Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

jueves, 31 de octubre de 2013

El Papa Francisco celebra Misa frente a la tumba de Juan Pablo II


Hoy mi querido Papa argentino Francisco, ha celebrado Misa en la capilla de San Sebastián, donde bajo el altar está la tumba de  mi maestro, mi inspirador,  el Beato Juan Pablo II. Como me hubiese gustado estar presente!  Comenta Rome Reports que cada semana un grupo de sacerdotes polacos celebra Misa frente a la tumba de Juan Pablo II.  Hoy fue sorpresa para algunos – aunque no mera casualidad – que el Papa Francisco celebrara Misa allí. Mañana es el aniversario de la ordenación sacerdotal de KarolWojtyla el lro de noviembre de 1946, y al día siguiente, el día de los fieles difuntos, el aniversario de su primera Misa en la cripta de San Leonardo de la Catedral de Wawel en Cracovia. 

El Papa Francisco, al terminar su homilía sobre San Pablo Dos iconos una pregunta, terminaba a su vez preguntando: mi amor a Dios es tan fuerte como el de Pablo o mi corazón es un corazón tibio como el de Jerusalén? Y pedía que el Señor por intercesión del Beato  Juan Pablo II nos ayude a responder a esta pregunta. 

Texto del comentario y  la homilía publicada en el sitio de la Santa Sede (fuente Osservatore Romano – en mi traducción al español)  
Dos iconos y una pregunta. El Papa Francisco las ha propuesto esta mañana,  jueves 31 de octubre, en la misa celebrada sobre la tumba del beato Juan Pablo II en la capilla de San Sebastián de la Basílica vaticana. Junto al Santo Padre concelebraron otros sacerdotes, en gran parte polacos, entre los cuales se encontraba el limosnero pontificio, monseñor Konrad Krajewski.
Comentando las lecturas del día de la carta a los Romanos (8, 31-39) y el Evangelio de San Lucas (13,31-35) el Papa pronuncio la siguiente homilía:


En estas lecturas  hay dos cosas que impresionan: Primero la seguridad de Pablo: «Nadie puede alejarme del amor de Cristo». Pero amaba tanto al Señor – porque lo había visto, lo había encontrado, el Señor le había cambiado la vida – tanto lo amaba que decía que nada podría alejarlo de Él.  Precisamente este amor al Señor fue el centro mismo de la vida de Pablo. En las persecuciones, en las enfermedades, en las traiciones,  todo lo que él vivió, todas esas cosas que le ocurrieron en su vida, nada  pudo alejarlo del amor de Cristo. Era el centro de su vida, la referencia: el amor de Cristo.  Y sin el amor de Cristo, sin vivir de este amor, reconocerlo, nutrirse de aquel amor, no se puede ser cristiano: el cristiano, el que se siente mirado por el Señor, con aquella mirada tan bella, amado por el Señor y amado hasta el fin.  Siente….el cristiano siente que su vida ha sido salvada por la sangre de Cristo. Y es esto lo que hace el amor: esta relación de amor. Eso es lo primero que me impresiona tanto. La otra cosa que me impresiona es esta tristeza de Jesús, cuando mira hacia Jerusalén. «Pero tu Jerusalén, que no has comprendido el amor». No ha comprendido la ternura de Dios, con aquella imagen tan bella, que dice Jesús. No comprender el amor de Dios: lo contrario de lo que sentía Pablo. Pero si, Dios me ama, Dios nos ama, pero es una cosa abstracta, es algo que no me toca el corazón y yo me arreglo en la vida como puedo.  Allí no hay fidelidad. Y el llanto del corazón de Jesús sobre Jerusalén es esto: «Jerusalén tú no eres fiel; tú no has dejado amarte, y te has fiado de tantos ídolos que te prometían todo, te decían que te darían todo, después te han abandonado»   El corazón de Jesús, el sufrimiento del amor de Jesús: un amor no aceptado, no recibido. Estos dos iconos hoy: el de Pablo que permanece fiel hasta el final al amor de Jesús, allí encuentra la fuerza para seguir adelante, para soportar todo.  El se siente débil, se siente pecador, pero tiene la fuerza de aquel amor de Dios, en aquel encuentro que ha tenido con Jesucristo.  Por otro lado, la ciudad y el pueblo infiel, no fiel, que no acepta el amor de Jesús, o peor aún, eh?   Que vive este amor a medias: un poco si, otro poco no, según las propias conveniencias.  Miremos a Pablo con su coraje que procede de este amor, y miremos a Jesús que llora sobre aquella ciudad, que no es fiel.   Miremos la fidelidad de Pablo y la infidelidad de Jerusalén y en el centro miremos a Jesús, su corazón, que nos ama tanto.   Que podemos hacer? La pregunta: me parezco mas a Pablo o a Jerusalén?  Mi amor a Dios es tan fuerte como el de Pablo o mi corazón es un corazón tibio como el de Jerusalén?  Que el Señor por intercesión del Beato Juan Pablo II, nos ayude a responder esta pregunta. Así sea!

miércoles, 30 de octubre de 2013

El adiós al “hombre del dialogo” Tadeusz Mazowiecki, amigo de Karol Wojtyla


Activista de Solidarnosc, el primero de los primeros ministros de la Europa central y del este ex comunista,  Tadeusz Mazowiecki  murió a los 86 años el pasado lunes 28 de octubre.

Fue uno de los protagonistas sobresalientes del “despertar” de Polonia y amigo de Karol Wojtyla. No pudo, sin embargo asistir a la ceremonia del inicio de pontificado de Juan Pablo II, pues el gobierno de Polonia le negó el pasaporte, pero pudo hacerlo a fines de 1980 para informarle del desarrollo del movimiento Solidarnosc.   Apreciado por todos Tadeusz Mazowiecki,  intelectual católico, periodista de profesión, activista, co fundador de Solidarnosc, junto a Lech Walesa,   y finalmente político, fue a partir de 2010 consejero del presidente Bronislaw Komorowski en temas políticos.


Durante la crisis de Polonia a fines de 1981, declarada la ley marcial y prohibida toda actividad de Solidarnosc y otros grupos democráticos Mazowiecki fue arrestado. (Lech Walesa fue el motor practico de Solidarnosc y más nacionalista, Mazowiecki el mentor intelectual, más liberal).  No obstante después de un año en prisión continuó su estrecha relación con Lech Walesa.  Cuando en 1988 la crisis económica polaca tocaba fondo Walesa y Mazowiecki coordinaron una huelga en los astilleros de Gdansk, huelga que no obtuvo resultados positivos. Sin embargo una huelga posterior obligo a las autoridades comunistas a sentarse a dialogar. Había llegado el momento en que las autoridades comunistas debieron ceder más de lo que en un principio habían imaginado. El historiador Norman Davies llama al periodo 1989-1990 “la muerte del comunismo polaco”.  
Mazowiecki fue nombrado mediador por el primado polaco cardenal Jozef Glemp y por su intermedio se llego a  unas elecciones parlamentarias prácticamente libres,  en las cuales se le permitió participar a Solidarnosc.  En las votaciones de 1989 Solidarnosc gano en todos los distritos  y después de algunas maniobras parlamentarias se le permitió formar parte del gobierno. El General Wojciech Jaruzelski, líder del gobierno comunista, le pidió a Walesa que presentase tres candidatos de los cuales el seleccionaría uno como primer ministro. Así fue elegido Mazowiecki, el símbolo del triunfo sobre el comunismo.   No obstante los comunistas retuvieron su control sobre las fuerzas armadas, la policía y el servicio secreto pero Mazowiecki no se desalentó seguro que Polonia finalmente se convertiría en un país verdaderamente democrático.  
Mazowiecki, el “arquitecto de la transición polaca”  fue fundador y presidente del Instituto Robert Schuman en Varsovia, puso las bases para la integración de Polonia en la UE y fue jefe de la Comisión parlamentaria nacional para la integración en Europa.

El entierro de Tadeusz Mazowiecki tendrá lugar el Domingo, 3 de noviembre con honores de estado. Se celebrara una ceremonia en la Catedral de San Juan de Varsovia y después será enterrado en la bóveda familiar en el cementerio de Laski, cerca de Varsovia.  

martes, 29 de octubre de 2013

Sor Faustina Secretaria y Apóstol de la Divina Misericordia (4 de 11)


Misión
Como miembro de la Congregación  Sor Faustina vive su carisma, cuidando de las niñas en las Casas de la Misericordia, rezando y sacrificándose por ellas, preocupada todos los días por sus alumnas pupilas con las que trabajó en la cocina y en el jardín. Sin embargo, le fue concedido un don especial – no solamente el don de su consagración personal, sino también un don que contenía una misión continuada incluso después de su muerte. La raíz de la misión de Sor Faustina fue anunciar de nuevo al mundo la verdad del amor misericordioso de Dios hacia el pecador – la verdad conocida ya en la historia de la revelación y la salvación. Juan Pablo II lee este mensaje como una nueva luz para vivir el Evangelio: “No es un mensaje nuevo, pero se puede considerar un don de iluminación especial que nos perite vivir más profundamente el Evangelio de la Pascua, para llevarla como un rayo de luz  a la gente de nuestros tiempos”. Algunas  notas del Diario permiten especificar esta misericordia de Jesús como sinónimo de amor, bondad y piedad. También se concretiza como insondable, o bien infinita, incomprensible, inagotable, inescrutable, inefable, inmensurable. En la mayoría de las notas, es la misericordia de Jesús o de Su Corazón, aunque esporádicamente, la misericordia de Dios el Padre o Dios Uno y Trino. La polémica considerable, sobre la determinación adecuada y teológicamente correcta de la devoción, se cierra en la Encíclica Dives in misericordia que, en lugar de la fórmula preferida, considerada la más correcta desde el punto de vista teológico, del Oficio religioso del Jesús Misericordioso, el Salvador, introducía la definición original, conforme con el Diario, la Devoción de la Divina Misericordia.
La especificación del mensaje de Sor Faustina consiste en combinar el culto a la Divina Misericordia con el culto a Jesús Misericordioso, teniendo en cuenta, de esta manera, la misericordia humana de Cristo. Esta unión revela, por lo tanto, la verdad sobre Cristo que no sólo es el destinatario del culto de la Iglesia, son también su sujeto, quien como Cabeza, junto con el Cuerpo Místico, adora al Padre. Múltiples revelaciones de Jesús, registradas en el Diario, ofrecen, de algún modo, el acceso a la vida interior, deseos y la voluntad del Salvador, conmoviendo el corazón y el espíritu del lector. De esta manera, la verdad sobre la Divina Misericordia se enriquece desde el punto de vista teológico, y a consecuencia, es más fructífera.
El primer elemento fundamental del mensaje de Sor Faustina es la necesidad de que el pecador reconozca y acepte la misericordia de Dios que se manifiesta en una actitud de confianza y entrega a Dios. Sor Faustina como la primera beneficiaria de este mensaje es llamada: Penetra en Mis secretos y conocerás el abismo de Mi misericordia para con las criaturas y Mi bondad insondable, y harás conocer ésta al mundo. (Diario 438) por otro lado, como la primera destinataria que responde de forma generosa y amable, rogando por los pecadores: Oh Jesús recuerda Tu amarga Pasión y no permitas que se pierdan almas redimidas con tan Preciosa, Santísima Sangre Tuya. (Diario 72). Este llamamiento insistente a la misericordia de los pecadores, incluso “mendigando” por la misericordia para ellos (ejemplo: Diario 23, 72,365), es el cumplimiento de una súplica del mismo Salvador (Diario 186, 1572) – súplica más insistente, por tomar incluso forma de queja y lamento (Diario 580). El mensaje de Sor Faustina, junto con las llamadas urgentes para la consideración y aprender de la Divina Misericordia, lleva también una llamada de predicarlo y alabarlo. Pertenecen íntegramente a la misión de la misericordia, y su solemnidad se ve confirmada por las promesas asociadas: partiendo de la eficacia maravillosa de la predicación hasta la gracia de una buena muerte (Diario, 378, 379), 1074, 1448, 1540, 1521).  La misma Sor Faustina, a pesar de las restricciones de los muros del convento, es incitada a “hablarle al mundo” sobre la Misericordia de Jesús el Salvador (Diario 580, 848, 1074, 1142, 1190)  Cumple con este llamamiento, anotando en su Diario las verdades reveladas por Jesús y sus propias experiencias de la misericordia (Diario, 1273), implorando la misericordia (Diario, 57, 1160), y en el futuro, inspirando varios movimientos apostólicos, orientados a la predicación e imploración de la misericordia para el mundo, marcando la formación espiritual de Sus seguidores. Finalmente, el tercer elemento de la devoción es practicar la misericordia hacia el prójimo (Diario 742), lo que es una consecuencia natural de sacar provecho personal de la Divina Misericordia y también, la condición de celebrar de forma fructífera la Misericordia y rendición de culto mediante la imagen. Hay que subrayar que concuerdan con la bendición evangélica de los misericordiosos (Mt, 5,7)


(de la ponencia del Arzobispo Władysław Ziółek (Lødz, Polonia) en el II Congreso Mundial de la Divina Misericordia, celebrado en Cracovia en octubre de 2011) 

El Papa Francisco a las familias: “Los Sacramentos no son un adorno en la vida”



“Queridas familias, el Señor conoce nuestras dificultades: ¡las conoce! Y conoce los pesos de nuestra vida. Pero el Señor sabe también que dentro de nosotros hay un profundo anhelo de encontrar la alegría del consuelo. ¿Recuerdan? Jesús dijo: “Su alegría llegue a plenitud” (Jn 15,11). Jesús quiere que nuestra alegría sea plena. Se lo dijo a los apóstoles y nos lo repite a nosotros hoy. Esto es lo primero que quería compartir con ustedes esta tarde, y son unas palabras de Jesús: Vengan a mí, familias de todo el mundo –dice Jesús–, y yo les aliviaré, para que su alegría llegue a plenitud. Y estas palabras de Jesús llévenlas a casa, llévenlas en el corazón, compártanlas en familia. Nos invita a ir a Él para darnos, para dar a todos la alegría.
2. Las siguientes palabras, las tomo del rito del Matrimonio. Quien se casa dice en el Sacramento: “Prometo serte siempre fiel, en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida”. Los esposos en ese momento no saben lo que sucederá, no saben la prosperidad o adversidad que les espera. Se ponen en marcha, como Abrahán; se ponen en camino juntos. ¡Y esto es el matrimonio! Ponerse en marcha, caminar juntos, mano con mano, confiando en la gran mano del Señor. ¡Mano con mano, siempre y para toda la vida! Y sin dejarse llevar por esta cultura de la provisionalidad, que nos hace trizas la vida.
Con esta confianza en la fidelidad de Dios se afronta todo, sin miedo, con responsabilidad. Los esposos cristianos no son ingenuos, conocen los problemas y peligros de la vida. Pero no tienen miedo a asumir su responsabilidad, ante Dios y ante la sociedad. Sin huir, sin aislarse, sin renunciar a la misión de formar una familia y traer al mundo hijos. –Pero, Padre, hoy es difícil… -Ciertamente es difícil. Por eso se necesita la gracia, la gracia que nos da el Sacramento. Los Sacramentos no son un adorno en la vida. “Pero qué hermoso matrimonio, qué bonita ceremonia, qué gran fiesta!”. Eso no es el Sacramento; no es ésa la gracia del Sacramento. Eso es un adorno. Y la gracia no es para decorar la vida, es para darnos fuerza en la vida, para darnos valor, para poder caminar adelante. Sin aislarse, siempre juntos. Los cristianos se casan mediante el Sacramento porque saben que lo necesitan. Les hace falta para estar unidos entre sí y para cumplir su misión como padres: “En la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad”. Así dicen los esposos en el Sacramento y en la celebración de su Matrimonio rezan juntos y con la comunidad. ¿Por qué? ¿Porque así se suele hacer? No. Lo hacen porque tienen necesidad, para el largo viaje que han de hacer juntos: un largo viaje que no es a tramos, ¡dura toda la vida! Y necesitan la ayuda de Jesús, para caminar juntos con confianza, para quererse el uno al otro día a día, y perdonarse cada día. Y esto es importante. Saber perdonarse en las familias, porque todos tenemos defectos, ¡todos! A veces hacemos cosas que no son buenas y hacen daño a los demás. Tener el valor de pedir perdón cuando nos equivocamos en la familia… Hace unas semanas dije en esta plaza que para sacar adelante una familia es necesario usar tres palabras. Quisiera repetirlo. Tres palabras: permiso, gracias, perdón. ¡Tres palabras clave! Pedimos permiso para ser respetuosos en la familia. “¿Puedo hacer esto? ¿Te gustaría que hiciese eso?”. Con el lenguaje de pedir permiso. ¡Digamos gracias, gracias por el amor! Pero dime, ¿cuántas veces al día dices gracias a tu mujer, y tú a tu marido? ¡Cuántos días pasan sin pronunciar esta palabra: Gracias! Y la última: perdón: Todos nos equivocamos y a veces alguno se ofende en la familia y en el matrimonio, y algunas veces –digo yo- vuelan los platos, se dicen palabras fuertes, per escuchen este consejo: no acaben la jornada sin hacer las paces. ¡La paz se renueva cada día en la familia! “¡Perdóname!”. Y así se empieza de nuevo. Permiso, gracias, perdón. ¿Lo decimos juntos? (Responden: Sí). ¡Permiso, gracias, perdón! Usemos estas tres palabras en la familia. ¡Perdonarse cada día!”


sábado, 26 de octubre de 2013

"La Patria es un don, la Nación una tarea”


Mañana 27 de octubre 2013 es un día significativo para los argentinos: elecciones legislativas para elegir 127 diputados nacionales en todas las provincias y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y 24 senadores nacionales por las provincias de Chaco, Entre Ríos, Neuquén, Rio Negro, Salta, Santiago del Estero y Tierra del Fuego, y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 
Es  una elección sumamente importante y debemos elegir bien para que nuestro Congreso cuente con la debida pluralidad de voces y se abra a un debate y diálogo fructífero y sano para el bien de la nación y de todos sus ciudadanos.
Todos los argentinos conocemos el desplante del gobierno para con el cardenal Jorge Bergoglio. El nunca perdió la esperanza de llegar al corazón de todos los habitantes de esta bendita tierra, incluidos los miembros del gobierno y sus representantes.  En el tradicional Tedeum que se realizó en la Catedral primada de Buenos Aires con ocasión de la celebración del bicentenario, el gobierno nacional estuvo ausente.   El cardenal Bergoglio eligió no pronunciar una homilía en esa ocasión, sino que “como signo de unión de todas las iglesias particulares del país y de fraternal unión con todos los obispos dió lectura a la declaración de la 155º Comisiòn Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina titulado La patria es un don, la Nación una tarea. (Aquípuede verse el video) y a su término agregó que al finalizar la ceremonia sería distribuida "esta declaración del episcopado juntamente con la otra declaración hacia un bicentenario en justicia y solidaridad para que nos ayuden a servir a la patria celebrando este bicentenario."

Cito textualmente el contenido de la declaración que no ha perdido vigencia y cobra especial importancia en estas elecciones. La he tomado de la Revista Criterio pues no pude hacerlo desde el sitio de la Conferencia Episcopal.

La Patria es un don, la Nación una tarea
Declaración de la 155º Comisión Permanente del la Conferencia Episcopal Argentina
1. La celebración del Bicentenario merece un clima social y espiritual distinto al que estamos viviendo. Urge recrear las condiciones políticas e institucionales que nos permitan superar el estado de confrontación permanente que profundiza nuestros males. La situación actual requiere una actitud de grandeza de parte de todos los argentinos, en particular de sus dirigentes. También nosotros, como pastores, nos sentimos interpelados por esta situación y no nos excluimos del examen de conciencia que se debe hacer.

2. La que sufre es la Nación toda; no es momento para victimizarnos ni para procurar ventajas sectoriales. “Aunque a veces lo perdamos de vista, la calidad de vida de las personas está fuertemente vinculada a la salud de las instituciones de la Constitución cuyo deficiente funcionamiento produce un alto costo social”1 . La calidad institucional es el camino más seguro para lograr la inclusión de todos en la comunidad nacional. Por eso, es necesario que los poderes del Estado, de acuerdo a su naturaleza, actúen respetando su legítima autonomía y complementándose en el servicio al bien común.

3. Si toda la Nación sufre, más duramente sufren los pobres. Este es un reclamo del cual nos volvemos a hacer eco, porque se trata de una deuda que sigue vigente, y que se lee “en los rostros de miles de hermanos que no llegan a vivir conforme a su dignidad de hijos de Dios”2 . Por ello, es el momento de privilegiar la sanción de leyes que respondan a las necesidades reales de nuestro pueblo, y no de detenerse en opciones fijadas por intereses que no tienen en cuenta la naturaleza de la persona humana, de la familia y de la sociedad.

4. La Patria es un don que hemos recibido, la Nación una tarea que nos convoca y compromete nuestro esfuerzo. Asumir esta misión con espíritu fraterno y solidario es el mejor modo de celebrar el Bicentenario de nuestra Patria.

5. Los cristianos invitamos a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a unirse a nosotros en la oración para invocar al Señor, que es la fuerza de su pueblo, y a pedirle por nuestra querida Patria argentina: “Salva a tu pueblo y bendice a tu herencia; apaciéntalos y sé su guía para siempre”3 . Una vez más ponemos estos deseos y esperanzas en las manos de Nuestra Madre de Luján.

155º Comisión Permanente
Buenos Aires, 10 de marzo de 2010


Roma “la capital de la familia”

 “Hay una coincidencia que me resulta particularmente significativa: el 13 de marzo de 2012 la corte suprema de justicia de la República Argentina dictó un fallo inicuo pretendiendo legalizar el aborto. Exactamente un año después, el 13 de marzo de 2013, el Colegio Cardenalicio eleva a la Sede de Pedro al cardenal primado de la Argentina. Es como una caricia del Espíritu Santo.” Jorge  Scala a Zenit 


Este fin de semana Roma se convierte en la ”capital de la familia” , aunque en realidad podríamos llamar este encuentro “la semana de la familia”, pues la Asamblea Plenaria del Pontificio Consejo para la familia  comenzó el miércoles pasado con una solemne Eucaristía celebrada en la Basílica de San Pedro, presidida por el arzobispo de Sydney, cardenal George Pell, seguida posteriormente por el inicio de la Asamblea misma presidida por el presidente del Consejo Pontificio monseñor Vincenzo Paglia, quien inauguró los trabajos de la Plenaria "Visiones, desafíos, perspectivas y programa de trabajo del Pontificio Consejo para la Familia" con su presentación titulada “Nuevos horizontes antropológicos y pastoral familiar” (puede leerse completa en el sitio del Dicasterio), divida en tres apartados:

I.                   Por una pastoral familiar renovada
II.                Hacia una pastoral familiar para las situaciones difíciles
III.             Algunas directivas del Dicasterio

“El Presidente del Dicasterio exhortó a que la familia vuelva a estar en el centro del interés de la política, de la cultura y de la economía. Recordó que el objetivo del Papa Francisco al convocar el sínodo extraordinario para la familia va en este sentido. «La Iglesia -siguió diciendo tiene el deber de comunicar la buena noticia de la familia», que a pesar de los ataques es "indestructible", pues está basada en la naturaleza humana. Por último, destacó la necesidad de replantearse la pastoral matrimonial y familiar para poder responder a las exigencias «del hombre contemporáneo globalizado». En este sentido, destacó la situación de los divorciados vueltos a casar y la complejidad de los procesos de nulidad matrimonial.”
En esta Asamblea plenaria que tiene lugar en Roma del 23 al 25 de octubre, cuya cumbre es la Jornada de la Familia con el lema “Familia, vive la alegría de la fe” (26 y 27 de octubre) parte integrante del Año de la fe y la peregrinación de las familias a la tumba de San Pedro, también fue presentado el volumen en español e italiano que contiene 35 textos del cardenal Jorge Mario Bergoglio – Papa Francisco sobre los temas de la familia y de la vida, escritos entre 1999 y 2013, que fue editado con ayuda de la Universidad Católica Argentina de Buenos Aires. 

En el anuncio de la Asamblea decía Mons. Paglia “Queremos promover una gran fiesta de la familia alrededor del Papa Francisco. Roma quiere y debe convertirse en la “capital” de la familia italiana y mundial. Ser una familia es bello; construir una familia es bello: es lo que queremos gritar al mundo” pero “ si no es bueno que el hombre esté solo, tampoco está bien que la familia esté sola. La familia tiene que volver a ser el centro de la cultura, de la política, de la economía, delas finanzas y de la vida de pueblos y naciones. La familia debe ocupar cada vez más el centro de la atención y la preocupación de la Iglesia después del Concilio. El Papa Francisco, con la celebración del sínodo nos recuerda esta urgencia antes de que sea demasiado tarde. Todas las diócesis del mundo están invitadas a sintonizarse en su longitud de onda para reflexionar, replantearse y dar un nuevo empuje a la pastoral familiar”.

Ayer viernes el Papa Francisco se dirigió en un discurso a los participantes de la Asamblea Plenaria en la Sala Clementina.  En su discurso subrayaba la importancia de la familia y citaba la ExhortaciónApostólica Familiaris consortio del Papa Papa Juan Pablo II  y la Carta de los derechos de la familia delPontifico Consejo para la Familia. 

A las palabras de Juan Pablo II “la familia no es la suma de personas que la constituyen, sino una «comunidad de personas» el Papa Francisco agregaba:  “y una comunidad es más que la suma de personas. Es el lugar donde se aprende a amar, el centro natural de la vida humana. Está hecha de rostros, de personas que aman, dialogan, se sacrifican el uno por el otro y defienden la vida, sobre todo la de los más frágiles y más débiles. Podría decirse, sin exagerar, que la familia es el motor del mundo y de la historia. Cada uno de nosotros construye su propia personalidad en familia, creciendo con la madre  y el padre, los hermanos y hermanas, respirando el calor de hogar. La familia es el lugar donde se recibe el nombre, es el lugar de los afectos, el espacio de la intimidad, donde se aprende el arte del dialogo y de la comunicación interpersonal. En la familia la persona toma conciencia de su propia dignidad, especialmente si la educación es cristiana, reconoce la dignidad de cada persona y en modo particular de la enferma, la débil, la marginada. Todo esto es comunidad-familia, que pide ser reconocida como tal, mas aun hoy, cuando prevalece la tutela de los derechos individuales. Y debemos defender el derecho de esta comunidad: la familia. Por eso han hecho bien en resaltar particularmente la Carta de los derechos de la familia, presentada hace treinta años, el 22 de octubre de 1983. 

El encuentro de las familias con el Papa podrá seguirse en vivo por Internet a través de Radio Televisión Vaticana. La ceremonia de hoy comienza a las 16.30 hora de Roma. Allí mismo también podrá participarse de la Misa en la Plaza San Pedro de mañana domingo 27 de octubre 2013 seguida del Ángelus.  


viernes, 25 de octubre de 2013

Karol Wojtyla, el párroco de Niegowic, ahora en un film


El 28 de julio de 1948 Karol Wojtyla,  novel sacerdote,  llegaba a la parroquia que le había sido destinada:  la iglesia parroquial deNiegowicz, dedicada a la Asunción de Nuestra Señora, ahora llamada también Papieska Parafia” – la parroquia del Papa, una de las parroquias polacas más antiguas, situada a los pies de los Cárpatos, a pocas millas al este de Cracovia.    Juan Pablo II describía brevemente  aquella experiencia en su libro Don y Misterio,  disponible en el sitio oficial de la SantaSede 

Mons. Jaroslaw Cielecki, sacerdote ordenado en 1993,  natural de esa parroquia, quien ahora es director de Vatican Information Service, escribió un pequeño libro sobre aquella experiencia sacerdotal de Karol Wojtyla. El libro,  El vicario de Niegowic, Don Karol Wojtyla  fue publicado en versión española por ArvoLibros con fecha 16 de octubre, con ocasión del XXI aniversario de la elección del Arzobispo Karol Wojtyla a la Sede de Pedro.
Mons. Cielecki no solo escribió aquel libro, sino que ahora también ha dirigido una película basada en su obra, película que fue presentada el pasado 17 de octubre en Radio Vatiana.  En esa ocasión  Debora Donnini de Radio Vaticana entrevistaba a Mons. Cielecki, quien a la pregunta de

En la película se presenta al joven sacerdote Karol Wojtyla:  joven, pero con aquellos rasgos distintivos que siempre seguirían marcando su personalidad.  Díganos cuales fueron los aspectos de la vida de Juan Pablo II que mas le han impactado:



Respondia :

“El siempre ha querido estar cerca de la gente, estar tan cerca como un verdadero padre, iba a buscarlos....y ademas tenia un gran corazon.  A mi me impresionò fuertemente el hecho que recien llegado, la gente le habia regalado un almohadòn;  un dia mas tarde se quemaba una casa en el pueblo y la gente le fue a decir que la familia estaba en dificultades.  Enseguida tomo ese almohadon y les dijo: “llevadselo y mañana voy a visitarles”. En la pelicula tambien se ve esta escena que realmente conmueve.  Y además aquel momento uando llega a la parroquia, con una valija en la mano, se arrodilla y besa la tierra. Aquel beso que tambien ha comentado en su libro “Don y misterio”: el gesto del beso que despues continuariamos viendolo en sus viajes por el mundo.  Fueron tantos los paises que ha besado.”

Y a otra pregunta: La pelicula El vicario don Wojtyla en Niegowic está basada en el libro homónimo de Don Cielecki, que ha trabajado en estrecho contacto con Juan Pablo II.  Que recuerdos guarda en su corazón?

“Encuentros diversos, pero hay uno que guardo con particular cariño y es de 1999, cuando se constituyo en Italia un Comite Internacional y lo homenajeamos con una estatua de bronce de tres metros, que lo representaba como joven sacerdote. Después decidimos llevarla a la Basílica de San Pedro para hacérsela ver al Santo Padre. Cuando me acerque a el, el se encontraba frente a la estatua, la miraba y le digo: “Santo Padre, quisimos traerle un recuerdo de su juventud”.  Y el se da vuelta y me responde: “Como juventud? Como recuerdo  Piensas que me he olvidado....Pero después me miro y me dijo: “No sabes que yo soy siempre joven? Y tu debes decir no solo hoy, sino mañana y siempre: aquel que ama a Jesús y a María permanece siempre joven!”.


Este viaje en la vida de Karol Wojtyla es narrado también a través de recuerdos y anécdotas inéditas de Eleonora Mardosz, una señora de 87 años que fue siempre parroquiana de Niegowic.  En la pelicula aparecen algunos objetos que en la vida real pertenecieron a Karol Wojtyla, como la estola y la túnica que viste el actor protagonista durante la escena del matrimonio realizado precisamente en aquella Iglesia donde Karol Wojtyla ejercía su ministerio.  Sera una ocasión mas para conocer mas de cerca a Juan Pablo II, que sera proclamado santo el próximo 27 de abril.”  (Radio Vaticana)


Invito visitar posts etiquetados Niegowic

jueves, 24 de octubre de 2013

Juan Pablo II aferrado a la cruz de Jesús crucificado


Me gustaron estas reflexiones del jesuita Guillermo Ortiz para RadioVaticana.  
Las siento como propias y las comparto:


“Los devotos de Wojtyla lo celebraron beato por última vez, porque el próximo 22 de octubre del 2014, Juan Pablo II ya será celebrado como santo.
El hecho es que en la imagen que tengo de Juan Pablo II, no lo puedo separar de su báculo, del cayado de pastor, del “pastoral” –como lo llaman muchos- que Wojtyla sostenía firmemente. Ese bastón plateado, rematado en la cruz con el madero transversal arqueado por el peso de Jesús.

Veo siempre y así lo quiero ver al Papa polaco, aferrado a ese cayado, como a un bastón que no se puede sostener si él mismo bastón no te sostiene, porque la cruz no es otra que la cruz de Jesús. Y al final es Jesús el que sostuvo y sostiene la cruz y no al revés, como esas espadas de la ficción que tienen poder, movimiento y eficacia por sí mismas y guían a la victoria a quien las empuña. Y es Jesús la espada que derrota el mal y abre en el propio corazón la fuente inagotable de Vida en el Amor.

Juan Pablo II blandió la cruz como una espada sobre el mundo, para romper cadenas y abatir muros, y en el mismo gesto de plantarla como un árbol, para que de frutos, él se sostenía en ese Jesús crucificado. Sostenía en alto la cruz que lo sostenía a él.

Tantas veces lo vimos aferrarse directamente a la cruz y no al soporte largo. Apoyar esa cruz sobre su cabeza o sostenerla como con un beso, pegada a sus labios.

Hasta que la cruz se blandió sobre él y el mismo crucificado hizo experimentar a Wojtyla parte del dolor por el sacrificio de amor por el hombre, desde adentro de su propio cuerpo oprimido dura y dolorosamente por el Párkinson.

Pero como espada de dos filos la misma cruz de Cristo le abrió la fuente del gozo del cielo, porque Juan Pablo II sostuvo hasta el final la cruz que lo sostuvo a él siempre.”

miércoles, 23 de octubre de 2013

Maurizio Mirilli: “aún siento sobre mi aquella imposición de manos”




Ayer, con ocasión de celebrarse el recuerdo litúrgico de Juan Pablo II Alessandro Gisotti de  Radiogiornale Vaticana entrevistó a Don Maurizio Mirilli,   Director para la pastoral juvenil de Roma,  y entre los últimos sacerdotes que fueron ordenados por el Papa Wojtyla.

Mirilli: He estado entre los últimos en ser ordenado sacerdote por el mismo Juan Pablo II, el 2 de mayo del 2004.   De aquel dia naturalmente recuerdo la emoción de mi ordenación:  aquella imposición de manos sobre mi cabeza – durante la ordenación, - de parte de un Papa enfermo, que debía permanecer sentado y además con dificultades en el habla… Aun siento aquellas manos sobre mi cabeza.  Me arrodillé para darle la paz, porque a él le costaba levantarse y tenía dificultades para hablar. Apoyé mis manos sobre los brazos de la silla y el puso sus manos sobre las mias: me las estrechó fuertemente, fuerte, fuerte. Me miró a los ojos, y con aquella mirada penetrante, sentí que me quería decir: “ahora te toca a ti!, Fuerza, coraje, no tengas miedo!”

Gisotti:  El 22 de octubre de 1978, hace 35 años, ha sido precisamente ese grito el de la Plaza San Pedro: “No tengáis miedo! Abrir, abrid de par en par las puertas a Cristo”. Palabras que de alguna manera han sido el estilo de todo su Pontificado, de todo su testimonio, también de santidad. El coraje que se destila al estar con Jesùs….

Mirilli:  Y si,  aún si no podía hablar más,  aquel estrechar de manos eran la expresión – como decir – el lenguaje de los gestos de aquel “No tengáis  miedo!” Aquel no tengáis miedo que ha quedado grabado para siempre – creo – en todos. También en mi.  Y es una invitación que sigue llevando adelante el actual Papa Francisco y que es un aliento para todos.

Gisotti: El 25 de abril del año próximo, Karol Wojtyla, junto a Angelo Roncalli, serán canonizados por el Papa Francisco. De alguna manera se confirma aquel “Santo súbito” de los fieles de Dios el 8 de abril de 2005, con ocasión de su funeral.  Es la expresión del sentido de las palabras de cómo el pueblo de Dios vivenció la santidad de un hombre….


Mirilli: Es precisamente como el dicho “Vox populi, vox Dei”. Realmente la voz del pueblo de Dios indudablemente ha tenido su influencia en el proceso de la canonización tan rápido. Aún hoy sentimos aquella voz, aquella mirada, aquel aliento, aquellas visitas pastorales alrededor del mundo, pero también en nuestras parroquias romanas.  Un Papa que realmente se encontró con todos y en todos ha dejado el signo.

Gisotti: El Papa Wojtyla será canonizado el domingo de la Divina Misericordia: bien podemos resaltar también el llamado tan frecuente del Papa Francisco a la Divina Misericordia. También aquí existe una fuerte unión con su predecesor, que por otra parte considero significativo….

Mirilli: Si, es una unión fuertísima. Y es como si, de alguna manera, el mandato lanzado por el Papa Juan Pablo II, con la creación de esta fiesta de la Divina Misericordia, hubiese salido de la practica pastoral y operativa del Papa Francisco, quien nos invita a volcar en la concreción de nuestro ser sacerdotal, de nuestro vivir la Iglesia, una fiesta que ha sido querida por el Papa Juan Pablo II. Una fiesta que,  ahora de alguna manera,  nos manifiesta la pastoral del Papa Francisco.

martes, 22 de octubre de 2013



Si bien este día,  tan especial para este blog,   la memoria litúrgica del beato Juan Pablo II se celebra oficialmente solo en Polonia y en Roma, con la canonización ahora tan cercana no podemos menos que celebrarla aquí y en todo el mundo, conscientes de la gran responsabilidad de tener dos Papas santos al mismo tiempo. Con más razón aún hoy que a su vez recordamos los 35 años del inicio del Pontificado de Juan Pablo II.

Grandes tiempos para la Iglesia en momentos difíciles para el mundo cristiano en general en medio de un vendaval de invitaciones, tentaciones y grandes promesas todas centradas en el ego, en placeres momentáneos, efímeros, a menudo tan vacíos....    

No obstante estamos viviendo un gran tiempo para la Iglesia, privilegiado para la Argentina.  Ambos Papas serán canonizados por un Papa argentino el Papa Francisco, que a diario toca a las puertas de nuestro corazón con sus homilías - meditaciones cotidianas en Santa Marta, hablando como quien dice cosas al paso, casi conversando con los presentes, pero cuántas recetas, cuántas verdades, cuántas posibilidades de remendar nuestras almas doloridas y tantas veces agobiadas por  vivir centrados en nosotros mismos,  olvidándonos del otro, del anciano o enfermo, del niño abandonado y de la calle, los desempleados, los sin nombre…., olvidándonos de agradecer y de alabar a Dios.

Quien hubiera imaginado que nuestro querido cardenal Bergoglio que caminaba por nuestras calles, viajaba en nuestros medios de transporte público y  rechazaba ofertas de comodidades sería quien canonizara  no a uno sino a dos Papas!

Recuerdo con inmensa emoción y agradecimiento haber tenido el privilegio de estar presente el día de la beatificación de mi querido Juan Pablo II. Una plaza San Pedro que era todo alegría, un dia brillante, un sueño cumplido. Ahora llega el último paso de lo que es el proceso en si, y después la gran responsabilidad de vivir acorde a su ejemplo, profundizar sus mensajes, y  a vivir santamente como dice Chiara Amirante, fundadora de la comunidad “Nuevos horizontes”, entrevistada por Alesandro Gisotti de Radio Vaticana:

“Juan Pablo II, ha sido ante todo un gigante de la santidad, ha sido verdaderamente un hombre extraordinario: ha dejado un sello en la historia, en el corazón de cada uno de nosotros que hemos tenido, de uno u otro modo, la posibilidad de vivir tantos momentos de gracia y de verdad que él ha sabido regalarnos. Que me dice este día mientras me recuerda que todos estamos llamados a la santidad. Muchas veces pensamos: “Y bien hay personas extraordinarias: Juan Pablo II, San Francisco, Santa Teresita, Santa Teresa….”  Ellos eran personas extraordinarias llamadas a la santidad, y nos olvidamos sin embargo,  que “nuestra santificación es voluntad de Dios”, como nos revela la Palabra de Dios. Esta vocación inconmensurable de cada cristiano – que es la santidad – me recuerda la de Juan Pablo II.
El “No temáis” que él encarnó ante todo con su vida, ha abierto las puertas a Cristo hasta llevar a poder repetir con San Pablo ““Ya no soy yo quien vive, sino que es Cristo quien vive en mí” (Ga 2,20)  En cada encuentro con él, me ha estremecido esa experiencia tan fuerte de encontrar al hombre que sentía esa profunda comunión con Cristo crucificado.”
Y hablando de su propia misión Amirante agrega:  “ Cuando yo andaba por las calles de las “zonas calientes” también muy peligrosas, naturalmente sentía un poco de miedo pero el amor hacia los hermanos que también encarnan una presencia particular de Cristo crucificado era más fuerte”.  

Invito visitar mis posts Causa beatificación y canonización JPII 
y

lunes, 21 de octubre de 2013

La injusticia humana y la justicia de Dios



En mi librito Buenos dias, un pensamiento para cada dia del año,  publicado en español por Edizioni Padre Pio da Pietrelcina, Convento S. Maria delle Grazie San Giovanni Rotondo,  leo para hoy 21 de octubre lo siguiente:

"Procura no inquietar tu alma ante el triste espectáculo de la injusticia humana, que tiene también un valor en la economía de las cosas. Sobre esta injusticia verás un día el triunfo definitivo de la justicia de Dios."

domingo, 20 de octubre de 2013

Día de la madre en Argentina




Hoy en la Argentina festejamos el Día de la madre. Cálidas felicitaciones a todas las mamás unidas al deseo que a diario aspiren a parecerse a María para servir mejor a su familia y a Dios recordando las palabras del Beato Juan Pablo II en su Carta a las Mujeres:


“La Iglesia ve en María la máxima expresión del « genio femenino » y encuentra en Ella una fuente de continua inspiración. María se ha autodefinido « esclava del Señor » (Lc 1, 38). Por su obediencia a la Palabra de Dios Ella ha acogido su vocación privilegiada, nada fácil, de esposa y de madre en la familia de Nazaret. Poniéndose al servicio de Dios, ha estado también al servicio de los hombres: un servicio de amor. Precisamente este servicio le ha permitido realizar en su vida la experiencia de un misterioso, pero auténtico « reinar ». No es por casualidad que se la invoca como « Reina del cielo y de la tierra ». Con este título la invoca toda la comunidad de los creyentes, la invocan como « Reina » muchos pueblos y naciones. ¡Su « reinar » es servir! ¡Su servir es « reinar »!”


Este año por cierto un Dia de la madre especial: el Papa Francisco, un papa argentino nos mando un afectuoso saludo: "E oggi in Argentina si celebra la Festa della mamma, rivolgo un affettuoso saluto alle mamme della mia terra!" (Y hoyen Argentina se celebra la Fiesta de la madre, le envio un afectuoso saludo a todas las madres de mi tierra!")



sábado, 19 de octubre de 2013

Jerzy Popieluszko: “Hacer justicia y exigir justicia un deber de todos”




Hoy Polonia recuerda a su mártir Beato Jerzy Popieluszko, secuestrado y asesinado el 19 de octubre de 1984, y su cuerpo descubierto el 30 de octubre. Su fiesta litúrgica se celebra en la fecha aniversario de su secuestro en Przysiek, cerca de Torun, por oficiales del servicio de seguridad polaco. Golpeado y maniatado fue finalmente arrojado al rio Vístula, cerca de la represa de Włocławek.   

Jerzy Popieluszko fue beatificado en la Plaza Pilsudski de Varsovia el domingo 6 de junio de 2010 en una ceremonia presidida por el Prefecto para las Causas de los Santos, cardenal Angelo Amato, en representación del Santo Padre Benedicto XVI.

La beatificación de Popieluszko fue a la vez signo y símbolo, un reconocimiento de la Iglesia no solo de un hombre sino de la fuerza de un pueblo que debió afrontar tantas penurias por defender su libertad de pensamiento y de credo.  Es verdad que el régimen comunista comenzó a resquebrajarse visiblemente en los comienzos de los´80 pero Polonia aún debió afrontar duras pruebas antes de lograr que se hiciera justicia. A mediados de los ´80  comenzaron las huelgas y rebeliones de obreros, que ya no estaban dispuestos a aceptar tanto autoritarismo;  hacia fines de año Sindicato Solidarnosc contaba ya con más de 9 millones de miembros.    Lech Walesa, su líder máximo al frente de  una delegación del sindicato, fueron recibidos en Audiencia por el Papa Juan Pablo II el 15 de enero de 1981, pero el año 1981 fue aun una dura prueba para los polacos y en diciembre el Papa Juan Pablo II en sus Ángelus pedía oración por su patria Polonia.


De las Misas por la patria del padre Popieluszko rescato un trozo de la homilía (dura, fuerte, exigente y sincera) en la Misa por la patria de junio de 1984 (del libro El camino de mi cruz), palabras que en gran parte son de absoluto valor y actualidad aún hoy en muchos países  (incluida la Argentina).
“Un hombre justo es aquel a quien guían la verdad y el amor. Pues cuanta más verdad y cuanto más amor hay en el hombre, más justicia hay. La justicia va de la mano con el amor: sin amor no se puede ser plenamente justo. Donde el amor y el bien están ausentes, ocupan el lugar el odio y la violencia. Jamás es justo quien se deja guiar por el odio y la violencia. En los países donde el poder no se sustenta sobre el deber y el amor, sino sobre la violencia y la compulsión, la injusticia se hace sentir en forma particularmente dolorosa. La justicia fundada en el amor es la condición de la paz, en nuestras conciencias, en la familia, en la patria y en el mundo entero. Todos, sin excepción, deseamos la paz. Pero es imposible mantener la paz sólo mediante palabras, aunque sean sinceras, por no mencionar las palabras demagógicas. En consecuencia para que en este país haya paz y calma, para crear las condiciones de una vida feliz y decorosa en nuestra comunidad, es necesario ante todo eliminar todo lo que la Nación siente como injusticia social. Existen demasiado prejuicios personales y sociales debidos a que la justicia no va de la mano con el amor, a que la justicia desfallece, e incluso llega a ser una flagrante injusticia, ni más ni menos.
Examinemos algunas de las manifestaciones más escandalosas y más evidentes de esa injusticia. Para un cristiano, es esencial tener conciencia de que Dios es la fuente misma de la justicia. En consecuencia, se torna difícil hablar de justicia allí donde no se respeta a Dios ni a sus mandamientos. La justicia misma es la que nos obliga a tomar conciencia de esa pena y ese sufrimiento infligidos a nuestra Nación, de mayoría cristiana, cuando tratan de convertirla en atea por obligación, y con medios financieros provistos también por los cristianos.
La justicia prohíbe destruir en las almas de los niños y los jóvenes los valores cristianos enseñados por los padres, valores ratificados a lo largo de nuestra historia. Hacer justicia y exigir que se haga justicia es el deber de todos: ya Platón decía: “Malos tiempos son aquellos en que la justicia calla”. La justicia para con uno mismo obliga a filtrar honestamente, a través de la propia razón y la propia observación, toda esa avalancha de palabras impulsadas por la “máquina de propaganda”. La justicia nos obliga a comportarnos siempre, frente al prójimo, con buena voluntad y con amor: creado a imagen de Dios el hombre es por ese hecho, a juicio de Dios, el valor supremo. En el ejercicio de la justicia el amor al hombre debe desempeñar siempre el papel principal.
La justicia prohíbe limitar la libertad del hombre mediante leyes y decretos cada vez más numerosos y más cómodos para el poder. Sería útil recordar a todos los que declaran actuar en hombre del humanismo y el bien de la sociedad las palabras de un sabio que dijo: “Cuanto más limitadas se encuentran las libertades de los ciudadanos, menos humano es el régimen”. La justicia y el derecho a la verdad nos impulsan a reclamar aquí que se ponga fin a los abusos de la censura, que ha puesto manos a la tarea de preparar un deficiente testimonio de nuestra época e impide hoy conocer la verdad.”

Invito visitar posts etiquetados Popieluszko 

Y el sitio oficial (en inglés y polaco) del Santuario en honor al Beato Jerzy Popieluszko en Varsovia, donde cada último domingo de mes se sigue celebrando la Misa por la patria. 

viernes, 18 de octubre de 2013

Un millón de niños rezando el rosario 2013



En el mes del rosario y durante el Año de la Fe este año cobra aun más importancia la iniciativa nacida en 2005 e impulsada por el Consejo de Laicos de Venezuelaque se ha extendido por muchos países con el apoyo de la Fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada. 

Hoy viernes 18 los niños del mundo se unirán en oración para pedir por la unión y la paz de las familias en el país y en el mundo entero. Rezarán el Rosario, la oración predilecta de la Santísima Virgen María, en la que a través de la meditación de los misterios, en este caso los dolorosos, la Madre de Dios enseña a contemplar la belleza del rostro de Cristo y a experimentar la profundidad de su amor. 

En Buenos Aires, será a las 11 en la plaza Vicente López, Montevideo y Juncal, junto a la ermita de Nuestra Señora de Schoenstatt, y a las 18.30, en la plaza Mitre, Las Heras y Pueyrredón, organizados por el taller “Jugando me acerco a María” de la parroquia del Santísimo Redentor, y la iniciativa también se replicará en otras plazas del país y en muchos colegios y grupos de catequesis parroquiales. 

En la Argentina se han repartido miles de folletos donde se explica a los niños el modo de rezar el Rosario y sus pasos: la señal de la cruz, el acto de contrición, el gloria, el padrenuestro, el avemaría, la oración de Fátima y la oración de consagración a la Virgen (Bendita sea tu pureza…). 

Esta “aventura” de ”jugar” junto a Maria no termina hoy, sino que prosigue mañana y pasado:  mañana en el colegio y pasado mañana en familia, para que este rezo del Santo Rosario prenda en los corazones infantiles dentro del seno de la propia familia.




En su carta apostólica  Rosarium Virginis Mariae el Papa Juan Pablo II nos exhorta que el Rosario es una  Oración por la paz y por la familia: “Algunas circunstancias históricas ayudan a dar un nuevo impulso a la propagación del Rosario. Ante todo, la urgencia de implorar de Dios el don de la paz. El Rosario ha sido propuesto muchas veces por mis Predecesores y por mí mismo como oración por la paz. Al inicio de un milenio que se ha abierto con las horrorosas escenas del atentado del 11 de septiembre de 2001 y que ve cada día en muchas partes del mundo nuevos episodios de sangre y violencia, promover el Rosario significa sumirse en la contemplación del misterio de Aquél que «es nuestra paz: el que de los dos pueblos hizo uno, derribando el muro que los separaba, la enemistad» (Ef 2, 14). No se puede, pues, recitar el Rosario sin sentirse implicados en un compromiso concreto de servir a la paz, con una particular atención a la tierra de Jesús, aún ahora tan atormentada y tan querida por el corazón cristiano. Otro ámbito crucial de nuestro tiempo, que requiere una urgente atención y oración, es el de la familia, célula de la sociedad, amenazada cada vez más por fuerzas disgregadoras, tanto de índole ideológica como práctica, que hacen temer por el futuro de esta fundamental e irrenunciable institución y, con ella, por el destino de toda la sociedad. En el marco de una pastoral familiar más amplia, fomentar el Rosario en las familias cristianas es una ayuda eficaz para contrastar los efectos desoladores de esta crisis actual.”

El papa Benedicto XVI al término del rezo del Santo Rosario en Aparecida nos decía: “A través de sus ciclos de meditación, el divino Consolador quiere introducirnos en el conocimiento de Cristo, que brota de la fuente límpida del texto evangélico. Por su parte, la Iglesia del tercer milenio se propone dar a los cristianos la capacidad de "conocer el misterio de Dios, en el cual están ocultos todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia" (Col 2, 2-3). María santísima, la Virgen pura y sin mancha, es para nosotros escuela de fe destinada a guiarnos y a fortalecernos en el camino que lleva al encuentro con el Creador del cielo y de la tierra.” Y nos regalaba una oración a María, con una súplica especial por toda la geografía latinoamericana. 

Y nuestro querido Papa Francisco le confió a una periodista italiana que había aprendido a apreciar el Rosario del Papa Juan Pablo II: 
"Si no recuerdo mal, era 1985. Una noche fui a rezar el Santo Rosario que dirigía el Santo Padre. Estaba delante de todos, de rodillas. El grupo era grande, veía al Santo Padre por la espalda y, poco a poco, me sumergí en la oración. No estaba solo: Oraba entre el pueblo de Dios al que yo pertenecía, y todos los que estaban allí, dirigidos por nuestro Pastor. En el medio de la oración, me distraje, mirando la figura del Papa: su piedad, su devoción, ¡eran todo un testimonio! Y el tiempo se desvaneció, y empecé a imaginar el joven sacerdote, seminarista, el poeta, el trabajador, el niño de Wadowice... en la misma posición en que estaba en ese momento, orando Ave María tras Ave María. Su testimonio me impactó. Sentí que este hombre, elegido para dirigir la Iglesia, había recorrido un camino de regreso hasta su Madre del Cielo, un proceso iniciado desde su infancia. Y allí me di cuenta de la densidad que tenían las palabras de la Madre de Guadalupe a San Juan Diego: "No temas, ¿no soy acaso tu madre?" Comprendí así la presencia de María en la vida del Papa, que no dejó de testimoniar ni un instante. Desde entonces recito todos los días los quince misterios del Rosario". (Unrosario por Chile) 



(contenido parcial de AICA 
 y de Gaudium Press)