Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 12 de enero de 2013

Dos retratistas de Juan Pablo II


Dos artistas, dos mujeres, dos historias, dos generaciones….

La primera que “conocí” durante la exposición Omaggio a Giovanni Paolo II con ocasión de la ceremonia de beatificación de Juan Pablo II, fué Dina Bellotti. 


Me impactaron algunos retratos en una exposición muy bien lograda, donde se exponía también  muchos bosquejos y borradores de sus obras. Interesante manera de seguir los pasos de una obra de arte, observar los trazos, los gestos, las miradas.  Entre los retratos de Juan Pablo II  creo que el más conocido – quizás el más admirado - es el que se muestra en la imagen de arriba a Juan Pablo II pensativo, atento, concentrado....muy real.



La exposición tuvo lugar entre el 29 de abril y el 8 de mayo de 2011 en la Galleria Agostiniana, en Piazza del Popolo, una galería contigua a la Iglesia Santa Maria del Popolo, de la cual es titular el cardenal Stanislaw Dziwisz.

Dina Bellotti,  su nombre es Bernardina Bianca, nace en Alesandrìa (comuna de Piemonte en Italia) el 2 de octubre de 1912 y fallece en Roma en el 2003.  Entrada de lleno en el mundo artístico a partir de 1935 participa de exposiciones nacionales e internacionales. En 1949 también expone en Buenos Aires.

 En octubre de 1960 Dina se muda a Roma después de haberse casado con el periodista torines Angelo Nizza  (1905-1961) enviado especial de “La Stampa”. En Roma viven cerca de Piazza del Popolo.  La pintora enviuda a solo un año de su casamiento y se muda a Borgo Santo Spirito, casi dentro del Vaticano mismo. Se acercará entonces aún más al ambiente eclesiástico.  Su pintura cautiva al Papa Pablo VI quien la nombra “retratista de los pontífices”.  Pinto veinticinco retratos del Papa Pablo VI.  
El cardenal Joseph Ratzinger le otorga dos reconocimientos prestigiosos, pero ella no llegará a verlo asumir a la sede pontificia, pues Dina Bellotti muere el 29 de agosto del año 2003. 


  (Retrato de Juan Pablo II con los enfermos, propiedad del Ospedale Maggiore, de Milano (imagen tomada del blog IdleSpeculations)
El correo polaco adoptó también un retrato de Juan Pablo II con ocasión de los 25 años de la Fundación Juan Pablo II  en un sello.



 Más información acerca de Dina Bellotti en la página oficial de la Asociación Cultural Dina Bellotti


La otra artista que acabo de descubrir es Natalia Tsarkova,  mas joven que Bellotti, de origen ruso, es la actual retratista oficial de los Papas.   Si bien ya conocía dos retratos de ella de Juan Pablo II, no sabía de la artista.  Mi primer "contacto" fue con este cuadro en Santa Maria del Popolo. Un cuadro que impacta: transmite fuerza y mística.  Si bien la iluminación de la Iglesia no es la ideal se siente su presencia real observando atentamente el cuadro. Estar ante un Papa que pareciera que acaba de darse vuelta para mirarte es un sentimiento fuerte. 





La “sucesora” de Bellotti llegada a Roma 30 años más tarde?  No lo creo porque cada artista, a semejanza de cada persona, es irrepetible,  personal su mensaje, su expresión y su misión.  Esa iluminación interior, esos momentos de gracia de los que hablaba Juan Pablo II en su Carta a los artistas son únicos.

La historia de Natalia Tsarkova es fascinante.   Natural de Rusia,  ya a los 5 años muestra su genio artístico. A los 10 es considerada   un talento y ya después su arte va remontando vuelo hasta llegar a ser la retratista “oficial” del Vaticano. “El retrato del Papa es un mensaje. No es un simple retrato. Es diferente, Asi que traté de transmitir un mensaje especial a través de la expresión en su rostro, su pose o el fondo del retrato.(EWTN)


Juan Pablo II cambió mi vida dice esta “nueva Michelangelo de Roma” que se declara humildemente un pequeño puente entre la iglesia ortodoxa y católica. Llegada a Roma para una estadía de tres meses,  Roma hizo todo lo posible para no dejarme ir le confía a ETWN.   Entonces pensé y pensé este es mi lugar, quizás haya que completar la misión. Indudablemente la Divina Providencia ha iluminado mi camino. El Señor me ha regalado un don – el don de la pintura para llevar su mensaje al mundo por medio del color. Asi que este es mi trabajo. Para mí, además, es como si fuese mi misión”.  


No hay comentarios: