Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 23 de abril de 2016

Juan Pablo II y su visita espiritual al Santuario de La-Vang en Vietnam


Tal como acostumbraba hacerlo durante el Ángelus en el transcurso del año mariano 1987/1988,  con excepción de algunas ocasiones (viajes, festividades y conmemoraciones importantes) el domingo del 19 de junio de 1988) el Papa Juan Pablo II se detenía espiritualmente en Vietnam (87 millones de habitantes con un solo pequeño porcentaje -7%)- de católicos), la tierra fecundada por la sangre de los 117 mártires  (aunque se calcula que hay más de 130.000) que acababa de canonizar, específicamente en el santuario de La-vang (perteneciente a la archidiócesis de Huè -  Vietnam central) que con el tiempo se convirtió en el testimonio más antiguo y emblema de la devoción mariana en todo Vietnam y cuyos primeros encuentros de oración alrededor de la Virgen de La Vang, en el homónimo pueblo de la provincia central de Quang Tri, datan de la época de la dinastía Tay Son, a fines del S. XVIII.


El nombre “Le-vang – explicaba el Papa – viene de un bosque, al que iban en el pasado a recoger leña algunas pequeñas comunidades cristianas de la zona.  Allí se reunían los cristianos en 1798, para huir de las persecuciones,  en torno a un gran árbol rezando el santo rosario. Cuando llego la paz surgió allí una modesta capilla de madera, que se convirtió en lugar de peregrinaciones hasta las nuevas persecuciones aún más violentas ocurridas durante el siglo diecinueve. 


La devoción a la Virgen fue uno de los puntos de apoyo de la fe de los mártires, que muchas veces se presentaban al suplicio con el rosario al cuello. Al volver la calma se restauró la capilla que había sido quemada y fue sustituida por una nueva construcción que tampoco duró mucho tiempo a raíz de más persecuciones  y guerras. Inaugurada en 190l, restaurada en 1924  y ampliada en 1961 fue destruida completamente en 1971, durante la guerra entre Vietnam del Norte y Vietnam del Sur.  No obstante y al no quedar más que ruinas los peregrinos seguían reuniéndose alrededor de las ruinas. 

Después de la re unificación los obispos reunidos en Hanoi renovaron solemnemente el reconocimiento de La Vang como Centro Mariano Nacional. El 19 de junio de 1988 S.S: Juan Pablo II en la ceremonia de canonización de los 117 mártires reconoció la importancia y significación de Nuestra Señora de La Vang y expresó su deseo por ver la reconstrucción de la Basílica. 
El 15 de agosto, fiesta de la Asunción de la Virgen María, del año 2012 fue colocada la piedra angular para la construcción del nuevo Templo, “piedra” compuesta por  27 unidades colocadas en los cimientos del edificio, 26 de ellas simbolizaban el mismo número de diócesis de la Iglesia en Vietnam, y la 27 representaba la participación de toda la diáspora vietnamita católica en el mundo.

La iglesia católica de Vietnam, no obstante las constantes persecuciones, continuó matenièndose viva y orante en Vietnam y actualmente ya cuenta con 8 seminarios mayores con más de 3.000 candidatos, entre diocesanos y religiosos. De a poco también fueron restableciéndose las relaciones diplomáticas entre Vietnam y la Santa Sede. Las relaciones habían sido rotas en 1975 después que el régimen comunista prohibiera el catolicismo. Las cosas comenzaron cambiar ya durante los últimos años del pontificado de Juan Pablo II y se consolidaron con la elección de Benedicto XVI. El 25 de enero de 2007 el primer ministro de Vietnam  fue recibido por el Papa en el Vaticano,  en lo que fue la primera visita de un jefe de gobierno comunista vietnamita a la Santa Sede. Se acordó entonces constituir una comisión mixta de trabajo, que se reunió por primera vez el 20 de febrero de 2009. El 11 de diciembre del mismo año Benedicto XVI recibió en Roma al presidente vietnamita Nguyen Minh Triet.     El 18 de octubre de 2014 el Papa Francisco recibiò en audiencia al primer Ministro de Vietnam, aunque queda un largo camino por recorrer.