Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

miércoles, 11 de febrero de 2009

Jornada Mundial del Enfermo


Hoy, memoria litúrgica de Nuestra Señora de Lourdes, se celebra la Jornada Mundial del Enfermo instituida por el Siervo de Dios Juan Pablo II.

Recordamos también la publicación de su Carta apostólica Salvifici Doloris dada en Roma el 11 de febrero del año 1984, sexto de su Pontificado, sobre el sentido cristiano del sufrimiento humano.

Con motivo de la XVI Jornada Mundial del Enfermo de 2008, con eje central el Santuario de Lourdes, en el 150 aniversario de las apariciones de la Virgen decía el Santo Padre Benedicto XVI.

“La presencia en Lourdes de muchos peregrinos enfermos y de voluntarios que los acompañan ayuda a reflexionar sobre la solicitud materna y tierna que la Virgen manifiesta con respecto al dolor y a los sufrimientos del hombre. La comunidad cristiana siente que María, Mater dolorosa, asociada al sacrificio de Cristo, sufriendo al pie de la cruz con su Hijo divino, está particularmente cerca de ella cuando se congrega en torno a sus miembros que sufren, llevando los signos de la pasión del Señor. María sufre con quienes pasan por la prueba, con ellos espera y es su consuelo, sosteniéndolos con su ayuda materna” y continuaba :
“Como dijo el siervo de Dios Juan Pablo II en la citada carta apostólica Salvifici doloris, la Iglesia ve en los hermanos y hermanas que sufren «como un sujeto múltiple de la fuerza sobrenatural» de Cristo (cf. n. 27). El hombre que sufre con amor y con dócil abandono a la voluntad divina, unido misteriosamente a Cristo, se transforma en ofrenda viva para la salvación del mundo. Mi amado predecesor afirmó también que «cuanto más se siente el hombre amenazado por el pecado que lleva en sí el mundo de hoy, tanto más grande es la elocuencia que posee en sí el sufrimiento humano. Y tanto más la Iglesia siente la necesidad de recurrir al valor de los sufrimientos humanos para la salvación del mundo» (ib.)”.

Invito visitar mi post anterior: Salvifici doloris y Job

2 comentarios:

rgr dijo...

Y quiera nuestro amigo y padre, el Siervo de Dios Juan Pablo II, rogar por todos nosotros...Por los que llevan en sí los calvarios en sus cuerpos y en sus mentes y especialmente, que interceda por tantos enfermos de ceguera interior que ha perdido la capacidad de ver al hermano, al próximo, al prójimo. Un gran abrazo en Cristo y María. Paz y Bien. Ricardo

Ljudmila dijo...

Gracias Ricardo por tu visita y tus palabras. Tanto quiso Juan Pablo II a toda la Iglesia que no hay dudas que intercede ante Dios por todos nosotros, especialmente por aquellos que aun no han encontrado el verdadero Camino, que el tanto se esmerò en señalar.