Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

lunes, 13 de abril de 2009

Entrevista al padre Pedro Opeka - Primera parte

Entrevista exclusiva para el blog Juan Pablo II
al Padre Pedro Opeka durante su visita a Buenos Aires


Primera Parte

Pedro Opeka apóstol vicentino en Madagascar nació en 1948 en Argentina, hijo de padres eslovenos (2do de 8 hermanos) aprendió el oficio de albañil de su padre. A los 15 años decide entrar al seminario de los vicentinos. Profundiza sus estudios en Ljubljana. Desde allí parte para Madagascar a trabajar en parroquias vicentinas iniciando su camino misionero. Termina sus estudios en el Instituto Católico de Paris. En septiembre de 1975 es ordenado sacerdote en Buenos Aires y parte para Madagascar.

Me recibe amablemente Luis, el hermano del padre Pedro Opeka, en la casa paterna, una casa llena de recuerdos de su hijo Pedro que los padres fueron atesorando celosamente durante años, padres ejemplares cuya vida fue toda oración y acciones concretas y que guardo en mi recuerdo con cariño, aprecio y enorme admiración. Cuando llego Pedro esta hablando con una de las últimas radios – según me comenta el hermano – que aun faltaba entrevistarlo. Me quedo con las palabras finales de los comentaristas al termino de la entrevista que decía “necesitamos muchos Pedros en la Argentina” y el otro muy sabiamente le responde “ni siquiera….si cada uno de nosotros fuesemos Pedro”
Nota: soy conciente que esta entrevista debiera ser un audio, para percibir la fuerza de la voz, la fuerza de su empuje, de su identificación con las necesidades de los pobres, de su amor por ellos, del convencimiento de su vocación y su misión. He resaltado en negrita algunas palabras marcadas pro él con especial énfasis.

Pregunta:
Hace escasas semanas recibíamos noticias muy tristes procedentes de Madagascar, su tierra de adopción. Hubo un cambio de gobierno. Nace una nueva esperanza?

Opeka
Bueno normalmente debiera ser una nueva esperanza, pero como en muchas partes del África y en otros países del mundo todo se esta politizando y como la corrupción entra en todas partes y los políticos quieren sobornar al pueblo con dinero también allí esto comenzó ahora. Tenemos un cambio de un presidente que estuvo 7 años pero que dio la espalda al pueblo no se ocupo realmente de los mas pobres que son el 70% de país así que el pueblo mismo dijo basta. Este señor vivía en medio de un confort exagerado cuando el pueblo vivía en una miseria extrema. Entonces cuando un presidente en un país tan pobre no se dedica a disminuir y a erradicar la pobreza, sino todo lo contrario a hacerse mas rico él y tener todos los monopolios de las industrias y de todo el comercio y bueno eso termina derrocándolo. Esperamos que el nuevo que ahora asume po dos años - una manera transitoria para preparar nuevas elecciones - pueda ser más justo.

Pregunta
Usted decidió hacer este viaje por compromisos previos contraídos en México y en Chile. Podría comentarnos algo? Indicarnos si es posible acceder a esa información?

Opeka
Si a México fui invitado por la familia vicentina de san Vicente de Paúl . Se reunieron alli 18 países y se habló sobre todo del compromiso con los mas pobres, eminentemente sobre un cambio sistémico, como nuestras obras y nuestros proyectos con los pobres deben ser encarados como un cambio sistémico no como una asistencia al pobre sino como algo que tiene que cambiar el sistema, debemos cambiar ese sistema que ha producido tanta pobreza por un sistema mas justo donde los pobres mismos participen en esa evolución y en su desarrollo. Allí hubo 18 delegaciones de 18 países sudamericanos y fue un encuentro muy hermoso. Se puede acceder a la información en la pagina web de la familia vicentina.
Y en Chile fui invitado por asociación Desafió que es una grupo de asociaciones que se juntan también para reflexionar, meditar sobre el compromiso cristiano. Me invitaron a un encuentro que se hace en la cordillera de los andes y se llama Lo Alto. Allí durante 3 días 380 personas – entre las cuales había empresarios, políticos, gente sencilla, gente alejada de la iglesia pero con voluntad de buscar a Dios y buscar la justicia. Fue un encuentro muy positivo porque se ha sentido la presencia de Dios, se ha sentido la presencia de Cristo. Hubo muchas conversiones, mucha alegría y la gente se fue de lo alto a la ciudad para ser testigos, voceros, motores de cambio para la verdad.. También hay un sitio web.

Pregunta
Usted ha sido galardonado cantidades de veces, recibido premios y reconocimientos de todo tipo. Como se siente siendo polo de atracción constante?


El padre Pedro duda por unos instantes, pero igual responde….
Bueno muchas veces es difícil estar continuamente dispuesto a dar entrevistas, a dar opiniones en cualquier momento pero si es por la causa de los pobres, si es para hacer conocer el trabajo de un compromiso con los más pobres, para hacer conocer las obras que se hacen a favor de los niños de calle, obras que se hacen por la dignidad de la familia que vive en un basurero tengo que aceptarlo porque esto también es parte de mi trabajo, tenemos que estar presentes en los medios de comunicación, tenemos que estar allí, no debemos dejar que solo se digan cosas indiferentes, vacías, sin sentido y que éstas ocupen todo el tiempo de los medios de comunicación. Nosotros debemos – en nombre de nuestra fe y de nuestro compromiso de los pobres - estar presentes.

Pregunta
Haber ido por primera vez a Madagascar cuando era un joven de 22 años que fue lo que atrapo su corazón para volver y quedarse?

Opeka
Fue justamente esa situación tan difícil, esa pobreza extrema en la que vivían… en aquellos tiempos todavía había mucha bondad, el mal no se había esparcido y arraigado tanto, la gente era pobre pero solidaria, se ayudaban entre ellos, se respetaban se respetaba también la vida de otras personas, no se atacaba no se hacia daño a nadie así que viendo esa pobreza y al mismo tiempo esa gran sabiduría ancestral que tenían me dije tengo que volver a estar con ellos y darles una mano si necesitan de mi..

Pregunta
Como hizo para que no flaquearan sus fuerzas ante tanta pobreza en un entorno casi siempre políticamente hostil?

Opeka
Bueno uno tiene que tener siempre claro el compromiso evangélico. Toda obra de evangelización se hace en nombre de Jesucristo, somos enviados de Cristo. Yo no soy el patrón del mensaje que llevo, yo llevo un mensaje y ese mensaje me ha sido encomendado. Ahora es mi labor, mi compromiso llevarlo y proponerlo, así que cuando hay momentos difíciles y los hubo y los habrá siempre, uno tiene que acordarse de que quien nos ha enviado El mismo sufrió mucho para salvar a sus hermanos. Nosotros no podemos prescindir ni evadirnos del sufrimiento y del dolor, forma parte de nuestra vida pero el amor, la alegría que nos empuja hacia el hermano pobre es mas grande que el dolor, es mas grande que el sufrimiento… y la esperanza que tenemos tiene que ser algo vivo, algo que la gente pueda casi tocar, algo palpable. No podemos dar esperanza con palabras vacías, se trata de actos, gestos concretos todos los días. A cada momento.

Pregunta
Si tuviese otra vez 22 años volvería a hacer lo mismo? Cambiaria algo, saltearía algún paso?

Opeka
En general me comprometería siempre por los más pobres. Ahora hay cosas que podría uno cambiar pero la orientación no la cambiaria: es el compromiso por los mas pobres, vivir con ellos, trabajar con ellos para junto a ellos resucitar a una vida mas digna

Pregunta
En la entrevista que le hicieron en Roma al recibir el premio Solidaridad y Desarrollo Ud. mencionó que había trabajado quince años en la selva. Donde y en que consistía su trabajo allí?

Opeka
Ese trabajo yo digo que fue en la “selva” porque estabamos a 800 km de la capital y necesitabamos 3 dias para llegar por caminos duros, realmente difíciles, se estaba en el fin del mundo. En aquel tiempo casi incomunicados con el mundo exterior, con Europa, con el resto del mundo. Hablamos de los años 70 hasta el 85 cuando no había allí ni radio, ni antenas, ni Internet, no había teléfonos. Totalmente incomunicados nos impregnamos, nos zambullimos en la vida de ellos en las tradiciones del pueblo malagasy para comprenderlos desde adentro y bueno nos costo mucho sufrimiento, nos enfermamos pero nunca nos acobardamos, nunca lamentamos habernos embarcado en ese compromiso. La situación era difícil, había agua contaminada, mucho calor, mucha humedad, malnutrición… entonces en esa situación el cuerpo sufre también no solamente el alma y el corazón y si tambièn el cuerpo sufre, cuando es todo el ser que sufre se hace difícil mantenerse en pie. Claro cuando uno tiene buena salud y el cuerpo se porta bien es bastante fácil comprometerse, pero cuando el cuerpo también falla allí tiene que sacar fuerzas realmente del fondo del alma y del corazón que se las da Dios, Dios que nunca esta ausente, está siempre con nosotros. Allí mi trabajo era un poco mas “tradicional” yo tenia un a parroquia una misión, pero no era “tradicional”el trabajo que hacíamos, el contacto con la gente..En ese momento yo les dije a los jóvenes de ese lugar “esta misión, esta puerta es la puerta de su casa, esta parroquia es su casa….” Yo llegué allì después del Concilio Vaticano II, y me dije “aquí hay que abrir las puertas de la iglesia y las ventanas para que todo el mundo se sienta cómodo, pueda entrar y salir, que sienta que es su casa y así 504 jóvenes hicieron parte de 9 grupos juveniles ahí mismo en esa región de la “selva” y fue una de las parroquias mas dinámicas que teníamos en la diócesis eran 504….. cuando uno abre las puertas…pero claro cuando uno se da a ellos ya no hay mas privacidad, ya no hay horas para recibir gente, la casa es de todos entonces allí la gente viene y se siente recibida, se siente respetada, amada y responde…en cambio si nos encerramos ….hoy también tenemos que abrir las puertas e ir hacia la gente para que sepan que hay un lugar donde pueden venir en cualquier momento a hablar, para que ese momento de nuestra vida se lo demos totalmente a los hermanos, a ellos.
Y Pedro sigue hablando entusiasmado de aquel comienzo…. Esos 15 años yo digo muchas veces fueron como un noviciado para mi, un noviciado para luego comenzar esta gran obra porque una obra así no se puede comenzar al comienzo cuando uno no tiene suficientes conocimientos de la lengua, las tradiciones, las costumbres, la mentalidad, así que muchas veces digo que para conocer este trabajo hubo que hacer muchas cosas antes, prepararse durante 15 años….no solamente leyendo sino en contacto real con los pobres y así en contacto con los pobres uno aprende muchas cosas muchas cosas….

Pregunta
Como es su pueblo malgache pregunto y me corrige que es malagasy….al igual que la lengua, hay que llamarlos malagasy que es lo correcto, así se identifican…
Como vive? o sobrevive? Es creyente? Hay mucha población joven?

Opeka
El pueblo de Madagascar son gente naturalmente buena, muy acogedora y alegre pero la extrema pobreza ha hecho que la gente o muchos de ellos hayan perdido esa alegría esa solidaridad que tenían antes …hubo un cambio sobre todo en las grandes ciudades allí en la gran capital Antanarivo es “salvese quien pueda”, donde hay más diferencias, gente que viene de todas partes de la isla, donde hay 18 tribus y la gente ya no se conoce mas, se sienten extranjeros unos con respecto as otros. Eso es el gran cambio en negativo que se produjo que la capital pues no tenia estructuras para recibir tantos miles de personas hoy son 2 millones de personas alli y esta capital no tiene capacidad para mas de 700 u 800.000 personas y de esa manera se ha resquebrajado la solidaridad y cada uno tiene que rebuscárselas por si mismo y así viven en situaciones de extrema pobreza y se pierden los valores, se pierde el respeto por la vida.. nace el alcoholismo, nace la droga por la desesperación y entonces cuando uno esta bajo esa influencia comienza también a robar y a matar.


En Madagascar hay mucha población joven … el 60% de la población son menores a 20 años, un gran futuro. Por eso digo que la esperanza está en África, en Madagascar porque es un pueblo joven y hoy pienso que un niño es un patrimonio mundial porque en Europa no hay…. se ven raramente. Cuando voy a Europa en las grandes ciudades uno ve gente adulta, no hay niños, causa una impresión realmente triste …ciudades fantasma porque no hay nadie en la calle así que los africanos que van a Europa en busca de trabajo se sienten muy en soledad se sienten perdidos porque no hay con quien hablar…
Y que me dice de los “inmigrantes”? y me responde:
Cada vez que veo noticieros y viendo como los encierran me duele en el alma…la inmigración clandestina …por eso siempre digo que los gobiernos de la Unión europea tienen que ayudar con más dinero, y más rápidamente a todos los países desde donde provienen tantos miles de inmigrantes africanos para que se queden en sus pueblos porque es allí donde van a ser más felices. Las imágenes que trasmite la TV de Europa mostrándoles un paraíso la gente se lo cree y llega allí y no es el paraíso que ellos se habían imaginado y muchos caen en la delincuencia, en una vida peor que la que llevaban en Africa, por eso es mejor que se queden…cuantos han muerto en el desierto cuantos ahogados en el Mediterráneo, en el mar Rojo o en el Atlántico. Es imprescindible que los estados europeos presten más ayuda, pero también más rápidamente, pues todo es demasiado lento y es contra eso que yo me rebelo y lo denuncio.

Pregunta
De las misas que usted celebra en su misión, participan unas 6000/7000 personas y son frecuentadas también por turistas entre los cuales no son escasas las conversiones. Podría compartir con nosotros alguna de estas experiencias?

Opeka
Bueno esa misa es una misa de la Eucaristía que celebramos con la comunidad los domingos y donde hay mucha alegría, mucha participación… cuando se trae la palabra de Dios cuando son cientos de personas que la traen no son 2, 10 son cientos bailando todos cantan, todos cantan entonces cuando todos cantan es diferente… cuando uno va a una cancha de fútbol y toda la hinchada canta conmueve y si en la cancha cantamos tanto….y agrega “el otro día al ir a ver un partido…… se pasaron el primer tiempo sin parar cantando digo si esto no es también como una misa, una comunicación… ¿porque para Dios no cantamos? porque para Dios no cantamos? que es nuestro Creador porque no le cantaríamos los domingos una o dos horas cuando nos juntamos con todos los hermanos…hay que convencer a la gente que venimos a una misa no a mirar, sino a participar, a compartir la Eucaristía con el hermano, a escuchar la Palabra de Dios, a compartir el pan …así encuentran allí esperanza, encuentran un mensaje concreto…hay un francés que llamamos “rutero” que les dice a los turistas si usted esta un domingo en Antanarivo no se pierda la Misa en Akamasoa y asi vienen siempre entre 20 a 100 turistas a cada misa, vienen a mirar pero cuando ven el espíritu de Cristo, el espíritu del Evangelio allí y ven esa multitud, esa juventud, esos niños como participan ellos también se van interpelados, muchos lloran conmovidos, hubo ateos que me han tomado por el hombro y me han dicho “Pedro yo soy ateo pero aquí algo me ha pasado…” bueno esa gente sigue buscando …se van conmovidos …han recibido la semilla que luego van a desarrollar y muchos encuentran también el gusto de regresar.
-----
Ciudad Nueva
Desafio, Chile

Y naturalmente el sitio oficial de Jesús María Silveyra (con fotografìas de Akamasoa) Silveyra es autor de “Un viaje a la esperanza”, salir de la pobreza con dignidad y trabajo. Donde cuenta todo sobre la obra del Padre Pedro Opeka. Silveyra lo conoció durante una visita que Opeka realizó a la Argentina y quedó tan impactado que decidió viajar a Madagascar para ver todo con sus propios ojos y escribir sobre la experiencia. Publicó Lumen , Viamonte 1674, 1155 Buenos Aires, Argentina (0054 - 11) 4373-1414.

3 comentarios:

Luisa dijo...

Pues aquí nos das mucho material.
Voy a hacer mis deberes.
Gracias.
De paso le voy a dar este enlace a uno de mis hijos,que va este verano a Togo.

rgr dijo...

Que regalo increíble y múltiple, Ljudmila! Porque imagino que es un gran regalo para vos haber conversado con el padre Pedro, que sin dudas es un hombre de Dios, un hombre santo y un ejemplo para toda la Iglesia. Y también es un regalo estupendo y vivificante para todos los que nos nutrimos con tu blog. Muchísimas gracias. Un gran abrazo en Cristo y María. Paz y Bien. Ricardo

Marta Salazar dijo...

fantástico!

Luisa tiene razón: hay mucho material para digerir con calma! también en el post siguiente :)

qué bueno que hagas entrevistas en tu blog! Bien!

hay dos Ljudmila Hribar en Facebook, no sé cuál eres!

hazme clic tú a mí please, si quieres... soy la que sale en una foto en un espejo :) mis amigos soon como 280 - 290 no más ni menos, dependiendo del día y mi network es Germany, te lo digo extra, porque mi nombre es muy común y hay incluso una cantante texana tocaya mía, ja ja

te espero, bueno, sólo si quieres, un abrazo fuerte!