Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

miércoles, 31 de octubre de 2007

25 años JPII a la Vida religiosa


En su visita a la tierra del Doctor Místico, maestro de la fe, objeto de su tesis doctoral, proclamó “de nuevo el gran mensaje de la fe, como esencia de su enseñanza para toda la Iglesia, para España, para el Carmelo. Una fe viva y vigorosa que busca y encuentra a Dios en su Hijo Jesucristo, en la Iglesia, en la belleza de la creación, en la oración callada, en la oscuridad de la noche y en la llama purificadora del Espíritu”. Se hizo “peregrino a los lugares que evocan su vida, que son tambien para todo el pueblo de Dios templos de veneración del santo, cátedra permanente desde donde sigue proclamando su mensaje de vida teologal” y entre otros, expresó: “Doy gracias a la Providencia que me ha concedido venir a venerar las reliquias, y a evocar la figura y doctrina de San Juan de la Cruz, a quien tanto debo en mi formación espiritual. Aprendí a conocerlo en mi juventud y pude entrar en un diálogo íntimo con este maestro de la fe, con su lenguaje y su pensamiento, hasta culminar con la elaboración de mi tesis doctoral sobre La fe en San Juan de la Cruz. Desde entonces he encontrado en él un amigo y maestro, que me ha indicado la luz que brilla en la oscuridad, para caminar siempre hacia Dios, “sin otra luz ni guía / que la que en el corazón ardía. / Acuesta me guiaba / más cierto que la luz del mediodía”…..”

“Peregrino tras las huellas de Santa Teresa de Jesús” invitó a “cada monasterio de carmelitas descalzas a ser un “rinconcito de Dios”, “morada” de su gloria y “paraíso de su deleite”. ¡Los ojos en Cristo! Pidió a Teresa de Jesús, “que sigues viviendo en esta tierra de España....por todos sus pueblos. Haz que vivan la riqueza de sus valores culturales en espíritu de fraterna y solidaria comunicación.”
En momentos difíciles pero a la vez fructíferos para la vida religiosa en todo el mundo recordemos las palabras de cierre de su libro Levantaos, Vamos!
Levantaos, no temais! El amor de Diso no impone cargas que no podamos soportar, ni nos plantea exigencias a las que no podamos enfrentarnos. A la vez que pide, El ofrece la ayuda necesaria…..Levantaos, Vamos! Vamos confiados en Cristo, El será quien nos acompañe en el camino hasta la meta que solo El conoce”, (Karol Wojtyla, Levantaos, Vamos, 1ra edición, 2004)
Invito visitar:


No hay comentarios: