Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Aquel que nació en Belén: nuestro todo ayer, hoy y siempre


Foto del blog  Un sacerdote en Tierra Santa, que invito visitar 



Desde antes de su pontificado Juan Pablo II se sintió invadido por la mística de aquel lugar real, ubicable en el mapa y en la historia, Belén,   tesoro compartido entre pueblos de diferentes culturas y religiones.  Ya en Roma nos invitó a sumergirnos en la “atmosfera prodigiosa” (1)  de  Aquel que nos indico el camino con su sencillo  «Sígueme» (Mateo 8,22).  Fruto de su primer viaje a los Santos Lugares durante el Concilio Vaticano II fue la carta que quiso compartir con los sacerdotes de su diócesis. 

 En 1965 volcó en lenguaje poético los  momentos vividos en aquella inolvidable peregrinación  (2)
Oh tierra del encuentro, única! Tierra en la que se ha hecho todo lo que debe existencia a Aquel que Es”.
“Siglos ha que elegiste este lugar. En él te das a mí, en él me aceptas”.

En el Ángelus del  10 de diciembre de 1978 recordaba “ el gozo inmenso con que los obispos, reunidos en la II sesión del Concilio Vaticano II, acogieron las palabras del Papa Pablo VI que en el discurso de clausura de aquella sesión les había anunciado que iría —por vez primera—  como peregrino a Tierra Santa.” 
Hubiese querido iniciar su pontificado en Belén pero no pudo ser y en su primera Navidad como Pontífice invitaba a todos a estar más presentes allí que aquí (en Roma) 

Belén es el centro de mi peregrinación jubilar – decía en su homilía en el lugar mismo del nacimiento del Señor el el 22 de marzo del 2000   “ Los senderos que he seguido me han traído a este lugar y al misterio que proclama:  la Natividad.”

“La liturgia de la noche de Navidad es rica en un realismo particular: realismo de aquel momento que nosotros renovamos y también realismo de los corazones que reviven aquel momento. Todos, en efecto, nos sentimos profundamente emocionados y conmovidos, por más que lo que celebramos haya ocurrido hace casi dos mil años” porque “ “La alegría que anunció el ángel no es algo del pasado. Es una alegría actual, del hoy eterno de la salvación de Dios, que abarca todos los tiempos:  el pasado, el presente y el futuro……. Dado que en Belén siempre es Navidad, cada día es Navidad en el corazón de los cristianos. Cada día estamos llamados a proclamar el mensaje de Belén al mundo, "la buena nueva que produce una gran alegría":  el Verbo eterno, "Dios de Dios, luz de luz", se hizo hombre y vino a habitar en medio de nosotros (cf. Jn 1, 14). (Misa de Nochebuena  1978) 


(1)   Memoria e Identidad
(2)   Poesías “Peregrinación a los Santos Lugares”

No hay comentarios: