Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 21 de febrero de 2009

Nuestros “hermanos mayores”


Su buena relación con los judíos databa de Wadowice - donde la comunidad judía estaba compuesta casi por un tercio de los diez mil habitantes; bien integrados a la vida ciudadana las relaciones eran de aprecio y amistad - arraigada en el caso de Wojtyla en “amigos muy queridos” como Jurek (Jerzy Kluger), hijo de un conocido abogado, presidente de la comunidad judía local y amigo de la infancia, con quien perdió contacto durante la guerra. Lolek y Jurek volvieron a encontrarse en Roma cuando Karol Wojtyla era Arzobispo y estaba participando del Concilio Vaticano II.
La casa donde vivían los Wojtyla era propiedad del señor Balamuth, judío.
En la escuela de Wadowice había dos equipos de fútbol judío y católico y cuando faltaban jugadores Lolek no dudaba unirse al equipo judío como portero si hacia falta....

Hasta que un día se puso en marcha la “monstruosa maquinaria” y
- fueron literalmente pisoteadas las palabras del poeta Adam Mickiewicz
En la nación todos son ciudadanos. Todos los ciudadanos son iguales ante la ley y ante la administración. Para el judío, nuestro hermano mayor, debemos demostrar aprecio y ayuda en su camino hacia el bienestar eterno y en todas las cuestiones iguales derechos
- y destruida la antigua sinagoga de Wadowice
(El 9 de Mayo de 1989, animado por Juan Pablo II, Jurek asistía a la inauguración en Wadowice de una placa conmemorativa en el lugar donde habia estado la antigua Sinagoga y leia una carta del Papa).
- perseguidos hasta el extremo aquellos “hermanos mayores” en Cracovia corrieron la misma suerte al tiempo que era derribada la estatua de aquel que creía que “todos los ciudadanos son iguales”...

Ya como Juan Pablo II le decía el Papa a Vittorio Messori en Cruzando el umbral de la esperanza que cuando era Obispo de Cracovia había tenido intensos contactos con la comunidad judía de la ciudad, relaciones cordiales que continuó después de su traslado a Roma y agregaba “Pero una experiencia del todo excepcional fue para mi la visita a la sinagoga romana (13 de abril 1986) durante aquella visita memorable – decía - definí a los judíos como hermanos mayores en la fe” “Sois nuestros hermanos predilectos y en cierto modo podría decirse que sois nuestros hermanos mayores” había dicho.
Y en la jornada extraordinaria en Asís en octubre de 1986 estaban allí juntos hebreos, cristianos y musulmanes para orar... cuando invito a todos los hermanos y hermanas a buscar ser "operadores de la paz en pensamiento y acción, con la mente y el corazón dirigidos a la unidad de la familia humana”.
El 16 de marzo de 1998 se publicaba “Nosotros recordamos:: una reflexión sobre la “Shoah

En la Audiencia del 29 de marzo del 2000 Juan Pablo II hacia un resumen de su precioso viaje a Tierra Santa.
En Yad Vashem, memorial de la Shoah, - decìa - rendí homenaje a los millones de judíos víctimas del nazismo. Una vez más expresé profundo dolor por esa terrible tragedia y reafirmé que "nosotros queremos recordar" para comprometernos juntos -los judíos, los cristianos y todos los hombres de buena voluntad- a vencer el mal con el bien, para caminar por la senda de la paz.”
En Jerusalén “ciudad santa para judìos, cristianos y musulmanes”, se habia reunido con dos rabinos jefes de Israel y con el gran mufti de Jerusalén y otros representantes de las religiones monoteístas: la judia y la musulmana y expresaba su intimo deseo:
Jerusalén està llamada a convertirse en “símbolo de la paz entre cuantos creen en el Dios de Abraham y se someten a su ley. Ojalá que los hombres apresuren el cumplimiento de este designio”.

2 comentarios:

rgr dijo...

Ljudmila, gracias por recordar esto.
Particularmente a mí me causa una gran emoción recordar las visitas de Juan Pablo II a Auschwitz, a la Sinagoga de Roma y el Encuentro de Asís de 1986.
(Sería bueno que unos cuantos de nuestros hermanos, tan encendidos en la polémica del holocausto si- holocausto nó, relean con mirada orante estas cosas...)
Un abrazo agradecido en Cristo y María. Paz y Bien. Ricardo

Ljudmila dijo...

Gracias Ricardo. Soy conciente que todo esto son solo algunas pinceladas del gran empeño de su magisterio a la union con todos los hombres en su camino a Cristo. Un abrazo.