Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 30 de julio de 2016

JMJ 2016 (16) Jesús busca corazones abiertos


“Para nosotros, los discípulos, es muy importante poner la humanidad en contacto con la carne del Señor, es decir, llevarle a él, con confianza y total sinceridad, hasta el fondo, lo que somos. Jesús, como dijo a santa Faustina, se alegra de que hablemos de todo, no se cansa de nuestras vidas, que ya conoce; espera que la compartamos, incluso que le contemos cada día lo que nos ha pasado (cf. Diario, 6 septiembre 1937). Así se busca a Dios, con una oración que sea transparente y no se olvide de confiar y encomendar las miserias, las dificultades y las resistencias. El corazón de Jesús se conquista con la apertura sincera, con los corazones que saben reconocer y llorar las propias debilidades, confiados en que precisamente allí actuará la divina misericordia. ¿Qué es lo que nos pide Jesús? Quiere corazones verdaderamente consagrados, que viven del perdón que han recibido de él, para derramarlo con compasión sobre los hermanos. Jesús busca corazones abiertos y tiernos con los débiles, nunca duros; corazones dóciles y transparentes, que no disimulen ante los que tienen la misión en la Iglesia de orientar en el camino. El discípulo no duda en hacerse preguntas, tiene la valentía de sentir la duda y de llevarla al Señor, a los formadores y a los superiores, sin cálculos ni reticencias. El discípulo fiel lleva a cabo un discernimiento atento y constante, sabiendo que cada día hay que educar el corazón, a partir de los afectos, para huir de toda doblez en las actitudes y en la vida.”

JMJ 2016 ( 15) El logo de la JMJ “un don del cielo”


El logo de la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia fue diseñado por Monika  Rybczyńska, graduada de la Facultad de Periodismo y Ciencias Sociales de la Universidad de Varsovia, y por Emilia Pyza, graduada en la Academia de Bellas Artes de Varsovia.
“Me gradué en periodismo, en la Universidad de Varsovia, no soy diseñadora gráfica. El logo lo dibujé de la mejor manera; sin colores bonitos, sólo líneas de base. Después lo corrigió Emilka que es profesional”, dijo la autora del logo, Monika  Rybczyńska. El proyecto se creó en Roma, después de la misa de canonización de Juan Pablo II.

“Gané un concurso del que en realidad no participé. No quería participar, pero cuando en la primera etapa no habían elegido ningún trabajo, decidí que quería probar con mi proyecto. Después de la canonización de Juan Pablo II, pensé que estaba en un buen lugar y momento para intentar crear un logo. En este momento, en el Vaticano, después de la oración al Papa nació la idea”, añadió Monika  Rybczyńska  y continuó: “Soy la autora, pero esto no es mío; esto es un don del cielo”.
El logo consta de tres colores: azul, rojo y amarillo. El azul es símbolo del agua; el rojo, el de la sangre; y el amarillo, el de la riqueza espiritual de las personas que siguen la cruz. 
De acuerdo con las reglas del concurso para crear el logo de la JMJ anunciado por la Arquidiócesis de Cracovia, tenía que estar relacionado con lema de la Jornada Mundial de la Juventud: “Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt. 5,7).

El logo se refiere, sobre todo,  a la misericordia, el tema del encuentro de los jóvenes con el Papa Francisco en Cracovia. La llama es un símbolo de misericordia que recuerda a santa Faustina. Los rayos que salen de la cruz, es decir, del símbolo de la presencia de Cristo, son rojo y azul; esto también es una referencia a la Imagen de la Divina Misericordia: es Jesús transfigurado frente a santa Faustina. El logo está enmarcado en el contorno de Polonia, patria de Juan Pablo II, adorador de la Divina Misericordia. El punto amarillo en logo representa a Cracovia, el lugar de la reunión, y también a la juventud.
“Tenía en mi cabeza el fragmento del Diario de hermana Faustina, en el que Jesús dice: “De este lugar sale la chispa” y pensé que la chispa de la Divina Misericordia tenía que salir exactamente desde Cracovia; ahora podemos encender otra vez la llama de la misericordia en Cracovia. Sabía que logo tenía que ser así”, añadió la autora.

viernes, 29 de julio de 2016

JMJ 2016 (14) Vía crucis con los jóvenes - Si uno, que se dice cristiano, no vive para servir, no sirve para vivir


«Tuve hambre y me disteis de comer,
tuve sed y me disteis de beber,
fui forastero y me hospedasteis,
estuve desnudo y me vestisteis,
enfermo y me visitasteis,
en la cárcel y vinisteis a verme» (Mt 25,35-36).



“Hoy la humanidad necesita hombres y mujeres, y en especial jóvenes como vosotros, que no quieran vivir sus vidas «a medias», jóvenes dispuestos a entregar sus vidas para servir generosamente a los hermanos más pobres y débiles, a semejanza de Cristo, que se entregó completamente por nuestra salvación. Ante el mal, el sufrimiento, el pecado, la única respuesta posible para el discípulo de Jesús es el don de sí mismo, incluso de la vida, a imitación de Cristo; es la actitud de servicio. Si uno, que se dice cristiano, no vive para servir, no sirve para vivir. Con su vida reniega de Jesucristo.

En esta tarde, queridos jóvenes, el Señor os invita de nuevo a que seáis protagonistas de vuestro servicio; quiere hacer de vosotros una respuesta concreta a las necesidades y sufrimientos de la humanidad; quiere que seáis un signo de su amor misericordioso para nuestra época. Para cumplir esta misión, él os señala la vía del compromiso personal y del sacrificio de sí mismo: es la vía de la cruz. La vía de la cruz es la vía de la felicidad de seguir a Cristo hasta el final, en las circunstancias a menudo dramáticas de la vida cotidiana; es la vía que no teme el fracaso, el aislamiento o la soledad, porque colma el corazón del hombre de la plenitud de Cristo. La vía de la cruz es la vía de la vida y del estilo de Dios, que Jesús manda recorrer a través también de los senderos de una sociedad a veces dividida, injusta y corrupta.

La vía de la cruz no es una costumbre sadomasoquista; la vía de la cruz es la única que vence el pecado, el mal y la muerte, porque desemboca en la luz radiante de la resurrección de Cristo, abriendo el horizonte a una vida nueva y plena. Es la vía de la esperanza y del futuro. Quien la recorre con generosidad y fe, da esperanza al futuro y a la humanidad.

Queridos jóvenes, en aquel Viernes Santo muchos discípulos regresaron a sus casas tristes, otros prefirieron ir al campo para olvidar un poco la cruz. Me pregunto —pero contestad cada uno de vosotros en silencio, en vuestro corazón, en el propio corazón—: ¿Cómo deseáis regresar esta noche a vuestras casas, a vuestros alojamientos, a vuestras tiendas? ¿Cómo deseáis volver esta noche a encontraros con vosotros mismos? El mundo nos mira. Corresponde a cada uno de vosotros responder al desafío de esta pregunta.”


JMJ 2016 (13) - Auschwitz: Antonio Spadaro: El silencio del Papa “terapéutico” para un mundo herido


Alesandro Gisotti  de Radio Vaticana entrevista al padre AntonioSpadaro, director de Civiltá Cattolica, la revista de los jesuitas y se detiene sobre el silencio de Francisco y la fuerza universal de esta palabra muda.

 Spadaro: Si: el mensaje del Papa Francisco ha sido el silencio: ha sido también una pequeña nota que él ha escrito suplicando piedad al Señor: “Señor, ten piedad de tu pueblo, perdona su crueldad”.  Ha suplicado perdón por el pueblo, no se ha lavado las manos ante esta responsabilidad.  Por lo tanto como pastor ha pedido perdón a Dios por todo el pueblo. Pero sobre todo, ha continuado aquello que Benedicto XVI había dicho: ante semejante tragedia él, como Papa alemán, había dicho: “no hay palabras”. Por lo tanto: Francisco ha aplicado esto, por eso ha querido mantener toda su visita en completo silencio. Debo decir que se creó a su alrededor y con él un ambiente de gran concentración.


Gisotti: El silencio, pero también tantos gestos. Tantos gestos pequeños y grandes.  Ante todo impresionaba el encuentro, la ternura  también aquí con poquísimas palabras, con los diez sobrevivientes de la Shoah…

Spadaro:  Ha dirigido algunas palabras a cada uno, ha escuchado, ha saludado pero también vivido todos los momentos en un clima marcadamente pausado y  de gran concentración. Esto ha impactado.  O sea no hubo apuro, ni formalidad.   Su ingreso ha sido muy lento, y como si estuviese viviendo una profunda meditación. Realmente ha impresionado a todos.

Gisotti: En la celda de San Maximiliano Kolbe, también allí ha permanecido en intensa oración silenciosa.  Un signo también para decir que en un lugar de tan indecible terror hay una luz, hay una posibilidad….

Spadaro: Un hombre que ha dado su vida por los demás, o sea ha sido un mártir porque ha dado su vida por otra persona: esta es la luz, este es el gesto que el Papa Francisco ha querido acoger en silencio, vivirlo en silencio pero un silencio a su vez  absolutamente elocuente especialmente aquí, en un momento tan difícil para la historia del mundo cuando se desatan guerras y tensiones que parecen inextinguibles. Por eso ese gesto de Maximiliano Kolbe de dar su vida por los demás, es un gesto para acoger en silencio, con nuestro  respeto y con nuestra generosidad.

Gisotti: Una última pregunta, en parte anticipada en esta última reflexión: mas allá del momento verdaderamente histórico qué mensaje puede dar el Papa con esta visita en un contexto como este en el cual también dentro de Europa experimentamos violencias, de algún modo inéditas?

Spadaro: estamos asistiendo a una Jornada mundial de la juventud que es una construcción continua de puentes. Tenemos jóvenes venidos de todas las partes del mundo que juntos están derribando los muros de la indiferencia, construyendo indudablemente puentes entre ellos. Este gesto que el Papa ha vivido hoy en Auschwitz, vivido en silencio, a su vez es de algún modo un puente, y construye un puente que va mas allá de las miserias humanas, la crueldad, la imposibilidad – de hecho – de reconciliarse. El Papa ha dicho que el acogimiento que es necesario tener puede superar también la enemistad, la división, más aún la crueldad misma. Por lo tanto, también este silencio ha sido un puente y debo decir también que lo que ha impactado mucho frente al muro de fusilamientos ha sido el silencio y su tocar con la mano aquel muro allí. Es exactamente el mismo gesto que él tuvo en Belén sobre el muro. Es un gesto terapéutico. Es un gesto que busca sanar. Su silencio ha sido un silencio terapéutico y podemos decir un silencio frente a las tragedias que estamos viviendo en el mundo.

(traducidode Radio Vaticana)  

JMJ 2016 (12) “Señor ten piedad de tu pueblo”


Elevando a Dios el corazón lleno de dolor, hecho oración silenciosa, el Papa Francisco peregrinó a los campos de concentración y exterminio de Auschwitz y Birkenau. La mañana del tercer día de su Viaje Apostólico que le llevó a Polonia, para la JMJ de Cracovia 2016, se caracterizó por la intensidad del silencio rezado en los lugares donde el odio y la guerra marcaron e hirieron el alma de la humanidad.
Firmando el Libro de Honor, el Papa Francisco - tercer Pontífice en peregrinar a Auschwitz, después de San Juan Pablo II y de Benedicto XVI - escribió en español:
«Señor ten piedad de tu pueblo,
Señor, perdón por tanta crueldad» 
Quedan escritas estas palabras del Papa Bergoglio, que se suman a la emoción de su llegada y de su paso bajo la tristemente célebre inscripción «El trabajo hace libres», en el que fue el mayor centro de exterminio de la historia nazi, donde murió más de un millón de personas, la mayoría de ellas judías. Y quedan grabadas también las imágenes de los momentos en que el Obispo de Roma fue saludando uno a uno a once supervivientes. Así como el haberlo visto en oración en el patio donde eran llamados los condenados a muerte, donde San Maximiliano Kolbe se ofreció para salvar a un padre de familia, coincidiendo además con el día en que se cumplen 75 años de ese gesto. El momento en el bajó a la celda donde este santo mártir fue encerrado para que muriera de hambre y de sed, donde vimos la oración del Papa arrodillado.  Su oración ante el muro de la muerte, donde se acercó apoyando su mano, después de encender una lámpara de aceite en conmemoración de las víctimas, que dejó como recuerdo de su peregrinación.
Peregrinación que prosiguió hasta el cercano campo de Birkenau, donde el Papa Francisco se detuvo ante el Monumento a las víctimas de las naciones fue pasando ante las lápidas  que en 23 lenguas dicen: «Por siempre deja que este lugar sea un llanto de desamparo, una advertencia a la humanidad, donde los nazis asesinaron alrededor de 1 millón y medio de hombres, mujeres y niños, en su mayoría judíos de distintos países de Europa».
La visita y homenaje de oración y recogimiento callado en el dolor del Papa Francisco, culminó con el emocionado encuentro con un grupo de Justos de las naciones, tras el canto del salmo 130, el De Profundis.

jueves, 28 de julio de 2016

JMJ 2016 (11) Nuevamente esas palabras mágicas: permiso, gracias, perdón.


Después del encuentro con los jóvenes  desde la ventana del Papa en la sede del Arzobispado, el Papa Francisco, reiterando lo que ha había dicho en una catequesis el año pasado, reiteró esas palabras mágicas : permiso, gracias y perdón!
“ A veces me preguntan cómo hacer para que la familia vaya siempre adelante y supere las dificultades. Yo les sugiero que practiquen siempre tres palabras, tres palabras que expresan tres actitudes [ahí están llegando nuevos recién casados] Tres palabras que los pueden ayudar a vivir la vida de matrimonio, porque en la vida de matrimonio hay dificultades: el matrimonio es algo tan lindo tan hermoso, que tenemos que cuidarlo, porque es para siempre. Y las tres palabras son “permiso, gracias, perdón”. Permiso. Permiso: siempre preguntar al cónyuge (la mujer al marido, el marido a la mujer) “¿qué te parece?¿te parece que hagamos esto? Nunca atropellar. Permiso.
La segunda palabra: ser agradecidos. Cuántas veces el marido le tiene que decir a la mujer “gracias”.  Y cuántas veces la esposa le tiene que decir al marido “gracias”. Agradecerse mutuamente. Porque el sacramento del matrimonio se lo confieren los esposos, el uno al otro. Y esta relación sacramental se mantiene con este sentimiento de gratitud. “Gracias”.

Y la tercera palabra es “perdón”, que es una palabra muy difícil de pronunciar. En el matrimonio, siempre –o el marido o la mujer- siempre tiene alguna equivocación. Saber reconocerla y pedir disculpas, pedir perdón, hace mucho bien. Hay jóvenes familias, recién casados, muchos de ustedes están recién casados, otros están por casarse. Recuerden estas tres palabras, que ayudarán tanto a la vida matrimonial: permiso, gracias, perdón.  Repitámoslas juntos: permiso, gracias, perdón. ¡Más fuerte, todos! Permiso (bis), gracias (bis), perdón (bis).

JMJ 2016 (10) Lánzanos Señor a la aventura de la Misericordia


por fin la fiesta  de acogida de los jóvenes con el Papa Francisco que así relata en breve Sebastián Zagari, joven sacerdote acompañando a un grupo de la parroquia del Perpetuo Socorro de San Pedro, Prov. Buenos Aires:

"Hoy fue la fiesta de bienvenida con el Papa en el Parque Blonia, de Cracovia. Fue un momento de mucha alegría para todos nosotros... ¡y seguramente también para Francisco, que se lo veía muy contento! "¡Finalmente nos encontramos!"... asi empezó su discurso, que es para volver a releer después más tranquilos para poder aprovecharlo mejor. Ya al principio agradeció a Juan Pablo II y, cuando todos empezamos a aplaudir, el también aplaudía y pidió "¡más fuerte!". Fue muy especial también cuando nos hizo repetir tres veces, cada vez más fuerte, la palabra "MISERICORDIA"... La tercera vez dijo "¡que lo escuche el mundo!". Es tal vez el mensaje más grande de esta JMJ en este Año Santo... frente a tantas noticias malas, difíciles, dolorosas, que se multiplican en nuestros dias, el Papa nos pide, en nombre de Dios, que multipliquemos la Misericordia... porque de eso tiene necesidad nuestro mundo!..."



“En estos días Polonia – decia el Papa -  esta noble tierra, se viste de fiesta; en estos días Polonia quiere ser el rostro siempre joven de la Misericordia. Desde esta tierra con ustedes y también unidos a tantos jóvenes que hoy no pueden estar aquí, pero que nos acompañan a través de los diversos medios de comunicación, todos juntos vamos a hacer de esta jornada una auténtica fiesta Jubilar, en este Jubileo de la Misericordia.

“La Iglesia hoy los mira, diré además, el mundo hoy los mira, y quiere aprender de ustedes, para renovar su confianza en que la Misericordia del Padre tiene rostro siempre joven y no deja de invitarnos a ser parte de su Reino, un reino de alegría y felicidad, que siempre nos lleva adelante, que nos hace capaces de cambiar las cosas. Ahora les hago la pregunta otra vez. ¿Las cosas se pueden cambiar? (¡Sí!)


Lánzanos a la aventura de la misericordia. 
Invoquémosla todos juntos: María Madre de la misericordia. Ahora todos juntos pidamos al Señor, cada uno en silencio en su corazón.
Señor, lánzanos a la aventura de la misericordia, a la aventura de construir puentes y derribar muros (cercos y alambres), lánzanos a la aventura de socorrer al pobre, al que se siente solo y abandonado, al que ya no le encuentra sentido a su vida. Lánzanos a acompañar a los que no te conocen y decirles, lentamente y con mucho respeto tu nombre y el porqué de mi fe.
Impúlsanos a la escucha, como María de Betania, de quienes no comprendemos, de los que vienen de otras culturas, otros pueblos, incluso de aquellos a los que tememos porque creemos que pueden hacernos daño. Haznos volver nuestro rostro, como María de Nazareth con Isabel, que volvamos nuestro rostro sobre nuestros ancianos, sobre nuestros abuelos para aprender de su sabiduría. Yo les pregunto ¿ustedes hablan con sus abuelos? Más o menos, no? ¿Búsquenlos, ellos tiene la sabiduría de la vida, y vivirán cosas que conmoverán sus corazones.
Aquí estamos, Señor. Envíanos a compartir tu Amor Misericordioso. Queremos recibirte en esta Jornada Mundial de la Juventud, queremos confirmar que la vida es plena cuando se la vive desde la misericordia, que esa es la mejor parte, la parte más dulce, la parte que nunca nos será quitada. Amén.



JMJ2016 (9) “Solo la Misericordia pone un límite al mal”



En este blog he escrito bastante sobre este lugar tan particular, para el cual es imposible encontrar palabras que lo describan, solo se puede observar, sentir, reflexionar y lamentar la tragedia sufrida por tanta gente que empujada por el odio y la sinrazón enfrento allí los últimos días de su vida terrena. Nunca me cansaré de aconsejar que hay que verlo porque leer quizás no baste aunque pueda sugerir lo que puede llegar a ser la maldad personificada. Siempre es bueno escuchar otros comentarios por eso incluyo aqui unas lineas de como describiera su visita el líder del grupo de la parroquia de San Pedro, el padre Sebastian Zagari.  Nunca más oportuno pensar en la Misericordia divina!

“Hoy vivimos un momento muy diferente. Estuvimos visitando Auschwitz, el campo de concentración donde se desató en el siglo pasado tanto mal y tanto odio. Es un lugar de silencio y de reflexión. Caminando por ahí uno se da cuenta del realismo de este abismo del mal que conocemos por la historia y por las películas. Y fue todo en la misma tierra desde la cual Dios quiso que también en el siglo pasado se difundiera con fuerza el mensaje de la Misericordia. Como nos enseñó San Juan Pablo II, "sólo la Misericordia pone un límite al mal".
Y como dijo Benedicto XVI cuando visitó este lugar diez años atrás: "Detrás de estas lápidas se oculta el destino de innumerables seres humanos. Sacuden nuestra memoria, sacuden nuestro corazón. No quieren provocar en nosotros el odio; más bien, nos demuestran cuán terrible es la obra del odio. Quieren hacer que la razón reconozca el mal como mal y lo rechace; quieren suscitar en nosotros la valentía del bien, de la resistencia contra el mal. Quieren despertar en nosotros los sentimientos que se expresan en las palabras que Sófocles pone en labios de Antígona ante el horror que la rodea: 'Están aquí no para odiar juntos, sino para amar juntos'”

Sebastian Zagari

miércoles, 27 de julio de 2016

JMJ 2016 (8) – Papa Francisco “El pueblo polaco y la memoria”


“El pueblo polaco se caracteriza por la memoria. Siempre me ha impresionado el agudo sentido de la historia del Papa Juan Pablo II. Cuando hablaba de los pueblos, partía de su historia para resaltar sus tesoros de humanidad y espiritualidad. La conciencia de identidad, libre de complejos de superioridad, es esencial para organizar una comunidad nacional basada en su patrimonio humano, social, político, económico y religioso, para inspirar a la sociedad y la cultura, manteniéndolas fiel a la tradición y, al mismo tiempo, abiertas a la renovación y al futuro. En esta perspectiva, han celebrado recientemente el 1050 aniversario del Bautismo de Polonia. Ha sido ciertamente un momento intenso de unidad nacional, confirmando cómo la concordia, aun en la diversidad de opiniones, es el camino seguro para lograr el bien común de todo el pueblo polaco.
[…]
En la vida cotidiana de cada persona, como en la de cada sociedad, hay… dos tipos de memoria: la buena y la mala, la positiva y la negativa. La memoria buena es la que nos muestra la Biblia en el Magnificat, el cántico de María que alaba al Señor y su obra de salvación. En cambio, la memoria negativa es la que fija obsesivamente la atención de la mente y del corazón en el mal, sobre todo el cometido por otros. Al mirar vuestra historia reciente, doy gracias a Dios porque habéis sabido hacer prevalecer la memoria buena: por ejemplo, celebrando los 50 años del perdón ofrecido y recibido recíprocamente entre el episcopado polaco y el alemán tras la Segunda Guerra Mundial. La iniciativa, que implicó inicialmente a las comunidades eclesiales, desencadenó también un proceso social, político, cultural y religioso irreversible, cambiando la historia de las relaciones entre los dos pueblos. En este sentido, recordemos también la Declaración conjunta entre la Iglesia Católica en Polonia y la ortodoxa de Moscú: un gesto que dio inicio a un proceso de acercamiento y hermandad, no sólo entre las dos Iglesias, sino también entre los dos pueblos.
La noble nación polaca muestra así cómo se puede hacer crecer la memoria buena y dejar de lado la mala. Para esto se requiere una firme esperanza y confianza en Aquel que guía los destinos de los pueblos, abre las puertas cerradas, convierte las dificultades en oportunidades y crea nuevos escenarios allí donde parecía imposible. Lo atestiguan precisamente las vicisitudes históricas de Polonia: después de la tormenta y de la oscuridad, vuestro pueblo, recobrada ya su dignidad, ha podido cantar, como los israelitas al regresar de Babilonia: «Nos parecía soñar: [...] Nuestra boca se llenaba de risas, la lengua de cantares» (Sal126,1-2). El ser conscientes del camino recorrido, y la alegría por las metas logradas, dan fuerza y serenidad para afrontar los retos del momento, que requieren el valor de la verdad y un constante compromiso ético, para que los procesos decisionales y operativos, así como las relaciones humanas, sean siempre respetuosos de la dignidad de la persona.”

JMJ2016 (7) Donde duermen los voluntarios...



Los complejos deportivos ''Wisla'' se convirtieron en el hotel más grande de todo Cracovia. Desde el lunes 18 de julio, duermen allí aproximadamente mil quinientos voluntarios de todas partes del mundo.

Los voluntarios duermen en dos edificios (uno para mujeres, otro para hombres), algunos en literas instaladas en la sala más grande y los otros en bolsas de dormir o colchones inflables. La distancia entre ellos es muy poca y las horas de sueño y la hora de despertarse son muy distintas para cada uno de los voluntarios. Algunas veces hay que hacer fila para ir al baño, tomar una ducha o incluso obtener el desayuno. A pesar de esto, la vida en Wisla tiene una atmósfera de compañerismo, incluso de hermandad.

"Ese es el espíritu de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Yo sabía que habría colchones inflables, bolsas de dormir y aislantes térmicos etc., porque yo ya había participado como peregrina en Madrid", dice la voluntaria Livia Maria Marzolla.

"Estoy contenta de estar aquí. Esta es la primera vez que estoy en una situación así. Se siente extraño, pero es una buena experiencia. Creía que las duchas iban a estar fuera del edificio, pero están dentro y no están nada mal”, dice Lizaveta Saduskaya, voluntaria de Bielorrusia.

El idioma más utilizado es el inglés. Después están los idiomas de los países de la mayoría de los voluntarios: polaco, italiano y español. Gracias a este alojamiento compartido los voluntarios forman una comunidad muy particular. Tienen la posibilidad de conocerse, estar con sus compañeros de trabajo, conocer Cracovia y la cultura polaca.

“Lo que me gusta más es la “internacionalidad”. A  mi lado duerme un chico que viene de Indonesia, y un poco más allá, otro que viene de Hong Kong. La gente es muy abierta, no se quedan en grupos cerrados sino que salen de ellos mismos para conocer a los demás. Puedo conocer las costumbres de otros países. Por ejemplo, aprendí que los italianos comen pasteles al desayuno. Las condiciones no son nada cómodas, pero es lo único malo entre las muchas cosas buenas que hay aquí”, nos cuenta Mateusz Fiedosiuk, voluntario polaco.

Florian Heiligensetzer, voluntario alemán, no tiene ninguna queja: “No me esperaba que hubiera agua caliente todo el tiempo, pero ¡la hay! El hecho de que no haya suficientes tomas de corriente para recargar los teléfonos es un pequeño problema. El ambiente es genial y todo está bien. Estoy acostumbrado a estas condiciones, ya que soy bombero voluntario”.

Alexandre Gaetan, voluntario de los Estados Unidos dice que “… todo es muy interesante. Es como ir de campamento. Me gusta estar rodeado de un grupo de gente que se convierte en comunión o amistad. Conocí gente de Rumania, Francia, Bélgica e Italia y hemos creado una especie de comunidad. Es genial poder estar con gente que comparte la Fe católica. Me encanta Cracovia, las iglesias antiguas, todo aquí es antiguo, no como en los Estados Unidos. A la noche voy a misa, ya que aquí se celebran misas en muchas iglesias. En Estados Unidos es todo muy distinto y esto no pasa con frecuencia”.

Los organizadores también se preocupan por la formación espiritual de los voluntarios, permitiéndoles que vayan a misa todos los días a las 7 a. m. en la iglesia de la universidad. Los alojamientos compartidos son una forma común de alojamiento para la JMJ. El alojamiento en los salones de Wisla, al igual que en la JMJ 2011 en Madrid el 2011, cuando los voluntarios durmieron en el recinto deportivo IFEMA. En el momento de estas reuniones, en las proximidades de las salas se colocaron duchas militares. En Madrid se pensó en incluir una preparación espiritual para los voluntarios. En el momento de la preparación de la JMJ, se construyó una capilla en una de las salas para que todos los voluntarios antes de comenzar a trabajar pudieran participar en la misa internacional. Los voluntarios también organizaron una vigilia de oración por la noche.

“Hay que ser feliz con lo que se tiene, aquí nosotros estamos prestando un servicio. Yo estuve en Río y fue completamente diferente. Las condiciones para dormir fueron considerablemente mejores, pero para trasladarse hacia los trabajos debíamos recorrer diariamente distancias muy largas”, compara Michel Azioton, voluntario de Bélgica.
Cada uno de los voluntarios trata de hacer su vida lo más fácil posible. De muchas maneras ellos tratan de hacer del espacio en el que se encuentran algo propio. Aquí puedes encontrar una mesita de noche hecha de cartón y, en otros rincones, cientos de cargadores de teléfono celular muy bien dispuestos uno tras otro, de modo que cada cual pueda tener su teléfono cargado. En uno de los pasillos inferiores se puede ver a los voluntarios lavando su ropa.

A pesar de la muchedumbre que se aposta en los pasillos con algo de confusión, lo cual es normal con un número tan grande de personas, los voluntarios están felices de regresar por la noche.
A veces  están tan cansados que sólo quieren ir para dormir. A veces quieren estar todos juntos, comer juntos, cantar, tocar la guitarra, conversar y ... sentir la alegría de estar reunidos en esta misión hermosa, una creación conjunta de la Jornada Mundial de la Juventud.
Esta, después de todo, es su casa durante la JMJ.


Magdalena Tomaszewska


JMJ2016 Cracovia (6) Jesús Colina "El sueño de Francisco"


Francisco tiene un sueño para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Cracovia: ayudar a descubrir el amor de Cristo a más de un millón de chicos y chicas.
Como buen educador, sabe que para comprender los mensajes más profundos hacen falta ejemplos de vida. Por este motivo, el Pontífice ha escogido como testigo de esta JMJ a un chico, estudiante, con el que los muchachos pueden identificarse, Pier Giorgio Frassati.
Frassati (1901-1925) fue un joven turinés, apasionado del alpinismo y el esquí, estudiante de ingeniería. Visitando a los pobres en sus casas contrajo una poliomielitis fulminante, que lo llevó a la muerte en una semana.
En el Mensaje con Motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, que el Papa Francisco dirigió a los muchachos que van a Cracovia, explica: “Pier Giorgio era un joven que había entendido lo que quiere decir tener un corazón misericordioso, sensible a los más necesitados”.
A ellos les daba mucho más que cosas materiales; se daba a sí mismo, empleaba tiempo, palabras, capacidad de escucha. Servía siempre a los pobres con gran discreción, sin ostentación”, destaca Francisco.
“Piensen que un día antes de su muerte, estando gravemente enfermo, daba disposiciones de cómo ayudar a sus amigos necesitados —añade el Papa en su mensaje a los jóvenes—. En su funeral, los familiares y amigos se quedaron atónitos por la presencia de tantos pobres, para ellos desconocidos, que habían sido visitados y ayudados por el joven Pier Giorgio”.
Las reliquias de Pier Giorgio Frassati, que normalmente descansan en la catedral de Turín, han viajado a Cracovia, a la Iglesia de la Santa Trinidad de los Dominicos (Stolarska 12) para que los jóvenes puedan recogerse ante ellas.
En este vídeo, realizado por Aleteia.org se pueden descubrir las fotos más bellas de Pier Giorgio, beatificado por Juan Pablo II, quien le llamaba “el hombre de las bienaventuranzas”.


