Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

jueves, 19 de febrero de 2009

Diario Romano 2006 1er dia – 12 de mayo


(aunque mis amigos del antiguo Foro del sitio oficial de la causa de beatificación y canonización del Siervo de Dios Juan Pablo II conocen este diario – anterior a la creación de este blog - quería compartirlo también con mis nuevos amigos - he abreviado;)
Diario Romano 2006 1er dia – 12 de mayo

En 18 hs de vuelo desde Buenos Aires a Frankfurt finalmente llegue a Roma a las 2pm del viernes 12 de mayo (2006) y desde la estación Termini, demasiado cansada para subirme a un transporte público, me tomé un taxi a Domus Aurelia, que ya es mi “casa” en Roma. Un lugar muy agradable (2*), bien ubicado con tarifa razonable, 15” “a piedi” hasta San Pedro y buenas conexiones hacia los 4 puntos cardinales de Roma. Desempaqué lo necesario, y emocionadísima salí volando hacia la Plaza San Pedro, a visitar la tumba de Juan Pablo II en la cripta de la Basílica. Llegué sin aliento – casi al cierre - porque había equivocado el camino…. dando la vuelta alrededor del interminable muro vaticano, en vez de enfilar por la derecha hacia Porta Cavaleggeri …. Bueno… ya estoy acostumbrada a estas cosas ... y si existiese el anti summa cum laude mi sentido de “mala orientación” me haría “meritoria” del mentado galardón. No se como logré llegar a tiempo antes que cerraran el portón de entrada a la Basílica.
Solo estuve unos pocos minutos, para saludar, arrodillarme

y besar la tumba - un privilegio, que no siempre se da).

(En realidad durante ese viaje creo que pude hacerlo unas cuantas veces y la última fue cuando me despedía…en lo que fue una brevísima y “arriesgada ceremonia” : me atreví a levantar el cordón frente a la tumba, arrodillarme, besar la tumba, poner mi mano sobre ella y cerrar los ojos….pero al levantarme y darme vuelta me encontré cara a cara con un amenazante uniformado de seguridad…que me miraba con cara de piedra diciéndome que estaba quebrando no se que reglas….y podía ir a prisión! A prisión en Roma? No estaría mal...estadía prolongada paga y probablemente me dieran algo de comer! Espontáneamente le respondí lo sé, lo sé, pero él (y señalé la tumba ) nos dejó un lema : ”No tengáis miedo....” .Bien valía el riesgo, que no fue tal, para una despedida! – pero eso fue al final…)

Ese primer día después de la odisea abracé la plaza, me senté en mi rincón preferido con buena vista todo alrededor, me trepé a las nubes y “navegue” por ese precioso espacio en medio de un enorme agradecimiento. Estaba en Roma otra vez, otra vez!! Ni me acuerdo como caminé hacia “casa” -, exhausta….¡que placer dormir en una cama de verdad después de semejante viaje!

No hay comentarios: