Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

martes, 26 de junio de 2012

"Y vosotros quien decís que soy yo?" responde Jean Vanier (*)



Jesucristo, humilde y pobre, omnipotente

Jesús es Aquel a quien todo el mundo espera. Nuestro mundo espera un Salvador, nuestro mundo espera a alguien que le de sentido a la vida. Vemos a la gente desalentada. Existe una brecha abismal entre países pobres y países ricos.  Pienso especialmente en África; guerras civiles…en muchos países del este de Europa aun existe pobreza y descontento producto de tantos años de comunismo. Lo mismo vale para América Latina donde vemos mucha pobreza y sufrimiento  y en todos los países esa brecha entre pobres y ricos. 
Todo el mundo busca ansiosamente un sentido, especialmente los jóvenes. Los jóvenes han perdido el sentido de la vida. Esperan a Aquel que vendrá y aquel que nos espera es Alguien que vendrá para decirles: «Los amo», «Confío en ustedes y quiero darles vida, quiero darles libertad, quiero darles un nuevo sentido para vuestras vidas».  Lo que más me impresiona hoy es que muchos jóvenes no están interesados en saber que es bueno, que es falso, que es verdad, ellos esperan y plantean una pregunta básica: «Me amas?». 
Así Jesús es Aquel que viene a decirnos a cada uno de nosotros “Te amo” y “tú eres importante para mi”; pero él no se acerca sobre alas de poder, (autoridad, fuerza) o gloria. Jesús es Aquel que se ha vaciado a sí mismo, es Aquel que no se aferró a su propio estado divino que lo hacía igual a Dios; se vació a si mismo, se convirtió en pequeño, en niño, un hombre crucificado, rechazado;  se hizo pobre.   Es verdad que a veces Jesús es poderoso, obró grandes milagros pero temió que la gente viera en el al Poderoso que hace grandes cosas en vez de Aquel que busca donarse en Comunión.  Así Jesús se convierte en pequeño, humilde ….en niño, una persona débil, frágil. Por eso Jesus es para mi Aquel que se hace pequeño, es Dios que se vuelve pequeño, que se oculta en el pobre, en el humilde, el débil, el moribundo, el enfermo; porque todas estas personas que son particularmente frágiles ansían ser amadas y aquí veo yo está el misterio de Jesús y que ese Jesús es amor. 
Tal como Dios es Amor. Jesús es Amor.  Jesús se arrodillo ante sus discípulos, le lavó los pies a sus discípulos diciendo: «Debo darles  ejemplo para que ustedes hagan lo mismo que yo hago». Por eso pienso que el mundo espera un Salvador que es pequeño y humilde y que llega para darnos amor. «Venid a mí todos los que estáis afligidos y agobiados, y yo os aliviaré  porque soy paciente y humilde de corazón» 
Creo que todo el misterio de Jesus esta comprendido en estas palabras: : «Me inclino sobre el como fuente de misericordia» porque todo lo que quiere es amar, brindar su corazón y todo lo que El pide de nosotros es ofrecer nuestros corazones, y recibir este misterio del amor de Dios, la presencia de Jesús.  Por eso Jesús es para mí aquel que es dócil y humilde de corazón, que se oculta en el pobre y dice, como leemos en el Libro de los Profetas: «Hijo mío, dame tu corazón»



(*) Jean Vanier fundador de “El Arca”nació el 10 de septiembre de 1928 y vivió su infancia entre Inglaterra, Canadá y Francia. 
En 1950, deja la marina real canadiense para hacer estudios de filosofía. Tras haber obtenido un doctorado en filosofía, ejerce de profesor en la universidad de Toronto. En 1964, crea El Arca acogiendo a personas discapacitadas adultas en un pequeño hogar en Trosly Breuil en el Oise, un pequeño poblado al norte de París. Alentado por el Padre Thomas, un sacerdote dominico que adoptó como padre espiritual, Jean Vanier invitó a Philippe Seux y Raphaël Simi, dos personas con deficiencia intelectual, a dejar la institución en la que estaban para vivir con él, en esa pequeña casa en Trosly-Breui que bautizara “El Arca”; en referencia a El Arca de Noe, símbolo de seguridad y renovación.


Hoy existen139 comunidades del "Arca" en 35 países de los 5 continentes.
En 1971, Vanier funda Fe y Luz con Marie Hélène Mathieu. En 1988, es uno de los sesenta laicos invitados por el Papa Juan Pablo II a participar en el Sínodo para los laicos en Roma. Vanier fue recibidio por el Beato Juan Pablo II en tres oportunidades. En 1984,  en 1987 y en 1997 le entrego el “Premio Internacional Pablo VI”. 

El Arca cuenta hoy con 131 comunidades en más de 30 países. En la Argentina la comunidad tiene su centro en El Arca, Boulogne.  Invito visitar su pagina web.  

No hay comentarios: