Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 30 de julio de 2016

JMJ 2016 (16) Jesús busca corazones abiertos


“Para nosotros, los discípulos, es muy importante poner la humanidad en contacto con la carne del Señor, es decir, llevarle a él, con confianza y total sinceridad, hasta el fondo, lo que somos. Jesús, como dijo a santa Faustina, se alegra de que hablemos de todo, no se cansa de nuestras vidas, que ya conoce; espera que la compartamos, incluso que le contemos cada día lo que nos ha pasado (cf. Diario, 6 septiembre 1937). Así se busca a Dios, con una oración que sea transparente y no se olvide de confiar y encomendar las miserias, las dificultades y las resistencias. El corazón de Jesús se conquista con la apertura sincera, con los corazones que saben reconocer y llorar las propias debilidades, confiados en que precisamente allí actuará la divina misericordia. ¿Qué es lo que nos pide Jesús? Quiere corazones verdaderamente consagrados, que viven del perdón que han recibido de él, para derramarlo con compasión sobre los hermanos. Jesús busca corazones abiertos y tiernos con los débiles, nunca duros; corazones dóciles y transparentes, que no disimulen ante los que tienen la misión en la Iglesia de orientar en el camino. El discípulo no duda en hacerse preguntas, tiene la valentía de sentir la duda y de llevarla al Señor, a los formadores y a los superiores, sin cálculos ni reticencias. El discípulo fiel lleva a cabo un discernimiento atento y constante, sabiendo que cada día hay que educar el corazón, a partir de los afectos, para huir de toda doblez en las actitudes y en la vida.”

JMJ 2016 ( 15) El logo de la JMJ “un don del cielo”


El logo de la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia fue diseñado por Monika  Rybczyńska, graduada de la Facultad de Periodismo y Ciencias Sociales de la Universidad de Varsovia, y por Emilia Pyza, graduada en la Academia de Bellas Artes de Varsovia.
“Me gradué en periodismo, en la Universidad de Varsovia, no soy diseñadora gráfica. El logo lo dibujé de la mejor manera; sin colores bonitos, sólo líneas de base. Después lo corrigió Emilka que es profesional”, dijo la autora del logo, Monika  Rybczyńska. El proyecto se creó en Roma, después de la misa de canonización de Juan Pablo II.

“Gané un concurso del que en realidad no participé. No quería participar, pero cuando en la primera etapa no habían elegido ningún trabajo, decidí que quería probar con mi proyecto. Después de la canonización de Juan Pablo II, pensé que estaba en un buen lugar y momento para intentar crear un logo. En este momento, en el Vaticano, después de la oración al Papa nació la idea”, añadió Monika  Rybczyńska  y continuó: “Soy la autora, pero esto no es mío; esto es un don del cielo”.
El logo consta de tres colores: azul, rojo y amarillo. El azul es símbolo del agua; el rojo, el de la sangre; y el amarillo, el de la riqueza espiritual de las personas que siguen la cruz. 
De acuerdo con las reglas del concurso para crear el logo de la JMJ anunciado por la Arquidiócesis de Cracovia, tenía que estar relacionado con lema de la Jornada Mundial de la Juventud: “Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt. 5,7).

El logo se refiere, sobre todo,  a la misericordia, el tema del encuentro de los jóvenes con el Papa Francisco en Cracovia. La llama es un símbolo de misericordia que recuerda a santa Faustina. Los rayos que salen de la cruz, es decir, del símbolo de la presencia de Cristo, son rojo y azul; esto también es una referencia a la Imagen de la Divina Misericordia: es Jesús transfigurado frente a santa Faustina. El logo está enmarcado en el contorno de Polonia, patria de Juan Pablo II, adorador de la Divina Misericordia. El punto amarillo en logo representa a Cracovia, el lugar de la reunión, y también a la juventud.
“Tenía en mi cabeza el fragmento del Diario de hermana Faustina, en el que Jesús dice: “De este lugar sale la chispa” y pensé que la chispa de la Divina Misericordia tenía que salir exactamente desde Cracovia; ahora podemos encender otra vez la llama de la misericordia en Cracovia. Sabía que logo tenía que ser así”, añadió la autora.

viernes, 29 de julio de 2016

JMJ 2016 (14) Vía crucis con los jóvenes - Si uno, que se dice cristiano, no vive para servir, no sirve para vivir


«Tuve hambre y me disteis de comer,
tuve sed y me disteis de beber,
fui forastero y me hospedasteis,
estuve desnudo y me vestisteis,
enfermo y me visitasteis,
en la cárcel y vinisteis a verme» (Mt 25,35-36).



“Hoy la humanidad necesita hombres y mujeres, y en especial jóvenes como vosotros, que no quieran vivir sus vidas «a medias», jóvenes dispuestos a entregar sus vidas para servir generosamente a los hermanos más pobres y débiles, a semejanza de Cristo, que se entregó completamente por nuestra salvación. Ante el mal, el sufrimiento, el pecado, la única respuesta posible para el discípulo de Jesús es el don de sí mismo, incluso de la vida, a imitación de Cristo; es la actitud de servicio. Si uno, que se dice cristiano, no vive para servir, no sirve para vivir. Con su vida reniega de Jesucristo.

En esta tarde, queridos jóvenes, el Señor os invita de nuevo a que seáis protagonistas de vuestro servicio; quiere hacer de vosotros una respuesta concreta a las necesidades y sufrimientos de la humanidad; quiere que seáis un signo de su amor misericordioso para nuestra época. Para cumplir esta misión, él os señala la vía del compromiso personal y del sacrificio de sí mismo: es la vía de la cruz. La vía de la cruz es la vía de la felicidad de seguir a Cristo hasta el final, en las circunstancias a menudo dramáticas de la vida cotidiana; es la vía que no teme el fracaso, el aislamiento o la soledad, porque colma el corazón del hombre de la plenitud de Cristo. La vía de la cruz es la vía de la vida y del estilo de Dios, que Jesús manda recorrer a través también de los senderos de una sociedad a veces dividida, injusta y corrupta.

La vía de la cruz no es una costumbre sadomasoquista; la vía de la cruz es la única que vence el pecado, el mal y la muerte, porque desemboca en la luz radiante de la resurrección de Cristo, abriendo el horizonte a una vida nueva y plena. Es la vía de la esperanza y del futuro. Quien la recorre con generosidad y fe, da esperanza al futuro y a la humanidad.

Queridos jóvenes, en aquel Viernes Santo muchos discípulos regresaron a sus casas tristes, otros prefirieron ir al campo para olvidar un poco la cruz. Me pregunto —pero contestad cada uno de vosotros en silencio, en vuestro corazón, en el propio corazón—: ¿Cómo deseáis regresar esta noche a vuestras casas, a vuestros alojamientos, a vuestras tiendas? ¿Cómo deseáis volver esta noche a encontraros con vosotros mismos? El mundo nos mira. Corresponde a cada uno de vosotros responder al desafío de esta pregunta.”


JMJ 2016 (13) - Auschwitz: Antonio Spadaro: El silencio del Papa “terapéutico” para un mundo herido


Alesandro Gisotti  de Radio Vaticana entrevista al padre AntonioSpadaro, director de Civiltá Cattolica, la revista de los jesuitas y se detiene sobre el silencio de Francisco y la fuerza universal de esta palabra muda.

 Spadaro: Si: el mensaje del Papa Francisco ha sido el silencio: ha sido también una pequeña nota que él ha escrito suplicando piedad al Señor: “Señor, ten piedad de tu pueblo, perdona su crueldad”.  Ha suplicado perdón por el pueblo, no se ha lavado las manos ante esta responsabilidad.  Por lo tanto como pastor ha pedido perdón a Dios por todo el pueblo. Pero sobre todo, ha continuado aquello que Benedicto XVI había dicho: ante semejante tragedia él, como Papa alemán, había dicho: “no hay palabras”. Por lo tanto: Francisco ha aplicado esto, por eso ha querido mantener toda su visita en completo silencio. Debo decir que se creó a su alrededor y con él un ambiente de gran concentración.


Gisotti: El silencio, pero también tantos gestos. Tantos gestos pequeños y grandes.  Ante todo impresionaba el encuentro, la ternura  también aquí con poquísimas palabras, con los diez sobrevivientes de la Shoah…

Spadaro:  Ha dirigido algunas palabras a cada uno, ha escuchado, ha saludado pero también vivido todos los momentos en un clima marcadamente pausado y  de gran concentración. Esto ha impactado.  O sea no hubo apuro, ni formalidad.   Su ingreso ha sido muy lento, y como si estuviese viviendo una profunda meditación. Realmente ha impresionado a todos.

Gisotti: En la celda de San Maximiliano Kolbe, también allí ha permanecido en intensa oración silenciosa.  Un signo también para decir que en un lugar de tan indecible terror hay una luz, hay una posibilidad….

Spadaro: Un hombre que ha dado su vida por los demás, o sea ha sido un mártir porque ha dado su vida por otra persona: esta es la luz, este es el gesto que el Papa Francisco ha querido acoger en silencio, vivirlo en silencio pero un silencio a su vez  absolutamente elocuente especialmente aquí, en un momento tan difícil para la historia del mundo cuando se desatan guerras y tensiones que parecen inextinguibles. Por eso ese gesto de Maximiliano Kolbe de dar su vida por los demás, es un gesto para acoger en silencio, con nuestro  respeto y con nuestra generosidad.

Gisotti: Una última pregunta, en parte anticipada en esta última reflexión: mas allá del momento verdaderamente histórico qué mensaje puede dar el Papa con esta visita en un contexto como este en el cual también dentro de Europa experimentamos violencias, de algún modo inéditas?

Spadaro: estamos asistiendo a una Jornada mundial de la juventud que es una construcción continua de puentes. Tenemos jóvenes venidos de todas las partes del mundo que juntos están derribando los muros de la indiferencia, construyendo indudablemente puentes entre ellos. Este gesto que el Papa ha vivido hoy en Auschwitz, vivido en silencio, a su vez es de algún modo un puente, y construye un puente que va mas allá de las miserias humanas, la crueldad, la imposibilidad – de hecho – de reconciliarse. El Papa ha dicho que el acogimiento que es necesario tener puede superar también la enemistad, la división, más aún la crueldad misma. Por lo tanto, también este silencio ha sido un puente y debo decir también que lo que ha impactado mucho frente al muro de fusilamientos ha sido el silencio y su tocar con la mano aquel muro allí. Es exactamente el mismo gesto que él tuvo en Belén sobre el muro. Es un gesto terapéutico. Es un gesto que busca sanar. Su silencio ha sido un silencio terapéutico y podemos decir un silencio frente a las tragedias que estamos viviendo en el mundo.

(traducidode Radio Vaticana)  

JMJ 2016 (12) “Señor ten piedad de tu pueblo”


Elevando a Dios el corazón lleno de dolor, hecho oración silenciosa, el Papa Francisco peregrinó a los campos de concentración y exterminio de Auschwitz y Birkenau. La mañana del tercer día de su Viaje Apostólico que le llevó a Polonia, para la JMJ de Cracovia 2016, se caracterizó por la intensidad del silencio rezado en los lugares donde el odio y la guerra marcaron e hirieron el alma de la humanidad.
Firmando el Libro de Honor, el Papa Francisco - tercer Pontífice en peregrinar a Auschwitz, después de San Juan Pablo II y de Benedicto XVI - escribió en español:
«Señor ten piedad de tu pueblo,
Señor, perdón por tanta crueldad» 
Quedan escritas estas palabras del Papa Bergoglio, que se suman a la emoción de su llegada y de su paso bajo la tristemente célebre inscripción «El trabajo hace libres», en el que fue el mayor centro de exterminio de la historia nazi, donde murió más de un millón de personas, la mayoría de ellas judías. Y quedan grabadas también las imágenes de los momentos en que el Obispo de Roma fue saludando uno a uno a once supervivientes. Así como el haberlo visto en oración en el patio donde eran llamados los condenados a muerte, donde San Maximiliano Kolbe se ofreció para salvar a un padre de familia, coincidiendo además con el día en que se cumplen 75 años de ese gesto. El momento en el bajó a la celda donde este santo mártir fue encerrado para que muriera de hambre y de sed, donde vimos la oración del Papa arrodillado.  Su oración ante el muro de la muerte, donde se acercó apoyando su mano, después de encender una lámpara de aceite en conmemoración de las víctimas, que dejó como recuerdo de su peregrinación.
Peregrinación que prosiguió hasta el cercano campo de Birkenau, donde el Papa Francisco se detuvo ante el Monumento a las víctimas de las naciones fue pasando ante las lápidas  que en 23 lenguas dicen: «Por siempre deja que este lugar sea un llanto de desamparo, una advertencia a la humanidad, donde los nazis asesinaron alrededor de 1 millón y medio de hombres, mujeres y niños, en su mayoría judíos de distintos países de Europa».
La visita y homenaje de oración y recogimiento callado en el dolor del Papa Francisco, culminó con el emocionado encuentro con un grupo de Justos de las naciones, tras el canto del salmo 130, el De Profundis.

jueves, 28 de julio de 2016

JMJ 2016 (11) Nuevamente esas palabras mágicas: permiso, gracias, perdón.


Después del encuentro con los jóvenes  desde la ventana del Papa en la sede del Arzobispado, el Papa Francisco, reiterando lo que ha había dicho en una catequesis el año pasado, reiteró esas palabras mágicas : permiso, gracias y perdón!
“ A veces me preguntan cómo hacer para que la familia vaya siempre adelante y supere las dificultades. Yo les sugiero que practiquen siempre tres palabras, tres palabras que expresan tres actitudes [ahí están llegando nuevos recién casados] Tres palabras que los pueden ayudar a vivir la vida de matrimonio, porque en la vida de matrimonio hay dificultades: el matrimonio es algo tan lindo tan hermoso, que tenemos que cuidarlo, porque es para siempre. Y las tres palabras son “permiso, gracias, perdón”. Permiso. Permiso: siempre preguntar al cónyuge (la mujer al marido, el marido a la mujer) “¿qué te parece?¿te parece que hagamos esto? Nunca atropellar. Permiso.
La segunda palabra: ser agradecidos. Cuántas veces el marido le tiene que decir a la mujer “gracias”.  Y cuántas veces la esposa le tiene que decir al marido “gracias”. Agradecerse mutuamente. Porque el sacramento del matrimonio se lo confieren los esposos, el uno al otro. Y esta relación sacramental se mantiene con este sentimiento de gratitud. “Gracias”.

Y la tercera palabra es “perdón”, que es una palabra muy difícil de pronunciar. En el matrimonio, siempre –o el marido o la mujer- siempre tiene alguna equivocación. Saber reconocerla y pedir disculpas, pedir perdón, hace mucho bien. Hay jóvenes familias, recién casados, muchos de ustedes están recién casados, otros están por casarse. Recuerden estas tres palabras, que ayudarán tanto a la vida matrimonial: permiso, gracias, perdón.  Repitámoslas juntos: permiso, gracias, perdón. ¡Más fuerte, todos! Permiso (bis), gracias (bis), perdón (bis).

JMJ 2016 (10) Lánzanos Señor a la aventura de la Misericordia


por fin la fiesta  de acogida de los jóvenes con el Papa Francisco que así relata en breve Sebastián Zagari, joven sacerdote acompañando a un grupo de la parroquia del Perpetuo Socorro de San Pedro, Prov. Buenos Aires:

"Hoy fue la fiesta de bienvenida con el Papa en el Parque Blonia, de Cracovia. Fue un momento de mucha alegría para todos nosotros... ¡y seguramente también para Francisco, que se lo veía muy contento! "¡Finalmente nos encontramos!"... asi empezó su discurso, que es para volver a releer después más tranquilos para poder aprovecharlo mejor. Ya al principio agradeció a Juan Pablo II y, cuando todos empezamos a aplaudir, el también aplaudía y pidió "¡más fuerte!". Fue muy especial también cuando nos hizo repetir tres veces, cada vez más fuerte, la palabra "MISERICORDIA"... La tercera vez dijo "¡que lo escuche el mundo!". Es tal vez el mensaje más grande de esta JMJ en este Año Santo... frente a tantas noticias malas, difíciles, dolorosas, que se multiplican en nuestros dias, el Papa nos pide, en nombre de Dios, que multipliquemos la Misericordia... porque de eso tiene necesidad nuestro mundo!..."



“En estos días Polonia – decia el Papa -  esta noble tierra, se viste de fiesta; en estos días Polonia quiere ser el rostro siempre joven de la Misericordia. Desde esta tierra con ustedes y también unidos a tantos jóvenes que hoy no pueden estar aquí, pero que nos acompañan a través de los diversos medios de comunicación, todos juntos vamos a hacer de esta jornada una auténtica fiesta Jubilar, en este Jubileo de la Misericordia.

“La Iglesia hoy los mira, diré además, el mundo hoy los mira, y quiere aprender de ustedes, para renovar su confianza en que la Misericordia del Padre tiene rostro siempre joven y no deja de invitarnos a ser parte de su Reino, un reino de alegría y felicidad, que siempre nos lleva adelante, que nos hace capaces de cambiar las cosas. Ahora les hago la pregunta otra vez. ¿Las cosas se pueden cambiar? (¡Sí!)


Lánzanos a la aventura de la misericordia. 
Invoquémosla todos juntos: María Madre de la misericordia. Ahora todos juntos pidamos al Señor, cada uno en silencio en su corazón.
Señor, lánzanos a la aventura de la misericordia, a la aventura de construir puentes y derribar muros (cercos y alambres), lánzanos a la aventura de socorrer al pobre, al que se siente solo y abandonado, al que ya no le encuentra sentido a su vida. Lánzanos a acompañar a los que no te conocen y decirles, lentamente y con mucho respeto tu nombre y el porqué de mi fe.
Impúlsanos a la escucha, como María de Betania, de quienes no comprendemos, de los que vienen de otras culturas, otros pueblos, incluso de aquellos a los que tememos porque creemos que pueden hacernos daño. Haznos volver nuestro rostro, como María de Nazareth con Isabel, que volvamos nuestro rostro sobre nuestros ancianos, sobre nuestros abuelos para aprender de su sabiduría. Yo les pregunto ¿ustedes hablan con sus abuelos? Más o menos, no? ¿Búsquenlos, ellos tiene la sabiduría de la vida, y vivirán cosas que conmoverán sus corazones.
Aquí estamos, Señor. Envíanos a compartir tu Amor Misericordioso. Queremos recibirte en esta Jornada Mundial de la Juventud, queremos confirmar que la vida es plena cuando se la vive desde la misericordia, que esa es la mejor parte, la parte más dulce, la parte que nunca nos será quitada. Amén.