Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (San Juan Pablo II).

viernes, 27 de enero de 2023

La colina de las Cruces

 


En septiembre de 1993 Juan Pablo II cruzaba la frontera de la URSS, la frontera vieja, porque la URSS hacía varios meses que había dejado de existir. El Santo Padre venía a visitar las repúblicas bálticas independientes, Lituania, Letonia y Estonia.

Dice Janusz Poniewierski (Totus Tuus junio 2008) que este viaje presentaba características diversas: en primer lugar un balance del comunismo, en segundo lugar, la peregrinación en sí, sobre todo la etapa lituana, durante la cual el Papa visitó las tumbas de las victimas de 1991, asesinadas en el curso de la lucha por la independencia; la tercera: la visita fue una gran catequesis para la sociedad post comunista. El Papa proponía trazar una “gruesa raya” y la cuarta, el viaje del Papa a los países bálticos había cobrado una dimensión ecuménica, especialmente en los países luteranos – Letonia y Estonia -en Estonia viven solo 5 mil católicos). 

El 7 de septiembre de 1993 Juan Pablo II visitó la Colina de las Cruces. Allí se encontró con una cruz erigida en 1981, después del atentado a su vida con una inscripción donde se leía “Cristo ten piedad del Papa, Lituania te lo suplica de rodillas)”. No había estado nunca en Vilnius – decía el Papa a los habitantes – Me encuentro aquí por primera vez. Al mismo tiempo puedo decir que he estado siempre en Vilnius durante toda mi vida (….) He estado en Vilnius con el corazón y con el pensamiento, se puede decir que con todo mi ser”. Y en el Santuario la Puerta de la Aurora quedaron como recuerdos votivos dos solideos. Uno blanco pontificio, y el otro rojo, cardenalicio, donados por expresa voluntad e Juan Pablo II en 1978, muy poco tiempo después del cónclave. A su regreso decia en la Audiencia General del 15 de septiembre

“El itinerario de mi visita me condujo a las principales ciudades de Lituania (Vilna y Kaunas), Letonia (Riga) y Estonia (Tallin). Fue una peregrinación a los lugares en los que, de modo especial, se manifestaron la fe, la esperanza y el amor del pueblo de Dios, sobre todo durante las recientes experiencias dolorosas. Entre esos lugares destaca el que se halla situado en las cercanías de la ciudad de Siauliai: es conocido como la colina de las Cruces. Se trata de un pequeño altozano adonde, ya desde el siglo pasado, y sobre todo durante los últimos tiempos los lituanos llevaban el testimonio de sus múltiples sufrimientos (deportaciones, encarcelamientos, persecuciones) bajo forma de grandes o pequeños crucifijos. De este modo, en torno a la cruz de Cristo ha ido creciendo un bosque de cruces humanas, que ha cubierto la colina….El encuentro en la colina de las Cruces fue una experiencia conmovedora. Ese lugar nos recuerda que continuamente el hombre «completa [...] lo que falta a las tribulaciones de Cristo», según las palabras de san Pablo (Col 1, 24). Después de esa visita, a todos nosotros nos parecía más clara la verdad que expresó el concilio Vaticano II, a saber, que el hombre no puede comprenderse profundamente a sí mismo sin Cristo y sin su cruz (cf. Gaudium et spes, 22). A este respecto, la colina de las Cruces es un testimonio elocuente y una advertencia. La elocuencia de ese santuario es universal: es una palabra escrita en la historia de la Europa del siglo XX”.

 

 

Aušros Vartai – La Puerta de la Aurora

 Vilnius, la capital de Lituania, acaba de cumplir 700 años. Aprovecho estos festejos para volver a publicar este post que se refiere a la Madre de Misericordia de Aušros Vartai (La Puerta de la Aurora) protectora de Lituania, tierra tan sufrida y tan querida por Juan Pablo II

 


Lituania, patria mía, eres como la salud; valorada recién cuando perdida. Hoy, en mi nostalgia, veo y ensalzo tu belleza en todo su esplendor(Adam Mickiewicz, Pan Tadeusz)


"Virgen Santísima, que brillas sobre Ostra Brama, en Czestochowa su esplendoroso Santuario defiendes y cobijas el castillo de Nowogrodek y sus fieles! Como me has salvado de chiquillo de la muerte!"

(Adam Mickiewicz, Pan Tadeusz) - citado por el Siervo de Dios Juan Pablo II en “Puerta de la Aurora” con ocasión del rezo del Santo Rosario el 4 de septiembre de 1993 durante su viaje apostólico a Lituania, Letonia y Estonia4 - 10 de septiembre de 1993

 

Aušros Vartai – La Puerta de la Aurora

La pintura de la Virgen Maria, Madre de Misericordia de Aušros Vartai (La Puerta de la Aurora) protectora de Lituania y símbolo de unión, es el Santuario mas conocido de Lituania por las curaciones milagrosas y otras gracias obtenidas. Visitado por peregrinos de países vecinos, convergen allí primordialmente cuatro pueblos: el lituano, el polaco, el bieloruso y el ruso y dos confesiones religiosas: católicos y ortodoxos.
La capilla del Santuario se encuentra en la puerta este de la antigua defensa de la ciudad de Vilnius. Al expandirse la ciudad ya forma parte del centro, vecina a la Iglesia católica de Santa Teresa y al Monasterio ortodoxo del Espíritu Santo.

Cuenta la historia que aterrorizados por las invasiones tártaras en 1503 los habitantes de Vilnius solicitaron a Alejandro, Gran Duque de Lituania permiso para construir una muralla. La muralla de piedra tenia torres de defensa y cinco portones. Al terminarse en 1522 la Puerta de la Aurora el cuadro de la Santísima Virgen Maria quedaba en la parte más peligrosa del este de la muralla. En 1626 los carmelitas cercanos a la Puerta se comprometieron a cuidar la pintura.



Ya en 1671 habían sido confirmados 17 milagros bajo juramente y con crónica documentada. Ese mismo año la capilla fue destruida totalmente por el gran incendio de Vilnius. La imagen fue salvada por los Carmelitas y cuatro años mas tarde trasladada a la nueva capilla.
Cuando en 1702 los suecos ocuparon Vilnius prohibieron la veneración pública de la imagen y cualquier congregación en las calles frente a la Puerta.


Bajo el gobierno de los zares 1799-1822 fue derribada la muralla de la ciudad. Sin embargo, debido al respeto por la imagen, honrada por católicos y ortodoxos la Puerta de la Aurora pudo quedar en pie.
Antes de la II guerra mundial en la Puerta de la Aurora se celebraban liturgias durante todo el día, a partir del amanecer hasta entrada la noche. Se rezaban entonces las letanías vespertinas con gran presencia de fieles en la capilla y en las calles adyacentes, especialmente durante dias festivos y el el 16 de noviembre, fiesta de la Madre de Misericordia. Era costumbre que los hombres al pasar por el templo se sacasen el sombrero, tanto católicos como no católicos.



Durante la época del régimen soviético el lugar era visitado por peregrinos de Bielorrusia, donde habían sido privados de todos sus santuarios.


El 4 de septiembre de 1993 durante el viaje apostólico a las repúblicas bálticas de Lituania, Estonia y Letonia el Siervo de Dios Juan Pablo II rezó el rosario en Aušros Vartai, agradeciendo “a la Madre del Señor, el ver alejadas de Lituania y otros países las oscuras nubes del confinamiento de la ocupación y la persecución” expresando su gozo por poder estar allí físicamente, confiándoles que acostumbraba unirse a los fieles espiritualmente desde la Capilla Lituana en el Vaticano donde se custodia una copia de la imagen venerada en el Santuario de Aušros Vartai.

 

Breve historia de la pintura de la Puerta de la Aurora:
La pintura es una de los cinco cuadros coronados de la Virgen Maria en Lituania. Pero la única sin el Niño Jesús.Dicen que al construirse la Puerta de la Aurora fueron expuestas dos pinturas. Hacia afuera la pintura del Salvador, y de cara hacia la ciudad la pintura de la Virgen Maria. El tamaño y lo monumental de la última hace creer que fue destinada para ser mirada desde lejos y pintada con intenciones de ser colocada en la puerta de la ciudad, de acuerdo a la tradición europea de aquellos tiempos. La imagen esta cubierta con ropaje confeccionado en plata, el rostro descubierto y los brazos en cruz sobre su pecho. La corona esta inclinada hacia la derecha y rodeada por un halo de rayos.

La veneración pública de la imagen comenzó en 1655-1661 durante la guerra con los rusos. Los habitantes de Vilnius le pidieron a Nuestra Señora su intercesión y se dice que por las noches veían la imagen de Nuestra Señora sobre el cielo de la ciudad. En señal de gratitud por su protección en 1671 los joyeros de Vilnius confeccionaron la ropa de plata para la pintura.Aunque se conocian ya 17 milagros atribuidos a Nuestra Señora la jerarquia de la Iglesia católico romana no se expidio hasta entrado el siglo 18. A partir de entonces tanto los obispos de Vilnius como los papas confirmaron el carácter milagroso de la pintura. En 1775 el Papa Clemente XIV otorgo una indulgencia a los peregrinos y en 1927 el Papa Pio XI permitio que la pintura fuera solemnemente coronada y usado el nombre de Maria, Madre de la Misericordia.

 

Fuente: Fuente: pagina web official de la Iglesia Católica de Lituania

Fotos de : Radzima. org

Este post esta relacionado con

Juan Pablo II y Lituania y

Año Mariano 1987-1988


miércoles, 25 de enero de 2023

Wadowice, ese lugar tan caro a mi corazón

 


Trasladandome espiritualmente a Cracovia mis recuerdos  vuelan inevitablemente a la ciudad “donde todo empezó”, a esa pequeña ciudad/pueblo  de Wadowice (a 37 km), con  ese aire especial de majestuosidad sencilla e indescriptible  presente en  todos los rincones, aun en los mas pequeños,  por  haber sido la  ciudad natal del primer papa polaco.


(la antigua entrada a la vivienda del primer piso, antes de inaugurarse el Museo)

 A ese pequeño apartamento (que ahora forma parte del Museodonde vivió Karol,   apartamento alquilado a una familia judía, allí en el primer piso de una casa vis a vis a la  iglesia parroquial de Wadowice. Allí donde desde sus ventanas (casi todas ellas daban hacia la  pequeña callecita que separa al edificio de la iglesia) Karol tocaba el cielo con sus manos observando ese reloj  con la leyenda “el tiempo pasa, la eternidad espera…..” Veo a un pequeño niño que sale corriendo para no llegar tarde a su comprometido oficio de monaguillo, hacia la escuela tan cercana donde compartía clases y juegos con niños católicos y judíos, al campo de juego para cumplir su rol de portero en los partidos de futbol, a sus encuentros con sus amistades, a su compromiso con su tan amado teatro.



 En Wadowice el lugar donde quizás más se respire el aire, la vida y el legado de Karol Wojtyla/Juan Pablo II es su parroquia natal: la Basílica de la Consagración de la Santísima Virgen (anteriormente de todos los Santos).

Restaurada y refaccionada maravillosamente por el año 2000 recuerda también su historia: construida  en estilo barroco tardío obra del maestro Franciszek Sosna y consagrada por el obispo Andrzej Rawa-Gawronski en 1808, la iglesia quedo dañada por una bomba en enero de 1945 y fue restaurada parcialmente entre 1945 y 1947. Finalmente el 25 de marzo de 1992 el papa Juan Pablo II le otorgó  la categoría de Basílica Menor.  Luego de varias modificaciones adicionales entre los años 2002 y 2003 se llevaron a cabo los maravillosos trabajos en el cielorraso que expresan las enseñanzas del Papa Juan Pablo II (encíclicas).  Policromia que fue consagrada por el cardenal Franciszek Macharski el 24 de abril de 2003. Realmente son trabajos que invitan mirar hacia arriba y quedarse observando boquiabierto el trabajo realizado. A mi personalmente me impactaron.

 El altar principal alberga la patrona del templo la Virgen con el Niño. Las dos capillas laterales están dedicadas una a la Santa Cruz y la otra a la Sagrada Familia que alberga  la pila bautismal donde el 20 de junio de 1920 el sacerdote Franciszek Zak bautizara al niño Karol Jozef Wojtyla

La iglesia invita además a visitar  dos lugares  que nos recuerdan directamente a  su hijo y peregrino predilecto Karol Wojtyla/Juan Pablo II:

La capilla de la Virgen del Perpetuo Socorro en la nave norte y

El altar dedicado al santo de Wadowice.

 Caminar por Wadowice es encontrarlo a Karol a cada paso, es soñar con un pequeño niño convertido en pastor de la iglesia universal, en el santo patrono de los jóvenes, en una vida de confianza plena y entrega al Señor  por medio de su Santa Madre la Virgen Maria, recordando a cada paso su Totus Tuus!!  Es también recordar el amor entrañable y profundo de un hombre a su patria tan querida que nunca olvidó y que acompaño en todo momento desde su otro hogar en su Roma tan querida.

Karol Wojtyla: La Madre – 1.El primer instante del cuerpo venerado

 




Karol Wojtyla: Poesías, LA MADRE, Biblioteca de Autores Cristianos 1979


Karol Wojtyla : La Madre – 4. concentración madura

 


Las madres saben los instantes en los que el misterio

humano

despierta un reflejo de la luz en sus pupilas,

que parece tocar el corazón con la mirada apenas.

 

Sé de estas lucecitas que pasaron

sin despertar ningún eco

Y duran lo que dura un pensamiento.

 

Hijo mío, complicado y grande, hijo sencillo,

conmigo te acostumbraste a pensamientos comunes a

todos los hombres,

y, a la sombra de estas ideas, esperas la profunda voz

Del corazón

que en cada persona suena de manera distinta.

Yo soy la madre absoluta

y esta plenitud nunca me cansará.

 

Cuando eres presa de un instante como éste,

no sientes cambio alguno, todo lo mío te parece

sencillo.

Ya sabes, cuando las madres captan en los ojos de sus

hijos

el hondo latido del corazón,

también estoy allí, recogida en su misterio.

 

 

Karol Wojtyla: Poesías LA  MADRE, Biblioteca de Autores Cristianos 1979

jueves, 19 de enero de 2023

El compromiso de Juan Pablo II por Solidarność

 


En realidad el desmantelamiento del telón de acero comenzó en 1979 en Gniezno.   La chispa había sido encendida en aquel viaje de Juan Pablo II  y ya no habría vuelta atrás;  años difíciles por cierto  hasta 1983 cuando fue levantada la ley marcial después del 2do viaje del Papa a su patria Polonia. Años de riesgos y compromisos continuos,  también de parte del Papa Juan Pablo II y a su vez de todos los polacos que ansiaban vivir en una Polonia libre, libre del yugo del comunismo.

 Corría el año 1981…… cuenta Bernard Lecomte en un capítulo de su libro Giovanni Paolo II, biografia, Baldini Castoldi Dalai editore. 

 “Habiendo decidido apoyar a Walesa y a sus amigos, que habían sido objeto de un golpe aplastante, con todo el aspecto de ser definitivo, el Santo Padre toma una decisión personal difícil. 

Es verdad que se trata del Papa, y no del vicario de alguna parroquia de Gdansk o del arzobispo de Cracovia. Pero la puesta en juego es muy importante y va más allá de la coyuntura polaca Si el poder comunista decide saldar cuentas con los polacos, como lo hizo con los alemanes en Berlín Este en 1953, con los húngaros en Budapest en 1956 y con los checoslovacos en Praga en 1968, la esperanza de poner fin a la pesadilla del totalitarismo cae derrumbada. Solidarność no es solo un sindicato con decenas de millones de afiliados, un movimiento social de una fuerza extraordinaria, sino también la forma más sofisticada, jamás concebida, de oposición en masa bajo un sistema comunista y prueba de que es posible obtener la victoria sin una contra-revolución armada, sin derramamiento de sangre. Si aquella forma de acción no violenta no tuviese éxito, en un futuro próximo, sólo serían concebibles actos de desesperación, de terrorismo, de muerte. La puesta en juego es, pues, tanto moral o ética, como política y va mas allá del espacio polaco.

Dimensión moral.

 Juan Pablo II nos habla reiteradamente con el ardor del mensaje natalicio: «¿Qué la fuerza del bien pueda triunfar sobre la fuerza del mal! ¿Qué la fuerza de la justicia, del respeto por el hombre, del amor por la patria pueda triunfar sobre las fuerzas del odio y de la destrucción física o moral!» El va más lejos. Encarando la lucha, no se limita a defender los valores morales, universales encarnados por el sindicato – el camino de la no-violencia, solidaridad, libertad – sino que busca salvar a Solidarność como socio en un futuro diálogo con el poder. Su línea política ha sido trazada y no cambiará más: es necesario un diálogo entre poder y sociedad, es necesario reencontrar el camino de un acuerdo nacional que no se transforme en mercado engañoso…. Diálogo y acuerdo nacional, un objetivo que no alcanzaba entones a comprenderse, pero triunfaría siete años después y llegaría a perdurar en el tiempo.”

 

Publicado en Totus Tuus Nr 2 marzo/abril 2009

 

jueves, 12 de enero de 2023

Benedicto XVI: Matrimonio y Familia en la historia de la salvación

 


La verdad del matrimonio y de la familia, que hunde sus raíces en la verdad del hombre, se ha hecho realidad en la historia de la salvación, en cuyo centro están las palabras “Dios ama a su pueblo”. En efecto, la revelación bíblica es, ante todo, expresión de una historia de amor, la historia de la alianza de Dios con los hombres, por eso, la historia del amor y de la unión de un hombre y una mujer en la alianza del matrimonio pudo ser asumida por Dios como símbolo de la historia de la salvación.

 

El hecho inefable, el misterio del amor de Dios a los hombres, recibe su forma lingüística del vocabulario del matrimonio y de la familia, en positivo y en negativo: en efecto, el acercamiento de Dios a su pueblo se presenta con el lenguaje del amor esponsal, mientras que la infidelidad de Israel, su idolatría, se designa como adulterio y prostitución. En el Nuevo Testamento Dios radicaliza su amor hasta hacerse el mismo, en su Hijo, carne de nuestra carne, hombre verdadero. De este modo, la unión de Dios con el hombre asumió su forma suprema. Irreversible y definitiva. Y así se traza también para el amor humano su forma definitiva, el “si” reciproco, que no puede revocarse, no aliena al hombre, sino que lo libera e las alienaciones de la historia, para llevarlo de nuevo a la verdad de la creación.

 

El valor del sacramento que el matrimonio asume en Cristo significa, por tanto, que el don de la creación fue elevado a gracia de redención,. La gracia de Cristo no se añade desde fuera a la naturaleza del hombre, no le hace violencia sino que la libera y la restaura, precisamente al elevarla mas allá de sus propios límites.  Y del mismo modo que la encarnación del Hijo de Dios reela su verdadero significado en la cruz, asi el amor humano autentico es donación de si y no puede existir si quiere liberarse de la cruz.

 

Este vínculo profundo entre Dios y el hombre, entre el amor de Dios y el amor humano, encuentra confirmación también en algunas tendencias y desarrollos negativos cuyo peso sentimos todos. En efecto, el envilecimiento del amor humano, la supresión de la autentica capacidad de amar se revela, en nuestro tiempo, como el arma más adecuada y eficaz para separar a Dios del hombre, para alejar a Dios de la mirada y del corazón del hombre.

 

De forma análoga, la voluntad  de ”liberar” de Dios a la naturaleza lleva a perder de vista la realidad misma de la naturaleza, incluida la naturaleza del hombre, reduciéndola a un conjunto de funciones, de las que se puede disponer a capricho para construir un presunto mundo mejor y una presunta humanidad más feliz, en cambio, se destruye el plan del Creador y, en consecuencia, la verdad de nuestra naturaleza.

 

(BenedictoXVI Asamblea Eclesial de la diócesis de Roma sobre la “Familia yComuiadcristiana, 6 de junio 2005)