Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 9 de abril de 2011

Novena pre-beatificación del Venerable Juan Pablo II (2)


Inspirada en la pagina web de la Fundación Juan Pablo II
2do día

Tema “La verdad


Todos deben respetar la conciencia de cada uno y no tratar de imponer a nadie la propia "verdad", respetando el derecho de profesarla, y sin despreciar por ello a quien piensa de modo diverso…el respeto por la libertad de conciencia de cada persona, aun de aquel que piensa diferente….. es fundamento necesario para la paz en el mundo.


La verdad es la luz de la inteligencia humana. Si desde la juventud la inteligencia humana intenta conocer la realidad en sus distintas dimensiones, esto lo hace con el fin de poseer la verdad: para vivir de la verdad. Tal es la estructura del espíritu humano. El hambre de verdad constituye su aspiración y expresión fundamental. Cristo dice: «Conocerás la verdad, y la verdad os hará libres». De las palabras contenidas en el Evangelio, éstas ciertamente están entre las más importantes. Se refieren, en efecto, al hombre en su totalidad. Explican el fundamento sobre el que se edifican desde dentro, en la dimensión del espíritu humano, la dignidad y la grandeza propias del hombre. El conocimiento que libera al hombre no depende únicamente de la instrucción, aunque sea universitaria; puede poseerlo también un analfabeto; no obstante esto, la instrucción, como conocimiento sistemático de la realidad, debería servir a esta dignidad y grandeza. Por lo tanto, debería servir a la verdad. [...] Las palabras de Cristo: «Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres» vienen a ser un programa esencial. Los jóvenes –si nos podemos expresar así– tienen un congénito «sentido de la verdad». Y la verdad debe servir para la libertad: los jóvenes tienen también un espontáneo «deseo de libertad». ¿Qué significa ser libre? Significa saber usar la propia libertad en la verdad, ser «verdaderamente» libres. Ser verdaderamente libres no significa en modo alguno hacer todo aquello que me gusta o tengo ganas de hacer. La libertad contiene en sí el criterio de la verdad, la disciplina de la verdad. Ser verdaderamente libres significa usar la propia libertad para lo que es un bien verdadero [...] significa ser hombre de conciencia recta, ser responsable, ser un hombre «para los demás».



Oración

Dios, padre nuestro, La Iglesia del tercer milenio se abre a un vasto océano de desafíos en el mundo moderno. Los creyentes en Ti, fortalecidos con nuestra esperanza en Cristo, queremos acompañarla y experimentar el milagro de la pesca abundante. Que todos los cristianos de nuestra generación puedan sumergirse profundamente en la verdad, la bondad y la belleza. Haz del Siervo de Dios Juan Pablo II, santo patrono de la evangelización y concédenos por su gracia……Por Cristo Nuestro Señor. Amen


Padre nuestro, Ave Maria, Gloria

No hay comentarios: