Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 9 de marzo de 2013

Renuncia del Santo Padre Benedicto XVI (4) estrecharle la mano un privilegio inesperado


En sus comienzos en la página oficial de la causa de beatificación y canonización del Siervo de Dios Juan Pablo II (aún alojada en el server de Vicariatus Urbis de la Diócesis de Roma) existió un Foro (luego desactivado) donde, además de compartir temas relativos al pontificado de Juan Pablo II,  también se crearon algunas amistades (del sector de habla hispana seguimos manteniendo contactos periódicos con todo un grupo de varios países). Al principio algunas fueron solamente virtuales, otras se convirtieron en cara  a cara.  Por una razón especial cito aquí solamente un primer encuentro que tuvimos con dos amigas polacas, una alemana y una argentina (yo) en Roma y luego en Polonia.  
En este blog había comenzado a escribir mis memorias de aquel viaje.  Prometo retomarlo porque fue un viaje muy especial.   La razón de citarlo es que teníamos todo listo para el viaje (que efectivamente tuvo lugar)  cuando una tarde del mes de marzo,  o sea a escasos dos meses antes del viaje ya organizado, me llama la hermana del Cardenal Franc Rode, C.M. (primo de mi madre) recordándome que yo había prometido que si  él era creado cardenal no me perdería el  momento…  Me dejó absolutamente perpleja y desorientada, si claro no me lo quería perder, un cardenal en la familia……! Pero dos viajes a Roma en dos meses? Qué momentos! Qué hacer? No, no podía, era demasiado para mi bolsillo y debí decirle que lo lamentaba muchísimo, pero que no sería posible. Lo que siguió fue una tarde turbulenta y una noche peor sin pegar los ojos……hasta que a la mañana la llame para decirle VOY! Ya me las arreglaría…..

(el Cardenal Rode rodeado de sus dos hermanos, el matrimonio amigo y la de la derecha soy yo)

El Papa Benedicto XVI había anunciado este Consistorio para la creación de quince nuevos cardenales, el 22 de febrero de 2006. 

Y partimos hacia Roma….dos amigos del cardenal, su hermana, su hermano y yo (allá esperaba el resto de la familia venida de Eslovenia) a participar de las ceremonias que comenzaban el 24 de marzo de 2006. Era el primer consistorio ordinario público  delPapa Benedicto XVI.  

(el primero de la izq detras del poster Wadowice el cardenal Rode, a su lado el cardenal Urosa Savino y en el extremo derecho el 2do el cardenal Stanislaw Dziwisz)

No es mi propósito describir el viaje (que fue breve)  sino dejar registrado el privilegio de haber podido participar de las ceremonias, ser parte de ellas, estar allí casi al lado del Santo Padre, de los celebrantes y  los cardenales entre los cuales estaban mi primo (segundo) el Cardenal Franc Rodé,  prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica y el secretario de Juan Pablo II el cardenal Stanislaw Dziwisz! 

Las ceremonias para la creación de los nuevos cardenales comenzaron el viernes24 de marzo en la Plaza San Pedro.  


Por la tarde entre las 16.30 y las 18.30 tuvieron lugar las visitas de cortesía a los nuevos cardenales en lugares previamente predeterminados en el Palacio Apostólico, entrando por la Porta di Bronzo.   Un mar de gente por los pasillos en unas salas que me hubiese quedado admirando….pero no se podía, debía avanzar para poder llegar a saludar al Cardenal Rode  en la Sala Paramenti y al Cardenal Dziwisz en la Sala Pontefici. Emociones fuertes ver a familiares y amigos felices mientras sus secretarios ya no podían manejar tantos ramos de flores y obsequios….


(asi pudimos ver la Basilica de San Pedro a la noche)

Al día siguiente el sábado 25, Solemnidad de la Anunciación del Señor la Plaza San Pedro era testigo de la Concelebración eucarística con los nuevos cardenales y entrega del anillo cardenalicio. 

Ambos días debimos madrugar: las entradas preferenciales cuentan con un derecho especial pero no es protocolar,  el que llega primero, llega primero. Y asi el 2do dia de las ceremonias nos apuramos mas…..de nuestro grupo quede sola sentada entre los miembros de la familia y amigos del cardenal Stanislaw Dziwisz. Nada es casual……


Así como el día anterior en su homilía el Santo Padre había subrayado la virtud de ser  "Siervo de los siervos de Dios" al ejemplo de Jesús, en esta homilía invitó a mirar a María aquella que es “desde siempre y para siempre la "amada" por el Señor y a uno de los principios petrinos de la Iglesia, “el mariano, que es aún más originario y fundamental,” citando a su “amado predecesor Juan Pablo II y su lema Totus tuus.
El domingo el Cardenal Rode celebro Misa en “mi querida iglesia” en Roma la de los padres carmelitanos, para los eslovenos.
(el altar principal de Santa Maria  in Traspontina, Roma) 

(una eslovena en traje regional delante de la imagen de Nuestra Señora del Carmen)

Pero aun me esperaba el privilegio inesperado….inesperado porque cada Cardenal tiene asignados a diez miembros de su familia para presentarle al Santo Padre….pero parte de la familia directa del Cardenal Rode había regresado a Eslovenia el domingo asi que inesperadamente quede dentro de los privilegiados. Aunque íntimamente lo esperaba no lo podía creer y aun me cuesta creerlo. El saludo del Santo Padre y las posteriores presentaciones tuvieron lugar en el Aula Pablo VI.  Aun siento emoción y cierto orgullo al recordar aquel  momento entrando con la hermana del Cardenal Rode por el pasillo del medio hacia adelante.  Allí estaba el Cardenal esperándonos, al lado nuestro estaba el grupo venezolano presidido por el nuevo Cardenal Jorge Liberato Urosa Savino de Caracas y más allá el grupo de los polacos con el Cardenal Stanislaw Dziwisz al frente…. durante la ceremonia trate de no tomar fotografias. Mas tarde logre estas:

(los cardenales Rode y Dziwisz) 
(cardenales Rode y Urosa Savino)

Cuantas emociones juntas (podría escribir paginas y paginas con mas detalles) :   las solemnes ceremonias, los saludos,  el privilegio de estrechar las manos del Santo Padre Benedicto XVI,  mirarle a los ojos, tenerle frente a frente durante varios minutos? No lo sé pero en las fotos observo la mirada algo impaciente de mi primo el Cardenal Rode.  Los fotógrafos  dejaron plasmado ese privilegio en cuatro fotografías, un tesoro que guardo celosamente. Publico aquí dos.



No hay comentarios: