Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

jueves, 19 de mayo de 2011

Los presos de Acebuche abrazaron la cruz de las Jornadas

La foto es de El Mundo



Imagino la emoción, quizás no de todos, pero contagiosa - porque lleva el espíritu y el amor del beato Juan Pablo II por las Jornadas - que se les haya dado la oportunidad a los presos de Acebuche de abrazar la Cruz de las Jornadas, esa Cruz que desde 1984 acompaña a los jóvenes por el mundo “como signo del amor del Señor Jesús a la humanidad” (Roma, 22 de abril de 1984).

Los presos de Acebuche han acogido esa cruz , la han llevado en procesión por sus instalaciones, han tenido ocasión de abrirle sus corazones, confiarle sus pesares, sus ilusiones, sus esperanzas, de la misma manera que lo han hecho y lo siguen haciendo miles, millones de jóvenes acompañándola en su peregrinar por el mundo, junto al icono de María.

Fueron solo dos horas, pero para fortalecer una esperanza, desvelar un secreto, despertar una conversión, a veces hace falta solo un instante…
“¡No tengáis miedo! Cristo conoce «lo que hay dentro del hombre». ¡Sólo El lo conoce! ¡Sólo El tiene pala­bras de vida, sí, de vida eterna!”

La Cruz siguió su recorrido por tierras almerienses camino hacia Madrid 2011, dejando a su paso por Acebuche un soplo del Espíritu y un Mensaje del beato Juan Pablo II deseándoles que

Cristo resucitado, que entró en el Cenáculo estando las puertas cerradas, pueda entrar en todas las prisiones del mundo y encontrar acogida en los corazones, llevando a todos paz y serenidad” ....porque “¡Cristo busca el encuentro con cada ser humano, en cualquier situación en que se halle!”


5 comentarios:

Mento dijo...

Ludmila, que bonito. Me he emocionado. Hay una libertad en el ser humano que ninguna reja puede frenar. Y yo estoy segura que en esas dos escasa horas alguno de esos presos han experimentado.
Un abrazo.

Mento dijo...

Ludmila, que bonito. Me he emocionado. Hay una libertad en el ser humano que ninguna reja puede frenar. Y yo estoy segura que en esas dos escasa horas alguno de esos presos han experimentado.
Un abrazo.

Ludmila Hribar dijo...

Gracias Sacramento!

Militos dijo...

Vengo recomendada por Mento, no se me ocurría que esa bendita Cruz pudiera visitsr la cárcel, me ha emocionado, Jesús también estuvo preso y debe entenderles mejor que nadie.
Me alegro mucho de haber leído esta entrada de tu blog.Lo voy a enlazar.
Un beso

Ludmila Hribar dijo...

Gracias Militos. A mi me quedo muy grabada esa visita del Papa para el Jubileo de las Carceles. En la revista Totus Tuus salio un articulo que me emociono! Y con este pequeño post la recuerdo. Es muy significativo que en este peregrinar de la Cruz de las Jornadas hayan pasado tambien por alli. Todos somos el pueblo de Dios, sin distinciones.