Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

miércoles, 3 de junio de 2015

Los viajes de Juan Pablo II a Polonia s/su secretario Mokrzycki (4 de 4)

Franciszkanska 3, el lago de Wigry y que más?
Y Zakopane. El encuentro con los montañeses a los pies del Gran Krokiew (Wielka Krokiew)  en 1997. Existia una unión especial entre el y los montañeses. Recordaba a menudo el juramento leído por el Intendente de la ciudad sobre sus rodillas en nombre de los montañeses.

Porque los quería tanto el Papa?
Creo que era debido a su perseverancia y fidelidad, su fortaleza y su coraje. A el le gustaba ese tipo de gente y los admiraba. Ademas, el también era asi. Era fuerte, valiente, integro.

En aquella oportunidad el El Santo Padre tuvo bastante tiempo para disfrutar la naturaleza en los Tatras, tal como solia hacerlo en el pasado….
Es verdad. Dormimos en Ksiezowka (residencia para sacerdotes en Zakopane) que el conocía tan bien. Visitamos el Lago Morskie Oko. Y antes de eso, el Santo Padre sobrevoló en helicóptero la región de Orawa, las montañas Gorce, los Pieniny Gorge, y vio el Lago de Czorstyn. Despues camino alrededor del Lago Morskie Oko durante tres cuartos de hora.  Tambien hablo con el guardian de un refugio en la montaña y con el guardaparque del Parque Nacional de Tatra. Y les dijo “protejan esta tierra y esta naturaleza”!  Estos encuntros eran con una cantidad limitada de gente.  Los miembros del sequito papal también hicieron un crucero organizado para ellos por el rio Dunajec.


Y también se dio la excursión a las montañas de Kasprowy Wierch….
Eso ocurrió al dia siguiente. Despues de la Misa en Gran Krokiew, el Santo Padre hizo un viaje en góndola por la tarde a la montaña Kasprowy Wierch. El tiempo no se mostró muy favorable, pero al menos las nubes no cubrían todos los picos.

Juan Pablo II conocía todos aquellos picos de montaña porque los había vencido a todos. Los señalaba con su baston y los nombraba. En la cima de la Kasprowy Wierch se le sirvió una taza de té en taza metálica y le causó gracia.    En su viaje de vuelta, visito la ermita del Santo Hno Alberto en Kalatowki.

Decía algo el Santo Padre en esas excursiones?
No, solo admiraba la naturaleza.

Y rezaba?
Si claro, como de costumbre.


Los viajes a Polonia eran cada vez mas serenos y gozosos y mejor que los anterioes. Así lo ve su segundo secretario.  Estábamos entre nuestra gente. Conocíamos bien sus reacciones, que nos eran familiares.  El Santo Padre enseñando a la gente en polaco, tenia un efecto emocional especial para ellos. Habia menos estrés y más calma y gozo. Al igual que en Lagiewniki, en los suburbios de Cracovia,  durante su última peregrinación, el lugar de realización del gran sueño de Juan Pablo II. El tenia gran devoción a la Divina Misericordia y quería confiar al mundo a la Divina Misericordia; y lo hizo justamente en Lagiewniki, donde solia vivir la Hermana Faustina.  El santo Padre se sentía feliz consagrando el santuario y que tantos compatriotas lo acompañaran ese momento.” 

Arzobispo Mieczyslaw Mokrzycki: He liked Tuesdays best / Wydawnictzvo M Krakow2011