Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 10 de abril de 2011

Novena pre-beatificación del Venerable Juan Pablo II (3)


3er día Tema “El hombre”

Sed, en este mundo, portadores de fe y esperanza cristiana, viviendo el amor cada día. Sed testigos fieles de Cristo resucitado; no deis nunca marcha atrás ante los obstáculos que se acumulen en los caminos de vuestra vida. Cuento con vosotros, con vuestro impulso juvenil y con vuestra entrega a Cristo.



Por esto precisamente, Cristo Redentor […] “revela plenamente el hombre al mismo hombre”. Tal es —si se puede expresar así— la dimensión humana del misterio de la Redención. En esta dimensión el hombre vuelve a encontrar la grandeza, la dignidad y el valor propios de su humanidad. «Dios ha dado a su Hijo», a fin de que él, el hombre, «no muera sino que tenga la vida eterna» Hijo-Verbo, que se hizo hombre [...] Dios ha entrado en la historia de la humanidad y en cuanto hombre se ha convertido en sujeto suyo, uno de los millones y millones, y al mismo tiempo Único.

A Él queremos mirar renovando la afirmación de Pedro «Señor, ¿a quién iríamos? Tú tienes palabras de vida eterna» porque solo en Ti el Hijo de Dios esta nuestra salvación. [...] de todos los campos de la actividad en que la Iglesia se expresa, se encuentra y se confirma, debemos tender constantemente a Aquel «que es la cabeza», a Aquel «de quien todo procede y para quien somos nosotros», La Iglesia no cesa de escuchar sus palabras, las vuelve a leer continuamente, reconstruye con la máxima devoción todo detalle particular de su vida. La Iglesia vive su misterio sin cansarse nunca y busca continuamente los caminos para acercar este misterio de su Maestro y Señor al género humano: a los pueblos, a las naciones, a las generaciones que se van sucediendo, a todo hombre en particular… El hombre que quiere comprenderse hasta el fondo a sí mismo […] debe acercarse a Cristo. Debe, por decirlo así, entrar en Él con todo su ser, debe «apropiarse» y asimilar toda la realidad de la Encarnación y de la Redención para encontrarse a sí mismo. Si se actúa en él este hondo proceso, entonces él da frutos no sólo de adoración a Dios, sino también de profunda maravilla de sí mismo. ¡Qué valor debe tener el hombre a los ojos del Creador, si ha «merecido tener tan grande Redentor», si «Dios ha dado a su Hijo», a fin de que él, el hombre, «no muera sino que tenga la vida eterna» Juan Pablo II, Enciclica Redemptor Hominis, 1979


Oracion

Padre omnipotente, haz que todos tus hijos sientan que en su caminar hacia ti, meta última del hombre, los acompaña bondadosa la Virgen María, icono del amor puro, elegida por ti para ser Madre de Cristo y de la Iglesia. Por intercesión del Siervo de Dios Juan Pablo II, incansable defensor de la dignidad humana y buen pastor, te pedimos protejas a las almas errantes perdidas en el caos de la vida y la desesperanza, que vean en el un modelo de santidad y por su intercesión te pedimos….

Padre Nuestro, Ave Maria, Gloria

No hay comentarios: