Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 31 de agosto de 2012

Juan Pablo II “recordar el pasado es comprometerse con el futuro”


Son muchas las controversias acerca del verdadero comienzo y de las razones, pero una sola la dolorosa  verdad: un mínimo de entre 55 y 60 millones de muertos causo la II Guerra Mundial, que históricamente comienza el 1ro de septiembre de 1939, el día queAlemania invade Polonia. 

No se conocen cifras exactas, probablemente nunca se sabrán, pero fueron demasiados los muertos, demasiados  damnificados, demasiados  heridos en alma y cuerpo para no recordar esta terrible hecatombe universal, que marcó a naciones enteras para siempre.  El nazismo y el comunismo,  que sellaron parte de la historia del siglo XX, totalitarismos que no dudaron en aniquilar familias o personas, reducir a cenizas pueblos enteros,  y pervertir mentes han cambiado de nombre y de estrategias.

“Se acerca la fecha del 1 de septiembre a la que va unido el recuerdo doloroso y trágico del comienzo de la terrible segunda guerra mundial. No podemos olvidar este aniversario” decía el Papa Juan Pablo II en el Ángelus del 30 de agosto de 1981 y recordaba su visita a Hiroshima y Nagasaki. “Precisamente allí decía el Papa - la guerra, que ya tocaba a su fin, con la explosión de la primera bomba atómica dejó a la humanidad la admonición grave de lo que podría llegar a ser otra guerra en la que se emplease la energía nuclear. Y por ello vinculamos el recuerdo de aquella fecha del 1 de septiembre de hace 42 años, no sólo al pasado que se va alejando año tras año, sino que aludimos a él con el pensamiento vuelto siempre al futuro de todas las naciones y de toda la familia humana.”

Y reiteraba el Papa lo expresado en Hiroshima



 : "La guerra es destrucción de la vida humana. La guerra es muerte... Hiroshima y Nagasaki se distinguen de todos los demás lugares y monumentos como las primeras víctimas de la guerra nuclear. Inclino la cabeza al traer a la memoria los miles de hombres, mujeres y niños que perdieron la vida en ese terrible momento o llevaron en el cuerpo y en la mente durante muchos años esas semillas de muerte... Recordar el pasado es comprometerse con el futuro... Desde esta ciudad y desde los acontecimientos que su nombre recuerda, ha surgido una nueva conciencia mundial contra la guerra y una determinación enérgica a trabajar por la paz... Recordar Hiroshima es aborrecer la guerra nuclear. Recordar Hiroshima es comprometerse con la paz".

Invito visitar posts etiquetados Aniversario IIGM


No hay comentarios: