Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 19 de septiembre de 2015

El drama de los refugiados (1 de 3)


El Santo Padre Francisco ha expresado en su discurso a los participantes  del encuentro promovido por el Pontificio Consejo “Cor Unum” sobre la crisis humanitaria siria e iraquí que “uno de los dramas humanitarios más opresivos de los últimos decenios está representado por las terribles consecuencias que los conflictos en Siria y en Irak tienen sobre las poblaciones civiles, así como sobre el patrimonio cultural.  El Papa Francisco ha recordado que millones de personas están en un preocupante estado de urgente necesidad, obligados a dejar sus tierras de origen subrayando que  “Líbano, Jordania y Turquía llevan hoy el peso de millones de refugiados, que han acogido generosamente”.
Frente a tal escenario –preocupado expreso el Papa-- y a conflictos que van extendiéndose y turbando de forma inquietante los equilibrios internos y los regionales, la omunidad internacional no parece capaz de encontrar respuestas adecuadas, mientras que los traficantes de armas continúan con sus intereses. “Armas manchadas con sangre, sangre inocente” advirtió el Papa. Por otro lado, Francisco observó  que todo es difundido en tiempo real al mudno entero por los medio de comunicación y “¡ninguno puede fingir no saber!”  Por lo tanto expresó el Papa “es necesario encontrar una solución, que no es la violenta, porque la violencia crea solo nuevas heridas” y en este “océano de dolor” poner especial atención en las “necesidades materiales y espirituales de los más débiles e indefensos”.  Además el Papa reflexionò que son gravs los daños a las comunidades cristianas en Siria y en Irak que han convivido durante siglos en la base del respeto recíproco. Hoy –indicó el Papa citando a su predecesor Benedicto XVI-- la legitimidad misma de la presencia de los cristianos y de las otras minorías religiosas es negada en nombre de un “fundamentalismo violento que reivindica un origen religioso”. Por otro lado, ha advertido que en Siria e Irak, el mal destruye los edificios y las infraestructuras, pero sobre todo “la conciencia del hombre”.”

No hay comentarios: