Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 30 de septiembre de 2012

Jovenes europeos claman en Cracovia y en Auschwitz por un mundo sin violencia



En un mensaje de esperanza más de 2.000 jóvenes de Europa Central y Oriental, convocados por la Comunidad de Sant´Egidio marcharon sobre los rieles del campo de concentración de Birkenau en una emotiva ceremonia para construir una Europa diferente,  una Europa en paz.   Da escalofríos pensar que por allí pasaron miles y miles de víctimas de un holocausto con victimas procedentes de toda Europa, el “calvario del siglo XX”.  

“Visitaremos Auschwitz libres, porque durante estos días nos hemos liberado del germen del mal, de la violencia, del prejuicio – decia monseñor Marco Gnavi de la Comunidad de Sant'Egidio –. No queremos ser esclavos de una lógica que envenena. Juntos tendremos menos miedo. Nos tenemos que liberar de la coraza de la indiferencia y de la violencia para desarmarnos”



“La marcha avanzó a través de los rieles que fueron la última estación para muchos convoyes de jóvenes y ancianos, niños y enfermos, mujeres y hombres que durante los años de la segunda guerra mundial, en vagones de ganado procedentes de toda Europa, cruzaron el continente para llegar a este campo de la muerte. A lo largo del mismo camino que recorrieron hace setenta años muchos de sus coetáneos, los jóvenes procedentes de Hungría, República Checa, Polonia, Eslovaquia, Rumania y Rusia” leemos en la página de la Comunidad de Sant´Egidio.

Los jóvenes depositaron dos coronas de flores en representación de los países participantes en este 3er Encuentro Internacional de “Jóvenes europeos por un mundo sin violencia” (20 al 23 de septiembre 2012)  organizado por la Comunidad de Sant’Egidio, una en la lápida en memoria de las víctimas judías y otra en memoria de las víctimas gitanas Rom y Sinti.


Por la mañana habían visitado el impresionante museo del campo de concentración de Auschwitz. Y por la tarde acompañados por el Requiem de Penderecki patieron hacia Auschwitz para atravesar juntos el arco de la infame torre de Auschwitz-Birkenau,


Béla Varga, judío húngaro sobreviviente de la deportación nazi durante la segunda guerra mundial decía:
“Las llamas del crematorio se apagaron, pero quizás vosotros habéis sentido todavía el calor. Estamos en Cracovia y en Auschwitz porque el racismo, el mal, el odio, todavía arden. Judíos, gitanos y otras minorías todavía son amenazadas. No queremos permitir que de esas brasas surja otro incendio. Para evitarlo os pedimos ayuda a vosotros jóvenes. ¡Ayudad, ayudad, ayudad!”.

Zeev Tibi Ram, sobreviviente del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau,  testimonió como en la deshumanidad del nazismo fue posible salvar la humanidad: “Vi mucho sufrimiento y yo sufrí mucho – dijo conmovido –. Pero no conozco la palabra venganza ni la palabra odio. En las personas yo veo al hombre, sin juzgar ni despreciar. Sois jóvenes que tenéis que construir una sociedad mejor. Ha llegado vuestro turno de construir un mundo más humano”.

Y Rita Prigmore, una mujer gitana de Würzburg (Alemania), que fue víctima de los experimentos médicos nazis, expresaba:  “Estar con Sant’Egidio me da la esperanza de encontrar jóvenes que quieren construir un mundo sin violencia. Es la única esperanza para el futuro. Os invito a no juzgar a los demás. Cada uno es ante todo un hombre”.

De este tercer encuentro surgió un llamamiento proclamado en ocho lenguas durante la ceremonia, “¡un nuevo horizonte de humanidad para nuestros países! ¡De aquí emerge un movimiento de corazones, que quiere contagiar a los jóvenes como nosotros, a ser mejores y hacer más humanos nuestros países en una Europa de paz!”  En la pagina oficial de Sant´Egidio puede leerseel llamamiento completo. 



sábado, 29 de septiembre de 2012

Joaquín Navarro Valls Doctor Honoris Causa de la Universidad Santo Tomás, Chile




El 2 de octubre próximo la Universidad Santo Tomas honrará con el grado de Doctor Honoris Causa en Ciencias de la Comunicación al Dr. Joaquín Navarro Valls por su trabajo como Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede durante 22 años, periodo durante el cual, como bien sabemos,  se convirtió en uno de los colaboradores más cercanos del Papa Juan Pablo II y ha hablado de su experiencia en el cargo en numerosísimas oportunidades.  En este blog le hemos dedicado varios posts.    

La ceremonia se llevará a cabo el martes 2 de octubre a las 11.30 horas en el Aula Magna de la Casa Central de la Universidad Santo Tomás Santiago

El Dr Navarro Valls es actualmente presidente del Consejo asesor de la Universidad Campus Bio-médico de Roma, y de la Fundación Telekom Italia y en la Universidad Santo Tomas dictará la clase magistral “Juan Pablo II y el misterio del dolor”, un tema sumamente delicado y que trasciende nuestro entendimiento si lo analizamos solamente desde nuestra limitada óptica humana sin enraizarla en el misterio divino,  que Navarro Valls pudo casi tocar con sus manos vivenciando tan de cerca el sufrimiento de Juan Pablo II.    

Personalmente considero el misterio del dolor un tema apasionante y que me supera totalmente, un tema además pendiente de analizar y reflexionar más a fondo basándome precisamente en el magisterio y en la vida de Juan Pablo II. 

Confío que tendremos la oportunidad de poder acceder a la exposición completa del Dr. Navarro Valls sobre esta tema tan vital, ya sea en el sitio mismo de la Universidad o en su propia pagina web.  

 (Doctor Honoris Causa es un título honorífico que concede la Universidad a personas eminentes, principalmente a quienes han destacado en ciertas áreas profesionales con amplia trayectoria recorrida en un ámbito científico específico y relacionado directamente con la Institución, y se encuentra asociada al concepto internacional que posee la Universidad en virtud a las relaciones establecidas con los distintos países agrupados a través de red IC-USTA (International Council of Universities of Saint Thomas Aquinas).

La institución autónoma Santo Tomás de Chile en su diversidad de niveles: universidad, instituto profesional y centro de formación técnica y una historia de más de 36 años durante los cuales ha titulado a mas de 86.000 técnicos,  cuenta  además con una importante red de colegios fundada en los mismos principios institucionales.


viernes, 28 de septiembre de 2012

La UCA celebra los 50 años del inicio del Concilio Vaticano II




El acto,  presidido por el Cardenal Jorge M. Bergoglio,  tendrá lugar el mismo día en que se cumplen los 50 años del Concilio y se abre el Año de la Fe propuesto por Benedicto XVI .Tendrá lugar el jueves 11 de octubre en el auditorio Juan Pablo II de la Universidad Católica Argentina y comenzara a las 18.45. Invitan la Pontificia Universidad Católica Argentina y el Arzobispado de Buenos Aires, con el auspicio de la Conferencia Episcopal Argentina.



Expondrán:
El P. Dr. Raniero Cantalamessa,  predicador oficial del Vaticano.
Néstor Míguez,  Pastor metodista, cuyo padre participó invitado como observador del Concilio.
El Rabino Abraham Skorka, rector del Seminario Rabínico Latinoamericano.  El rabino Skorka  además recibirá el doctorado Honoris Causa en la UCA. “Este gesto – dice la invitación de la UCA - se considera un signo importante del creciente acercamiento que hubo entre las comunidades católica y judía en los últimos 50 años.


La comunicación de la UCA agrega “La propuesta de renovación eclesial del Concilio sigue siendo una "brújula segura" (Juan Pablo II, NMI 57).

 Benedicto XVI dijo recientemente que el Concilio debe "llegar a ser cada vez más una gran fuerza para la renovación siempre necesaria de la Iglesia” (P. Fidei 5). Queremos celebrarlo para dejarnos interpelar nuevamente por la propuesta conciliar, y hacemos llegar esta invitación abierta a todos los que quieran sumarse para reflexionar y agradecer.”
Se pide confirmar asistencia a consulta@uca.edu.ar
Más información www.uca.edu.ar


Contacto de prensa                            
Natalia Ramil
Departamento de Comunicación
Dirección de Relaciones Institucionales
UNIVERSIDAD CATÓLICA ARGENTINA
Tel.: + 54 11 4338.0814 
Cel: + 54 11 6357.6293    


jueves, 27 de septiembre de 2012

Medjugorje en Viena: sentir la universalidad de la Iglesia



El martes hubo cambio de planes por la tarde.  Debí quedarme en casa. Casualidad?  Seguro que no. Todo tiene su razón de ser, solo que no siempre llegamos a comprenderlo. Participando de la ceremonia ante mi pantalla me hizo sentir profundamente la universalidad de la Iglesia. Estando del otro lado del planeta, me sentía alli, cercana a los testigos, cercana a los fieles que llenaban la catedral, mirándolos de frente.....una sensación rara como si  pudiese darle la mano a todos.... abrazarlos y decirles que aqui también oramos por la paz, por esa paz interior que todos necesitamos, por la paz de las conciencias y la paz en el mundo.   

Habia recibido un email con enlace al canal de Maria en Estados Unidos donde se podría ver en vivo la ceremonia de oración y alabanza con testimonios desde la Catedral San Esteban de Viena. El corazón de la ceremonia Medjugorje.  Estando en casa no podía dejar de verlo. La introducción a cargo de un grupo de la Comunidad Cenáculo, con la presencia de Sor Elvira,  testimonios y oracion. Más tarde un precioso obsequio:  testimonio del vidente Ivan de Medjugorje  y a continuación el solemne silencio durante la aparición de la Virgen a Ivan.

Impresionante el testimonio de Colleen Willard, que puede leerse en estesitio.   El testimonio fue casi tal cual se puede leer allí, solo que con más detalles y además escucharlo en vivo lo hizo más conmovedor.  Escuchar a Colleen alli de pie, curada milagrosamente en Medjugorje,  después de haber estado postrada durante tres años y haber ofrecido durante esos tres años todos sus sufrimientos al Señor,  fue realmente  inspirador.  

El segundo testimonio:  ofrecido por Georg Mayr-Melnhoff, fundador del movimiento Loretto en Austria una historia realmente increíble de aquellas que fueron tomando forma de a poco, con pequeños pasos y  se están extendiendo como “focos de incendio” en Austria.  “Ansiamos un nuevo fuego del Espíritu Santo en nuestro país, un nuevo Pentecostés. En el corazón de la Iglesia oremos por la renovación de la Iglesia en hechos y vida. Confiando en la gracia de Dios vamos creando espacios donde podamos experimentar a Dios” es su lema.  Georg comento los comienzos íntimamente ligados a Medjugorje, pues en un momento de crisis en su juventud al terminar el colegio secundario, una hermana suya que se había convertido lo invita a Medjugorje.   Al regresar sentía que debía hacer algo y entre el grupo de peregrinos comenta: yo comenzare a estudiar en Viena, hay alguien de Viena que quiera hacer algo para que formemos un grupo de oración…..y se anotan dos jóvenes a los cuales se fueron sumando mas, y mas y más….. y el movimiento comienza casi accidentalmente: volvía un amigo de Filipinas y todo un grupo de amigos le fue a dar la bienvenida al aeropuerto.  Al ver que el amigo no aparecía, averiguaron en la aerolínea y allí les dijeron que había regresado el dia anterior.  Durante esa espera corrían las voces que venía el cardenal de Viena Christoph Schönborn ….y decidieron quedarse con los carteles de bienvenida para darle la bienvenida a el. Ante esa sorpresa (el cardenal no estaba acostumbrado que alguien viniera a darle la bienvenida con carteles y vítores) se acerca y agradece. Se intercambian nombres y datos y a las pocas semanas reciben una nota del cardenal invitándoles a charlar.   De esa charla informal nació el movimiento Loretto que hoy cuenta con 40 grupos de oración de jóvenes en Austria.  Ahora entiendo mejor al Cardenal Schönborn, su entusiasmo por Medjugorje y su devoción a la Divina Misericordia.  El mensaje de Georg me hizo pensar…. generalmente la prensa nos ofrece noticias anti Iglesia y de estas maravillas ni se habla!   Hacer buen uso de la tecnología  un deber para todo cristiano:  sembrar esperanza y hablar de la Verdad!

Luego venia la “perla” del encuentro el testimonio del vidente  Ivan Dragicevic de Medjugorje y la aparición de la Virgen a Ivan allí en ese lugar! En la Catedral de Viena. Una gracia particular poder participar desde cualquier parte del mundo por medio de la tecnología!  “Estas apariciones son importantes para la humanidad” decía Ivan ante una catedral colmada.  Su mensaje más  importante: oración y paz. Nuestra Señora está entre nosotros” decía Ivan. Nuestra Señora nos llama. Nos llama a decidirnos por Dios y ponerlo a Él en primer lugar. Abrir nuestros corazones a Dios.  El está allí esperándonos. Dios nos ama y quiere que estemos con El”.  Nuestra Señora – decia Ivan – nunca habla de si misma. Ella siempre nos dirige a Jesús y sintetizando de alguna manera su mensaje decia: Perdonar, confesarse, orar con todo el corazón. Orar con todo el ser. Orar con amor. Orar con gozo. Orar, orar, orar. No con nuestros labios,  automáticamente. Tomarse un tiempo especial para la oración y para Dios. Comenzar a vivir la oración. Hablar menos y trabajar más dentro de uno mismo. Trabajar en nosotros para llegar a ser un signo de fe viviente”. “Los tiempos que vivimos son de una gran responsabilidad. Para la evangelización de familias y jovenes. Solo cuando las familias comienzan a orar juntas y ponen a Dios en primer lugar pueden sanar. Queridos amigos – terminaba Ivan – que pueda ser asi”  

Seguía el solemne silencio durante la aparición de la Virgen a Ivan y el Mensaje de la Virgen:  “Queridos hijos, hoy también los llamo para que oren de todo corazón y que se amen unos a otros. Si no hay paz, oren y recibirán paz.  La recibirán. La paz se extenderá por el mundo por vuestro intermedio y  vuestra oración.   Por eso les digo hijos queridos: oren, oren, oren porque la oración obra milagros en la humanidad y en el mundo.  Agradezco a todos aquellos que viven en oración y la aceptan. Gracias por responder a mi llamado.  

A continuación se celebraba la Santa Misa seguida por la Adoración al Santísimo. 

domingo, 23 de septiembre de 2012

La vida espiritual del Santo Padre Pio




“Desde su más temprana edad Francesco Forgione fue un hombre de oración. Era considerado por los demás como un niño callado ya que raras veces jugaba con ellos porque "ellos blasfemaban". Este rechazo al pecado le causaba la necesidad de escaparse a rezar a la iglesia de San Pío V. 
Otras veces solía sentarse bajo un árbol que le encantaba, que estaba en la propiedad de su padre, " a pensar en Dios". A la edad de 5 años, Francesco ya quería ser sacerdote Franciscano Capuchino, en parte por el hábito y la barba, que le encantaban, pero también movido por las ganas de buscar la perfección, fruto de la Gracia de Dios.

Sin embargo, su ascenso por la escalera de la santidad requeriría más que aspiraciones piadosas y escapes del mundo. Ya desde muy joven éste caminar hacia la santidad le conllevaría a una batalla inmensa contra la carne y el demonio. 
Por ejemplo, para el niño Francesco la mortificación no era algo extraño. Aún cuando la familia de por sí contaba con raciones pequeñas en las comidas, Francesco de vez en cuando dejaba de comer. También la madre lo encontró a los nueve años durmiendo en el piso con una roca como su almohada (esto parece que lo había estado haciendo el niño ya por un tiempo). Dicha austeridad se convertiría en un sello que lo caracterizaría para toda su vida. El también experimentó ataques personales con el demonio, quien se le aparecía en formas horribles en sueños. Más tarde en su vida, estos ataques fueron de una forma más directa, llegando hasta el punto de ser ataques físicos.

Sin embargo Dios nunca lo abandonó, ya que le proporcionaba visiones consoladoras de la Santísima Virgen y de su Angel Guardián. En una ocasión, su futura batalla contra el mal le fue revelada. En una visión que tuvo un día después de la Comunión, se vió él mismo en medio de un gran salón entre dos grupos de personas, un grupo tenía semblantes preciosos, mientras los otros eran horrorosos. En ese momento, un monstruo enorme salió del fondo del salón hacia él, pero Jesús se apareció para darle fuerzas a Francesco. Antes de que aquel monstruo llegara donde Francesco, le calló un rayo y desapareció. Nuestro Señor le dijo, "Este es el malvado con quién tienes que batallar". Verdaderamente, todas las biografías de la vida del Padre Pío muestran cómo esta visión profética se hizo realidad, hasta en el más mínimo detalle.
El año 1903 fue testigo de la entrada de Padre Pío, de quince años, a la vida religiosa o al camino de la perfección. Aunque los religiosos no son por su forma de vida necesariamente perfectos, las vivencias de los tres consejos evangélicos (pobreza, castidad y obediencia) ayudan a hacerlos perfectos. Nuestro Señor, aconsejando a aquellos que desean ser perfectos, les ofreció una forma de entregarse completamente a Dios, renunciando al derecho de matrimonio (Mt. 19:12), a los bienes materiales (Mt. 19:21a) y a la volundat propia (Mt. 19:21b). Fue en este momento, a la entrada al noviciado, cuando Francesco fue recibido con el nombre de Fra. Pío (Hermano Pío) ; Fra. para indicar que era un Fratello (Italiano) religioso o Frater (Latín), y Pío para indicar, por medio del cambio de su nombre, la nueva vida que ahora comenzaba. Solo después, en la ordenación sacerdotal en 1910, es que él asume el nombre por el cual es y será conocido por siempre: Padre Pío.
Como lo muestra este pequeño resumen, el Padre Pío recorrió los pasos tradicionales y comprobados de un camino a la santidad, renunciando al mundo, la carne, y al demonio por medio de la oración y la mortificación, coronado por el abandono total a los consejos evangélicos de la pobreza, la castidad y la obediencia. También se puede decir que el sacerdocio del Padre Pío le dió una mayor fuerza a su unión con Cristo, Sacerdote y Víctima, sin el cual es imposible entender al Padre Pío de Pietrelcina.”


(texto tomado de EWTN donde invito visitar otros aspectos de la vida del Padre Pio: elhombre, 

Invito visitar mis posts etiquetados Padre Pio

sábado, 22 de septiembre de 2012

Karol Wojtyla, el Papa obrero: “aquellos cuatro años de trabajo me han valido más que dos doctorados”



(foto de Wikipedia)

el Papa preguntaba  ¿Qué tiene que ver la religión con la industria?, ¿no son dos realidades heterogéneas? ¿No vienen a mezclar lo sagrado con lo profano? ….y más adelante respondía: “ si el hombre es el valor primero, nosotros no podemos disminuirlo y como decapitarlo, negándole su proyección esencial hacia la trascendencia, es decir, hacia Dios, que ha hecho del hombre el colaborador. En esta visión superior, el trabajo, castigo y al mismo tiempo premio de la actividad humana, comporta otra relación, esto es, la esencialmente religiosa, que ha expresado felizmente la fórmula benedictina: ¡Ora et labora! El hecho religioso confiere al trabajo humano una espiritualidad animadora y redentora. Este parentesco entre trabajo y religión refleja la alianza misteriosa, pero real, que media entre el actuar humano y el providencial de Dios, causa primera que rige y gobierna la creación”.

Terminado su discurso oficial Juan Pablo II en la parte más íntima de su diálogo con los trabajadores les contaba su propia experiencia de obrero:

“Como he dicho al comienzo, es la primera vez que hablo a trabajadores, a operarios de una ciudad obrera; la primera vez en Italia, pues lo he hecho con frecuencia en Polonia. Sobre todo, ya sabéis que yo también he sido obrero durante más de cuatro años y valoro mucho aquel período de mi vida. He dicho en muchas ocasiones que en aquellos cuatro años de trabajo me han valido más que dos doctorados. Y debo añadir que precisamente entablé amistad con obreros de mi mismo taller, de la misma fábrica en la que trabajábamos juntos, y esta amistad ha durado hasta después de la guerra, hasta después de la ocupación nazi.
Cuando era ya sacerdote y después obispo y cardenal, he seguido manteniendo estos contactos personales con mis amigos trabajadores. Además, vengo de una parte de Polonia que es la más industrializada del país, o sea, la parte meridional de Polonia, entre Cracovia y Silesia. Y siendo obispo y cardenal, he tenido muchas, muchísimas ocasiones de ir a Nowa Huta, centro conocido quizá también en Italia, ciudad industrial surgida en un pueblo de labradores y que ahora con sus 200.000 habitantes es mucho más grande que Pomezia; está situada en las cercanías de Cracovia. Otras ocasiones eran los encuentros con los obreros de Silesia, centro muy industrial donde sobre todo hay mineros. Con todo esto quiero haceros notar un detalle. Al hablaros aquí esta tarde a vosotros, obreros italianos de Pomezia, he estado esperando a ver cuál era vuestra reacción a las palabras del Papa que se encuentra por vez primera entre obreros italianos. He hablado sólo de problemas fundamentales: religión y trabajo, Iglesia y mundo del trabajo; y no he entrado en detalles porque no conozco bastante la situación. En Polonia he hablado siempre de otro modo; pero es que allí tenía experiencia personal y, como conocía los problemas, podía entrar en cuestiones particulares. Debo decir que ha habido algo que me ha impresionado y es vuestra reacción cuando he dicho "el trabajo es para el hombre y no el hombre para el trabajo". Vuestra reacción ha sido la misma que en Polonia. Me acuerdo todavía de mi última homilía en Piecary, Silesia, ante 200.000 trabajadores, mineros en su mayoría. Cuando pronuncié esa frase, la reacción fue la misma. Se ve que existen algunos elementos, algunos principios que son comunes y de los que se deduce enseguida tanto en Italia como en Polonia —y pienso que en todo el mundo— que la verdad es tal que no puede ser otra. Os doy las gracias por ello, porque he tenido con los obreros italianos la primera experiencia personal que ciertamente me servirá y ayudará a captar, conocer y comprender cada vez mejor el mundo del trabajo y el mundo de los obreros de Italia. A ello estoy llamado, pues siendo Obispo de Roma y siendo Papa, soy servidor vuestro. Como dijo Cristo, no he venido a ser servido sino a servir.”

jueves, 20 de septiembre de 2012

Líbano (12 y final) Entrevista exclusiva para este blog - Cristianos y musulmanes en un mismo mundo



Entrevista exclusiva para este blog - Cristianos y musulmanes en un mismo mundo

Ha sido para mí un privilegio poder entrevistar electrónicamente a Abdallah, un católico libanés que vive en Beirut, que gentilmente respondió a mis preguntas.  Conociendo tan poco de nuestros hermanos orientales, sus vidas y sus luchas,  creí oportuno plantear algunas preguntas básicas acerca de su patria, de la sociedad libanesa y la visita del Santo Padre Benedicto XVI.  Agradezco de corazón a Abdallah, que me escribe que fue emocionante poder participar de la Misa del Papa y sentirse bendecido al verlo pasar tan cerquita de él. Mil gracias Abdallah y que Dios te bendiga a ti, a tu familia y a tu patria.

Introducción
La historia de la República del Líbano es antiquísima (7000 AC?) una historia multicultural, con un país que comenzó a crecer con la llegada de los fenicios 2000 años AC. El Líbano es un país relativamente pequeño (algo menos de 4 millones de habitantes) con características significativas en cuanto a educación (bajo analfabetismo) y una participación decididamente activa en organizaciones internacionales.


Entrevista exclusiva para este blog

La independencia del Líbano fue reconocida oficialmente en 1943 y los franceses se retiraron del país en 1946.  Pasados unos pocos años ya debieron ustedes enfrentar una guerra civil en 1958.  Las causas de este conflicto fueron internas o externas?

El origen de este conflicto (y similarmente el de 1975/1990)  fue tanto interno como externo. La comunidad musulmana y la cristiana del Libano a menudo sienten que tanto su lealtad como sus orígenes, van mucho más allá de las fronteras del país. Para los musulmanes las políticas intereses e influencias de los países árabes en la península árabe, norte de Africa  y el mundo árabe en general, como así también en Irán son prioritarios.  Además la causa palestina constituye para ellos un tema crucial y fundamental.  Para los cristianos que pueden sentirse aislados religiosa y culturalmente en una región  mayoritariamente musulmana,  consideran sus lazos al mundo occidental como una suerte de salvavidas que los conecta al mundo más afin a sus  creencias y costumbres. Estas quebraduras entre ambas comunidades a menudo derivan en diferencias políticas internas y producen conflictos internos como la crisis de 1958 y la guerra civil libanesa que estalló en 1975.

En el dia a dia como acepta y vive el multiculturalismo la sociedad libanesa en general? (lenguas, grupos étnicos y religiosos diversos)  Conviven pacíficamente cristianos y musulmanes? Y en cuanto a palestinos e israelíes?

Es una pregunta un tanto difícil de responder,  pues históricamente  el Líbano en realidad no ha  demostrado ser capaz de  poner el multiculturalismo en práctica. No obstante, en el día a día la sociedad multicultural del Líbano es el corazón palpitante de la nación.  Todo indica que de hecho son muchas las lenguas,  religiones y orígenes étnicos aceptados y practicados en el territorio de un país pequeño.   El sistema político libanes mismo es como una faceta de esta sociedad multicultural  - alguien podría objetar que esto es más bien un obstáculo.    Pero en la historia del país los peligros al acecho, amenazas y a menudo crisis aparentes surgen de esta dificultad de imponer un enfoque multicultural en una sociedad  dividida en múltiples niveles.  Las comunidades musulmanas y cristianas, como asimismo la población palestina del Líbano han coexistido pacíficamente desde el fin de la guerra civil en 1990, pero tal como ya mencionara, las divisiones son profundas y serias y cualquier crisis mayor podría afectar el delicado equilibrio de la sociedad libanesa.   Además el hecho de que a veces las relaciones  entre comunidades tanto a nivel individual como comunitario son limitadas no facilita las cosas.

La diáspora libanesa, como toda otra diáspora, fue una dura prueba para el Líbano.  Como respondió la sociedad en general a esta nueva composición del país, con tantos libaneses emigrados  y nuevos inmigrados de países vecinos?

El Líbano está acostumbrado a olas de emigración que han plagado el país en todo  momento crítico de la historia. Durante la primera guerra mundial una gran cantidad de ciudadanos buscaron refugio en las Américas, Europa y Australia.  Lo  mismo ocurrió durante los 70 y los 80 del siglo pasado.  Estos movimientos afectaron enormemente la composición demográfica del país causando temor particularmente entre los cristianos que sienten que van disminuyendo demográficamente, y consecuentemente la balanza política se va  inclinando a favor de los musulmanes.

Tu también habías emigrado y luego decidido regresar. Podemos preguntarte por la razón de tu vuelta?

Yo partí del Líbano hacia Gran Bretaña y viví allí casi 5 años antes de decidirme a regresar a comienzos de este año.  Yo sabía entonces que mi estadía en Gran Bretaña seria temporaria porque mis padres viven en el Líbano y que en algún momento me necesitarían tener a su lado. Mi esposa es británica y una de las razones de haber dejado el Líbano era para comprender y vivenciar  la cultura y el origen de mi esposa.

El Líbano es un país con comunidades católicas de diferentes denominaciones.  De alguna manera todos están unidos? Cuáles son las diferencias? Todas unidas a Roma?  La Iglesia católica organiza reuniones ecuménicas con ogros grupos cristianos? Y con los musulmanes?

Lo que une a las comunidades católicas de diferentes denominaciones en el Líbano es justamente Roma misma. Roma es referencia y fuente. Las diferencias son mayormente litúrgicas y también tradicionales referidas a los orígenes de la iglesia cristiana oriental de estas denominaciones. Pero estas diferencias son mínimas comparadas con la importancia que estamos todos unidos a la Iglesia Universal. Hay muchas actividades ecuménicas en el Líbano, pero yo diría que no son significativas y están menos dirigidas hacia las relaciones cristiano-musulmanas comparadas con las relaciones entre cristianos  especialmente entre católicos y cristianos ortodoxos.

El Papa Benedicto visito el Líbano en momentos muy delicados y su llamado a la paz ha sido uno de sus mensajes más fuertes.  Crees que este sincero deseo de paz y reconciliación puede llegar a algún tipo de compromiso en la región en un futuro cercano?

Es difícil de predecir. Pero el Papa ha propuesto el mensaje fiel al papel de la Iglesia  como “la luz del mundo” y depende de cada comunidad  y país poner en práctica su llamado a la paz y la reconciliación.

Como fue recibido el Santo Padre por la sociedad libanesa en general, cristianos y musulmanes?

El Líbano le dio una bienvenida cordial y muy respetuosa al Papa Benedicto XVI. Tanto líderes cristianos como musulmanes lo recibieron como un mensajero de paz para toda la región. El Papa también se entrevistó con líderes religiosos musulmanes durante su visita. Uno de ellos entrego al Papa una carta en la cual expresaba que los musulmanes del Líbano apoyan ese llamado del Papa por una convivencia pacífica en el Líbano y en la región.

Como vivieron los católicos y el resto de la sociedad esta visita? Compartirías con nosotros alguna anécdota especial?

Creo que un aspecto muy importante de la visita del papa fue el entusiasmo de tantos hombres y mujeres jóvenes que  expresaron su amor y aprecio al Santo Padre durante la ceremonia de los jóvenes el Sábado por la noche y en la Misa al aire libre del Domingo. Fue muy emocionante ver participar de la ceremonia a cristianos de Irak, Siria y Jordania.
Las fotos y eslogans de bienvenida al Papa adornaron las calles de la capital Beirut y alrededores durante semanas reflejando una ansiosa espera, entusiasmo y calidez.

Tus reflexiones finales acerca de esta visita apostólica del Papa Benedicto XVI?

Como católico considero esta visita como un don de Dios y como un signo que la Iglesia Universal es una madre que cuida a todos sus hijos dondequiera que estén en el mundo.  Tuve la gracia de poder participar de la Misa Papal el domingo.  No puedo menos que orar para que todos los cristianos de medio Oriente se sientan alentados e iluminados por la Exhortación Apostólica para el Medio Oriente firmada por el Papa Benedicto XVI en el Líbano y por cada palabra que pronunció durante su visita.

Abdallah nuevamente sinceras gracias por tomarte el tiempo para esta entrevista. Es para mí un verdadero privilegio tener un amigo allí en el corazón mismo del Libano.




martes, 18 de septiembre de 2012

Líbano (11) Nuestra Señora del Líbano, Harissa




El Santuario de Nuestra Señora del Líbano está situado sobre el monte Harissa en la  región montañosa del Líbano.  La colina se eleva a 650 mt sobre el nivel del mar , a unos 25 kms al norte de Beirut.  Las iglesias del Líbano comenzaron a conmemorar en solemne ceremonia a Nuestra Señora del Libano, reina del Líbano a partir de 1908, celebración que tiene lugar el primer domingo de mayo.  Desde aquel lugar  llamado  “la roca” con una vista panorámica atractiva a peregrinos y turistas,  se puede apreciar la ciudad de Jounieh, el Mar Mediterráneo, la ciudad de Beirut y la montaña.



El monumento de Nuestra Señora es de bronce moldeado y fue hecho en Francia. Mide 8,50 mts de alto, con un diámetro de 5 metros y pesa 10 toneladas.  Desde allí la Virgen extiende sus brazos hacia la capital Beirut invitando a sus fieles.  El pedestal es de piedra natural y tiene una altura de 20 metros, con una plataforma inferior de 64 metros y otra superior de 12 metros. Para llegar a los pies de la estatua, hay que subir por una escalera circular de 103 escalones.  El pequeño santuario y el pedestal de la estatua fueron completados a fines de 1907, por el constructor Ibrahim Makhlouf, de Ain-El-Rihaneh. 

En un acuerdo suscripto en Bkerky el 18 de enero de 1907 se estipulo que la propiedad y el cuidado del Santuario estuvieran en manos de la Iglesia Maronita y de las del Rito Latino y se decidió confiar el servicio y la administración del Santuario a la Asociación de Misioneros Libaneses. El presidente general en ese tiempo, Padre Joseph Moubarak, llevó a cabo la transmisión oficial en la Legación Papal en 1908.  Desde que la Asociación de Misiones Libaneses se hizo cargo de la administración del Santuario, ha llevado a cabo diversas construcciones después de adquirir propiedades adyacentes que lo convirtieron en un lugar de peregrinación nacional e internacional.

Entonces nadie pensaba que aquel pequeño Santuario se convertiría en lugar de peregrinación cristiana de los países de oriente más allá del Líbano.  Uno de los eventos más importantes del Santuario fue la celebración del jubileo por el 50º aniversario de su construcción, en 1954, que también fue el centenario del dogma de la Inmaculada Concepción. Durante esta celebración, el Papa Pío XII envió al Líbano a su representante, el Cardenal Ángelo Roncalli, quien luego sería elegido Papa bajo el nombre de Juan XXIII.  Durante aquel 50º aniversario la estatua de la Virgen peregrinó por todo Líbano  entre mayo y octubre de 1954.

A partir del jubileo histórico, aumentó notablemente la cantidad de visitantes al Santuario, especialmente en mayo, el mes de la Virgen y la Iglesia fué quedando pequeña para albergar tantos peregrinos.  Temporariamente se recurrió a una gran carpa dispuesta en la Plaza del Santuario, donde se llevaban a cabo las ceremonias religiosas durante el mes de mayo. Mientras tanto se fueron comprando tierras para construir una nueva Iglesia allí mismo. La piedra fundamental de la Basílica fue instalada por el Patriarca Paul Meouchy el 15 de agosto de 1970 aceptándose un diseño del arquitecto Fouad El-Khoury.  La Basílica fue edificada con la participación de fieles libaneses y de otras nacionalidades y tiene una capacidad aproximada para unas cuatro mil personas.

Desde allí en lo alto de la colina el santuario  de la Virgen Patrona del Líbano testimonia la devoción a Maria arraigada en la historia del Líbano:  "Cedro del Líbano, ruega por nosotros"

Invito visitar sitio de la Misión Libanesa en la Argentina

y los posts etiquetados Libano

Libano (10) Benedicto XVI – Despedida del Líbano




De las palabras del Santo Padre Benedicto XVI tanto en las ceremonias que tuvieron lugar con motivo de su viaje apostólico como en la despedida podemos entrever su dolor ante el sufrimiento y la muerte,  su  intensa búsqueda de paz y reconciliación en Oriente Medio y su profundo deseo de unión entre hermanos para «que todos sean uno» (Jn 17,21). Benedicto XVI  invito a trabajar “sin descanso para que nuestro amor por Cristo nos conduzca paso a paso hacia la plena comunión entre nosotros y citó su  Exhortación apostólica Ecclesia in Medio Oriente, que acababa de entregarles.

En el Ángelus desde Beirut se dirigía a  “María, Nuestra Señora del Líbano, en torno a la cual se encuentran cristianos y  musulmanes.” Y se preguntaba  ¿Por qué tanto horror? ¿Por qué tanta muerte? Apelando a la comunidad internacional y a los “países árabes de modo que como hermanos, propongan soluciones viables que respeten la dignidad de toda persona humana, sus derechos y su religión.” “Quien quiere construir la paz – decía - debe dejar de ver en el otro un mal que debe eliminar. No es fácil ver en el otro una persona que se debe respetar y amar, y sin embargo es necesario, si se quiere construir la paz, si se quiere la fraternidad (cf. 1 Jn 2,10-11; 1 P 3,8-12).”

Joan Lewis de EWTN subrayaba en su blog que esta visita pastoral había sido "densa en contenido y contexto, significado y simbolismo...Una visita historica tanto para el Líbano como para el Santo Padre con una multitud agradecida por el coraje de Benedicto XVI en realizar esta visita en un contexto difícil en la cual las medidas de seguridad fueron impecables y las palabras del Papa inspiradoras para autoridades civiles y religiosas, para los jóvenes, para los musulmanes y todos los lideres religiosos."

sábado, 15 de septiembre de 2012

Libano (9) Benedicto XVI : Exhortación apostólica Post-sinodal “Ecclesia in Medio Oriente”.




Libano (8) Benedicto XVI : Educar para la paz


 “Para abrir a las generaciones futuras un porvenir de paz, la primera tarea es la de educar en la paz, para construir una cultura de paz. La educación, en la familia o en la escuela, debe ser sobre todo la educación en los valores espirituales que dan a la transmisión del saber y de las tradiciones de una cultura su sentido y su fuerza. El espíritu humano tiene el sentido innato de la belleza, del bien y la verdad. Es el sello de lo divino, la marca de Dios en él. De esta aspiración universal se desprende una concepción moral sólida y justa, que pone siempre a la persona en el centro. Pero el hombre sólo puede convertirse al bien de manera libre, ya que «la dignidad del hombre requiere, en efecto, que actúe según una elección consciente y libre, es decir, movido e inducido personalmente desde dentro y no bajo la presión de un ciego impulso interior o de la mera coacción externa» (Gaudium et spes, 17). La tarea de la educación es la de acompañar la maduración de la capacidad de tomar opciones libres y justas, que puedan ir a contracorriente de las opiniones dominantes, las modas, las ideologías políticas y religiosas. Éste es el precio de la implantación de una cultura de la paz. Evidentemente, hay que desterrar la violencia verbal o física. Ésta es siempre un atentado contra la dignidad humana, tanto del culpable como de la víctima. Además, valorizando las obras pacíficas y su influjo en el bien común, se aumenta también el interés por la paz. Como atestigua la historia, tales gestas de paz tienen un papel considerable en la vida social, nacional e internacional. La educación en la paz formará así hombres y mujeres generosos y rectos, atentos a todos y, de modo particular, a las personas más débiles. Pensamientos de paz, palabras de paz y gestos de paz crean una atmósfera de respeto, de honestidad y cordialidad, donde las faltas y las ofensas pueden ser reconocidas con verdad para avanzar juntos hacia la reconciliación. Que los hombres de Estado y los responsables religiosos reflexionen sobre ello.”

Libano (7) Benedicto XVI : La importancia del respeto de la dignidad de cada persona y su participación responsable para la cohesión de la sociedad






“Un país es rico, ante todo, por las personas que viven en su seno. Su futuro depende de cada una de ellas y de su conjunto, y de su capacidad de comprometerse por la paz. Este compromiso sólo será posible en una sociedad unida. Sin embargo, la unidad no es uniformidad. La cohesión de la sociedad está asegurada por el respeto constante de la dignidad de cada persona y su participación responsable según sus capacidades, aportando lo mejor que tiene. Con el fin de asegurar el dinamismo necesario para construir y consolidar la paz, hay que volver incansablemente a los fundamentos del ser humano. La dignidad del hombre es inseparable del carácter sagrado de la vida que el Creador nos ha dado. En el designio de Dios, cada persona es única e irremplazable. Viene al mundo en una familia, que es su primer lugar de humanización y, sobre todo, la primera que educa a la paz. Para construir la paz, nuestra atención debe dirigirse a la familia para facilitar su cometido, y apoyarla, promoviendo de este modo por doquier una cultura de la vida. La eficacia del compromiso por la paz depende de la concepción que el mundo tenga de la vida humana. Si queremos la paz, defendamos la vida. Esta lógica no solamente descalifica la guerra y los actos terroristas, sino también todo atentado contra la vida del ser humano, criatura querida por Dios. La indiferencia o la negación de lo que constituye la verdadera naturaleza del hombre impide que se respete esta gramática que es la ley natural inscrita en el corazón humano (cf. Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2007, 3). La grandeza y la razón de ser de toda persona sólo se encuentra en Dios. Así, el reconocimiento incondicional de la dignidad de todo ser humano, de cada uno de nosotros, y la del carácter sagrado de la vida, comportan la responsabilidad de todos ante Dios. Por tanto, debemos unir nuestras fuerzas para desarrollar una sana antropología que integre la unidad de la persona. Sin ella, no será posible construir la paz verdadera.”
(Del discurso del Santo Padre Benedicto XVI en el Palacio Presidencial de Baabda, 15 de septiembre de 2012)

viernes, 14 de septiembre de 2012

Libano (6) Benedicto XVI La fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz y la memoria de la Virgen de los Dolores





“Estas dos celebraciones litúrgicas – decía el papa Benedicto XVI en su Ángelusdel 17 de septiembre del 2006 –   se pueden resumir visiblemente en la tradicional imagen de la crucifixión, que representa a la Virgen María al pie de la cruz, según la descripción del evangelista san Juan, el único de los Apóstoles que permaneció junto a Jesús moribundo. Pero ¿qué sentido tiene exaltar la cruz? ¿Acaso no es escandaloso venerar un patíbulo infamante? Dice el apóstol san Pablo: "Nosotros predicamos a Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles" (1 Co 1, 23). Pero los cristianos no exaltan una cruz cualquiera, sino la cruz que Jesús santificó con su sacrificio, fruto y testimonio de inmenso amor. Cristo en la cruz derramó toda su sangre para librar a la humanidad de la esclavitud del pecado y de la muerte. Por tanto, de signo de maldición la cruz se ha transformado en signo de bendición, de símbolo de muerte en símbolo por excelencia del Amor que vence el odio y la violencia y engendra la vida inmortal. "O Crux, ave spes unica!", "¡Oh cruz, única esperanza!". Así canta la liturgia. 

Narra el evangelista: junto a la cruz estaba María (cf. Jn 19, 25-27). Su dolor forma un todo con el de su Hijo. Es un dolor lleno de fe y de amor. La Virgen en el Calvario participa en la fuerza salvífica del dolor de Cristo, uniendo su "fiat", su "sí", al de su Hijo. 

Queridos hermanos y hermanas, unidos espiritualmente a la Virgen de los Dolores, renovemos también nosotros nuestro "sí" al Dios que eligió el camino de la cruz para salvarnos. Se trata de un gran misterio que aún se está realizando, hasta el fin del mundo, y que requiere también nuestra colaboración. Que María nos ayude a tomar cada día nuestra cruz y a seguir fielmente a Jesús por el camino de la obediencia, del sacrificio y del amor.”


Es significativo que el Santo Padre al entrar hoy en la Basílica de Nuestra Señora del Líbano en Harissa  bendijera a los participantes como lo hacen los patriarcas orientales, con  una cruz en la mano en lugar de un báculo.  Entre otras palabras decía a losparticipantes “es providencial que esta ceremonia tenga lugar el día de la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, una celebración nacida en Oriente en 335,  después de la dedicación de la Basílica de la resurrección construida en el Golgota y la tumba de Nuestro Señor por parte del Emperador Constantino, el Grande, a quien ustedes veneran como santo.” 

Libano (5) Benedicto XVI “La convivencia es un don de Dios y hay que pedirlo con insistencia”


“La buena convivencia, típicamente libanesa, debe demostrar, a todo Oriente Medio y al resto del mundo, que dentro de una nación puede haber colaboración entre las diferentes Iglesias, miembros todos de la única Iglesia católica, en un espíritu fraternal de comunión con los demás cristianos y, al mismo tiempo, la convivencia y el diálogo respetuoso entre los cristianos y sus hermanos de otras religiones. Sabéis tan bien como yo que este equilibrio, que se presenta por todas partes como un ejemplo, es extremadamente delicado. A veces amenaza con romperse cuando se tensa como un arco, o se somete a presiones que son con demasiada frecuencia partidistas, ciertamente interesadas, contrarias y extrañas a la armonía y dulzura libanesa. Es necesario entonces dar prueba de verdadera moderación y gran sabiduría. Y la razón debe prevalecer sobre la pasión unilateral para favorecer el bien común de todos. El gran rey Salomón, que conoció a Hirán, rey de Tiro, ¿acaso no tenía a la sabiduría como la virtud suprema? Por eso se la pidió a Dios insistentemente, y Dios le dio un corazón sabio e inteligente (1 R 3,9-12).
Vengo también para decir lo importante que es la presencia de Dios en la vida de cada uno y cómo la forma de vivir juntos, esta convivencia que desea testimoniar vuestro país, será profunda en la medida en que esté fundada en una actitud de acogida y benevolencia hacia el otro, en la medida que esté enraizada en Dios, que desea que todos los hombres sean hermanos. El famoso equilibrio libanés, que quiere seguir siendo una realidad, se puede prolongar gracias a la buena voluntad y al empeño de todos los libaneses. Sólo entonces podrá servir de modelo para los habitantes de toda la región, y del mundo entero. No se trata únicamente de una obra humana, sino de un don de Dios que hay que pedir con insistencia, preservar a cualquier precio, y consolidar con determinación.
Los lazos entre el Líbano y el Sucesor de Pedro son históricos y profundos. Señor Presidente y queridos amigos, vengo al Líbano como un peregrino de paz, como un amigo de Dios, y como un amigo de los hombres. «سَلامي أُعطيكُم »: «La paz os dejo», dijo Cristo (Jn 14,27). Y, más allá de vuestro país, vengo también hoy simbólicamente a todos los países de Oriente Medio, como un peregrino de paz, como un amigo de Dios, y como un amigo de todos los habitantes de todos los países de la región, cualquiera que sea su pertenencia y su creencia. Cristo les dice también a ellos: «سَلامي أُعطيكُم». Vuestros gozos y penas están continuamente presentes en la oración del Papa y pido a Dios que os acompañe y alivie. Os puedo asegurar que rezo particularmente por todos los que sufren en esta región, que son muchos. La imagen de san Marón   me recuerda lo que vivís y soportáis.”

Libano (4) Legada del Santo Padre Benedicto XVI al Libano


Le he “robado” algunas fotos al maravilloso blog de Joan Lewis de EWTN (yo se que ella es generosa y nunca se ha negado. Obviamente hay que respetar las fuentes! – invito además ver sus cortos videos subidos a youtube


Sabiendo que ella no se pierde estos eventos (que describe con rigurosidad) también he tratado de extraer alguna información de los preparativos para la visita del Papa que ella escribe desde Beirut, esta capital del Libano, la tierra de los cedros,  que  “alguna vez fue llamada la Paris de Medio Oriente, y es fácil pensar porque dice Joan, admirando la belleza de la costa mediterránea, la vastedad de la cadena montañosa,  la atmosfera cosmopolita de la ciudad, si bien aún sigue reconstruyéndose después de los daños sufridos en la guerra civil entre 1975 y 1990.   


El  gobierno del Líbano declaro feriado para el día sábado de manera que todo lo público y lo privado permanecerá cerrado, excepto por supuesto los servicios necesarios e imprescindibles.   Se espera gran concurrencia y en coordinación con el servicio de seguridad del Vaticano se han tomado medidas de seguridad sin precedentes en comparación con visitas de otros presidentes o lideres que han visitado el Líbano.   
Comentaba ayer Joan que a pesar de la violencia en Siria y las tensiones en países vecinos, el asesinato del embajador americano en Libia, es admirable que la visita del Papa Benedicto no solo  no se haya postergado sino que ahora asumía sentido de urgencia. El Libano se muestra agradecido y ven en esta visita un signo personal de coraje y de esperanza para la gente de la región.  El Papa llegaba esta mañana en esta su cuarta visita a Medio Oriente y era bienvenido con abundancia de banderas del Vaticano y del Líbano,  posters y carteles a su camino.   (es notable el control de la seguridad en el aeropuerto a su llegada, pues hasta el grupo de jóvenes se veía reducido, según vemos en los videos de Joan Lewis)

Es interesante ahondar  un poco en la realidad del Líbano  donde conviven cristianos y musulmanes en una nación mayoritariamente musulmana con  unos 13 millones de católicos y analizar un poco acerca de las comunidades religiosas católicas, que  cuentan con una organización variada y compleja. 


Dentro de su programa de viaje el Papa Benedicto visitara cada uno de los Patriarcados católicos. Hoy viernes se realiza la visita a la Basílica de San Pablo de Harissa y la firma de la Exhortación Apostólica Postsinodal.
Mañana sábado también tendrá un encuentro con los líderes de las Comunidades Religiosas Musulmanas en el Salón de los Embajadores del Palacio Presidencial de Baabda  y luego almorzará con los Patriarcas y los Obispos de Líbano, con los miembros del Consejo especial para Oriente Medio del Sínodo de los Obispos y con el séquito papal en el Refectorio del Patriarcado Armenio católico de Bzommar
Por la tarde está programado su encuentro con los  jóvenes en la explanada frente al Patriarcado maronita de Bkerké.
El Domingo en el acto central se celebrará la Santa Misa y la entrega de la Exhortación Apostólica Postsinodal para Oriente Medio en Beirut.
Después de su despedida de la Nunciatura apostólica en Harissa, se dirigirá a Charfet para un encuentro ecuménico en el Salón del Patriarcado siro católico de Charfet.

jueves, 13 de septiembre de 2012

Libano (3) testimonio de mi amigo libanes Abdallah, en vísperas de la visita del Santo Padre Benedicto XVI


Esperanza y juventud en el Líbano

(la foto es de Souwar Lebanon Online Photo gallery. Gracias)
 

Aquel mediodía de 1997 terminada la escuela yo podría haberme ido a casa como cualquier otro día: dejada la mochila en mí habitación almorzaría y comenzaría a hacer mis tareas y continuaría preparándome para los exámenes de fin de año. Pero aquel día fue diferente.  A mi escuela católica le habían asignado 3 entradas por cada grupo de la escuela secundaria para un encuentro con el papa Juan Pablo II que visitaría el Líbano aquella primavera.  La celebración tendría lugar en el Santuario de Nuestra Señora del Líbano – Harissa, donde el Papa firmaría el Sínodo especial para el Líbano y se dirigiría a los jóvenes presentes, en representación de todas las mujeres y hombres jóvenes del Líbano.

Aquel día el Director de la escuela en medio del aula anunciaría los tres  beneficiarios de las entradas. Yo no albergaba ilusión alguna de estar entre aquellos jóvenes que tendrían la oportunidad de estar en Harissa, ni siquiera lo había pensado.   Mis planes eran estar allí a la vera del camino junto a las multitudes para testimoniar al paso del vehículo y   captar un destello de su papamóvil. Pero mis planes tendrían un cambio.  Allí en  medio de nosotros estaba parado el Director y después de entregar los dos primeros entradas,  me llamó a mí y me entrego la tercera y última.

Recién ahora, a quince años de aquel inesperado momento y en vísperas de la visita del sucesor de Juan Pablo II comienzo a darme cuenta de la grandeza de la bendición de aquel día cuando junto a miles y miles de jóvenes pude saludar al Papa en el Santuario de Nuestra Señora.

Era un día muy caluroso y la multitud enorme. Debimos caminar millas y millas (10 millas son 16 kms)  desde el estacionamiento de los buses hacia la cima del monte del Santuario.   El vehículo del Papa llego con más de una hora de demora pues su paso se veía impedido por las multitudes.   Y allí estaba, el anciano papa, saludándonos con el entusiasmo y la energía de un joven de veinte años.  Amor, afecto, esperanza y la calma del Espíritu Santo emanaban de su voz,  alentándonos a  ser portadores del mensaje de paz y reconciliación en el Líbano.  Con su habitual cortesía rehusó dejar solos a los miles que se habían reunido en el patio de la iglesia  donde daba su mensaje y firmaba los documentos del Sínodo.  Prefirió el balcón y desde allí nos transmitió un mensaje espontáneo que nos reveló a Juan Pablo II,  el hombre que abrió de par en par las puertas a Cristo, invitándonos a hacer lo mismo.

Al anochecer de aquel día, y antes que el vehículo del papa se aprestara a partir corrí lo más rápido que pude para echarle un último vistazo a su auto blanco. Lamentablemente, solo pude ver un destello  detrás de aquella ventana. Esa sería la imagen que perduraría de mi encuentro con él, una luz blanca brillante…….
Junto con mis amigos caminamos hasta el ómnibus.  Estaba exhausto,  pero no importaba. Me dormía,  pero mi mente desbordaba energía.    Esperanza y juventud latían aquella tarde y la esperanza y la juventud que hoy albergo en mi alma están enraizadas en la experiencia de aquel atardecer.

Aquella primavera en la escuela cuando recibí la entrada para participar del evento con el Papa, mi regreso a casa no fue como siempre.    Regrese a casa pensando que no solamente había sido afortunado en recibir la invitación, sino que además también había recibido un llamado.  Había sido llamado a abrir las puertas y mi vida a Cristo con el perenne entusiasmo y la esperanza  de la juventud.
Gracias Juan Pablo II, ora por nosotros!
Abdallah, Beirut