martes, 26 de julio de 2016

JMJ 2016 (5)Juan Pablo II: La juventud como «crecimiento»


“Permitidme que termine esta parte de mis consideraciones recordando las palabras con las que el Evangelio habla de la juventud misma de Jesús de Nazaret. Éstas son breves, aunque abarcan el período de treinta años transcurridos por Él en el hogar familiar, al lado de María y José, el carpintero. El evangelista Lucas escribe: «Jesús crecía (o progresaba) en sabiduría y edad y gracia ante Dios y ante los hombres» (Lc 2, 52).
Así pues, la juventud es un «crecimiento». A la luz de todo lo que se ha dicho hasta ahora sobre este tema, tal palabra evangélica parece ser particularmente sintética y sugestiva. El crecimiento «en edad» se refiere a la relación natural del hombre con el tiempo; este crecimiento es como una etapa «ascendente» en el conjunto del pasar humano. A este corresponde todo el desarrollo psicofísico; es el crecimiento de todas las energías, por medio de las cuales se constituyela normal individualidad. Pero es necesario que a este proceso corresponda el crecimiento «en sabiduría y en gracia».
A todos vosotros, queridos jóvenes amigos, deseo precisamente tal «crecimiento». Puede decirse que por medio de éste la juventud es precisamente la juventud. De este modo ella adquiere su característica propia e irrepetible. De este modo ella llega a cada uno y a cada una de vosotros, en la experiencia personal y a la vez comunitaria, como un valor especial. Y de manera parecida, ella se consolida también en la experiencia de los hombres adultos, que ya tienen la juventud detrás de sí, y que de la etapa «ascendente» van pasando a la «descendente» haciendo el balance global de la vida.
Conviene que la juventud sea un «crecimiento» que lleve consigo la acumulación gradual de todo lo que es verdadero, bueno y bello, incluso cuando ella esté unida «desde fuera» a los sufrimientos, a la pérdida de personas queridas y a toda la experiencia del mal, que incesantemente se hace sentir en el mundo en que vivimos.
Es necesario que la juventud sea un «crecimiento». Para ello es de enorme importancia el contacto con el mundo visible, con la naturaleza. Esta relación nos enriquece durante la juventud de modo distinto al de la ciencia sobre el mundo «sacada de los libros». Non enriquece de manera directa. Se podría decir que, permaneciendo en contacto con la naturaleza, nosotros asumimos en nuestra existencia humana el misterio mismo de la creación, que se abre ante nosotros con inaudita riqueza y variedad de seres visibles y al mismo tiempo invita constantemente hacia lo que está escondido, que es invisible. La sabiduría –ya sea por boca de los libros inspirados (cf. por ej. Sal 104 [103]; 19 [18]; Sab13, 1-9; 7. 15-20) como por el testimonio de muchas mentes geniales– parece poner en evidencia de diversos modos «la transparencia del mundo». Es bueno para el hombre leer en este libro admirable, que es el «libro de naturaleza», abierto de par en par para cada uno de nosotros. Lo que una mente joven y un corazón joven leen en él parece estarsincronizado profundamente con la exhortación a la Sabiduría: «Adquiere la sabiduría, compra la inteligencia... No la abandones y te guardará; ámala y ella te custodiará» (Prov 4, 5 s.).
El hombre actual, especialmente en el ámbito de la civilización técnica e industrial altamente desarrollada, ha llegado a ser en gran escala el explorador de la naturaleza, tratándola no pocas veces de manera utilitaria, destruyendo así muchas de sus riquezas y atractivos y contaminando el ambiente natural de su existencia terrena. La naturaleza, en cambio, ha sido dada al hombre como objeto de admiración y contemplación, como un gran espejo del mundo. Se refleja en ella la alianza del Creador con su criatura, cuyo centro ya desde el principio se encuentra en el hombre, creado directamente «a imagen» de su Creador.
Por esto deseo también a vosotros, jóvenes, que vuestro crecimiento «en edad y sabiduría» tenga 1ugar mediante el contacto con la naturaleza. ¡Buscad tiempo para ello! ¡No lo escatiméis! Aceptad también la fatiga y el esfuerzo que este contacto supone a veces, especialmente cuando deseamos alcanzar objetivos particularmente importantes. Esta fatiga es creativa, y constituye a la vez el elemento de un sano descanso que es necesario, igual que el estudio y el trabajo.
Esta fatiga y este esfuerzo poseen también su calificación bíblica, especialmente en San Pablo, que compara toda la vida cristiana a una competición en el estadio deportivo (Cf. 1Cor 9, 24-27).
A cada una y a cada uno de vosotros son necesarios esta fatiga y este esfuerzo, en los que no sólo se templa el cuerpo, sino que el hombre entero prueba el gozo de dominarse y de superar los obstáculos y resistencias. Ciertamente, éste es uno de los elementos del «crecimiento» que caracteriza a la juventud.
Os deseo, también, que este «crecimiento» tenga lugar a través del contacto con las obras del hombre y, más aún, con los hombres vivos. ¡Cuántas son las obras que los hombres han realizado en la historia! ¡Cuán grande es su riqueza y variedad! La juventud parece ser particularmente sensible a la verdad, al bien y a la belleza, que están contenidas en las obras del hombre. Permaneciendo en contacto con ellas en el terreno de tantas culturas diversas, de tantas artes y ciencias, nosotros aprendemos la verdad sobre el hombre (expresada tan sugestivamente también en el Salmo 8), la verdad que es capaz de formar y de profundizar la humanidad de cada uno de nosotros.
De manera particular, sin embargo, estudiamos al hombre teniendo relaciones con los hombres. Conviene que la juventud os permita crecer «en sabiduría» mediante este contacto. Éste es, en efecto, el tiempo en que se establecen nuevos contactos, compañías y amistades, en un ámbito más amplio que el de la familia. Se abre el gran campo de la experiencia, que posee no sólo una importancia cognoscitiva, sino al mismo tiempo educativa y ética. Toda esta experiencia de la juventud será útil, cuando produzca en cada uno y cada una de vosotros también el sentido crítico y, ante todo, la capacidad de discernimiento en todo aquello que es humano. Feliz será esta experiencia de la juventud, si gradualmente aprendéis de ella aquella esencial verdad sobre el hombre –sobre cada hombre y sobre uno mismo– la verdad que es sintetizada así en el insigne texto de la Constitución pastoral Gaudium et spes: «El hombre, única criatura terrestre a la que Dios ha amado por sí misma, no puede encontrar su propia plenitud si no es en la entrega sincera de sí mismo a los demás» (Gaudium et spes, 24).
Así aprendemos a conocer a los hombres para ser más plenamente hombres mediante la capacidad de «darse», de serhombre «para los demás». Esta verdad sobre el hombre –esta antropología– encuentra su culmen inalcanzable en Jesús de Nazaret. Por esto es tan importante también su adolescencia, mientras «crecía en sabiduría... y gracia ante Dios y ante los hombres».
Os deseo este «crecimiento» mediante el contacto con Dios. Puede ayudar para ello –indirectamente– también el contacto con la naturaleza y con los hombres; pero de modo directo ayuda en ello especialmente la oración. ¡Orad y aprended a orar! Abrid vuestros corazones y vuestras conciencias ante Aquél que os conoce mejor que vosotros mismos. ¡Hablad con Él! Profundizad en la Palabra del Dios vivo, leyendo y meditando la Sagrada Escritura.
Estos son los métodos y medios para acercarse a Dios y tener contacto con Él. Recordad que se trata de una relación recíproca. Dios responde también con la más «gratuita entrega de sí mismo», don que en el lenguaje bíblico se llama «gracia». ¡Tratad de vivir en gracia de Dios!

Esto por lo que se refiere al tema del «crecimiento», del que escribo señalando solamente los principales problemas; cada uno de ellos es susceptible de una discusión más amplia. Espero que esto tenga lugar en los diversos ambientes juveniles y grupos, en los movimientos y en las organizaciones, que son tan numerosas en los distintos países y en cada continente, mientras cada uno es guiado por su propio método de trabajo espiritual y de apostolado. Estos organismos, con la participación de los Pastores de la Iglesia, desean indicar a los jóvenes el camino de aquel «crecimiento» que constituye, en cierto sentido, la definición evangélica de la juventud.”

JMJ 2016 (4) Cracovia inauguración oficial en el Parque Blonia




Después de tres años de la última JMJ en Rio cuando se anunciara que la próxima JMJ seria en Cracovia hoy comenzó el programa oficial conjunto de todos los grupos que ya se encontraban en Polonia participando de las pre jornadas. 

Hoy comienza oficialmente esta aventura maravillosa de otra JMJ instalada en el calendario juvenil y eclesial por San Juan Pablo II, quien intuyó que es posible entusiasmar a los jóvenes por Cristo, invitarles a seguir sus huellas,  invitarlos a confiar en su Santa Madre Maria,  tal como él lo hacía. Sobre un altar presidido por una imagen gigante de Jesus Misericordioso, las reliquias de San Juan Pablo II y Santa Faustina, 




un cuadro del joven Pier Giorgio Frassatti, la Cruz de las Jornadas y el cuadro de Maria Salus Populi Romani  el cardenal Stanislaw Dziwisz celebró la Misa de bienvenida dedicada al sacerdote Jacques Hamel, asesinado en Francia esta mañana en un atentado perpetrado por dos terroristas del ISIS que asaltaron la iglesia de St. Etienne de Rouvray durante la celebración de la Misa.

En su homilía  el Arzobispo de Cracovia recordó al Papa Juan Pablo II porque “es aquí donde creció en su servicio a la Iglesia y es aquí desde donde salió a los caminos del mundo a predicar el Evangelio de Jesucristo”.  Invito a los jóvenes a plantearse tres preguntas y buscar las respuestas:   De donde venimos? Donde estamos hoy, en este momento de nuestra vida? Y Dónde vamos air y que vamos a llevar con nosotros?  
Anticipando ya un poco el mensaje a llevar a sus casas el cardenal Dziwisz  invito a los jóvenes a llevar la llama de la misericordia y recordarle a todo el mundo que son “bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt. 5,7). Lleven la llama de la misericordia y con ella enciendan otras llamas, que los corazones de los hombres latan al ritmo del Corazón de Jesús, “un horno ardiente de amor”. Que la llama del amor inunde nuestro mundo y haga desaparecer el egoísmo, la violencia y la injusticia. Que nuestro mundo sea conquistado por la civilización del bien, de la reconciliación, de la paz y del amor.

El papa Francisco llegará mañana y aquí tenemos el programa oficial para mañana miércoles. El resto invito verlo en la página oficial de la Santa Sede.   Desde allí también es posible seguir las ceremonias en vivo;  también desde el sitio oficial de la JMJ y Aciprensa, entre otros.  
   

Programa del Papa Francisco Miércoles 27 de julio de 2016 

14.00
Salida del Papa Francisco aeropuerto de Roma/Fiumicino hacia Cracovia

16.00
Llegada al aeropuerto internacional “San Juan Pablo II” de Cracovia-Balice


Ceremonia de acogida en la zona militar del aeropuerto internacional de Cracovia-Balice

17.00
Encuentro con las autoridades, la sociedad civil y el cuerpo diplomático en el patio de honor del Castillo de Wawel


17.40
Visita de cortesía al Presidente de la República en el Salón de los Pájaros del Castillo de Wawel

18.30
Encuentro con los obispos polacos en la Catedral de Cracovia

JMJ 2016 (3) entrevista cardenal Dziwisz – Cada uno encuentra en la vida una dimensión


Domenico Agasso Jr entrevisto al cardenal Stanislaw Dziwisz para Vatican Insider acerca de la JMJ 2016. Reproduzco aquí algunos párrafos de la entrevista,  invito leer el resto directamente en el  sitio web de Vatican Insider. 

Eminencia, la Jornada Mundial de la Juventud está a la vuelta de la esquina: ¿qué espera de los días que se vivirán en Cracovia?

Estoy seguro de que la JMJ de Cracovia será una experiencia inolvidable para muchísimos jóvenes que vendrán de todo el mundo. Tengo muchas esperanzas en esta JMJ en la ciudad de San Juan Pablo II y de Santa Faustina: pido al Señor que el mensaje de la misericordia divina llegue profundamente a las almas de muchos chicos, tanto católicos practicantes (y que ciertamente se pueden acercar más a Jesús), como entre los que todavía no conocen la fe, para que puedan experimentar en estos días la gracia divina y comenzar un camino cristiano que los lleve a la felicidad.
En particular, espero que los frutos espirituales de la JMJ sean particularmente abundantes en los jóvenes de Cracovia. Ellos serán los anfitriones de sus coetáneos, y esto implica un trabajo generoso de preparación, de dedicación a los demás. ¡Pero esto siempre es premiado por Dios! Entonces, espero que muchos jóvenes se hagan una pregunta vocacional en estos días, y, si el Señor les pide que lo sigan, que le digan que sí. Espero, pues, que la JMJ sea un momento importante para la renovación espiritual de Cracovia, de Polonia y de la juventud de todo el mundo.

¿Cómo describiría el Pontificado de Papa Francisco? ¿Se puede relacionar directamente con el de Juan Pablo II? ¿En cuáles aspectos?

El Pontificado de Francisco es motivo de gran alegría y de gracia para todos. Es evidente que el Señor nos manda muchos dones a través del ejemplo del Papa con su magisterio. Todos nos sentimos impulsados a hacer más, a seguir a Cristo más cerca cada día. Este Pontificado está relacionado indisolublemente con el de Papa Benedicto XVI y con el de San Juan Pablo. Se ve en muchas cosas, sobre todo en el mensaje sobre la Misericordia de Dios. Basta recordar la encíclica «Dives in misericordia» de Juan Pablo II y la «Deus caritas est» de Benedicto XVI. Debemos estar muy contentos y agradecer al Señor por un don que ha regalado a la Iglesia católica, que es la continuidad del magisterio.


¿Cuáles palabras de Papa Wojtyla utilizaría para los jóvenes de hoy?

La mayor parte de los jóvenes que vienen a Cracovia para la JMJ no tuvo la posibilidad de conocerlo. Espero que todos ellos reunidos alrededor de Papa Francisco, mediante nuestra fe en la comunión de los santos, también se encuentren con Juan Pablo II. Tuve la gracia de estar a su lado no solo en los encuentros mundiales de los jóvenes, sino también durante sus viajes apostólicos a diferentes países del mundo. Puedo, pues, atestiguar que él sabía encontrar palabras para animar a los jóvenes y para enseñarles a tomar decisiones sabias. Repetía: «Tienen que exigirse, aunque los del no les exijan». Y explicaba: «Cada uno encuentra en la vida una dimensión, tareas que debe asumir y cumplir. Una causa justa, por la que no se puede no luchar. Algo deber, alguna obligación que no se pueda eludir. De la que no sea posible desertar. Hay que defender y mantener un cierto orden de valores y de verdad, dentro de uno y alrededor de uno. Sí: defender para sí y para los demás». 

lunes, 25 de julio de 2016

JMJ 2016 (2)

Después de minuciosos  preparativos,  reflexiones sobre Jornadas anteriores y la Misa de envío celebrada por  el Señor Obispo


 los Sampedrinos de la parroquia Nuestra Señora del Socorro de San Pedro, Prov. Buenos Aires,  con sus mochilas cargadas de entusiasmo el 14 de julio pasado partieron rumbo a Roma, como primer etapa de su viaje hacia la JMJ 2016 en Cracovia, para participar de esta maravillosa experiencia junto a jóvenes de todo el mundo.


Ya al dia siguiente instaladas en su casa romana, la parroquia de San Roberto Belarmino fue punto de partida para ir descubriendo la bella Roma y sus lugares santos y también turísticos.
Muy pronto mate en mano

 comenzaron a entrar en confianza con esta ciudad llena de sorpresas que maravilla a cada paso, una mateada frente al Coliseo y ya rumbo hacia la Fontana de Trevi,  conocer la Basilica de San Juan de Letrán, la catedral del Papa, bellísima iglesia “madre y cabeza de todas las iglesias de Roma y del mundo entero” y cruzar la Puerta santa , también la preciosa Santa Maria Mayor, para estar un rato  frente a la Virgen, Salus Populi Romaní!
Ya al dia siguiente la primer visita al Vaticano… participar en la plaza del Ángelus y recibir la bendición del Papa Francisco.   

Y tener la gracia de  ir en peregrinación a la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro: emocionante estar ahí, rezar frente a Pedro. Y visitar la Basílica de San Pablo Extramuros. Días intensos, hermosos decían!
Y ya al dia siguiente la celebración de la Misa en la Basìlica de San Pedro en el altar donde se encuentran los restos de San Juan Pablo II! Una gracia especial sin dudas que el joven sacerdote Sebastian Zagari liderando el grupo comentaba con sus palabras:
“Un momento muy especial para mí: esta mañana, en la Basílica de San Pedro, pude celebrar la Misa en el altar de San Sebastián, donde se encuentran los restos de San Juan Pablo II. ¡Llevamos las intenciones de todos a ese altar y esa Misa!
Fue tambien para mí una oportunidad de dar gracias a Dios por la presencia y la intercesión de Juan Pablo II en mi vida, que tanto me marcó en mi camino de fe y vocacional”


Y después de unos días inolvidables en Roma, el grupo partió hacia Polonia para vivir allí la experiencia de los Días en las Diócesis (prejornada) en la Arquidiócesis de Wroclaw. Allí los esperaban ansiosos en la Parroquia de la Divina Providencia. 

Emociona – decia Sebastian Zagari - ver tan presente, ¡en todas partes!, a Juan Pablo II. La gente es muy hospitalaria y muy servicial . La gran barrera del idioma - que ciertamente da lugar a miles de anécdotas - es vencida por el amor y el espíritu de fe con que nos están recibiendo. Y en medio de tantas diferencias entre Argentina, Polonia, Colombia, España, Brasil... surge lo que tan fuertemente nos une: ¡la fe en Jesús! Una experiencia hermosa en la Parroquia de la Divina Providencia.
Wroclaw también les deparaba una sorpresa: un negocio con una estantería entera de diferentes tipos de yerba, mates y bombillas!!


Despues de hermosos días en Wroclaw, 

una experiencia inolvidable decían  –  espero poder comentar más detalladamente cuando el grupo regrese - la partida… para mañana comenzar a participar de la JMJ 2016 junto a jóvenes de todo el mundo en esta  tierra bendita de San Juan Pablo II, nada menos que en su querida ciudad de Cracovia!!