Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 23 de enero de 2011

“Pescador de hombres” / “Barka”

«Venid conmigo, y os haré pescadores de hombres.» Y ellos al instante, dejando las redes, le siguieron.” Mateo 4: 19 - 20


“Pescador de hombres” es una canción litúrgica cuyo texto y música han sido compuestos por el sacerdote vasco Cesáreo Garbarain, (1936-1991).



Fue una de las canciones litúrgicas preferidas de Juan Pablo II. Los polacos se la cantaban en polaco en su versión titulada “Barka” y la siguen cantando recordandolo.
Aparentemente a Polonia la trajeron los grupos juveniles de oasis y cuando se la cantaron durante su viaje de 2002 a "su" Cracovia les dijo que “en cierto sentido, aquel canto de los oasis me había llevado fuera de la patria, a Roma. Su mensaje profundo me había sostenido también cuando me encontré ante la decisión tomada en el Cónclave. Después, a lo largo de todo el pontificado, nunca me he separado de este canto. Por otra parte, me lo recordaban continuamente, tanto en Polonia como en otros países del mundo. Escuchar eso me hacía pensar siempre en mis encuentros como obispo con los jóvenes.” (Juan Pablo II: “¡Levantaos! ¡Vamos!”)



Transcribo aquí letra y partitura (arriba) para que el próximo 1ro de mayo la cantemos todos solemnemente estemos donde estemos….




cantado en español por el Papa Juan Pablo II
(estuve intentando sin exito subir el audio que tengo en mis archivos, pero he encontrado el mismo en Corazón católico - un video de diferentes momentos de los viajes de Juan Pablo II con el audio de Pescador de hombres de fondo)


Tú has venido a la orilla,
no has buscado ni a sabios ni a ricos.
Tan sólo quieres que yo te siga.

Señor, me has mirado a los ojos,
sonriendo has dicho mi nombre.
En la arena he dejado mi barca:
junto a Ti buscaré otro mar.


Tú sabes bien lo que tengo,
en mi barca no hay oro ni espada,
tan sólo redes y mi trabajo.

Tú necesitas mis manos,
mi cansancio que a otros descanse,
amor que quiera seguir amando.

Tú, pescador de otros lagos,
ansia eterna de hombres que esperan.
Amigo bueno que así me llamas.

(letra y partitura Obispado de Gualeguaychu)

No hay comentarios: