Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 2 de noviembre de 2014

Cracovia 2014 (1)

Ayer primer día en Cracovia. Qué emoción, fortalece mi alma y enriquece mi espíritu. Hacer la visita entre tres ayuda a no perdernos detalle. Seguir los pasos de Karol Wojtyla en su querida Cracovia tiene algo de mágico y mucho de espiritual. Es recordar sus palabras, su imagen, su voz. Escuchar hablar polaco nos acerca a sus raíces. Hay pocos turistas en esta época, si bien todavía no hace frío, el frío de invierno de Polonia, y el tiempo esta semana promete ayudar. Amanece soleado y por la tarde cuando comienzan a alargarse las sombras refresca.
Ayer fue día completo de re descubrimiento.



Desde nuestro apartamento (alojamiento muy recomendable, mas barato y con todas las comodidades en pleno centro de la ciudad antigua) nos dirigimos a la Bazylika   Mariacka, la basílica dedicada a la,Virgen María con el famoso retablo, ayer preciosamente iluminado en la Misa solemne de todos los santos.
 


Un privilegio y un lujo,total,poder estar allí adelante tan cerca del altar y el celebrante y el espíritu de Karol presente. Paseamos por la plaza, almorzamos en un restaurant antiguo donde había estado la primer casa de la moneda, donde imprimían los billetes. Enfilamos luego hacia Franciskanska, la sede de la Arquidiócesis de Cracovia, pero no logramos entrar en la capilla. No había nadie por ningún lado, solo el personal de seguridad. Se puede entrar al patio, ver el interior desde allí donde hay una gran estatua del Papa polaco en medio de un jardín muy prolijamente cuidado y una exposición preparada con reproducciones de fotografías de los lugares que frecuentaba Karol Wojtyla.
 



 

Nos cruzamos enfrente para ver bien la ventana del Papa y desde allí entrar en Su querida iglesia de los franciscanos, lastima no tan bien iluminada cuando la visitamos pero igual pudimos visitarla, admirar el vitral, entrar en la capilla del Santísimo y permanecer allí para dar gracias y pedir por todos aquellos que nos habían pedido oraciones. Visitamos el Vía Crucis que tanto rezaba allí mismo el sacerdote Karol y nos arrodillamos en el banco donde solía sentarse, casi al fondo de la iglesia, identificado con una pequeña plaqueta conmemorativa.



Entramos también en la iglesia de los dominicos, y ya casi se nos hacia noche. Nos quedamos admirando Glowny Rynek iluminado para seguir luego por la querida calle Florianska, el trayecto tantas veces corrido y recorrido de Karol Wojtyla, hacia la parroquia donde cimentó las amistades más profundas de su vida, con los jóvenes universitarios de Cracovia. Personalmente le guardo gran cariño a su "maestro" en el tema el sacerdote Jan Pietraszko, cuya tumba esta en la iglesia universitaria de Santa Ana, donde iremos hoy o mañana. En la iglesia San Florian rezamos el rosario delante del altar a San Juan Pablo II, con una preciosa pintura de el como joven sacerdote, detrás suyo un altar como el que solían usar en sus excursiones a la montaña y remadas por los ríos de la zona. Un kajak dado vuelta, con los remos clavados en la tierra como sostén. Detrás en el agua se ve la emblemática cruz que usara durante su pontificado, heredada de su amigo El papa Pablo VI.
 

 
 

 Ahora si se nos hizo la noche, y aunque era feriado encontramos un almacén abierto para comprar provisiones y a casa. Después de haber vivido un precioso e inolvidable primer día en Cracovia.

2 comentarios:

Anna Radwan dijo...

Hola , soy Ana guia nos hemos podido conocer en Wadowice en el Museo de Juan Pablo segundo .Con muchas emociones lei su comentario sobre Cracovia .Espero que han disfrutado de Polonia y han encontrado aqui su espiritu y sus huellas.Un honor de haberlas conocido.Saludos

Ludmila Hribar dijo...

Hola Ana, que bueno escucharte! Pensaba escribirte, me has ganado de mano, me estoy adaptando y poniendo al dia. Tengo pendiente la actualizaciòn del blog con todos los hermosos momentos vividos en Polonia. Te recordamos con mucho cariño y Graciela me pidio tu mail para escribirte. Nuevamente muchas gracias por tu trabajo, tus explicaciones y tu agradable disponibilidad. Nos mantenemos en contacto.