Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

jueves, 31 de mayo de 2012

Juan Pablo II : Donde está María allí está Cristo – Fiesta de la Visitación de la Virgen


Imagen de Wikipedia : Rafael Sanzio, Visitación
"María se puso en camino y fue aprisa a la montaña..." (Lc 1, 39).

 (Palabras del Santo Padre Juan Pablo II al final del rezo del Rosario en la celebración mariana el 31 de mayo de 2001, Fiesta de la Visitación de laVirgen)

 “Concluimos delante de esta gruta, que nos trae a la memoria el santuario de Lourdes, el camino mariano realizado durante el mes de mayo. Revivimos juntos el misterio de la Visitación de María santísima, en esta peregrinación por los jardines vaticanos, en la que todos los años participan cardenales y obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, seminaristas y numerosos fieles. ….

Resuenan en nuestro corazón las palabras del evangelista san Lucas:  "En cuanto oyó Isabel el saludo de María, (...) quedó llena de Espíritu Santo" (Lc 1, 41). El encuentro entre la Virgen y su prima Isabel es una especie de "pequeño Pentecostés"……. En la narración evangélica, la Visitación sigue inmediatamente a la Anunciación:  la Virgen santísima, que lleva en su seno al Hijo concebido por obra del Espíritu Santo, irradia en torno a sí gracia y gozo espiritual. La presencia del Espíritu en ella hace saltar de gozo al hijo de Isabel, Juan, destinado a preparar el camino del Hijo de Dios hecho hombre.

Donde está María, allí está Cristo; y donde está Cristo, allí está su Espíritu Santo, que procede del Padre y de él en el misterio sacrosanto de la vida trinitaria. Los Hechos de los Apóstoles subrayan con razón la presencia orante de María en el Cenáculo, junto con los Apóstoles reunidos en espera de recibir el "poder desde lo alto". El "sí" de la Virgen, "fiat", atrae sobre la humanidad el don de Dios:  como en la Anunciación, también en Pentecostés. Así sigue sucediendo en el camino de la Iglesia.

Reunidos en oración con María, invoquemos una abundante efusión del Espíritu Santo sobre la Iglesia entera, para que, con velas desplegadas, reme mar adentro en el nuevo milenio. De modo particular, invoquémoslo sobre cuantos trabajan diariamente al servicio de la Sede apostólica, para que el trabajo de cada uno esté siempre animado por un espíritu de fe y de celo apostólico.

Es muy significativo que en el último día de mayo se celebre la fiesta de la Visitación. Con esta conclusión es como si quisiéramos decir que cada día de este mes ha sido para nosotros una especie de visitación. Hemos vivido durante el mes de mayo una continua visitación, como la vivieron María e Isabel. Damos gracias a Dios porque la liturgia nos propone de nuevo hoy este acontecimiento bíblico.”

miércoles, 30 de mayo de 2012

En apoyo al Santo Padre Benedicto XVI



Todos somos conscientes que últimamente se ha desatado una nueva y fuerte campaña mundial de descrédito a la Iglesia, incluyendo las ultimas filtraciones de documentos, siempre buscando afanosamente todo aquello que de alguna manera pueda llamar la atención -cuanto mas  negativa tanto mejor -  en los medios,   y  atacarla directamente al corazón y a la persona del Santo Padre Benedicto XVI y su predecesor el Beato Juan Pablo II.

Oramos y no nos preocupamos. Sabemos que Dios está con nosotros, con toda la Iglesia junto a su Pastor, y recordamos las palabras del Libro del Pueblo de Dios en  San Mateo(16.18) :    Y yo te digo: «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella.

“Al orar, se abre nuestro corazón, entramos en comunión no sólo con Dios, sino también propiamente con todos los hijos de Dios, porque somos uno. Cuando nos dirigimos al Padre en nuestra morada interior, en el silencio y en el recogimiento, nunca estamos solos. Quien habla con Dios no está solo. Estamos inmersos en la gran oración de la Iglesia, somos parte de una gran sinfonía que la comunidad cristiana esparcida por todos los rincones de la tierra y en todos los tiempos eleva a Dios; ciertamente los músicos y los instrumentos son distintos —y este es un elemento de riqueza—, pero la melodía de alabanza es única y en armonía. Así pues, cada vez que clamamos y decimos: «¡Abba, Padre!» es la Iglesia, toda la comunión de los hombres en oración, la que sostiene nuestra invocación, y nuestra invocación es invocación de la Iglesia. Esto se refleja también en la riqueza de los carismas, de los ministerios, de las tareas que realizamos en la comunidad. San Pablo escribe a los cristianos de Corinto: «Hay diversidad de carismas, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de actuaciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos» (1 Co 12, 4-6). La oración guiada por el Espíritu Santo, que nos hace decir «¡Abba, Padre!» con Cristo y en Cristo, nos inserta en el único gran mosaico de la familia de Dios, en el que cada uno tiene un puesto y un papel importante, en profunda unidad con el todo.”!

martes, 29 de mayo de 2012

JMJ Rio 2013 patronos e intercesores



Al concluir las celebracionesdel mes mariano en la Arquidiócesis de Rio de Janeiro  y desde lo alto del Santuario de Nossa Senhora da Penhauno de los grandes puntos de devoción de la ciudad de Rio de Janeiro, fueron apareciendo los rostros de los santos y beatos que inspirarán y  señalarán el camino hacia la santidad a la próxima JMJ Rio 2013. Son cinco patronos y 13 intercesores. En la página de la JMJ 2013  puede verse el listado completo acompañado de una breve descripción de sus vidas. A continuación nombres y enlaces a una información algo más detallada de santos y beatos. 
Los patronos son:

Como modelos para la juventud se señalan 13 intercesores: 



lunes, 28 de mayo de 2012

Entrevista a Mons. Slawomir Oder en el primer aniversario de la Beatificación de Juan Pablo II (II)




Entrevista realizada por Giuseppe Tetto para la página oficial de la Postulación y publicada en este blog con autorización 


En vida, Juan Pablo II fue amado por millares de fieles. Ahora parece que después de la muerte, y a distancia de un año de la Beatificación, aquella masa se ha multiplicado. Basándose en su experiencia, ¿cómo explica este fenómeno?
La característica de un santo es su universalidad. Mientras peregrinamos por esta tierra estamos vinculados en el cuerpo al tiempo y al espacio; para una santo no existe este límite. Por ello, su cercanía puede ser percibida por muchas personas en diferentes partes del mundo. Seguramente la peregrinación a las reliquias, a la tumba del beato es un fenómeno muy particular, ligado a nuestra tradición cristiana desde los albores de la iglesia, que reconocía los lugares del martirio, de la sepultura de los santos como lugares particularmente  santificados por su sangre. Pero tenemos que recordar que la presencia física de las reliquias no es un hecho mágico, sino más bien un reclamo a los valores de la vida representados por el Santo, al valor del mensaje que él nos ha transmitido. Pienso, por tanto, que esta peregrinación a la tumba de Juan Pablol II expresa, por una parte, el natural deseo de sentir la cercanía de una persona que es considerada de familia, una persona querida, y al mismo tiempo concretiza el deseo de acudir a la riqueza de la fe del mensaje que él ha dejado a la Iglesia como herencia.



En sus viajes con la reliquia itinerante del Beato Juan Pablo II, en el mundo y en Italia, ¿cuál ha sido el momento más particular, más significativo que ha quedado grabado en su memoria?
Tres momentos han dejado una huella imborrable en mi memoria. El primero tuvo lugar durante el viaje a México. Allí, durante uno de los trayectos para acompañar la reliquia del Beato en todas las diócesis de México, una mujer joven paró el coche en que viajábamos, llevaba en brazos a un niño enfermo. La joven madre quería simplemente encomendar a su pequeño a la intercesión de Juan Pablo II. Un gesto sencillo pero que expresaba toda una fe profunda. Un acto que refleja la enorme confianza de que goza el Beato Juan Pablo II, percibido como una persona de familia, un buen padre, un buen amigo, un buen abuelo. Una realidad que no se ha roto con la muerte.
Un segundo momento es la imagen de la inmensa masa que rodeaba la catedral de Bogotá, muchas víctimas del terrorismo. Personas que sufren en el cuerpo y en el alma incluso, en aquella circunstancia el dolor era palpable, algunos sacerdotes que ejercían su ministerio en el confesonario me han testimoniado de haber recogido las confesiones de muchos perdones. Un perdón que recuerda el de Juan Pablo II a Mehmet Ali Ağca: el Santo Padre muchas veces recordó que un gesto de perdón está en la base de todo diálogo y pacífica convivencia, sin el perdón como fundamento la humanidad no puede ir adelante. 
En fin, el tercer momento se sitúa en Nigeria; se trata de un hecho simpático, dulce: una persona anciana acercándose a la reliquia sonrió y pronunció estas palabras: “Querido y viejo amigo, nos vemos de nuevo”. Me dijeron después que aquella persona había sido uno de los embajadores de los países africanos acreditados ante la santa sede en los años del pontificado de Juan Pablo II.



Los jóvenes fueron siempre el alma de la obra de Juan Pablo II. Hoy, en un  momento tan difícil, donde el futuro para las nuevas generaciones parece oscuro e incierto. ¿Juan Pablo II puede ser aún una vez más un faro para ellas?
No por nada él ha sido llamado testigo de esperanza. No es una vana consolación sino una esperanza que va más allá de aquella que podría ser percibida como la seguridad humana inmediata. Son dos los aspectos sobre los que reflexionar: el primero es, sin duda, vivir el momento presente como una llamada a dar lo mejor de sí mismos, a no desanimarse, a no dejarse abatir por el cansancio y por la desconfianza porque momentos como estos la humanidad los ha vivido en otras épocas, y ha sido la gente que no se ha dejado vencer y que ha vivido como protagonista la que ha dado su contribución esencial para superar esa fase. Y el segundo aspecto es que la esperanza de Juan Pablo II iba más allá de la esfera temporal, se dirigía a Dios. Y es precisamente el soplo del Espíritu Santo que atraviesa la historia, que sopla también ahora, que da el sentido también a los momentos de angustia, de sufrimiento como los que estamos viviendo. Cristo ha resucitado y la última palabra no pertenece ni al mal, ni al pecado, ni a la muerte, ni a la desesperación. Juan Pablo II, como testigo de aquel que ha percibido el soplo del Espíritu santo, indicando a Cristo, nos ha indicado dónde buscar la esperanza, dónde buscar la luz y el coraje de no dejarse vivir, sino de vivir como protagonistas.

domingo, 27 de mayo de 2012

III Congreso Catequístico Nacional, Argentina



Hoy, Domingo de Pentecostés día que celebramos la Fiesta del Espíritu Santo, Señor y dador de vida,  concluye el III Congreso Catequístico Nacional que se llevó a cabo en la ciudad de Moron, Buenos Aires, Argentina, un evento de vital importancia en la Argentina de hoy, que - tal como ocurre en otras partes del mundo -  en muchos aspectos ha perdido el rumbo y necesita recuperar y fortalecer sus vínculos con el Creador. 

El primer Congreso fue celebrado en 1962,  en los comienzos del Concilio Vaticano II. Se reunieron entonces en Buenos Aires unos 7.000 catequistas.  Al año siguiente por iniciativa de la Junta Catequística Nacional presidida por Mons. Miguel Raspanti,  Obispo de Morón, nacía el Movimiento Nacional de Apostolado catequístico.    Es en memoria de Mons. Raspanti que este III Congreso se realiza en la ciudad de Moron.

El segundo congreso tuvo lugar en la ciudad de Rosario en 1987 ya en el espíritu de la nueva evangelización convocada por el Papa Juan Pablo II.  “La evangelización no es solamente la enseñanza viva de la Iglesia, el primer anuncio de la fe (kérygma) y la instrucción, la formación en la fe (la catequesis), sino que es también todo el vasto esfuerzo de reflexión sobre la verdad revelada, que se ha expresado desde el comienzo en la obra de los Padres de Oriente y de Occidente ….” (Juan Pablo II Cruzando el Umbral de la Esperanza)

En su primera Exhortación ApostólicaCathechesi Tradendae el Beato Juan Pablo II resaltaba la importancia de la catequesis y subrayaba las grandes posibilidades que hoy nos ofrecen los medios y los “múltiples lugares, momentos o reuniones por valorizar …. las peregrinaciones diocesanas, regionales o nacionales, que son más provechosas si están centradas en un tema escogido con acierto a partir de la vida de Cristo, de la Virgen y de los Santos; las misiones tradicionales, tantas veces abandonadas con excesiva prisa, y que son insustituibles para una renovación periódica y vigorosa de la vida cristiana…. los círculos bíblicos, que deben ir más allá de la exégesis para hacer vivir la Palabra de Dios; las reuniones de las comunidades eclesiales de base, en la medida en que se atengan a los criterios expuestos en la Exhortación Apostólica «Evangelii nuntiandi».(91)  los grupos de jóvenes….que se multiplican y florecen como en una primavera muy reconfortante para la Iglesia: grupos de acción católica, grupos caritativos, grupos de oración, grupos de reflexión cristiana, etc. Estos grupos suscitan grandes esperanzas para la Iglesia del mañana.”

“La catequesis – decía en la misma Exhortaciónestá íntimamente unida a toda la vida de la Iglesia. No sólo la extensión geográfica y el incremento numérico sino también, y más todavía, el crecimiento interior de la Iglesia, su correspondencia con el designio de Dios, dependen esencialmente de ella.”  Y agregaba más adelante “en la Iglesia de Jesucristo  nadie debería sentirse dispensado de recibir la catequesis; pensamos incluso en los jóvenes seminaristas y religiosos, y en todos los que están destinados a la tarea de pastores y catequistas, los cuales desempeñarán mucho mejor ese ministerio si saben formarse humildemente en la escuela de la Iglesia, la gran catequista y a la vez la gran catequizada”

En su homilía del  Domingo de Pentecostés 1998 el papa Juan Pablo II citaba a san Pablo en el pasaje de la carta a los romanos «Los que se dejan llevar por el Espíritu de Dios, ésos son hijos de Dios» (Rm 8, 14) y nos invitaba a “comprender la acción admirable del Espíritu en nuestra vida de creyentes.”

Veni, Sancte Spiritus! Para que el resultado y el espíritu de este Congreso vivifique y fructifique la obra de  la Iglesia argentina y sus comunidades eclesiales,  y todos aspiremos a una verdadera transformación interior

En el blog de regreso se pueden escuchar algunos audios 

sábado, 26 de mayo de 2012

Entrevista a Mons. Slawomir Oder en el primer aniversario de la Beatificación de Juan Pablo II (I)



Entrevista realizada por Giuseppe Tetto para la página oficial de la Postulación y publicada en este blog con autorización 

Ha pasado ya un año desde el día de la Beatificación de Juan Pablo II y su presencia continúa manifestándose en un modo cada vez más vivo en la vida de los fieles. En ocasión de este primer aniversario, Mons. Slawomir Oder, postulador de la causa de Canonización de Juan Pablo II, nos ofrece su experiencia al lado del Beato.

Mons. Oder, ha pasado ya un año, ¿cómo procede el proceso de Canonización del Beato Juan Pablo II?
Después de la Beatificación, la tarea principal del Postulador es la de vigilar sobre la individuación del nuevo caso de gracia atribuido a la intercesión del Beato Juan Pablo II, de modo que pueda ser reconocido como un eventual milagro, conditio sine qua non para proceder a la Canonización. Ahora estamos percisamente en esta fase de espera, de vigilancia para poder reconocer entre los varios casos presentados aquellos que se puedan identificar con un eventual milagro. En este momento se están examinando diversas documentaciones para hacer una previa verificación y después eventualmente decidir si proceder o no con el proceso diocesano.

¿Cómo se verifica un milagro atribuido a la intercesión del Beato Juan Pablo II? ¿Sobre cuáles bases se efectúa la “elección”, si así puede llamarse, entre un caso milagroso y no?
Ante todo, es el Señor quien tiene que poner el sello, su nihil obstat, dar su autorización para proceder.  Este es el sentido del milagro que nosotros estamos esperando. Así, pues, no es que se haga una “elección” entre un milagro y otro, sino que sencillamente se hace una verificación de aquellas gracias que llegan a la postulación, hechos que para las personas son intervenciones de la voluntad de Dios atribuida a la intercesión del Beato Juan Pablo II, y que, sin embargo, es necesario verificar si subsisten las características del milagro. Normalmente los expertos en este sector se basan sobre dos aspectos fundamentales: el médico y el teológico. Por lo que se refiere al primero, es esencial que el caso de curación respete tres características: la inexplicabilidad de la recuperación de la enfermedad, que debe ser además instantánea y total. Sobre el aspecto teológico, es necesario estudiar y verificar el nexo, el vínculo entre la invocación de la intercesión del Beato y el caso milagroso de curación.

Usted, como Postulador, habrá recibido muchos testimonios e intenciones de oración por parte de los fieles. Dejando a parte por un momento el milagro “oficial”, ¿cuántos pequeños milagros ha tenido posibilidad de constatar?
Se cuentan por miles las señalaciones de estas gracias. Vuelvo a repetir que como milagro viene considerado por la Congregación sólo un hecho de curación con las características antes indicadas; en mi experiencia como Postulador he tocado con mi mano tantísimos pequeños milagros de la vida cotidiana: testimonios de paz en la familia, la liberación de vicios, la aclaración de una situación de la propia existencia, quien vuelve a encontrar la esperanza porque vuelve a ver una persona querida. De estos pequeños milagros gracias a la intercesión de Juan Pablo II llegan continuamente testimonios.

viernes, 25 de mayo de 2012

Unión espiritual que perdura: el Santo Padre Pio, el beato Juan Pablo II y sus discípulos


Es innegable la unión espiritual que perdura y que supongo seguirá siendo  indestructible entre la orden de los frailes menores capuchinos con el beato Juan Pablo II.  Forma parte de  una historia que comenzó con sus visitas pre-pontificado, su suplica de oración por la curación de Wanda Poltawska, la firmeza en defender las virtudes del padre Pio y su vida de oración,  la beatificación a las puertas del Año Jubilar 2000 y la canonización, ambas durante el pontificado de Juan Pablo II.


  
Son lazos hechos roca inamovible.  Y por otro lado lazos extensibles que abrazan a discípulos y amigos  del padre Pio y  de Juan Pablo II. Es sentir esa paz y bendición  a la distancia, vivir en comunión, esa comunión de los santos que el Papa Juan Pablo II dejo tan enraizada en nuestros corazones. Una unión entre aquellos que hemos tenido el privilegio de haber visitado los lugares geográficos insertados en el mapa del mundo donde el padre Pio viviera y predicara con su vida de oración  y su amistad tan particular con el Señor y aquellos quienes ansían visitar el lugar para vivenciar  in situ esta unión.  Ir a San Giovanni Rotondo es como peregrinar allí de la mano de Juan Pablo II. Todo el lugar lo recuerda.


Hoy 25 de mayo culminan en San Giovanni Rotondo las celebraciones por el 25º aniversario de la visita del Papa Juan Pablo II en mayo de 1987.   La semana en honor a Juan Pablo II comenzó el sábado pasado 19 de mayo con la acogida en el Templo de Santa Maria de las Gracias de la reliquia con la sangre del Beato.  La reliquia fue acompañada en procesión hacia la Iglesia de San Pio de Pietrelcina. Precedida por el rezo del Santo Rosario se celebro luego la Eucaristía presidida por el Postulador de la causa de canonización del Beato Juan Pablo II, Monseñor Slawomir Oder. Al término de la celebración la reliquia fue llevada nuevamente en procesión hacia Santa Maria de las Gracias donde permaneció para la veneración de los fieles hasta el lunes 21 de mayo. La reliquia visito también  la parroquia de San Leonardo abad,  parroquia madre de San Giovanni Rotondo y la Casa de Alivio del Sufrimiento de la Obra del Padre Pio para regresar a Santa Maria de las Gracias 
donde el miércoles 23 de mayo tuvo lugar la Solemne Celebración  Eucarística presidida por el cardenal Stanislaw Dziwisz, arzobispo metropolitano de Cracovia.

Hoy Viernes 25 de mayo la reliquia del Beato Juan Pablo II parte hacia el Santuario de Santa Maria Madre de Dios en la ciudad de Foggia, donde ya habían comenzado las celebraciones de este 25º aniversario de la visita del Beato Juan Pablo II el domingo pasado 20 de mayo.



El próximo lunes 28 de mayo comienza oficialmente el programa del centenario de la llegada del Padre Pio a San Giovanni Rotondo.


Invito visitar posts etiquetados Padre Pio

Feliz día de la Patria!


FFeliz día de la Patria para todos los argentinos de buena voluntad, dondequiera que estén!





Invito leer la Homilía del cardenal Jorge Mario Bergoglio pronunciada en el Te Deum en la catedral Metropolitana. No tiene desperdicios, como siempre!
Para leer cuidadosamente y pensar!

miércoles, 23 de mayo de 2012

Slawomir Oder:«Juan Pablo II sigue siendo una presencia viva»


El diario italiano Avvenire de inspiración católica publicó el 2 de mayo pasado, a un año de la beatificación del Siervo de Dios  Juan Pablo II,  una entrevista realizada por Gianni Cardinale a  Mons. Slawomir Oder, Postulador de la causa de beatificación y canonización de Juan Pablo II.  Publico aquí la entrevista completa, precedida por una introducción. (Traducida y publicada con permiso)


Después de la ceremonia de beatificación de Juan Pablo II «de alguna manera han emanado numerosas fuentes de gozo que despertaron una cantidad de iniciativas» mientras se suceden las gracias que los fieles atribuyen al Papa Wojtyla.  Y entre estas gracias, ya podría estar  el milagro que, si es reconocido como tal por la Iglesia podríamos acercarnos  a la canonización del pontífice polaco. » Son palabras de Mons. Slawomir Oder, postulador de la causa que ha llevado al papa Wojtyla al honor de los altares:   es él la persona que ha seguido más de cerca todos los procedimientos, que precisamente hace un año atrás,  han conducido a la ceremonia en la cual Benedicto XVI incluyo  a su inmediato predecesor en el registro de los beatos.  Según Oder, que preside en Roma el Tribunal de Apelaciones del Vicariato, el “trabajo” que se refiere a Juan Pablo II no ha concluido el l de mayo de 2011. Pues entonces:

Monseñor, cuales son las fuentes de gozo que surgieron de la ceremonia celebrada hace un año?
Ya tenemos parroquias dedicadas al beato en Polonia, pero también en América Latina. Son innumerables las Misas de agradecimiento.  Esto en cuanto se refiere al aspecto litúrgico. Un fenómeno muy particular ha sido el de la peregrinación de la reliquia del beato.


Cuando comenzó?
La primer “partida” fue a la JMJ de Madrid, donde se llevó el relicario con la sangre del santo Padre que así ha “acompañado” a los jóvenes. Después de allí comenzó un largo itinerario de visitas por las diócesis de México, Colombia, Nigeria y también italianas.  Etapas que fueron  ocasión para recordar el pensamiento y el mensaje de vida de Juan Pablo II.

Mas allá del aspecto devocional y litúrgico, usted ha sido testigo  durante el transcurso de  este año de frutos espirituales? Cuáles?
Sigo recibiendo en mi oficina  – y creo que continuaran  llegando -  noticias de gracias recibidas por intercesión del beato.  Continúa de hecho ininterrumpido el flujo de fieles que vienen a orar a la tumba del Santo Padre e invocan su intercesión.  Y, como postulador, soy el depositario de testimonios de muchísimas gracias recibidas.  Una de estas gracias, si bien aún es prematuro indicar cuál de ellas, podrá naturalmente – existen indicios muy interesantes en ese sentido – ser aquella que podría dar inicio a un proceso que nos lleve al reconocimiento del segundo milagro necesario para la canonización.

Cuales son los pasos para que el Papa Wojtyla sea venerado como santo?
Como se sabe para proceder a la canonización la Iglesia requiere que sea reconocido un milagro atribuido a la intercesión del nuevo beato.  En cuanto a esto no existen plazos ni tiempos mínimos de espera. Puedo decirle que en este momento estoy a la espera de la documentación que se refiere a algunas gracias de las cuales hemos hablado antes. En algunos casos las investigaciones médicas ya han avanzado. Pero se trata de investigaciones preliminares y por lo tanto aun no es posible hablar de selección de un caso específico.  De todas maneras los casos interesantes que merecen profundización ya han sido marcados.  


Cuantos son?
Aquellos que actualmente parecen más interesantes son tres o cuatro.


Este año ha debido enfrentarse usted a objeciones y actitudes críticas en relación al beato?
La beatificación es u n hecho definitivo y de mi parte lo que ha sido verificado es gozo y gratitud por este don.

Que fue lo que personalmente le ha  impresionado de modo particular este año?
Debo admitir que una experiencia muy sugestiva es la que se refiere a la presencia de la reliquia, tal como hablamos antes. Es  un elemento muy fuerte que habla también con elocuencia simbólica. El relicario tiene la forma de un libro abierto,  expone las palabras del inicio del pontificado  «Nolite timere!»  o sea «No tengáis miedo» y contiene una ampolla de sangre.  Y bien las emociones que suscita esta presencia son impresionantes. Por ejemplo he asistido a la escena de  un anciano que al ver la reliquia exclamo con gozo:  «bueno querido amigo aquí nos vemos nuevamente». Y esto es para mí una señal bellísima que la presencia de Juan Pablo II es hoy percibida como presencia viva, muy cordial, amigable.  Es así como permanece vivo el mensaje de su vida dedicada a la Iglesia, un signo del amor a Cristo y confianza en Nuestra Señora.

Usted hablaba de gracias. Cuantas son y de donde provienen?
Son  unas decenas de casos y provienen de varios países.   Sobre todo europeos, como Polonia, Italia y España, pero también de las Américas, de los Estados Unidos, México, Colombia y Brasil.

Hay algo que le ha asombrado de modo oparticular y que quizas no se esperaba este año?
Por cierto una sorpresa agradable es esta cercanía con la cual la gente percibe la presencia de Juan Pablo II. Una presencia que ya no es física, en nuestro espacio, sino que expresa el amor sembrado por él durante su vida.

lunes, 21 de mayo de 2012

Beato Alojzij (Luis) Grozde (1) Reliquia del mártir esloveno entronizada en Nuestro Señor de los Milagros, Morón


Ayer en la parroquia Nuestro Señor de los Milagros de la localidad de Moron (Munilla 1190) Buenos Aires,  fue un día de fiesta particular para los fieles de la parroquia y la comunidad eslovena toda.  La parroquia,  que no abarca un radio muy importante de la localidad y cuenta en general con una concurrencia modesta,  ayer celebraba esta fiesta  a Iglesia llena en una atmosfera de sincera solemnidad.  No era para menos, el privilegio era doble: recibía la primer reliquia del primer mártir esloveno que se entroniza en Buenos Aires y además había sido traída por iniciativa de su párroco el presbítero (esloveno) Francisco Himmelreich, que fuera compañero de escuela del Beato Grozde.  Al padre Himmelreich se lo veía radiante: 
concluía un importante objetivo de su sueño y de su empeño a partir de la beatificación del Siervo de Dios Alojzij (Luis) Grozde celebrada durante el Congreso Eucarístico nacional esloveno el 13 de junio de 2010 en la ciudad de Celje.     (El proceso para la causa de su beatificación había comenzado en 1992)

La ceremonia de entronización tuvo lugar ayer domingo 20 de mayo a las 11.00 con una Misa solemne concelebrada por los Obispos Mons Luis Guillermo Eichhorn,  el Obispo auxiliar de Buenos Aires,  Mons. Vicente Bokalic, el párroco de la catedral de Moron Mons. Raul Trotz, el párroco de Nuestro Señor de los Milagros Francisco Himmelreich, y los sacerdotes de origen esloveno Francisco Cukjati y Juan Pintar.  Acompañó el coro esloveno que dirige la señora Anka Savelli Gaser.  Fue muy emotiva la entrada presidida por el párroco Himmelreich alzando con genuino orgullo y emoción el pequeño relicario con la reliquia del beato (reliquia de primer grado – un fragmento de hueso).  


El sermón estuvo a cargo de Mons Vicente Bokalic, quien con palabras sencillas -  que pudieron llegar a los niños de catequesis sentados en el suelo que escuchaban con atención -  


pero a su vez  profundas para todo oído atento.  Comenzó dirigiéndose a los niños preguntándoles si sabían que fiesta celebraríamos el próximo domingo… no escuché que alguien respondiese …asi que lo hizo él mismo,  entrelazando luego  para todos,  Pentecostés – la fiesta del Espíritu Santo - con la vida del beato y nuestra vida cotidiana. Resaltó sus virtudes, sobre todo su espiritualidad, invitándonos que a ejemplo de su vida nada nos ate a la transitoriedad de este mundo.   Mons. Bokalic también hizo notar la importancia del III Congreso Catequístico Nacional   que este año se celebra en Moron.  

Dos momentos particulares de la ceremonia fueron la posibilidad de todos los fieles de tocar el relicario conteniendo la reliquia 


y la entronización misma en el pequeño altar lateral que ahora guarda la reliquia de este joven (tenía 20 años), mártir esloveno asesinado por odio a la fe (in odium fidei) en Mirna (Eslovenia), el 1º de enero de 1943, durante el régimen comunista.    A todos los fieles les fue entregada una fotocopia conteniendo una breve historia de Grozde (que también fue leída completa durante la ceremonia) y una estampa del beato cuyas reliquias son ahora veneradas en esta Iglesia, primera en la Argentina que cuenta con este privilegio.  



     
Invito visitar posts etiquetados Grozde

domingo, 20 de mayo de 2012

Feliz cumpleaños cardenal Franciscek Macharski




Hoy domingo 20 de mayo el cardenal Macharski cumple 85años.
Muy feliz cumpleaños cardenal Macharski
 y desde aquí nos unimos a las oraciones de los fieles de Cracovia y pedimos junto a ellos por su salud y abundantes bendiciones!

Amigo y compañero de seminario de Karol Wojtyla nunca me había dado cuenta - o no lo recueredo; - de la similitud y  la unión espiritual de sus emblemas.




sábado, 19 de mayo de 2012

Museo Juan Pablo II en Wadowice



El Ministro de Cultura polaco Bogdan Zdrojewski en su reciente visita a Wadowice, acompañado por el cardenal Stanislaw Dziwisz ha anunciado que el nuevo Museo Juan Pablo II abrirá sus puertas el 13 de mayo de 2013.   El nuevo Museo comprenderá la antigua casa de la familia Wojtyla a la cual se ha agregado toda una parte del edificio lindero a la Iglesia de Wadowice, como puede verse en la fotografía tomada de la pagina oficial de la Arquidiocesis deCracovia. Segun se anuncia la puerta de entrada será una replica de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro y llevará el lema ”Abrid las puertas a Cristo”.

Temporariamente se puede visitar la réplica de la casa de Karol Wojtyla con algunos objetos y una buena colección de fotografías en las instalaciones del Dom Katolicki, detrás de la Iglesia, como decía en mi post Wadowice-Kalwaria 2011 y la casa natal del Beato Juan Pablo II (en reconstrucción

viernes, 18 de mayo de 2012

Hace 92 años nacía Karol Jozef Wojtyla




Hoy recordamos con cariño el nacimiento de Karol Jozef Wojtyla, nuestro querido, ahora   Beato Juan Pablo II, nacido hace 92 años en el pueblo de Wadowice, Polonia.

Su cumpleaños nro 76 lo paso en Eslovenia el 18 de mayo de 1996, comenzando el programa del dia  en el Palacio Arquidiocesano de Ljubljana donde  lo esperaban unos 100 niños, miembros de siete distintos coros parroquiales de Ljubljana.  
 Sus ojos fijos en el balcón donde aparecería...y muy temprano cerca de las ocho comenzaron a aplaudir y a cantar…. 
Que edades tienen? Pregunto el Santo Padre. La mayoria alrededor de 8 años, le respondieron. También yo tuve ocho años, les dijo el Santo Padre y hoy a las cinco de la tarde cumpliré ya 76 años!
El protocolo no había previsto que el Santo Padre se uniera a los niños, pero quien lo detendría? Allí estuvo entre ellos durante 15 minutos, bendiciéndoles, repartiendo rosarios, intercambiando saludos, extendiendo su mano….los niños continuaron cantando, siguieron regalándole canciones, también en polaco, y sonrisas y entusiasmo, aplausos y pequeños ramilletes ….y esa mirada transparente, limpia, chispeante, inquieta y juguetona de niño que el tanto amaba….podía pasar mejor las primeras horas del día de su cumpleaños?

jueves, 17 de mayo de 2012

Juan Pablo II y San Luis Maria Grignion de Monfort

María, «obra maestra del Altísimo, milagro de la Sabiduría eterna» 

El magisterio del Papa Juan Pablo II trasluce y contagia un profundo amor filial y devocion a Maria.  Guiado por su padre en la natal Wadowice Karol comenzó a  peregrinar de niño al cercano Santuario mariano de KalwariaZebrzydowska 


peregrinaciones que luego continuaron con  compañeros de escuela y amigos.   

Con ocasion del IV centenario  del Santuario el 19 de agosto de 2002 (su última visita a Polonia), en su homilía el Santo Padre  abria su corazon dando testimonio de su intima y antigua union  al Santuario: “Vengo hoy a este santuario como peregrino, como venía cuando era niño y en edad juvenil. Me presento ante la Virgen de Kalwaria al igual que cuando venía como obispo de Cracovia para encomendarle los problemas de la archidiócesis y de quienes Dios había confiado a mi cuidado pastoral. Vengo aquí y, como entonces, repito:  Dios te salve, Reina y Madre de misericordia.”

Enraizada tempranamente esta amistad mariana se fue perfilando en la persona de Karol Wojtyla como estudiante, obrero, sacerdote y finalmente como pastor para quedar  plasmada en  su escudo episcopal Totus Tuus (*) inspirándose para ello en la doctrina de san Luis María Grignion de Montfort”   (Don y Misterio

En Cruzando el Umbral de la Esperanza el Papa Juan Pablo II  en breves palabras nos confia esta entrega de su persona simbolizada en su lema:

Totus Tuus. Esta fórmula no tiene solamente un carácter piadoso, no es una simple expresión de devoción: es algo más. La orientación hacia una devoción tal se afirmó en mí en el período en que, durante la Segunda Guerra Mundial, trabajaba de obrero en una fábrica. En un primer momento me había parecido que debía alejarme un poco de la devoción mariana de la infancia, en beneficio de un cristianismo cristocéntrico. Gracias a san Luis Grignon de Montfort comprendí que la verdadera devoción a la Madre de Dios es, sin embargo, cristocéntrica, más aún, que está profundamente radicada en el Misterio trinitario de Dios, y en los misterios de la Encarnación y la Redención. Así pues, redescubrí con conocimiento de causa la nueva piedad mariana, y esta forma madura de devoción a la Madre de Dios me ha seguido a través de los años: sus frutos son la Redemptoris Mater y la Mulieris dignitatem.


Con ocasion de la Fiesta de la Inmaculada Concepcion el 8 de diciembre de 2003, celebrándose un nuevo aniversario de  la aparición del Tratado de la verdadera devoción a la santísima Virgen de San Luis María Grignion de Montfort el Papa Juan Pablo II le dirige una carta a la familia monfortiana  confirmando su espiritu mariano anclado en Jesucristo :

“Hace ciento sesenta años se publicaba una obra destinada a convertirse en un clásico de la espiritualidad mariana. San Luis María Grignion de Montfort compuso el Tratado de la verdadera devoción a la santísima Virgen a comienzos del año 1700, pero el manuscrito permaneció prácticamente desconocido durante más de un siglo. Finalmente, en 1824 fue descubierto casi por casualidad, y en 1843, cuando se publicó, tuvo un éxito inmediato, revelándose como una obra de extraordinaria eficacia en la difusión de la "verdadera devoción" a la Virgen santísima. A mí personalmente, en los años de mi juventud, me ayudó mucho la lectura de este libro, en el que "encontré la respuesta a mis dudas", debidas al temor de que el culto a María, "si se hace excesivo, acaba por comprometer la supremacía del culto debido a Cristo" (Don y misterio, BAC 1996, p. 43). Bajo la guía sabia de san Luis María comprendí que, si se vive el misterio de María en Cristo, ese peligro no existe. En efecto, el pensamiento mariológico de este santo "está basado en el misterio trinitario y en la verdad de la encarnación del Verbo de Dios" (ib.).

Internándonos en la trayectoria mariana del Papa Juan Pablo II quizas deberiamos ahondar también en la vida y obra de San Luis Maria Grignion de Monfort, inspirador definitivo y maduro de su devocion a la Madre de Dios.  Para ello invito visitar la página oficial de "La Compañía de María  (conocida también con el nombre de "Misioneros Monfortianos"), quienes allí declaran su cristianismo cristocéntrico a Jesús por Maria: “ El carácter mariano de la Compañía es un valor esencial de nuestra Congregación. María no está presente de manera accidental en la vida de los misioneros: la devoción a María es parte integrante de su vida espiritual y de su apostolado. La «perfecta consagración» a Jesús por María es el acto más significativo del carácter mariano de nuestra inspiración."

Por otra parte invito leer en la páginaoficial la fascinante historia personal de  este “Incomparable cantor y discípulo de la Madre del Salvador, a quien celebra como la que guía seguramente hacia Cristo: «Si establecemos la sólida devoción a la santísima Virgen, es sólo para establecer más perfectamente la de Jesucristo y ofrecer un medio fácil y seguro para encontrar al Señor»” (Juan Pablo II a la familiamonfortiana 1997, con ocasión de los 50 años de la canonización de su fundador) 

Allí mismo en el sitio de losmisioneros monfortianos se ofrece generosamente las Obras Completas de San Luis Maria Grignion de Monfort para consulta libre. 


 (*) abreviatura de la forma más completa de la consagración a la Madre de Dios, que dice: Totus tuus ego sum et omnia mea Tua sunt. Accipio Te in mea omnia. Praebe mihi cor Tuum, Maria)

La Academia Pontificia para la Vida y Vitae Mysterium de Juan Pablo II




Con respecto a los problemas y controversias que han surgido entre investigadores en el seno de la Academia Pontificia para la Vida y colegas invitados creo conveniente citar  aquí el objetivo de la Academia que sigue siendo el mismo a partir de su comienzo, y es lo que la pagina oficial de la Academia Pontificia para la Vida expresa claramente en la portada de su página web:

Que es el P.A.V.   La Academia Pontificia para la Vida tiene como objetivo promover el progreso de los estudios y la información y formación sobre los principales temas de la bioética y del derecho relativo a la promoción y defensa de la vida, especialmente en la relación directa que tienen con la moral cristiana. Su estatuto es definido por el motu propio Vitae Mysterium  - (institución de la Academia) - del Papa Juan Pablo II el ll de febrero de 1994.

Invito visitar la página oficial de la AcademiaPontificia para la Vida que contiene una gran cantidad de enlaces a documentos esclarecedores pertinentes del magisterio de la Iglesia,  los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI y documentos de la Academia misma, además de enlaces a otras instituciones (desde Links útiles). 

martes, 15 de mayo de 2012

Karol Wojtyla: “Persona y Acción” (2) – El interés por el hombre como persona


En esta cita tomada del capítulo XXX “Un Evangelio para hacerse hombre” del Libro   Cruzando el Umbral de la Esperanza el Papa Juan Pablo II le comenta a Vittorio Messori sobre sus reflexiones acerca de la persona y la acción y el despertar de su  interés por el hombre como persona. Resalta a su vez que su interés es en primer lugar pastoral y la singular y  vital importancia de la gratuidad del don ("esforzarse por ser un don para los demás" !):



“Cuando escribí el ensayo Acción y persona, los primeros que lo advirtieron, obviamente para oponerse a él, fueron los marxistas; en su polémica con la religión y con la Iglesia constituía un elemento incómodo.  Pero, llegado a este punto, debo decir que mi atención a la persona y a la acción no nació en absoluto en el terreno de la polémica con el marxismo o,  por lo menos, no nació en función de esa polémica. El interés por el hombre  como persona estaba presente en mi desde hacía mucho tiempo. Quizá dependía también del hecho de que no había tenido nunca una especial predilección por las ciencias naturales. Siempre me ha apasionado más el hombre; mientras estudiaba en la Facultad de Letras, me interesaba por él en cuanto artífice de la lengua y en cuanto objeto de la literatura; luego,  cuando descubrí la vocación sacerdotal, comencé a ocuparme de él como tema central de la actividad pastoral.

Estábamos ya en la posguerra, y la polémica con el marxismo estaba en su apogeo. En aquellos años, lo más importante para mí se había convertido en los jóvenes, que me planteaban no tanto cuestiones sobre la existencia de Dios, como preguntas concretas sobre cómo vivir, sobre el modo de afrontar y resolver los problemas del amor y del matrimonio, además de los relacionados con el mundo del trabajo. Le he contado ya cómo aquellos jóvenes del período siguiente a la ocupación alemana quedaron profundamente grabados en mi memoria; con sus dudas y sus preguntas, en cierto sentido me señalaron el camino también a mí. De nuestra relación, de la participación en los problemas de su vida nació un estudio, cuyo contenido resumí en el libro titulado Amor y responsabilidad.  El ensayo sobre la persona y la acción vino luego; pero también nació de la   misma fuente. Era en cierto modo inevitable que llegase a ese tema, desde el momento en que había entrado en el campo de los interrogantes sobre la existencia humana; y no solamente del hombre de nuestro tiempo, sino del hombre de todo tiempo. La cuestión sobre el bien y el mal no abandona
nunca al hombre, como lo testimonia el joven del Evangelio, que pregunta a Jesús: «¿Qué debo hacer para alcanzar la vida eterna?» (Marcos 10,17).

Por tanto, el origen de mis estudios centrados en el hombre, en la persona humana, es en primer lugar pastoral. Y es desde el ángulo de lo pastoral cómo, en Amor y responsabilidad, formulé el concepto de norma personalista. Tal norma es la tentativa de traducir el mandamiento del amor al lenguaje de la ética filosóflca. La persona es un ser para el que la única dimensión adecuada es el amor. Somos justos en lo que afecta a una persona cuando la amamos: esto vale para Dios y vale para el hombre. El amor por una persona excluye que se la pueda tratar como un objeto de disfrute. Esta norma está ya presente en la ética kantiana, y constituye el contenido del llamado segundo imperativo. No obstante, este imperativo
tiene un carácter negativo y no agota todo el contenido del mandamiento del amor. Si Kant subraya con tanta fuerza que la persona no puede ser tratada como objeto de goce, lo hace para oponerse al utilitarismo
anglosajón y, desde ese punto de vista, puede haber alcanzado su pretensión. Sin embargo, Kant no ha interpretado de modo completo el mandamiento del amor, que no se limita a excluir cualquier comportamiento que reduzca la persona a mero objeto de placer, sino que exige más: exige
la afirmación de la persona en si misma.    La verdadera interpretación personalista del mandamiento del amor se encuentra en las palabras del Concilio: «El Señor Jesús, cuando reza al Padre para que "todos sean una sola cosa" (Juan 17,21-22), poniéndonos ante horizontes inaccesibles a la razón humana, ha insinuado que hay una cierta semejanza entre la unión de las personas divinas y la unión de los hijos de Dios en la verdad y en la caridad. Esta semejanza manifiesta cómo el hombre -que en la tierra es la única criatura que Dios ha querido por sí misma no puede encontrarse plenamente a sí misma si no es a través de un sincero don de sí» (GS n. 24). Ésta puede decirse que es verdaderamente una interpretación adecuada del mandamiento del amor. Sobre todo, queda formulado con claridad el principio de afirmación de la persona por el simple hecho de ser persona; ella, se dice, «es la única criatura en la tierra que Dios ha querido por sí misma». Al mismo tiempo el texto conciliar subraya que lo más esencial del amor es el «sincero don de sí mismo». En este sentido la persona se realiza mediante el amor. Así pues, estos dos aspectos -la afirmación de la persona por sí misma y el don sincero de sí mismo- no sólo no se excluyen mutuamente, sino que se
confirman y se integran de modo recíproco. El hombre se afirma a si mismo de manera más completa dándose. Ésta es la plena realización del mandamiento del amor. Ésta es también la plena verdad del hombre, una verdad que Cristo nos ha enseñado con Su vida y que la tradición de la moral cristiana -no menos que la tradición de los santos y de tantos héroes del amor por el prójimo- ha recogido y testimoniado en el curso de la  historia.

Si privamos a la libertad humana de esta perspectiva, si el hombre no se esfuerza por llegar a ser un don para los demás, entonces esta libertad puede revelarse peligrosa. Se convertirá en una libertad de hacer lo que yo considero bueno, lo que me procura un provecho o un placer, acaso un placer sublimado. Si no se acepta la perspectiva del don de si mismo, subsistirá siempre el peligro de una libertad egoísta. Peligro contra el que luchó Kant; y en esta línea deben situarse también Max Scheller y todos los que, después de él, han compartido la ética de los valores. Pero una expresión completa de esto la encontramos sencillamente en el Evangelio. Por eso en el Evangelio está también contenida una coherente declaración
de todos los derechos del hombre, incluso de aquellos que por diversos motivos pueden ser incómodos.