Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

jueves, 2 de octubre de 2014

Todos vivimos para ese Futuro


23 de junio de 1979
“Querida Dusia:

Hoy es tu onomástico.
Después de regresar de Polonia leí tu último cuaderno, que te devuelvo porque marqué en el, como siempre, mis rayas y puntos. Siempre leo esos cuadernos, como antes y como lo hago ahora, con una profunda emoción. Ahora, a veces tengo que esperar a que se haya despachado el trabajo obligatorio, pero siempre se encuentra tiempo. Y estos cuadernos son necesarios como medio de comunicación. En el último leí conmovido todo lo que escribiste sobre el Wisłok, fui contigo por todos esos lugares que para mi siguen siendo preciosos. Pese a que no puedo volver a ellos, ellos están dentro de mí. Constituyen parte de mi vida, un patrimonio del alma, que perdura, que me llevo hacia el futuro, no sólo el terrenal, sino, sobre todo, ese último, cuando el Señor me llame.

Todos vivimos aquí en el mundo para ese Futuro – también tú y también yo – Recemos a Dios para que esa «reserva» que viene del Wisłok y que llevamos en nuestras almas, se manifieste en algún momento ante los ojos de Dios como legado de amor y de verdad, a través del cual nos ha sido dado participar en Él mismo, en Él, que es Amor y Verdad.

Querida Dusia, rezo todos los días por ti, y el día de hoy en particular. Todo lo que vives y sufres, también es un testimonio de la profundidad de ese legado. Yo no te quiero «liberar» de ello, yo solo anhelo que esa «continuación» indispensable sea aún más rica en paz y confianza. Si piensas en la «obra del Hermano», intenta al mismo tiempo pensar en la obra de Cristo «a través del Hermano».
Confío que las demás cuestiones se arreglarán con la ayuda de Dios.
Hermano”


(carta de Juan Pablo II a Wanda Poltawska, publicada en sus recuerdos Diario de una amistad – la familia Poltawski y Karol Wojtyla, San Pablo 2011