Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

martes, 12 de junio de 2012

A 30 años de la primer visita de Juan Pablo II a la Argentina



Un día como hoy, hace treinta añosel 12 de junio de 1982 el Santo Padre Juan Pablo II se despedía de nosotros después de su primer (breve) visita a la Argentina.

Juan Pablo II había “deseado mucho tener este encuentro - independientemente de una normal visita pastoral a la Iglesia en Argentina en la que continúo pensando -; mucho lo he deseado, a la luz de los difíciles e importantes acontecimientos de las últimas semanas.”

Eran momentos de verdadera tensión y una guerra sin sentido:  imposible ganarla,  aunque en ninguna guerra hay vencedores y vencidos por partes iguales : en todas ellas prevalecen los vencidos y los damnificados sobre los vencedores, que suelen ser a veces tan solo un puñado…  quienes la viven de lejos,  ajenos al dolor de aquellos que la sufren.

En aquella visita apostólica  el Beato Juan Pablo II nos encomendó a nuestra Madre de Luján y nos dejo un mensaje elocuente:  “No dejen que el odiomarchite las energías generosas y la capacidad de entendimiento que todosllevan dentro. 

Diría más tarde en su libro Memoria e Identidad: “Todo sufrimiento humano, todo dolor, toda enfermedad, encierra en sí una promesa de liberación, una promesa de la alegría: «Me alegro de sufrir por vosotros», escribe san Pablo (Col 1, 24). Esto se refiere a todo sufrimiento causado por el mal, y es válido también para el enorme mal social y político que estremece el mundo y lo divide: el mal de las guerras, de la opresión de las personas y los pueblos; el mal de la injusticia social, del desprecio de la dignidad humana, de la discriminación racial y religiosa; el mal de la violencia, del terrorismo y de la carrera de armamentos. Todo este sufrimiento existe en el mundo también para despertar en nosotros el amor, que es la entrega de sí mismo al servicio generoso y desinteresado de los que se ven afectados por el sufrimiento.”

Hagamos honor a ello, no obstante los últimos acontecimientos que han reavivado este conflicto histórico  entre Argentina y Gran Bretaña por las Islas Malvinas – de hecho suspendido, pero no terminado  -  y confiemos que se solucione por vías normales, pacificas, sensatas, sin intereses meramente políticos de por medio “en la paz, en la justicia y en elrespeto de la dignidad propia de cada nación.” 


Invito visitar posts etiquetados Juan Pablo II Argentina 1982

No hay comentarios: