Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 6 de septiembre de 2013

Que es la Divina Misericordia? (3) Juan Pablo II en el Santuario del Amor Misericordioso de Collevalenza


El 22 de noviembre de 1981, dia que se celebraba la fiesta de Cristo Rey,  y después de un largo periodo de convalecencia, el Papa Juan Pablo II realizaba su primera visita pública fuera de Roma, dentro del marco de una visita apostólica a Collevalenza, Orvieto  y Todi.  Una parte significativa de esta visita le correspondía al  Santuario del Amor Misericordioso enCollevalenzacerca de la histórica  Todi, en la región de Umbria, donde celebro la Santa Misa y desde donde también se rezaba el Ángelus dominical.   

No era esta su primera visita a ese Santuario que ya había visitado a fines de 1964, también con ocasión de esta festividad,  durante las sesiones del Concilio Vaticano II.

En esta ocasión el Papa quería reiterar su profunda unión a la misericordia divina al cumplirse un año de la publicación de su Encíclica Dives in misericordia. En su homilía subrayaba la importancia del mensaje de la misericordia.


“Hoy, fiesta de Cristo Rey del universo y último domingo del año litúrgico, he deseado venir al santuario del Amor Misericordioso. La liturgia de este domingo nos hace conscientes, de modo particular, que en el reino revelado por Cristo crucificado y resucitado se debe cumplir definitivamente la historia del hombre y del mundo: "Cristo ha resucitado, primicia de todos los que han muerto" (1 Cor 15, 20).”
“El amor misericordioso tiende a la plenitud del bien. El reino "preparado desde la creación del mundo" es reino de la verdad y de la gracia, del bien y de la vida. Tendiendo a la plenitud del bien, el amor misericordioso entra en el mundo signado con la marca de la muerte y de la destrucción. El amor misericordioso penetra en el corazón del hombre., oprimido por el pecado la concupiscencia, que es "del mundo". El amor misericordioso establece un encuentro con el mal; afronta el pecado y la muerte. Y en esto precisamente se manifiesta y se vuelve a confirmar el hecho de que este amor es más grande que todo mal.”

Y durante el Ángelus recordaba nuevamente la importancia del mensaje y su misión: 
“Hace un año publiqué la Encíclica Dives in misericordia. Esta circunstancia me ha hecho venir hoy al santuario del Amor Misericordioso. Con esta presencia deseo confirmar de nuevo, de alguna manera, el mensaje de la Encíclica. Deseo leerlo de nuevo y proclamarlo nuevamente.
Desde el comienzo de mi ministerio en la sede de San Pedro en Roma, consideraba este mensaje como mi tarea particular. La Providencia me lo ha asignado en la situación contemporánea del hombre, de la Iglesia y del mundo. Incluso se podría decir que precisamente está situación me ha asignado como tarea ese mensaje ante Dios, que es Providencia, que es misterio inescrutable, misterio del amor y de la verdad, de la verdad y del amor. Y mis experiencias personales de este año, vinculadas con los acontecimientos del 13 de mayo, por su parte me mandan gritar: "Misericordiae Domini, quia non sumus consumpti" (Lam 3, 22).
Por esto rezo hoy aquí juntamente con vosotros, queridos hermanos y hermanas. Rezo para profesar que el amor misericordioso es más potente que cualquier mal que se acumula sobre el hombre y el mundo. Rezo juntamente con vosotros para implorar ese amor misericordioso para el hombre y para el mundo de nuestra difícil época.”

Breves datos:
El Santuario de Collevalenza obtuvo el título de Basìlica Menor durante la visita del Papa Juan Pablo II, quien declaró venerable a la Madre Esperanza según decreto fechado 23 de abril del año 2002,  firmado por el Cardenal Saravia Martins. 
El Papa Francisco aprobó su beatificación el 5 de julio pasado mediante decreto por el que se reconoce el milagro recibido por intercesión de la Madre Esperanza, fundadora de las Congregaciones de las esclavas y de los hijos del Amor Misericordioso (1893-1983).  A partir de ese momento la Iglesia la considera como "Beata".

La Madre Esperanza de Jesús Alhama Valera nació en Santomera (Murcia-España) el día 30 de Septiembre de 1893.  El 15 de Octubre de 1915 entró como religiosa en el convento de clausura de las “Hijas del Calvario” en Villena (España). Esta Congregación fue agregada al Instituto de las “Misioneras Claretianas” el año 1920. En la Nochebuena de 1930 salió de este Instituto para fundar, en Madrid, la Congregación de las Esclavas del Amor Misericordioso.  El 15 de Agosto del año 1951 fundó en Roma la Congregación de los Hijos del Amor Misericordioso.  Después de una vida entregada al servicio de Dios, de los sacerdotes y de los más necesitados, muere en Collevalenza (Italia) el día 8 de febrero del año 1983.
El crucifijo del amor misericordioso es el corazón del Santuario, obra realizada en España en 1931 por el escultor Lorenzo Cullot Valera.


A primera vista la modernísima estructura del Santuario nos hace pensar en un granero e indudablemente lo es : es un granero de Dios, el Dios de la misericordia, que acoge, escucha y perdona, tan solo solicita nuestro arrepentimiento.

No hay comentarios: