Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

jueves, 20 de junio de 2013

Celebración del Evangelio de la Vida en el Año de la Fe.

(me disculpo por la ausencia, tuve problemas con la CPU)




(este post lo publico aqui y tambien en mi otro blog Francisco nuestro Papa)

El pasado fin de semana 15 y 16 de junio tuvo lugar la celebración del Evangelio de la Vida, una de las jornadas centrales del Año de la Fe.

El sábado Mons. Carlos Simón Vásquez, Subsecretario del Pontificio Consejo para la Familia ofreció una catequesis en español en la Basilica de San Antonio de Padua en Via Merulana. Luego se celebro la Santa Misa presidida por Mons. Josè Rodriguez Carballo, Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica. Por la tarde tuvo lugar una peregrinación desde el Castel Sant’Angelo hasta la Plaza San Pedro, que concluyo con la recitación del Credo en varias lenguas.

El Domingo 16 de junio el Santo Padre Francisco celebro la Santa Misa en la Plaza San Pedro. En su homilía nos recordaba que:

“Esta celebración tiene un nombre muy bello : el Evangelio de la Vida. Con esta Eucaristía, en el Año de la fe, queremos dar gracias al Señor por el don de la vida en todas sus diversas manifestaciones, y queremos al mismo tiempo anunciar el Evangelio de la Vida. A partir de la Palabra de Dios que hemos escuchado, quisiera proponeros tres puntos sencillos de meditación para nuestra fe: en primer lugar, la Biblia nos revela al Dios vivo, al Dios que es Vida y fuente de la vida; en segundo lugar, Jesucristo da vida, y el Espíritu Santo nos mantiene en la vida; tercero, seguir el camino de Dios lleva a la vida, mientras que seguir a los ídolos conduce a la muerte.”

“El Evangelio de la vida está en el centro del mensaje de Jesús. Acogido con amor cada día por la Iglesia, es anunciado con intrépida fidelidad como buena noticia a los hombres de todas las épocas y culturas.” comenzaba la Encíclica Evangelium Vitae del Beato Juan Pablo II firmada el 25 de marzo de 1995, que se haría pública unos días más tarde, según el mismo anunciaba en el Ángelus del Domingo 26 de marzo expresando “Esta encíclica, fruto de una amplia consulta al Episcopado, es una meditación sobre la vida, considerada en la plenitud de sus dimensiones naturales y sobrenaturales; una meditación rebosante de gratitud al Señor, Dios de la vida, y que va acompañada por un fuerte llamamiento a los cristianos y a todos los hombres de buena voluntad, para que juntos nos pongamos generosamente al servicio de este bien fundamental, proclamando ante el mundo el evangelio de la vida.”

No hay comentarios: