Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

lunes, 26 de noviembre de 2012

Marco Gallo : “El caso argentino; la acción pacificadora de Juan Pablo II con motivo de la guerra de las Malvinas y su rol para favorecer la vuelta a la democracia” (6 de 11) Los obispos argentinos frente a la guerra


Marco Gallo : “El caso argentino; la acción pacificadora de Juan Pablo II con motivo de la guerra de las Malvinas y su rol para favorecer la vuelta a la democracia” (6 de 11) Los obispos argentinos frente  a la guerra

“Ya en la Asamblea plenaria del 20 abril los obispos argentinos en un documento público habían expresado la preocupación por el conflicto, manifestando la cercanía y la solidaridad a quienes estaban en el dolor, pero en la búsqueda de  un complejo equilibrio, expresaban también la alegría “por la integridad de nuestro suelo”. Hay una suerte de convicción entre los prelados en el sentido de que la invasión no lleve a riesgos mayores: “la Argentina está de nuevo en posesión de la soberanía de sus Malvinas, con un derecho que ha venido reclamando durante ciento cuarenta y nueve años; y que ha obtenido en forma casi cruenta (sic)...”. Asimismo los obispos no ocultan el crecimiento del conflicto: “compartimos la alegría con nuestros conciudadanos por la integridad de nuestro suelo, pero también el temor de todos: la preocupación de una guerra de consecuencias inevitables”.


Ya en aquellos días de Abril, Juan Pablo II había escrito sendas cartas al general Galtieri por un lado y a la primera Ministra inglesa Margareth Thacher para hacer lo imposible y buscar soluciones pacíficas y consensuadas al conflicto. Según declaraciones del Card. Santos Abril y Castelló el  mismo Card. Primatesta, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, había manifestado a Wojtyla el dramatismo de la situación y de alguna manera había alentado la realización del viaje del Papa a Argentina, sin embargo la decisión última para realizar este inédito viaje fue del mismo Santo Padre. El 2 de Abril el Card. Primatesta había emitido un comunicado bastante prudente donde exhortaba a los argentinos para que se encontraran caminos que evitaran un conflicto: “exhorta vivamente a todo el pueblo de Dios a expresar su unión en una ferviente y constante súplica para que el Señor abra muy pronto aquellos caminos de paz que asegurando el derecho de cada uno, ahorren los males de cualquier conflicto; para que también conceda a todos los responsables de tan graves situaciones la prudencia, la fortaleza y la gracia necesaria para convertirse en instrumentos de Su voluntad y de Su amor en bien de la convivencia de los hombres...”. El cardenal expresaba una voluntad común de la Iglesia para evitar otros derramamientos de sangre, en una sociedad ya marcada, como la argentina, por las divisiones y por la represión indiscriminada actuada por el régimen, que en aquellos años había producidos miles de desaparecidos y de prófugos.” 


No hay comentarios: