Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 25 de septiembre de 2015

Un continente, dos mundos - Papa Francisco en Cuba y USA


Dos mundos,  un mismo continente. Dos visitas directamente relacionadas, sutilmente ligadas. Recordamos vivamente, con cierto sabor amargo y triste,  la visita de dos pontífices sin que hubiéramos podido vivenciar una nueva Cuba defensora de la libertad con respeto a los derechos de todas las personas y  una reconstrucción tanto material como espiritual después de tantos años de abandono y  ostracismo social y político para parte de sus hijos.  La visita de Juan Pablo II  parecía tan prometedora -   por la atención esmerada con que fuera recibido y ovacionado por la multitud en una visita muy emotiva – y sin embargo todo se ha ido como arrastrando, pero sigue en camino.

Podemos esperar un panorama  más esperanzador ahora con un Papa latinoamericano en momentos en que Cuba y Estados Unidos se encuentran en proceso de descongelamiento de relaciones? El tiempo lo dirá.  En esta visita apostólica del Papa Francisco seguimos aprendiendo a leer entre líneas viendo más allá de cada palabra adjudicándole por cierto su valor real pero también el implícito.  Se han elevado todo tipo de voces críticas por no haber recibido el Papa Francisco a unos u otros. Considero que el Papa Francisco ha actuado sabiamente no arriesgando el resultado de  un camino tan esperado y bien empezado aún entendiendo que esta visita ha sido “controlada”. Sin embargo hemos visto fotografías que valen más que mil palabras. Dios quiera que esta vez veamos cumplidas las palabras expresadas por San Juan Pablo II durante aquella inolvidable y emotiva visita a la Isla en 1998  “Llamada a vencer el aislamiento, ha de abrirse al mundo y elmundo debe acercarse a Cuba, a su pueblo, a sus hijos, que son sin duda sumayor riqueza.” 

Ya dejando atrás su visita a Cuba el Papa Francisco ni bien tomó la palabra en tierraestadounidense  menciono a
-          los inmigrantes (“como hijo de una familia de inmigrantes”) una palabra cargada de sentido abrazando a todos – seguramente también teniendo presente a los cubanos exilados en tierras americanas -, pero también portadora de esa situación tan especial que se ha ido dando entre Cuba y Estados Unidos,
-           su defensa de la cultura del encuentro (“en estos días de encuentro y dialogo”)
-           pasando al sueño del pueblo norteamericano
-           su inminente visita al Congreso (“donde espero como un hermano de este país transmitir palabras de aliento a los encargados de dirigir el futuro político de la Nación en fidelidad a sus principios fundacionales”)
-          su apoyo a la familia (“iré a Filadelfia con ocasión del 8 Encuentro Mundial de las Familias”),
-          el compromiso de los católicos norteamericanos (“como a muchas otras personas de buena voluntad, les preocupa también que los esfuerzos por construir una sociedad justa y sabiamente ordenada respeten sus más profundas inquietudes y su derecho a la libertad religiosa)
-          la libertad (“una de las riquezas más preciadas de este País”).

Se dirigió a un Presidente que lo recibiera ni bien llegara (algo no común) y en el Congreso  le hizo conocer su complacencia por su compromiso ecológico y el “cuidado de nuestra «casa común»” en pos de los que menos tienen y los ignorados y mencionó a Martin Luther King a quien volvería a citar en su discurso ante el Congreso. Y hasta se refirió,  allí mismo en sus primeras palabras, a “relaciones rotas”  al restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba sin mencionarlo (Los esfuerzos realizados recientemente para reparar relaciones rotas y abrir nuevas puertas a la cooperación dentro de nuestra familia humana constituyen pasos positivos en el camino de la reconciliación, la justicia y la libertad.)

El Papa terminaba su saludo de llegada pidiendo colaboración en la protección de los más vulnerables agradeciéndole al Presidente su acogida y asegurando que tenia “puestas grandes esperanzas en estos días en su País. ¡Que Dios bendiga a América!”



No hay comentarios: