Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

lunes, 11 de noviembre de 2013

El Papa Francisco, San Mateo y los lemas de las próximas JMJ


El Papa Francisco estableció los temas para las próximas tres ediciones de la Jornada Mundial de la Juventud (dos diocesanas en Roma y la tercera mundial en Cracovia 2016).   Para ello escogió tres de las Bienaventuranzas (Mt, 5,3-12), una selección con profundo sentido de un Papa que el mundo aún sigue descubriendo,  un Papa jesuita "atipico" que ha elegido el nombre de Francisco uniendo los votos de su orden religiosade pobreza, castidad y obediencia y el deseo de imitar el estilo de vida de Jesúspobre y humilde  al carisma del “poverello” San Francisco.


La primera de las JMJ la XXIX a celebrarse el Domingo de Ramos 13 de abril del próximo año 2014 tendrá como lema:  “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mt 5,3) Según la explicación de la Bienaventuranza que nos ofrece Eleuterio Gómez,  este lema se identifica plenamente con el sentir del jesuita Jorge Mario Bergoglio,  hoy Papa Francisco.

Para la JMJ 2015 que será la XXX Jornada Mundial de la Juventud (también diocesana en Roma) el Papa ha elegido otra de las Bienaventuranzas: “Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios” (Mt 5,8).  Limpios de corazón como los niños. Somos testigo casi a diario de la ternura del Papa Francisco para con los niños. «Les aseguro que si ustedes no cambian o no se hacen como niños, no entrarán en el Reino de los Cielos.  Por lo tanto, el que se haga pequeño como este niño, será el más grande en el Reino de los Cielos.  El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí mismo.» (Mateo 18,3) 

“Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt 5,7). La elección de esta Bienaventuranza no es casual, ni mucho menos. La JMJ 2016 tendrá lugar en la capital de la Misericordia:  Cracovia. Desde allí el Beato Juan Pablo II,  con ocasión de la Consagración del Santuario de la Misericordia Divina en Cracovia el 17 deagosto de 2002 hacia un llamado especial para:  “consagrar solemnemente el mundo a la Misericordia divina” y lo hacìa con el deseo ardiente de que el mensaje del amor misericordioso de Dios, proclamado aquí a través de santa Faustina, llegue a todos los habitantes de la tierra y llene su corazón de esperanza. Que este mensaje se difunda desde este lugar a toda nuestra amada patria y al mundo…. ¡Sed testigos de la misericordia!”  Expresiones proféticas si las relacionamos con una Jornada Mundial de la Juventud y todo el sentido que estas Jornadas conllevan recordando además que el Papa Francisco tomo posesión de su cátedra como Obispo de Roma (San Juan de Letrán – la catedral de los Papas) nada menos que el Domingo de la Divina Misericordia. 

Por otra parte ya nos es conocida la inspiración que el Papa Francisco encuentra en el evangelista San Mateo. Además de haber seleccionado las Bienaventuranzas como lemas para las próximas JMJ, lo atestiguan varios hechos:

“En la fiesta de San Mateo de 1953, el joven Jorge Mario Bergoglio experimentó –a la edad de 17 años- en un modo del todo particular, la presencia amorosa de Dios en su vida” (Vaticano)   

Uno de sus obras de arte favoritas, según lo expresara el mismo en su entrevista con el jesuita Antonio Spadaro se relaciona con San Mateo  “cuando venía a Roma vivía siempre en Vía della Scrofa. Desde allí me acercaba con frecuencia a visitar la iglesia de San Luis de los Franceses y a contemplar el cuadro de la vocación de san Mateo de Caravaggio»…..«Ese dedo de Jesús, apuntando así… a Mateo. Así estoy yo. Así me siento. Como Mateo». A Spadaro también le confiaba que  “el pasaje de Bach que me gusta mucho es el Erbarme Dich, el llanto de Pedro de la Pasión según San Mateo. Sublime.”

Su lema episcopal,  que mantuvo al ser elegido Papa, “procede de las Homilías de San Beda el Venerable, sacerdote (Hom. 21; CCL 122, 149-151), quien, comentando el episodio evangélico de la vocación de san Mateo, escribe: «Vidit ergo Iesus publicanum et quia miserando atque eligendo vidit, ait illi Sequere me (Vio Jesús a un publicano, y como le miró con sentimiento de amor y le eligió, le dijo: Sígueme)».” 


De alguna manera también dejó muy en claro su cercanía con San Mateo al hablarles a los jóvenes argentinos con ocasión desu encuentro durante la Jornada Mundial de la Juventud en Rio de Janeiro:  “Las bienaventuranzas. ¿Qué tenemos que hacer, Padre? Mira, lee las bienaventuranzas que te van a venir bien. Y si querés saber qué cosa práctica tenés que hacer, lee Mateo 25, que es el protocolo con el cual nos van a juzgar. Con esas dos cosas tienen el programa de acción: Las bienaventuranzas y Mateo 25. No necesitan leer otra cosa.”

No hay comentarios: