Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 19 de octubre de 2012

Un 16 de octubre muy diferente al de 1978


Fue un 16 de octubre negro, triste, trágico. 


Leemos en la Enciclopedia del Holocausto  que en el momento de la ocupación alemana del norte y el centro de Italia a principios de 1943 vivían aproximadamente 12.000 judíos en Roma. El 16 de octubre de 1943 más de 1.000 de ellos fueron apresados y deportados al campo de concentración de Auschwitz. Tan solo un pequeño número  regresó a sus hogares.

Es un momento de la historia que no puede faltar en este blog en honor a Juan Pablo II por su intima relación con el pueblo judío, desde su más tierna infancia en su pueblo  natal Wadowice hasta sus días como Sumo Pontífice y Obispo de Roma.

A 69 años de aquella deportación de hebreos romanos, la comunidad  Sant'Egidio y la comunidad hebraica de Roma, como lo hace todos los años a partir de 1944,  han recordado esos momentos trágicos en lavida de la ciudad organizando una peregrinación de la memoria “para que todos sobre todo las generaciones jóvenes” no olviden aquellos días de la deportación y la ocupación nazi.  Una peregrinación que partió en silencio el 16 de octubre pasado a las 19.00 desde Santa Maria en Trastevere y transitó por el camino de los deportados antes de partir en tren hacia Auschwitz.  Miles de antorchas y grandes carteles negros con los nombres de los campos de concentración....para reafirmar su "NO" a toda forma de discriminación. 




Mucho se ha escrito y criticado a la Iglesia por su “inacción” en aquel periodo nefasto de la historia en que Hitler hasta había ordenado destruir elVaticano,  o sea una crítica totalmente infundada.  El odio de Hitler llegaba mucho mas allá de destruir al pueblo hebreo, su intento era destruir toda una civilización.   Mientras tanto el trabajo de la Iglesia en la persona del Papa Pio XII, a quien quisieron desacreditar llamándolo “el papa de Hitler” fue silenciosa y encomiable.   Las difamaciones contradicen radicalmente la verdad. Podemos constatarlo en Corazones.org con abundantes enlaces a otras bibliografías. 

Juan Pablo II decía en su discurso en la sinagoga de Roma el 13 de abril de 1986    “la comunidad judía de Roma pagó un alto precio de sangre. Y fue ciertamente un gesto significativo el que, en los años oscuros de la persecución racial, las puertas de nuestros conventos, de nuestras iglesias, del seminario romano, de edificios de la Santa Sede y de la misma Ciudad del Vaticano se abrieran para ofrecer refugio y salvación a tantos judíos de Roma, rastreados por los perseguidores.”

Invito ver un corto video
Y visitar mis posts etiquetados: Auschwitz-Birkenau

No hay comentarios: