Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

lunes, 28 de septiembre de 2015

JMJ 2016 “¡Cracovia nos espera!” Mensaje Papa Francisco

“Faltan pocos meses para nuestro encuentro en Polonia. Cracovia, la ciudad de San Juan Pablo II y de Santa Faustina Kowalska, nos espera con los brazos y el corazón abiertos. Creo que la Divina Providencia nos ha guiado para celebrar el Jubileo de los Jóvenes precisamente ahí, donde han vivido estos dos grandes apóstoles de la misericordia de nuestro tiempo. Juan Pablo II había intuido que este era el tiempo de la misericordia. Al inicio de su pontificado escribió la encíclica Dives in Misericordia. En el Año Santo 2000 canonizó a Sor Faustina instituyendo también la Fiesta de la Divina Misericordia en el segundo domingo de Pascua. En el año 2002 consagró personalmente en Cracovia el Santuario de Jesús Misericordioso, encomendando el mundo a la Divina Misericordia y esperando que este mensaje llegase a todos los habitantes de la tierra, llenando los corazones de esperanza: «Es preciso encender esta chispa de la gracia de Dios. Es preciso transmitir al mundo este fuego de la misericordia. En la misericordia de Dios el mundo encontrará la paz, y el hombre, la felicidad» (Homilía para la Consagración del Santuario de la Divina Misericordia en Cracovia, 17 de agosto de 2002).

Queridos jóvenes, Jesús misericordioso, retratado en la imagen venerada por el pueblo de Dios en el santuario de Cracovia a Él dedicado, les espera. ¡Él se fía de ustedes y cuenta con ustedes! Tiene tantas cosas importantes que decirle a cada uno y cada una de ustedes… No tengan miedo de contemplar sus ojos llenos de amor infinito hacia ustedes y déjense tocar por su mirada misericordiosa, dispuesta a perdonar cada uno de sus pecados, una mirada que es capaz de cambiar la vida de ustedes y de sanar sus almas, una mirada que sacia la profunda sed que demora en sus corazones jóvenes: sed de amor, de paz, de alegría y de auténtica felicidad. ¡Vayan a Él y no tengan miedo! Vengan para decirle desde lo más profundo de sus corazones: “¡Jesús, confío en Ti!”. Déjense tocar por su misericordia sin límites, para que ustedes a su vez se conviertan en apóstoles de la misericordia mediante las obras, las palabras y la oración, en nuestro mundo herido por el egoísmo, el odio y tanta desesperación.
Lleven la llama del amor misericordioso de Cristo – del que habló San Juan Pablo II – a los ambientes de su vida cotidiana y hasta los confines de la tierra. En esta misión, yo les acompaño con mis mejores deseos y mi oración, les encomiendo todos a la Virgen María, Madre de la Misericordia, en este último tramo del camino de preparación espiritual hacia la próxima JMJ de Cracovia, y les bendigo de todo corazón.”


domingo, 27 de septiembre de 2015

Cuba “sufre” de alguna enfermedad? Andrea Tornielli

(del blog de Andrea Tornielli, desde el vuelo Santiago de Cuba – Washington)



Pregunta:
Cuando Fidel estaba en el poder, la Iglesia sufrió mucho. ¿Le pareció arrepentido?


Papa Francisco:

El arrepentimiento es algo muy íntimo, de consciencia. Durante el encuentro hablamos sobre los jesuitas que él conoció: le llevé como regalo un libro y un CD del padre Llorente, seguramente él apreciará. EN relación con el pasado, hablamos solo sobre el colegio de los jesuitas y sobre cómo lo ponían a trabajar. Después hablamos mucho sobre la encíclica «Laduato si’». Él está muy interesado por el tema de la ecología y está preocupado por el medio ambiente. Fue un encuentro informal, espontáneo.

Pregunta:
En pocos años ha habido tres visitas papales a Cuba. ¿Es porque «sufre» de alguna «enfermedad»?



Papa Francisco:

No. El primer viaje de Juan Pablo II fue histórico, pero normal: visitó muchos países agresivos en contra de la Iglesia. La segunda visita fue la de Benedicto XVI, y también esa era normal. La mía fue un poco casual, porque primero había pensado llegar a Estados Unidos desde la frontera de México, la primera idea, Ciudad Juárez, el límite, ¿no? Pero ir a México sin visitar a la Virgen de Guadalupe hubiera sido una bofetada. Después llegó el anuncio del 17 de diciembre (el «deshielo» entre Cuba y Estados Unidos, ndr.), después de un proceso de casi un año. Y dije: vayamos a Estados Unidos pasando por Cuba. No porque tenga «males» especiales que no tienen otros países. No interpretaría así las tres visitas. Yo, por ejemplo, visité Brasil: Juan Pablo II fue tres o cuatro veces, pero no tenía una «enfermedad» especial. a las comunidades cristianas cubanas, hoy el encuentro con las familias fue muy lindo, fue muy hermoso. Perdón que me ha venido el español, las preguntas eran en español, espero que las hayan entendido. Se lo agradezco mucho.


viernes, 25 de septiembre de 2015

Un continente, dos mundos - Papa Francisco en Cuba y USA


Dos mundos,  un mismo continente. Dos visitas directamente relacionadas, sutilmente ligadas. Recordamos vivamente, con cierto sabor amargo y triste,  la visita de dos pontífices sin que hubiéramos podido vivenciar una nueva Cuba defensora de la libertad con respeto a los derechos de todas las personas y  una reconstrucción tanto material como espiritual después de tantos años de abandono y  ostracismo social y político para parte de sus hijos.  La visita de Juan Pablo II  parecía tan prometedora -   por la atención esmerada con que fuera recibido y ovacionado por la multitud en una visita muy emotiva – y sin embargo todo se ha ido como arrastrando, pero sigue en camino.

Podemos esperar un panorama  más esperanzador ahora con un Papa latinoamericano en momentos en que Cuba y Estados Unidos se encuentran en proceso de descongelamiento de relaciones? El tiempo lo dirá.  En esta visita apostólica del Papa Francisco seguimos aprendiendo a leer entre líneas viendo más allá de cada palabra adjudicándole por cierto su valor real pero también el implícito.  Se han elevado todo tipo de voces críticas por no haber recibido el Papa Francisco a unos u otros. Considero que el Papa Francisco ha actuado sabiamente no arriesgando el resultado de  un camino tan esperado y bien empezado aún entendiendo que esta visita ha sido “controlada”. Sin embargo hemos visto fotografías que valen más que mil palabras. Dios quiera que esta vez veamos cumplidas las palabras expresadas por San Juan Pablo II durante aquella inolvidable y emotiva visita a la Isla en 1998  “Llamada a vencer el aislamiento, ha de abrirse al mundo y elmundo debe acercarse a Cuba, a su pueblo, a sus hijos, que son sin duda sumayor riqueza.” 

Ya dejando atrás su visita a Cuba el Papa Francisco ni bien tomó la palabra en tierraestadounidense  menciono a
-          los inmigrantes (“como hijo de una familia de inmigrantes”) una palabra cargada de sentido abrazando a todos – seguramente también teniendo presente a los cubanos exilados en tierras americanas -, pero también portadora de esa situación tan especial que se ha ido dando entre Cuba y Estados Unidos,
-           su defensa de la cultura del encuentro (“en estos días de encuentro y dialogo”)
-           pasando al sueño del pueblo norteamericano
-           su inminente visita al Congreso (“donde espero como un hermano de este país transmitir palabras de aliento a los encargados de dirigir el futuro político de la Nación en fidelidad a sus principios fundacionales”)
-          su apoyo a la familia (“iré a Filadelfia con ocasión del 8 Encuentro Mundial de las Familias”),
-          el compromiso de los católicos norteamericanos (“como a muchas otras personas de buena voluntad, les preocupa también que los esfuerzos por construir una sociedad justa y sabiamente ordenada respeten sus más profundas inquietudes y su derecho a la libertad religiosa)
-          la libertad (“una de las riquezas más preciadas de este País”).

Se dirigió a un Presidente que lo recibiera ni bien llegara (algo no común) y en el Congreso  le hizo conocer su complacencia por su compromiso ecológico y el “cuidado de nuestra «casa común»” en pos de los que menos tienen y los ignorados y mencionó a Martin Luther King a quien volvería a citar en su discurso ante el Congreso. Y hasta se refirió,  allí mismo en sus primeras palabras, a “relaciones rotas”  al restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba sin mencionarlo (Los esfuerzos realizados recientemente para reparar relaciones rotas y abrir nuevas puertas a la cooperación dentro de nuestra familia humana constituyen pasos positivos en el camino de la reconciliación, la justicia y la libertad.)

El Papa terminaba su saludo de llegada pidiendo colaboración en la protección de los más vulnerables agradeciéndole al Presidente su acogida y asegurando que tenia “puestas grandes esperanzas en estos días en su País. ¡Que Dios bendiga a América!”



domingo, 20 de septiembre de 2015

Reflexiones de Jorge Bergoglio después de la visita de Juan Pablo II a Cuba

El Papa Francisco se encuentra en Cuba y se convierte asi en el tercer pontífice en llegar a la isla caribeña, siguiendo el camino iniciado en enero de 1998 por San Juan Pablo II (invito visitar posts etiquetados Cuba)  de cuya visita el entonces Arzobispo Jorge Mario Bergoglio hizo una profunda reflexión en su libro "Diálogos entre Juan Pablo II y Fidel Castro", donde el “diálogo” marca la pauta para lograr los cambios que necesita el país.
Este ensayo fue publicado en julio de 1998 por la Editorial de Ciencia y Cultura (Argentina) y aunque se ha difundido la creencia de que Mons. Bergoglio –entonces Arzobispo de Buenos Aires– formó parte de la comitiva papal en Cuba y que la obra es fruto de ello; lo cierto es que el Prelado no estuvo en la isla, pero estuvo atento a este hecho histórico y centró sus reflexiones en las homilías, discursos y saludos pronunciados por el santo polaco.
Así, este ensayo de 35 apartados permite conocer la visión del Papa Francisco sobre las necesidades y el papel de la Iglesia en Cuba, un país que sigue sufriendo muchos de los problemas encontrados por San Juan Pablo II hace diecisiete.
“La importancia y el valor del diálogo radican, precisamente, en que por su práctica, es posible arribar a la verdad fundamentada en el Evangelio
 “La evangelización a través del diálogo  no es una actitud asumida en forma improvisada, sino por el contrario, Juan Pablo II ha internalizado un esquema racional de diálogo como plan concertado, como método en su misión pastoral.“el papel de la Iglesia, y en especial del Vicario de Cristo, es la de liberar, dialogar y participar, para construir la comunión entre los hombres y la Iglesia”.
JPII  ayudó a abrir “el diálogo entre el cristianismo y el marxismo y reiteró con firmeza su pedido libertad, dignidad y democracia para el pueblo cubano”.
Castro y el Papa tuvieron que escuchar y escucharse. “Se puede advertir nítidamente que no es un diálogo entre protagonistas presentes, que no es un diálogo político, que los conceptos fueron vertidos al ritmo del movimiento de un tablero de ajedrez, ya que prácticamente, salvo en contadas oportunidades, no confluyeron en un mismo discurso”
En su ensayo, Mons. Bergoglio recordó que en su visita San Juan Pablo II criticó “tanto al modelo de Estado moderno que pretende ampararse en el ateísmo o en motivaciones seudo-religiosas para enunciar sus ordenamientos políticos como a aquellos otros que adoptan una forma de neoliberalismo capitalista
El socialismo ha cometido un error antropológico al considerar al hombre sólo en su rol de parte en el entramado del cuerpo social El segundo factor de crisis, ha sido la ineficacia de la revolución en su aspecto económico. No debe entenderse esta cuestión como meramente técnica, sino más bien como consecuencia de la violación de los derechos humanos a la iniciativa, a la propiedad y a la libertad en el sector de la economía”
En su ensayo, el actual Papa destacó como “valioso el aporte brindado por la visita de Juan Pablo II, ya que, en cierta forma, tal acontecimiento implica mantener abiertos los canales de comunicación”. “Juan Pablo II revaloriza la necesidad de ese pueblo a gozar de los derechos que le son propios, como el de libertad de expresión y el de capacidad de iniciativa y propuesta dentro del ámbito social, ya que ese ejercicio les permitirá colaborar en la búsqueda del bien común”.
“La defensa de la libertad de la Iglesia debe ser extendida y proyectada hacia la defensa de la libertad de cada persona, de cadafamilia,  de cada organización o asociación, en el sentido propio de la autonomía y de la soberanía”.
La Iglesia debe contribuir a la labor de la comunidad, en la que el bienestar de la nación debe ser fomentado y procurado por los propios ciudadanos. Esa tarea, esa búsqueda del bien común, puede ser alcanzada única e insoslayablemente por medios pacíficos y graduales”.
Asimismo, Mons. Bergoglio recordó la necesidad de la Iglesia de “contar con un amplio margen de libertad, como también de obtener los medios necesarios para la difusión del Evangelio de Cristo. 
El mensaje de San Juan Pablo II al pueblo cubano y a Fidel Castro “contiene una profunda reflexión acerca de la necesidad de franquear el camino que permita a los ciudadanos cubanos participar en la vida civil de ese país”. “Es necesario para Cuba y para otras naciones, emprender un plan tendiente a transformar algunas estructuras y en especial sus instituciones políticas, para sustituir regímenes corrompidos, dictatoriales o autoritarios, por otros democráticos y participativos. La libre participación de los ciudadanos en la gestión pública, la seguridad del derecho, el respeto y la promoción de los derechos humanos, se erigen como requisito imperativo, como condición necesaria para tender al desarrollo del hombre, de todos los hombres”.
“Al preguntarnos sobre cuáles son los derechos que la Iglesia reivindica como naturales del hombre, nos encontramos con la completa enumeración de Pío XII en su Mensaje de Navidad de 1942: 1º El derecho a conservar y desarrollar la vida corporal, intelectual y moral; 2º El derecho a una formación y a una educación religiosa; 3º El derecho al culto de Dios, privado o público, comprendido en él el ejercicio de la acción caritativa religiosa; 4º El derecho, en principio, al matrimonio y a la obtención de su fin; 5º El derecho a la sociedad conyugal y doméstica; 6º El derecho al trabajo como medio indispensable para el mantenimiento de la vida familiar; 7º El derecho a la libre elección de un estado de vida y también, por consiguiente, del estado sacerdotal o religioso; 8º El derecho al uso de los bienes materiales en la conciencia de los propios deberes y de los límites sociales.
"Todos y cada uno han sido abordados en la visita de Su Santidad a Cuba, desarrollados en los diálogos sostenidos con los distintos sectores de la comunidad".
“Lamentablemente  llegamos a la conclusión que muchos de ellos, por motivos varios y que no siempre responden a una lógica clara, han sido anulados, mutilados u ocultados durante largo tiempo al pueblo cubano”. Sin embargo mientras exista injusticia, se alzará la voz de la Iglesia para que el reclamo de los que sufren sea oído y reconocido. Este gran cambio en las sociedades del mundo no se dará sin antes transformar el corazón de cada uno de nosotros. Esta transformación del corazón será el inicio de la libertad de conciencia, base y fundamento de los otros derechos humanos”.
(Fuente : Aciprensa de un informe completo sobre la visita del Papa Francisco)

sábado, 19 de septiembre de 2015

El drama de los refugiados (3 de 3) Oración de Juan Pablo II


 ¡Oh Dios! Escucha mi voz y concede en todo el mundo tu eterna paz.

Y al Creador de la naturaleza y del hombre, de la verdad y de la belleza, suplico:
Escucha mi voz, pues es la voz de las víctimas de todas las guerras y de la violencia entre los individuos y las naciones.
Escucha mi voz, pues es la voz de todos los niños que sufren y sufrirán cuando las gentes pongan su fe en las armas y en la guerra.
Escucha mi voz cuando te ruego que infundas en el corazón de todos los hombres la sabiduría de la paz, la fuerza de la justicia y la alegría de la confraternidad.
Escucha mi voz, pues hablo por las multitudes de todos los países y de todos los períodos de la historia que no quieren la guerra y están preparados a caminar por sendas de paz.
Escucha mi voz y concédenos discernimiento y fortaleza para que podamos responder siempre al odio con amor, a la injusticia con la dedicación total a la justicia, a la necesidad compartiendo de lo propio, a la guerra con la paz.
¡Oh Dios! Escucha mi voz y concede en todo el mundo tu eterna paz.

El drama de los refugiados (2 de 3)

Sin dudas un drama humanitario pocas veces visto en los últimos años, aunque ya el año pasado (2014) la BBC lo consideraba el año con más desplazados de nuestra era: 1.175.504 en Líbano, 832.508 en Turquía, 613.252 en Jordania, 215.369 en Irak, 139.090 en Egipto, 23.367 en el norte de África y 6,5 millones eran los desplazados dentro del país, casi la mitad de los habitantes de Siria. Había dicho entonces el presidente francés Francois Hollande que "Occidente ha fallado al encontrar una solución para la situación en Siria". Evidentemente ha fallado y ahora nos encontramos con una situación a este momento totalmente incierta. Una marea humana que se mueve de país en país tratando de abrirse puertas. En medio de ellos  verdaderos traficantes humanos, que aprovechan la situación, con engaños y promesas a medio cumplir. Frente a todos ellos un  mundo que mira absorto lo que está ocurriendo, hombres,  mujeres y niños huyendo de la destrucción hacia un mundo mejor, más provisto, más democrático, más vivible y con mayores oportunidades.  

El papa Francisco ha sido muy claro fijando la posición y las metas de laIglesia católica,  llamando a la puerta de nuestros corazones:

«Una de las tragedias humanas más sobrecogedoras de las últimas décadas es la de las terribles repercusiones del conflicto en Siria e Irak sobre la población civil, así como en el patrimonio cultural. Millones de personas se encuentran en un estado preocupante de urgente necesidad, obligadas a abandonar sus países de origen. Líbano, Jordania y Turquía cargan hoy con el peso de millones de refugiados, a los que han acogido con generosidad. Frente a este escenario y a los conflictos que se expanden y perturban de forma inquietante los equilibrios internos y los regionales, la comunidad internacional parece incapaz de encontrar respuestas adecuadas, mientras que los traficantes de armas continúan lucrando y  las atrocidades y las violaciones inauditas de los derechos humanos que caracterizan estos conflictos, son difundidas en directo por los medios de comunicación. Por lo tanto, están ante los ojos del mundo entero. Nadie puede pretender que no lo sabe. Todos son conscientes de que esta guerra pesa cada vez más de forma insoportable sobre los hombros de los pobres. Tenemos que encontrar una solución, que nunca es la violencia, porque la violencia sólo genera nuevas heridas.''

En consonancia con el sentir cristiano hemos visto la postura ejemplar de la Iglesia alemana y la respuesta de la sociedad civil – la Alemania luminosa la llama Marta Salazar en su blog 
y  la apertura de algunos gobiernos, pero también  la cerrazón de otros ignorando una realidad: la composición de una sociedad que ya de hecho es multicultural, producto  de otra marea de migrantes antes y después de la 2da Guerra Mundial que ha escupido de su terruño a ricos y pobres por igual por una u otra razón, que huían entonces de la tempestad  que azotaba el mundo.  Cambiará esta nueva ola de migrantes el rostro de Europa?  Es probable, no lo sabemos, lo que si sabemos que ya Europa no volverá a ser la misma: Europa despertando de su letargo?   Quizás sentimientos ocultos que esperaban la  ocasión para emerger?  No hay dudas, una buena parte de Europa está abriendo su corazón aún a riesgo de  su propia existencia tal como estamos acostumbrados a verla, lo cual no quiere decir peor, sino diferente.

También la Iglesia eslovena en palabras del Arzobispo de Ljubljana Stane Zore ha sido muy explícita: “en cuanto al tema de los refugiados estamos hablando de nuestro examen de humanidad…..está en juego nuestro propio humanismo y no hay cabida para forma alguna de hostilidad u objeción ni en la sociedad, ni en la iglesia.  Debemos prestarle ayuda a quien se  presenta ante nuestra puerta  …..primero compartamos el pan y recién después tratemos de entablar relaciones, sin hacer diferencias.” Recordó además Mons. Zore que, por otro lado,  no debemos olvidarnos del hecho, que en el Cercano Oriente en Egipto y en muchos otros países los cristianos son blanco de fanatismo religioso e intolerancias y que se trata de un claro intento de borrar la presencia católica en aquellas tierras, directamente un genocidio.  La Comisión Justicia y Paz se preocupa en brindarle ayuda y apoyo a todos, pero en especial a los refugiados o sea a todos aquellos que son víctimas de intolerancias religiosas, culturales y étnicas.” Los países europeos deberán establecer pautas claras y urgentes para diferenciar éstos de los migrantes económicos, y darle prioridad  a los primeros.
Mons. Zore además advirtió que ante una gran cantidad de migrantes en nuestro país inevitablemente se elevarán quejas, surgirán opiniones, dudas y posiciones de todo tipo y por eso es importante responder a todos objetiva, sincera y honestamente…. La crisis migratoria es, por otra parte,  una oportunidad para que nuestro país reflexione acerca de las trágicas consecuencias del tráfico de armas,  de las intervenciones militares, de las políticas económicas injustas, pobreza y corrupción, que en el trasfondo empujan a conflictos, y guerras civiles. Y también una oportunidad para decidirnos a exigir medidas más concretas ante quienes buscan sacar ganancias por cuenta de los refugiados exponiéndolos a menudo a la explotación, a un peligro de vida y a la muerte.
Valiente y decidida  la postura de la Iglesia eslovena ante una sociedad civil que no logra reencontrarse,  y un poder político heredero del antiguo régimen, bajo la semblanza de un gobierno democrático – democrático si porque fue votado,  pero  son aún demasiadas las facetas oscuras que predominan en parte de la sociedad civil y política.   

Tiempos nuevos?  Negligencias que pudieron ser previstas?  Planes desconocidos de países vecinos u otras fuerzas? Puede ser, sin embargo son tiempos de decisiones y conceptos claros, no hay lugar para tibiezas.   Finalmente  todo se resume en pocas enseñanzas: “Tuve hambre y me diste de comer…. Y las bienaventuranzas…”  tal como aconsejó en Rio el Papa Francisco en el encuentro con los jóvenes argentinos 
Cuando  respondiendo a inquietudes les decia:    “¿Qué tenemos que hacer, Padre? Mira, lee las bienaventuranzas que te van a venir bien. Y si querés saber qué cosa práctica tenés que hacer, lee Mateo 25, que es el protocolo con el cual nos van a juzgar. Con esas dos cosas tienen el programa de acción: Las bienaventuranzas y Mateo 25. No necesitan leer otra cosa.”  


 Invito leer el artículo de Marta Salazar Nuestroshermanos los refugiados  

El drama de los refugiados (1 de 3)


El Santo Padre Francisco ha expresado en su discurso a los participantes  del encuentro promovido por el Pontificio Consejo “Cor Unum” sobre la crisis humanitaria siria e iraquí que “uno de los dramas humanitarios más opresivos de los últimos decenios está representado por las terribles consecuencias que los conflictos en Siria y en Irak tienen sobre las poblaciones civiles, así como sobre el patrimonio cultural.  El Papa Francisco ha recordado que millones de personas están en un preocupante estado de urgente necesidad, obligados a dejar sus tierras de origen subrayando que  “Líbano, Jordania y Turquía llevan hoy el peso de millones de refugiados, que han acogido generosamente”.
Frente a tal escenario –preocupado expreso el Papa-- y a conflictos que van extendiéndose y turbando de forma inquietante los equilibrios internos y los regionales, la omunidad internacional no parece capaz de encontrar respuestas adecuadas, mientras que los traficantes de armas continúan con sus intereses. “Armas manchadas con sangre, sangre inocente” advirtió el Papa. Por otro lado, Francisco observó  que todo es difundido en tiempo real al mudno entero por los medio de comunicación y “¡ninguno puede fingir no saber!”  Por lo tanto expresó el Papa “es necesario encontrar una solución, que no es la violenta, porque la violencia crea solo nuevas heridas” y en este “océano de dolor” poner especial atención en las “necesidades materiales y espirituales de los más débiles e indefensos”.  Además el Papa reflexionò que son gravs los daños a las comunidades cristianas en Siria y en Irak que han convivido durante siglos en la base del respeto recíproco. Hoy –indicó el Papa citando a su predecesor Benedicto XVI-- la legitimidad misma de la presencia de los cristianos y de las otras minorías religiosas es negada en nombre de un “fundamentalismo violento que reivindica un origen religioso”. Por otro lado, ha advertido que en Siria e Irak, el mal destruye los edificios y las infraestructuras, pero sobre todo “la conciencia del hombre”.”

miércoles, 16 de septiembre de 2015

El deber cumplido (2 de 2)


“El deseo, por sí solo, no define todavía el perfil ético del acto, lo define solamente el deber moral. Sin embargo, el deber moral no quita el dinamismo del deseo en el obrar de la persona, en el acto, pero condiciona este dinamismo. El condicionamiento viene del hecho de que el deber introduce en el deseo de las acciones humanas un deseo específico, el deseo «por el bien» y «contra el mal». No es posible compartir la idea de que el valor moral se realice en cierto modo  «al lado de» los otros deseos (auf dem Rücken), y que por sí solo no sea objeto del deseo, del querer de la persona.
Precisamente, la particular experiencia de la satisfacción o no satisfacción de sí mismo (de la persona) que se liga (sustancial y orgánicamente) al cumplimiento o del deber moral, parece confirmar la idea de que el deber moral introduce en el acto de la persona el dinamismo propio del deseo. La persona en cuanto sujeto desea la satisfacción de sí. En este  sentido, está sobre todo orientada su acción; el poder o la voluntad del agente. Sobre esta base, la moralitas, el valor moral – bien y mal – se inscribe en la sustancial finalidad (autoteleología) de la persona y, en cierto modo, la inscribe en sí.
Surge, obviamente, el problema sutil de la reducción de la moralidad a la finalidad, problema que es fuente de controversias en la historia de la ética, particularmente en la actualidad. Podemos compartir la idea según la cual la moralidad, el valor moral, es irreductible a la finalidad del hombre y trascendente respecto a ella, pero en la interpretación de la moralidad no podemos olvidar totalmente el aspecto de la finalidad, la autoteleologìa : en ese caso condenaríamos la ética a la estaticidad,  la privaríamos de todo el dinamismo propio del hombre como persona.”


(texto del capítulo “El hombre y la responsabilidad” de El hombre y su destino de Karol Wojtyla, Ediciones Palabra, 2005) 

martes, 15 de septiembre de 2015

Nuestra Señora de los Dolores de Lichen

El Santuario de Lichen, es uno de los santuarios más grandes del mundo, y está ubicado a unos 120 km de Poznan. Es el segundo santuario polaco más famoso de Polonia, después del de Czestochowa (Jasna Gora) y fue construido como acción de gracias y ofrenda votiva para el 2000 aniversario del nacimiento de Cristo.  

La imagen de Nuestra Señora de Lichen o Nuestra Señora de los Dolores, de Lichen se encuentra en el altar mayor de la Basìlica de Lichen. Se trata de una pequeña imagen, diseñada originalmente para la oración privada, que más tarde se convirtió en objeto de culto.  Es una copia de la imagen original que se supone fue pintada en el siglo XVIII y llevada  a Lichen a mediados  del siglo XIX  por Thomas Klossowski, herrero que residía en el pueblo de Izabelin.  La imagen fue coronada como imagen milagrosa en 1976 por el cardenal primado del milenio Mons. Stefan Wyszynski.  


La basílica es visitada por más de dos millones de personas al año. En 1999 el Papa Juan Pablo II bendijo el nuevo santuario (entonces aún sin terminar) construido a semejanza de la Basílica de San Pedro en el Vaticano.  El templo tiene una capacidad para 7000 fieles sentados y 15.000 de pie.
«Me siento sobrecogido por este enorme edificio que, en su riqueza arquitectónica, es una expresión de fe y amor hacia la Virgen María y su Hijo», decia el Papa Juan Pablo II en su homilía. invocando la intercesión de María en esta breve oración.


« Reunidos hoy para esta oración matutina en el santuario de Lichen, delante de nuestra Madre la Virgen de los Dolores, implorémosle todos que interceda en favor nuestro ante su Hijo, pidiendo para nosotros:
Una fe viva, que, de granito de mostaza, se convierta en árbol de la vida divina.
Una fe que cada día se alimente de oración, se afiance con los santos sacramentos y se enriquezca con el tesoro del Evangelio de Cristo.
Una fe fuerte, que no tema dificultades, sufrimientos o fracasos, por estar fundada en la convicción de que «nada es imposible para Dios» (Lc 1, 37).
Una fe madura, sin reservas; una fe que coopere con la santa Iglesia para edificar auténticamente el Cuerpo místico de Cristo.
Te damos gracias, María, porque sin cesar y con certeza nos guías hacia Cristo.
Madre del Hijo divino, vela por nosotros; vela por nuestra inquebrantable fidelidad a Dios, a la cruz, al Evangelio y a la santa Iglesia, como has hecho desde los albores de nuestra historia cristiana. Defiende a esta nación que, desde hace mil años, camina por la senda del Evangelio. Haz que vivamos, crezcamos y perseveremos en la fe hasta el final.

Dios te salve, Hija de Dios Padre. 

Dios te salve, Madre de Dios Hijo. 
Dios te salve, Esposa de Dios Espíritu Santo, 
templo de la santísima Trinidad. Amén.

sábado, 12 de septiembre de 2015

El deber cumplido (1 de 2)

“El momento del deber cumplido o no cumplido tiene una importancia sustancial para la persona como sujeto y artífice de la acción. En caso de cumplimiento del deber, la persona experimenta no sòlo la satisfacción del acto, sino que experimenta también en este acto la satisfacción de sì mismo. En el caso contrario, no obstgante el cumplimiento del acto – o mejor, precisamente a causa de su cumplimiento – la persona experimenta, en cambio, insatisfaccòn, desilusión, y, todavía más, culpa y pecado. Todo este proceso tiene el carácter de la experiencia, de la conciencia, pero alanza la estructura òntica de la persona. Sobre todo, el alor moral «bien-mal» se confirma en él como categoría del ser y del hacerse bueno o malo en cuanto hombre. Y por eso mismo es difícil excluir de la interpretación de la moralidad – en cuanto realidad dada en la experiencia – el aspecto de la finalidad. La exclusión de la misma fue obra de Kanta, pero en ella miraba, sobre todo, a la dimensión normativa de laética (el imperativo categórico contra el imperativo hipotético, teleológico). En ambio, los fenomenólogos (entre ellos Scheler) comienzan a recuperar el momento de la finalidad, sobre todo, en el mismo obrar del hombre, en el acto en el que siempre està contenido un deseo de «algo».”


(texto del capítulo “El hombre y la responsabilidad” de El hombre y su destino de Karol Wojtyla, Ediciones Palabra, 2005) 

viernes, 11 de septiembre de 2015

Servidores a imagen de Maria


1. "Haced lo que Él os diga" (Jn 2, 5). Con estas palabras la Madre de Jesús, que asistía a las bodas celebradas un día en Caná de Galilea (cf. Jn 2, 1-12), sugería a los servidores del banquete que hiciesen cuanto Jesús les mandaba.
La espiritualidad del Antiguo Testamento puede ofrecernos una pista para precisar el origen remoto de esta exhortación de María.
En efecto, en el Monte Sinaí, el Señor por medio de Moisés invitó al pueblo de Israel a entrar en su Alianza (cf. Ex 18, 3-7). Respondiendo al ofrecimiento divino, todo el pueblo exclamó con una sola voz: "Nosotros haremos todo cuanto ha dicho Yavé" (Ex19, 8; cf. 24, 3. 7).
Puede afirmarse que todas las generaciones del pueblo elegido han hecho memoria de esa inmediata declaración de obediencia, pronunciada en "el día de la asamblea" (Dt 4, 10), al pie del Sinaí. Pensando nuevamente en ella, Israel se complacía en redescubrir la frescura del primer amor (cf. Jer 2, 2; Os 2, 17 b). De hecho, el contenido de esta misma frase era repetido puntualmente cada vez que el pueblo, guiado por sus jefes, renovaba los compromisos de la Alianza sinaítica, a lo largo de la historia del Antiguo Testamento (cf. Jos 24, 24; Esd 10, 12; Neh 5, 12...).
2. Ahora bien ―comentaba mi venerado predecesor Pablo VI en su Exhortación Apostólica Marialis cultus (2 febrero 1974: AAS 66, 1974, págs. 166-167, n. 57)―, las palabras que la Virgen dirigió a los servidores de las bodas de Caná "...se limitan en apariencia al deseo de poner remedio a la incómoda situación de un banquete, pero en la perspectiva del cuarto Evangelio son una voz que parece como una resonancia de la fórmula usada por el pueblo de Israel para ratificar la Alianza del Sinaí (cf. Ex 19, 8; 24, 3. 7; Dt5, 27), o para renovar los compromisos (cf. Jos 24, 24; Esd 10, 12; Neh 5, 12), y son una voz que concuerda con la del Padre en la teofanía del Tabor: "Escuchadle" (Mt 17, 5).
Hoy, los servidores de las bodas somos nosotros, queridos hermanos y hermanas. La Virgen no cesa de repetirnos a cada uno de nosotros, sus hijos e hijas, lo que dijo en Caná. Esa consigna podría llamarse su testamento espiritual. Es, en efecto, la última palabra que de Ella, Madre Santa, nos han transmitido los Evangelios. ¡Recojámosla y conservémosla en el corazón!

sábado, 5 de septiembre de 2015

Oración de la Madre Teresa por la familia


Padre Celestial, nos has dado un modelo de vida en la Sagrada Familia de Nazaret. 
Ayúdanos, Padre amado, a hacer de nuestra familia otro Nazaret, donde reine amor, la paz y la alegría.
Que sea profundamente contemplativa, intensamente eucarística y vibrante con alegría. 
Ayúdanos a permanecer unidos por la oración en familia en los momentos de gozo y de dolor. Enséñanos a ver a Jesucristo en los miembros de nuestra familia especialmente en los momentos de angustia.
Haz que el corazón de Jesús Eucaristía haga nuestros corazones mansos y humildes como el suyo y ayúdanos a sobrellevar las obligaciones familiares de una manera santa.
Haz que nos amemos más y más unos a otros cada día como Dios nos ama a cada uno de nosotros y a perdonarnos mutuamente nuestras faltas como Tú perdonas nuestros pecados.
Ayúdanos, oh Padre amado, a recibir todo lo que nos das y a dar todo lo que quieres recibir con una gran sonrisa. 
Inmaculado Corazón de María, causa de nuestra alegría, ruega por nosotros.
Santos Angeles de la Guarda permaneced a nuestro lado, guiadnos y protegednos. Amén 

-Madre Teresa de Calcuta M.C.

jueves, 3 de septiembre de 2015

Virgo fidelis, Virgen fiel


“De entre tantos títulos atribuidos a la Virgen, a lo largo de los siglos, por el amor filial de los cristianos, hay uno de profundísimo significado: Virgo fidelis, Virgen fiel. ¿Qué significa esta fidelidad de María? ¿Cuáles son las dimensiones de esa fidelidad?
La primera dimensión se llama búsqueda. María fue fiel ante todo cuando, con amor se puso a buscar el sentido profundo del designio de Dios en Ella y para el mundo. “ Quomodo fiet?: ¿Cómo sucederá esto? ”, preguntaba Ella al Ángel de la Anunciación. Ya en el Antiguo Testamento el sentido de esta búsqueda se traduce en una expresión de rara belleza y extraordinario contenido espiritual: “buscar el rostro del Señor”. No habrá fidelidad si no hubiere en la raíz esta ardiente, paciente y generosa búsqueda; si no se encontrara en el corazón del hombre una pregunta, para la cual sólo Dios tiene respuesta, mejor dicho, para la cual sólo Dios es la respuesta.
La segunda dimensión de la fidelidad se llama acogida, aceptación. El quomodo fiet se transforma, en los labios de María, en un fiat. Que se haga, estoy pronta, acepto: éste es el momento crucial de la fidelidad, momento en el cual el hombre percibe que jamás comprenderá totalmente el cómo; que hay en el designio de Dios más zonas de misterio que de evidencia; que, por más que haga, jamás logrará captarlo todo. Es entonces cuando el hombre acepta el misterio, le da un lugar en su corazón así como “María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón” (Lc 2, 19; cf. ib. 3, 15). Es el momento en el que el hombre se abandona al misterio, no con la resignación de alguien que capitula frente a un enigma, a un absurdo, sino más bien con la disponibilidad de quien se abre para ser habitado por algo –¡por Alguien!– más grande que el propio corazón. Esa aceptación se cumple en definitiva por la fe que es la adhesión de todo el ser al misterio que se revela.
Coherencia, es la tercera dimensión de la fidelidad. Vivir de acuerdo con lo que se cree. Ajustar la propia vida al objeto de la propia adhesión. Aceptar incomprensiones, persecuciones antes que permitir rupturas entre lo que se vive y lo que se cree: esta es la coherencia. Aquí se encuentra, quizás, el núcleo más intimo de la fidelidad.
Pero toda fidelidad debe pasar por la prueba más exigente: la de la duración. Por eso la cuarta dimensión de la fidelidad es la constancia. Es fácil ser coherente por un día o algunos días. Difícil e importante es ser coherente toda la vida. Es fácil ser coherente en la hora de la exaltación, difícil serlo en la hora de la tribulación. Y sólo puede llamarse fidelidad una coherencia que dura a lo largo de toda la vida. El fiat de María en la Anunciación encuentra su plenitud en el fiat silencioso que repite al pie de la cruz. Ser fiel es no traicionar en las tinieblas lo que se aceptó en público.”






Garantizar la paz

“Garantizar la paz a todos los habitantes de nuestro planeta quiere decir buscar, con toda la generosidad y dedicación, con todo el dinamismo y perseverancia de que son capaces los hombres de buena voluntad, todos los medios concretos aptos a promover las relaciones pacíficas y fraternas, no sólo en el plano internacional, sino también en el plano de los distintos continentes y regiones, donde será a veces más fácil conseguir resultados que, no por ser limitados, serán menos importantes. Las realizaciones de paz en el plano regional constituyen en efecto un ejemplo y una invitación para la entera comunidad internacional.”



Guadalupe y Czestochowa destinos espirituales semejantes


“Considero un hecho providencial el que mis primeros pasos fuera de Italia, fuera de Roma, durante mi pontificado, me han traído precisamente aquí, a esta tierra donde sus habitantes, ciudadanos cristianos y católicos, han sufrido tanto por Cristo; esto nos une con ellos; también ellos lo sienten y lo manifiestan. Sin duda la mayor parte de ellos no conocen la historia de Polonia, como nosotros no conocemos la de México…… pero sienten que entre ellos y nosotros hay un vínculo espiritual, como una semejanza de destino espiritual; y la Madre de Dios del santuario de Guadalupe nos recuerda vivamente a nuestra Madre de Dios de Jasna Gora. Y por eso hoy, esperando peregrinar al santuario de la Madre de Dios de Guadalupe, vivo los mismos sentimientos que cuando iba —y espero que en un futuro no lejano podré ir todavía— al santuario de la Madre de Dios de Jasna Gora en Czestochowa.”