Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 12 de septiembre de 2015

El deber cumplido (1 de 2)

“El momento del deber cumplido o no cumplido tiene una importancia sustancial para la persona como sujeto y artífice de la acción. En caso de cumplimiento del deber, la persona experimenta no sòlo la satisfacción del acto, sino que experimenta también en este acto la satisfacción de sì mismo. En el caso contrario, no obstgante el cumplimiento del acto – o mejor, precisamente a causa de su cumplimiento – la persona experimenta, en cambio, insatisfaccòn, desilusión, y, todavía más, culpa y pecado. Todo este proceso tiene el carácter de la experiencia, de la conciencia, pero alanza la estructura òntica de la persona. Sobre todo, el alor moral «bien-mal» se confirma en él como categoría del ser y del hacerse bueno o malo en cuanto hombre. Y por eso mismo es difícil excluir de la interpretación de la moralidad – en cuanto realidad dada en la experiencia – el aspecto de la finalidad. La exclusión de la misma fue obra de Kanta, pero en ella miraba, sobre todo, a la dimensión normativa de laética (el imperativo categórico contra el imperativo hipotético, teleológico). En ambio, los fenomenólogos (entre ellos Scheler) comienzan a recuperar el momento de la finalidad, sobre todo, en el mismo obrar del hombre, en el acto en el que siempre està contenido un deseo de «algo».”


(texto del capítulo “El hombre y la responsabilidad” de El hombre y su destino de Karol Wojtyla, Ediciones Palabra, 2005) 

No hay comentarios: