Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 19 de septiembre de 2014

Juan Pablo II: humilde icono de Cristo en la enfermedad


“Clavado en un lecho de hospital, el de la habitación 1022 del reparto Solventi Uno, en la décima planta del Policlínico a. Gemelli, afectado del mal de Parkinson, en la silla de ruedas, encorvado, balbuciente, mudo, abrazado al Crucifijo, Juan Pablo II se transformò en humilde icono de Cristo, “ostensorio” viviente, precisamente en los últimos años de su Pontificado.
No pocos han criticado esa “ostentación del sufrimiento”, el espectáculo mediático de la enfermedad, pero asì como Cristo no descendió de la cruz, también aquél que eligió como su Vicario habría de permanecer clavado hasta el fin. “En aquella fotografía – explica visiblemente conmovido Arturo Mari, su fotógrafo oficial, refiriéndose a la del Viernes Santo de 2005 – esta toda su vida. El Santo Padre no podía ir a la procesión, pero ha participado enteramente en el Vía Crucis. Oraba ante la pantalla”.
Empezando desde el día del trágico atentado del 13 de mayo de 1981, para Juan Pablo II el camino del Via Crucis se hizo cada vez más agotador.


El profesor Francesco Crucitti le salvó la vida en una operación dificilísima de cuatro horas. Pero el proyectil también había herido al Papa en el dedo y en el codo, y allí le intervino el profesor Gianfranco Fineschi, entonces facultativo de la clínica ortopédica del Policlínico Gemelli, que con el tiempo se convirtió en amigo de Juan Pablo II. Todos saben lo frecuentemente que el Santo Padre ha tenido que ser paciente del Gemelli, pero no todos saben que el médico al que ha dado más trabajo, tras el cirujano que le salvó la vida, es justamente el profesor Gianfranco FIneschi. “Me impactó mucho la sobria humildad ocn la que el paciente declaró que se ponía en mis manos, en las que confiaba sin resrevas – cuenta l cirujano – y por tanto sin hacerme sentir condicionado por el hecho de que fuerael Papa”.
11 de noviembre de 1993: tercera convalecencia del Santo Padre tras una fractura con luxaciones en el hombro derecho. “Esta vez he vuelto por usted”, bromeó, viendo llegar al profesor. Su humor significó un verdadero recurso ante las molestias de ciertas exigencias terapéuticas a las que se enfrentaba diariamente. En 1994 se realizó la operación más larga del profesor Gianfranco Fineschi, cuando el Pontífice se rompió la cadera resbalando en la ducha – “como puede pasarle a cualquiera, y me ha sucedido también a mì”.
“Una operación perfectamente conseguida – prosigue el facultativo, ahora jubilado – Así,  después de esa operación surgió la amistad”. Una cercanía, la de Fineschi y Wojtyla, hecha de reconocimientos oficiales, si – el profesor recibió la más alta insignia honorífica vaticana – pero también de llamadas confidenciales.   Me encontraba cenando con amigos en la Toscana, en una casa de campo,  cuando sonó el teléfono. La casera vino a decirme: “Profesor, hay alguien al teléfono que pregunta por usted”. Era el 23 de diciembre, y el Papa quería felicitarme para la Navidad…. Mientras más una persona es realmente elevada, más humilde y modesta es”.
Confirmando esa extraordinaria humildad, fecundada en la cruz de la enfermedad, esta también el recuerdo de la madre de Alberto, uno de los niños del grupo de oncología, abrazado por Juan Pablo II antes de despedirse del Policlínico. “Fue el mismo el que abrió la puerta. Abrazó uno por uno a nuestros niños, los acarició, murmuró palabras afectuosas, y lo mismo hizo con nosotras, las madres presentes en aquel momento….”
Un año después, en 1995, murió Sor Ausilia, la jefa de sala que lo asistió tras el atentado y en las siguientes convalecencias: la enfermera que lo hizo sonreír haciéndole ver las películas de Don Camilo y Peppone, y lo definió como “un paciente fácil, fácil”.
“Vivía abandonándose completamente a la voluntad de Dios – testimonia el doctor Renato Buzzonetti, medico pontificio y personal de Juan Pablo II.  Un momento de auténtico heroísmo fue el que siguió a la traqueotomía en marzo de 2005. Despertándose de la anestesia, Juan Pablo II ya no podía hablar.  Y escribió con caligrafía incierta, en polaco: “Que me habéis hecho”….Pero totus tuus”.
“Obrando la redención mediante el sufrimiento, Cristo ha elveado el sufrimiento humano a nivel de redención. Por lo tanto, todo hombre, en su sufrimiento, puede hacerse partícipe del sufrimiento redentor de Cristo” (Salvifici Doloris, 19).
El enfermo no se desfigura, sino que se transfigura por el sufrimiento: puede aceptar con “orgullosa humildad” la semejanza con Cristo crucificado,  y participar activamente ne bien de la Iglesia y de toda la humanidad, o bien negarse a reconocerlo, esconderse en su cruz y renegar de si mismo.
En un mundo secularizado en el que a menudo el dolor ya no tiene sentido y la enfermedad es vista como inútil o embarazosa, Juan Pablo II, con sus últimos días de enfermedad y sufrimiento, ha enseñado en primera persona, con extraordinaria humildad, la dignidad de la persona humana enferma y sufriente.
Su catequesis más elocuente, reconocida por el doctor Renato Buzzonetti, su médico personal, que celebra la “enfermedad aceptada en la estela del Crucificado, no como humillación y condena, sino como don de gracia y supremo canto a la vida humana convertida en signo de contradicción y de esperanza”, la llevó a cabo en Lourdes, los días 14 y 15 de agosto de 2004.
Fue su último viaje internacional. Doliente, gravemente limitado en sus movimientos, se vio obligado a interrumpir la lectura de su invocación a María ante la gruta de Massabielle, y a que fuera el cardenal Etchegaray quien leyera su mensaje a los enfermos: “Estoy con vosotros….Comparto con vosotros un momento de la vida marcado por el sufrimiento, mas no por esto menos fecundo…Siempre he tenido una gran fe en el valor del ofrecimiento, de la oración y del sufrimiento de aquellos que sufren”. Enfermo entre los enfermos, se convirtió en testimonio viviente de lo mismo que había enseñado veintiún años antes, delante de la  misma gruta. Arrodillándose ante la gruta de Massabielle, alcanzó la meta de su peregrinación.”
Domitia Caramazza – Totus Tuus Nr. 10, octubre 2008


No hay comentarios: