Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 19 de abril de 2013

Diario romano 2006 – 4to dia 15 de mayo – Vaticano



A medida que mi “libertad” de andar “aprendiendo Roma” (como decia Juan Pablo II) a solas estaba llegando a su fin mis ansias de encontrarme cara a cara con mis amigas del Foro Oficial del sitio de beatificación de Juan Pablo II (despues discontinuado) iban creciendo.....como serán, tal como se ven en las fotos que ya conocía? Que tipo de personas serán? (hmm uno siempre olvidándose de las propias imperfecciones). Hasta entonces habia sido una amistad puramente virtual. Debo admitir que finalmente resultamos ser personas bastante normales.
Para estos dos días previos mi agenda era más bien desordenada. Continué andando Roma ...... visitando a mi amigo Juan Pablo II temprano por la mañana, fui nuevamente (colándome otra vez;) a los Museos Vaticanos cargando mis binoculares (en realidad pequeños y viejitos) y el Tríptico Romano de Juan Pablo II, lista para prestarles mayor atención a esos bellos salones y tomarme mi tiempo en la Capilla Sextina. Y después hacer algunas visitas que me había recomendado la joven italiana al regreso de San Giovanni Rotondo. Y además quería simplemente “perderme” por las calles de Roma, lo cual no me resulta difícil pues mi sentido de orientación es pésimo, y me perdí en serio, sin preocuparme demasiado aproveché para tomar algunas fotos muy bonitas de típicos patios romanos, engalanados por hermosas rejas macizas detrás de las cuales se esconde la historia de Roma.



Es gratísimo perderse en Roma, siempre algo único para ver........ Además no hay dudas que Roma debe disfrutarse a pie, aún a costa de los pies mismos.
También visité una muestra de Modigliani (no valía los 9 euros que pagué), y me quede mirando como los italianos le daban la bienvenida a su nuevo Presidente, me senté a tomar un café helado (5 euros!) y a disfrutar del paso de las limusinas y la caballería.... . Toda Roma era una fiesta, mucha custodia por todos lados, pero perfectamente organizado, solo cerraron la calle en su totalidad unos 10 minutos antes que pasaran cortejo y séquito camino a la Plaza del Capitolio y Piazza Venecia.



Visité también la Iglesia de Araceli con el “Niño del milagro”, la Iglesia de los Santos Apostoles, la hermosa Santa Maria Maggiore, una de las cuatro basílicas patriarcales (junto a S. Pedro, S. Paolo Fuori le Mura y S. Giovanni in Laterano), pero como bien dijo Petra en su diario uno visita tantas iglesias que es imposible recordarlas a todas. De todas maneras mis preferidas para hacerlo muy corto son la basílica de San Pedro y Santa Maria en Traspontina (muy cerca de allí), donde descubrí el poster de Juan Pablo II luciendo el escapulario. Y además vivi momentos muy especiales y preciosos en la capilla Santa Marta!!!! (en mi visita anterior), si allí mismo en Santa Marta! Por supuesto no pude dejar de pasar por la Fontana de Trevi y desde alli pasando por Piazza di Spagna hacia la Piazza del Popolo fuí a ver la iglesia de Santa Maria del Popolo, que le fue asignada al Cardenal Stanislaw Dziwisz (que fuera secretario de Juan Pablo II), durante su reciente nombramiento.

Visita a Juan Pablo II. Es imposible expresar lo que se siente al visitar su tumba por primera vez, de alguna manera es una especie de shock uno se queda mirando esa placa de mármol sin saber exactamente que decir o pensar, brotan lagrimas de emoción. . Cuando estuve allí por primera vez me pareció vivenciar nuevamente los recuerdos de mi descubrimiento tardío de JPII, su carisma, sus últimos días, su sufrimiento, su muerte, su funeral, una mezcla de sentimientos profundos de agradecimiento, tristeza y gozo. Pero tener el privilegio de poder visitarlo más veces se transforma en un extraño sentimiento de aceptación y cercanía...es visitar a un amigo que está allí esperándote, expectante, dispuesto a escuchar, a responder, a participar de tus oraciones..... sientes la necesidad de hablar con el, ver su sonrisa o su dolor. Y cuando te ubicas entre aquellos rezando detrás del área acordonada te sientes animado, participando junto a ellos y a todos los miembros y amigos del Foro, de la misma gracia. (Digo detrás del area porque también estan aquellos que simplemente pasan por delante de la tumba como si pasaran ante cualquier monumento de los miles que existen en Roma, con el solo y único interés de tomar fotos y llevárselas de trofeo).

Al dejar el lugar lo saludas .... le recuerdas tus peticiones..... sintiendo que puedes contar con él y que quizás pronto lo “veras” nuevamente…

En los Museos Vaticanos visité otra vez la Sala de los Tapices, de los Mapas, San Pio V, Sobieski , las salas de Rafael (Constantino, Helidoro, Signatura, Incendio en el Borgo).

Son salas hermosas con los frescos mas famosos de Rafael, donde la verdad sobrenatural se muestra en “La disputa del Santísimo Sacramento” (algunos dicen que debería llamarse El Triunfo de la Eucaristía)

y la verdad racional en “La Escuela de Atenas “ (filosofía).


Disfruté también con los tapices y quede prendada

de los cielorrasos.




Pero leer el “Triptico Romano” de JPII dentro mismo de la Capilla Sixtina, fue, debo admitir, un privilegio que otorga un cierto poder, haciéndote participe de una experiencia única. JPII parece estar allí sentado en el balcón recitando sus propias palabras..... “Estoy a la entrada de la Sixtina — Y tú, hombre, que también ves, ven —

Os llamo a todos los «videntes» de todos los tiempos. ¡En el Vaticano hay una capilla que espera el fruto de tu visión! La visión esperaba la imagen.... El Juicio, el último Juicio.

He aquí el camino que todos seguimos — cada uno de nosotros.....”

Se siente la secreta, misteriosa, intima atmosfera de un lugar absolutamente especial. . Solo hay que permanecer en silencio y escuchar....y ni el ruido de tanta gente llega a molestar.... lo que sí molesta es el altavoz repitiendo demasiado a menudo “este es un lugar sagrado, por favor guarden silencio....no esta permitido tomar fotografías....” en varios idiomas. Pero la gente parece no comprender ninguno.

Disfrute muchísimo de esta visita. Los binoculares me fueron de gran ayuda para sentir aquellos hermosos frescos mas cerca.... si bien es tan grande el tesoro allí guardado que aunque me quedase horas o días....solo podría captar una parte de su belleza.. No se pierdan la página oficial de los Museos Vaticanos.
Estaba cansada es verdad, pero inmensamente feliz y agradecida. Me senté a descansar un rato en mi lugar favorito (nada menos que en la Plaza San Pedro) donde cierra la elipsis de las 264 columnas del lado derecho mirando hacia la monumental basílica, al obelisco, a las dos fuentes.... sintiendo que quería abrazar todo y a todos desde la Basílica y todo a lo largo de la Via Della Conciliazione…..

Al releer estos recuerdos casi me parece imposible que todo esto en un solo dia! Que regalo!



No hay comentarios: