Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 8 de noviembre de 2013

La Conferencia Episcopal argentina preocupada por el crecimiento del narcotráfico en la Argentina



En el marco de la106ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina la CEA acaba de presentar el documento El drama de la droga y el narcotráfico.    La situación es tremendamente preocupante y “está dejando un tendal de heridos que reclaman de parte de todos compromiso y cercanía. Jesús nos pide que nos inclinemos ante quien sufre y que tratemos con ternura sus heridas” dicen los obispos y a su vez  reclaman una atención urgente por parte de las autoridades.

Esta declaración de los obispos argentinos fue presentada en conferencia de prensa en la localidad de Pilar, provincia de Buenos Aires. La presentación estuvo a cargo del presidente de la Conferencia Episcopal Argentina y arzobispo de Santa Fe monseñor José María Arancedo y del presidente de la Comisión de Pastoral Social y obispo de Gualeguaychú monseñor Jorge Eduardo Lozano.

“Este tema compete a todas las regiones pastorales del país – expresó Monseñor Arancedo antes de iniciar la lectura del texto. “Lo conversamos todos los obispos [a esta Asamblea asistieron 100 obispos de un total de 130, aproximadamente] con mucha preocupación. Por eso pensamos que es importante asumirlo y presentarlo en tono de reflexión y expresarlo a través de una declaración”. “Lo vamos a leer con monseñor Lozano, presidente de la Pastoral Social y que trabaja de modo particular el tema de adicciones, droga, narcotráfico con diversas comisiones de la Conferencia Episcopal”, resaltó Arancedo.

El texto (que se puede leer completo en el sitio dela Conferencia Episcopal) concluye con un párrafo titulado: “Que no nos roben la esperanza”. Allí leemos:

Es perverso vivir del sufrimiento y de la destrucción del prójimo. Por eso anhelamos una justicia más eficiente que erradique sin demoras la impunidad. Al mismo tiempo no dejamos de pedir la conversión de los traficantes.
 A cada uno de los que han caído en la droga, le decimos con el Papa Francisco: “Puedes levantarte, puedes remontar; te costará, pero puedes conseguirlo si de verdad lo quieres. Tú eres el protagonista de la subida, esta es la condición indispensable. Encontrarás la mano tendida de quien te quiere ayudar, pero nadie puede subir por ti”.
No dejemos que nos roben la esperanza, ni que se la arrebaten a nuestros jóvenes. Cuidémonos los unos a los otros. Estemos particularmente cerca de los más frágiles y pequeños. Trabajemos por una cultura del encuentro y la solidaridad como base de una revolución moral que sostenga una vida más digna.
Que el Señor nos ilumine y la Virgen de Luján nos ayude a cuidar el presente y el futuro de la Nación.”


No hay comentarios: