Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 18 de abril de 2015

18 de abril aniversario beatificación Sor Faustina Kowalska


El 18 de abril de 1993 el Santo Padre Juan Pablo II  beatificaba a dos sacerdotes  (Ludovico da Casoria,  franciscano,  Stanislaw Kazimierczyk, sacerdote de los canónicos regulares lateranenses) y tres religiosas (Paula Montal de San José de Calasanz, fundadora de congregación de Hijas de María, Religiosas de las Escuelas Pías, Madre Maria Angela Truszkowska, Madre de la familia feliciana, y Sor Faustina Kowalska)

En su homilíarefiriéndose a Sor Faustina decía:

Te saludo Sor Faustina. A partir de hoy la Iglesia te llamara Beata, sobre todo la Iglesia de la tierra polaca y lituana. O Faustina, cuan maravilloso ha sido Tu camino!
Como podríamos dejar de pensar, que Cristo te ha escogido precisamente a ti,  pobre y sencilla hija del pueblo polaco de Mazowsze,  para recordar a la gente el gran misterio de la divina misericordia.  Este misterio te lo has llevado contigo dejando este mundo después de una vida breve y colmada de sufrimiento.   Pero al mismo tiempo este misterio se ha convertido en un verdadero grito profético para el mundo y Europa. Tu mensaje de la divina misericordia ha nacido prácticamente en la vigilia del pavoroso cataclismo de la segunda guerra mundial.  Probablemente no te sorprenderías, si hubieses podido experimentar sobre la tierra lo que este mensaje ha significado para la atormentada gente de aquel tiempo de desprecio que se había extendido en el mundo.  Hoy – y así lo creemos profundamente – contemplas en Dios el fruto de tu misión sobre la tierra. Hoy experimentas cercana a la misma Fuente, que es Tu Cristo: “dives in misericordia”
«Siento claramente que mi misión no termina con la muerte, sino que inicia….» escribió Sor Faustina en su Diario.  Y así ha ocurrido! Su misión continúa rindiendo frutos sorprendentes. Es verdaderamente maravilloso el modo en el cual su devoción a Jesus Misericordioso se abre camino en el mundo contemporáneo conquistando numerosos corazones humanos!   Este es sin dudas un signo de estos tiempos – un signo de nuestro siglo XX -  El análisis de este siglo que se vislumbra en el horizonte, mas allá de otras conquistas, que a menudo han superado las de épocas precedentes, también presenta una profunda inquietud y miedo acerca del porvenir.  Donde, sino en la Divina Misericordia, podrá encontrar el mundo la salvación y una luz de esperanza? Los creyentes lo intuyen perfectamente!
Dad gracias  al Señor porque es bueno…..dad gracias al Señor porque es eterna su misericordia”.  Hoy día de la beatificación de Sor Faustina, adoramos a Dios por las grandes obras que ha obrado en su alma.  Lo glorificamos y le rendimos gracias por las grandes obras, que ha obrado y continua haciéndo en las almas humanas – las cuales – gracias a su testimonio y mensaje – redescubren la infinita profundidad de la divina misericordia.”



viernes, 17 de abril de 2015

Ecclesia da Eucaristia última encíclica de Juan Pablo II



El jueves santo 17 de abril de 2003 el Santo Padre Juan Pablo II dio a conocer su última carta encíclica Ecclesia de Eucharistia,

Habia anunciado esta encíclica en el ángelus del IV Domingo de cuaresma y entonces decia:

“Dios "amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único...". Eso es lo que sucedió en el sacrificio del Calvario:  Cristo murió y resucitó por nosotros, sellando con su sangre la nueva y definitiva alianza con la humanidad.   El sacramento de la Eucaristía es el memorial perenne de este supremo testimonio de amor. En él Jesús, Pan de vida y verdadero "maná", sostiene a los creyentes en el camino a través del "desierto" de la historia hacia la "tierra prometida" del cielo (cf. Jn 6, 32-35).   Precisamente al tema de la Eucaristía he dedicado la encíclica que, con ocasión del próximo Jueves santo, Dios mediante, firmaré durante la misa in cena Domini. La entregaré simbólicamente a los sacerdotes en lugar de la carta que para esa circunstancia suelo dirigirles, y, a través de ellos, a todo el pueblo de Dios.”


El 8 de mayo posterior, con ocasión del Congreso “Juan Pablo II: 25 años de pontificado. La Iglesia al servicio del hombre” en la Pontificia Universidad Lateranense, el cardenal Joseph Ratzinger en su presentación mencionaba que Ecclesia de Eucharistia que considera a la Iglesia desde el interior y desde lo alto, y así capta su capacidad de crear comunión,  pertenece a las encíclicas eclesiológicas, junto a Redemptoris Mater  que trata de la prefiguración de la Iglesia en María y del misterio de su maternidad;   las otras tres encíclicas de este grupo presentan los dos grandes ámbitos relacionales en los que vive la Iglesia:  el diálogo ecuménico -como búsqueda de la unidad de los bautizados en obediencia al mandato del Señor, según la lógica intrínseca de la fe, que ha sido enviada al mundo por Dios como fuerza de unidad- es el primer ámbito relacional que el Papa, con toda la fuerza de su celo ecuménico, introduce en la conciencia de la Iglesia con la Ut unum sint. 

También Slavorumapostoli es un texto ecuménico de particular belleza. Por una parte, se sitúa en la relación entre Oriente y Occidente; y, por otra, muestra la vinculación entre la fe y la cultura, y la capacidad que tiene la fe para crear cultura, pues llega al fondo y experimenta una nueva dimensión de la unidad.” 

jueves, 16 de abril de 2015

Feliz cumpleaños Papa emérito Benedicto XVI


Hoy Benedicto XVI cumple 88 años. Un feliz aniversario que el Papa emérito transcurre en el monasterio “Mater Ecclesiae” en el Vaticano, en donde vive en oración después de la renuncia al ministerio petrino. Esta mañana el Papa Francisco ofreció la misa matutina en la casa de Santa Marta por su predecesor, dedicándole estas palabras: “Quisiera recordar que hoy es el cumpleaños del Papa Benedicto XVI. He ofrecido la misa por él y también los invito a rezar por él, para que el Señor lo sostenga y le de tanta alegría y felicidad”.


Personalmente nunca olvidaré el inicio de su ministerio petrino, aquella Misa solemne y la preciosa homilía ante una Plaza San Pedro colmada.  Tuve la dicha de poder haber estado en Roma aquellos días. Mi necesidad y ansias principales eran visitar la tumba de Juan Pablo II, pero me encontré con la inesperada (o no tanto) sorpresa de poder asistir a la misa del inicio del ministerio petrino del nuevo Papa Benedicto XVI.  Como decia entonces, si a partir de aquel momento tenía que irme de Roma, sin importar haber estado allí tan solo un dia, me hubiese ido alegre y en paz después de tan preciosa experiencia, aunque ese viaje después me llevaba a mi amada Cracovia para visitar los lugaresde Juan Pablo II.  


Y otra visita que guardo como tesoro altamente preciado es aquella oportunidad cuando pudimos estar presente en la ceremonia de creación de cardenales, un año más tarde,  cuando era creado cardenal nuestroprimo Franc Rode, visita coronada por la audiencia con el Papa Benedicto.  Poder tenerlo frente a frente, y estrecharle la mano fue más alla de toda expectativa. 

martes, 14 de abril de 2015

El Papa Francisco cita "Dives in Misericordia"


11. No podemos olvidar la gran enseñanza que san Juan Pablo II ofreció en su segunda encíclica Dives in misericordia, que en su momento llegó sin ser esperada y tomó a muchos por sorpresa en razón del tema que afrontaba. Dos pasajes en particular quiero recordar. Ante todo, el santo Papa hacía notar el olvido del tema de la misericordia en la cultura presente: « La mentalidad contemporánea, quizás en mayor medida que la del hombre del pasado, parece oponerse al Dios de la misericordia y tiende además a orillar de la vida y arrancar del corazón humano la idea misma de la misericordia. La palabra y el concepto de misericordia parecen producir una cierta desazón en el hombre, quien, gracias a los adelantos tan enormes de la ciencia y de la técnica, como nunca fueron conocidos antes en la historia, se ha hecho dueño y ha dominado la tierra mucho más que en el pasado (cfr Gn 1,28). Tal dominio sobre la tierra, entendido tal vez unilateral y superficialmente, parece no dejar espacio a la misericordia … Debido a esto, en la situación actual de la Iglesia y del mundo, muchos hombres y muchos ambientes guiados por un vivo sentido de fe se dirigen, yo diría casi espontáneamente, a la misericordia de Dios »[9].
Además, san Juan Pablo II motivaba con estas palabras la urgencia de anunciar y testimoniar la misericordia en el mundo contemporáneo: « Ella está dictada por el amor al hombre, a todo lo que es humano y que, según la intuición de gran parte de los contemporáneos, está amenazado por un peligro inmenso. El misterio de Cristo ... me obliga al mismo tiempo a proclamar la misericordia como amor compasivo de Dios, revelado en el mismo misterio de Cristo. Ello me obliga también a recurrir a tal misericordia y a implorarla en esta difícil, crítica fase de la historia de la Iglesia y del mundo »[10]. Esta enseñanza es hoy más que nunca actual y merece ser retomada en este Año Santo. Acojamos nuevamente sus palabras: « La Iglesia vive una vida auténtica, cuando profesa y proclama la misericordia – el atributo más estupendo del Creador y del Redentor – y cuando acerca a los hombres a las fuentes de la misericordia del Salvador, de las que es depositaria y dispensadora »[11].

Síntesis de la Bula ''Misericordiae Vultus'' con la que el Papa Francisco ha convocado el Jubileo Extraordinario de la Misericordia


“Ciudad del Vaticano, 12 de abril 2015 (Vatican Information Service) 

Transcribo el texto completo de la Bula del Papa Francisco convocando el Jubileo de la Misericordia.

"Ofrecemos a continuación una síntesis de la Bula ''Misericordiae Vultus'' con la que el Papa ha convocado el Jubileo Extraordinario de la Misericordia.
La Bula de convocación del Jubileo Extraordinario de la Misericordia titulada ''Misericordiae vultus se compone de 25 números. El Papa Francisco describe los rasgos más sobresalientes de la misericordia situando el tema, ante todo, bajo la luz del rostro de Cristo. La misericordia no es una palabra abstracta, sino un rostro para reconocer, contemplar y servir. La Bula se desarrolla en clave trinitaria (números 6-9.) y se extiende en la descripción de la Iglesia como un signo creíble de la misericordia: "La misericordia es la viga maestra que sostiene la vida de la Iglesia" (n. 10).
El Papa Francisco indica las etapas principales del Jubileo. La apertura coincide con el quincuagéismo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II:'' La Iglesia siente la necesidad de mantener vivo este evento. Para ella iniciaba un nuevo periodo de su historia. Los Padres reunidos en el Concilio habían percibido intensamente, como un verdadero soplo del Espíritu, la exigencia de hablar de Dios a los hombres de su tiempo en un modo más comprensible. Derrumbadas las murallas que por mucho tiempo habían recluido la Iglesia en una ciudadela privilegiada, había llegado el tiempo de anunciar el Evangelio de un modo nuevo''.(n. 4). La conclusión tendrá lugar "en la solemnidad litúrgica de Jesucristo Rey del Universo, el 20 de noviembre de 2016. En ese día, cerrando la Puerta Santa, tendremos ante todo sentimientos de gratitud y de reconocimiento hacia la Santísima Trinidad por habernos concedido un tiempo extraordinario de gracia. Encomendaremos la vida de la Iglesia, la humanidad entera y el inmenso cosmos a la Señoría de Cristo, esperando que difunda su misericordia como el rocío de la mañana para una fecunda historia, todavía por construir con el compromiso de todos en el próximo futuro. "(n. 5) .
Una peculiaridad de este Año Santo es que se celebra no sólo en Roma, sino también en todas las demás diócesis del mundo. La Puerta Santa será abierta por el Papa en San Pedro el 8 de diciembre y el domingo siguiente en todas las iglesias del mundo. Otra de las novedades es que el Papa da la posibilidad de abrir la Puerta Santa también en los santuarios, meta de muchos peregrinos.
El Papa Francisco, recupera la enseñanza de San Juan XXIII, que hablaba de la "medicina de la Misericordia" y de Pablo VI que identificó la espiritualidad del Vaticano II con la del samaritano. La Bula también explica algunos aspectos sobresalientes del Jubileo: primero el lema "Misericordiosos como el Padre", a continuación el sentido de la peregrinación y sobre todo la necesidad del perdón. El tema particular que interesa al Papa se encuentra en el n. 15: las obras de misericordia espirituales y corporales deben redescubrirse "para despertar nuestra conciencia, muchas veces aletargada ante el drama de la pobreza, y para entrar todavía más en el corazón del Evangelio, donde los pobres son los privilegiados de la misericordia divina.". Otra indicación atañe a la Cuaresma con el envío de los "Misioneros de la Misericordia" (n. 18). Nueva y original iniciativa con la que el Papa quiere resaltar de forma aún más concreta su cuidado pastoral. El Papa trata en los nn. 20-21 el tema de la relación entre la justicia y la misericordia, demostrando que no se detiene en una visión legalista, sino que apunta a un camino que desemboca en el amor misericordioso.
El n. 19 es un firme llamamiento contra la violencia organizada y contra las personas ''promotoras o cómplices'' de la corrupción. Son palabras muy fuertes con las que el Papa denuncia esta "llaga putrefacta" e insiste para que en este Año Santo haya una verdadera conversión: "¡Este es el tiempo oportuno para cambiar de vida! Este es el tiempo para dejarse tocar el corazón. Delante a tantos crímenes cometidos, escuchad el llanto de todas las personas depredadas por vosotros de la vida, de la familia, de los afectos y de la dignidad. Seguir como estáis es sólo fuente de arrogancia, de ilusión y de tristeza. La verdadera vida es algo bien distinto de lo que ahora pensáis. El Papa os tiende la mano. Está dispuesto a escucharos. Basta solamente que acojáis la llamada a la conversión y os sometáis a la justicia mientras la Iglesia os ofrece misericordia."(n. 19).
La referencia a la Indulgencia como tema tradicional del Jubileo se expresa en el n. 22. Un último aspecto original es el de la misericordia como tema común a Judios y Musulmanes: "Este Año Jubilar vivido en la misericordia pueda favorecer el encuentro con estas religiones y con las otras nobles tradiciones religiosas; nos haga más abiertos al diálogo para conocerlas y comprendernos mejor; elimine toda forma de cerrazón y desprecio, y aleje cualquier forma de violencia y de discriminación. "(n. 23).
El deseo del Papa es que este Año, vivido también en la compartición de la misericordia de Dios, pueda convertirse en una oportunidad para "vivir en la vida de cada día la misericordia que desde siempre el Padre dispensa hacia nosotros. En este Jubileo dejémonos sorprender por Dios. Él nunca se cansa de destrabar la puerta de su corazón para repetir que nos ama y quiere compartir con nosotros su vida.. (…) En este Año Jubilar la Iglesia se convierta en el eco de la Palabra de Dios que resuena fuerte y decidida como palabra y gesto de perdón, de soporte, de ayuda, de amor. Nunca se canse de ofrecer misericordia y sea siempre paciente en el confortar y perdonar. La Iglesia se haga voz de cada hombre y mujer y repita con confianza y sin descanso: '' Acuérdate, Señor, de tu misericordia y de tu amor; que son eternos''."

Texto publicado por VaticanNews   

domingo, 12 de abril de 2015

Misericordia «de generación en generación»




“Recurramos al amor paterno que Cristo nos ha revelado en su misión mesiánica ya que alcanza su culmen en la cruz, en su muerte y resurrección. Recurramos a Dios mediante Cristo, recordando las palabras del Magnificat de Maria, que proclama la misericordia «de generación en generación».  Imploremos la misericordia divina para la generación contemporánea. La Iglesia que, siguiendo el ejemplo de María, trata de ser también madre de los hombres en Dios, exprese en esta plegaria su materna solicitud y al mismo tiempo su amor confiado, del que nace la más ardiente necesidad de la oración.”


(Encíclica Dives in misericordia, San Juan Pablo II)

sábado, 11 de abril de 2015

Carta del Papa Juan Pablo II para el Domingo de la Misericordia 2005


En la página web del santuario de la Divina Misericordia de Lagiewniki, el custodio del Santuario comenta que el Papa Juan Pablo II, firmó el 31 de marzo de 2005 una carta destinada a ser leída el domingo de la Divina Misericordia en Lagiewniki, dia que comenzaba en el santuario la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento.

El texto completo de la carta de Juan Pablo II dice:

“Se acerca el Domingo de la Misericordia Divina. En esta ocasión deseo expresar mi cordial saludo a todos los que se reunirán en el Santuario de Cracovia Łagiewniki para adorar a Dios que por su amor nos perdona. Deseo una vez más confiar a este amor, la Iglesia y el mundo, a todas las personas del mundo entero, así como a mí mismo en mi debilidad.

Me alegro que en este domingo se inicie en el Santuario la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento. No hay nada como la presencia eucarística del Señor que hace más real la obra de la Misericordia, que se realizó a través de la Cruz y la Resurrección. Que esta presencia, sea para todos los peregrinos una fuente de fortaleza y de esperanza.

A todos los adoradores de la Divina Misericordia os bendigo de todo corazón,
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Vaticano, 31 de marzo 2005.
Juan Pablo II, Papa