo Padre Juan Pablo II se arrodillaba “a los pies de "Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción Aparecida, Reina y Patrona de Brasil” y resumía brevemente la historia de la devoción.



Asi decía el beato Juan Pablo II:


"La devoción de la Virgen Aparecida está arraigada desde hace mucho en el corazón de los brasileños. Los orígenes del santuario se remontan a los tiempos en los que tres pescadores encontraron una pequeña estatua de la Virgen, de color oscuro y con el rostro sonriente, que vieron emerger de las aguas, atrapada en las redes, con las cuales pudieron luego recoger una pesca muy abundante. Los tres reconocieron en el suceso un signo de la protección especial de la Virgen. Desde ese día la Virgen Aparecida está constantemente presente en los corazones, en las familias, en la Iglesia y en la historia del pueblo brasileño, como Madre "Aparecida", esto es, donada por Dios.
Más de cinco millones de peregrinos van cada año a manifestar su amor a la Virgen Aparecida. Miran a su Madre como hijos, y ven en sus manos recogidas en oración la actitud de Aquella que adora, que cree, que espera, que ama, que está totalmente disponible a la voluntad divina y dispuesta a servir a todo el que se dirige a Ella; ven en su sonrisa la alegría de quien vive con Dios, la felicidad de quien se hace esclava y acepta llevar con Cristo el peso de cada día; ven en Ella la bondad de un corazón que se abre a sus sufrimientos y a sus esperanzas, que tiene compasión por los pecadores y los llama a la conversión; ven, finalmente, en Ella a la medianera que intercede por el bien de sus hijos, reavivando su fe y caridad.”
Y terminaba su peregrinación deseando que los “brasileños de hoy, como los de ayer, encuentren en la devoción a la Virgen Aparecida el estimulo y la ayuda para llevar una vida de coherencia cristiana adhiriéndose a la Palabra de Dios y sirviendo a los hermanos”



Coincidiendo con la 3er peregrinación Nacional de Jóvenes del 14-15 de noviembre 2011 el Santuario de Aparecida acogerá este fin de semana los símbolos máximos de las JMJ : la Cruz de las JMJ y el Icono de María, traídos en procesión desde Guaratinguetá (SP) simbolos que se encuentran peregrinando por Brasil - sede de las próximas JMJ 2013 .

viernes, 11 de noviembre de 2011

Juan Pablo II “conversión de mentalidades y de corazones”




Ante la crisis global, más moral que económica, que de una u otra manera va erosionando la estabilidad de nuestro entorno de norte a sur, alertaba el Beato Juan Pablo II en su primer Encíclica Redemptor Hominis ya en 1979:


“ La amplitud del fenómeno pone en tela de juicio las estructuras y los mecanismos financieros, monetarios, productivos y comerciales que, apoyados en diversas presiones políticas, rigen la economía mundial: ellos se revelan casi incapaces de absorber las injustas situaciones sociales heredadas del pasado y de enfrentarse a los urgentes desafíos y a las exigencias éticas. Sometiendo al hombre a las tensiones creadas por él mismo, dilapidando a ritmo acelerado los recursos materiales y energéticos, comprometiendo el ambiente geofísico, estas estructuras hacen extenderse continuamente las zonas de miseria y con ella la angustia, frustración y amargura”
“ No se avanzará en este camino difícil de las indispensables transformaciones de las estructuras de la vida económica, si no se realiza una verdadera conversión de las mentalidades y de los corazones. La tarea requiere el compromiso decidido de hombres y de pueblos libres y solidarios….El desarrollo económico, con todo lo que forma parte de su adecuado funcionamiento, debe ser constantemente programado y realizado en una perspectiva de desarrollo universal y solidario de los hombres y de los pueblos, como lo recordaba de manera convincente mi predecesor Pablo VI en la Encíclica Populorum progressio.
Sin ello la mera categoría del «progreso» económico se convierte en una categoría superior que subordina el conjunto de la existencia humana a sus exigencias parciales, sofoca al hombre, disgrega la sociedad y acaba por ahogarse en sus propias tensiones y en sus mismos excesos.”
(Juan Pablo II, Carta Encíclica Redemptor hominis) 1979

jueves, 10 de noviembre de 2011

Wadowice - Kalwaria 2011 y la casa natal del Beato Juan Pablo II (en reconstrucción)

Me dio pena y nostalgia no poder entrar esta vez (durante mi viaje al Congreso) en la casa de los Wojtyla… a ese espacio sagrado donde entré por primera vez en el 2005 para adentrarme en ese “seminario doméstico” con algunos de los objetos y elementos de la casa que nos trasladaban a aquellos primeros años de su vida en Wadowice. Se entraba por el patio, escalera, pasillo para descubrir luego parte de su mundo, testigo de alegrías y sufrimientos…me imaginaba a un Lolek traspirado, radiante que entraba corriendo después de un partido de futbol o al mismo Lolek cruzando solemnemente hacia su parroquia donde oficiaba de monaguillo o camino a la escuela… el momento de la muerte de su madre…. a su padre rezando de rodillas y a Lolek mismo escapándose por unos minutos durante alguna reunión de estudio o con amigos para rezar en otra habitación …….vivencias diversas y profundas que no era difícil percibir en ese ambiente recogido entre el público (niños incluidos) que se movía en silencio, respetuosamente…de cuadro en cuadro y de objeto en objeto bajo la celosa mirada de la monjita controlando que todos calzáramos los zapatones, que recogíamos a la entrada, para no dañar el piso. Todo nos hacia recordar las palabras de profundo afecto de Juan Pablo II para su ciudad natal, testigo de sus “primeros pasos, primeras palabras y «las primeras inclinaciones» de su visita de 1999 derramando cariño para sus habitantes, o en la de 1979 cuando visitara Wadowice por primera vez después de 1978.

La casa está ahora en reconstrucción

(también tiene una nueva página web, que supongo será la definitiva) , si bien naturalmente ya hubo trabajos anteriores de reparaciones y refacciones, en realidad debemos imaginarnos que tanto la casa como la parroquia hace 90 años se veían muy diferentes!



En la nueva página se pueden ver fotografías de la apariencia que tendrá la “casa” que ahora será transformada en Museo, una vez concluidos los trabajos. Las nuevas instalaciones apuntan a presentar un museo moderno (con abundante multimedia) en un espacio de unos 1000 m2 distribuidos en cuatro pisos, donde el corazón será la vivienda y vida de los Wojtyla, a la cual se agregarán varias Salas que presentarán diversos aspectos de la vida de Karol Wojtla. El Museo, un emprendimiento conjunto de la Arquidiócesis de Cracovia, el Ministerio de Cultura del Gobierno de Malopolska y la Intendencia de Wadowice, será abierto al público los primeros meses del 2013.


Temporariamente se puede visitar la réplica de la casa de Karol Wojtyla con algunos objetos y una buena colección de fotografías en las instalaciones del Dom Katolicki, detrás de la Iglesia. Una buena intención, pero es difícil imaginarse la verdadera “casa” allí.


El Museo Municipal a solo unos pasos (casi al lado y más cerca de la casa de los Wojtyla) ofrece una interesante colección de fotografías y objetos de la vida e historia de Wadowice.



Esta vez visité Wadowice un día gris, nublado. Había concluido el Congreso con un tiempo espléndido y el sol se fue escondiendo. A la ida por autopista, al regreso con un bus con paradas en todos los pueblos. Mucho más interesante, cuando no se tiene apuro (me divierten los nombres, Skawa (rio), Skawina (ciudad), Skawinka…. y observo - admirada) -que las casas no tienen rejas…
Me fui acercando hacia la Plaza principal de Wadowice por la peatonal Zatorska con puestos de mercado, que le agrega familiaridad a la visita. Entrar en el Santuario, la parroquia de Karol Wojtyla, siempre me emociona, me serena, me llena de paz… La capilla de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, la nueva capilla en honor al Beato Juan Pablo II con sus reliquiasel altar en honor a Jesús Misericordioso, la pila bautismal donde fue bautizado Karol Jozef Wojtyla, admirar una vez más esas preciosas bóvedas en el cielorraso con las Encíclicas de Juan Pablo II! Quedarme allí en silencio me llena el corazón.


En un dia se puede visitar tranquilo Wadowice y Kalwaria; a la ida o a la vuelta se puede pasar por Kalwaria y no hay que perdérselo! No es difícil de llegar. Entre estos dos puntos el bus tarda unos 20 minutos. Hay que bajar en la parada de Kalwaria y desde allí ir subiendo hasta el cruce (hasta la Iglesia) luego tomar a la izquierda por la calle lro de Mayo (desde allí se ven las torres del Santuario), ir siempre subiendo. Es imposible perderse. Sino preguntar, con solo decir Kalwaria, la gente entiende;) sino Sanktuarium Kalwaria. Realmente vale la pena. Para un visita breve se necesitaran al menos 2/3 horas (no alcanzan para ir por los senderos del Vía Crucis); es aconsejable tomarse medio dia - naturalmente con buen tiempo para peregrinar por lo menos por alguno de los senderos - . También es posible hospedarse allí. El hospedaje es modesto, pero acogedor e incluye desayuno. Quedarse una noche es tomarse un respiro y envolverse en un oasis de paz y silencio. Esta vez participé allí en una Misa para jóvenes discapacitados a las 3 de la tarde – la Hora de la Misericordia. Impresionante la homilía y la actitud del sacerdote como miraba a cada uno de ellos, como si estuviera hablándole a cada uno personalmente. Momento también para agradecer por la salud de toda la familia.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Juan Pablo II : El respeto por las diferencias(1)



“durante mis peregrinaciones pastorales entre las comunidades de la Iglesia católica, he podido entrar en diálogo con la rica diversidad de naciones y culturas de todas las partes del mundo. Desgraciadamente, el mundo debe aprender todavía a convivir con la diversidad, como nos han recordado dolorosamente los recientes (*) acontecimientos en los Balcanes y en Africa central. La realidad de la "diferencia" y la peculiaridad del "otro" pueden sentirse a veces como un peso, o incluso como una amenaza. El miedo a la "diferencia", alimentado por resentimientos de carácter histórico y exacerbado por las manipulaciones de personajes sin escrúpulos, puede llevar a la negación de la humanidad misma del "otro", con el resultado de que las personas entran en una espiral de violencia de la que nadie - ni siquiera los niños - se libra. Tales situaciones nos son hoy bien conocidas, y en mi corazón y en mis oraciones están presentes en este instante de modo especial los sufrimientos de las martirizadas poblaciones de Bosnia Herzegovina.
Por amarga experiencia, por tanto, sabemos que el miedo a la "diferencia", especialmente cuando se expresa mediante un reductivo y excluyente nacionalismo que niega cualquier derecho al "otro", puede conducir a una verdadera pesadilla de violencia y de terror. Y sin embargo, si nos esforzamos en valorar las cosas con objetividad, podemos ver que, más allá de todas las diferencias que caracterizan a los individuos y los pueblos, hay una fundamental dimensión común, ya que las varias culturas no son en realidad sino modos diversos de afrontar la cuestión del significado de la existencia personal. Precisamente aquí podemos identificar una fuente del respeto que es debido a cada cultura y a cada nación: toda cultura es un esfuerzo de reflexión sobre el misterio del mundo y, en particular, del hombre: es un modo de expresar la dimensión trascendente de la vida humana. El corazón de cada cultura está constituido por su acercamiento al más grande de los misterios: el misterio de Dios.”
(*) 1995


martes, 8 de noviembre de 2011

Las revoluciones no violentas de 1989 - Asumir el riesgo de la libertad






“Las dinámicas morales de la búsqueda universal de la libertad han aparecido claramente en Europa central y oriental con las revoluciones no violentas de 1989. Aquellos históricos acontecimientos, acaecidos en tiempos y lugares determinados, han ofrecido, no obstante, una lección que va más allá de los confines de un área geográfica específica. Las revoluciones no violentas de 1989 han demostrado que la búsqueda de la libertad es una exigencia ineludible que brota del reconocimiento de la inestimable dignidad y valor de la persona humana, y acompaña siempre el compromiso en su favor. El totalitarismo moderno ha sido, antes que nada, una agresión a la dignidad de la persona, una agresión que ha llegado incluso a la negación del valor inviolable de su vida. Las revoluciones de 1989 han sido posibles por el esfuerzo de hombres y mujeres valientes, que se inspiraban en una visión diversa y, en última instancia, más profunda y vigorosa: la visión del hombre como persona inteligente y libre, depositaria de un misterio que la transciende, dotada de la capacidad de reflexionar y de elegir y, por tanto, capaz de sabiduría y de virtud. Decisiva, para el éxito de aquellas revoluciones no violentas, fue la experiencia de la solidaridad social: Ante regímenes sostenidos por la fuerza de la propaganda y del terror, aquella solidaridad constituyó el núcleo moral del "poder de los no poderosos", fue una primicia de esperanza y es un aviso sobre la posibilidad que el hombre tiene de seguir, en su camino a lo largo de la historia, la vía de las más nobles aspiraciones del espíritu humano.



Mirando hoy aquellos acontecimientos desde este privilegiado observatorio mundial, es imposible no ver la coincidencia entre los valores que han inspirado aquellos movimientos populares de liberación y muchas de los obligaciones morales escritas en la Carta de las Naciones Unidas. Pienso, por ejemplo, en la obligación de "reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana"; como también en el deber de "promover el progreso social y elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de libertad" (Preámbulo). Los cincuenta y un Estados que fundaron esta Organización en 1945 encendieron verdaderamente una antorcha, cuya luz puede dispersar las tinieblas causadas por la tiranía, luz que puede indicar la vía de la libertad, de la paz y de la solidaridad.



[ … ] Por desgracia, incluso después del final de la Segunda Guerra mundial los derechos de las naciones han continuado siendo violados. Por poner sólo algunos ejemplos, los Estados Bálticos y amplios territorios de Ucrania y Bielorrusia fueron absorbidos por la Unión Soviética, como había sucedido ya con Armenia, Azerbaiyán y Georgia en el Cáucaso. Contemporáneamente, las llamadas "democracias populares" de Europa central y oriental perdieron de hecho su soberanía y se les exigió someterse a la voluntad que dominaba el bloque entero. El resultado de esta división artificial de Europa fue la "guerra fría", es decir, una situación de tensión internacional en la que la amenaza del holocausto nuclear estaba suspendida sobre la cabeza de la humanidad. Sólo cuando se restableció la libertad para las naciones de Europa central y oriental, la promesa de paz, que debería haber llegado con el final de la guerra, comenzó a concretarse para muchas de las víctimas de aquel conflicto.”
(del Discurso del Beato Juan Pablo II a la Quincuagésima Asamblea General de las Naciones Unidas - Nueva York, 5 de octubre de 1995)