Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

lunes, 31 de diciembre de 2012

Juan Pablo II Reflexiones de Navidad y Año Nuevo : Breve Trilogia (3 de 3)



“Por último, la luz de Belén ilumina también el paso al Año Nuevo. En efecto, a Belén ―como dice el Evangelista Juan― llegó “la luz verdadera que ilumina a todo hombre... Pues de su plenitud hemos recibido todos, y gracia por gracia” (Jn 1, 9. 16). La Navidad nos exhorta y nos impele a tener confianza y valor para hacer el bien, para dar testimonio de la fe cristiana con la integridad de la doctrina y la coherencia de vida, para comprometernos en la labor de santificación personal, levantando siempre la mirada del tiempo hacia la eternidad: “¡Oh día luminosísimo de la eternidad ―exclama el autor de la Imitación de Cristo―, que la noche no puede oscurecer porque la suma Verdad lo hace siempre resplandecer: Día siempre alegre, siempre seguro y que nunca sufre cambios!” (L. III, cap. 48, n. 1).
5. ¡Amadísimos! La luz de Navidad ilumine y acompañe a cada uno de vosotros en vuestro trabajo, en vuestros afanes, en la dedicación a vuestras familias, durante todo el Año Nuevo que vamos a comenzar, y para el que os doy mis felicitaciones más cordiales. ¡Que María, a la que hemos consagrado todo un año de especial meditación y de devoción más intensa, os asista y os inspire con la fascinación de su ejemplo y con la ternura de su amor materno!”
 (Beato Juan Pablo II AudienciaGeneral 28 de diciembre de 1988) 


UN FUERTE ABRAZO POR UN FELIZ AÑO 2013 A TODOS LOS AMIGOS Y LECTORES DEL BLOG!  
PAZ Y BENDICIONES! 

domingo, 30 de diciembre de 2012

Oremos por las familias


(imagen Wikipedia: Michelangelo Buonarroti Sagrada Familia, conocida como Tondo Doni)
“Hoy se dirige la Iglesia con veneración y amor particular a la Sagrada Familia de Nazaret. Al mismo tiempo se dirige a todas las familias humanas, a través de esta Familia única en la historia de la humanidad. Y ora por ellas.

Con las palabras del Apóstol, que se oyen en la liturgia de este domingo, les dice:

"La paz de Cristo actúe de árbitro en vuestro corazón" (Col 3, 15).

"La palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza" (Col 3, 16).

Toda familia comienza con la alianza matrimonial del hombre y la mujer, y éstos llegan a ser padres colaborando con la potencia creadora de Dios.

En el misterio del nacimiento de Dios están llamados a mirar con los ojos de la fe su vocación, tanto humana como cristiana.

La salvación del mundo vino a través del corazón de la Sagrada Familia y se enraizó en la historia del hombre una vez por siempre.

La salvación del mundo, el porvenir de la humanidad de los pueblos y sociedades pasa siempre por el corazón de toda familia. Aquí se forma.


(imagen Totus Tuus Nr 4año 2006) 

Oremos hoy por todas las familias del mundo para que logren responder a su vocación tal y como respondió la Sagrada Familia de Nazaret.

Oremos especialmente por las familias que sufren, pasan por muchas dificultades o se ven amenazadas en su indisolubilidad y en el gran servicio al amor y a la vida para el que Dios las eligió.”

(Beato Juan Pablo II Fiesta de la Sagrada Familia 30 de diciembre de 1984)

Juan Pablo II Reflexiones de Navidad y Año Nuevo : Breve Trilogia (2 de 3)



“Una segunda reflexión de final de año surge del recuerdo del pasado: Los medios de comunicación recuerdan y sintetizan estos días los acontecimientos más destacados del período transcurrido. Al repasar los sucesos personales o públicos del año pasado, es fácil que nos invada un sentimiento de haber errado y de amargura, por las abundantes miserias humanas y los muchos sufrimientos que la crónica diaria nos ha dado a conocer... Pensemos sólo, en este momento, en la reciente tragedia del terremoto de Armenia y también en ciertas situaciones que han entristecido a la Iglesia. Pues bien, también y sobre todo por estos sucesos dolorosos, la Navidad desata su luz sobrenatural, trayendo la consolación de la verdad y el don de la paz interior. Pues Jesús dice: “Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas” (Mt 11, 28-29). Dios es misericordia infinita, y no abandona a nadie; suceda lo que suceda, antes o después, ¡abandonémonos a su amor de Padre! Y respecto a la Iglesia, recordemos lo que San Ambrosio escribía en su tiempo: “Entre tantas corrientes del mundo, la Iglesia permanece inmóvil, construida sobre la piedra apostólica, y continúa sobre su fundamento indestructible en contra de las tempestades del mar embravecido. Es abatida por las olas, pero no derribada, y aunque con frecuencia los elementos de este mundo, al estrellarse contra ella, retumben con gran estruendo, sin embargo tiene un puerto segurísimo de salvación, donde poder acoger al fatigado” (Carta, 2, 1-2)”

sábado, 29 de diciembre de 2012

Benedicto XVI : Vivir es bello a cualquier edad





“Únicamente donde se ve a Dios, comienza realmente la vida. Sólo cuando encontramos en Cristo al Dios vivo, conocemos lo que es la vida. No somos el producto casual y sin sentido de la evolución. Cada uno de nosotros es el fruto de un pensamiento de Dios. Cada uno de nosotros es querido, cada uno es amado, cada uno es necesario. Nada hay más hermoso que haber sido alcanzados, sorprendidos, por el Evangelio, por Cristo. Nada más bello que conocerle y comunicar a los otros la amistad con él. ……Quien cree, nunca está solo; no lo está en la vida ni tampoco en la muerte” (Benedicto XVIen la solemne Misa del inicio de su ministerio petrino)


 “Vengo entre vosotros como obispo de Roma, pero también como anciano de visita a sus coetáneos. Sobra decir que conozco bien las dificultades, los problemas y las limitaciones de esta edad, y sé que estas dificultades, para muchos, se han agravado con la crisis económica. A veces, a una cierta edad, sucede que se mira al pasado, añorando cuando se era joven, se tenían energías lozanas, se hacían planes de futuro. Así que la mirada, a veces, se vela de tristeza, considerando esta fase de la vida como el tiempo del ocaso. Esta mañana, dirigiéndome idealmente a todos los ancianos, consciente de las dificultades que nuestra edad comporta, desearía deciros con profunda convicción: ¡es bello ser anciano! En cada edad es necesario saber descubrir la presencia y la bendición del Señor y las riquezas que aquella contiene. ¡Jamás hay que dejarse atrapar por la tristeza! Hemos recibido el don de una vida larga. Vivir es bello también a nuestra edad, a pesar de algún «achaque» y limitación. Que en nuestro rostro esté siempre la alegría de sentirnos amados por Dios, y no la tristeza.”  (Santo Padre Benedicto XVI en su visita a laCasa-Familia “Viva los ancianos” de la Comunidad de San Egidio – 12 denoviembre de 2012). 

Juan Pablo II Reflexiones de Navidad y Año Nuevo: Breve Trilogia (1 de 3)


 “… la Navidad se llama también la “Fiesta de la Luz”, porque Jesús es la Verdad que nace en Belén para ser la “ Luz” del mundo….”
“El mensaje de la Navidad arroja luz sobre el hecho temporal, pero también profundamente existencial, del final del año.
La primera reflexión que suscita el paso de un año a otro es la del correr inexorable del tiempo: Unos días empujan a otros, las semanas se suceden con ritmo imparable, un mes sustituye a otro casi imperceptiblemente, y nos encontramos en la mano un nuevo calendario. Nuestra vida se consume; nuestros años se van... Y ¿dónde? ¿Dónde va a parar este tiempo, que arrastra inexorablemente a la historia humana y la existencia personal de cada uno? Y aquí es donde la Navidad extiende ya su primera y maravillosa luz: La historia humana no es un laberinto absurdo y nuestra vida no va a parar a la muerte y a la nada. Jesús, con su divina e inefable Palabra, nos dice que Dios ha creado al hombre por amor y que espera de él, durante la existencia terrena, una respuesta de amor, para hacerlo partícipe después, más allá del tiempo, de su Amor eterno. Sabemos por la Sagrada Escritura que “no tenemos aquí ciudad permanente, sino que andamos buscando la del futuro” (Heb 13, 14). “Nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde esperamos como Salvador al Señor Jesucristo, el cual transfigurará este miserable cuerpo nuestro en un cuerpo glorioso como el suyo” (Flp 3, 20-21). Ciertamente, cada uno debe dedicarse activamente a la construcción de la ciudad terrena, realizando su trabajo y haciendo producir los propios talentos. Pero debe hacerlo recordando siempre que “si esta tienda que es nuestra morada terrestre, se desmorona, tenemos un edificio que es de Dios: una morada eterna, no hecha por mano humana, que está en el cielo” (2 Cor 5, 1). Más aún, podemos decir que en el bien y en el mal, en el gozo y en el dolor, todo sucede para que podamos anhelar a Dios, nuestro Bien absoluto, y sentir la nostalgia del paraíso, para el que fuimos exclusivamente creados.”

viernes, 28 de diciembre de 2012

Santuario de Belén nueva página web oficial





El Santuario de Belén tiene nueva páginaweb oficial, una página atractiva que contiene valiosos datos históricos, información ilustrativa generosa y bonitas fotografías de Belén y también visita virtual del Santuario. Realmente merece la pena visitarla estos días navideños para sentirnos más cerca de ese lugar sagrado custodiado por los Misioneros franciscanos al servicio de tierra Santa.



“En las fuentes antiguas, Belén aparece ya citada en una tablilla cuneiforme hallada en Egipto, perteneciente al archivo del faraón Akenatón (siglo XIV a.C.); en ella se habla de la ciudad de Bit Lahmu, situada en el territorio de Jerusalén.
Es probable que el nombre original de la ciudad derive del término Lahmo, una divinidad caldea de la naturaleza y de la fertilidad adoptada por los pueblos cananeos, que cambiaron su nombre en Lahama. Si se da crédito a esta hipótesis, la traducción del nombre Beit el-Laham podría ser «Casa de Lahami», acepción razonable en virtud de la particularidad de esta tierra, muy fecunda y rica en agua.
En este sentido, el Antiguo Testamento llama a la ciudad Bet Léhem, «Casa del Pan», y también Efratá (Mq 5,2), epónimo de la tribu que vivía en estos lugares y que significa, literalmente, «fructífera». También los nombres modernos evocan esta idea de fertilidad y abundancia: en árabe, Beit Lahm significa «la Casa de la carne», debido a su gran cantidad de rebaños de ovejas y cabras, una de las actividades más importantes de la comarca; en hebreo, Beit-Léhem significa «la Casa del pan», argumento que nos introduce en la imagen de Jesús como pan bajado del cielo (cf. Jn 6).”

Una santa mujer con su santo amigo


Una santa mujer, la Madre Teresa de Calcutta, que no desaprovecha momento -  ni siquiera en la Basílica -  para hablar con su santo amigo Juan Pablo II. 
Los fieles miran atentamente, otros con curiosidad....

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Aquel que nació en Belén: nuestro todo ayer, hoy y siempre


Foto del blog  Un sacerdote en Tierra Santa, que invito visitar 



Desde antes de su pontificado Juan Pablo II se sintió invadido por la mística de aquel lugar real, ubicable en el mapa y en la historia, Belén,   tesoro compartido entre pueblos de diferentes culturas y religiones.  Ya en Roma nos invitó a sumergirnos en la “atmosfera prodigiosa” (1)  de  Aquel que nos indico el camino con su sencillo  «Sígueme» (Mateo 8,22).  Fruto de su primer viaje a los Santos Lugares durante el Concilio Vaticano II fue la carta que quiso compartir con los sacerdotes de su diócesis. 

 En 1965 volcó en lenguaje poético los  momentos vividos en aquella inolvidable peregrinación  (2)
Oh tierra del encuentro, única! Tierra en la que se ha hecho todo lo que debe existencia a Aquel que Es”.
“Siglos ha que elegiste este lugar. En él te das a mí, en él me aceptas”.

En el Ángelus del  10 de diciembre de 1978 recordaba “ el gozo inmenso con que los obispos, reunidos en la II sesión del Concilio Vaticano II, acogieron las palabras del Papa Pablo VI que en el discurso de clausura de aquella sesión les había anunciado que iría —por vez primera—  como peregrino a Tierra Santa.” 
Hubiese querido iniciar su pontificado en Belén pero no pudo ser y en su primera Navidad como Pontífice invitaba a todos a estar más presentes allí que aquí (en Roma) 

Belén es el centro de mi peregrinación jubilar – decía en su homilía en el lugar mismo del nacimiento del Señor el el 22 de marzo del 2000   “ Los senderos que he seguido me han traído a este lugar y al misterio que proclama:  la Natividad.”

“La liturgia de la noche de Navidad es rica en un realismo particular: realismo de aquel momento que nosotros renovamos y también realismo de los corazones que reviven aquel momento. Todos, en efecto, nos sentimos profundamente emocionados y conmovidos, por más que lo que celebramos haya ocurrido hace casi dos mil años” porque “ “La alegría que anunció el ángel no es algo del pasado. Es una alegría actual, del hoy eterno de la salvación de Dios, que abarca todos los tiempos:  el pasado, el presente y el futuro……. Dado que en Belén siempre es Navidad, cada día es Navidad en el corazón de los cristianos. Cada día estamos llamados a proclamar el mensaje de Belén al mundo, "la buena nueva que produce una gran alegría":  el Verbo eterno, "Dios de Dios, luz de luz", se hizo hombre y vino a habitar en medio de nosotros (cf. Jn 1, 14). (Misa de Nochebuena  1978) 


(1)   Memoria e Identidad
(2)   Poesías “Peregrinación a los Santos Lugares”

lunes, 24 de diciembre de 2012

¡Oh Niño ilumina la noche del mundo!



(vitral en la catedral de san Carlos de Bariloche, Rio Negro, Argentina)

¡Oh Niño, que has querido tener como cuna un pesebre; oh Creador del universo, que te has despojado de la gloria divina; oh Redentor nuestro, que has ofrecido tu cuerpo inerme como sacrificio para la salvación de la humanidad!
Que el fulgor de tu nacimiento ilumine la noche del mundo. Que la fuerza de tu mensaje de amor destruya las asechanzas arrogantes del maligno. Que el don de tu vida nos haga comprender cada vez más cuánto vale la vida de todo ser humano.”


Con todo cariño a lectores y amigos del blog

MUY FELIZ Y SANTA NAVIDAD A TODOS!


Árbol de Navidad “árbol de la Vida”


 “El árbol de Navidad nos recuerda el "árbol de la vida" (cf. Gn 2, 9), figura de Cristo, don supremo de Dios a la humanidad.  Por tanto, el mensaje del árbol de Navidad es que la vida permanece "siempre verde" si se convierte en don: no tanto de cosas materiales, cuanto de sí mismos: en la amistad y en el afecto sincero, en la ayuda fraterna y en el perdón, en el tiempo compartido y en la escucha recíproca. «Que significa entonces este árbol? – – Yo creo que es el símbolo del árbol de la vida, aquel árbol del que se habla en el libro del Génesis y que ha sido plantado en la tierra de la humanidad junto a Cristo.”
Juan Pablo II

En 1982 la plaza San Pedro se engalanaba con el primer árbol de Navidad....hace 30 años Juan Pablo II encendía las luces de aquel primer árbol de Navidad...  Esta Navidad el cardenal Stanislaw Dziwisz recordaba aquel momento en su patria Cracovia y allí frente a la ventana de JPII, rodeado de compatriotas y amigos  encendía con emoción las luces del árbol de Navidad donado por sus amigos italianos entonando con el coro de niños el “himno” de la Noche Santa: “Noche de paz, noche de amor…”      


sábado, 22 de diciembre de 2012

Dialogo imaginario con Juan Pablo II (2) Navidad


Ante todo,  como llamarlo? Santo Padre Juan Pablo II?  O simplemente Wujek?
Me gusta que me llames Wujek (tio) me trae gratos recuerdos de mis jóvenes en Cracovia, de Srodowisko…. Épocas difíciles, pero fructíferas y felices.



Bien Wujek entonces.  Y ya que estamos casi en vísperas de  esta fiesta tan especial, la “fiesta de un Niño, un niño recién nacido” me gustaría entablar esta conversación acerca de la Navidad y sus Navidades en algunos momentos de su vida.

Wujek como recuerda sus primeras Navidades en Wadowice?
Yo vivía la atmósfera serena de la Navidad, y al ver brillar la estrella de Belén corría al nacimiento con mis amigos para recordar lo que sucedió en Palestina hace 2000 años. Los niños manifestábamos nuestra alegría ante todo con cantos. ¡Qué bellos y emotivos son los villancicos, que en la tradición de cada pueblo se cantan en torno al nacimiento! ¡Qué profundos sentimientos contienen y, sobre todo, cuánta alegría y ternura expresan hacia el divino Niño venido al mundo en la Nochebuena! Sabemos lo importante que son los primeros años de vida, de la infancia, de la adolescencia, para el desarrollo de la personalidad humana, del carácter. Precisamente estos años me unen indisolublemente a Wadowice, a la ciudad y a sus alrededores….y a esa parroquia donde me convertí en hijo de Dios en esa fuente bautismal  que volví a besar una vez como Papa en mi primera visita a Polonia en 1979, visita histórica, emocionante, vibrante.

Wujek nos trasladamos mentalmente a su querida ciudad de Cracovia, donde ya antes de haber ingresado al seminario usted debió afrontar, junto a todos sus compatriotas,  una Navidad excepcionalmente difícil y triste:  la de 1939.
 Si fueron días verdaderamente trágicos cuando el “nuevo orden” de Hitler nos quiso amedrantar, borrar de nuestra patria todo vestigio de cultura polaca y sentimiento religioso.  Intentaron, sin éxito, si bien la lucha y la resistencia fue  larga y diversa.  
El disparador fue aquel 1 de septiembre de 1939 que no se borrará nunca de mi recuerdo: era el primer viernes de mes y el castillo de Wawel se convirtía en la sede del Gobernador General Hans Frank….la ocupación alemana.   Era como si la humanidad hubiera perdido la razón, presa de una locura colectiva, como si no quedara esperanza alguna…. . Se terminaron las clases…sin embargo creo que fue a partir de allí que comenzaba a tomar forma la “profecía” del querido  El Arzobispo Metropolitano de Cracovia, Príncipe Adam Stefan Sapieha cuando visitara la parroquia de Wadowice  “lastima que no estudie teología” había dicho al preguntar por mis planes de estudios. 
Después de quedar arrestados y deportados muchos profesores de la Universidad Jaguellonica en noviembre de 1939, le llego el turno a la Iglesia: arrestaron a sacerdotes y se impidió la celebración de festividades.  Y la terrible historia de los judíos con  una deportación masiva de gente, los campos de concentración, el holocausto….. los campos de exterminio, el infierno de Auschwitz….y tanto clero polaco eliminado…  pero en el lugar donde ha sido pisoteada de modo tan horrendo la dignidad humana, se ha conseguido la victoria mediante la fe y el amor.  No es de extrañar pues que haya comenzado mi primera Encíclica con las palabras Redemptor hominis y que la haya dedicado en conjunto a la causa del hombre, a la dignidad del hombre, a las amenazas contra él y, en fin, a sus derechos inalienables…

 
Otro recuerdo que nos ha quedado marcado a fuego es la experiencia inédita de Nowa Huta: aquella ciudad construida para ser una ciudad sin Dios….. La alternativa socialista y atea para la Cracovia católica. 
Si, precisamente en Cracovia-Nowa Huta se produjo un áspero conflicto por la construcción de la iglesia. Aquel barrio de muchos miles de residentes estaba habitado en su mayor parte por trabajadores de una gran industria metalúrgica que habían venido de toda Polonia. Según el proyecto de las autoridades, Nowa Huta tenía que ser un barrio socialista ejemplar, es decir, sin relación alguna con la Iglesia.  Sin embargo la nueva cruz, que se elevó no lejos de la antiquísima reliquia de la Santa Cruz en la abadía de los cistercienses, anunciaba el nacimiento de la nueva iglesia.  Cruz, sin embargo, que debio ser levantada varias veces pues cada vez que se levantaba era derribada por las autoridades.  Por eso pienso con gratitud y admiración en los párrocos que construyeron iglesias en aquellos tiempos. Mi admiración se extiende también a todos los constructores de  iglesias en cualquier parte del mundo. He intentado apoyarles siempre. Una muestra de ese apoyo en Nowa Huta fueron las misas de la medianoche de Navidad,  celebradas a la intemperie a pesar del hielo y las amenazas ….. allí donde más tarde surgió la magnífica Iglesia El Arca del Señor.

Wujek como fue su primera Nochebuena después de haber sido elegido Papa?
Debo reconocer que sentía cierta nostalgia por las costumbres polacas.  En cierta forma era un nuevo mundo, pero mis colaboradores afinaron sus sentidos haciendo lo imposible para que me sintiera “en casa”. Invitaban huéspedes polacos, a algunos amigos de Polonia…en una de las habitaciones se armaba un verdadero árbol de Navidad traído de Zakopane que las religiosas adornaban con mucho cariño. Me hubiese gustado hacerlo yo mismo pero el tiempo no alcanzaba…. Había otros árboles de Navidad en los pasillos y en el salón comedor.  Naturalmente no podía faltar el pesebre ..... Se colocaba en el pasillo y después todos los años me sorprendían con alguna novedad.  La ceremonia íntima era siempre familiar y emocionante. Leíamos las Sagradas Escrituras, después compartíamos el “oplatek”, de la misma manera que se hace en Polonia. Cantábamos villancicos antes y después de la cena, una tradición polaca muy importante.  Me gustaba cantar y me hacia feliz. Una de las canciones que mas me gustaba era Oj maluśki, maluśki …. todo lo relacionado con mis montañas me emocionaba.  Después me retiraba a mi capilla privada para prepararme…..Fortalecido por Dios podía comenzar la ceremonia en la Basilica…..siempre colmada de fieles. Nunca alcanzaban los boletos. La multitud que quedaba afuera veía todo por las grandes pantallas……  Me sentía rodeado de amigos…..en ese contexto nos trasladábamos a  aquella gruta en las cercanías de la ciudad de Belén, situada al sur de Jerusalén…. donde "en el silencio de la noche" se oye el gemido del recién nacido, expresión perenne de los hijos de la tierra….. Entre la majestad de Dios eterno y la tierra-madre, que se hace presente con el llanto del Niño recién nacido, se deja entrever la perspectiva de una nueva paz, de la reconciliación, de la Alianza…«Nos ha nacido el Salvador del mundo: todos los confines de la tierra han contemplado la salvación de nuestro Dios».

En sus Navidades en Roma sabemos de una visita obligada: su visita al pesebre de los barrenderos de Roma: el pesebre de los romanos y con particular orgullo “el pesebre de los Papas,” una “joya” de la fe popular en el barrio Aurelio, a pocos metros del Vaticano.
Si desde el primer año de mi pontificado nunca falte a la cita hasta el año 2002. Recordaba todas las figuras y todos los detalles de este pesebre que nació en 1972, por iniciativa de Giuseppe Ianni, quien sigue ocupándose y enriqueciendo el pesebre año tras año.  Se trata de  un pesebre muy original pues, entre otros,  está compuesto por piedras procedentes de todas partes del mundo simbolizando así la comunión de los pueblos.


Ya en Roma hubo otra Navidad difícil para usted como hijo de la nación polaca: fue en diciembre de 1981.
Si fueron momentos muy críticos y preocupantes. El General Jaruzelski reemplazaba a Edward Gierek como líder del Partido Comunsita en Polonia. En diciembre de 1981 impuso la ley marcial,  Solidarnosc  fue declarada una organización ilegal y  Lech Walesa arrestado y encarcelado junto a otros lideres.  Bajo la amenaza de perder el trabajo los ciudadanos eran obligados a firmar declaraciones que no concordaban con su conciencia y sus convicciones. Considero que violentar las conciencias es un grave daño que se hace al hombre. Es el golpe más doloroso que se inflige a la dignidad humana. En cierto sentido, es peor que infligir la muerte física, que matar: "No tengáis miedo a los que matan el cuerpo..." (Mt 10, 28), ha dicho Cristo, demostrando que es mucho mayor mal el hacer violencia al espíritu humano, a la conciencia humana.
Como polaco me sentía acongojado y preocupado, pero acompañado por las oraciones y apoyo que recibia de todo el mundo.   Fue una Navidad que puso a prueba el espíritu de los polacos, pero también una Navidad en que la nación polaca se sintió respaldada por la oración y la solidaridad manifestada por la comunidad mundial que le brindaba firme apoyo en su derecho a poder vivir la propia vida en la paz y en el respeto de los derechos humanos. Mi profundo agradecimiento por ello .

Wujek quizás una última pregunta....y se refiere al árbol de Navidad. Hay quienes dicen que su origen es pagano, que no es una costumbre cristiana. Que nos diría al respecto?
No, muy por el contrario la fiesta de Navidad, quizá la más querida por la tradición popular, está llena de símbolos, vinculados a las diversas culturas. Entre todos, el más importante es ciertamente el belén….pero junto al belén también en la plaza San Pedro encontramos el tradicional "árbol de Navidad". Se trata de una costumbre  por cierto antigua, que exalta el valor de la vida, porque en la estación invernal el abeto siempre verde se convierte en signo de la vida que no muere, el símbolo se hace elocuente también en sentido típicamente cristiano: nos recuerda el "árbol de la vida" (cf. Gn 2, 9), figura de Cristo, don supremo de Dios a la humanidad.  Por tanto, el mensaje del árbol de Navidad es que la vida permanece "siempre verde" si se convierte en don: no tanto de cosas materiales, cuanto de sí mismos: en la amistad y en el afecto sincero, en la ayuda fraterna y en el perdón, en el tiempo compartido y en la escucha recíproca. «Que significa entonces este árbol? – – Yo creo que es el símbolo del árbol de la vida, aquel árbol del que se habla en el libro del Génesis y que ha sido plantado en la tierra de la humanidad junto a Cristo. Hace tiempo el pecado cortó el enlace del hombre con este árbol. Después, en el momento que Cristo vino al mundo, el árbol de la vida fue vuelto a plantar a través de El, y ahora crece con El y madura en la cruz. Hay una relación entre el árbol de Navidad y el árbol de la Cruz del viernes Santo. El misterio pascual. Es una tradición hermosa y significativa, sobre todo porque estos árboles nos santifican. Son símbolos de vida y de luz. Cristo es vida y luz. Debo decirles  que yo personalmente, a pesar de tener unos cuantos años, espero impacientemente la llegada de la Navidad momento en el cual, es traído a mis habitaciones este pequeño árbol. Todo ello lleva un enorme significado que trasciende las edades: tanto ancianos como niños reaccionan de la misma manera, si bien en distintos niveles de comprensión»….

Para cerrar este diálogo que mensaje nos deja para esta fiesta de la Navidad, esta fiesta de la luz,  a todos los hombres de buena voluntad?
Esta noche quisiera estar particularmente cercano a quienes sufren inmovilizados en el lecho del dolor, a las víctimas de terremotos, a quienes viven atemorizados por las guerras y las violencias, a aquellos que están privados de la alegría de esta Santa Misa a medianoche en la Navidad del Señor, a quienes han caído en la desesperación, en la duda sobre el sentido de la vida y sobre el sentido de todo.  Me siento cercano a todos vosotros. A vosotros de modo especial está destinada esta alegría, que llena los corazones de los pastores de Belén, ella es sobre todo para vosotros. Porque es la alegría de los hombres de buena voluntad, de los que tienen hambre y sed de justicia, de los que lloran, de los que sufren persecución por la justicia. Que se cumplan en vosotros las palabras del Profeta: "Acreciste la alegría, aumentaste el gozo..." (Is 9, 2).
Además esta noche cada uno de los hombres recibe el don más grande! Dios mismo se convierte en el don para el hombre. El hace de si mismo el "don" para la naturaleza humana. ¡Entra en la historia del hombre no sólo ya mediante la palabra que de El viene al hombre, sino mediante el Verbo que se ha hecho carne!  ¿tenéis conciencia de este don? Estáis dispuestos a responder con el don al don? Tal como los pastores de Belén, que respondieron...Os deseo desde lo profundo de esta nueva noche de Belén , que aceptéis el don de Dios, que se ha hecho hombre.

Fuente: documentos del magisterio de Juan Pablo II y bibliografía adicional.

Dialogo imaginario con Juan Pablo II (introducción 1.)


Intento inaugurar con este post una serie de diálogos imaginarios con Juan Pablo II (inspirados naturalmente en sus textos y en bibliografía adicional).  



Después de este post introductorio “hablaremos”  con él en el primer dialogo imaginario acerca de la Navidad y de sus Navidades considerando que ya nos estamos asomando a la festividad  que nos recuerda el  Nacimiento de un Niño que redimió al mundo y nos mostró y nos sigue mostrando el camino para llegar a ser verdaderos adoradores de Dios, como lo fueron aquellos humildes pastores hace mas de 2000 años.

viernes, 21 de diciembre de 2012

Benedicto XVI: Jesús “un signo de contradicción”



(foto de Albeiro Rodas en Wikimedia - toma que indica el lugar del Nacimiento de Jesús)



“Desde el día de su nacimiento, Jesús fue "un signo de contradicción" (Lc 2, 34) y lo sigue siendo también hoy. El Señor de los ejércitos, cuyos "orígenes son antiguos, desde tiempos remotos" (Mi 5, 1), quiso inaugurar su Reino naciendo en esta pequeña ciudad, entrando a nuestro mundo en el silencio y la humildad de una cueva, y yaciendo en un pesebre, como un niño necesitado de todo. Aquí en Belén, en medio de todo tipo de contradicciones, las piedras siguen gritando esta "buena nueva", el mensaje de redención que esta ciudad, por encima de todas las demás, está llamada a proclamar al mundo. Porque aquí, de una manera que supera todas las esperanzas y expectativas humanas, Dios se mostró fiel a sus promesas. En el nacimiento de su Hijo, reveló la venida de un Reino de amor: un amor divino que se abaja para sanarnos y levantarnos; un amor que se revela en la humillación y la debilidad de la cruz, pero que triunfa en la gloriosa resurrección a una nueva vida. 
Cristo trajo un Reino que no es de este mundo, pero que es capaz de cambiar este mundo, pues tiene el poder de cambiar los corazones, de iluminar las mentes y de fortalecer las voluntades. Al tomar nuestra carne, con todas sus debilidades, y al transfigurarla con el poder de su Espíritu, Jesús nos llamó a ser testigos de su victoria sobre el pecado y la muerte. El mensaje de Belén nos llama a ser testigos del triunfo del amor de Dios sobre el odio, el egoísmo, el miedo y el rencor que paralizan las relaciones humanas y crean divisiones donde los hermanos deberían convivir en unidad, destrucción donde los hombres deberían construir, desesperación donde la esperanza debería florece”

(Santo Padre Benedicto XVI en la homilíade la Santa Misa en la Plaza del Pesebre, Belén, 13 de mayo de 2009)

Invito visitar la página web de la Santa Sede con las homilías y discursos completos del Santo  Padre Benedicto XVI durante su Peregrinacióna los Santos Lugares – 8 al 15 de mayo de 2009)  
Leer los textos del Regina Caeali 
y la Audiencia General a su regreso del viaje a Tierra Santa. 

 También la la pagina San Josemaría Escrivá “Huellas de nuestra fe 

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Carta del Arzobispo Karol Wojtyla sobre su peregrinación a Tierra Santa en 1963 (3 de 4)


 (Bóveda del Santo Sepulcro - fotografia de Wikipedia)

“Regresemos nuevamente  a Judea y acerquémonos a Jerusalén mientras tratamos de participar en la memoria de la pasión, muerte y resurrección del Señor Jesús allí en los Santos Lugares. Nos detenemos en la cima del Monte de los Olivos. Aquí llegamos a un lugar donde según la tradición nos indica es el lugar donde el Señor Jesús les enseño a quienes le escuchaban la oración del Padre Nuestro. Aquí está el Convento de las monjas carmelitas y las paredes que circundan el claustro del monasterio están cubiertas por placas sobre las cuales están inscritas las palabras de la oración en diversos idiomas del mundo..En la ladera del Monte de los Olivos esta el lugar llamado “Dominus Flevit”.


(las fotos son del sitio Studium Biblicum Fransiscanum)

Desde aquí se puede apreciar la ciudad de Jerusalén que podemos ver sobre la colina oriental vecina. Es aquí donde el Señor lloro por la ciudad que no quiso recibirlo. Betania esta sobre la ladera este del Monte de los Olivos.  Aquí el Señor encontró refugio y amistad en la casa de Lazaro y sus hermanas.  Aquí esta el santuario franciscano y a poca distancia la tumba de Lazaro (no pudimos llegar hasta allí debido a las fuertes lluvias).


Sobre Betania, en el Monte de los Olivos está Betfagé, el lugar desde donde el Señor comenzó su solemne entrada a Jerusalen acompañado por cantos y vivas triunfales saludado por ramas y palmas.


Desde Betfagé el Domingo de Ramos parte todos los años la solemne procesión encabezada por el Patriarca de Jerusalen.
Para meditar sobre la Pasión de Nuestro Señor debemos ir primero al Monte Sion en Jerusalen,  donde esta ubicado el Cenáculo. Estamos en el lugar donde fue instituido el Sacramento de la Eucaristia, el lugar donde el Espiritu Santo descendió sobre los apóstoles mientras estaban reunidos con Maria y donde nació la Iglesia. Ese lugar aun no tiene un santuario apropiado que corresponda a su grandeza. Al menos esa fue mi impresión. Allí junto al Cenáculo que esta en el sector israelí de Jerusalen, los judíos veneran la tumba de David y de otros reyes del Antiguo Testamento.
Vovemos a centrar nuestra atención en el Monte de los Olivos. Sabemos que despues de la Ultima cena, el Señor Jesus fue al Jardín de los Olivos. Por ello debió cruzar el Valle de Kidron y a una distancia de unos 200 metros, llego al Jardin de Getsemani.  El sitio de la Agonía del Señor Jesus queda grabado en la memoria, no solamente porque es un Santuario sino también por los olivos que se ven allí. Algunos, según la opinión de los biólogos, tienen unos 2000 años de antigüedad o sea recuerdan la Agonía del Señor Jesus. El arresto del Señor Jesús no se conmemora en Getsemani ni en el sitio de la Agonía sino a alguna distancia de allí.
Despues de su arresto el Señor Jesus fue llevado a Anas y después a Caifás. No vimos esos dos lugares durante nuestra peregrinación. El santuario “in galli cantu”, que pudimos ver desde lejos, desde la ladera del Monte de los Olivos, esta frente a la casa de Caifás. Por otra parte nosdetuvimos un largo rato en el sitio donde tuvo lugar el proceso romano y donde fue emitida la sentencia de muerte de Nuestro Señor. Se trata de la fortaleza Antonia, ya mencionada cuando describi el area del Templo. Los romanos construyeron la fortaleza en un rincón de la explanada del templo para poder controlar a la gran cantidad de judíos que se reunían allí para sus festividades. También Poncio Pilato participaba para Pascuas.
En el sitio de la fortaleza Antonia se han establecido dos ordenes religiosas.: los franciscanos que tienen una Escuela bíblica (En Jerusalen tan bien esta la Escuela bíblica doinicana) y las Hermanas de Sion. Esta es una congregación femenina, fundada por los hermanos Ratisbona, que se habían convertido del judaísmo, para elevar oraciones por la conversión de los judíos. En la Iglesia contigua al convento franciscano visitamos “Lisotrotos” que según el Evangelio de San Juan es el lugar de la condena de Jesús  De la capilla de las hermans ade Sion descendemos a la parte inferior donde están los sitios de prisión, flagelación yu coronación con espinas. Estos sitios subterráneos dejan una impresión inolvidable. La misma impresión la obtenemos por la figura del Cristo flagelado, que las hermanas tienen en su capilla. En el altar principal de esta capilla hay un balcón desde donde Poncio Pilato mostró a Jesús flagelado y coronado a los judíos proclamando “Ecce homo”.  Cuando salimos al camino ya estamos en el Camino de la Cruz  Las primeras estaciones están en el área de la fortaleza Antonia.
Comenzamos a descender. El camino de la Cruz desciende hasta la 5ª estación.  La tercera (la primer caída de Jesús  y la curta estación (Jesus encuentra a su madre) merecen una atención especial porque fueron restauradas por soldados polacos después de la II Guerra mundial.  Siguiendo por el camino de la Cruz en la ciudad vieja de Jerusalen vemos que la mayoría de las capillas están abandonadas y cerradas, algunas estaciones no tienen capilla y tan solo una cruz grabada en la pared indica de que estación se trata. Las ultimas estaciones (X,XI, XII,XIII, XIV) están situadas dentro de la Basilica del Santo Sepulcro. 

Invito visitar el sitio Studium Biblicum Fransiscanum con abundante información y fotografías ilustrativas.

domingo, 16 de diciembre de 2012

Benedicto XVI "Gaudete in Domino semper"- “también hoy es posible la alegría?”





"Gaudete in Domino semper", "estad siempre alegres en el Señor" (Flp 4, 4). Con estas palabras de san Pablo se inicia la santa misa del III domingo de Adviento, que por eso se llama domingo "Gaudete". El Apóstol exhorta a los cristianos a alegrarse porque la venida del Señor, es decir, su vuelta gloriosa es segura y no tardará. La Iglesia acoge esta invitación mientras se prepara para celebrar la Navidad, y su mirada se dirige cada vez más a Belén. En efecto, aguardamos con esperanza segura la segunda venida de Cristo, porque hemos conocido la primera.
El misterio de Belén nos revela al Dios-con-nosotros, al Dios cercano a nosotros, no sólo en sentido espacial y temporal; está cerca de nosotros porque, por decirlo así, se ha "casado" con nuestra humanidad; ha asumido nuestra condición, escogiendo ser en todo como nosotros, excepto en el pecado, para hacer que lleguemos a ser como él.
Por tanto, la alegría cristiana brota de esta certeza:  Dios está cerca, está conmigo, está con nosotros, en la alegría y en el dolor, en la salud y en la enfermedad, como amigo y esposo fiel. Y esta alegría permanece también en la prueba, incluso en el sufrimiento; y no está en la superficie, sino en lo más profundo de la persona que se encomienda a Dios y confía en él.
Algunos se preguntan: ¿también hoy es posible esta alegría? La respuesta la dan, con su vida, hombres y mujeres de toda edad y condición social, felices de consagrar su existencia a los demás. En nuestros tiempos, la beata madre Teresa de Calcuta fue testigo inolvidable de la verdadera alegría evangélica. Vivía diariamente en contacto con la miseria, con la degradación humana, con la muerte. Su alma experimentó la prueba de la noche oscura de la fe y, sin embargo, regaló a todos la sonrisa de Dios.
En uno de sus escritos leemos:  «Esperamos con impaciencia el paraíso, donde está Dios, pero ya aquí en la tierra y desde este momento podemos estar en el paraíso. Ser felices con Dios significa:  amar como él, ayudar como él, dar como él, servir como él» (La gioia di darsi agli altri, Ed. Paoline 1987, p. 143). Sí, la alegría entra en el corazón de quien se pone al servicio de los pequeños y de los pobres. Dios habita en quien ama así, y el alma vive en la alegría.
En cambio, si se hace de la felicidad un ídolo, se equivoca el camino y es verdaderamente difícil encontrar la alegría de la que habla Jesús. Por desgracia, esta es la propuesta de las culturas que ponen la felicidad individual en lugar de Dios, mentalidad que se manifiesta de forma emblemática en la búsqueda del placer a toda costa y en la difusión del uso de drogas como fuga, como refugio en paraísos artificiales, que luego resultan del todo ilusorios.
Queridos hermanos y hermanas, también en Navidad se puede equivocar el camino, confundiendo la verdadera fiesta con una que no abre el corazón a la alegría de Cristo. Que la Virgen María ayude a todos los cristianos, y a los hombres que buscan a Dios, a llegar hasta Belén para encontrar al Niño que nació por nosotros, para la salvación y la felicidad de todos los hombres.

sábado, 15 de diciembre de 2012

Carta del Arzobispo Karol Wojtyla sobre su peregrinación a Tierra Santa en 1963 (2 de 4)






(estas dos fotografías fueron tomadas del sitio franciscano. La carta fue publicada, según señala primera fotografia, en los anales de la Curia Metropolitana de Cracovia en 1964, Vol 1-2, 66-74) 
En la segunda fotografía se ve el grupo de los obispos viajeros; señalado con una flecha vemos a Karol Wojtyla)
Las demás fotografías son de Wikipedia.


“Durante nuestra breve estada en Cairo, Egipto,  no pudimos visitar el lugar donde la Sagrada Familia permaneció hasta la muerte de Herodes, antes de regresar a Nazaret. Fue desde aquí que Jesús a los doce años, junto con Maria y Jose, fue al templo en Jerusalén donde se demoro mientras sus padres ya regresaban a su pueblo.  Es hasta el día de hoy que según la tradición se señala el lugar donde Maria y Jose se dieron cuenta que Jesús había quedado en el templo de Jerusalén para las fiestas. 
El templo en si dejo de existir el año 70 después de Cristo. Vemos esta gran plaza donde existió el magnífico templo desde los tiempos de Salomón rodeado de patios.  Desde las murallas que rodean la plaza sobre el flanco este con vista al Valle de Cedrón se aprecia una vista panorámica del Monte de los Olivos.  Una parte de esta muralla aun existe, se encuentra dentro de la ciudad y es conocida como el Muro de los Lamentos para los judíos que fueron privados de su templo. La Jerusalén de hoy está dividida entre judíos y árabes y los judíos no tienen acceso al muro de los Lamentos (*)


Todo el templo pertenece a los musulmanes. La famosa Mezquita de Omar no esta construida exactamente en el lugar del templo pero lo cubre parcialmente.  Esta Mezquita, que es una pieza de arte árabe es hoy solamente un museo. Hay otra mezquita en la plaza que es utilizada como centro de oración. Está ubicada dentro de un edificio construido en el siglo VI como lugar de oración por los cristianos (la iglesia estaba dedicada a la Presentación de la Santísima Virgen Maria) y fue también utilizada como sede de los reyes de Jerusalén durante el reino de las cruzadas.
El área del Templo del Antiguo Testamento es un lugar sagrado para nosotros los cristianos, ante todo porque fue el templo del Dios verdadero, que nuestro Señor mismo llamó “la casa del Padre”. Y además porque nuestro Redentor visito este templo muchas veces durante su vida: la presentación en el templo, su permanencia a los doce años, y hasta en su muerte se rasgo la cortina del Santo de los Santos. El templo de Jerusalén está siempre presente en la vida de Jesús.  Pero con la muerte y la resurrección del Señor Jesús, hay otro sitio de importancia:  la fortaleza  Antonia que estaba situado al noroeste de la explanada del templo. Hablaremos de ello mas adelante.

Visitemos ahora los sitios que conmemoran los hechos del ministerio público y las enseñanzas del Señor Jesús. Por ello debemos ir hasta el Rio Jordán próximo a Jericó. Al oeste de esta ciudad se eleva una cadena de montañas entre las cuales está el Monte de la Tentacion.  Es desde esta montaña que el tentador “le mostro todos los reinos de esta tierra”.  Otra tentación tuvo lugar en el pináculo del Templo, en el sudeste del muro perimetral que rodeaba el templo de Jerusalén y donde el tentador le sugirió a Jesús  “échate de aquí abajo, pues está escrito….”     Los alrededores del Muro de la Tentaciòn son desérticas y rocosas.  Esta fue la última gota del ayuno del Señor Jesus. 

El bautismo en el rio Jordán, según la tradición, tuvo lugar en un lugar al sudeste de Jericó.  No lejos de allí el rio fluye hacia el Mar Muerto. En realidad, el Mar Muerte se ubica en una gran depresión – alrededor de 400 mts bajo el nivel del mar. El  9 de diciembre no pudimos llegar hasta el lugar donde según la tradición tuvo lugar el bautismo de Jesús debido a una lluvia torrencial durante el dia y toda la noche que había inundado la ultima parte del camino. Tampoco pudimos llegar hasta Qumram.   El guía que estaba con nosotros nos dijo que en Qumram no había mucho para ver porque lo más importante no era el lugar sino los manuscritos que fueron descubiertos allí.


Cana de Galilea, el lugar del primer milagro, pertenece a los primeros momentos del ministerio público del Señor Jesús.  Nos detuvimos en Cana y visitamos el santuario. Estábamos en nuestro viaje hacia Galilea saliendo de Nazaret. En Nazaret nos mostraron también el sitio de la sinagoga donde el Señor Jesús, refiriéndose al texto de Isaías, se presento al pueblo como el Mesías prometido. Ellos no lo aceptaron y debieron dejar Nazaret e irse hacia el Lago de Genesaret  hacia donde también fuimos nosotros.

Aun hoy el lago de Genesaret deja perplejo, es la misma perplejidad que se siente leyendo  los Evangelios.   Es un lago lleno de peces – y es por ello que se ven cantidades de botes y pescadores tendiendo sus redes como en los tiempos de Jesús.  Abundan allí las huellas del  Señor y la vista  nos recuerda los Evangelios. Mayormente los lugares están concentrados en la parte norte y parcialmente en las orillas occidentales del lago. Ante los restos de Cafarnaum “el pueblo del Redentor” (los restos de la sinagoga tienen gran importancia) recordamos los esfuerzos del Señor Jesús en convertir esta ciudad y sus lamentaciones : “¡Ay de ti, Corozaín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros realizados entre ustedes, hace tiempo que se habrían convertido…” (Lucas 10-13)
Cerca de allí esta Tabgha, con el santuario donde San Pedro recibe la primacía a orillas del lago donde Nuestro Señor le dijo a Pedro: «Apacienta mis corderos».  Nos detuvimos a orillas del lago y recogimos algunas piedras del agua para llevar de recuerdo. Cerca de allí vimos unos antiguos mosaicos que testimonian la multiplicación de los panes.  Seguramente habría mucho pasto allí donde la gente pudo congregarse y sentarse.  El Evangelio de Juan nos habla como después del milagro de la multiplicación de los panes la multitud saciada se dirige hacia Cafarnaúm para proclamarlo rey.  En Cafarnaúm los apóstoles escucharon el discurso que les anticipaba la institución de la Eucaristía.
Mirando estos sitios desde la ladera de la montaña hay otro santuario conmemorando el sermón descripto en el Evangelio de San Mateo (capítulos 5-7) en especial las ocho bienaventuranzas. Estas son la base de todas virtudes del Nuevo Testamento orientado hacia el Reino de Dios.  Yendo hacia Tiberiades, a lo largo de la orilla del lago, pasamos por las ruinas de la ciudad de Magdala que nos recuerda a Maria Magdalena.  A cierta distancia a nuestra derecha se abre el valle hacia las montañas donde en 1191 fueron vencidos los cruzados bajo las ordenes de Ricardo Corazon de Leon. Tiberiades es una ciudad judía donde hay una pequeña iglesia dedicada a San Pedro que fue restaurada después de la II Guerra Mundial por soldados polacos. Ellos también levantaron allí una estatua a San Pedro similar a la que se ve en la Basílica Vaticana y un monumento a los polacos queriendo evidenciar su unión con su lejana patria polaca.
El 13 de diciembre nos quedamos durante horas  en el Lago Genesaret.  Nos detuvimos donde el lago desemboca al Rio Jordan.  Las orillas están cubiertas por espesa vegetación  y arboles. La región de Galilea,  tierra natal de Nuestro Señor, difiere totalmente de la rocosa y desértica Judea.  Nos llamo la atención la belleza del lugar con suaves colinas y cadenas de montañas  en todas las direcciones. La tierra es fértil: la estamos observando en invierno, pero es más bonita en primavera  cuando reverdece y se cubre de flores. Observamos Galilea, la tierra natal de Nuestro Señor, mayormente desde el Monte Tabor adonde llegamos al atardecer y desde allí también pudimos disfrutar el amanecer y apreciar  esta tierra santificada una vez para siempre por la presencia del Hijo de Dios.  Nos hospedamos en el Convento franciscano la noche del 12 de diciembre y al amanecer celebramos la Eucaristía en el Santuario del Monte Tabor.   La montaña,  lugar de la Transfiguración de Cristo, posee una vista particular de la campiña y ofrece una vista hacia el norte donde se aprecian los picos nevados de Hermon (“Tabor et Hermon de nomine Tuo exultant”).
Entre las huellas y memorias del periodo de vida pública de Nuestro Señor  visitamos también el pozo de Jacob en Samaria que aun existe y sigue proveyendo de agua a los peregrinos. Es a esta agua que el Señor se refiere durante su encuentro con la mujer samaritana indicándole el “agua viva” (Juan 4,10) El pozo data de los tiempos de los patriarcas y hoy es un santuario al cuidado de los ortodoxos griegos. La región es montañosa y frente a este pozo se elevan  el Monte Ebal y el Monte Garizin, la montaña de la bendición y la maldición del Viejo Testamento. Hoy los samaritanos son solo un pequeño grupo que observan cuidadosamente las tradiciones religiosas del Viejo Testamento, distinguiéndose de los israelitas.”

(*) los judíos no tuvieron acceso entre los años 1948 y 1967)

jueves, 13 de diciembre de 2012

Carta del Arzobispo Karol Wojtyla sobre su peregrinación a Tierra Santa en 1963 (1 de 4)


Concluida la segunda sesión del Concilio Vaticano II entre los días 5 y 15 de diciembre de 1963 el Arzobispo Karol Wojtyla viajo a Tierra Santa, conjuntamente con un grupo de obispos. Karol Wojtyla,  dotado de una generosidad intelectual inusual iba informando  a los pastores polacos sobre todo lo que acontecía en el Concilio (para llevar el Concilio a todas las parroquias e instituciones de su arquidiócesis lanzo un sínodo diocesano que el mismo clausuro ya siendo Papa).  Tal como solía hacerlo también compartió con ellos la vivencia de esta peregrinación a Tierra Santa mediante una carta que se transcribe traducida en este blog en cuatro partes:

“Este año después de la clausura de la 2da sesión del Concilio Vaticano II me fue dado participar,  conjuntamente con un grupo de obispos de diferentes países, en una peregrinación a Tierra Santa. Creemos que al estar trabajando en la renovación de la Iglesia durante el Concilio, debemos dirigirnos directamente a Cristo mismo, cuya Iglesia es Su Cuerpo Místico.  De allí el deseo de visitar los lugares donde El nació, vivió, enseño, actuó y finalmente sufrió, murió en la cruz, resucitó de los muertos y ascendió a los cielos.  Este deseo fue expresado el día de la clausura de la segunda sesión del Concilio el 4 de diciembre por el Santo Padre mismo, el Papa Pablo VI.  El anunció que el mes próximo emprenderá una peregrinación a la tierra natal de Nuestro Señor.  El anuncio se hizo realidad estos días.
La peregrinación del Santo Padre le dio un significado aun mayor a las peregrinaciones realizadas por los padres del Concilio a la Tierra Santa. Me refiero también a aquella en la cual me fue dado participar entre el 5 y el 15 de diciembre de 1963 junto a un grupo de obispos de Polonia. No considere esta participación como un privilegio personal o privado, sino una gracia que me fuera concedida por la Providencia para ser compartida con otros.  Y es por eso que a poco de regresar de la sesión del Concilio y de Tierra Santa, quisiera compartir mis recuerdos aun frescos de esta peregrinación primero con ustedes mis hermanos en el sacerdocio. Quizás este puñado de recuerdos les sea útil en vuestro trabajo pastoral, quizás puedan utilizarlos para preparar vuestras lecciones o sermones para Navidad, el tiempo de la Cuaresma o para Pascuas.  De cualquier manera quisiera que vuestros ojos pudieran al menos vislumbrar por medio de esta carta aquello que me fue dado ver a mi y es mi deseo que también ustedes puedan verlo con vuestros propios ojos un día. Es algo que fortalece nuestra fe….

Nuestra peregrinación a la Tierra Santa no siguió la cronología de la vida de Cristo el Señor. Comenzamos en realidad en Jerusalen y terminamos en Galilea. En mi carta tratare de adaptar mi descripción a la cronología de la vida de Jesus partiendo de la secuencia de nuestra propia peregrinaciòn.   Nuestro viaje a la tierra de Nuestro Señor comenzó en Egipto,  Así que comenzamos por la senda del Éxodo a la Tierra Prometida que el pueblo elegido  siguió en el Antiguo Testamento. En un precioso dia soleado pudimos simplemente ver este camino desde el aire:  los desiertos de Egipto hasta las orillas del Mar Rojo, después las montañas de Sinaí y nuevamente el desierto, virtualmente sin señal alguna de vegetación. Nos acercamos a Jerusalén dibujando un amplio arco, y aterrizamos en el aeropuerto de Jerusalen (en el sector árabe)….

(imagen de Wikiipedia)

Al lado del Rio Jordan estaba el Monte Nebo, donde Moisés vio la Tierra prometida.  Seguramente en aquel tiempo se podía ver bien el oasis alrededor de Jerico.  Aun hoy esta ciudad es una excepción a la region desertica.  Casi todo el pais desde Jerusalen hasta el Mar Muerto y el Jordan es tierra desolada y desertica. Jerico por otra parte es rica en vegetacion.  Pudimos visitar tambien ver las ruinas de la ciudad de los tiempos de la conquista por los judios bajo la conducciòn de Josué.
Dejaremos por un momento esta parte de la peregrinacion.

Llegamos a Nazaret en Galilea. Esta ciudad esta situada sobre las margenes de una montaña y esta predominantemente habitada por árabes  si bien dentro del estado de Israel. El destino de nuestra peregrinacion era la Gruta de la Anunciacion, donde bajo el altar principal dice: "Hic Verbum caro factum est". La gruta esta ubicada en el lugar de la casa de la Virgen Maria. Cerca de allí, a unos 200 mts hacia el norte, hay un segundo santuario de Nazaret construido en la Casa de Jose. Esta es la casa donde Jesus vivió después del regreso de Egipto y aquí paso los 30 años de su vida oculta junto a Maria y su Protector. Sobre esta gruta (donde vivia la Sagrada Familia) hay una iglesia. Sobre la Gruta de la Anunciacion se esta construyendo una iglesia moderna con las contribuciones de catolicos de todo el mundo.
Después de la Anunciación Maria fue a visitar a su prima Isabel,  esposa de Zacarias, que esperaba un hijo - El Precursor del Salvador. El lugar donde vivían Isabel y Zacarías, la casa de Juan el bautista, esta ubicada en Ain Karem, unos 20 kms al sur de Jerusalen.  Para llegar hasta la casa de Isabel despues de la Anunciación  Maria debió recorrer una distancia de unos 100 kms.  Hoy en Aim Karem hay dos santuarios. Uno en la Casa de San Juan Bautista y el otro fue construido para conmemorar la Visitacion.  El Magnificat esta escrito en la pared frente a la Iglesia en varios idiomas, tambien en polaco. La ciudad de eAin Karem esta situada en la region montañosa. Ambos santuarios estan construidos sobre la ladera. De la Iglesia de la Visitacion hay una hermosa vista.  Al lado de la Iglesia de la Visitacion hay un monasterio de monjas ortodoxas rusas.
Los Evangelios nos dicen que antes del nacimiento de Jesus, Maria y Jose fueron a Belen para obedecer el llamado al censo convocado por las autoridades. Si ellos siguieron el camino de Nazaret debieron recorrer mas de 100 kms porque Belen esta en Judea, una region rocosa y montañosa,  a unos 15 kms de Jerusalen.

 Pasamos la noche del 8 al 9 de diciembre en la Basílica de la Natividad, celebrando Misas desde medianoche hasta las 05.30am. A las 5.30 comienzan sus oficios los ortodoxos. El altar que conmemora el momento del nacimiento de Cristo les pertenece a ellos, mientras que el altar contiguo conmemorando la puesta del recién nacido en el pesebre les pertenece a los católicos.  Adoramos el misterio de la Natividad de Dios y besamos el lugar donde Dios llego al mundo; celebramos misas en el altar del “Praesepe”.  Estuvimos en una cueva de piedra que en un tiempo dio refugio a la Santísima Virgen y a San Jose.  Sobre la gruta esta la iglesia que fue construida por el emperador Justinian y que pertenece a los ortodoxos griegos. Los catolicos han construido otra iglesia que hoy esta custodiada por los franciscanos, tal como la mayoria de los santuarios en Tierra Santa. Los ortodoxos armenios tienen una capilla en la Iglesia superior.
Debo agregar que los obispos polacos cantaron algunos villancicos en la gruta a pedido del anciano sacerdote Borkowski – un franciscano polaco que ha estado trabajando en Tierra Santa por décadas.
 (Basilica de la Natividad -imagen de Wikipedia)

A unos 3 kms del santuario de la Natividad esta la iglesia de los pastores -un santuario franciscano que conmemora el lugar donde los ángeles se le aparecieron a los pastores trayéndoles la buena nueva del nacimiento del Hijo de Dios.  En los alrededores de Belen, tal como en otros lugares de Judea, aun se puede ver pastoreo en una tierra pobre. Esta región es inhóspita y yerma.  No podíamos dejar de pensar que Dios había elegido una tierra pobre, en la cual "los suyos no le recibieron".  Hoy la mayoria de  los pobladores son musulmanes árabes y judíos. Los cristianos son minoría.

En Belén, a poca distancia del santuario de la Natividad, a unos 300 ms, esta la Gruta de los Magos - el lugar que conmemora la adoración de los tres Magos del Este. El sitio de la adoración no fue el mismo que el sitio donde tuvo lugar el nacimiento pues los Evangelios nos dicen que la Santisima Virgen Maria y San Jose, despues del nacimiento, se mudaron a una casa. Los Evangelios dicen que los magos "entraron a la casa" (Mt, 2,11). Desde alli la Sagrada Familia debio huir a Egipto bajo el temor de la crueldad de Herodes a quien visitaron los magos y desde allí partieron a Belen. En los alrededores de Belen recordamos la matanza de los inocentes niños y el comienzo de la huida a Egipto.

La historia de la Natividad nos llevo desde Belén a Jerusalén…   Belen no esta lejos de Jerusalén -  es posible hacer el viaje de ida y vuelta en el día. Solo Belen fue testigo – si bien desconocido – de los primeros días y semanas de la vida de Cristo.  Belen tambien fue testigo de los primeros dias y semanas de la maternidad de Maria.   Estos momentos se recuerdan en la Grota Lactis. Según la tradición en este lugar la Santa Madre amamanto a Jesús con su leche y una gota de su leche maternal cayó sobre el suelo. La tradición sigue vigente desde tiempo inmemorial y las mujeres que sufren la falta de leche maternal hacen su peregrinación a este lugar – y lo hacen tanto las mujeres cristianas como las musulmanas – a pedirle a Maria su ayuda. Debemos recordar que los musulmanes veneran a Jesus como profeta que precedio a Mahoma. Es por ello que las mujeres musulmanas le profesar devoción a laMadre de Jesus”

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Benedicto XVI El secreto de la verdadera Navidad


(imagen de Museum Heide

“Después de celebrar la solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, entramos en estos días en el sugestivo clima de la preparación próxima para la santa Navidad…. En la actual sociedad de consumo, este período sufre, por desgracia, una especie de "contaminación" comercial, que corre el peligro de alterar su auténtico espíritu, caracterizado por el recogimiento, la sobriedad y una alegría no exterior sino íntima.
Por tanto, es providencial que la fiesta de la Madre de Jesús se encuentre casi como puerta de entrada a la Navidad, puesto que ella mejor que nadie puede guiarnos a conocer, amar y adorar al Hijo de Dios hecho hombre. Así pues, dejemos que ella nos acompañe; que sus sentimientos nos animen, para que nos preparemos con sinceridad de corazón y apertura de espíritu a reconocer en el Niño de Belén al Hijo de Dios que vino a la tierra para nuestra redención. Caminemos juntamente con ella en la oración, y acojamos la repetida invitación que la liturgia de Adviento nos dirige a permanecer a la espera, una espera vigilante y alegre, porque el Señor no tardará: viene a librar a su pueblo del pecado.

En muchas familias, siguiendo una hermosa y consolidada tradición, inmediatamente después de la fiesta de la Inmaculada se comienza a montar el belén, para revivir juntamente con María los días llenos de conmoción que precedieron al nacimiento de Jesús. Construir el belén en casa puede ser un modo sencillo, pero eficaz, de presentar la fe para transmitirla a los hijos.

El belén nos ayuda a contemplar el misterio del amor de Dios, que se reveló en la pobreza y en la sencillez de la cueva de Belén. San Francisco de Asís quedó tan prendado del misterio de la Encarnación, que quiso reproducirlo en Greccio con un belén viviente; de este modo inició una larga tradición popular que aún hoy conserva su valor para la evangelización.

En efecto, el belén puede ayudarnos a comprender el secreto de la verdadera Navidad, porque habla de la humildad y de la bondad misericordiosa de Cristo, el cual "siendo rico, se hizo pobre" (2 Co 8, 9) por nosotros. Su pobreza enriquece a quien la abraza y la Navidad trae alegría y paz a los que, como los pastores de Belén, acogen las palabras del ángel: "Esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre" (Lc 2, 12). Esta sigue siendo la señal, también para nosotros, hombres y mujeres del siglo XXI. No hay otra Navidad.”